Caña­me­ro, de nom­bre Die­go, cate­drá­ti­co de la vida – SAT

librodiego

Las gue­rras con­tem­po­rá­neas se libran entre poten­cias impe­ria­les por la con­quis­ta de colo­nias y mer­ca­dos, y entre poten­cias impe­ria­les y paí­ses en vías de desa­rro­llo para redu­cir­los a semi­co­lo­nias. Los mono­po­lios mediá­ti­cos se pare­cen a los finan­cie­ros, indus­tria­les y comer­cia­les como gotas de agua. Ambos luchan por expan­dir­se, se con­cen­tran cada vez en menos manos, uti­li­zan lo polí­ti­co como ins­tru­men­to para incre­men­tar el poder, faci­li­tar la acu­mu­la­ción, incoar con­flic­tos que expan­dan mer­ca­dos y apro­pien recur­sos. Su obje­ti­vo es que el capi­tal mono­pó­li­co domi­ne la infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y los mono­po­lios mediá­ti­cos con­tro­len la super­es­truc­tu­ra cul­tu­ral que a su vez tien­de a deter­mi­nar la con­duc­ta del Esta­do y la socie­dad.

Oli­go­po­lios mediá­ti­cos con­tra demo­cra­cia

¿Son omni­po­ten­tes los mono­po­lios mediá­ti­cos? Para 1999, cuan­do Chá­vez Frías asu­me el poder, su gobierno ape­nas cuen­ta como ins­tru­men­tos comu­ni­ca­cio­na­les con una Tele­vi­so­ra nacio­nal y una Radio Nacio­nal, ambas de alcan­ce muy limi­ta­do. La opo­si­ción, cuyo coman­do polí­ti­co es asu­mi­do por el gre­mio patro­nal Fede­cá­ma­ras, cuen­ta con cer­ca de sesen­ta tele­vi­so­ras, unas 700 radio­emi­so­ras y un cen­te­nar de perió­di­cos. En su casi tota­li­dad empren­den un ata­que fron­tal con­tra el gobierno, sal­vo los dia­rios Últi­mas Noti­cias y Pano­ra­ma, pre­sen­tan la infor­ma­ción con un cier­to gra­do de balan­ce. Casi todos estos medios son aca­ba­dos ejem­plos de con­cen­tra­ción oli­go­pó­li­ca ver­ti­cal y hori­zon­tal, y tien­den a repli­car los temas, cam­pa­ñas y pun­tos de vis­ta de los gran­des mono­po­lios trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción, los cua­les a su vez reci­clan los con­te­ni­dos e infor­ma­cio­nes loca­les de los oli­go­po­lios vene­zo­la­nos.

Gue­rra mediá­ti­ca y asal­to a la cons­ti­tu­cio­na­li­dad

Des­de fines de 2001 el gre­mio patro­nal y su abru­ma­do­ra con­cen­tra­ción de medios, con apo­yo eco­nó­mi­co, diplo­má­ti­co y logís­ti­co de Esta­dos Uni­dos, decla­ran abier­ta­men­te la gue­rra al gobierno elec­to. Hacen masi­va cam­pa­ña con­tra 49 leyes con mode­ra­das refor­mas que éste san­cio­na, lla­man a sus­ti­tuir­lo median­te un gobierno “de tran­si­ción”, pres­tan acla­ma­to­ria difu­sión a pro­nun­cia­mien­tos de ofi­cia­les reti­ra­dos que dicen repre­sen­tar a todo el ejér­ci­to y estar dis­pues­tos a derro­car a las auto­ri­da­des legí­ti­mas. A prin­ci­pios de abril de 2002 los medios lla­man a un paro que es en reali­dad un cie­rre patro­nal, con­vo­can para el 11 una mani­fes­ta­ción opo­si­to­ra hacia el Par­que del Este que es des­via­da con­tra el Pala­cio de Mira­flo­res, cor­tan la cade­na median­te la cual el Pre­si­den­te se diri­ge a la Nación, pre­sen­tan imá­ge­nes de gen­te del pue­blo que se defien­de de fran­co­ti­ra­do­res min­tien­do que dis­pa­ran con­tra una mani­fes­ta­ción que no esta­ba allí, difun­den un pro­nun­cia­mien­to mili­tar con­tra el gobierno así como la fal­sa noti­cia de la renun­cia del Pre­si­den­te elec­to, silen­cian por la fuer­za la Tele­vi­so­ra Nacio­nal y la Radio Nacio­nal, acla­man la ins­tau­ra­ción de una dic­ta­du­ra que anu­la una Cons­ti­tu­ción san­cio­na­da por voto popu­lar y ocul­tan la gran movi­li­za­ción social y la res­pues­ta de los mili­ta­res cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que res­ti­tu­yen al Pre­si­den­te legí­ti­mo al poder el 13 de abril. Los mono­po­lios eco­nó­mi­cos con­ta­ban con la casi tota­li­dad de los medios en pren­sa, radio y tele­vi­sión; el pue­blo, ape­nas con comu­ni­ca­ción boca a boca, telé­fo­nos, celu­la­res. La omni­po­ten­cia mediá­ti­ca no es omni­po­ten­cia cul­tu­ral ni polí­ti­ca.

Cie­rre patro­nal y sabo­ta­je petro­le­ro

Res­ti­tui­do al poder, el pre­si­den­te elec­to no adop­ta san­cio­nes con­tra gol­pis­tas ni con­tra medios. Éstos no tar­dan en poner en mar­cha un ope­ra­ti­vo idén­ti­co: para comien­zos de diciem­bre de 2002 con­vo­can otro cie­rre patro­nal, esta vez acom­pa­ña­do de un sabo­ta­je con­tra la indus­tria petro­le­ra eje­cu­ta­do por su Nómi­na Mayor pri­va­ti­za­do­ra, y de una expe­rien­cia audio­vi­sual jamás vivi­da en el mun­do con­tem­po­rá­neo. Duran­te más de dos meses casi todos los medios pri­va­dos se enca­de­nan en una per­pe­tua y satu­ra­ti­va cam­pa­ña de lla­ma­dos al derro­ca­mien­to por la fuer­za del gobierno elec­to, sus­ti­tu­yen publi­ci­dad por men­sa­jes des­es­ta­bi­li­za­do­res e infor­ma­ción por fal­se­dad. El gobierno legí­ti­mo no sus­pen­de garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les ni decla­ra esta­do de excep­ción, ape­nas res­pon­de con una tele­vi­so­ra y una radio que no cubren todo el terri­to­rio nacio­nal, y sin embar­go, y sin embar­go sobre­vi­ve.

Impo­ten­cia de la Omni­po­ten­cia mediá­ti­ca

En reali­dad nin­guno de los even­tos deci­si­vos de la vida vene­zo­la­na en los últi­mos años han impues­to su volun­tad los mono­po­lios mediá­ti­cos. No detu­vie­ron la suble­va­ción social masi­va del 27 de febre­ro de 1989 con­tra el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal. No sofo­ca­ron la sim­pa­tía popu­lar hacia la rebe­lión mili­tar del 4 de febre­ro de 1992. No res­tau­ra­ron la fe del pue­blo hacia los par­ti­dos del sta­tus, lo cual deter­mi­nó el vir­tual des­alo­jo de éstos de los pro­ce­sos elec­to­ra­les des­de 1993. No derro­ta­ron la can­di­da­tu­ra de Chá­vez en las elec­cio­nes de 1998. A pesar de que pac­ta­ron el apo­yo al dic­ta­dor Car­mo­na, no evi­ta­ron la caí­da de éste ni el regre­so del Pre­si­den­te elec­to. Tras emplear­se a fon­do en el apo­yo al cie­rre patro­nal y al sabo­ta­je petro­le­ro de 2002 y 2003, y en el des­co­no­ci­mien­to del árbi­tro elec­to­ral en 2004, tam­po­co se salie­ron con la suya. Menos pudie­ron indu­cir la derro­ta del movi­mien­to boli­va­riano en el refe­ren­do de agos­to de 2004, ni impe­dir su cla­mo­ro­so triun­fo en las elec­cio­nes regio­na­les del mis­mo año. Sólo ven­cie­ron al lograr median­te una cam­pa­ña fun­da­da en el terror que se per­die­ra en 2007 por unos 50.000 votos el refe­ren­do con­vo­ca­do para una com­ple­ja refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, pero otro refe­ren­do aprue­ba la reelec­ción inde­fi­ni­da del Pre­si­den­te. El pro­yec­to boli­va­riano en una déca­da es rele­gi­ti­ma­do en más de una doce­na de elec­cio­nes, todas vigi­la­das por cen­te­na­res de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, nin­gu­na obje­ta­da por ellos, mien­tras la gigan­tes­ca ofen­si­va patro­nal, mediá­ti­ca y gol­pis­ta a la pos­tre se des­plo­ma por sí mis­ma, como un ído­lo con pies de barro que no pue­den asen­tar­se en el com­pac­to recha­zo popu­lar.

http://​luis​brit​to​gar​cia​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter