A casi medio siglo de la gue­rri­lla del Che en el Con­go- Cuba­de­ba­te

Se me ha dibu­ja­do con todos sus entor­nos la pla­ya con arre­ci­fes y rocas agres­tes, incrus­ta­das en una coli­na al pie de Kibam­ba, base prin­ci­pal de la gue­rri­lla en el Con­go que el Che res­pal­dó al fren­te de un peque­ño con­tin­gen­te de unos 140 com­ba­tien­tes cuba­nos duran­te ocho meses en 1965.

A casi medio siglo de aque­lla ges­ta que mar­có el ini­cio de la par­ti­ci­pa­ción de la joven Cuba revo­lu­cio­na­ria en el pro­ce­so de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca y la con­so­li­da­ción de su inde­pen­den­cia de las poten­cias euro­peas, los leja­nos recuer­dos, algu­nos de ellos ya hechos jiro­nes, regre­san hoy con fuer­za a mi men­te.

Avan­za­do el ama­ne­cer del 24 de abril de 1965, Ernes­to “Che” Gue­va­ra de la Ser­na, muy sereno y con su pipa apa­ga­da en ris­tre, avan­za­ba hacia hori­zon­tes des­co­no­ci­dos en una embar­ca­ción aza­ro­sa, pre­ca­ria. A bor­do jun­to a él iba una dece­na de cuba­nos que lue­go for­ma­rían la colum­na que el Coman­dan­te Fidel Cas­tro envió al Con­go.

Era la pri­me­ra expe­di­ción arma­da de Cuba, ins­pi­ra­da en los prin­ci­pios de la soli­da­ri­dad con la lucha por la libe­ra­ción de Áfri­ca tras un siglo de bru­tal domi­nio de Euro­pa occi­den­tal sobre las tie­rras del con­ti­nen­te-cuna de la Huma­ni­dad.

La Revo­lu­ción Cuba­na en su infan­cia y con ape­nas seis años en el poder, demos­tró así su ele­va­do sen­ti­do de altruis­mo, abne­ga­ción y desin­te­rés basa­do en los prin­ci­pios mar­tia­nos: “San­gran­do jun­tos de la mis­ma heri­da ha de hacer a los hom­bres súbi­ta­men­te ami­gos”.

Antes de la sali­da del sol, avi­zo­ra­mos la ori­lla del inmen­so Lago Tan­ga­ni­ca, tras más de 5 horas de nave­ga­ción des­de la ciu­dad de Kigo­ma en terri­to­rio tan­zano, fron­te­ra lacus­tre con la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go. Había­mos nave­ga­do 55 kiló­me­tros, que cons­ti­tu­yen el ancho de ese majes­tuo­so “mar inte­rior” que baña cua­tro paí­ses afri­ca­nos.

Para avi­sar de nues­tra pro­xi­mi­dad a la base de apo­yo de Kibam­ba, los pocos con­go­le­ses que acom­pa­ña­mos al Che ento­na­mos can­cio­nes de la rebel­día. “Qué locu­ra todo este baru­llo “, se indig­na­ron los cuba­nos al temer un ata­que sor­pre­si­vo en pleno lago, mucho antes de alcan­zar el pun­to de des­em­bar­que.

Can­tar era nece­sa­rio como medio de comu­ni­ca­ción con los com­ba­tien­tes con­go­le­ses apos­ta­dos con armas auto­má­ti­cas en la pla­ya para cui­dar la base prin­ci­pal del movi­mien­to insu­rrec­cio­nal lide­ra­do por Lau­rent-Dési­re Kabi­la.

Este gran diri­gen­te afri­cano fue quien había soli­ci­ta­do la asis­ten­cia de Cuba al movi­mien­to de libe­ra­ción con­go­lés crea­do para cul­mi­nar el pro­ce­so de la inde­pen­den­cia, ame­na­za­do por las velei­da­des de las gran­des metró­po­lis occi­den­ta­les y su afán de recon­quis­tar el con­trol de un país dota­do de recur­sos natu­ra­les fabu­lo­sos.

“Soy el Che”, me reve­ló en tono con­fi­den­cial el legen­da­rio gue­rri­lle­ro de la Sie­rra Maes­tra al agre­gar… “Regre­sa rápi­da­men­te a Tan­za­nia para infor­mar a Kabi­la de que estoy en el Con­go”…

“Escán­da­lo inter­na­cio­nal, fue con esta fra­se lapi­da­ria que le con­tes­té a esta figu­ra epó­ni­ma, que irra­dia una deter­mi­na­ción y un valor pocos comu­nes y siem­pre dis­pues­to a ofre­cer el ejem­plo antes de exi­gir a sus subal­ter­nos algo que requie­ra esfuer­zos espe­cí­fi­cos. Dí mi pala­bra al Che de que jamás lo defrau­da­ría y que NO habría trai­ción. Tam­bién le pro­me­tí que vela­ría por una dis­cre­ción abso­lu­ta en rela­ción con su pre­sen­cia en al sel­va del Con­go”.

Reto­mé el camino de regre­so a Kigo­ma, sitio des­de don­de par­ti­mos al cru­zar nue­va­men­te el ancho Lago Tan­ga­ni­ca con sus aguas tan tur­bu­len­tas como las de un océano cual­quie­ra. Nací a ori­lla del mis­mo lago en Kale­mie y des­de niño había apren­di­do a nun­ca temer­lo. Con suma cau­te­la rela­té a Kabi­la en pri­va­do la pre­sen­cia del Che en la gue­rri­lla así como de los cuba­nos bajo su man­do. El secre­to se man­tu­vo her­mé­ti­ca­men­te duran­te meses has­ta tan­to el pro­pio Che lo comu­ni­có a las auto­ri­da­des de Tan­za­nia, nues­tra reta­guar­dia y país por don­de tran­si­tó sin des­ve­lar su iden­ti­dad has­ta la lle­ga­da al Con­go.

El Che que humil­de­men­te asu­mió la ter­ce­ra posi­ción en la cade­na de man­do del des­ta­ca­men­to (una com­pa­ñía de poco más de 140 cuba­nos) fue muy acti­vo des­de su lle­ga­da a estas tie­rras afri­ca­nas.

Sus tareas fue­ron múl­ti­ples: orga­ni­zar las filas de los com­ba­tien­tes median­te una fusión de las uni­da­des com­ba­tien­tes con­go­le­sas y cuba­nas. Se desem­pe­ña­ba al mis­mo tiem­po como pro­fe­sor de fran­cés para los cuba­nos, aten­día a los enfer­mos nati­vos y apren­día el sua­ji­li, idio­ma afri­cano más habla­do al este y cen­tro del con­ti­nen­te afri­cano. Guía y Jefe, tuvo per­so­nal­men­te par­ti­ci­pa­ción en varios com­ba­tes.

Duran­te su esta­día en el Con­go que cul­mi­na hacia fina­les de noviem­bre al colap­sar la rebe­lión lumum­bis­ta de Lau­rent-Desiré Kabi­la, el Che había deja­do hue­llas imbo­rra­bles en los cora­zo­nes de los habi­tan­tes de las mon­ta­ñas y lla­nu­ras por las que con­du­jo a sus hom­bres en accio­nes arma­das. El cari­ño, la admi­ra­ción y el res­pe­to de todos esos pobla­dos per­du­ra­ron lar­gos años y aún nos lle­gan ecos sono­ros del paso de este gigan­te siem­pre al ser­vi­cio de los humil­des.

Cin­co cuba­nos ane­ga­ron con su san­gre el sue­lo con­go­lés. Todos ellos con armas fren­te a un enemi­go mejor per­tre­cha­do con avia­ción moder­na, mari­na y fuer­zas terres­tres apo­ya­das por bata­llo­nes de mer­ce­na­rios blan­cos, reclu­ta­dos en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca, bajo la féru­la del régi­men del Apartheid.

Al coman­dan­te Che Gue­va­ra le jura­mos fide­li­dad des­de el prin­ci­pio y le dimos las gra­cias por su sacri­fi­cio, ense­ñan­zas y el ejem­plo que ins­pi­ra­ron a Mzee Lau­rent-Dési­ré Kabi­la a con­ti­nuar la lucha gue­rri­lle­ra has­ta el triun­fo, dece­nios des­pués de que el ilus­tre hijo de Argen­ti­na y Cuba se hubie­ra mar­cha­do de las pra­de­ras y mon­ta­ñas de la sel­va con­go­le­sa.

Kabi­la, cuyo bus­to se yer­gue en el par­que de los pró­ce­res de la inde­pen­den­cia del Áfri­ca, que Cuba hon­ra en un sitio cén­tri­co de La Haba­na, había here­da­do del Che la intran­si­gen­cia fren­te al enemi­go, la per­se­ve­ran­cia y el amor al pue­blo. Fue vil­men­te ase­si­na­do el 17 de enero de 2001, con ape­nas tres años en la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, al cul­mi­nar con su sacri­fi­cio supre­mo una lar­ga tra­yec­to­ria de lucha sin tre­gua con­tra la dic­ta­du­ra de Joseph Mobu­tu, al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos, Bél­gi­ca y otras nacio­nes de Euro­pa que has­ta hoy no cejan en su sed de recon­quis­tar el Afri­ca.

*Gode­froid Tcham­les­so Diur, com­ba­tien­te con­go­le­ño jun­to al Che Gue­va­ra y Lau­rent Desiré Kabi­la, estu­dió perio­dis­mo en Cuba, don­de vivió 32 años, 26 de los cua­les tra­ba­jó en la agen­cia de noti­cias Pren­sa Lati­na, cum­plien­do varias misio­nes en el exte­rior. Cuan­do en 1997 Lau­rent Desiré Kabi­la derro­tó a Joseph Mobu­tu, Tcham­les­so regre­só a su país don­de fue Minis­tro de Defen­sa y Segu­ri­dad y al ser ase­si­na­do su ex com­pa­ñe­ro Kabi­la, fue emba­ja­dor en Ango­la. Hoy radi­ca entre Kinsha­sa y La Haba­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *