Reus tam­bién ejer­ce el dere­cho a deci­dir- Txen­te Rekondo

Las calles y edi­fi­cios de Reus se han vis­to ador­na­dos estas sema­nas por el rojo, el color ele­gi­do por la pla­ta­for­ma Reus Deci­deix para fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta de hoy sobre la inde­pen­den­cia de la nación catalana.

Esta ciu­dad cata­la­na, capi­tal de la comar­ca del Baix Camp, ha sido his­tó­ri­ca­men­te la ciu­dad más impor­tan­te del sur del Prin­ci­pat, jun­to a Tarra­go­na, con quien siem­pre se ha mira­do de reo­jo y han man­te­ni­do una cier­ta com­pe­ten­cia. En Reus, la socie­dad civil siem­pre ha teni­do mucho peso, espe­cial­men­te en la ver­tien­te cul­tu­ral y empre­sa­rial, y hoy cer­ca de 90.000 per­so­nas están lla­ma­das a tomar par­te en esta con­sul­ta popu­lar, en los die­cio­cho cole­gios elec­to­ra­les habi­li­ta­dos por los dis­tin­tos barrios y el cen­tro de la ciudad.

La impor­tan­cia cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va de Reus es evi­den­te. Va a ser la segun­da ciu­dad, por pobla­ción y des­pués de Llei­da, don­de se cele­bra el refe­rén­dum, y su peso en el Camp de Tarra­go­na (la segun­da área más pobla­da y eco­nó­mi­ca­men­te más poten­te del Prin­ci­pat). Su impor­tan­cia ha que­da­do de mani­fies­to por el esfuer­zo y la par­ti­ci­pa­ción rea­li­za­dos por los 800 volun­ta­rios que han esta­do tra­ba­jan­do dura­men­te en estas sema­nas, así como por la elec­ción de la ciu­dad como sede nacio­nal de la cam­pa­ña del 25 de abril. En Reus se cen­tra­li­za­rá la recep­ción de votos de los 200 muni­ci­pios que votan hoy, y será tam­bién el pun­to de reu­nión de los 42 obser­va­do­res inter­na­cio­na­les invi­ta­dos y pro­ce­den­tes de Eus­kal Herria, Flan­des, Esco­cia, Cór­ce­ga, Cer­de­ña, Que­bec, Puer­to Rico, Sici­lia, Nue­va Cale­do­nia y Kabilia.

La pla­ta­for­ma local comen­zó a tomar for­ma hace algu­nos meses, «cuan­do a la vis­ta de la expe­rien­cia del pasa­do 13 de diciem­bre, don­de par­ti­ci­pa­mos como espec­ta­do­res, nos jun­ta­mos un gru­po de per­so­nas vin­cu­la­das a diver­sas enti­da­des de la ciu­dad y deci­di­mos tirar ade­lan­te con la con­sul­ta en Reus», afir­ma Biel Ferrer, por­ta­voz de la plataforma.

Tras esa deci­sión que mos­tra­ba cla­ra­men­te que Reus no podía que­dar­se al mar­gen de este pro­ce­so, se con­vo­có la pri­me­ra reu­nión infor­mal a fina­les de diciem­bre, y pos­te­rior­men­te la asam­blea cons­ti­tu­ti­va el 21 de enero de este año. A par­tir de enton­ces se ha ido exten­dien­do como una man­cha de aceite.

Más de 80 enti­da­des de todo tipo (depor­ti­vas, cul­tu­ra­les, pro­fe­sio­na­les, veci­na­les…) se han adhe­ri­do ya al lla­ma­mien­to de Reus Deci­deix. La res­pues­ta tam­bién ha sido más amplia. «Algu­nos han cola­bo­ra­do estre­cha­men­te con noso­tros, adhi­rién­do­se nomi­nal­men­te; otros han orga­ni­za­do deba­tes, colo­quios, con­fe­ren­cias, etc…; otros han envia­do infor­ma­ción a sus aso­cia­dos para fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción en la con­sul­ta…», seña­la Ferrer.

Lle­var ade­lan­te este tipo de retos no es tarea fácil, sobre todo si se tie­ne en cuen­ta que no se dis­po­ne del apo­yo ofi­cial de la Admi­nis­tra­ción ni de los meca­nis­mos eco­nó­mi­cos y mediá­ti­cos que se ponen en mar­cha cuan­do se tra­ta de con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les ofi­cia­les. La cam­pa­ña de Reus ha cos­ta­do 22.500 euros, que han sali­do de apor­ta­cio­nes per­so­na­les y de aso­cia­cio­nes adhe­ri­das, huchas y ven­ta de mate­rial pro­mo­cio­nal. La del Esta­tut orga­ni­za­da por la Gene­ra­li­tat cos­tó quin­ce millo­nes de euros.

Jun­to al esfuer­zo eco­nó­mi­co des­ta­ca tam­bién el impor­tan­te papel que están desem­pe­ñan­do en todo este pro­ce­so los volun­ta­rios loca­les. En el caso de Reus, nos pode­mos encon­trar gen­te de todas las eda­des y con­di­ción, des­de abo­ga­dos y peque­ños empre­sa­rios has­ta perio­dis­tas, músi­cos, padres y madres de aso­cia­cio­nes de ins­ti­tu­tos… una repre­sen­ta­ción de la pro­pia socie­dad de Reus.

Incen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción ha sido des­de el pri­mer momen­to uno de los ejes cen­tra­les de Reus Deci­deix. Como seña­la Ferrer, «la pla­ta­for­ma ha que­ri­do dejar cla­ro des­de el prin­ci­pio su carác­ter neu­tral y no par­ti­dis­ta. Los par­ti­dos polí­ti­cos han sido infor­ma­dos de nues­tra ini­cia­ti­va y se les ha soli­ci­ta­do que orga­ni­cen actos para orien­tar el sen­ti­do del voto de los ciu­da­da­nos (hacia el sí, el no o el voto blan­co). Noso­tros, des­de Reus Deci­deix, ejer­ce­re­mos el papel del Esta­do, es decir, nos limi­ta­re­mos a orga­ni­zar la con­sul­ta y a impul­sar la par­ti­ci­pa­ción, y de esta mane­ra, rei­vin­di­car el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de la nación catalana».

Duran­te estas sema­nas un sin­fín de acti­vi­da­des se han desa­rro­lla­do en Reus para ani­mar a la pobla­ción a par­ti­ci­par en la con­sul­ta de hoy. Actos lúdi­cos, como bici­cle­ta­das popu­la­res, pae­llas, con­cier­tos. Actos de cam­pa­ña: char­las de escri­to­res, polí­ti­cos, eco­no­mis­tas. Reco­gi­da de voto anti­ci­pa­do, repar­to de publi­ci­dad por las calles, con volun­ta­rios con peto y glo­bos que han infor­ma­do del pro­ce­so a la gen­te. Acu­dir a actos de otras enti­da­des para infor­mar y hacer pro­pa­gan­da, como par­ti­dos de fút­bol o hoc­key. Actos para las fami­lias, como par­ques infla­bles o chocolatadas.

La par­ti­ci­pa­ción en las con­sul­tas será una de las bazas que uti­li­za­rán los detrac­to­res de las mis­mas para inten­tar des­vir­tuar­las o para igno­rar­las, tal y como han hecho en las ante­rio­res citas des­ta­ca­dos polí­ti­cos espa­ño­les y bue­na par­te de los medios de comu­ni­ca­ción del Esta­do espa­ñol. Sin embar­go, para Ferrer, «en pri­mer lugar hay que decir que el sim­ple hecho de que la socie­dad civil orga­ni­za­da se atre­va a lle­var a cabo una con­vo­ca­to­ria como ésta, desa­fian­do al Esta­do espa­ñol, es una vic­to­ria de la demo­cra­cia, del pue­blo, de la nación. Toda com­pa­ra­ción con resul­ta­dos de par­ti­ci­pa­ción en otras con­vo­ca­to­rias debe tener en cuen­ta el hecho de que no habre­mos teni­do a nues­tra dis­po­si­ción la fuer­te maqui­na­ria de las admi­nis­tra­cio­nes ni los gran­des pre­su­pues­tos públi­cos, pro­pios de los refe­ren­dos oficiales».

Un aspec­to cla­ve en este sen­ti­do es el carác­ter más abier­to que va a tener la con­sul­ta, ya que se per­mi­te el voto a toda per­so­na mayor de 16 años, así como a toda aque­lla que ten­ga su resi­den­cia en Reus (demos­tra­ble median­te el empa­dro­na­mien­to), e inde­pen­dien­te­men­te de su nacio­na­li­dad de ori­gen. De esta mane­ra, los jóve­nes de 16 a 18 años que no pue­den votar en las elec­cio­nes ofi­cia­les sí lo podrán hacer en esta con­sul­ta. «Tam­bién aque­llos que lle­ga­dos de todo el mun­do podrán votar por pri­me­ra vez en nues­tro país, por­que viven y tra­ba­jan entre noso­tros y, por tan­to, son de los nues­tros, con el mis­mo dere­cho a deci­dir nues­tro futu­ro colectivo».

El pro­ce­so con­ti­núa ade­lan­te tras el día de hoy. Así, el pró­xi­mo 20 de junio siguen las con­sul­tas que, entre otros muni­ci­pios, cele­bra­rán Saba­dell y Tarra­go­na. Ade­más, el 23 de abril se ini­cia­rá la reco­gi­da de fir­mas para pre­sen­tar una ini­cia­ti­va legis­la­ti­va popu­lar al Par­la­ment de Cata­lun­ya. Son nece­sa­rias 250.000 para que la Mesa del Par­la- ment valo­re acep­tar­la y se vote en pleno. La ini­cia­ti­va enla­za con el pri­mer obje­ti­vo de las con­sul­tas: que el Gobierno cata­lán con­vo­que un refe­rén­dum ofi­cial sobre la independencia.

Como afir­ma Ferrer, «hay algo fun­da­men­tal que nos gus­ta­ría que hubie­ra cam­bia­do en Reus y en el país a par­tir del 25 de abril: que los cata­la­nes per­da­mos el mie­do a lla­mar a las cosas por su nom­bre, que los cata­la­nes se sien­tan más fuer­tes para afir­mar su talan­te demo­crá­ti­co, que los cata­la­nes se sien­tan más libres para deci­dir su futu­ro, que los reusen­ses y los cata­la­nes hayan encon­tra­do una mane­ra de tra­ba­jar jun­tos por obje­ti­vos comu­nes y fun­da­men­ta­les: la demo­cra­cia, la auto­de­ter­mi­na­ción y la libertad».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.