Las «maras», nue­va for­ma de con­trol social – La Hai­ne

Para situar el pro­ble­ma: En algu­nos de los paí­ses del ist­mo cen­tro­ame­ri­cano (Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Nica­ra­gua) des­de hace ya unos años, y en for­ma siem­pre cre­cien­te, el fenó­meno de las pan­di­llas juve­ni­les vio­len­tas ha pasa­do a ser un tema de rele­van­cia nacio­nal. Se tra­ta de un fenó­meno urbano, pero que tie­ne raí­ces en la exclu­sión social del cam­po, en la huí­da deses­pe­ra­da de gran­des masas rura­les de la pobre­za cró­ni­ca y de la vio­len­cia de las gue­rras inter­nas que estos últi­mos años aso­la­ron la región.

Estas pan­di­llas, sur­gi­das siem­pre en las barria­das pobres de las ciu­da­des cada vez más ates­ta­das y caó­ti­cas, son habi­tual­men­te cono­ci­das como «maras» –tér­mino deri­va­do de las hor­mi­gas mara­bun­tas, que ter­mi­nan con todo a su paso, metá­fo­ra para expli­car lo que hacen estas «mara-bun­tas» huma­nas – . Las mis­mas, según la repre­sen­ta­ción social que se gene­ró estos últi­mos años, han pasa­do a ser el «nue­vo demo­nio» todo­po­de­ro­so. Según el mani­pu­la­do e insis­ten­te bom­bar­deo mediá­ti­co, son ellas las prin­ci­pal cau­sa de ines­ta­bi­li­dad y angus­tia de estas socie­da­des, ya de por sí frag­men­ta­das, sufri­das, siem­pre en cri­sis; es fre­cuen­te escu­char la macha­co­na pré­di­ca que «las maras tie­nen de rodi­lla a la ciu­da­da­nía».

El pro­ble­ma, por cier­to, es muy com­ple­jo; cate­go­ri­za­cio­nes esque­má­ti­cas no sir­ven para abor­dar­lo, por ser incom­ple­tas, par­cia­les y sim­pli­fi­can­tes. Enten­der, y even­tual­men­te actuar, en rela­ción a fenó­me­nos como éste, impli­ca rela­cio­nar un sin núme­ro de ele­men­tos y ver­los en su arti­cu­la­ción glo­bal. Com­pren­der a caba­li­dad de qué habla­mos cuan­do nos refe­ri­mos a las maras no pue­de des­co­no­cer que se tra­ta de algo que sur­ge en los paí­ses más pobres del con­ti­nen­te, con estruc­tu­ras eco­nó­mi­co-socia­les de un capi­ta­lis­mo peri­fé­ri­co que resis­te a moder­ni­zar­se, y que vie­nen todos ellos de terri­bles pro­ce­sos de gue­rra civil cruen­ta en estas últi­mas déca­das, con pér­di­das incon­men­su­ra­bles tan­to en vidas huma­nas como en infra­es­truc­tu­ra, los cua­les hipo­te­can su futu­ro.

Las maras, de esa for­ma, son una expre­sión paté­ti­ca­men­te vio­len­ta de socie­da­des ya de por sí pro­duc­to de lar­gas his­to­rias vio­len­tas, o mejor aún: vio­len­ta­das, hijas de una cul­tu­ra de la impu­ni­dad de siglos de arras­tre, de paí­ses que se siguen mane­jan­do con cri­te­rio de Esta­do fin­que­ro don­de las dife­ren­cias eco­nó­mi­cas son irri­tan­tes (Gua­te­ma­la, por ejem­plo, es el país del mun­do con mayor por­cen­ta­je de avio­ne­tas par­ti­cu­la­res y vehícu­los Mer­ce­des Benz de lujo per capi­ta, mien­tras que más del 50 % de su pobla­ción está por deba­jo del lími­te de la pobre­za). Socie­da­des don­de trans­cu­rrie­ron mons­truo­sas gue­rras civi­les en la déca­da de los 80 del pasa­do siglo –gue­rras con­tra­in­sur­gen­tes, expre­sión calien­te de la Gue­rra Fría, y en el caso de Nica­ra­gua, gue­rra a par­tir de la con­tra­rre­vo­lu­ción anti­san­di­nis­ta– que die­ron lugar a pro­ce­sos de post gue­rra don­de no hubo ni cul­pa­bles de las atro­ci­da­des vivi­das ni medi­das de repa­ra­ción para aten­der las secue­las deri­va­das de tan­to dolor. Socie­da­des, en defi­ni­ti­va, estruc­tu­ra­das ente­ra­men­te en torno a la vio­len­cia como eje defi­ni­to­rio de todas las rela­cio­nes: patriar­ca­les, racis­tas, machis­tas, exclu­yen­tes; socie­da­des don­de toda­vía fun­cio­na el dere­cho de per­na­da y don­de la noción de «fin­ca» (el feu­do medie­val) es par­te de la cul­tu­ra domi­nan­te (cuan­do alguien es lla­ma­do res­pon­de «¡man­de!» en vez de «usted dirá»).

Las maras empie­zan a sur­gir para la déca­da de los 80 del siglo pasa­do, aún con todas esas gue­rras en cur­so. En un pri­mer momen­to fue­ron gru­pos de jóve­nes de sec­to­res urba­nos pobres que se unían ante su estruc­tu­ral des­pro­tec­ción. Hoy, ya varias déca­das des­pués, son mucho más que gru­pos juve­ni­les: son «la repre­sen­ta­ción mis­ma del mal, el nue­vo demo­nio vio­len­to que aso­la el orden social, los res­pon­sa­bles del males­tar en Cen­troa­mé­ri­ca»…, al menos según las ver­sio­nes ofi­cia­les.

No cabe nin­gu­na duda que las maras son vio­len­tas; negar­lo sería absur­do. Más aún: son lla­ma­ti­va­men­te vio­len­tas, a veces con gra­dos de sadis­mo que sor­pren­de. No hay que per­der de vis­ta que la juven­tud es un momen­to difí­cil en la vida de todos los seres huma­nos, nun­ca fal­to de pro­ble­mas. El paso de la niñez a la adul­tez, en nin­gu­na cul­tu­ra y en nin­gún momen­to his­tó­ri­co, es tarea fácil. Pero en sí mis­mo, ese momen­to al que lla­ma­mos ado­les­cen­cia no se liga por fuer­za a la vio­len­cia. ¿Por qué habría de ligar­se? La vio­len­cia es una posi­bi­li­dad de la espe­cie huma­na en cual­quier cul­tu­ra, en cual­quier posi­ción social, en cual­quier edad. No es, en abso­lu­to, patri­mo­nio de los jóve­nes. De todos modos, algo ha ido suce­dien­do en los ima­gi­na­rios colec­ti­vos en estos últi­mos años, pues­to que hoy, al menos en estos paí­ses de los que esta­mos hablan­do, ser joven –según el dis­cur­so ofi­cial domi­nan­te– es muy fácil­men­te sinó­ni­mo de ser vio­len­to. Y ser joven de barria­das pobres es ya un estig­ma que con­de­na: según el difun­di­do pre­jui­cio que cir­cu­la, pro­ve­nir de allí es ya equi­va­len­te de vio­len­cia. La pobre­za, en vez de abor­dar­se como pro­ble­ma que toca a todos, se cri­mi­na­li­za.

A esta visión apo­ca­líp­ti­ca de la pobre­za como poten­cial­men­te sos­pe­cho­sa se une una vio­len­cia real por par­te de las maras que a veces sor­pren­de, por lo que la com­bi­na­ción de ambos ele­men­tos da un resul­ta­do fatal. De esa for­ma la mara pasó a estar pro­fun­da­men­te sata­ni­za­da: la mara pasó a ser la cau­sa del males­tar de estas eter­na­men­te (al menos para las gran­des mayo­rías) pro­ble­má­ti­cas socie­da­des. La mara –¡y no la pobre­za ni la impu­ni­dad cró­ni­cas!– apa­re­ce como el «gran pro­ble­ma nacio­nal» a resol­ver. No caben dudas que se jue­gan ahí agen­das fría­men­te cal­cu­la­das, dis­trac­to­res socia­les, cor­ti­nas de humo: ¿pue­den ser las pan­di­llas juve­ni­les vio­len­tas –que, a no dudar­lo, son vio­len­tas, eso está fue­ra de dis­cu­sión– el gran pro­ble­ma de estos paí­ses, en vez de enor­mes pobla­cio­nes por deba­jo de la línea de pobre­za? ¿Pue­den ser estos gru­pos juve­ni­les vio­len­tos la cau­sa de la impu­ni­dad rei­nan­te («los dere­chos huma­nos defien­den a los delin­cuen­tes», sue­le escu­char­se), o son ellos, en todo caso, su con­se­cuen­cia? Si fue posi­ble des­ar­ti­cu­lar movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos ape­lan­do a gue­rras con­tra­in­sur­gen­tes que no temie­ron arra­sar pobla­dos ente­ros, tor­tu­rar, vio­lar y masa­crar para obte­ner una vic­to­ria en el plano mili­tar, ¿es posi­ble que real­men­te no se pue­dan des­ar­ti­cu­lar estas maras des­de el pun­to de vis­ta estric­ta­men­te poli­cía­co-mili­tar? ¿O aca­so con­vie­ne que haya maras? Pero, ¿a quién podría con­ve­nir­le?

Los jóve­nes: entre pro­me­sa y peli­gro

Algu­nos años atrás la juven­tud –«divino teso­ro» por cier­to…, al menos, así se decía– era la semi­lla de espe­ran­za. Algo suce­dió con aque­lla pro­me­sa de la juven­tud como «futu­ro de la patria» para que haya pasa­do a ser aho­ra un «pro­ble­ma social». ¿Cómo se dio ese movi­mien­to? ¿Qué pasó con aque­lla visión, expre­sa­da en 1972 por Sal­va­dor Allen­de dicien­do que «ser joven y no ser revo­lu­cio­na­rio es una con­tra­dic­ción has­ta bio­ló­gi­ca», que se trans­for­mó en una juven­tud des­po­li­ti­za­da, des­in­for­ma­da, light? Y peor aún: si hue­le a pobre, pro­ve­nien­te de barrios pobres, ni hable­mos si está tatua­da: ¡peli­gro­sa! En los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos, de com­po­si­ción indí­ge­na en muy bue­na medi­da –cruel para­do­ja de la his­to­ria– la exclu­sión social está liga­da en rela­ción inver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la blan­cu­ra de la piel. Si se vie­ne de barrios pobres –don­de en gene­ral asien­ta la pobla­ción menos «blan­ca»– la posi­bi­li­dad de ser un «poten­cial delin­cuen­te» se dis­pa­ra: «blan­co mane­jan­do un Mer­ce­des Benz: empre­sa­rio exi­to­so; negro o indio mane­jan­do un Mer­ce­des Benz: vehícu­lo roba­do».

Las pan­di­llas son algo muy típi­co de la ado­les­cen­cia: son los gru­pos de seme­jan­tes que le brin­dan iden­ti­dad y auto­afir­ma­ción a los seres huma­nos en un momen­to en que se están defi­nien­do sus pape­les socia­les, sus imá­ge­nes de sí mis­mo como adul­tos. Siem­pre han exis­ti­do; son, en defi­ni­ti­va, un meca­nis­mo nece­sa­rio en la cons­truc­ción psi­co­ló­gi­ca de la adul­tez. Qui­zá el tér­mino hoy por hoy goza de mala fama; casi inva­ria­ble­men­te se lo aso­cia a ban­da delic­ti­va. Pero de gru­po juve­nil a pan­di­lla delin­cuen­cial hay una gran dife­ren­cia.

En la géne­sis de cual­quier pan­di­lla se encuen­tra una suma­to­ria de ele­men­tos: nece­si­dad de per­te­nen­cia a un gru­po de sos­tén, la difi­cul­tad en su acce­so a los códi­gos del mun­do adul­to; en el caso de los gru­pos pobres de esas popu­lo­sas barria­das de cual­quier capi­tal cen­tro­ame­ri­ca­na se suma la fal­ta de pro­yec­to vital a lar­go pla­zo. Por supues­to, por razo­nes bas­tan­te obvias, esta fal­ta de pro­yec­to de lar­go alien­to es más fácil encon­trar­lo en los sec­to­res pobres que en los aco­mo­da­dos: jóve­nes que no hallan su inser­ción en el mun­do adul­to, que no ven pers­pec­ti­vas, que se sien­ten sin posi­bi­li­da­des para el día de maña­na, que a duras penas sobre­vi­ven el hoy, jóve­nes que des­de tem­pra­na edad viven un pro­ce­so de madu­ra­ción for­za­da, tra­ba­jan­do en lo que pue­dan en la mayo­ría de los casos, sin mayo­res estí­mu­los ni expec­ta­ti­vas de mejo­ra­mien­to a futu­ro, pue­den entrar muy fácil­men­te en la lógi­ca de la vio­len­cia pan­di­lle­ril. Una vez esta­ble­ci­dos en ella, por una suma­to­ria de moti­vos, se va tor­nan­do cada vez más difí­cil salir. La sub-cul­tu­ra atrae (cual­quie­ra que sea, y con más razón aún duran­te la ado­les­cen­cia, cuan­do se está en la bús­que­da de defi­nir iden­ti­da­des).

Cons­ti­tui­das las pan­di­llas juve­ni­les –que son jus­ta­men­te eso: pode­ro­sas sub-cul­tu­ras– es difí­cil tra­ba­jar en su modi­fi­ca­ción; la «mano dura» poli­cial-mili­tar no sir­ve. Por eso, con una visión amplia de la pro­ble­má­ti­ca juve­nil, o huma­na en su con­jun­to, es incon­du­cen­te plan­tear­se accio­nes repre­si­vas con­tra esos gru­pos como si eso sir­vie­ra para modi­fi­car algo. De lo que se tra­ta, por el con­tra­rio, es ver cómo inte­grar cada vez más a los jóve­nes en un mun­do que no le faci­li­ta las cosas. Es decir: crear un mun­do para todos y todas. O más aún: si se quie­re tra­ba­jar de ver­dad el pro­ble­ma, habría que par­tir por plan­tear­se dón­de están las cau­sas, y sobre ellas actuar. Y no son otras que la exclu­sión cró­ni­ca, la pobre­za, las asi­me­trías socia­les. Pero lo que vemos es que estos gru­pos, en vez de ser abor­da­dos en la lógi­ca de pobla­cio­nes en situa­ción de ries­go, son cri­mi­na­li­za­dos.

Tan gran­de es esa cri­mi­na­li­za­ción, que eso lle­va a pen­sar que allí se jue­ga algo más que un dis­cur­so adul­to­cén­tri­co repre­si­vo y mora­lis­ta sobre jóve­nes en con­flic­to con la ley penal. ¿Por qué las maras son el nue­vo demo­nio? Por­que, defi­ni­ti­va­men­te, no lo son. ¿Hay algo más tras esa con­ti­nua pré­di­ca?

¿Una estra­te­gia de con­trol social?

Cuan­do un fenó­meno deter­mi­na­do pasa a tener un valor cul­tu­ral (mediá­ti­co en este caso) des­pro­por­cio­na­do con lo que repre­sen­ta en la reali­dad, por tan «lla­ma­ti­vo», jus­ta­men­te, pue­de estar indi­can­do algo. ¿Es creí­ble aca­so que gru­pos de jóve­nes con rela­ti­va­men­te esca­so arma­men­to y sin un pro­yec­to polí­ti­co alter­na­ti­vo se cons­ti­tu­yan en un pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal en varios paí­ses al mis­mo tiem­po?

Hoy día el dis­cur­so ofi­cial que barre las dis­tin­tas nacio­nes cen­tro­ame­ri­ca­nas –y Washing­ton tam­bién par­ti­ci­pa en esta «preo­cu­pa­ción», para lo que impul­sa una ini­cia­ti­va regio­nal a nivel mili­tar cono­ci­da como Plan Méri­da (la répli­ca meso­ame­ri­ca­na del Plan Colom­bia)– pre­sen­ta a estas maras como un fla­ge­lo de pro­por­cio­nes apo­ca­líp­ti­cas. Defi­ni­ti­va­men­te el accio­nar de estos gru­pos es muy vio­len­to (lla­ma­ti­va­men­te vio­len­to, nos atre­ve­ría­mos a decir). En modo alguno, des­de nin­gún pun­to de vis­ta, se pue­de mini­mi­zar su poten­cial cri­mi­nal: matan, asal­tan, vio­lan, extor­sio­nan. Todo eso es un hecho. Aho­ra bien: la diná­mi­ca don­de todo eso se da abre suges­ti­vas pre­gun­tas.

Defi­ni­ti­va­men­te, para poder con­tes­tar­las a pro­fun­di­dad, debe­rían rea­li­zar­se inves­ti­ga­cio­nes muy minu­cio­sas que, dada la natu­ra­le­za de lo que está en jue­go, se tor­na muy difí­cil, cuan­do no impo­si­ble. Pero pue­den intuir­se cier­tas pers­pec­ti­vas que, al menos, dan idea de por dón­de se direc­cio­na la cues­tión.

Por lo pron­to, y aun­que no se dis­pon­ga de datos con­cre­tos ter­mi­nan­tes, todo esto deja pre­gun­tas que per­mi­ten con­cluir algu­nas cosas:

• Las maras no son una alternativa/​afrenta/​contrapropuesta a los pode­res cons­ti­tui­dos, al Esta­do, a las fuer­zas con­ser­va­do­ras de las socie­da­des. No son sub­ver­si­vas, no sub­vier­ten nada, no pro­po­nen nin­gún cam­bio de nada. Qui­zá no son fun­cio­na­les en for­ma direc­ta a las gran­des empre­sas, pero sí son fun­cio­na­les para cier­tos pode­res (pode­res ocul­tos, para­le­los, gru­pos de poder que se mue­ven en las som­bras) que –todo así lo indi­ca­ría– las uti­li­zan. En defi­ni­ti­va, son fun­cio­na­les para el man­te­ni­mien­to sis­té­mi­co como un todo, por lo que esas gran­des empre­sas, si bien no se bene­fi­cian en modo direc­to, ter­mi­nan apro­ve­chan­do la misión final que cum­plen las maras, que no es otro que el man­te­ni­mien­to del sta­tu quo.

• No son delin­cuen­cia común. Es decir: aun­que delin­quen igual que cual­quier delin­cuen­te vio­lan­do las nor­ma­ti­vas lega­les exis­ten­tes, todo indi­ca que res­pon­de­rían a patro­nes cal­cu­la­da­men­te tra­za­dos que van más allá de las maras mis­mas. No sólo delin­quen sino que, esto es lo fun­da­men­tal, cons­ti­tu­yen un men­sa­je para las pobla­cio­nes. Esto lle­va­ría a pen­sar que hay pla­nes maes­tros, y hay quie­nes los tra­zan.

• Si bien son un fla­ge­lo –por­que, sin dudas, lo son – , no afec­tan la fun­cio­na­li­dad gene­ral del sis­te­ma eco­nó­mi­co-social. En todo caso, son un fla­ge­lo para los sec­to­res más pobres de la socie­dad, don­de se mue­ven como su espa­cio natu­ral: barria­das pobres de las gran­des urbes. Es decir: gol­pean en los sec­to­res que poten­cial­men­te más podrían algu­na vez levan­tar pro­tes­tas con­tra la estruc­tu­ra gene­ral de la socie­dad. Sin pre­sen­tar­se así, por supues­to, cum­plen un papel polí­ti­co. El men­sa­je, por tan­to, sería una adver­ten­cia, un lla­ma­do a estar­se quie­to.

• No sólo desa­rro­llan acti­vi­da­des delic­ti­vas sino que, bási­ca­men­te, se cons­ti­tu­yen como meca­nis­mos de terror que sir­ven para man­te­ner des­or­ga­ni­za­das, silen­cia­das y en per­pe­tuo esta­do de zozo­bra a las gran­des mayo­rías popu­la­res urba­nas. En ese sen­ti­do, fun­cio­nan como un vir­tual «ejér­ci­to de ocu­pa­ción».

��� Dis­po­nen de orga­ni­za­ción y logís­ti­ca (arma­men­to) que resul­ta un tan­to lla­ma­ti­va para joven­ci­tos de cor­ta edad; las estruc­tu­ras jerár­qui­cas con que se mue­ven tie­nen una estu­dia­da lógi­ca de cor­te mili­tar, todo lo cual lle­va a pen­sar que habría gru­pos intere­sa­dos en ese gra­do de ope­ra­ti­vi­dad. ¿Pue­den joven­ci­tos semi-anal­fa­be­tos, sin ideo­lo­gía de trans­for­ma­ción de nada, movi­dos por un super­fi­cial e inme­dia­tis­ta hedo­nis­mo sim­plis­ta, dis­po­ner de todo ese saber geren­cial y ese poder de movi­li­za­ción?

Por supues­to que no pode­mos res­pon­der aquí con exac­ti­tud todas estas dudas, por la caren­cia de datos pre­ci­sos al res­pec­to. Pero el sólo hecho de plan­tear­las y ver cómo los pode­res mediá­ti­cos bom­bar­dean en for­ma sis­te­má­ti­ca con men­sa­jes que poten­cian esa sen­sa­ción de inde­fen­sión de las gran­des mayo­rías, per­mi­te infe­rir que estas maras pue­den jugar un papel polí­ti­co que va muchí­si­mo más allá que lo que sabe cada uno de estos jóve­nes que actúa en ellas. Podría decir­se que hay en estas apre­cia­cio­nes una ópti­ca con­fa­bu­la­cio­nis­ta. Espe­ro que el dis­cur­so para­noi­co no me doble­gue, pues está cla­ro que todos estos patro­nes arri­ba men­cio­na­dos, más que res­pon­der a abs­tru­sos fun­da­men­ta­lis­mos que ven cons­pi­ra­cio­nes de la CIA en cada esqui­na, abren inte­rro­gan­tes que «lla­ma­ti­va­men­te» nin­gún medio de comu­ni­ca­ción con­tri­bu­ye a acla­rar sino, por el con­tra­rio, oscu­re­ce más aún día a día.

Se entre­mez­clan en todo este pro­ce­so varias lógi­cas: por un lado, efec­ti­va­men­te hay una bús­que­da psi­co­ló­gi­ca de estos jóve­nes en rela­ción a «fami­lias sus­ti­tu­tas», deseos de pro­ta­go­nis­mo, sen­sa­ción de poder; ele­men­tos que, sin dudas, la mara les con­fie­re (en mayor o menor medi­da, cual­quier joven par­ti­ci­pa de esas bús­que­das en cual­quier par­te que esté).

Pero ade­más, arti­cu­lán­do­se con ese nivel sub­je­ti­vo, todo indi­ca­ría que hay deter­mi­nan­tes polí­ti­co-ideo­ló­gi­cos en los pla­nes de acción de estos gru­pos que lle­van a pen­sar que, «curio­sa­men­te», allí don­de pue­de gene­rar­se la pro­tes­ta social, apa­re­cen las maras. Si las gran­des masas urba­nas empo­bre­ci­das no se bene­fi­cian con esto sino que, al con­tra­rio, viven en la per­ma­nen­te zozo­bra, mania­ta­dos, guar­dan­do un for­za­do silen­cio, ¿quién saca­rá pro­ve­cho de esto? Si pode­mos enten­der­las enton­ces como meca­nis­mos de con­trol social: ¿quién con­tro­la? Segu­ra­men­te los mis­mos pode­res que vie­nen con­tro­lan­do todo des­de hace un buen tiem­po; y sabe­mos que los pode­res no son nun­ca ni «bue­ni­tos», ni trans­pa­ren­tes. «El fin jus­ti­fi­ca los medios», se dijo hace mucho…, y no se equi­vo­ca­ba quien lo dijo, que fue alguien que sabía mucho de estas opa­ci­da­des del poder: Maquia­ve­lo.

Insis­ti­mos: todas estas son hipó­te­sis. Pero la expe­rien­cia nos ense­ña que estos rim­bom­ban­tes hechos mediá­ti­cos –como la caí­da de las Torres Geme­las en Nue­va York con los avio­na­zos del 11 de sep­tiem­bre del 2001, el «fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co» que es el nue­vo demo­nio para otra par­te del mun­do (el Medio Orien­te), el nar­co­trá­fi­co (que nos toca a los lati­no­ame­ri­ca­nos en bue­na medi­da), o en su momen­to, duran­te la Gue­rra Fría, el «comu­nis­mo inter­na­cio­nal» que abría supues­tas cabe­zas de pla­ya por todos lados – , fun­cio­nan como fan­tas­mas que sir­ven para ate­mo­ri­zar, y por tan­to: con­tro­lar. En cada país con petró­leo o agua dul­ce apa­re­ce suges­ti­va­men­te una célu­la de Al Qae­da que, por supues­to, jus­ti­fi­ca todo. ¿Se esta­rá repi­tien­do la mis­ma his­to­ria con esto de las maras? ¿Por qué el gran «pro­ble­ma nacio­nal» de los sufri­dos paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca son las maras y no la pobre­za y exclu­sión que las pro­du­cen?

Bole­tín Entorno

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *