La Tie­rra, futu­ro de los pue­blos- AHT Gel­di­tu! Elkarlana

Des­de la pre­his­to­ria, la tie­rra ha cons­ti­tui­do la base y el hábi­tat de las comu­ni­da­des huma­nas (jun­to con los recur­sos mari­nos y dul­cea­cuí­co­las). Sien­do la tie­rra el sopor­te bási­co de los eco­sis­te­mas terres­tres en ella se han desa­rro­lla­do las diver­sas comu­ni­da­des y cul­tu­ras, comen­zan­do con las caza­do­ras-reco­lec­to­ras, pasan­do por las agri­co­la-gana­de­ras has­ta la actua­li­dad. Tan­to para pro­veer­se de sus nece­si­da­des mate­ria­les como para esce­na­rio y fuen­te de ins­pi­ra­ción de sus expre­sio­nes artís­ti­cas y culturales.

Aún a día de hoy, todas las cul­tu­ras indí­ge­nas y muchas comu­ni­da­des agrí­co­las tra­di­cio­na­les cui­dan la natu­ra­le­za y la tie­rra, has­ta el pun­to de sen­tir­las sagra­das. Esto se ha repe­ti­do en miles de cul­tu­ras tan­to actua­les como des­apa­re­ci­das. Es más, la mayo­ría de las cul­tu­ras que olvi­da­ron o arrin­co­na­ron esto han des­apa­re­ci­do como civi­li­za­cio­nes a lo lar­go de la historia.

La civi­li­za­ción occi­den­tal que pade­ce­mos hace tiem­po que dio la espal­da a la natu­ra­le­za y la tie­rra, has­ta redu­cir­la a la con­si­de­ra­ción de mero sue­lo don­de acu­mu­lar cons­truc­cio­nes e infra­es­truc­tu­ras, espe­cial­men­te duran­te las últi­mas déca­das como con­se­cuen­cia de la impo­si­ción y domi­na­ción de una visión espe­cu­la­ti­va-eco­no­mi­cis­ta extrema.

Eus­kal Herria por su geo­gra­fía mon­ta­ño­sa, den­sa­men­te pobla­da y paso de Euro­pa ha sufri­do espe­cial­men­te las con­se­cuen­cias des­truc­ti­vas de ese mode­lo con la trans­for­ma­ción de su pai­sa­je, frag­men­ta­ción, ocu­pa­ción y polu­ción gene­ra­li­za­da. En medio de esa situa­ción, a duras penas sobre­vi­vio a lo lar­go del siglo XX una agri­cul­tu­ra y gana­de­ría ade­cua­da a su orografía.

Des­gra­cia­da­men­te la actual cla­se polí­ti­ca, tec­no­crá­ti­ca y empre­sa­rial capi­ta­lis­ta, inun­dan­do los media con expre­sio­nes hue­cas y vene­no­sas como “desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, están aco­me­tien­do la mayor des­truc­ción de tie­rras jamás plan­tea­da en Eus­kal Herria. Pro­po­nien­do la irre­ver­si­ble des­apa­ri­ción bajo el cemen­to de miles y miles de hec­tá­reas de tie­rra con la cons­truc­ción de gran­des infra­es­truc­tu­ras como el TAV, Auto­vías auto­pis­tas y cir­cun­va­la­cio­nes acu­mu­la­ti­vas, super­puer­tos y todo tipo de infra­es­truc­tu­ras ener­gé­ti­cas. Pro­mo­vien­do el des­ca­ra­do enrri­que­ci­mien­to de una éli­te mino­ri­ta­ria a expen­sas de la mayo­ría de la población.

Las per­so­nas par­ti­ci­pan­tes en este paseo mon­ta­ñe­ro hemos podi­do ser tes­ti­gos direc­tos de los gra­ves e irre­ver­si­bles daños pro­du­ci­dos al medio natu­ral por las obras de cons­truc­ción del TAV.

Con­si­de­ran­do úni­ca­men­te el pro­yec­to del TAV en Eus­kal Herria Sur, según la pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal se des­trui­rían más de 2000 hec­tá­reas de tie­rras (entre la infra­es­truc­tu­ra y los ver­te­de­ros). Sin embar­go, aten­dien­do a lo obser­va­do has­ta aho­ra en Deba­goie­na, estas cifras van a ser bas­tan­te más gran­des: ampli­fi­ca­ción de las obras auxi­lia­res y cen­tra­les, derrum­bes de lade­ras, los con­si­gien­tes nue­vos ver­te­de­ros y simi­la­res. Otras muchas tie­rras agrí­co­las y bos­ques que­da­rán ais­la­das y ale­ja­das, impi­dien­do o difi­cul­tan­do los tra­ba­jos de cui­da­do y ges­tión de los mismos.

Jun­to a la tie­rra el agua es otro de los com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les de los eco­sis­te­mas. Obser­van­do las con­se­cuen­cias de las obras rea­li­za­das has­ta la fecha, nos quie­ren con­de­nar a un negro futu­ro: con­ta­mi­na­ción evi­den­te de char­cas, ríos, ria­chue­los y aguas sub­te­rrá­neas has­ta prac­tic­men­te la des­apa­ri­ción de la vida de los mis­mos, jun­to con la dese­ca­ción de varias fuen­tes y manan­tia­les. Des­apa­ri­ción, des­via­ción o arti­fi­cia­li­za­ción de innu­me­ra­bles corrien­tes natu­ra­les de agua. De lle­var­se a cabo el pro­yec­to serían varios cien­tos de corrien­tes de agua las que sufri­rían estas consecuencias.

Más de una doce­na de case­ríos, reser­vo­rios de la cul­tu­ra agrí­co­la tra­di­cio­nal, serán sacri­fi­ca­dos en el altar del TAV. Impo­si­bi­li­tan­do en otros muchos de ellos la con­ti­nui­dad de la acti­vi­dad agrí­co­la ya de por sí pen­dien­te de un hilo.

Para ter­mi­nar, dejan­do otras muchas afec­cio­nes a un lado, qui­sié­ra­mos des­ta­car la ten­den­cia más per­ni­cio­sa que con­lle­va esta poli­ti­ca des­truc­ti­va: la METROPOLIZACION del terri­to­rio. Años ha que se sabe que las con­cen­tra­cio­nes huma­nas, cuan­to más gran­des son mayo­res son sus deman­das de tie­rras y demás recur­sos y por ende los resi­duos gene­ra­dos. El TAV empu­ja esas ten­den­cias has­ta el extre­mo, ahon­dan­do los des­equi­li­brios terri­to­ria­les e impul­san­do la metro­po­li­za­ción de las gran­des ciu­da­des, absor­vien­do todos los terri­to­rios inter­me­dios en su vorá­gi­ne insaciable.

Des­de AHT Gel­di­tu! Elkar­la­na invi­ta­mos a todos los gru­pos y per­so­nas a dar un NO rotun­do y a luchar con­tra todo este con­jun­to de afec­cio­nes a que nos quie­ren abo­car con estas polí­ti­cas suicidas.

Hemos de exi­gir a esta pér­fi­da cla­se polí­ti­ca la para­li­za­ción de estas obras y luchar con encono has­ta el aban­dono de este pro­yec­to des­truc­tor de la tie­rra y des­pil­fa­rra­dor del dine­ro públi­co que ni que­re­mos ni lo nece­si­ta la socie­dad en su inmen­sa mayo­ría. Hace­mos un lla­ma­mien­to a toda la socie­dad para lan­zar un amplio deba­te que pro­fun­di­ce en las raí­ces de los pro­ble­mas que nos aque­jan. Sólo una nue­va men­ta­li­dad que recu­pe­re, tan­to en lo real como en lo sim­bó­li­co, la impor­tan­cia y la cen­tra­li­dad de la tie­rra y la natu­ra­le­za, a tra­vés de los inter­cam­bios de cer­ca­nía que posi­bi­li­ten una ver­da­de­ra sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y el fomen­to y cul­ti­vo de unas rela­cio­nes comu­ni­ta­rias direc­tas e igua­li­ta­rias hacia una huma­ni­dad radi­cal­men­te dife­ren­te a lo actual nos ayu­da­ra a salir del ato­lla­de­ro en que esta­mos sumidos.

Por­que LA TIERRA ES EL FUTURO DE LOS PUEBLOS, ¡NO al TAV y demás infra­es­truc­tu­ras metropolizadoras!

AHT GELDITU! Elkarlana

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *