¡Pue­blos de Euro­pa, levan­té­mo­nos! – Boltxe Kolek­ti­boa

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Archivo

El gri­to ha lle­ga­do níti­do, deses­pe­ra­do, des­de toda Gre­cia. Pro­ce­de de gen­tes simi­la­res a noso­tras y a noso­tros, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes, fun­cio­na­rios o jubi­la­dos, pro­ce­de de tra­ba­ja­do­res en des­em­pleo. Y el prin­ci­pio del Inter­na­cio­na­lis­mo nos obli­ga a res­pon­der. ¿De qué sir­ve tan­ta retó­ri­ca, tan­to ismo sec­ta­rio si cuan­do toca res­pon­der, falla­mos? ¿de qué sir­ve?. Hay que rea­li­zar una ape­la­ción a quie­nes tie­nen las posi­bi­li­da­des de movi­li­zar­nos, a quie­nes en Eus­kal Herria esta­mos afi­lia­dos a la Fede­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial, a su Secre­ta­ria­do Euro­peo, a la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, pero tam­bién a cada colec­ti­vo, a cada sigla.¡Pro­le­ta­rios del mun­do, uníos!, es nues­tro gri­to de gue­rra y de paz. Y esa uni­dad no apa­re­ce por nin­gu­na par­te. La car­ga que ha asu­mi­do el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Grie­go es dema­sia­do pesa­da para depo­si­tar­la solo sobre sus espal­das.

Por­que hoy, todas las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras con con­cien­cia de cla­se y anti capi­ta­lis­tas for­ma­mos par­te de este pri­mer des­ta­ca­men­to de la Resis­ten­cia Popu­lar a las bar­ba­ri­da­des del Impe­ria­lis­mo y sus super estruc­tu­ras espe­cu­la­ti­vas. Sin reser­vas, sin palia­ti­vos, esta­mos lla­ma­dos a esta lucha. Nues­tro silen­cio ali­men­ta la vio­len­cia poli­cial, la ter­gi­ver­sa­ción mediá­ti­ca. En Gre­cia el gran capi­tal aban­do­na los ban­cos para refu­giar­se en sus into­ca­bles paraí­sos fis­ca­les. Atrás que­da el des­em­pleo y la acu­sa­ción cíni­ca a los pue­blos de los des­ma­nes de sus éli­tes finan­cie­ras y buro­crá­ti­cas. Y por aquí no pasa­mos. Los ladro­nes que se han lle­va­do los fon­dos de nues­tros pue­blos están res­pal­da­dos y cubier­tos por los par­ti­dos polí­ti­cos a los que han ceba­do en los años de bonan­za.

Cuan­do toca­ba bene­fi­cio han argu­men­ta­do que los bene­fi­cios per­te­ne­cían a las empre­sas, las deu­das sin embar­go se colo­can a las Cajas de Aho­rro y a las Hacien­das Públi­cas, la negli­gen­cia se des­pa­cha con el des­pi­do colec­ti­vo y la des­lo­ca­li­za­ción. Es un nego­cio redon­do. Hace unos meses trans­fi­rie­ron nues­tros aho­rros hacia sus ban­cos y aho­ra, sin un solo impu­tado por frau­de o mal­ver­sa­ción nos dicen que de nue­vo los tra­ba­ja­do­res somos los lla­ma­dos a levan­tar sus cri­sis.

Y lo dicen sin rubo­ri­zar­se. Su sis­te­ma está toca­do y el nues­tro está por demos­trar su capa­ci­dad de mate­ria­li­za­ción. Lo cier­to es que esta­mos en un pun­to his­tó­ri­co en el que debe­mos desa­fiar su sis­te­ma mori­bun­do con la fuer­za de nues­tro tra­ba­jo, de nues­tra teo­ría y de nues­tra prác­ti­ca.

El capi­ta­lis­mo lan­gui­de­ce y su legi­ti­mi­dad des­apa­re­ce a la mis­ma velo­ci­dad que aso­ma su caó­ti­ca y delin­cuen­cial ges­tión. Para robar no es nece­sa­rio crear facul­ta­des de eco­nó­mi­cas, se pue­de hacer fácil­men­te siguien­do a los clá­si­cos de la lite­ra­tu­ra pica­res­ca. No nos equi­vo­que­mos, el capi­ta­lis­mo care­ce de pro­yec­to social alguno, en su ago­nía va per­dien­do las for­mas y vuel­ve a reapa­re­cer su natu­ra­le­za colo­nial o cor­sa­ria. Roban, matan, tor­tu­ran pro­te­gi­dos por un sal­vo­con­duc­to del nido de víbo­ras al que ofi­cial­men­te deno­mi­nan la ONU.

En medio de su caos abso­lu­to, lle­gan a nues­tros oídos las con­sig­nas del anti capi­ta­lis­mo grie­go, dicen prin­ci­pal­men­te Peo­ples of the Euro­pe, Rise Up!…¡Pueblos de Euro­pa, levan­taos!.

Aquí está el men­sa­je. Cada Asam­blea local, cada dele­ga­da o dele­ga­do sin­di­cal, cada alcal­de o con­ce­jal aber­tza­le y socia­lis­ta, cada mili­tan­te estu­dian­til tene­mos que ser juz­ga­dos por la res­pues­ta que demos a esta peti­ción. En Eus­kal Herria y fue­ra de nues­tro país, allá don­de lle­gue está súpli­ca de cla­se que rea­li­za­mos des­de Boltxe, espe­ra­mos que el Pue­blo Her­mano Grie­go note nues­tro abra­zo soli­da­rio y nues­tro com­pro­mi­so mili­tan­te con aque­llos a los que la His­to­ria ha situa­do en la pri­me­ra línea de defen­sa de los intere­ses comu­nes de todas las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de Euro­pa y del mun­do.

Oja­lá que nos sacu­da­mos las lega­ñas y la fal­ta de refle­jos inter­na­cio­na­lis­tas para con­ver­tir en cier­to el lema de que sí tocan a un her­mano o her­ma­na tra­ba­ja­dor grie­go, nos tocan a toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Por par­te de Boltxe Kolek­ti­boa ade­lan­ta­mos nues­tra dis­po­si­ción a la movi­li­za­ción, pedi­mos enca­re­ci­da­men­te a quie­nes pue­den movi­li­zar­nos a que nos con­vo­quen a salir a las calles para res­pon­der al impe­ria­lis­mo con la exi­gen­cia bási­ca para la vic­to­ria, de la uni­dad anti capi­ta­lis­ta.

La foto toma­da en Ate­nas no pue­de ser solo un docu­men­to grá­fi­co de la revo­lu­ción de los demás, es la con­sig­na cen­tral del Movi­mien­to Anti capi­ta­lis­ta, del Anti impe­ria­lis­mo, del sin­di­ca­lis­mo de cla­se que nos con­vo­ca cada día, es el men­sa­je direc­to del com­pro­mi­so al com­pro­mi­so, del mili­tan­te al mili­tan­te. El pue­blo tra­ba­ja­dor de Gre­cia está cum­plien­do, fal­ta­mos noso­tras y noso­tros.

¡Pue­blos de Euro­pa, levan­te­mo­nos!. La foto­gra­fía es a la vez el men­sa­je, mere­ce la pena ver­la con dete­ni­mien­to, ana­li­zar­la y lan­zar­nos a cons­truir la res­pues­ta de cla­se en cada lugar en que este­mos, oja­lá que los comi­tés de apo­yo al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Grie­go se extien­dan por cada lugar en que se lean estas refle­xio­nes.

Pasa­ló! … Boltxe Kolek­ti­boa megafonos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *