Euro­pa en el espe­jo argen­tino – Ati­lio Borón

Lue­go de hacer estra­gos en su patria de ori­gen, Esta­dos Uni­dos, el “virus neo­li­be­ral”, para usar la acer­ta­da expre­sión de Samir Amin, ha con­ta­gia­do Euro­pa. Ante los sín­to­mas inocul­ta­bles de la cri­sis los mer­ca­dos reac­cio­nan con su explo­si­va mez­cla de rapa­ci­dad e irra­cio­na­li­dad y evi­den­cian su escep­ti­cis­mo ante las rece­tas de sali­da de la cri­sis ela­bo­ra­das por el G‑20, el FMI o el BM. Para col­mo, este fin de sema­na, Jean-Clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo, decla­ró que “el sal­va­ta­je de un billón de dóla­res apro­ba­do por la UE y el FMI es sólo para ganar un poco de tiem­po”. Esta opi­nión fue secun­da­da por el eco­no­mis­ta-jefe del BCE, Jür­gen Stark, quien ade­más dijo que “cuan­do los mer­ca­dos se vuel­ven locos nadie pue­de pre­ver las con­se­cuen­cias”.

El carác­ter estruc­tu­ral y de lar­ga dura­ción de la cri­sis es evi­den­te y sus dimen­sio­nes son impre­sio­nan­tes: en Gre­cia el défi­cit fis­cal en rela­ción con el PBI roza el 14 por cien­to; en Irlan­da casi el 15; en Espa­ña está a cen­té­si­mos del 12; en Por­tu­gal supera ya el 9 y en Gran Bre­ta­ña, de la cual pocos hablan, el défi­cit fis­cal es ape­nas una cen­té­si­ma infe­rior a la incen­dia­da Gre­cia: 13 por cien­to. Estas cifras se apar­tan bru­tal­men­te de las esti­pu­la­das en el ya difun­to Tra­ta­do de Maas­tricht, por el cual los paí­ses euro­peos se com­pro­me­tie­ron a man­te­ner su défi­cit fis­cal por deba­jo del 3 por cien­to del PBI. Todo esto ocu­rre por­que, ante el esta­lli­do de la cri­sis en el verano boreal de 2008, los gobier­nos orde­na­ron al Ban­co Cen­tral Euro­peo y a sus pro­pios ban­cos res­ca­tar a las gran­des empre­sas afec­ta­das por la cri­sis; tal como lo habían hecho en Esta­dos Uni­dos Bush y Oba­ma, demos­tran­do, por la vía del ejem­plo, que la doc­tri­na de la “auto­no­mía del Ban­co Cen­tral” es una enga­ñi­fa sólo des­ti­na­da al con­su­mo de los sumi­sos gobier­nos de la peri­fe­ria.

El pro­ble­ma con estos res­ca­tes es que más pron­to que tar­de los feno­me­na­les des­em­bol­sos rea­li­za­dos por los gobier­nos se con­vier­ten en una deu­da de pro­por­cio­nes gigan­tes­cas, ori­gi­nan­do un incon­te­ni­ble cre­ci­mien­to del défi­cit fis­cal. Dado que has­ta hace pocas sema­nas el FMI se abs­tu­vo siquie­ra de lan­zar una adver­ten­cia a los paí­ses del mun­do desa­rro­lla­do (cuan­do por défi­cit muchí­si­mo meno­res envía sus leta­les misio­nes a cual­quier país del Ter­cer Mun­do), el pro­ble­ma no sus­ci­tó mayor aten­ción sal­vo entre los pocos que esta­ban real­men­te al tan­to de la situa­ción y no creían en las inge­nio­sas metá­fo­ras uti­li­za­das por los gurús del capi­ta­lis­mo que hacía un año venían hablan­do de los “bro­tes ver­des” que anun­cia­ban el fin de la cri­sis. Char­la­ta­nes irres­pon­sa­bles (al igual que los que en la Argen­ti­na pro­nos­ti­ca­ban en mar­zo de 2002 que para fina­les de ese año el dólar se coti­za­ría entre 12 y 14 pesos por uni­dad), sien­ten aho­ra que el mun­do se les vie­ne aba­jo: el euro se des­plo­ma, la Euro­zo­na está a pun­to de desin­te­grar­se y como los gobier­nos capi­ta­lis­tas sólo con­ci­ben la sali­da de la cri­sis hacién­do­se­la pagar a los tra­ba­ja­do­res, el cli­ma social se car­ga de una con­flic­ti­vi­dad no vis­ta des­de los suce­sos de 1968, aun­que algu­nos se remon­tan has­ta las pos­tri­me­rías de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

La pro­pues­ta para grie­gos y espa­ño­les es un cal­co de las que el FMI impul­sa­ra en Amé­ri­ca lati­na y que sólo sir­vie­ron para ace­le­rar el derrum­be, sien­do el caso argen­tino el espe­jo más fiel de lo que pro­ba­ble­men­te les espe­re a muchos paí­ses de la Unión Euro­pea que toda­vía se afe­rran al cate­cis­mo neo­li­be­ral. El Wall Street Jour­nal del 12 de mayo seña­la­ba que “en la Euro­zo­na y en menos de un mes el FMI dejó de ser un paria para con­ver­tir­se en una ins­ti­tu­ción esen­cial cuya ben­di­ción es nece­sa­ria para los paí­ses que nece­si­tan paque­tes de res­ca­te”. Este ver­da­de­ro Dr. Men­ge­le de las eco­no­mías –que sigue sien­do el mis­mo de antes, pese a decla­ra­cio­nes públi­cas en con­tra­rio– fue el que las auto­ri­da­des de la Unión Euro­pea eli­gie­ron para que admi­nis­tre los reme­dios que resol­ve­rán la cri­sis. Por eso no sor­pren­de ver a una Euro­pa en pie de gue­rra social como res­pues­ta a un pro­gra­ma de ajus­te tan bru­tal como los que pade­ci­mos en Amé­ri­ca Lati­na.

Al igual que en Gre­cia, el ajus­te rece­si­vo de Rodrí­guez Zapa­te­ro en Espa­ña tie­ne como uno de sus pun­ta­les la reduc­ción sala­rial del 5 por cien­to para la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res y la con­ge­la­ción para los de menor ingre­so, los lla­ma­dos “mileu­ris­tas” (por ser apro­xi­ma­da­men­te ésa la suma que ganan men­sual­men­te). Para demos­trar que habrá aus­te­ri­dad para todos, y que ésta será pro­gre­si­va, el gobierno espa­ñol deci­dió que des­de el car­go de secre­ta­rio de Esta­do para arri­ba, la reduc­ción sería del 15 por cien­to. El úni­co deta­lle es que mien­tras el pre­si­den­te del gobierno espa­ñol gana 91.982,40 euros por año (cer­ca de 8.000 euros men­sua­les, amén de diver­sos gas­tos que corren por cuen­ta del era­rio), el recor­te del 15 por cien­to difí­cil­men­te le pro­du­ci­rá algu­na mer­ma en su capa­ci­dad de aho­rro y con­su­mo. Pero para los sec­to­res infe­rio­res de la admi­nis­tra­ción públi­ca –cuyos ingre­sos osci­lan, con pre­mios, com­ple­men­tos y pagas extra­or­di­na­rias, en torno de los 2.000 euros men­sua­les – , los 100 euros que les serán redu­ci­dos inci­di­rán nega­ti­va­men­te en su nivel de vida.

David Came­ron, el nue­vo pre­mier bri­tá­ni­co, fue más fle­má­ti­co y orde­nó una reduc­ción del 5 por cien­to de sus emo­lu­men­tos, pese a que su suel­do anual de 207.500 libras ester­li­nas (suman­do el que le corres­pon­de como pre­mier y como miem­bro del Par­la­men­to) más que dupli­ca el de su cole­ga espa­ñol. Estos dos ejem­plos bas­tan para carac­te­ri­zar la filo­so­fía que ins­pi­ra estos pro­gra­mas de ajus­te. Agré­gue­se a ello que en nin­gún país de la UE esta reduc­ción del gas­to afec­ta al volu­mi­no­so pre­su­pues­to mili­tar, par­te del cual se des­ti­na a finan­ciar gue­rras inmo­ra­les e infa­mes como las que se están libran­do en Iraq y Afga­nis­tán. Lo que sí se redu­ci­rá será la suma des­ti­na­da a la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Sólo en el caso espa­ñol esto sig­ni­fi­ca una baja de 600 millo­nes de euros, un 8 por cien­to en rela­ción con lo pre­via­men­te pre­su­pues­ta­do.

En este con­tex­to, no deja de ser lla­ma­ti­va la con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca que sos­tu­vie­ron el 11 de mayo Oba­ma y Rodrí­guez Zapa­te­ro, sobre todo cuan­do el pri­me­ro le acon­se­jó que toma­ra medi­das reso­lu­ti­vas “para cal­mar a los mer­ca­dos”. Esta fra­se es más que seme­jan­te a la que en su momen­to pro­nun­cia­ra el ex pre­si­den­te Fer­nan­do de la Rúa en vís­pe­ras del derrum­be de la con­ver­ti­bi­li­dad, cuan­do tam­bién él –como Oba­ma aho­ra– creía que era impres­cin­di­ble y fac­ti­ble “lle­var tran­qui­li­dad a los mer­ca­dos”. En reali­dad, los mer­ca­dos son una ins­ti­tu­ción en la cual la cris­pa­ción, el desen­freno y la irra­cio­na­li­dad son la nor­ma; ade­más, sin impor­tar cuán­to se haga a su favor, son insa­cia­bles y siem­pre que­rrán más, como se lo hicie­ron saber a De la Rúa y Cava­llo en diciem­bre de 2001. En las pági­nas fina­les del pri­mer tomo de El Capi­tal, Marx des­cri­bió con vívi­dos carac­te­res la natu­ra­le­za de los capi­ta­lis­tas y los mer­ca­dos al decir que “el capi­tal expe­ri­men­ta horror por la ausen­cia de ganan­cia… Si la ganan­cia es ade­cua­da, el capi­tal se vuel­ve audaz (…) Al 20 por cien­to, se pon­drá impul­si­vo; al 50 por cien­to se vuel­ve teme­ra­rio; por el 100 por cien­to, piso­tea­rá todas las leyes huma­nas; y por el 300 por cien­to no hay cri­men que lo arre­dre, aun­que corra el ries­go de que lo ahor­quen”. La expe­rien­cia de los dos últi­mos años le da la razón y la cri­sis recién está comen­zan­do a mani­fes­tar­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *