Para Múgi­ca Her­zog, la tor­tu­ra, no exis­te, le ha dicho a la ONU, que el no la ve

Enri­que Múgi­ca Her­zog, Defen­sor del Pue­blo y ex minis­tro de Jus­ti­cia, pre­sen­tó ayer su pri­mer balan­ce como res­pon­sa­ble del lla­ma­do Meca­nis­mo Nacio­nal con­tra la Tor­tu­ra, des­pués de que en noviem­bre pasa­do el Gobierno espa­ñol le enco­men­da­ra esta labor. Ante repre­sen­tan­tes de la ONU, ase­gu­ró que han empe­za­do a visi­tar depen­den­cias poli­cia­les (alu­dió a 54 revi­sio­nes) y no han encon­tra­do un solo caso de tor­tu­ra «tras hablar con per­so­nas dete­ni­das, algu­nas de ellas per­te­ne­cien­tes a ETA. Ni un caso de malos tra­tos», recal­có Múgi­ca Herzog.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que des­de noviem­bre han tras­cen­di­do varios epi­so­dios de deten­cio­nes de poli­cia­les por agre­sio­nes en comi­sa­ría, según recor­dó a GARA Jor­ge del Cura, repre­sen­tan­te de la Coor­di­na­do­ra esta­tal para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra. La últi­ma, este jue­ves en Arre­ci­fe (Tene­ri­fe), don­de dos agen­tes fue­ron dete­ni­dos y otros cua­tro están acu­sa­dos de pro­pi­nar una pali­za a dos her­ma­nos arres­ta­dos por una pelea calle­je­ra. «Tam­bién ha habi­do deten­cio­nes en Mallor­ca o en Valen­cia, así que si Múgi­ca no los ha vis­to será por­que no los ha que­ri­do ver», sub­ra­yó Del Cura.

Ade­más, en estos meses se ha cono­ci­do tam­bién la acu­sa­ción fis­cal con­tra diez guar­dias civi­les a quie­nes atri­bu­ye tor­tu­ras y mal­tra­tos a los vas­cos Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en enero de 2008. El escri­to de acu­sa­ción no reca­bó nin­gu­na valo­ra­ción del Gobierno espa­ñol, por lo que se da por segu­ro que no se han toma­do medi­das con­tra los impu­tados. De hecho, el minis­tro del Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, defen­dió que sus heri­das no corres­pon­dían a tor­tu­ras, sino a un enfren­ta­mien­to pro­du­ci­do en la detención.

Tras obviar estas cues­tio­nes, Múgi­ca puso todo el foco sobre estas visi­tas. Afir­mó que pedi­rán inclu­so «un incre­men­to de dota­cio­nes en nues­tro pró­xi­mo pre­su­pues­to». En cual­quier caso, el pre­si­den­te del Sena­do y tam­bién diri­gen­te del PSE, Javier Rojo, vio nece­sa­rio mati­zar que «esto no obe­de­ce a que en Espa­ña exis­ta un pro­ble­ma de tor­tu­ras, sino a la nece­si­dad de la pre­ven­ción median­te visi­tas sor­pre­si­vas y regulares».

¿Por qué no al juez?

Estas expli­ca­cio­nes fue­ron escu­cha­das por el vice­pre­si­den­te del Sub­co­mi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra de la ONU, Mario Corio­lano, que acon­se­jó repe­tir las visi­tas a los mis­mos cen­tros de modo perió­di­co para que los poli­cías «sepan que están controlados».

Estas ins­tan­cias de la ONU han inci­di­do reite­ra­da­men­te en que la mejor fór­mu­la de eli­mi­nar las tor­tu­ras es supri­mir la inco­mu­ni­ca­ción. Corio­lano aña­dió ayer que lo más desea­ble sería que no haya inte­rro­ga­to­rios en los cala­bo­zos, sino que los dete­ni­dos sean lle­va­dos direc­ta­men­te ante el juez.

El res­to de orga­ni­za­cio­nes inter­vi­nien­tes dije­ron que segui­rán «con mucho inte­rés» las accio­nes de este Meca­nis­mo, en pala­bras de Mark Thom­son (Aso­cia­ción para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, de Gine­bra). Este­ban Bel­trán (Amnis­tía Inter­na­cio­nal) con­si­de­ró que la tor­tu­ra «no tie­ne final, pero se pue­de redu­cir» Y Fer­nan­do Mari­ño (Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la ONU) ins­tó a no actuar cuan­do haya denun­cias, sino antes.

Según supo GARA, la sesión fue ocul­ta­da a la coor­di­na­do­ra que agru­pa a orga­ni­za­cio­nes del esta­do (entre ellas TAT, Beha­to­kia, Gura­soak o Etxe­rat). El 19 de abril escri­bie­ron a Múgi­ca para pedir­le infor­ma­ción sobre el Meca­nis­mo, pero éste se limi­tó a res­pon­der­les que «vie­ne fun­cio­nan­do con total nor­ma­li­dad». Ade­más, indi­có que no pien­sa nom­brar el pre­cep­ti­vo Con­se­jo Ase­sor por aho­ra; ale­ga que su man­da­to con­clu­ye pron­to y aña­de que «su inexis­ten­cia no impi­de el fun­cio­na­mien­to del Mecanismo».

El jui­cio por tor­tu­ras a Por­tu y Sara­so­la será en octubre

El jui­cio con­tra quin­ce guar­dias civi­les acu­sa­dos de tor­tu­ras y mal­tra­tos a Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la ha que­da­do fija­do para el pró­xi­mo mes de octu­bre. La noti­cia se cono­ce curio­sa­men­te des­pués de que ambos hayan sido juz­ga­dos en la Audien­cia Nacio­nal jun­to a Mikel San Sebas­tián ‑dete­ni­do más tar­de en el Esta­do fran­cés- sin espe­rar a que se resuel­va si sus decla­ra­cio­nes poli­cia­les fue­ron o no for­za­das por la Guar­dia Civil. Las auto­in­cul­pa­cio­nes, ade­más, supo­nen el prin­ci­pal ele­men­to uti­li­za­do por las acu­sa­cio­nes para atri­buir­les la auto­ría de la explo­sión de la T‑4 de Bara­jas, por la que se ha pro­du­ci­do una peti­ción fis­cal final de 1.120 años de cár­cel para cada uno.

En la pri­me­ra sesión de este jui­cio, Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la hicie­ron alu­sión a las tor­tu­ras pade­ci­das, una denun­cia que ava­la tam­bién la Fis­ca­lía de Gipuz­koa al impu­tar a diez guar­dias civi­les. Por­tu, en con­cre­to, expli­có al tri­bu­nal que no iba a decla­rar por­que todo lo que tenía que decir en la sala ya lo expre­só en su denun­cia judi­cial de tor­tu­ras. Sin embar­go, la agen­cia Efe dis­tri­bu­yó una ver­sión dife­ren­te, basa­da en un error ini­cial de tra­duc­ción que lue­go fue sub­sa­na­do, según la cual Por­tu dijo que todo lo que tenía que decla­rar lo había hecho «bajo tor­tu­ras». Esta ver­sión inco­rrec­ta fue repro­du­ci­da tam­bién por GARA y dis­tor­sio­na­ba com­ple­ta­men­te el sen­ti­do de las pala­bras del pre­so vasco.

Duran­te el jui­cio pla­neó la som­bra de la tor­tu­ra, aun­que el asun­to no era juz­ga­do en esta vis­ta, sino en la que se cele­bra­rá en Donos­tia. Las acu­sa­cio­nes no han duda­do en usar los tes­ti­mo­nios obte­ni­dos en los cala­bo­zos como prue­ba, pese a la pro­ba­bi­li­dad de que fue­ran obte­ni­dos median­te tor­tu­ras (Por­tu aca­bó en la UCI). La defen­sa, por con­tra, pidió la abso­lu­ción tras recha­zar la recu­rren­te excu­sa ofi­cial que atri­bu­ye las denun­cias a un «manual de ETA». De hecho, recor­dó que San Sebas­tián no refi­rió nin­gún maltrato

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.