«Con­tra los címe­nes de estado»-Concentración en Bil­bo por Oaxa­ca y Méxi­co – Herriak Gora

Mexi­ko­ko kon­tsu­la­tua­ren aurrean (Gran Via 40), Maiatzak 4, asteartean
Fren­te al con­su­la­do de Méxi­co, Bil­bo (Gran Via 40), 4 de Mayo, martes

Una Cara­va­na Nacio­nal e Inter­na­cio­nal que inten­ta­ba lle­var ayu­da huma­ni­ta­ria a la Comu­ni­dad Autó­no­ma Tri­qui en el esta­do de Oaxa­ca el 27 de abril, fue ata­ca­da por un gru­po de para­mi­li­ta­res con el resul­ta­do de dos acti­vis­tas muer­tos y dece­nas de des­apa­re­ci­dos. La orga­ni­za­ción para­mi­li­tar Ubi­sort crea­da por el Gobierno del Esta­do de Oaxa­ca para con­tro­lar la región Tri­qui, según lucha­do­res oaxa­que­ños, vol­vió a sacar las armas aten­tan­do una vez más con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios de Oaxaca.
La agre­sión que estu­vo anun­cia­da des­de días antes de que suce­die­ra, se ori­gi­nó en el hecho de que los acti­vis­tas inde­fen­sos inten­ta­ron rom­per el cer­co ten­di­do por los agre­so­res sobre el muni­ci­pio autó­no­mo de San Juan Copa­la, don­de des­de hace meses se encuen­tran inco­mu­ni­ca­dos y sin luz eléc­tri­ca por el hecho de que­rer ser autó­no­mos, es decir, libres, es decir, ellos mismos.
Esta vio­len­cia y la pre­sen­cia de los gru­pos para­mi­li­ta­res no son posi­bles sin el con­sen­ti­mien­to, apo­yo y com­pli­ci­dad del ejér­ci­to mexi­cano, la poli­cía y las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les bien sean esta­ta­les como presidenciales.
Lamen­ta­ble­men­te no es un hecho ais­la­do sino pre­me­di­ta­do, y un sim­ple ejem­plo de los miles que cada día se come­ten en todo Méxi­co, como la situa­ción que viven día a día en las comu­ni­da­des zapa­tis­tas de Chia­pas. Y, sin poder obviar que en estos días se cum­plen 4 años de la repre­sión ejer­ci­da por el Esta­do con­tra los lucha­do­res de San Sal­va­dor Aten­co y, a fal­ta de pocos meses para que se cum­plan tam­bién 4 años del bru­tal aten­ta­do lle­va­do a cabo por los mis­mos res­pon­sa­bles de Gobier­nos tan­to esta­tal como pre­si­den­cial con­tra los pue­blos de Oaxa­ca, répli­ca de los suce­sos que enmar­can los hechos de Oaxa­ca hoy.
No han cam­bia­do los res­pon­sa­bles ni de care­ta, la san­gre sigue ponién­do­la el pue­blo, san­gre indí­ge­na que no se arro­di­lla y sigue en lucha por su auto­no­mía, sus dere­chos y su libertad.

VIVA LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN LUCHA DE MÉXICO!!

VIVA LAS LUCHAS POPULARES DE OAXACA!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.