Los secre­tos de la abso­lu­ción del caso Egun­ka­ria – Boltxe Kolek­ti­boa

Esta edi­to­rial sema­nal se escri­be con un poco de retra­so, de mane­ra cons­cien­te. El Tri­bu­nal de Órden Públi­co podía haber hecho públi­ca la sen­ten­cia el pasa­do vier­nes para evi­tar la ago­nía del fin de sema­na a las per­so­nas impu­tadas, a la opi­nión públi­ca cons­cien­te y a una legión de ana­lís­tas polí­ti­cos que hoy a la maña­na han encen­di­do el orde­na­dor espe­ran­do el sen­ti­do de sus refle­xio­nes, pero nun­ca ha sido la sen­si­bi­li­dad una de las vir­tu­des de la judi­ca­tu­ra. Así que ha habi­do que espe­rar has­ta hoy para que se des­ve­lá­se el secre­to.

Es com­pren­si­ble la ale­gría de los pro­pios acu­sa­dos, quie­nes des­pués de ser tor­tu­ra­dos, ver su patri­mo­nio per­so­nal blo­quea­do, con el maca­bro caso del falle­ci­mien­to de uno de los impu­tados con las cuen­tas blo­quea­das has­ta para el cobro de su pen­sión de jubi­la­ción. Pero otra cosa dis­tin­ta es la obli­ga­ción de ir al aná­li­sis frío y des­apa­sio­na­do de las razo­nes últi­mas de su natu­ral ale­gría.

Debe­mos diri­gir­nos en pri­mer lugar, a un hecho fun­da­men­tal. El rele­vo del falan­gis­ta Fun­gai­ri­ño por un nue­vo fis­cal que tomó inme­dia­ta­men­te la deci­sión de renun­ciar a ejer­cer acu­sa­ción algu­na con­tra los impu­tados dado que veía evi­den­te­men­te que no había caso, más allá del odio ideo­ló­gi­co de la caver­na espa­ño­la al eus­ke­ra y al aber­tza­lis­mo.

Este fis­cal optó por situar el suma­rio allá don­de debie­ra haber esta­do des­de el prin­ci­pio: las prue­bas. Y se encon­tró con un for­mi­da­ble pro­yec­to cul­tu­ral con­ver­ti­do en reali­dad mer­ced a dece­nas de miles de eus­kal­du­nes y varios miles de lec­to­ras y lec­to­res fie­les a su com­pro­mi­so dia­rio con el eus­ka­ra, a tra­vés de la com­pra dia­ria de sus opi­nio­nes.

Has­ta la Kor­di­na­do­ra de Kon­par­sas de Bil­bo se ha vis­to afec­ta­da por la furia ven­ga­do­ra del fas­cis­mo espa­ñol antes y aho­ra en el poder y en el gobierno de Madrid. Se blo­quea­ron las cuen­tas de Hor Dago!, com­par­sa que nació para apo­yar des­de el Movi­mien­to Popu­lar y des­de los espa­cios lúdi­cos a la pri­me­ra publi­ca­ción en eus­ka­ra dia­ria des­de que Fran­co fue­ra ente­rra­do. Se les incau­ta­ron las cuen­tas y en el TOP están par­te de los archi­vos que per­te­ne­cen a Bil­bo­ko Kon­par­tsak, que des­de estas líneas logi­ca­men­te exijí­mos res­ti­tuir a sus autén­ti­cos due­ños.

El gobierno espa­ñol abrió todos los flan­cos repre­si­vos pero lo hizo como el fas­cis­mo pro­ce­de con­tra la pobla­ción civil, con las armas, las ame­na­zas, la tor­tu­ra y con la más abso­lu­ta de las fal­se­da­des por ban­de­ra.

El jui­cio ha sido obser­va­do con lupa por orga­nis­mo jurí­di­cos inter­na­cio­na­les y de Madrid salie­ron asom­bra­dos quie­nes acu­die­ron al ver las pre­ten­di­das tra­duc­cio­nes, en las que Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta! se tra­du­jo ale­gre­men­te por ¡Viva ETA!, por citar solo una de aque­llas insó­li­tas imbe­ci­li­da­des que se tra­ta­ron de colar como ver­sio­nes ofre­ci­das por per­so­nas con capa­ci­dad de tra­du­cir.

Este jucio ha teni­do dema­sia­dos focos sobre sí mis­mo como para hacer pasar por jóve­nes radi­ca­les a casi una dece­na de vene­ra­bles vete­ra­nos cen­tra­dos en la cul­tu­ra y en su mayo­ría, si no en su tota­li­dad, ale­ja­dos de la prác­ti­ca polí­ti­co – mili­tar de ETA tam­bién en el cam­po de la opi­nión.

Una sen­ten­cia con­de­na­to­ria sin sus­ten­to acu­sa­to­rio de la fis­ca­lía no tie­ne ni pies, ni cabe­za. Tres fas­cis­tas en la calle y otros tres estra­te­gi­ca­men­te situa­dos en el Tri­bu­nal Supre­mo sub­vier­ten cual­quier garan­tía pro­ce­sal, pero cabe el recur­so a estras­bur­go. Y aho­ra sí, nin­gún esta­do admi­te el man­ti­ni­mien­to de un pro­ce­di­mien­to judi­cial sin acu­sa­ción de la fis­ca­lía. El fis­cal renun­ció a pre­gun­tar siquie­ra a los acu­sa­dos en una denun­cia pasi­va del ake­la­rre fas­cis­ta que se esta­ba desa­rro­llan­do en su pre­sen­cia, algo que ni la judi­ca­tu­ra ni los tri­bu­na­les supe­rio­res al tri­bu­nal de Órden Públi­co qui­sie­ron evi­tar.

No les ha sido posi­ble man­te­ner ese mis­mo guión que tan bue­nos resul­ta­dos les está dan­do duran­te déca­das en esta oca­sión para cri­mi­na­li­zar al inde­pen­den­tis­mo vas­co y al mun­do eus­kal­dún con estos acu­sa­dos.

Todo esto, esta sen­ten­cia hubie­se sido impo­si­ble sin la sali­da a la calle en Donos­tia de dece­nas de miles de per­so­nas, sin las movi­li­za­cio­nes masi­vas en los cen­tros de tra­ba­jo y estu­dio, sin denun­ciar masi­va­men­te que nos están tra­tan­do en Eus­kal Herria como tra­tan hoy en Hon­du­ras a su pue­blo en resis­ten­cia pací­fi­ca, con tor­tu­ras, con apro­pia­cio­nes de bie­nes aje­nos, con incau­ta­ción de patri­mo­nio. Esto, se lea don­de se lea, es lo que debe resal­tar­se. Tra­tan al inde­pen­den­tis­mo vas­co igual que el gori­lis­mo tra­ta a los pue­blos de Lati­noa­mé­ri­ca o a cual­quier socie­dad sojuz­ga­da de cual­quier lugar del pla­ne­ta. Igual, ni peor, ni mejor.

Pero cui­da­do, que­da­ba el recur­so al tri­bu­nal de dere­chos huma­nos. Al póder polí­ti­co espa­ñol, a sus podé­res fác­ti­cos se les ha impe­di­do con­su­mar su ven­gan­za anti­vas­ca por no poder argu­men­tar de que for­ma y con que jus­ti­fi­ca­ción se juz­ga a unos edi­to­res de perió­di­co si la acu­sa­ción públi­ca ya ha deja­do cla­ro que exije el archi­vo del caso.

Que­da pen­dien­te la repa­ra­ción de las bru­ta­les tor­tu­ras que pade­cie­ron, la pér­di­da de dece­nas de pues­tos de tra­ba­jo, la des­truc­ción de la maqui­na­ria y las ins­ta­la­cio­nes y la repa­ra­ción del daño hecho. Casi nada.

Y exijí­mos res­pon­sa­bi­li­da­des al apa­ra­to de men­ti­ras y calum­nias del régi­men por la can­ti­dad de men­ti­ras que se han publi­ca­do con­tra el medio, la plan­ti­lla y sus pro­fe­sio­na­les duran­te estos sie­te años así como el calen­ta­mien­to de las con­di­cio­nes para esta inter­ven­ción.

la ultra­de­re­cha espa­ño­la está acos­tum­bra­da a come­ter todo tipo de abe­rra­cio­nes con­tra la socie­dad y el pue­blo que lucha de modo que, no pue­den salir lim­pios de pol­vo y paja de esta. No debe­mos per­mi­tir­lo.

La ven­gan­za espa­ño­la siem­pre ha con­ver­ti­do a la polí­ti­ca vas­ca en un movi­mien­to pen­du­lar. ETA mata a Ryan y las FOP espa­ño­las des­ha­cen a gol­pes el cuer­po de un dete­ni­do, siem­pre ha sido así. A los movi­mien­tos polí­ti­cos del inde­pen­den­tis­mo, basi­ca­men­te a la izquier­da Aber­tza­le, Espa­ña res­pon­de con ani­qui­la­mien­to de acti­vis­tas o con el encar­ce­la­mien­to de los diri­gen­tes polí­ti­cos civí­les aber­tza­le.

Des­gra­cia­da­men­te para Aznar, res­pon­sa­ble de todo este capí­tu­lo de vio­len­cia, veja­ción, tor­tu­ra y calum­nias ‚y para Zapa­te­ro, con­ti­nua­dor de sus bar­ba­ri­da­des por la trá­gi­ca nega­ti­va a pac­tar una sali­da demo­crá­ti­ca al con­ten­cio­so que enfren­ta al Pue­blo Vas­co con el impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta. Hacien­do­le res­pon­sa­ble de los des­ma­nes que su gobierno anti­de­mo­crá­ti­co come­te dia­ria­men­te des­de los orga­nos pseu­do­ju­di­ca­les espa­ño­les y des­de la xenó­fo­ba inter­ven­ción de sus cuer­pos repre­si­vos, fobia que sin ambi­güe­dad algu­na ha lle­ga­do tam­bién a una par­te de la Poli­cía Auto­nó­mi­ca espa­ño­la que habi­tual­men­te, vis­te de rojo.

El tiem­po se le aca­ba a Espa­ña. Los medios de into­xi­ca­ción espa­ño­les, corres­pon­sa­bles de esta bar­ba­ri­dad han tra­ta­do de ocul­tar el bochorno a quie­nes toda­vía enga­ñan con el infan­til cuen­to de la bue­na pipa.

No exis­te la demo­cra­cía espa­ño­la, exis­te la demo­cra­cía a la espa­ño­la, que his­to­ri­ca­men­te des­de los Reyes Cató­li­cos has­ta hoy tie­ne en la porra y el San­to ofi­cio sus más des­ta­ca­bles ingre­dien­tes.

Esto ya es un secre­to a voces y es curio­so que coin­ci­da la sen­ten­cia obli­ga­to­ria­men­te abso­lu­to­ria con el momen­to en el que el PNV afir­ma que el PSOE mete mano al cajón en el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, el PSOE que el PNV roba en el Gug­genhein, en Ara­ba y en la Hacien­da Foral de Gipuz­koa, el PP habla de la sub­ven­ción a la Fun­da­ción Sabino Ara­na y a Basa­goi­ti Urku­llu le recuer­da los del caso Gür­tel, Cmps y Matas. Todos se dela­tan a todos ante la estu­pe­fac­ción gene­ral.

Es par­te de un espec­tácu­lo espa­ñol que el espa­ño­lis­mo y los con­ver­sos del PNV ya homo­lo­ga­dos cada día más a la UPN de Sanz y al cen­tro dere­cha fran­cés no pue­den escon­der por más tiem­po, ha lle­ga­do el momen­to de las audi­to­rias a su ges­tión.

Eus­kal Herria tie­ne a favor el tiem­po que ha pasa­do des­de hace trein­ta años, pode­mos decir con el áni­mo bien alto que la far­sa está ter­mi­nan­do ya. Has­ta IU se apun­ta a la ges­tión de izquier­da infu­ma­ble de la mano del neo­li­be­ral y reque­té Azku­na, curio­so can­di­da­to del car­lis­tón PNV.

Esto es bueno para los siguien­tes jui­cios en pers­pec­ti­va, el caso de las herri­kos o las acu­sa­cio­nes a los Mahai­ki­des de Herri Bata­su­na, espe­cial­men­te para las bar­ba­ri­da­des que tie­nen pre­pa­ra­das con­tra Ote­gi.

Y que nadie olvi­de que detrás del escán­da­lo Egun­ka­ria vie­ne no olvi­dem! el escán­da­lo del Esta­tut des­ca­fei­na­do de Cata­lun­ya. Segu­ra­men­te en cata­lán se dirá así, y si no, lo inten­ta­mos. Pues eso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *