Digno de estu­dio- Mar­tin Garitano

La polí­ti­ca vas­ca ha dado espe­cí­me­nes dig­nos de estu­dio. Ha habi­do y hay, por supues­to, gen­tes dig­nas, entre­ga­das, pre­pa­ra­das y has­ta ejem­plos de dig­ni­dad en los peo­res tran­ces. Que cada cual redac­te su lista.

Pero es sabi­do que lo negro des­ta­ca siem­pre sobre lo blan­co y así bri­llan con luz pro­pia per­so­na­jes como el cho­ri­zo Rol­dán, el tram­po­si­llo Itur­gaiz, Urral­bu­ru ‑que, según sen­ten­cia, robó con fre­ne­sí de las arcas navarras‑, el inimi­ta­ble Pablo Mos­que­ra, que un buen día hizo las male­tas y vol­vió a su Gali­cia natal dejan­do empan­ta­na­dos y endeu­da­dos a todos los que embar­có en su arti­fi­cio­sa Uni­dad Ala­ve­sa, o Kepa Aules­tia, que pasó del inde­pen­den­tis­mo mar­xis­ta-leni­nis­ta al entre­ga­do «sí ine­quí­vo­co» a la Cons­ti­tu­ción española.

Muchos ya son his­to­ria, pero el manan­tial de la polí­ti­ca vas­ca no se agota.

Pre­si­de la lega­ción del PP en la CAV Anto­nio Basa­goi­ti, viz­caino de Negu­ri. De hon­das raí­ces fami­lia­res en la dic­ta­du­ra, un tipo tam­bién pecu­liar en su expre­sión, de ges­to afec­ta­do y ver­bo­rrea de cha­val de instituto.

Basa­goi­ti es aho­ra el encar­ga­do de mar­car­le el paso a Patxi López, el inme­re­ci­do lehen­da­ka­ri, y se sien­te tan a gus­to en el papel que se ha eri­gi­do tam­bién en el gran inqui­si­dor de la polí­ti­ca en esta par­te de Eus­kal Herria.

Mira con obse­sión a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, lla­ma a los medios y, sin pen­sár­se­lo mucho, pro­nun­cia sus sofla­mas: «ya no bas­ta con con­de­nar, deben pedir per­dón y acep­tar la legi­ti­mi­dad de la Cons­ti­tu­ción». Tres insen­sa­te­ces concatenadas.

Pri­me­ro, por­que en este mun­do sólo con­de­nan los jue­ces (los cre­yen­tes cree­rán que en el Jui­cio Final será su Dios quien con­de­ne o absuelva).

Segun­do, por­que si alguien debe pedir per­dón a los vas­cos es quien los ha nega­do y los nie­ga en su con­di­ción de pue­blo. Ellos son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de la per­vi­ven­cia de un con­flic­to enquis­ta­do en el siglo XXI en el cora­zón de Europa.

Y ter­ce­ro, por­que la legi­ti­mi­dad de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la en Eus­kal Herria es, sim­ple y lla­na­men­te, inexis­ten­te. Que repa­se los resul­ta­dos de aquel refe­rén­dum de chi­cha y nabo.

No se que­dan ahí las apor­ta­cio­nes de Basa­goi­ti. Es un sur­ti­dor inagotable .

Aho­ra pro­po­ne ile­ga­li­zar las lis­tas elec­to­ra­les de par­ti­dos don­de con­cu­rran per­so­nas que «hayan per­te­ne­ci­do o teni­do rela­ción con el mun­do de Bata­su­na». Empie­ce a repa­sar Basa­goi­ti y a buen segu­ro no podrá pre­sen­tar­se ni el PP. Repa­sen, repasen.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *