Para Múgi­ca Her­zog, la tor­tu­ra, no exis­te, le ha dicho a la ONU, que el no la ve

Enri­que Múgi­ca Her­zog, Defen­sor del Pue­blo y ex minis­tro de Jus­ti­cia, pre­sen­tó ayer su pri­mer balan­ce como res­pon­sa­ble del lla­ma­do Meca­nis­mo Nacio­nal con­tra la Tor­tu­ra, des­pués de que en noviem­bre pasa­do el Gobierno espa­ñol le enco­men­da­ra esta labor. Ante repre­sen­tan­tes de la ONU, ase­gu­ró que han empe­za­do a visi­tar depen­den­cias poli­cia­les (alu­dió a 54 revi­sio­nes) y no han encon­tra­do un solo caso de tor­tu­ra «tras hablar con per­so­nas dete­ni­das, algu­nas de ellas per­te­ne­cien­tes a ETA. Ni un caso de malos tra­tos», recal­có Múgi­ca Her­zog.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que des­de noviem­bre han tras­cen­di­do varios epi­so­dios de deten­cio­nes de poli­cia­les por agre­sio­nes en comi­sa­ría, según recor­dó a GARA Jor­ge del Cura, repre­sen­tan­te de la Coor­di­na­do­ra esta­tal para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra. La últi­ma, este jue­ves en Arre­ci­fe (Tene­ri­fe), don­de dos agen­tes fue­ron dete­ni­dos y otros cua­tro están acu­sa­dos de pro­pi­nar una pali­za a dos her­ma­nos arres­ta­dos por una pelea calle­je­ra. «Tam­bién ha habi­do deten­cio­nes en Mallor­ca o en Valen­cia, así que si Múgi­ca no los ha vis­to será por­que no los ha que­ri­do ver», sub­ra­yó Del Cura.

Ade­más, en estos meses se ha cono­ci­do tam­bién la acu­sa­ción fis­cal con­tra diez guar­dias civi­les a quie­nes atri­bu­ye tor­tu­ras y mal­tra­tos a los vas­cos Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en enero de 2008. El escri­to de acu­sa­ción no reca­bó nin­gu­na valo­ra­ción del Gobierno espa­ñol, por lo que se da por segu­ro que no se han toma­do medi­das con­tra los impu­tados. De hecho, el minis­tro del Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, defen­dió que sus heri­das no corres­pon­dían a tor­tu­ras, sino a un enfren­ta­mien­to pro­du­ci­do en la deten­ción.

Tras obviar estas cues­tio­nes, Múgi­ca puso todo el foco sobre estas visi­tas. Afir­mó que pedi­rán inclu­so «un incre­men­to de dota­cio­nes en nues­tro pró­xi­mo pre­su­pues­to». En cual­quier caso, el pre­si­den­te del Sena­do y tam­bién diri­gen­te del PSE, Javier Rojo, vio nece­sa­rio mati­zar que «esto no obe­de­ce a que en Espa­ña exis­ta un pro­ble­ma de tor­tu­ras, sino a la nece­si­dad de la pre­ven­ción median­te visi­tas sor­pre­si­vas y regu­la­res».

¿Por qué no al juez?

Estas expli­ca­cio­nes fue­ron escu­cha­das por el vice­pre­si­den­te del Sub­co­mi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra de la ONU, Mario Corio­lano, que acon­se­jó repe­tir las visi­tas a los mis­mos cen­tros de modo perió­di­co para que los poli­cías «sepan que están con­tro­la­dos».

Estas ins­tan­cias de la ONU han inci­di­do reite­ra­da­men­te en que la mejor fór­mu­la de eli­mi­nar las tor­tu­ras es supri­mir la inco­mu­ni­ca­ción. Corio­lano aña­dió ayer que lo más desea­ble sería que no haya inte­rro­ga­to­rios en los cala­bo­zos, sino que los dete­ni­dos sean lle­va­dos direc­ta­men­te ante el juez.

El res­to de orga­ni­za­cio­nes inter­vi­nien­tes dije­ron que segui­rán «con mucho inte­rés» las accio­nes de este Meca­nis­mo, en pala­bras de Mark Thom­son (Aso­cia­ción para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, de Gine­bra). Este­ban Bel­trán (Amnis­tía Inter­na­cio­nal) con­si­de­ró que la tor­tu­ra «no tie­ne final, pero se pue­de redu­cir» Y Fer­nan­do Mari­ño (Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la ONU) ins­tó a no actuar cuan­do haya denun­cias, sino antes.

Según supo GARA, la sesión fue ocul­ta­da a la coor­di­na­do­ra que agru­pa a orga­ni­za­cio­nes del esta­do (entre ellas TAT, Beha­to­kia, Gura­soak o Etxe­rat). El 19 de abril escri­bie­ron a Múgi­ca para pedir­le infor­ma­ción sobre el Meca­nis­mo, pero éste se limi­tó a res­pon­der­les que «vie­ne fun­cio­nan­do con total nor­ma­li­dad». Ade­más, indi­có que no pien­sa nom­brar el pre­cep­ti­vo Con­se­jo Ase­sor por aho­ra; ale­ga que su man­da­to con­clu­ye pron­to y aña­de que «su inexis­ten­cia no impi­de el fun­cio­na­mien­to del Meca­nis­mo».

El jui­cio por tor­tu­ras a Por­tu y Sara­so­la será en octu­bre

El jui­cio con­tra quin­ce guar­dias civi­les acu­sa­dos de tor­tu­ras y mal­tra­tos a Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la ha que­da­do fija­do para el pró­xi­mo mes de octu­bre. La noti­cia se cono­ce curio­sa­men­te des­pués de que ambos hayan sido juz­ga­dos en la Audien­cia Nacio­nal jun­to a Mikel San Sebas­tián ‑dete­ni­do más tar­de en el Esta­do fran­cés- sin espe­rar a que se resuel­va si sus decla­ra­cio­nes poli­cia­les fue­ron o no for­za­das por la Guar­dia Civil. Las auto­in­cul­pa­cio­nes, ade­más, supo­nen el prin­ci­pal ele­men­to uti­li­za­do por las acu­sa­cio­nes para atri­buir­les la auto­ría de la explo­sión de la T‑4 de Bara­jas, por la que se ha pro­du­ci­do una peti­ción fis­cal final de 1.120 años de cár­cel para cada uno.

En la pri­me­ra sesión de este jui­cio, Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la hicie­ron alu­sión a las tor­tu­ras pade­ci­das, una denun­cia que ava­la tam­bién la Fis­ca­lía de Gipuz­koa al impu­tar a diez guar­dias civi­les. Por­tu, en con­cre­to, expli­có al tri­bu­nal que no iba a decla­rar por­que todo lo que tenía que decir en la sala ya lo expre­só en su denun­cia judi­cial de tor­tu­ras. Sin embar­go, la agen­cia Efe dis­tri­bu­yó una ver­sión dife­ren­te, basa­da en un error ini­cial de tra­duc­ción que lue­go fue sub­sa­na­do, según la cual Por­tu dijo que todo lo que tenía que decla­rar lo había hecho «bajo tor­tu­ras». Esta ver­sión inco­rrec­ta fue repro­du­ci­da tam­bién por GARA y dis­tor­sio­na­ba com­ple­ta­men­te el sen­ti­do de las pala­bras del pre­so vas­co.

Duran­te el jui­cio pla­neó la som­bra de la tor­tu­ra, aun­que el asun­to no era juz­ga­do en esta vis­ta, sino en la que se cele­bra­rá en Donos­tia. Las acu­sa­cio­nes no han duda­do en usar los tes­ti­mo­nios obte­ni­dos en los cala­bo­zos como prue­ba, pese a la pro­ba­bi­li­dad de que fue­ran obte­ni­dos median­te tor­tu­ras (Por­tu aca­bó en la UCI). La defen­sa, por con­tra, pidió la abso­lu­ción tras recha­zar la recu­rren­te excu­sa ofi­cial que atri­bu­ye las denun­cias a un «manual de ETA». De hecho, recor­dó que San Sebas­tián no refi­rió nin­gún mal­tra­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *