¡No aprue­ben la adhe­sión de Israel!, Barghouthi a los miem­bros de la OCDE

«Estas nue­vas enmien­das mili­ta­res adop­ta­das por Israel, de una orden que se remon­ta a 1969, repre­sen­tan una medi­da muy peli­gro­sa, tan­to des­de la pers­pec­ti­va del con­te­ni­do como de la opor­tu­ni­dad en el tiem­po».

Con estas pala­bras, en la rue­da de pren­sa de ayer, el Dr. Mus­ta­fá Barghouthi con­de­nó la nue­va orden mili­tar emi­ti­da por las auto­ri­da­des israe­líes que exi­ge que todos los resi­den­tes de Cis­jor­da­nia, inclu­yen­do a los naci­dos, allí obten­gan a un per­mi­so emi­ti­do por los israe­líes.

«Entrar «ile­gal­men­te» en la zona sig­ni­fi­ca que alguien está en el área sin una orden del gober­na­dor mili­tar de dicha zona», sub­ra­yó el abo­ga­do Raja Shaha­deh, quien expli­có los aspec­tos lega­les vin­cu­la­dos a la defi­ni­ción de «infil­tra­do». «Bajo las nue­vas enmien­das el tér­mino impli­ca que a la per­so­na a la que se acu­sa de “infil­tra­da” auto­má­ti­ca­men­te se la con­si­de­ra cul­pa­ble y debe demos­trar su ino­cen­cia».

El Dr. Barghouthi, quien com­pa­ró las orde­nes mili­ta­res con las leyes en vigor que impi­den a los pales­ti­nos vol­ver a las tie­rras don­de vivían antes de 1948, inter­pre­tó estas nue­vas medi­das como un acto pre­pa­ra­to­rio de otra olea­da de lim­pie­za étni­ca en los Terri­to­rios Pales­ti­nos Ocu­pa­dos que afec­ta­rá a 80.000 pales­ti­nos que viven en Cis­jor­da­nia des­de hace muchos años.

«Estas medi­das tam­bién con­so­li­da­rán un sis­te­ma de apartheid, de can­to­ni­za­ción de las regio­nes y ciu­da­des pales­ti­nas que trans­for­ma­rán la pre­sen­cia pales­ti­na en una serie de ban­tus­ta­nes ais­la­dos unos de otros», dijo. Aña­dió que esta ley inten­si­fi­ca­rá la sepa­ra­ción entre Cis­jor­da­nia y Gaza y entre Jeru­sa­lén Este y el res­to de los Terri­to­rios Ocu­pa­dos.

Des­pués, a lo lar­go de la con­fe­ren­cia, habló sobre el siguien­te asun­to:

Al defi­nir a cual­quier pales­tino como un «infil­tra­do» y con­se­cuen­te­men­te hacer posi­ble una depor­ta­ción masi­va des­de Cis­jor­da­nia, Israel actúa en con­tra­dic­ción con la Con­ven­ción de Gine­bra y los dere­chos huma­nos, tra­tan­do a los resi­den­tes de la Fran­ja de Gaza o a aqué­llos que tie­nen a sus des­cen­dien­tes en la Fran­ja de Gaza como si come­tie­ran un cri­men aun­que sim­ple­men­te estén vivien­do en su pro­pio país.

Este acto tam­bién repre­sen­ta una vio­la­ción de los acuer­dos de Oslo al con­so­li­dar la idea de que Israel toda­vía gobier­na mili­tar­men­te todo el terri­to­rio ocu­pa­do, inclu­yen­do las áreas A, B y C. Israel decla­ra de fac­to que la admi­nis­tra­ción de la de Auto­ri­dad Pales­ti­na no tie­nen nin­gu­na vali­dez sobre el terreno.

Un sis­te­ma de apartheid

«Esta orden mili­tar es un acto des­ti­na­do a obs­truir el tra­ba­jo dia­rio de muchas per­so­nas cuya pre­sen­cia es impor­tan­te para Cis­jor­da­nia, no sólo los acti­vis­tas inter­na­cio­na­les de soli­da­ri­dad, sino tam­bién exper­tos, pro­fe­sio­na­les y coope­ran­tes de varias orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que ope­ran en terri­to­rio pales­tino.

Israel uti­li­za­rá esta ley para dete­ner a los pales­ti­nos que estén acti­vos en la resis­ten­cia pací­fi­ca no vio­len­ta que par­ti­ci­pan en pro­tes­tas popu­la­res con­tra el muro de sepa­ra­ción y con­tra la amplia­ción de las colo­nias: si entran en las áreas que han sido decla­ra­das zonas cerra­das mili­ta­res, el ejér­ci­to israe­lí ten­drán poder para dete­ner a los mani­fes­tan­tes. Si esto ocu­rre, los acti­vis­tas pue­den ser con­de­na­dos y encar­ce­la­dos has­ta sie­te años o depor­ta­dos de Cis­jor­da­nia. Cual­quier pales­tino que via­je al valle del Jor­dán o a la deno­mi­na­da área C, que abar­ca el 60% de toda Cis­jor­da­nia, pue­de ser decla­ra­do «infil­tra­do» y podría ser dete­ni­do.

Israel sigue per­pe­tran­do una vio­la­ción tras otra e imple­men­tan­do un com­ple­jo plan de con­fis­ca­ción de tie­rras que impo­ne de hecho un sis­te­ma de apartheid inde­pen­dien­te­men­te de las nego­cia­cio­nes. Esto for­ma par­te del esta­ble­ci­mien­to de un entra­ma­do de polí­ti­cas des­ti­na­das a liqui­dar la legi­ti­mi­dad pales­ti­na sobre Jeru­sa­lén Este, a igno­rar el dere­cho de los refu­gia­dos pales­ti­nos a vol­ver y a negar el dere­cho de los pales­ti­nos a esco­ger dón­de vivir, ais­lan­do la pre­sen­cia pales­ti­na en el 60% de Cis­jor­da­nia.

Se tra­ta de una estra­te­gia colo­ni­za­do­ra que suce­de a dia­rio median­te la amplia­ción de las colo­nias, la cons­truc­ción del muro y pues­tos mili­ta­res de con­trol, la sepa­ra­ción y segre­ga­ción por medio de un sis­te­ma de carre­te­ras y la uti­li­za­ción de una serie de leyes injus­tas.

Iró­ni­ca­men­te esta nue­va medi­da apa­re­ce mien­tras la comu­ni­dad inter­na­cio­nal tra­ta de reani­mar el supues­to pro­ce­so de paz, lo que repre­sen­ta un insul­to a toda la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, a la Unión Euro­pea y a la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se.

Una estra­te­gia de resis­ten­cia

En nues­tra opi­nión, la Auto­ri­dad Pales­ti­na debe­ría recon­si­de­rar com­ple­ta­men­te la polí­ti­ca de segu­ri­dad acor­da­da con la coor­di­na­ción de Israel y con­si­de­rar la posi­bi­li­dad de emi­tir docu­men­tos de iden­ti­dad sin el con­trol de las auto­ri­da­des israe­líes. En segun­do lugar hace­mos un lla­ma­mien­to a la Auto­ri­dad Pales­ti­na y a todas las fac­cio­nes, par­ti­dos y repre­sen­tan­tes de los Terri­to­rios Pales­ti­nos a adop­tar la estra­te­gia y los prin­ci­pios del boi­cot, des­in­ver­sio­nes y san­cio­nes y a tra­tar al gobierno israe­lí como se tra­tó en su momen­to al gobierno suda­fri­cano.

La res­pues­ta a esta polí­ti­ca adi­cio­nal rea­li­za­da por Israel requie­re el desa­rro­llo de una movi­li­za­ción con­jun­ta por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, una acción colec­ti­va para pro­te­ger a los 80.000 pales­ti­nos y sus fami­lias que aho­ra esta­rán some­ti­dos a esta medi­da adi­cio­nal de lim­pie­za étni­ca y depor­ta­ción.

La pre­sión eco­nó­mi­ca como una herra­mien­ta pode­ro­sa

Final­men­te ins­ta­mos a los 30 Esta­dos miem­bros de la OCDE a no garan­ti­zar la admi­sión de Israel en la orga­ni­za­ción. Dar la bien­ve­ni­da a Israel como miem­bro de la OCDE sig­ni­fi­ca no sólo la con­ce­sión de ven­ta­jas prác­ti­cas eco­nó­mi­cas, sino tam­bién la demos­tra­ción de que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal acep­ta su con­duc­ta, cues­tio­na­ble y repren­si­ble, que vio­la los prin­ci­pios de la OCDE.

Como par­te de su soli­ci­tud de adhe­sión, Israel remi­tió infor­ma­ción a la OCDE que pro­por­cio­na datos que inclu­yen cifras esta­dís­ti­cas rela­cio­na­das con áreas ocu­pa­das como los Altos del Golán, Jeru­sa­lén Este y todas las colo­nias ile­ga­les en Cis­jor­da­nia: Esto quie­re decir que la decla­ra­ción de su terri­to­rio eco­nó­mi­co inclu­ye todas estas áreas ane­xio­na­das y ocu­pa­das ile­gal­men­te con­tra­vi­nien­do las polí­ti­cas y prin­ci­pios de la OCDE. Exi­gi­mos que los miem­bros de la OCDE no aprue­ben la adhe­sión de Israel, que mina­rá la cre­di­bi­li­dad de la Unión Euro­pea y de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a la vez que alen­ta­rá la impu­ni­dad de Israel.

Tra­du­ci­do del inglés por Car­los San­chis y revi­sa­do por Caty R.

Fuen­te: Rebe­lion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *