¡Pue­blos de Euro­pa, levan­té­mo­nos! – Boltxe Kolektiboa

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Archivo

El gri­to ha lle­ga­do níti­do, deses­pe­ra­do, des­de toda Gre­cia. Pro­ce­de de gen­tes simi­la­res a noso­tras y a noso­tros, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes, fun­cio­na­rios o jubi­la­dos, pro­ce­de de tra­ba­ja­do­res en des­em­pleo. Y el prin­ci­pio del Inter­na­cio­na­lis­mo nos obli­ga a res­pon­der. ¿De qué sir­ve tan­ta retó­ri­ca, tan­to ismo sec­ta­rio si cuan­do toca res­pon­der, falla­mos? ¿de qué sir­ve?. Hay que rea­li­zar una ape­la­ción a quie­nes tie­nen las posi­bi­li­da­des de movi­li­zar­nos, a quie­nes en Eus­kal Herria esta­mos afi­lia­dos a la Fede­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial, a su Secre­ta­ria­do Euro­peo, a la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, pero tam­bién a cada colec­ti­vo, a cada sigla.¡Pro­le­ta­rios del mun­do, uníos!, es nues­tro gri­to de gue­rra y de paz. Y esa uni­dad no apa­re­ce por nin­gu­na par­te. La car­ga que ha asu­mi­do el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Grie­go es dema­sia­do pesa­da para depo­si­tar­la solo sobre sus espaldas.

Por­que hoy, todas las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras con con­cien­cia de cla­se y anti capi­ta­lis­tas for­ma­mos par­te de este pri­mer des­ta­ca­men­to de la Resis­ten­cia Popu­lar a las bar­ba­ri­da­des del Impe­ria­lis­mo y sus super estruc­tu­ras espe­cu­la­ti­vas. Sin reser­vas, sin palia­ti­vos, esta­mos lla­ma­dos a esta lucha. Nues­tro silen­cio ali­men­ta la vio­len­cia poli­cial, la ter­gi­ver­sa­ción mediá­ti­ca. En Gre­cia el gran capi­tal aban­do­na los ban­cos para refu­giar­se en sus into­ca­bles paraí­sos fis­ca­les. Atrás que­da el des­em­pleo y la acu­sa­ción cíni­ca a los pue­blos de los des­ma­nes de sus éli­tes finan­cie­ras y buro­crá­ti­cas. Y por aquí no pasa­mos. Los ladro­nes que se han lle­va­do los fon­dos de nues­tros pue­blos están res­pal­da­dos y cubier­tos por los par­ti­dos polí­ti­cos a los que han ceba­do en los años de bonanza.

Cuan­do toca­ba bene­fi­cio han argu­men­ta­do que los bene­fi­cios per­te­ne­cían a las empre­sas, las deu­das sin embar­go se colo­can a las Cajas de Aho­rro y a las Hacien­das Públi­cas, la negli­gen­cia se des­pa­cha con el des­pi­do colec­ti­vo y la des­lo­ca­li­za­ción. Es un nego­cio redon­do. Hace unos meses trans­fi­rie­ron nues­tros aho­rros hacia sus ban­cos y aho­ra, sin un solo impu­tado por frau­de o mal­ver­sa­ción nos dicen que de nue­vo los tra­ba­ja­do­res somos los lla­ma­dos a levan­tar sus crisis. 

Y lo dicen sin rubo­ri­zar­se. Su sis­te­ma está toca­do y el nues­tro está por demos­trar su capa­ci­dad de mate­ria­li­za­ción. Lo cier­to es que esta­mos en un pun­to his­tó­ri­co en el que debe­mos desa­fiar su sis­te­ma mori­bun­do con la fuer­za de nues­tro tra­ba­jo, de nues­tra teo­ría y de nues­tra práctica. 

El capi­ta­lis­mo lan­gui­de­ce y su legi­ti­mi­dad des­apa­re­ce a la mis­ma velo­ci­dad que aso­ma su caó­ti­ca y delin­cuen­cial ges­tión. Para robar no es nece­sa­rio crear facul­ta­des de eco­nó­mi­cas, se pue­de hacer fácil­men­te siguien­do a los clá­si­cos de la lite­ra­tu­ra pica­res­ca. No nos equi­vo­que­mos, el capi­ta­lis­mo care­ce de pro­yec­to social alguno, en su ago­nía va per­dien­do las for­mas y vuel­ve a reapa­re­cer su natu­ra­le­za colo­nial o cor­sa­ria. Roban, matan, tor­tu­ran pro­te­gi­dos por un sal­vo­con­duc­to del nido de víbo­ras al que ofi­cial­men­te deno­mi­nan la ONU. 

En medio de su caos abso­lu­to, lle­gan a nues­tros oídos las con­sig­nas del anti capi­ta­lis­mo grie­go, dicen prin­ci­pal­men­te Peo­ples of the Euro­pe, Rise Up!…¡Pueblos de Euro­pa, levan­taos!.

Aquí está el men­sa­je. Cada Asam­blea local, cada dele­ga­da o dele­ga­do sin­di­cal, cada alcal­de o con­ce­jal aber­tza­le y socia­lis­ta, cada mili­tan­te estu­dian­til tene­mos que ser juz­ga­dos por la res­pues­ta que demos a esta peti­ción. En Eus­kal Herria y fue­ra de nues­tro país, allá don­de lle­gue está súpli­ca de cla­se que rea­li­za­mos des­de Boltxe, espe­ra­mos que el Pue­blo Her­mano Grie­go note nues­tro abra­zo soli­da­rio y nues­tro com­pro­mi­so mili­tan­te con aque­llos a los que la His­to­ria ha situa­do en la pri­me­ra línea de defen­sa de los intere­ses comu­nes de todas las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de Euro­pa y del mundo.

Oja­lá que nos sacu­da­mos las lega­ñas y la fal­ta de refle­jos inter­na­cio­na­lis­tas para con­ver­tir en cier­to el lema de que sí tocan a un her­mano o her­ma­na tra­ba­ja­dor grie­go, nos tocan a toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Por par­te de Boltxe Kolek­ti­boa ade­lan­ta­mos nues­tra dis­po­si­ción a la movi­li­za­ción, pedi­mos enca­re­ci­da­men­te a quie­nes pue­den movi­li­zar­nos a que nos con­vo­quen a salir a las calles para res­pon­der al impe­ria­lis­mo con la exi­gen­cia bási­ca para la vic­to­ria, de la uni­dad anti capitalista. 

La foto toma­da en Ate­nas no pue­de ser solo un docu­men­to grá­fi­co de la revo­lu­ción de los demás, es la con­sig­na cen­tral del Movi­mien­to Anti capi­ta­lis­ta, del Anti impe­ria­lis­mo, del sin­di­ca­lis­mo de cla­se que nos con­vo­ca cada día, es el men­sa­je direc­to del com­pro­mi­so al com­pro­mi­so, del mili­tan­te al mili­tan­te. El pue­blo tra­ba­ja­dor de Gre­cia está cum­plien­do, fal­ta­mos noso­tras y nosotros.

¡Pue­blos de Euro­pa, levan­te­mo­nos!. La foto­gra­fía es a la vez el men­sa­je, mere­ce la pena ver­la con dete­ni­mien­to, ana­li­zar­la y lan­zar­nos a cons­truir la res­pues­ta de cla­se en cada lugar en que este­mos, oja­lá que los comi­tés de apo­yo al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Grie­go se extien­dan por cada lugar en que se lean estas reflexiones.

Pasa­ló! … Boltxe Kolektiboa megafonos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.