A casi medio siglo de la gue­rri­lla del Che en el Con­go- Cubadebate

Se me ha dibu­ja­do con todos sus entor­nos la pla­ya con arre­ci­fes y rocas agres­tes, incrus­ta­das en una coli­na al pie de Kibam­ba, base prin­ci­pal de la gue­rri­lla en el Con­go que el Che res­pal­dó al fren­te de un peque­ño con­tin­gen­te de unos 140 com­ba­tien­tes cuba­nos duran­te ocho meses en 1965.

A casi medio siglo de aque­lla ges­ta que mar­có el ini­cio de la par­ti­ci­pa­ción de la joven Cuba revo­lu­cio­na­ria en el pro­ce­so de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca y la con­so­li­da­ción de su inde­pen­den­cia de las poten­cias euro­peas, los leja­nos recuer­dos, algu­nos de ellos ya hechos jiro­nes, regre­san hoy con fuer­za a mi mente.

Avan­za­do el ama­ne­cer del 24 de abril de 1965, Ernes­to “Che” Gue­va­ra de la Ser­na, muy sereno y con su pipa apa­ga­da en ris­tre, avan­za­ba hacia hori­zon­tes des­co­no­ci­dos en una embar­ca­ción aza­ro­sa, pre­ca­ria. A bor­do jun­to a él iba una dece­na de cuba­nos que lue­go for­ma­rían la colum­na que el Coman­dan­te Fidel Cas­tro envió al Congo.

Era la pri­me­ra expe­di­ción arma­da de Cuba, ins­pi­ra­da en los prin­ci­pios de la soli­da­ri­dad con la lucha por la libe­ra­ción de Áfri­ca tras un siglo de bru­tal domi­nio de Euro­pa occi­den­tal sobre las tie­rras del con­ti­nen­te-cuna de la Humanidad.

La Revo­lu­ción Cuba­na en su infan­cia y con ape­nas seis años en el poder, demos­tró así su ele­va­do sen­ti­do de altruis­mo, abne­ga­ción y desin­te­rés basa­do en los prin­ci­pios mar­tia­nos: “San­gran­do jun­tos de la mis­ma heri­da ha de hacer a los hom­bres súbi­ta­men­te amigos”.

Antes de la sali­da del sol, avi­zo­ra­mos la ori­lla del inmen­so Lago Tan­ga­ni­ca, tras más de 5 horas de nave­ga­ción des­de la ciu­dad de Kigo­ma en terri­to­rio tan­zano, fron­te­ra lacus­tre con la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go. Había­mos nave­ga­do 55 kiló­me­tros, que cons­ti­tu­yen el ancho de ese majes­tuo­so “mar inte­rior” que baña cua­tro paí­ses africanos.

Para avi­sar de nues­tra pro­xi­mi­dad a la base de apo­yo de Kibam­ba, los pocos con­go­le­ses que acom­pa­ña­mos al Che ento­na­mos can­cio­nes de la rebel­día. “Qué locu­ra todo este baru­llo “, se indig­na­ron los cuba­nos al temer un ata­que sor­pre­si­vo en pleno lago, mucho antes de alcan­zar el pun­to de desembarque.

Can­tar era nece­sa­rio como medio de comu­ni­ca­ción con los com­ba­tien­tes con­go­le­ses apos­ta­dos con armas auto­má­ti­cas en la pla­ya para cui­dar la base prin­ci­pal del movi­mien­to insu­rrec­cio­nal lide­ra­do por Lau­rent-Dési­re Kabila.

Este gran diri­gen­te afri­cano fue quien había soli­ci­ta­do la asis­ten­cia de Cuba al movi­mien­to de libe­ra­ción con­go­lés crea­do para cul­mi­nar el pro­ce­so de la inde­pen­den­cia, ame­na­za­do por las velei­da­des de las gran­des metró­po­lis occi­den­ta­les y su afán de recon­quis­tar el con­trol de un país dota­do de recur­sos natu­ra­les fabulosos.

“Soy el Che”, me reve­ló en tono con­fi­den­cial el legen­da­rio gue­rri­lle­ro de la Sie­rra Maes­tra al agre­gar… “Regre­sa rápi­da­men­te a Tan­za­nia para infor­mar a Kabi­la de que estoy en el Congo”…

“Escán­da­lo inter­na­cio­nal, fue con esta fra­se lapi­da­ria que le con­tes­té a esta figu­ra epó­ni­ma, que irra­dia una deter­mi­na­ción y un valor pocos comu­nes y siem­pre dis­pues­to a ofre­cer el ejem­plo antes de exi­gir a sus subal­ter­nos algo que requie­ra esfuer­zos espe­cí­fi­cos. Dí mi pala­bra al Che de que jamás lo defrau­da­ría y que NO habría trai­ción. Tam­bién le pro­me­tí que vela­ría por una dis­cre­ción abso­lu­ta en rela­ción con su pre­sen­cia en al sel­va del Congo”.

Reto­mé el camino de regre­so a Kigo­ma, sitio des­de don­de par­ti­mos al cru­zar nue­va­men­te el ancho Lago Tan­ga­ni­ca con sus aguas tan tur­bu­len­tas como las de un océano cual­quie­ra. Nací a ori­lla del mis­mo lago en Kale­mie y des­de niño había apren­di­do a nun­ca temer­lo. Con suma cau­te­la rela­té a Kabi­la en pri­va­do la pre­sen­cia del Che en la gue­rri­lla así como de los cuba­nos bajo su man­do. El secre­to se man­tu­vo her­mé­ti­ca­men­te duran­te meses has­ta tan­to el pro­pio Che lo comu­ni­có a las auto­ri­da­des de Tan­za­nia, nues­tra reta­guar­dia y país por don­de tran­si­tó sin des­ve­lar su iden­ti­dad has­ta la lle­ga­da al Congo.

El Che que humil­de­men­te asu­mió la ter­ce­ra posi­ción en la cade­na de man­do del des­ta­ca­men­to (una com­pa­ñía de poco más de 140 cuba­nos) fue muy acti­vo des­de su lle­ga­da a estas tie­rras africanas.

Sus tareas fue­ron múl­ti­ples: orga­ni­zar las filas de los com­ba­tien­tes median­te una fusión de las uni­da­des com­ba­tien­tes con­go­le­sas y cuba­nas. Se desem­pe­ña­ba al mis­mo tiem­po como pro­fe­sor de fran­cés para los cuba­nos, aten­día a los enfer­mos nati­vos y apren­día el sua­ji­li, idio­ma afri­cano más habla­do al este y cen­tro del con­ti­nen­te afri­cano. Guía y Jefe, tuvo per­so­nal­men­te par­ti­ci­pa­ción en varios combates.

Duran­te su esta­día en el Con­go que cul­mi­na hacia fina­les de noviem­bre al colap­sar la rebe­lión lumum­bis­ta de Lau­rent-Desiré Kabi­la, el Che había deja­do hue­llas imbo­rra­bles en los cora­zo­nes de los habi­tan­tes de las mon­ta­ñas y lla­nu­ras por las que con­du­jo a sus hom­bres en accio­nes arma­das. El cari­ño, la admi­ra­ción y el res­pe­to de todos esos pobla­dos per­du­ra­ron lar­gos años y aún nos lle­gan ecos sono­ros del paso de este gigan­te siem­pre al ser­vi­cio de los humildes.

Cin­co cuba­nos ane­ga­ron con su san­gre el sue­lo con­go­lés. Todos ellos con armas fren­te a un enemi­go mejor per­tre­cha­do con avia­ción moder­na, mari­na y fuer­zas terres­tres apo­ya­das por bata­llo­nes de mer­ce­na­rios blan­cos, reclu­ta­dos en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca, bajo la féru­la del régi­men del Apartheid.

Al coman­dan­te Che Gue­va­ra le jura­mos fide­li­dad des­de el prin­ci­pio y le dimos las gra­cias por su sacri­fi­cio, ense­ñan­zas y el ejem­plo que ins­pi­ra­ron a Mzee Lau­rent-Dési­ré Kabi­la a con­ti­nuar la lucha gue­rri­lle­ra has­ta el triun­fo, dece­nios des­pués de que el ilus­tre hijo de Argen­ti­na y Cuba se hubie­ra mar­cha­do de las pra­de­ras y mon­ta­ñas de la sel­va congolesa.

Kabi­la, cuyo bus­to se yer­gue en el par­que de los pró­ce­res de la inde­pen­den­cia del Áfri­ca, que Cuba hon­ra en un sitio cén­tri­co de La Haba­na, había here­da­do del Che la intran­si­gen­cia fren­te al enemi­go, la per­se­ve­ran­cia y el amor al pue­blo. Fue vil­men­te ase­si­na­do el 17 de enero de 2001, con ape­nas tres años en la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, al cul­mi­nar con su sacri­fi­cio supre­mo una lar­ga tra­yec­to­ria de lucha sin tre­gua con­tra la dic­ta­du­ra de Joseph Mobu­tu, al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos, Bél­gi­ca y otras nacio­nes de Euro­pa que has­ta hoy no cejan en su sed de recon­quis­tar el Africa.

*Gode­froid Tcham­les­so Diur, com­ba­tien­te con­go­le­ño jun­to al Che Gue­va­ra y Lau­rent Desiré Kabi­la, estu­dió perio­dis­mo en Cuba, don­de vivió 32 años, 26 de los cua­les tra­ba­jó en la agen­cia de noti­cias Pren­sa Lati­na, cum­plien­do varias misio­nes en el exte­rior. Cuan­do en 1997 Lau­rent Desiré Kabi­la derro­tó a Joseph Mobu­tu, Tcham­les­so regre­só a su país don­de fue Minis­tro de Defen­sa y Segu­ri­dad y al ser ase­si­na­do su ex com­pa­ñe­ro Kabi­la, fue emba­ja­dor en Ango­la. Hoy radi­ca entre Kinsha­sa y La Habana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.