Brus­co cam­bio de la situa­ción estra­té­gi­ca en el Medio Orien­te – Thierry Meys­san

Cambia la situación en el Medio Oriente con el surgimiento del triángulo Turquía-Irán-Siria (de izquierda a derecha, los presidentes Gul, Ahmadinejad y Assad).
Cam­bia la situa­ción en el Medio Orien­te con el sur­gi­mien­to del trián­gu­lo Tur­quía-Irán-Siria (de izquier­da a dere­cha, los pre­si­den­tes Gul, Ahma­di­ne­jad y Assad).

El equi­li­brio del Medio Orien­te se ha vis­to ente­ra­men­te modi­fi­ca­do en el trans­cur­so de los últi­mos meses. En pri­mer lugar, han cam­bia­do las posi­bi­li­da­des y las posi­cio­nes de varios acto­res.

-Las fuer­zas arma­das israe­líes, que duran­te dece­nios habían for­ja­do una cade­na de vic­to­rias, ya no logran con­tro­lar el tea­tro de ope­ra­cio­nes. Sus ofen­si­vas con­tra el Líbano (en 2006) y pos­te­rior­men­te con­tra Gaza (en 2008) demos­tra­ron el for­ta­le­ci­mien­to de su poder des­truc­ti­vo, pero deja­ron tam­bién cons­tan­cia de que ya no pue­den alcan­zar los obje­ti­vos que se tra­zan, en los casos seña­la­dos la des­truc­ción del Hez­bo­llah y del Hamas.
Ade­más, el arse­nal de las fuer­zas arma­das israe­líes, a las que Esta­dos Uni­dos pro­vee todo lo que pue­dan nece­si­tar, ya no les garan­ti­za el pre­do­mi­nio. Sus tan­ques, que fue­ron en el pasa­do la prin­ci­pal herra­mien­ta de la blitz­krieg israe­lí, son aho­ra vul­ne­ra­bles a los RPG rusos. La mari­na de gue­rra israe­lí se encuen­tra ante la ame­na­za de los misi­les tie­rra-mar que Chi­na pro­por­cio­na al Hez­bo­llah y que aho­ra cuen­tan con sis­te­mas que les per­mi­ten bur­lar las con­tra­me­di­das – sis­te­mas de los que no dis­po­nían en 2006. Y para ter­mi­nar, el pre­do­mi­nio de la avia­ción israe­lí no resis­ti­rá por mucho tiem­po ante la pro­li­fe­ra­ción de los S‑300 rusos que están lle­gan­do a la región.

-La cua­si inde­pen­den­cia del Kur­dis­tán ira­quí orques­ta­da por Esta­dos Uni­dos, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de ese cua­si Esta­do bajo tute­la israe­lí y el apo­yo –dema­sia­do visi­ble– que Esta­dos Uni­dos apor­ta a los sepa­ra­tis­tas kur­dos del PKK han obli­ga­do a los mili­ta­res tur­cos a un com­ple­to cam­bio de posi­ción. La alian­za atlán­ti­ca ya no pare­ce garan­ti­zar la inte­gri­dad terri­to­rial tur­ca e Israel se con­vier­te en un enemi­go.
Si bien Anka­ra tra­ta de no inco­mo­dar a Washing­ton, lo cier­to es que el tono ha segui­do subien­do en las rela­cio­nes con Tel Aviv, des­de la con­fron­ta­ción entre Recip Erdo­gan y Shi­mon Peres en el Foro de Davos has­ta el inci­den­te diplo­má­ti­co rela­ti­vo a la serie de tele­vi­sión El Valle de los lobos.

-El caos ira­quí y la crea­ción del cua­si Esta­do de Kur­dis­tán han obli­ga­do a los paí­ses veci­nos a poner­se de acuer­do entre sí para pro­te­ger­se de la con­ta­mi­na­ción. Sobre todo por­que Washing­ton ha tra­ta­do de des­es­ta­bi­li­zar­los para man­te­ner­los al mar­gen del jue­go en Irak. Esta­dos Uni­dos e Israel han apo­ya­do en secre­to a los sepa­ra­tis­tas kur­dos de Tur­quía (PKK), a los de Irán (Pejak) y a los de Siria.
Por con­si­guien­te, el eje Irán-Siria se ha con­ver­ti­do en un trián­gu­lo Irán-Siria-Tur­quía cuya legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca no tie­ne paran­gón.
Des­de la épo­ca de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca, Irán se encuen­tra a la cabe­za de los chií­tas. Lue­go de la des­truc­ción del Baas ira­quí por par­te de Paul Brem­mer, Siria se ha con­ver­ti­do en líder indis­cu­ti­ble del sec­tor lai­co. Y final­men­te, Tur­quía, here­de­ra del cali­fa­to, es la cuna del sun­nis­mo. En su con­jun­to, estos tres Esta­dos cubren casi todo el espec­tro polí­ti­co del Medio Orien­te.
Esta alian­za cie­rra el capí­tu­lo de la polí­ti­ca de Divi­de et Impe­ra (Divi­de y ven­ce­rás) que las poten­cias colo­nia­les habían veni­do apli­can­do para domi­nar esa vas­ta región. Tam­bién pone fin, en par­ti­cu­lar, a la Fit­na, o sea a la gue­rra civil musul­ma­na entre sun­ni­tas y chií­tas. Ya ante­rior­men­te el rey Abda­la de Ara­bia Sau­di­ta había invi­ta­do al pre­si­den­te ira­ní Ahma­di­ne­jad a hacer jun­tos el pere­gri­na­je a la Meca, cuyo guar­dián es el pro­pio rey Abda­la, Pero Tur­quía es la here­de­ra de los oto­ma­nos, y encar­na por ello el sun­nis­mo his­tó­ri­co.
Ade­más, para Anka­ra este nue­vo trián­gu­lo ensan­cha por fin un hori­zon­te has­ta aho­ra estan­ca­do por los inter­mi­na­bles apla­za­mien­tos de su entra­da a la Unión Euro­pea.

-La des­baa­si­za­ción de Irak, o sea la abier­ta cace­ría des­ata­da con­tra los anti­guos cua­dros admi­nis­tra­ti­vos del país, pro­vo­có un éxo­do masi­vo. En 6 años más de un millón de ira­quíes han sido aco­gi­dos en Siria. Esta hos­pi­ta­li­dad ára­be inclu­ye el acce­so gra­tui­to y sin con­tra­par­ti­da a los esta­ble­ci­mien­tos esco­la­res e uni­ver­si­ta­rios así como al sis­te­ma de salud en su con­jun­to. En un pri­mer momen­to esta amplia olea­da migra­to­ria pro­vo­có en el país una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca. Pero, ya dige­ri­da, le está apor­tan­do cua­dros muy cali­fi­ca­dos y un nue­vo dina­mis­mo.

-Los des­ór­de­nes orques­ta­dos por Esta­dos Uni­dos en Yemen han obli­ga­do a la fami­lia real sau­di­ta a apo­yar la polí­ti­ca del rey Abda­la a favor de la eli­mi­na­ción de las ten­sio­nes con Siria e Irán. Se ha invi­ta­do por lo tan­to al clan líbano-sau­di­ta Hari­ri a que se recon­ci­lie con el pre­si­den­te Bachar el-Assad y a que reco­noz­ca el arma­men­to de la Resis­ten­cia liba­ne­sa como legí­ti­mo.
Como con­se­cuen­cia, el ambi­guo resul­ta­do de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas arre­gla­das –en las que la coa­li­ción proes­ta­dou­ni­den­se con­for­ma­da alre­de­dor del clan Hari­ri y de la extre­ma dere­cha cris­tia­na resul­tó vic­to­rio­sa en cuan­to a la can­ti­dad de esca­ños a pesar de que la coa­li­ción enca­be­za­da por el Aoun obtu­vo la mayor can­ti­dad de votos– cam­bió de sig­ni­fi­ca­do y abrió la vía a un gobierno de unión nacio­nal, mien­tras que seño­res de la gue­rra como el socia­lis­ta Walid Jum­blatt daban un vira­je de 180 gra­dos para poner­se a favor del vien­to.

Pero esa evo­lu­ción es frá­gil, ya que Washing­ton pue­de tener posi­bi­li­da­des de des­es­ta­bi­li­zar la nue­va troi­ka.
Por lo pron­to, varios inten­tos de derro­ca­mien­to con­tra Bachar el-Assad por par­te de gene­ra­les corrup­tos se han vis­to frus­tra­dos antes de lograr tan siquie­ra poner­se en mar­cha.

Los múl­ti­ples aten­ta­dos orques­ta­dos por la CIA en las pro­vin­cias no per­sas del terri­to­rio ira­ní no han desem­bo­ca­do en revuel­tas sepa­ra­tis­tas, mien­tras que la revo­lu­ción de color orques­ta­da en Irán por la CIA y el MI6 en oca­sión de la elec­ción pre­si­den­cial se vio arro­lla­da por una marea huma­na. La res­pues­ta a las pro­tes­tas de varias dece­nas de miles de opo­si­to­res que se cir­cuns­cri­bie­ron a los barrios del nor­te de Tehe­rán fue una gigan­tes­ca mani­fes­ta­ción en la que se con­gre­ga­ron 5 millo­nes de per­so­nas.

Final­men­te, Washing­ton pare­ce no con­tar ya con la posi­bi­li­dad de uti­li­zar nue­va­men­te al Gla­dio para ins­tau­rar una dic­ta­du­ra mili­tar en Tur­quía. Por un lado, por­que la nue­va gene­ra­ción de gene­ra­les tur­cos ya no tie­ne la obse­sión del kema­lis­mo y, por otra par­te, por­que el gobierno demó­cra­ta-musul­mán del AKP se ha dedi­ca­do a des­man­te­lar el Erge­ne­kon (la actual ver­sión del Gla­dio tur­co).

Tam­bién es posi­ble que Washing­ton y Tel Aviv inven­ten nue­vos pre­tex­tos para jus­ti­fi­car accio­nes mili­ta­res.
Por ejem­plo, ya han veni­do sugi­rien­do des­de el año 2007 que Israel des­cu­brió y bom­bar­deó un cen­tro de inves­ti­ga­ción mili­tar nuclear en Siria y que Irán está lle­van­do a cabo un amplio pro­gra­ma de la mis­ma natu­ra­le­za. Más recien­te­men­te, esas mis­mas poten­cias acu­sa­ron a Siria de haber intro­du­ci­do cohe­tes Scud en el Líbano.

Esas acu­sa­cio­nes no resis­ten sin embar­go el más some­ro aná­li­sis, al igual que las que el secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell entre­ga­ra en el pasa­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU sobre las supues­tas armas ira­quíes de des­truc­ción masi­va. Las dife­ren­tes ins­pec­cio­nes de la AIEA no han encon­tra­do otra cosa que evi­den­cias de acti­vi­da­des civi­les y la fuer­za de paz de la ONU en el Líbano des­min­tió la pre­sen­cia de cohe­tes Scud en ese país.

El 23 de febrero de 2010, Bachar el-Assad responde a los reclamos de Hillary Clinton y desafía a Barack Obama recibiendo a Hasan Nasrallah y Mahmud Ahmadinejad. © Tehran Times
El 23 de febre­ro de 2010, Bachar el-Assad res­pon­de a los recla­mos de Hillary Clin­ton y desa­fía a Barack Oba­ma reci­bien­do a Hasan Nas­ra­llah y Mah­mud Ahma­di­ne­jad. © Teh­ran Times

Rusia entra en esce­na

La pér­di­da de influen­cia de Esta­dos Uni­dos es tan pal­pa­ble que el gene­ral David Petraeus, coman­dan­te en jefe del Cen­tral Com­mand, ha dado la señal de alar­ma en Washing­ton. A su enten­der, el jue­go que están jugan­do los israe­líes, no sólo en Pales­ti­na sino sobre todo en Irak, ha entor­pe­ci­do los pla­nes esta­dou­ni­den­ses en la región.

Más aun, el empan­ta­na­mien­to de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Irak y en Afga­nis­tán las ha trans­for­ma­do en rehe­nes de Tur­quía, de Siria y de Irán, úni­cos paí­ses que cuen­tan con la capa­ci­dad nece­sa­ria para apa­ci­guar a los pue­blos en rebe­lión.
En una total inver­sión de los pape­les, el alia­do estra­té­gi­co del Pen­tá­gono se ha con­ver­ti­do en un las­tre mien­tras que sus enemi­gos regio­na­les le sir­ven de escu­do.

Toman­do nota del fra­ca­so del redi­se­ño esta­dou­ni­den­se del Gran Medio Orien­te, Mos­cú se ha repo­si­cio­na­do en la esce­na regio­nal duran­te el via­je del pre­si­den­te Dimi­tri Med­ve­dev a Damas­co y Anka­ra.

Refi­rién­do­se a los con­flic­tos con Israel, Rusia ha reafir­ma­do que todo arre­glo polí­ti­co debe basar­se en las reso­lu­cio­nes per­ti­nen­tes de la ONU (inclu­yen­do el dere­cho inalie­na­ble de los pales­ti­nos al regre­so) y en los prin­ci­pios de la con­fe­ren­cia de Madrid (res­ti­tu­ción de los terri­to­rios ocu­pa­dos, como el este de Jeru­sa­lén y el Golán sirio, a cam­bio de un tra­ta­do de paz).

Dimi­tri Med­ve­dev con­fir­mó ade­más la pre­fe­ren­cia rusa por una solu­ción que impli­que la exis­ten­cia de dos Esta­dos. Tenien­do en cuen­ta la pre­sen­cia de un millón de ex sovié­ti­cos en Israel, Mos­cú tie­ne que pre­ve­nir la posi­bi­li­dad de un éxo­do masi­vo en caso de una caí­da del régi­men sio­nis­ta. Ante esa posi­bi­li­dad, Med­ve­dev se pro­nun­ció por una recon­ci­lia­ción entre Al Fatah y el movi­mien­to Hamas, y se reu­nió con Kha­led Mechaal, el líder polí­ti­co de la Resis­ten­cia pales­ti­na, a pesar de que Esta­dos Uni­dos lo cata­lo­ga como «terro­ris­ta».

Se tra­ta, en efec­to, de un paso deci­si­vo por par­te de Rusia ya que, des­pués de haber­se nega­do ante­rior­men­te por 3 veces a reci­bir a Mechaal encon­trán­do­se este últi­mo de paso en Mos­cú, el pro­pio pre­si­den­te Med­ve­dev final­men­te se reúne con él, y lo hace ade­más en Damas­co. En esa oca­sión, el pre­si­den­te ruso sub­ra­yó la cre­cien­te urgen­cia de la situa­ción huma­ni­ta­ria exis­ten­te en Gaza y deplo­ró el poco inte­rés de Washing­ton por la solu­ción de ese dra­ma.
Final­men­te, en alu­sión a las ame­na­zas israe­líes de bom­bar­dear los con­vo­yes de armas de Siria hacia el Líbano, Dimi­tri Med­ve­dev advir­tió a Tel Aviv con­tra una esca­la­da de la ten­sión.

Rusia apo­ya el acer­ca­mien­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co en mar­cha entre Irán, Siria y Tur­quía. Los tres Esta­dos líde­res del Medio Orien­te han ini­cia­do una inten­sa fase de coope­ra­ción. En varios meses han abier­to sus fron­te­ras y han libe­ra­li­za­do rápi­da­men­te sus inter­cam­bios. Sus eco­no­mías, estan­ca­das por los años de gue­rra, han reci­bi­do una boca­na­da de oxi­geno.

Rusia no tie­ne inten­cio­nes de man­te­ner­se al mar­gen de esta nue­va zona de pros­pe­ri­dad. Anka­ra y Mos­cú han eli­mi­na­do la nece­si­dad de visas para sus resi­den­tes. Gra­cias a esa medi­da un tur­co pue­de entrar en Rusia sin nece­si­dad de ese tipo de for­ma­li­dad, pero no pue­de hacer lo mis­mo ni en Esta­dos Uni­dos ni en los paí­ses de la Unión Euro­pea, a pesar de que Tur­quía es miem­bro de la OTAN y can­di­da­ta a entrar a la UE (Unión Euro­pea).

Mos­cú ha crea­do ins­tan­cias per­ma­nen­tes de con­sul­ta de alto nivel, en los sec­to­res diplo­má­ti­co y eco­nó­mi­co, con Damas­co y Anka­ra, acti­tud que con­tras­ta con la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos.

A prin­ci­pios de año, la secre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se, Hillary Clin­ton, con­mi­nó a Siria a dis­tan­ciar­se de la Resis­ten­cia. En res­pues­ta, el pre­si­den­te sirio Bachar el-Assad se mos­tró inme­dia­ta­men­te jun­to a su homó­lo­go ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad y con el secre­ta­rio gene­ral del Hez­bo­llah Hasan Nas­ra­llah, e inclu­so fir­mó un docu­men­to que lle­va el iró­ni­co títu­lo de «Tra­ta­do de Dis­tan­cia Redu­ci­da». Aun­que la impro­vi­sa­ción del encuen­tro entre los tres diri­gen­tes no dio tiem­po a que Kha­leed Mechaal estu­vie­ra pre­sen­te, el movi­mien­to Hamas estu­vo aso­cia­do a él.
En apli­ca­ción de sus ame­na­zas, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma repli­có pro­lon­gan­do por 2 años las san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Siria.

Las empre­sas rusas Rosa­tom y Atoms­tro­yex­port, que están ter­mi­nan­do la cons­truc­ción de una cen­tral nuclear civil en Irán (en Bushehr) y se encuen­tran enfras­ca­das en las dis­cu­sio­nes pre­pa­ra­to­rias de otras más, y tie­nen pre­vis­ta la cons­truc­ción de otra cen­tral de ese tipo en Tur­quía, a un cos­to de 20 000 millo­nes de dóla­res. La inau­gu­ra­ción de esa ins­ta­la­ción debe tener lugar den­tro de 7 años. Un pro­yec­to simi­lar está en mar­cha con Siria.

La fal­ta de elec­tri­ci­dad, en una región que ha sufri­do los bom­bar­deos israe­líes, cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal obs­tácu­lo al desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Des­de la pers­pec­ti­va del Medio Orien­te, la pre­mu­ra rusa por cons­truir dichas cen­tra­les no está tan vin­cu­la­da a una ambi­ción comer­cial como a la volun­tad de poner en manos de los pue­blos intere­sa­dos los medios nece­sa­rios para ace­le­rar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co que los occi­den­ta­les des­de hace tan­to tiem­po les han veni­do negan­do.
Ade­más, las fir­mas rusas Stroi­trans­gaz y Gaz­prom van a garan­ti­zar el trán­si­to del gas sirio hacia el Líbano, ya que el vecino Israel impi­de a Bei­rut la explo­ta­ción de sus impor­tan­tes reser­vas marí­ti­mas.

En el plano mili­tar, Rusia tomó pose­sión de su nue­va base naval en Siria.
Esta ins­ta­la­ción le per­mi­ti­rá res­ta­ble­cer el equi­li­brio en el Medi­te­rrá­neo, región en la Rusia ha esta­do más o menos ausen­te des­de la diso­lu­ción de la URSS. Mos­cú con­fir­mó tam­bién la pró­xi­ma entre­ga a Tehe­rán de misi­les S‑300, que deben pro­te­ger a Irán de las ame­na­zas de bom­bar­deo pro­ve­nien­tes de Esta­dos Uni­dos e Israel.

Los diplo­má­ti­cos rusos se pro­nun­cian fuer­te­men­te con­tra las pro­vo­ca­cio­nes ira­níes, pero tam­bién han repe­ti­do que no creen en las acu­sa­cio­nes occi­den­ta­les sobre los supues­tos pro­gra­mas nuclea­res mili­ta­res de Irán o Siria. Aun­que el pro­to­co­lo de los Esta­dos ribe­re­ños del mar Cas­pio no esti­pu­la otra cosa que la entre­ga de armas a Irán en caso de ata­que, el pre­si­den­te Med­ve­dev ha men­cio­na­do una posi­ble inter­ven­ción direc­ta de Rusia y ha adver­ti­do a Esta­dos Uni­dos que una gue­rra en Irán podría con­ver­tir­se en una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial. Sobre esa base, Mev­de­ved ha expre­sa­do su apo­yo al pro­yec­to de des­nu­clea­ri­za­ción de la región, o sea al des­man­te­la­mien­to del arse­nal nuclear de Israel. La cues­tión aca­ba de ser pre­sen­ta­da a la AIEA.

En octubre de 2009, Turquía y Armenia finalmente establecen relaciones diplomáticas. El espacio caucásico se abre a Ankara (De izquierda a derecha, los presidentes de Turquía y de Armenia, Gul y Sargsyan).
En octu­bre de 2009, Tur­quía y Arme­nia final­men­te esta­ble­cen rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. El espa­cio cau­cá­si­co se abre a Anka­ra (De izquier­da a dere­cha, los pre­si­den­tes de Tur­quía y de Arme­nia, Gul y Sargs­yan).

Para Mos­cú tie­ne par­ti­cu­lar impor­tan­cia el ayu­dar a Tur­quía a resol­ver sus ten­sio­nes secu­la­res con Gre­cia y Arme­nia, inclu­yen­do los con­flic­tos de Chi­pre y del Alto Kara­baj. De esa mane­ra, pue­de ser que Anka­ra se ale­je defi­ni­ti­va­men­te de Tel Aviv y Washing­ton, recu­pe­ran­do así su total inde­pen­den­cia. El pre­si­den­te tur­co Abdu­la Gull dado pasos impor­tan­tes, aun­que insu­fi­cien­tes, en direc­ción de Ere­ván. Renun­cian­do a 95 años de odio, Tur­quía y Arme­nia han esta­ble­ci­do rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. Otros pro­gre­sos deben pro­du­cir­se pró­xi­ma­men­te en cuan­to a un acer­ca­mien­to de Anka­ra con Ate­nas con la ben­di­ción del patriar­ca orto­do­xo Ciril I de Mos­cú. Des­de ese pun­to de vis­ta, la visi­ta de Recip Erdo­gan a Gre­cia cons­ti­tu­ye un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que reac­ti­va el pro­ce­so de recon­ci­lia­ción en el mar Egeo, que si ini­ció en los años 1930 y fue inte­rrum­pi­do por la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

Los presidentes de Rusia y Turquía, Dimitri Medvedev y Abdula Gul. Los enemigos de la guerra fría se convierten en socios en aras de estabilizar el «Medio Oriente y el Cáucaso». © Servicio de prensa del Kremlin.
Los pre­si­den­tes de Rusia y Tur­quía, Dimi­tri Med­ve­dev y Abdu­la Gul. Los enemi­gos de la gue­rra fría se con­vier­ten en socios en aras de esta­bi­li­zar el «Medio Orien­te y el Cáu­ca­so». © Ser­vi­cio de pren­sa del Krem­lin.

Rom­pien­do con la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos en el Mar Negro y el Cas­pio, Anka­ra ha acep­ta­do una gigan­tes­ca inver­sión rusa para la cons­truc­ción de un oleo­duc­to entre Sam­sun y Ceyhan. Este oleo­duc­to debe lle­var al Medi­te­rrá­neo el petró­leo ruso del Mar Negro, eli­mi­nan­do así la nece­si­dad de tras­la­dar­lo a tra­vés de los estre­chos, poco con­ve­nien­tes para el trán­si­to de mate­rias con­ta­mi­nan­tes. De la mis­ma mane­ra, Anka­ra estu­dia actual­men­te su posi­ble par­ti­ci­pa­ción en el pro­yec­to de gaso­duc­to ruso cono­ci­do como South Stream. Una con­fir­ma­ción de la par­ti­ci­pa­ción tur­ca haría inú­til el pro­yec­to rival que pro­po­nen Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea bajo la deno­mi­na­ción de Nabuc­co.

En suma, el apo­yo ruso garan­ti­za la con­ti­nui­dad del trián­gu­lo Tehe­rán-Damas­co-Anka­ra ante la hos­ti­li­dad de Esta­dos Uni­dos y de la Unión Euro­pea. El equi­li­brio estra­té­gi­co del Medio Orien­te aca­ba de regis­trar una trans­for­ma­ción. La onda expan­si­va pue­de exten­der­se al Cáu­ca­so.

Thierry Meys­san
Ana­lis­ta polí­ti­co fran­cés. Fun­da­dor y pre­si­den­te de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *