Los dere­chos del hom­bre y la tie­rra- Eduar­do Galeano

Lamen­ta­ble­men­te, no podré estar con uste­des. Oja­lá se pue­da hacer todo lo posi­ble, y lo impo­si­ble tam­bién, para que la Cum­bre de la Madre Tie­rra sea la pri­me­ra eta­pa hacia la expre­sión colec­ti­va de los pue­blos que no diri­gen la polí­ti­ca mun­dial, pero la pade­cen.

Oja­lá sea­mos capa­ces de lle­var ade­lan­te estas dos ini­cia­ti­vas del com­pa­ñe­ro Evo [Mora­les, pre­si­den­te de Boli­via], el Tri­bu­nal de la Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y el Refe­rén­dum Mun­dial con­tra un sis­te­ma de poder fun­da­do en la gue­rra y el derro­che, que des­pre­cia la vida huma­na y pone ban­de­ra de rema­te a nues­tros bie­nes terre­na­les.

Oja­lá sea­mos capa­ces de hablar poco y hacer mucho. Gra­ves daños nos ha hecho, y nos sigue hacien­do, la infla­ción pala­bra­ria, que en Amé­ri­ca Lati­na es más noci­va que la infla­ción mone­ta­ria. Y tam­bién, y sobre todo, esta­mos har­tos de la hipo­cre­sía de los paí­ses ricos, que nos están dejan­do sin pla­ne­ta mien­tras pro­nun­cian pom­po­sos dis­cur­sos para disi­mu­lar el secues­tro.

Hay quie­nes dicen que la hipo­cre­sía es el impues­to que el vicio paga a la vir­tud. Otros dicen que la hipo­cre­sía es la úni­ca prue­ba de la exis­ten­cia del infi­ni­to. Y el dis­cur­se­río de la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, ese club de ban­que­ros y gue­rre­ros, prue­ba que las dos defi­ni­cio­nes son correc­tas.

Yo quie­ro cele­brar, en cam­bio, la fuer­za de ver­dad que irra­dian las pala­bras y los silen­cios que nacen de la comu­nión huma­na con la natu­ra­le­za. Y no es por casua­li­dad que esta Cum­bre de la Madre Tie­rra se rea­li­za en Boli­via, esta nación de nacio­nes que se está redes­cu­brien­do a sí mis­ma al cabo de dos siglos de vida men­ti­da.

Boli­via aca­ba de cele­brar los diez años de la vic­to­ria popu­lar en la gue­rra del agua, cuan­do el pue­blo de Cocha­bam­ba fue capaz de derro­tar a una todo­po­de­ro­sa empre­sa de Cali­for­nia, due­ña del agua por obra y gra­cia de un Gobierno que decía ser boli­viano y era muy gene­ro­so con lo ajeno.

Esa gue­rra del agua fue una de las bata­llas que esta tie­rra sigue libran­do en defen­sa de sus recur­sos natu­ra­les, o sea: en defen­sa de su iden­ti­dad con la natu­ra­le­za. Boli­via es una de las nacio­nes ame­ri­ca­nas don­de las cul­tu­ras indí­ge­nas han sabi­do sobre­vi­vir, y esas voces resue­nan aho­ra con más fuer­za que nun­ca, a pesar del lar­go tiem­po de la per­se­cu­ción y del des­pre­cio.

El mun­do ente­ro, atur­di­do como está, deam­bu­lan­do como cie­go en tiro­teo, ten­dría que escu­char esas voces.

Ellas nos ense­ñan que noso­tros, los huma­ni­tos, somos par­te de la natu­ra­le­za, parien­tes de todos los que tie­nen pier­nas, patas, alas o raí­ces.

La con­quis­ta euro­pea con­de­nó por ido­la­tría a los indí­ge­nas que vivían esa comu­nión, y por creer en ella fue­ron azo­ta­dos, dego­lla­dos o que­ma­dos vivos.

Obs­tácu­lo al pro­gre­so

Des­de aque­llos tiem­pos del Rena­ci­mien­to euro­peo, la natu­ra­le­za se con­vir­tió en mer­can­cía o en obs­tácu­lo al pro­gre­so humano. Y has­ta hoy, ese divor­cio entre noso­tros y ella ha per­sis­ti­do, a tal pun­to que toda­vía hay gen­te de bue­na volun­tad que se con­mue­ve por la pobre natu­ra­le­za, tan mal­tra­ta­da, tan las­ti­ma­da, pero vién­do­la des­de afue­ra. Las cul­tu­ras indí­ge­nas la ven des­de aden­tro.

Vién­do­la, me veo. Lo que con­tra ella hago, está hecho con­tra mí. En ella me encuen­tro, mis pier­nas son tam­bién el camino que las anda.

Cele­bre­mos, pues, esta Cum­bre de la Madre Tie­rra. Y oja­lá los sor­dos escu­chen: los dere­chos huma­nos y los dere­chos de la natu­ra­le­za son dos nom­bres de la mis­ma dig­ni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *