La Tie­rra, futu­ro de los pue­blos- AHT Gel­di­tu! Elkarlana

Des­de la pre­his­to­ria, la tie­rra ha cons­ti­tui­do la base y el hábi­tat de las comu­ni­da­des huma­nas (jun­to con los recur­sos mari­nos y dul­cea­cuí­co­las). Sien­do la tie­rra el sopor­te bási­co de los eco­sis­te­mas terres­tres en ella se han desa­rro­lla­do las diver­sas comu­ni­da­des y cul­tu­ras, comen­zan­do con las caza­do­ras-reco­lec­to­ras, pasan­do por las agri­co­la-gana­de­ras has­ta la actua­li­dad. Tan­to para pro­veer­se de sus nece­si­da­des mate­ria­les como para esce­na­rio y fuen­te de ins­pi­ra­ción de sus expre­sio­nes artís­ti­cas y culturales.

Aún a día de hoy, todas las cul­tu­ras indí­ge­nas y muchas comu­ni­da­des agrí­co­las tra­di­cio­na­les cui­dan la natu­ra­le­za y la tie­rra, has­ta el pun­to de sen­tir­las sagra­das. Esto se ha repe­ti­do en miles de cul­tu­ras tan­to actua­les como des­apa­re­ci­das. Es más, la mayo­ría de las cul­tu­ras que olvi­da­ron o arrin­co­na­ron esto han des­apa­re­ci­do como civi­li­za­cio­nes a lo lar­go de la historia.

La civi­li­za­ción occi­den­tal que pade­ce­mos hace tiem­po que dio la espal­da a la natu­ra­le­za y la tie­rra, has­ta redu­cir­la a la con­si­de­ra­ción de mero sue­lo don­de acu­mu­lar cons­truc­cio­nes e infra­es­truc­tu­ras, espe­cial­men­te duran­te las últi­mas déca­das como con­se­cuen­cia de la impo­si­ción y domi­na­ción de una visión espe­cu­la­ti­va-eco­no­mi­cis­ta extrema.

Eus­kal Herria por su geo­gra­fía mon­ta­ño­sa, den­sa­men­te pobla­da y paso de Euro­pa ha sufri­do espe­cial­men­te las con­se­cuen­cias des­truc­ti­vas de ese mode­lo con la trans­for­ma­ción de su pai­sa­je, frag­men­ta­ción, ocu­pa­ción y polu­ción gene­ra­li­za­da. En medio de esa situa­ción, a duras penas sobre­vi­vio a lo lar­go del siglo XX una agri­cul­tu­ra y gana­de­ría ade­cua­da a su orografía.

Des­gra­cia­da­men­te la actual cla­se polí­ti­ca, tec­no­crá­ti­ca y empre­sa­rial capi­ta­lis­ta, inun­dan­do los media con expre­sio­nes hue­cas y vene­no­sas como “desa­rro­llo sos­te­ni­ble”, están aco­me­tien­do la mayor des­truc­ción de tie­rras jamás plan­tea­da en Eus­kal Herria. Pro­po­nien­do la irre­ver­si­ble des­apa­ri­ción bajo el cemen­to de miles y miles de hec­tá­reas de tie­rra con la cons­truc­ción de gran­des infra­es­truc­tu­ras como el TAV, Auto­vías auto­pis­tas y cir­cun­va­la­cio­nes acu­mu­la­ti­vas, super­puer­tos y todo tipo de infra­es­truc­tu­ras ener­gé­ti­cas. Pro­mo­vien­do el des­ca­ra­do enrri­que­ci­mien­to de una éli­te mino­ri­ta­ria a expen­sas de la mayo­ría de la población.

Las per­so­nas par­ti­ci­pan­tes en este paseo mon­ta­ñe­ro hemos podi­do ser tes­ti­gos direc­tos de los gra­ves e irre­ver­si­bles daños pro­du­ci­dos al medio natu­ral por las obras de cons­truc­ción del TAV.

Con­si­de­ran­do úni­ca­men­te el pro­yec­to del TAV en Eus­kal Herria Sur, según la pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal se des­trui­rían más de 2000 hec­tá­reas de tie­rras (entre la infra­es­truc­tu­ra y los ver­te­de­ros). Sin embar­go, aten­dien­do a lo obser­va­do has­ta aho­ra en Deba­goie­na, estas cifras van a ser bas­tan­te más gran­des: ampli­fi­ca­ción de las obras auxi­lia­res y cen­tra­les, derrum­bes de lade­ras, los con­si­gien­tes nue­vos ver­te­de­ros y simi­la­res. Otras muchas tie­rras agrí­co­las y bos­ques que­da­rán ais­la­das y ale­ja­das, impi­dien­do o difi­cul­tan­do los tra­ba­jos de cui­da­do y ges­tión de los mismos.

Jun­to a la tie­rra el agua es otro de los com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les de los eco­sis­te­mas. Obser­van­do las con­se­cuen­cias de las obras rea­li­za­das has­ta la fecha, nos quie­ren con­de­nar a un negro futu­ro: con­ta­mi­na­ción evi­den­te de char­cas, ríos, ria­chue­los y aguas sub­te­rrá­neas has­ta prac­tic­men­te la des­apa­ri­ción de la vida de los mis­mos, jun­to con la dese­ca­ción de varias fuen­tes y manan­tia­les. Des­apa­ri­ción, des­via­ción o arti­fi­cia­li­za­ción de innu­me­ra­bles corrien­tes natu­ra­les de agua. De lle­var­se a cabo el pro­yec­to serían varios cien­tos de corrien­tes de agua las que sufri­rían estas consecuencias.

Más de una doce­na de case­ríos, reser­vo­rios de la cul­tu­ra agrí­co­la tra­di­cio­nal, serán sacri­fi­ca­dos en el altar del TAV. Impo­si­bi­li­tan­do en otros muchos de ellos la con­ti­nui­dad de la acti­vi­dad agrí­co­la ya de por sí pen­dien­te de un hilo.

Para ter­mi­nar, dejan­do otras muchas afec­cio­nes a un lado, qui­sié­ra­mos des­ta­car la ten­den­cia más per­ni­cio­sa que con­lle­va esta poli­ti­ca des­truc­ti­va: la METROPOLIZACION del terri­to­rio. Años ha que se sabe que las con­cen­tra­cio­nes huma­nas, cuan­to más gran­des son mayo­res son sus deman­das de tie­rras y demás recur­sos y por ende los resi­duos gene­ra­dos. El TAV empu­ja esas ten­den­cias has­ta el extre­mo, ahon­dan­do los des­equi­li­brios terri­to­ria­les e impul­san­do la metro­po­li­za­ción de las gran­des ciu­da­des, absor­vien­do todos los terri­to­rios inter­me­dios en su vorá­gi­ne insaciable.

Des­de AHT Gel­di­tu! Elkar­la­na invi­ta­mos a todos los gru­pos y per­so­nas a dar un NO rotun­do y a luchar con­tra todo este con­jun­to de afec­cio­nes a que nos quie­ren abo­car con estas polí­ti­cas suicidas.

Hemos de exi­gir a esta pér­fi­da cla­se polí­ti­ca la para­li­za­ción de estas obras y luchar con encono has­ta el aban­dono de este pro­yec­to des­truc­tor de la tie­rra y des­pil­fa­rra­dor del dine­ro públi­co que ni que­re­mos ni lo nece­si­ta la socie­dad en su inmen­sa mayo­ría. Hace­mos un lla­ma­mien­to a toda la socie­dad para lan­zar un amplio deba­te que pro­fun­di­ce en las raí­ces de los pro­ble­mas que nos aque­jan. Sólo una nue­va men­ta­li­dad que recu­pe­re, tan­to en lo real como en lo sim­bó­li­co, la impor­tan­cia y la cen­tra­li­dad de la tie­rra y la natu­ra­le­za, a tra­vés de los inter­cam­bios de cer­ca­nía que posi­bi­li­ten una ver­da­de­ra sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y el fomen­to y cul­ti­vo de unas rela­cio­nes comu­ni­ta­rias direc­tas e igua­li­ta­rias hacia una huma­ni­dad radi­cal­men­te dife­ren­te a lo actual nos ayu­da­ra a salir del ato­lla­de­ro en que esta­mos sumidos.

Por­que LA TIERRA ES EL FUTURO DE LOS PUEBLOS, ¡NO al TAV y demás infra­es­truc­tu­ras metropolizadoras!

AHT GELDITU! Elkarlana

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.