El ALBA sal­da­rá la deu­da de los pue­blos, afir­ma Raúl Castro

El pre­si­den­te cubano, Raúl Cas­tro, lla­mó hoy en Vene­zue­la a la uni­dad regio­nal para enfren­tar y derro­tar cam­pa­ñas orga­ni­za­das des­de Esta­dos Uni­dos con­tra nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas que impul­san pro­ce­sos de cambio.

“La úni­ca alter­na­ti­va es unir­nos, luchar y ven­cer”, afir­mó en el capi­ta­lino tea­tro Tere­sa Carre­ño, sede de la IX Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA).

De acuer­do con el pri­mer man­da­ta­rio, Cuba, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor son blan­co de la agre­si­vi­dad de Washington.

“Son blan­co de cam­pa­ñas orga­ni­za­das y finan­cia­das des­de Esta­dos Uni­dos, las oli­gar­quías loca­les y en algu­nos casos la Unión Euro­pea”, precisó.

El diri­gen­te cubano recor­dó el recien­te gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, don­de mili­ta­res saca­ron del poder al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal, Manuel Zelaya.

Ya vimos el gol­pe de Esta­do de Hon­du­ras, con la com­pli­ci­dad y el apo­yo del impe­ria­lis­mo y sus ins­tru­men­tos mediá­ti­cos, apuntó.

A pro­pó­si­to del tema mediá­ti­co, Raúl Cas­tro comen­tó las cam­pa­ñas des­ata­das con­tra Cuba hace 49 años, a raíz de una inva­sión mer­ce­na­ria patro­ci­na­da por Washing­ton, derro­ta­da en Pla­ya Girón pre­ci­sa­men­te un día como hoy.

Las agen­cias nor­te­ame­ri­ca­nas difun­dían enton­ces men­ti­ras sobre supues­tos éxi­tos de los inva­so­res, la fuga de Fidel Cas­tro y mi arres­to. Eso nos recuer­da lo que hacen aho­ra con­tra muchos de los paí­ses aquí pre­sen­tes, señaló.

En su dis­cur­so ante los jefes de Esta­do o de Gobierno del ALBA e invi­ta­dos, el pre­si­den­te de Cuba feli­ci­tó a los vene­zo­la­nos por el Bicen­te­na­rio inde­pen­den­tis­ta, tam­bién cele­bra­do este lunes.

Raúl Cas­tro des­ta­có el des­fi­le-cívi­co mili­tar para con­me­mo­rar­lo, desa­rro­lla­do esta maña­na en el cara­que­ño Paseo de los Próceres.

“Nos lle­nó de emo­ción des­de el prin­ci­pio has­ta el final. Quie­ro vol­ver­lo a ver para dis­fru­tar­lo mejor”, aseveró.

A con­ti­nua­ción e dis­cur­so íntegro

Dis­cur­so pro­nun­cia­do por Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Cuba, en la IX Cum­bre del ALBA-TCP, efec­tua­da en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el 19 de abril de 2010, «Año 52 de la Revolución» 

Que­ri­do y esti­ma­do com­pa­ñe­ro Hugo Chá­vez Frías, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela;

Que­ri­dos y esti­ma­dos Jefes de Esta­do y de Gobierno aquí presentes;

Dele­ga­dos e invitados;

Vene­zo­la­nos y venezolanas:

Nos emo­cio­na estar en Vene­zue­la hoy 19 de abril, con­me­mo­ran­do el dos­cien­tos ani­ver­sa­rio del ini­cio de la ges­ta eman­ci­pa­do­ra que sig­ni­fi­ca­ron las luchas por la inde­pen­den­cia en las colo­nias espa­ño­las en América.

Fue el embrión de un pri­mer pro­ce­so inte­gra­dor de la Amé­ri­ca Lati­na, pues Bolí­var com­pren­dió muy tem­prano el des­tino de los pue­blos de nues­tra región. Todo lo que hace­mos aho­ra por la inte­gra­ción de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be comen­zó pre­ci­sa­men­te aquí, un día como hoy hace dos siglos.

Apro­ve­cho la opor­tu­ni­dad para, en nom­bre del pue­blo cubano y del com­pa­ñe­ro Fidel, tras­mi­tir­les a todos los vene­zo­la­nos y vene­zo­la­nas nues­tra sin­ce­ra feli­ci­ta­ción en esta fecha memo­ra­ble y la eter­na gra­ti­tud ante la memo­ria de su héroe prin­ci­pal, el Liber­ta­dor Simón Bolí­var, de quien Mar­tí dije­ra «… en cal­ma no se pue­de hablar de aquel que no vivió jamás en ella: ¡de Bolí­var se pue­de hablar con una mon­ta­ña por tri­bu­na, o entre relám­pa­gos y rayos, o con un mano­jo de pue­blos libres en el puño y la tira­nía des­ca­be­za­da a los pies…!»

Cele­bra­mos hoy tam­bién la reu­nión cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, que rea­li­za­mos en estos momen­tos y otros com­pa­ñe­ros estu­vie­ron tra­ba­jan­do duran­te los últi­mos días en los docu­men­tos que nos han pre­sen­ta­do, orga­ni­za­ción inte­gra­cio­nis­ta de nue­vo tipo, fiel con­ti­nua­do­ra del lega­do de nues­tros pró­ce­res. El ALBA con­ti­núa avan­zan­do sos­te­ni­da­men­te para sal­dar la deu­da social con nues­tros pueblos.

La decla­ra­ción de varios de sus esta­dos miem­bros como terri­to­rios libres de anal­fa­be­tis­mo; la for­ma­ción de recur­sos huma­nos, espe­cial­men­te en las áreas de salud y edu­ca­ción; el estu­dio clí­ni­co gené­ti­co psi­co­so­cial de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, obra de enor­me impac­to humano, son algu­nos de los pro­ce­sos que sobre­sa­len en nues­tra Alianza.

Los avan­ces en la inte­gra­ción comer­cial y finan­cie­ra, así como los esfuer­zos en pos de la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, ali­men­ta­ria, tec­no­ló­gi­ca y en otras áreas cla­ve de la eco­no­mía, son tam­bién con­tri­bu­cio­nes des­ta­ca­das de nues­tra organización.

Coin­ci­de tam­bién hoy 19 de abril ‑como les decía hace un ins­tan­te- el ani­ver­sa­rio 49 de la vic­to­ria del pue­blo cubano ante la inva­sión mer­ce­na­ria de Pla­ya Girón, la pri­me­ra derro­ta del impe­ria­lis­mo en este hemis­fe­rio. En ape­nas 72 horas, bajo la con­duc­ción direc­ta del Coman­dan­te en Jefe de la Revo­lu­ción Cuba­na, Fidel Cas­tro Ruz (Aplau­sos), nues­tros com­ba­tien­tes de las Fuer­zas Arma­das y mili­cia­nos, median­te enér­gi­cos con­tra­ata­ques e inin­te­rrum­pi­das accio­nes rin­die­ron al con­tin­gen­te inva­sor, selec­cio­na­do y entre­na­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos y apo­ya­do por la flo­ta naval nor­te­ame­ri­ca­na que los escol­tó has­ta las cos­tas cuba­nas y tuvo que resig­nar­se a ser tes­ti­go del estre­pi­to­so des­ca­la­bro de aque­lla aventura.

Hace solo algu­nos días nues­tra pren­sa, reme­mo­ran­do la efe­mé­ri­de, nos recor­da­ba la gran cam­pa­ña mediá­ti­ca que acom­pa­ñó a la agre­sión mili­tar, pri­me­ro tra­ta­ron de hacer ver que los bom­bar­deos el 15 de abril de 1961 a las bases aéreas por avio­nes pin­ta­dos con las insig­nias cuba­nas, se rea­li­za­ron por nues­tros pilo­tos, supues­ta­men­te incon­for­mes con el rum­bo de la Revo­lu­ción. El 17 de abril cuan­do se ini­cia la inva­sión, las agen­cias de pren­sa nor­te­ame­ri­ca­nas difun­dían todo tipo de men­ti­ras, afir­ma­ban, por ejem­plo, que la segun­da ciu­dad de Cuba, San­tia­go de Cuba, ya esta­ba en manos de los inva­so­res, que nues­tra mili­cia se había dis­per­sa­do, que Fidel se había dado a la fuga y yo esta­ba arres­ta­do, lle­ga­ron al absur­do de infor­mar al mun­do la toma del puer­to de la ciu­dad de Baya­mo, que por cier­to no tie­ne cos­ta y está situa­da en el cen­tro de la anti­gua pro­vin­cia de Orien­te, la más ancha del país. Esa cam­pa­ña nos recuer­da la de aho­ra y las con­ti­nuas cam­pa­ñas que hacen con­tra muchos de los paí­ses aquí presentes.

La Revo­lu­ción Cuba­na en sus 50 años no ha podi­do ser, ni será des­trui­da con el blo­queo, la sub­ver­sión y la men­ti­ra. Cuba, al igual que Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y Ecua­dor, en uno u otro gra­do, son el blan­co pre­fe­ri­do de fero­ces y calum­nio­sas cam­pa­ñas mediá­ti­cas, orga­ni­za­das y finan­cia­das por los cen­tros del poder hege­mó­ni­co en Esta­dos Uni­dos, las oli­gar­quías loca­les y en algu­nos casos la Unión Europea.

Ya vimos, hace menos de un año, como se eje­cu­tó un gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, país enton­ces inte­gran­te del ALBA, con la com­pli­ci­dad y el apo­yo del impe­ria­lis­mo y sus ins­tru­men­tos mediá­ti­cos. Nues­tros pue­blos deben apren­der las lec­cio­nes que se deri­van de estos hechos y no dejar­se con­fun­dir nun­ca por los can­tos de sire­na a que se nos some­te a dia­rio ni ceder jamás al chan­ta­je y la presión.

La expe­rien­cia del lar­go y dolo­ro­so camino reco­rri­do en la his­to­ria común de dos siglos nos ense­ña que solo tene­mos una alter­na­ti­va: unir­nos, luchar y ven­cer (Aplau­sos).

Me uno a las pala­bras, que tam­bién pro­nun­ció Evo, de feli­ci­ta­ción al pue­blo vene­zo­lano, a todos los repre­sen­tan­tes que des­fi­la­ron en ese mag­ní­fi­co des­fi­le de hoy que nos lle­nó de emo­ción des­de el prin­ci­pio has­ta el final (Aplau­sos y excla­ma­cio­nes), y ver a un pue­blo puro ya arma­do, ade­más de sus glo­rio­sas Fuer­zas Arma­das que se les ve avan­zar a ojos vis­ta; ver a los estu­dian­tes pre­sen­tes en el des­fi­le y en las tri­bu­nas, a los cam­pe­si­nos, a los obre­ros, a las múl­ti­ples mani­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les, muchas de ellas o la mayo­ría des­co­no­ci­das por lo menos por mí y que demues­tran la rique­za de este pue­blo, igual que los demás pue­blos her­ma­nos del con­ti­nen­te. Todo eso vis­to, aun­que lo hice per­so­nal­men­te, quie­ro vol­ver­lo a ver en un video, como se dice, en un DVD, para dis­fru­tar­lo mejor, por­que las cáma­ras de tele­vi­sión toman ‑como me decía Chá­vez- muchas vis­tas mejo­res y que se nos esca­pan a noso­tros allí presentes.

Para con­cluir, quie­ro sumar­me tam­bién a un ¡viva a las Fuer­zas Arma­das y al pue­blo arma­do vene­zo­lano! (Excla­ma­cio­nes de: «¡Viva!»)

¡Viva el dos­cien­tos ani­ver­sa­rio del ini­cio de las luchas eman­ci­pa­do­ras de nues­tra Amé­ri­ca! (Excla­ma­cio­nes de: «¡Viva!»)

¡Vivan las glo­rio­sas muje­res vene­zo­la­nas que hoy vimos mar­char con ele­gan­cia, pres­tan­cia y belle­za! (Excla­ma­cio­nes de: «¡Viva!»)

¡Viva la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na! (Excla­ma­cio­nes de: «¡Viva!»)

¡Viva Chá­vez! (Excla­ma­cio­nes de: «¡Viva!»)

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.