Refle­xio­nes sobre la II Gue­rra Mun­dial- Valen­tin Falin

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal cele­bra el 65º ani­ver­sa­rio del fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en Europa.

Para mí y para todos los que se tem­pla­ron en el cri­sol de aque­lla con­tien­da es un moti­vo para recor­dar muchos de aque­llos momen­tos y refle­xio­nar. Los recuer­dos que me asal­tan son, en su mayo­ría, tris­tes y sus refle­xio­nes, angus­tio­sas. Creo que ya a nadie le cabe nin­gu­na duda que el cul­pa­ble de aque­lla tra­ge­dia que gol­peó a la huma­ni­dad fui­mos noso­tros, el hom­bre mis­mo. Toda­vía nos pre­gun­ta­mos cuál fue el ver­da­de­ro géne­sis de la gue­rra y por qué se pro­lon­gó tan­to. Y des­pués de tan­ta san­gre, me sor­pren­de que no sacá­ra­mos las con­clu­sio­nes ade­cua­das para evi­tar tan­tos erro­res en el futuro.

Has­ta hace poco, se con­si­de­ra­ba que la Segun­da Gue­rra Mun­dial aca­bó ofi­cial­men­te el 2 de sep­tiem­bre de 1945 a las 02:01, cuan­do Japón fir­mó su ren­di­ción. No obs­tan­te, en junio de 1994, el enton­ces pre­si­den­te de EEUU, Bill Clin­ton, ofre­ció una nue­va ver­sión sobre el tema. Según él, la II Gue­rra Mun­dial, de hecho, ter­mi­nó con el colap­so de la URSS en 1991. Y Clin­ton no es el úni­co que inter­pre­ta la his­to­ria de ese modo.

En su día, el pri­mer minis­tro de Gran Bre­ta­ña, Nevi­lle Cham­ber­lain, defi­nió el sen­ti­do de la polí­ti­ca de recon­ci­lia­ción con Ale­ma­nia, Ita­lia y Japón: «Para que viva Gran Bre­ta­ña, la Rusia Sovié­ti­ca debe des­apa­re­cer». Pero no deja­ba cla­ro quién iba a lan­zar­le el sal­va­vi­das a su país…

Pero deje­mos de un lado la teo­ría del espa­cio vital (Lebens­raum) que cons­ti­tuía el núcleo de la ideo­lo­gía de Hitler, y el con­cep­to de esfe­ra de copros­pe­ri­dad de Asia Orien­tal pro­cla­ma­do por Japón. Tan sólo qui­sie­ra men­cio­nar dos ini­cia­ti­vas desa­rro­lla­das tras la Pri­me­ra y la Segun­da Gue­rras Mun­dia­les que des­ve­lan los ver­da­de­ros pla­nes de los par­ti­da­rios de la Pax Ame­ri­ca­na, o sea, Paz Esta­dou­ni­den­se, de aque­llos días res­pec­to a la Rusia Sovié­ti­ca. Se tra­ta de la Ope­ra­ción Dropshot, desa­rro­lla­da en 1949, que defi­nió la estra­te­gia a seguir por EEUU y la OTAN que se basa­ba en un ata­que sor­pre­sa median­te el lan­za­mien­to de bom­bas ató­mi­cas sobre las prin­ci­pa­les ciu­da­des sovié­ti­cas, asu­mien­do un lar­go perio­do de gue­rra con­ven­cio­nal entre la OTAN y la URSS antes de que cual­quier par­te emplea­ra la fuer­za nuclear.

La segun­da ini­cia­ti­va fue el lla­ma­do Plan de Paz entre­ga­do a la dele­ga­ción esta­dou­ni­den­se en la con­fe­ren­cia de Ver­sa­lles cele­bra­da en 1919 que ofi­cial­men­te ponía fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mundial.

Estoy de acuer­do con Bill Clin­ton en que la Gue­rra Fría y la Segun­da Gue­rra Mun­dial están vin­cu­la­das entre sí, pero por su núcleo común era la ruso­fo­bia. En reali­dad, la II Gue­rra Mun­dial empe­zó mucho antes de su ini­cio ofi­cial, cuan­do la Ale­ma­nia nazi inva­dió Polo­nia en 1939. Para­dó­ji­ca­men­te, todo lo que pre­ce­dió a la ope­ra­ción Fall Weiss (inva­sión de Polo­nia) fue pasa­do por alto y no fue con­si­de­ra­do como casus belli. Qui­zás por­que duran­te esos años todas las agre­sio­nes direc­tas o indi­rec­tas en el mar­co inter­na­cio­nal habían sido lle­va­das a cabo según pla­nes con­jun­tos de los paí­ses lla­ma­dos demo­crá­ti­cos. En este sen­ti­do con­vie­ne recor­dar, por ejem­plo, la divi­sión que se hizo en diciem­bre de 1917 de Rusia en dife­ren­tes áreas de ope­ra­cio­nes de com­ba­te, y la intro­mi­sión de los ejér­ci­tos occi­den­ta­les para inten­tar aca­bar con la revo­lu­ción socialista.

Pase­mos a los años 30. Japón inva­dió Chi­na el 1 de sep­tiem­bre de 1939, y los chi­nos per­die­ron vein­te millo­nes de hom­bres. El balan­ce total de las víc­ti­mas de la Segun­da Gue­rra Mun­dial no tie­ne en cuen­ta las pér­di­das de Chi­na pro­vo­ca­das por esta agre­sión y que fue­ron más de 35 millo­nes en total. Tam­po­co se inclu­yen las víc­ti­mas etío­pes, espa­ño­las, viet­na­mi­tas, indo­ne­sias y las de otras muchas nacio­na­li­da­des que tam­bién caye­ron duran­te la con­fla­gra­ción mun­dial. ¿Cómo es posi­ble que se haya calla­do todo esto? ¿Dón­de están los defen­so­res de los dere­chos humanos?

Japón argu­men­tó que nun­ca decla­ró la gue­rra a Chi­na ni a nin­gún otro pue­blo del Asia Orien­tal, sino que solo reali­zó expe­di­cio­nes por la zona. Ita­lia sim­ple­men­te se ane­xio­nó la débil Etio­pía con el obje­ti­vo de res­ta­ble­cer el Nue­vo Impe­rio Romano según los pla­nes de Beni­to Mus­so­li­ni. Por lo que res­pec­ta a Hun­gría, Aus­tria y a la enton­ces Che­cos­lo­va­quia, tan sólo fue­ron ocu­pa­dos para limar las aris­tas que que­da­ban tras la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles en 1919. Es decir, se pro­du­je­ron evi­den­tes agre­sio­nes que nun­ca fue­ron cata­lo­ga­das como guerras.

Ale­ma­nia inva­dió Polo­nia sin decla­rar la gue­rra. Tam­po­co lo hizo cuan­do la Wehr­macht ocu­pó Dina­mar­ca, Norue­ga, Yugos­la­via, ni cuan­do irrum­pió en el terri­to­rio de la URSS. Japón lan­zó su famo­so ata­que a Pearl Har­bor sin nece­si­dad de que media­ra una decla­ra­ción for­mal de gue­rra. Y si Lon­dres y París no le hubie­ran decla­ra­do la gue­rra a la Ale­ma­nia nazi en res­pues­ta a la ocu­pa­ción de Polo­nia, la ope­ra­ción, Fall Weiss bien habría podi­do cali­fi­car­se de expe­di­ción, de con­flic­to regio­nal.

La His­to­ria Ofi­cial de la Gue­rra en Asia Orien­tal publi­ca­da en 1966 – 1988, que abar­ca 102 tomos, seña­la que los cul­pa­bles del con­flic­to fue­ron EEUU, Gran Bre­ta­ña y la Unión Sovié­ti­ca, o sea, los paí­ses que inten­ta­ron impe­dir el cre­ci­mien­to natu­ral de paí­ses emer­gen­tes de la región. En sep­tiem­bre de 1931, Henry Lewis Stim­son, el Secre­ta­rio de Esta­do de EEUU del gabi­ne­te del pre­si­den­te Her­bert Clark Hoo­ver (1929−1933) y Secre­ta­rio de Gue­rra duran­te el man­da­to de Fran­klin Delano Roo­se­velt (1933−1945), dijo abier­ta­men­te: «El inci­den­te de Muk­den ha dado ini­cio a la Segun­da Gue­rra Mun­dial». El inci­den­te de Muk­den tuvo lugar el 18 de sep­tiem­bre de 1931 en el nor­te de Man­chu­ria, cuan­do un tra­mo del Ferro­ca­rril del Sur de Man­chu­ria, com­pa­ñía japo­ne­sa, fue dina­mi­ta­do. Yo sus­cri­bo esta opinión.

¿Hubie­ra sido parar a Japón, Ale­ma­nia e Ita­lia antes de que arras­tra­ran a la huma­ni­dad al infierno? La res­pues­ta está en los docu­men­tos bri­tá­ni­cos y esta­dou­ni­den­ses. Un sis­te­ma de segu­ri­dad colec­ti­va podría haber garan­ti­za­do la paz en Euro­pa y en Asia. Mos­cú hizo pro­pues­tas en este sen­ti­do en reite­ra­das oca­sio­nes, pero una alian­za de este tipo con la Unión Sovié­ti­ca no entra­ba en los pla­nes de las demo­cra­cias mundiales.

Cham­ber­lain no hubie­ra sopor­ta­do si Che­cos­lo­va­quia se hubie­ra sal­va­do gra­cias a la URSS. En 1939, al estu­diar los pla­nes sovié­ti­cos diri­gi­dos a poner una barre­ra a la agre­sión nazi, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co decla­ró que «pre­fe­ri­ría pre­sen­tar la dimi­sión a fir­mar un con­ve­nio con la URSS». Con esto la vio­len­cia salió ganando.

¿Pla­nea­ban los paí­ses euro­peos ade­lan­tar en unos dos años el fin de la gue­rra?. Mate­ria­les del depar­ta­men­to mili­tar esta­dou­ni­den­se y de la Casa Blan­ca evi­den­cian que el Ter­cer Reich habría reco­no­ci­do su derro­ta en 1942 o, como mucho, en verano de 1943. Los docu­men­tos de Wins­ton Chur­cill tam­bién res­pal­dan esta afir­ma­ción. ¡Cuán­tas vidas y cuán­tas ciu­da­des se habrían podi­do sal­var! El mun­do habría teni­do otro aspec­to, si hubie­ra ter­mi­na­do el horror en 1942 ó 1943.

¿Fue una sim­ple indi­fe­ren­cia y menos­pre­cio por el dolor ajeno lo qué impi­dió aca­bar con aque­lla ya inú­til car­ni­ce­ría? ¿O fue pro­duc­to de un frío y maquia­vé­li­co cálcu­lo «Que se maten los ale­ma­nes y los rusos unos a otros, y cuan­tos más mejor»? (Harry S. Tru­man, junio de 1941). Estas pau­tas estra­té­gi­cas se pusie­ron en evi­den­cia en la pri­ma­ve­ra de 1945. Her­bert Hoo­ver se expre­só en tér­mi­nos muy parecidos.

El cri­sol de la locu­ra de la gue­rra debía libe­rar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de sus fobias y vicios. Cita­ré el dis­cur­so de Roo­se­velt ante el Con­gre­so de EEUU del 1 mar­zo 1945: «El Uni­ver­so que cons­trui­mos no pue­de ser esta­dou­ni­den­se, bri­tá­ni­co, ruso, fran­cés o chino. No pue­de ser un Uni­ver­so de gran­des o peque­ñas nacio­nes. Cons­trui­mos un mun­do que se cimen­ta­rá en los esfuer­zos con­jun­tos de todos los paí­ses». El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se insis­tía en «poner fin a las accio­nes uni­la­te­ra­les, a los blo­ques ais­la­dos, a las esfe­ras de influen­cia, al equi­li­brio de fuer­zas y a todos los méto­dos simi­la­res que se han esta­do apli­can­do duran­te muchos siglos pero que nun­ca han teni­do un éxi­to com­ple­to». Roo­se­velt advir­tió que si los esta­dou­ni­den­ses no cum­plían los com­pro­mi­sos reco­gi­dos en Tehe­rán y Yal­ta, «serían res­pon­sa­bles de un nue­vo con­flic­to internacional».

¿Cuál fue la reac­ción del gobierno sovié­ti­co a las tesis de Roo­se­velt? En mar­zo de 1945, Sta­lin for­mu­la­ba las direc­tri­ces maes­tras de su polí­ti­ca: la esci­sión de Ale­ma­nia con­tra­de­cía los intere­ses estra­té­gi­cos de la URSS y se hacía nece­sa­rio desa­rro­llar una rela­ción de bue­na vecin­dad con los paí­ses limí­tro­fes sin impo­ner­les el mode­lo social y eco­nó­mi­co implan­ta­do en la URSS. El enten­di­mien­to mutuo con EEUU y el man­te­ni­mien­to del capi­tal polí­ti­co con­se­gui­do duran­te el perio­do de la coa­li­ción con­tra la Ale­ma­nia nazi se daban por hechos.

Los hechos his­tó­ri­cos no tie­nen fecha de cadu­ci­dad; ni siquie­ra los dio­ses, según creían los anti­guos grie­gos, podían borrar lo ocu­rri­do. Sin embar­go, el mun­do de la polí­ti­ca no res­pe­ta esta regla de oro. Tras la muer­te ful­mi­nan­te de Roo­se­velt el 12 de abril de 1945, la pos­tu­ra de Washing­ton cam­bió drás­ti­ca­men­te. En EEUU y en sus paí­ses alia­dos lle­ga­ron al poder frac­cio­nes que no daban la pre­fe­ren­cia a la fuer­za del dere­cho sino úni­ca­men­te al dere­cho de la fuer­za, y deci­die­ron que era anti­na­tu­ral con­ti­nuar coope­ran­do con la URSS.

En mar­zo de 1945, el pri­mer minis­tro Chur­chill se encar­gó de desa­rro­llar la Ope­ra­ción Impen­sa­ble, un plan bri­tá­ni­co para ata­car a la Unión Sovié­ti­ca. Se que­ría ini­ciar la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial con el obje­ti­vo de derro­tar total­men­te a la Rusia Sovié­ti­ca el 1 de julio de 1945. Chur­chill deci­dió atraer las divi­sio­nes de la Wehr­macht inter­na­das en Schles­wig-Hols­tein y en el sur de Dina­mar­ca para par­ti­ci­par en la ofen­si­va con­tra la URSS.

La razón por la cual estos mons­truo­sos pla­nes no se lle­va­ran a cabo ya care­ce de impor­tan­cia. No se hicie­ron reali­dad, en par­te por­que la Gue­rra Fría, en esen­cia, fue la ver­sión esta­dou­ni­den­se de la Ope­ra­ción Impen­sa­ble. Este últi­mo capí­tu­lo de la Segun­da Gue­rra Mun­dial con­su­mió mucho más recur­sos que la mayo­ría de los con­flic­tos arma­dos en la his­to­ria de la huma­ni­dad. No se repa­ró en gas­tos. Se pusie­ron en jue­go todos los medios para eli­mi­nar el prin­ci­pal obs­tácu­lo que impe­día a EEUU gober­nar el mundo.

Dios, el Inte­lec­to Supre­mo, sal­vó al mun­do del Apo­ca­lip­sis. Los habi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta se acer­ca­ron al bor­de del abis­mo en reite­ra­das oca­sio­nes y estu­vie­ron a varios metros, a varios minu­tos de lo irre­pa­ra­ble. EEUU y la URSS eran capa­ces y estu­vie­ron a pun­to de aca­bar de raíz con la vida bio­ló­gi­ca en la Tierra.

Sin embar­go, es una ilu­sión creer que des­pués de 1991 esta gue­rra ter­mi­na­ra. Washing­ton con­ti­núa con la con­tien­da uti­li­zan­do otros instrumentos.

Si la Gue­rra Fría ya es cosa del pasa­do, ¿por qué hay por el mun­do tan­tas bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y por qué sus por­ta­avio­nes sur­can cons­tan­te­men­te los mares y océa­nos del mun­do? ¿Por qué con­ti­nua la carre­ra arma­men­tis­ta? Qui­zás, alguien pue­da expli­car el moti­vo por el cual EEUU aumen­ta cons­tan­te­men­te un pre­su­pues­to mili­tar que ya supera los gas­tos mili­ta­res de todos los paí­ses del mun­do en con­jun­to, eso sin tomar en con­si­de­ra­ción los recur­sos des­ti­na­dos para el desa­rro­llo de nue­vos tipos de armamento.

Si los líde­res mun­dia­les des­ti­na­ran sólo una ter­ce­ra par­te de los recur­sos que se gas­tan en el terreno mili­tar, a luchar con­tra las enfer­me­da­des y el ham­bre, o para mejo­rar la eco­lo­gía, se garan­ti­za­ría un futu­ro mejor para toda la huma­ni­dad. Y se haría con hechos, no con fúti­les palabras.

Para lograr entrar en una nue­va era, la del siglo XXI, nece­si­ta­mos poco. Sim­ple­men­te hay que eli­mi­nar unas doc­tri­nas que ya han resul­ta­do des­men­ti­das por la his­to­ria, esas que des­car­tan la pre­sun­ción de igual­dad, las que per­mi­ten pros­pe­rar sólo a un gru­po de esco­gi­dos y las que piso­tean las nece­si­da­des de los marginados.

*Valen­tín Falin fue emba­ja­dor sovié­ti­co en la Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia, jefe de la Agen­cia de Pren­sa Novos­ti (APN) que se trans­for­mó más tar­de en RIA Novos­ti, el últi­mo jefe del Depar­ta­men­to Inter­na­cio­nal del PCUS.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.