Refle­xio­nes sobre la II Gue­rra Mun­dial- Valen­tin Falin

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal cele­bra el 65º ani­ver­sa­rio del fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en Euro­pa.

Para mí y para todos los que se tem­pla­ron en el cri­sol de aque­lla con­tien­da es un moti­vo para recor­dar muchos de aque­llos momen­tos y refle­xio­nar. Los recuer­dos que me asal­tan son, en su mayo­ría, tris­tes y sus refle­xio­nes, angus­tio­sas. Creo que ya a nadie le cabe nin­gu­na duda que el cul­pa­ble de aque­lla tra­ge­dia que gol­peó a la huma­ni­dad fui­mos noso­tros, el hom­bre mis­mo. Toda­vía nos pre­gun­ta­mos cuál fue el ver­da­de­ro géne­sis de la gue­rra y por qué se pro­lon­gó tan­to. Y des­pués de tan­ta san­gre, me sor­pren­de que no sacá­ra­mos las con­clu­sio­nes ade­cua­das para evi­tar tan­tos erro­res en el futu­ro.

Has­ta hace poco, se con­si­de­ra­ba que la Segun­da Gue­rra Mun­dial aca­bó ofi­cial­men­te el 2 de sep­tiem­bre de 1945 a las 02:01, cuan­do Japón fir­mó su ren­di­ción. No obs­tan­te, en junio de 1994, el enton­ces pre­si­den­te de EEUU, Bill Clin­ton, ofre­ció una nue­va ver­sión sobre el tema. Según él, la II Gue­rra Mun­dial, de hecho, ter­mi­nó con el colap­so de la URSS en 1991. Y Clin­ton no es el úni­co que inter­pre­ta la his­to­ria de ese modo.

En su día, el pri­mer minis­tro de Gran Bre­ta­ña, Nevi­lle Cham­ber­lain, defi­nió el sen­ti­do de la polí­ti­ca de recon­ci­lia­ción con Ale­ma­nia, Ita­lia y Japón: «Para que viva Gran Bre­ta­ña, la Rusia Sovié­ti­ca debe des­apa­re­cer». Pero no deja­ba cla­ro quién iba a lan­zar­le el sal­va­vi­das a su país…

Pero deje­mos de un lado la teo­ría del espa­cio vital (Lebens­raum) que cons­ti­tuía el núcleo de la ideo­lo­gía de Hitler, y el con­cep­to de esfe­ra de copros­pe­ri­dad de Asia Orien­tal pro­cla­ma­do por Japón. Tan sólo qui­sie­ra men­cio­nar dos ini­cia­ti­vas desa­rro­lla­das tras la Pri­me­ra y la Segun­da Gue­rras Mun­dia­les que des­ve­lan los ver­da­de­ros pla­nes de los par­ti­da­rios de la Pax Ame­ri­ca­na, o sea, Paz Esta­dou­ni­den­se, de aque­llos días res­pec­to a la Rusia Sovié­ti­ca. Se tra­ta de la Ope­ra­ción Dropshot, desa­rro­lla­da en 1949, que defi­nió la estra­te­gia a seguir por EEUU y la OTAN que se basa­ba en un ata­que sor­pre­sa median­te el lan­za­mien­to de bom­bas ató­mi­cas sobre las prin­ci­pa­les ciu­da­des sovié­ti­cas, asu­mien­do un lar­go perio­do de gue­rra con­ven­cio­nal entre la OTAN y la URSS antes de que cual­quier par­te emplea­ra la fuer­za nuclear.

La segun­da ini­cia­ti­va fue el lla­ma­do Plan de Paz entre­ga­do a la dele­ga­ción esta­dou­ni­den­se en la con­fe­ren­cia de Ver­sa­lles cele­bra­da en 1919 que ofi­cial­men­te ponía fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Estoy de acuer­do con Bill Clin­ton en que la Gue­rra Fría y la Segun­da Gue­rra Mun­dial están vin­cu­la­das entre sí, pero por su núcleo común era la ruso­fo­bia. En reali­dad, la II Gue­rra Mun­dial empe­zó mucho antes de su ini­cio ofi­cial, cuan­do la Ale­ma­nia nazi inva­dió Polo­nia en 1939. Para­dó­ji­ca­men­te, todo lo que pre­ce­dió a la ope­ra­ción Fall Weiss (inva­sión de Polo­nia) fue pasa­do por alto y no fue con­si­de­ra­do como casus belli. Qui­zás por­que duran­te esos años todas las agre­sio­nes direc­tas o indi­rec­tas en el mar­co inter­na­cio­nal habían sido lle­va­das a cabo según pla­nes con­jun­tos de los paí­ses lla­ma­dos demo­crá­ti­cos. En este sen­ti­do con­vie­ne recor­dar, por ejem­plo, la divi­sión que se hizo en diciem­bre de 1917 de Rusia en dife­ren­tes áreas de ope­ra­cio­nes de com­ba­te, y la intro­mi­sión de los ejér­ci­tos occi­den­ta­les para inten­tar aca­bar con la revo­lu­ción socia­lis­ta.

Pase­mos a los años 30. Japón inva­dió Chi­na el 1 de sep­tiem­bre de 1939, y los chi­nos per­die­ron vein­te millo­nes de hom­bres. El balan­ce total de las víc­ti­mas de la Segun­da Gue­rra Mun­dial no tie­ne en cuen­ta las pér­di­das de Chi­na pro­vo­ca­das por esta agre­sión y que fue­ron más de 35 millo­nes en total. Tam­po­co se inclu­yen las víc­ti­mas etío­pes, espa­ño­las, viet­na­mi­tas, indo­ne­sias y las de otras muchas nacio­na­li­da­des que tam­bién caye­ron duran­te la con­fla­gra­ción mun­dial. ¿Cómo es posi­ble que se haya calla­do todo esto? ¿Dón­de están los defen­so­res de los dere­chos huma­nos?

Japón argu­men­tó que nun­ca decla­ró la gue­rra a Chi­na ni a nin­gún otro pue­blo del Asia Orien­tal, sino que solo reali­zó expe­di­cio­nes por la zona. Ita­lia sim­ple­men­te se ane­xio­nó la débil Etio­pía con el obje­ti­vo de res­ta­ble­cer el Nue­vo Impe­rio Romano según los pla­nes de Beni­to Mus­so­li­ni. Por lo que res­pec­ta a Hun­gría, Aus­tria y a la enton­ces Che­cos­lo­va­quia, tan sólo fue­ron ocu­pa­dos para limar las aris­tas que que­da­ban tras la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles en 1919. Es decir, se pro­du­je­ron evi­den­tes agre­sio­nes que nun­ca fue­ron cata­lo­ga­das como gue­rras.

Ale­ma­nia inva­dió Polo­nia sin decla­rar la gue­rra. Tam­po­co lo hizo cuan­do la Wehr­macht ocu­pó Dina­mar­ca, Norue­ga, Yugos­la­via, ni cuan­do irrum­pió en el terri­to­rio de la URSS. Japón lan­zó su famo­so ata­que a Pearl Har­bor sin nece­si­dad de que media­ra una decla­ra­ción for­mal de gue­rra. Y si Lon­dres y París no le hubie­ran decla­ra­do la gue­rra a la Ale­ma­nia nazi en res­pues­ta a la ocu­pa­ción de Polo­nia, la ope­ra­ción, Fall Weiss bien habría podi­do cali­fi­car­se de expe­di­ción, de con­flic­to regio­nal.

La His­to­ria Ofi­cial de la Gue­rra en Asia Orien­tal publi­ca­da en 1966 – 1988, que abar­ca 102 tomos, seña­la que los cul­pa­bles del con­flic­to fue­ron EEUU, Gran Bre­ta­ña y la Unión Sovié­ti­ca, o sea, los paí­ses que inten­ta­ron impe­dir el cre­ci­mien­to natu­ral de paí­ses emer­gen­tes de la región. En sep­tiem­bre de 1931, Henry Lewis Stim­son, el Secre­ta­rio de Esta­do de EEUU del gabi­ne­te del pre­si­den­te Her­bert Clark Hoo­ver (1929−1933) y Secre­ta­rio de Gue­rra duran­te el man­da­to de Fran­klin Delano Roo­se­velt (1933−1945), dijo abier­ta­men­te: «El inci­den­te de Muk­den ha dado ini­cio a la Segun­da Gue­rra Mun­dial». El inci­den­te de Muk­den tuvo lugar el 18 de sep­tiem­bre de 1931 en el nor­te de Man­chu­ria, cuan­do un tra­mo del Ferro­ca­rril del Sur de Man­chu­ria, com­pa­ñía japo­ne­sa, fue dina­mi­ta­do. Yo sus­cri­bo esta opi­nión.

¿Hubie­ra sido parar a Japón, Ale­ma­nia e Ita­lia antes de que arras­tra­ran a la huma­ni­dad al infierno? La res­pues­ta está en los docu­men­tos bri­tá­ni­cos y esta­dou­ni­den­ses. Un sis­te­ma de segu­ri­dad colec­ti­va podría haber garan­ti­za­do la paz en Euro­pa y en Asia. Mos­cú hizo pro­pues­tas en este sen­ti­do en reite­ra­das oca­sio­nes, pero una alian­za de este tipo con la Unión Sovié­ti­ca no entra­ba en los pla­nes de las demo­cra­cias mun­dia­les.

Cham­ber­lain no hubie­ra sopor­ta­do si Che­cos­lo­va­quia se hubie­ra sal­va­do gra­cias a la URSS. En 1939, al estu­diar los pla­nes sovié­ti­cos diri­gi­dos a poner una barre­ra a la agre­sión nazi, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co decla­ró que «pre­fe­ri­ría pre­sen­tar la dimi­sión a fir­mar un con­ve­nio con la URSS». Con esto la vio­len­cia salió ganan­do.

¿Pla­nea­ban los paí­ses euro­peos ade­lan­tar en unos dos años el fin de la gue­rra?. Mate­ria­les del depar­ta­men­to mili­tar esta­dou­ni­den­se y de la Casa Blan­ca evi­den­cian que el Ter­cer Reich habría reco­no­ci­do su derro­ta en 1942 o, como mucho, en verano de 1943. Los docu­men­tos de Wins­ton Chur­cill tam­bién res­pal­dan esta afir­ma­ción. ¡Cuán­tas vidas y cuán­tas ciu­da­des se habrían podi­do sal­var! El mun­do habría teni­do otro aspec­to, si hubie­ra ter­mi­na­do el horror en 1942 ó 1943.

¿Fue una sim­ple indi­fe­ren­cia y menos­pre­cio por el dolor ajeno lo qué impi­dió aca­bar con aque­lla ya inú­til car­ni­ce­ría? ¿O fue pro­duc­to de un frío y maquia­vé­li­co cálcu­lo «Que se maten los ale­ma­nes y los rusos unos a otros, y cuan­tos más mejor»? (Harry S. Tru­man, junio de 1941). Estas pau­tas estra­té­gi­cas se pusie­ron en evi­den­cia en la pri­ma­ve­ra de 1945. Her­bert Hoo­ver se expre­só en tér­mi­nos muy pare­ci­dos.

El cri­sol de la locu­ra de la gue­rra debía libe­rar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de sus fobias y vicios. Cita­ré el dis­cur­so de Roo­se­velt ante el Con­gre­so de EEUU del 1 mar­zo 1945: «El Uni­ver­so que cons­trui­mos no pue­de ser esta­dou­ni­den­se, bri­tá­ni­co, ruso, fran­cés o chino. No pue­de ser un Uni­ver­so de gran­des o peque­ñas nacio­nes. Cons­trui­mos un mun­do que se cimen­ta­rá en los esfuer­zos con­jun­tos de todos los paí­ses». El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se insis­tía en «poner fin a las accio­nes uni­la­te­ra­les, a los blo­ques ais­la­dos, a las esfe­ras de influen­cia, al equi­li­brio de fuer­zas y a todos los méto­dos simi­la­res que se han esta­do apli­can­do duran­te muchos siglos pero que nun­ca han teni­do un éxi­to com­ple­to». Roo­se­velt advir­tió que si los esta­dou­ni­den­ses no cum­plían los com­pro­mi­sos reco­gi­dos en Tehe­rán y Yal­ta, «serían res­pon­sa­bles de un nue­vo con­flic­to inter­na­cio­nal».

¿Cuál fue la reac­ción del gobierno sovié­ti­co a las tesis de Roo­se­velt? En mar­zo de 1945, Sta­lin for­mu­la­ba las direc­tri­ces maes­tras de su polí­ti­ca: la esci­sión de Ale­ma­nia con­tra­de­cía los intere­ses estra­té­gi­cos de la URSS y se hacía nece­sa­rio desa­rro­llar una rela­ción de bue­na vecin­dad con los paí­ses limí­tro­fes sin impo­ner­les el mode­lo social y eco­nó­mi­co implan­ta­do en la URSS. El enten­di­mien­to mutuo con EEUU y el man­te­ni­mien­to del capi­tal polí­ti­co con­se­gui­do duran­te el perio­do de la coa­li­ción con­tra la Ale­ma­nia nazi se daban por hechos.

Los hechos his­tó­ri­cos no tie­nen fecha de cadu­ci­dad; ni siquie­ra los dio­ses, según creían los anti­guos grie­gos, podían borrar lo ocu­rri­do. Sin embar­go, el mun­do de la polí­ti­ca no res­pe­ta esta regla de oro. Tras la muer­te ful­mi­nan­te de Roo­se­velt el 12 de abril de 1945, la pos­tu­ra de Washing­ton cam­bió drás­ti­ca­men­te. En EEUU y en sus paí­ses alia­dos lle­ga­ron al poder frac­cio­nes que no daban la pre­fe­ren­cia a la fuer­za del dere­cho sino úni­ca­men­te al dere­cho de la fuer­za, y deci­die­ron que era anti­na­tu­ral con­ti­nuar coope­ran­do con la URSS.

En mar­zo de 1945, el pri­mer minis­tro Chur­chill se encar­gó de desa­rro­llar la Ope­ra­ción Impen­sa­ble, un plan bri­tá­ni­co para ata­car a la Unión Sovié­ti­ca. Se que­ría ini­ciar la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial con el obje­ti­vo de derro­tar total­men­te a la Rusia Sovié­ti­ca el 1 de julio de 1945. Chur­chill deci­dió atraer las divi­sio­nes de la Wehr­macht inter­na­das en Schles­wig-Hols­tein y en el sur de Dina­mar­ca para par­ti­ci­par en la ofen­si­va con­tra la URSS.

La razón por la cual estos mons­truo­sos pla­nes no se lle­va­ran a cabo ya care­ce de impor­tan­cia. No se hicie­ron reali­dad, en par­te por­que la Gue­rra Fría, en esen­cia, fue la ver­sión esta­dou­ni­den­se de la Ope­ra­ción Impen­sa­ble. Este últi­mo capí­tu­lo de la Segun­da Gue­rra Mun­dial con­su­mió mucho más recur­sos que la mayo­ría de los con­flic­tos arma­dos en la his­to­ria de la huma­ni­dad. No se repa­ró en gas­tos. Se pusie­ron en jue­go todos los medios para eli­mi­nar el prin­ci­pal obs­tácu­lo que impe­día a EEUU gober­nar el mun­do.

Dios, el Inte­lec­to Supre­mo, sal­vó al mun­do del Apo­ca­lip­sis. Los habi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta se acer­ca­ron al bor­de del abis­mo en reite­ra­das oca­sio­nes y estu­vie­ron a varios metros, a varios minu­tos de lo irre­pa­ra­ble. EEUU y la URSS eran capa­ces y estu­vie­ron a pun­to de aca­bar de raíz con la vida bio­ló­gi­ca en la Tie­rra.

Sin embar­go, es una ilu­sión creer que des­pués de 1991 esta gue­rra ter­mi­na­ra. Washing­ton con­ti­núa con la con­tien­da uti­li­zan­do otros ins­tru­men­tos.

Si la Gue­rra Fría ya es cosa del pasa­do, ¿por qué hay por el mun­do tan­tas bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y por qué sus por­ta­avio­nes sur­can cons­tan­te­men­te los mares y océa­nos del mun­do? ¿Por qué con­ti­nua la carre­ra arma­men­tis­ta? Qui­zás, alguien pue­da expli­car el moti­vo por el cual EEUU aumen­ta cons­tan­te­men­te un pre­su­pues­to mili­tar que ya supera los gas­tos mili­ta­res de todos los paí­ses del mun­do en con­jun­to, eso sin tomar en con­si­de­ra­ción los recur­sos des­ti­na­dos para el desa­rro­llo de nue­vos tipos de arma­men­to.

Si los líde­res mun­dia­les des­ti­na­ran sólo una ter­ce­ra par­te de los recur­sos que se gas­tan en el terreno mili­tar, a luchar con­tra las enfer­me­da­des y el ham­bre, o para mejo­rar la eco­lo­gía, se garan­ti­za­ría un futu­ro mejor para toda la huma­ni­dad. Y se haría con hechos, no con fúti­les pala­bras.

Para lograr entrar en una nue­va era, la del siglo XXI, nece­si­ta­mos poco. Sim­ple­men­te hay que eli­mi­nar unas doc­tri­nas que ya han resul­ta­do des­men­ti­das por la his­to­ria, esas que des­car­tan la pre­sun­ción de igual­dad, las que per­mi­ten pros­pe­rar sólo a un gru­po de esco­gi­dos y las que piso­tean las nece­si­da­des de los mar­gi­na­dos.

*Valen­tín Falin fue emba­ja­dor sovié­ti­co en la Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia, jefe de la Agen­cia de Pren­sa Novos­ti (APN) que se trans­for­mó más tar­de en RIA Novos­ti, el últi­mo jefe del Depar­ta­men­to Inter­na­cio­nal del PCUS.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *