Gue­va­rian­do entre­vis­ta a Gus­ta­vo Rios, ex-mili­tan­te del FPMR

His­to­ria de la revo­lu­ción incon­clu­sa (quin­ta entre­ga)
Entre­vis­ta a Gus­ta­vo Ríos, ex mili­tan­te del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez ‑FPMR‑, de Chi­le
«El arma no es lo fun­da­men­tal, sino el ser humano que está detrás de ese arma»
Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do
(Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas)
[email protected]​gmail.​com, [email protected]​gmail.​com
http://​www​.cata​pul​ta​.com​.ar/​a​n​t​e​r​i​o​r​/​f​o​t​o​s​/​c​h​i​l​e​-​f​p​m​r​.​jpg
La pre­sen­te entre­vis­ta per­te­ne­ce a un con­jun­to de entre­vis­tas que, a su vez, cons­ti­tu­ye una ambi­cio­sa inda­ga­ción que hemos comen­za­do recien­te­men­te por par­te del Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas ‑con­for­ma­do, en prin­ci­pio, por Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do, y al que per­te­ne­cen otros inves­ti­ga­do­res que tam­bién harán su apor­te pró­xi­ma­men­te-: «His­to­ria de la Revo­lu­ción Incon­clu­sa». Tam­bién hacen par­te de esa ini­cia­ti­va las entre­vis­tas a Alba Este­la Mal­do­na­do (Coman­dan­te Lola), de Gua­te­ma­la, Abel Bo, de Argen­ti­na, Mario Ros­si de Uru­guay y al MIR Bata­llón Chi­le, opor­tu­na­men­te difun­di­das en la red. La idea en jue­go es poder con­ver­sar sobre diver­sas cues­tio­nes de inte­rés para la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, cen­trán­do­nos en prin­ci­pio en un balan­ce crí­ti­co de los movi­mien­tos arma­dos, de los cua­les todos los entrevistados/​as for­ma­ron par­te en el pasa­do recien­te.
En esta opor­tu­ni­dad nues­tro equi­po de tra­ba­jo loca­li­zó, en un país lati­no­ame­ri­cano, a un anti­guo com­ba­tien­te inter­na­cio­na­lis­ta chi­leno, que per­te­ne­ció por muchos años al Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez -FPMR- de Chi­le, for­man­do par­te de sus estruc­tu­ras de direc­ción, y como tal, res­pon­sa­ble de los erro­res y acier­tos del gru­po polí­ti­co mili­tar que desa­rro­lló espec­ta­cu­la­res accio­nes arma­das, tales como el aten­ta­do en con­tra del dic­ta­dor Augus­to Pino­chet, la inter­na­ción de armas por Carri­zal Bajo en el nor­te de Chi­le y la espec­ta­cu­lar fuga en heli­cóp­te­ro de la cár­cel de alta segu­ri­dad de San­tia­go de cua­tro de sus miem­bros. Hoy este com­ba­tien­te, al que solo iden­ti­fi­ca­re­mos por razo­nes de segu­ri­dad como Gus­ta­vo Ríos, sigue mili­tan­do ape­ga­do a sus ideas y ayu­dan­do a cons­truir orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria en otra par­te del con­ti­nen­te, dis­tin­ta a Chi­le sin dudas, pero que no le cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma. Se reco­no­ce hijo del con­ti­nen­te y está dis­pues­to a «regar su san­gre en cual­quie­ra de nues­tros paí­ses luchan­do por un futu­ro socia­lis­ta».
«Gus­ta­vo Ríos» es un con­ver­sa­dor nato y pone énfa­sis en cada cosa que dice como hacien­do memo­ria. No tie­ne la típi­ca estam­pa del gue­rri­lle­ro que se ha difun­di­do como este­reo­ti­po; más pare­ce un ofi­ci­nis­ta ameno y des­preo­cu­pa­do que va de com­pras des­pués del tra­ba­jo y nada indi­ca o dela­ta su actual labor mili­tan­te. Aún con­ser­va su aspec­to juve­nil y está lleno de pasión revo­lu­cio­na­ria que se encar­ga de tras­mi­tir y con­ta­giar a quien lo escu­che. Cuan­do ter­mi­na­mos nues­tra char­la, se va cami­nan­do rápi­do y se pier­de en la mul­ti­tud de colo­res y mur­mu­llos que lle­nan la tar­de de esta capi­tal lati­no­ame­ri­ca­na. La con­ver­sa­ción con el ex rodri­guis­ta y actual mili­tan­te lati­no­ame­ri­cano, se ha exten­di­do por horas y este es el resul­ta­do de nues­tro tra­ba­jo.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​


Pre­gun­ta: Lue­go de la expe­rien­cia de estas últi­mas déca­das en Lati­noa­mé­ri­ca, hay quien dice que los movi­mien­tos arma­dos en la actua­li­dad no tie­nen via­bi­li­dad, aun­que de hecho al menos en dos paí­ses (Colom­bia y el sur de Méxi­co) exis­ten y están ope­ra­ti­vos. ¿Qué balan­ce pode­mos hacer res­pec­to de estos movi­mien­tos y de su lucha en estos años pasa­dos, y qué pers­pec­ti­vas de futu­ro podría pen­sar­se para pro­pues­tas arma­das en la región?
Gus­ta­vo Ríos: Pri­me­ro que todo debe­mos situar a los movi­mien­tos arma­dos en un con­tex­to his­tó­ri­co con­cre­to y tam­bién hacer la dife­ren­cia entre movi­mien­tos arma­dos y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. Esas res­pues­tas arma­das exis­ten en nues­tro con­ti­nen­te des­de la mis­ma inva­sión espa­ño­la. En algu­nas regio­nes con mayor inten­si­dad que en otras y con cier­ta inter­mi­ten­cia his­tó­ri­ca, pero esa reali­dad en nues­tro con­ti­nen­te es una cons­tan­te his­tó­ri­ca. ¿Por qué? Por­que a par­tir de la inva­sión espa­ño­la, la explo­ta­ción, la mise­ria, el cas­ti­go des­pia­da­do, la vio­la­ción de nues­tras her­ma­nas muje­res, la saña psi­có­pa­ta de la cri­mi­nal empre­sa capi­ta­lis­ta que sig­ni­fi­có tal inva­sión, se entro­ni­zó en nues­tro terri­to­rio en un inten­to por some­ter por la vio­len­cia más extre­ma y sádi­ca, a nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios.
El capi­ta­lis­mo que recién nacía en aque­lla épo­ca, ya mos­tra­ba su carac­te­rís­ti­ca más per­ma­nen­te e iden­ti­fi­ca­ti­va: el terro­ris­mo des­pia­da­do de las cla­ses domi­nan­tes, usa­do para some­ter a los pue­blos y robar sus rique­zas, su tra­ba­jo, su cul­tu­ra, su len­gua y has­ta su des­cen­den­cia. Toda esta situa­ción, tenía que ori­gi­nar una natu­ral res­pues­ta de nues­tros pue­blos en tan­to ejer­cer su inob­je­ta­ble dere­cho a la auto­de­fen­sa y a la rebe­lión fren­te al robo y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. De tal for­ma que de lo ante­rior se des­pren­den dos hechos que habi­tual­men­te pasan des­aper­ci­bi­dos para muchos: las rebe­lio­nes indí­ge­nas y de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios en con­tra del inva­sor son luchas de auto­de­fen­sa anti­ca­pi­ta­lis­ta, ya que la inva­sión fue una empre­sa emi­nen­te­men­te capi­ta­lis­ta. Un segun­do hecho sig­ni­fi­ca­ti­vo es que el ejer­ci­cio de la rebe­lión por par­te de nues­tros pue­blos es emi­nen­te­men­te en res­pues­ta fren­te a la agre­sión y la bar­ba­rie que nos tra­jo el capi­ta­lis­mo y que, por lo tan­to, está ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­da.
Has­ta hoy, nues­tros pue­blos han ejer­ci­do la rebe­lión con un carác­ter defi­ni­ti­va­men­te defen­si­vo en un inten­to por pre­ser­var su dere­cho a la vida, al tra­ba­jo, a la cul­tu­ra, a su rela­ción armo­nio­sa con la natu­ra­le­za. De tal for­ma que la actua­li­dad de una u otra for­ma de lucha, está en direc­ta rela­ción con nues­tras capa­ci­da­des defen­si­vas fren­te a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, y allí don­de hoy aún exis­ten movi­mien­tos con gran capa­ci­dad ope­ra­ti­va, es don­de los pue­blos han podi­do acu­mu­lar más fuer­zas para defen­der­se del terro­ris­mo de la bur­gue­sía.
Por otro lado, yo no habla­ría de movi­mien­tos arma­dos sino de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. La exis­ten­cia de movi­mien­tos arma­dos esta fue­ra de dis­cu­sión. Estos, al igual que la gue­rra y las accio­nes arma­das o vio­len­tas, se dan en todo tiem­po y lugar, son la cons­tan­te his­tó­ri­ca más regu­lar, sobre todo en el capi­ta­lis­mo, pero que tam­bién fue una de las carac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de las ante­rio­res for­ma­cio­nes socia­les basa­das en la explo­ta­ción de unos seres huma­nos por otros. Una vez que hemos situa­do estos hechos en lo que a mi jui­cio es su pers­pec­ti­va real, esta­mos en mejo­res con­di­cio­nes para res­pon­der la inte­rro­gan­te plan­tea­da.
Pri­me­ro, que todo seña­lar que los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos tie­nen momen­tos de desa­rro­llo his­tó­ri­co dis­tin­tos, pero que no esca­pan a cier­tas eta­pas en su evo­lu­ción polí­ti­ca y en su madu­ra­ción.
En las pos­tri­me­rías del siglo XIX sur­ge con una fuer­za inci­pien­te un movi­mien­to obre­ro que se empie­za a orga­ni­zar y movi­li­zar en torno a la defen­sa de sus intere­ses más inme­dia­tos. Esta fuer­za nacien­te del movi­mien­to obre­ro está con­di­cio­na­da al desa­rro­llo que alcan­zan las fuer­zas pro­duc­ti­vas en los paí­ses de la región. De allí que en algu­nos paí­ses como Chi­le y Argen­ti­na sur­ge una cla­se obre­ra con gran pre­sen­cia y muy com­ba­ti­va.
El segun­do ciclo lo pode­mos ubi­car en el naci­mien­to de algu­nos par­ti­dos comu­nis­tas y pro­le­ta­rios impul­sa­dos fuer­te­men­te por la gran revo­lu­ción de octu­bre de Rusia en 1917. Son par­ti­dos que, en su naci­mien­to, expre­san más bien un pro­gra­ma gene­ral basa­dos en el mar­xis­mo que se empe­za­ba a cono­cer en el con­ti­nen­te y que no expre­sa­ban cla­ra­men­te una voca­ción de poder, pero que sin duda le dan un nue­vo impul­so al desa­rro­llo de la con­cien­cia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra.
El ter­cer ciclo lo pode­mos ubi­car cuan­do estos mis­mos par­ti­dos asu­men como estra­te­gia gene­ral la cons­ti­tu­ción de fren­tes popu­la­res en una alian­za polí­ti­ca que tie­ne a una par­te de la bur­gue­sía en la direc­ción de dicho fren­te, que se orga­ni­za no para la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do, sino bási­ca­men­te en bus­ca del desa­rro­llo del “capi­ta­lis­mo nacio­nal”, que desa­rro­lle el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y que “pre­pa­re las con­di­cio­nes” para el socia­lis­mo. Este ciclo mar­ca sin duda todo un perío­do don­de se expre­sa­rá la renun­cia a uti­li­zar al mar­xis­mo en una dimen­sión crea­do­ra, su ver­da­de­ra esen­cia cree­mos noso­tros, y sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes como José Mariá­te­gui en Perú y otros, se pro­ce­de de una for­ma mecá­ni­ca y muy ale­ja­da de la reali­dad obje­ti­va.
El cuar­to ciclo de desa­rro­llo lo pode­mos ubi­car cla­ra­men­te en el ini­cio y triun­fo de la revo­lu­ción cuba­na, que sig­ni­fi­ca­rá toda una here­jía para gran par­te del movi­mien­to comu­nis­ta de aque­llos años. En el sur­gi­mien­to de la revo­lu­ción cuba­na influ­yen muchos hechos, pero uno de ellos, que se ha sos­la­ya­do en el tiem­po, es la deci­si­va influen­cia de la obser­va­ción que hacen los revo­lu­cio­na­rios de la reali­dad obje­ti­va y cómo cons­ta­tan por ellos mis­mos que la cla­se domi­nan­te no se deten­drá ni fren­te al cri­men ni a los méto­dos más san­gui­na­rios con tal de con­ser­var el poder, y tam­bién la inclu­sión den­tro de los para­dig­mas de los revo­lu­cio­na­rios que con­du­je­ron ese pro­ce­so de otra lec­tu­ra de los clá­si­cos del mar­xis­mo y otra for­ma de mirar nues­tra his­to­ria.
Con este cuar­to ciclo de desa­rro­llo his­tó­ri­co se ini­cia sin duda todo un replan­teo de los revo­lu­cio­na­rios en torno al pro­ble­ma del poder y sur­gen dis­tin­tos esfuer­zos orga­ni­za­ti­vos que bus­can lle­nar el vacío his­tó­ri­co fren­te a este pro­ble­ma. Pero tam­bién debe­mos decir que el sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes que incor­po­ran el ele­men­to mili­tar a su polí­ti­ca, y por con­si­guien­te una estruc­tu­ra en este sen­ti­do, no deter­mi­na el carác­ter revo­lu­cio­na­rio de la mis­ma. En nues­tro con­ti­nen­te no son pocas las orga­ni­za­cio­nes que, sin ser revo­lu­cio­na­rias, han incor­po­ra­do el ele­men­to mili­tar a su polí­ti­ca, lo que quie­re decir que esto no deter­mi­na el obje­ti­vo. Esto nos lle­va tam­bién a plan­tear­nos muy cla­ra­men­te que siem­pre lo cen­tral será el con­te­ni­do polí­ti­co de las orga­ni­za­cio­nes que asu­man el ele­men­to mili­tar y que actúen en con­se­cuen­cia.
No podría pre­ten­der hacer aquí un balan­ce de todos estos movi­mien­tos, por­que ya dije que todos corres­pon­den a reali­da­des dis­tin­tas y muy diver­sas, pero hay algu­nos ele­men­tos comu­nes que pode­mos res­ca­tar y que qui­zá podrían ser­vir para un ejer­ci­cio de esa natu­ra­le­za.
Un pri­mer ele­men­to se podría situar en el cor­to tiem­po de desa­rro­llo que tuvie­ron estos movi­mien­tos antes de la ofen­si­va de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Varios de ellos esta­ban en pleno desa­rro­llo para el momen­to de la ofen­si­va con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Un segun­do ele­men­to es que estos movi­mien­tos sur­gen des­de fue­ra y muchas veces en con­tra de los par­ti­dos de la izquier­da tra­di­cio­nal, la que en muchos luga­res jugó a com­ba­tir el desa­rro­llo de estos gru­pos con una mio­pía polí­ti­ca de pro­por­cio­nes; pero ya ese es otro tema.
Por últi­mo, un ter­cer ele­men­to de suma impor­tan­cia es la fal­ta de un aná­li­sis inte­gral de los fac­to­res que pue­den inter­ve­nir en el desa­rro­llo de la lucha revo­lu­cio­na­ria, como por ejem­plo, no asu­mir en la prác­ti­ca con­cre­ta el desa­rro­llo de una infra­es­truc­tu­ra estra­té­gi­ca para el perío­do de alza de la con­tra­rre­vo­lu­ción y las con­for­ma­cio­nes de par­ti­dos abier­tos y con sus cua­dros más impor­tan­tes, total­men­te encua­dra­dos por la inte­li­gen­cia enemi­ga.
Enton­ces aquí apa­re­ce una con­tra­dic­ción entre diag­nós­ti­co muchas veces acer­ta­do del momen­to de cri­sis que vive el capi­tal y de su nece­si­dad de des­atar la con­tra­rre­vo­lu­ción, con cam­bios estruc­tu­ra­les cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­tos des­de el pun­to de vis­ta de la explo­ta­ción y en con­tra­po­si­ción; nos encon­tra­mos con una cons­truc­ción polí­ti­ca-orgá­ni­ca que podría­mos lla­mar pre­ca­ria de las con­di­cio­nes del enfren­ta­mien­to, y por lo tan­to la derro­ta sufri­da pos­te­rior­men­te debe­mos situar­la en una dimen­sión teó­ri­ca polí­ti­ca.
Podría­mos decir, y per­dó­nen­me lo lar­go de la res­pues­ta, que estos movi­mien­tos nun­ca se han ido del todo, más bien muchos de ellos se vie­ron en la obli­ga­ción de hacer un replie­gue estra­té­gi­co y replan­tear­se muchas cosas a par­tir del reflu­jo gene­ral que sufrió el movi­mien­to de masas pro­duc­to de la repre­sión y el desen­freno de las polí­ti­cas geno­ci­das del capi­tal en la región. Pero pode­mos decir que la orga­ni­za­ción de aque­llos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios duran­te los 60, 70 y 80 del siglo pasa­do supu­sie­ron el pri­mer gran inten­to ofen­si­vo con­tra el capi­tal en nues­tra con­ti­nen­te, inau­gu­ran­do un nue­vo ciclo his­tó­ri­co que aún está en madu­ra­ción en muchos luga­res, como es la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de carác­ter ofen­si­vo por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria des­de que la inva­sión espa­ño­la nos implan­tó a san­gre y fue­go el capi­ta­lis­mo.
La derro­ta de algu­nos de esos movi­mien­tos fue sin duda de carác­ter teó­ri­co-polí­ti­co, de apre­cia­ción del enemi­go, de pre­pa­ra­ción ade­cua­da para el desa­rro­llo de un tipo de lucha que se fue apren­dien­do en el camino y que no podía estar exen­ta de erro­res por la mis­ma cau­sa, pero como bien uste­des dicen en la pre­gun­ta, la exis­ten­cia de varios movi­mien­tos de este tipo no sólo en Colom­bia y Méxi­co, sino tam­bién en Para­guay, en Ecua­dor, en Chi­le y en otros luga­res, habla de que la nece­si­dad de defen­der­se del capi­tal no ha ter­mi­na­do; más bien se inten­si­fi­ca y se nece­si­ta más que nun­ca, jus­ta­men­te a raíz de la cri­sis que sufre el capi­tal y que bus­ca por todos los medios que la paguen los tra­ba­ja­do­res, los explo­ta­dos, para lo que usa la vio­len­cia esta­tal, poli­cial y para­mi­li­tar en su inten­to de per­pe­tuar­se en el poder real de la eco­no­mía y la polí­ti­ca.
Los pue­blos han ido asu­mien­do el desa­fío de pasar a la ofen­si­va, y esa es una gran con­quis­ta des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co, polí­ti­co y, por qué no decir­lo, prác­ti­co. Hoy, a par­tir de esas expe­rien­cias, nadie que se plan­tee seria­men­te la derro­ta del capi­tal pien­sa que esto se logra­rá por medios que no impli­quen un fuer­te com­po­nen­te de agu­da lucha en todos los terre­nos. Eso quie­re decir que se obser­va un sal­to cua­li­ta­ti­vo en estos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que va madu­ran­do len­ta­men­te, qui­zás dema­sia­do len­to para las nece­si­da­des actua­les según mi cri­te­rio, pero que sin duda res­pon­de a con­di­cio­nes impues­tas tras la derro­ta sufri­da.
Lo ante­rior a mi cri­te­rio es muy impor­tan­te, ya que en ese perío­do se eli­mi­na­ron dece­nas de miles de cua­dros polí­ti­cos y diri­gen­tes que habían demo­ra­do muchos años en for­mar­se al calor de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria y de la prác­ti­ca con­cre­ta de cons­truir orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de com­ba­te. Todo esto ayu­da a con­di­cio­nar en cier­ta medi­da el desa­rro­llo actual de los nive­les de enfren­ta­mien­to en el mar­co de la lucha de cla­ses, y expli­ca en par­te el por­qué no exis­ten res­pues­tas más con­tun­den­tes en medio de la bru­tal embes­ti­da del capi­tal en con­tra de las y los tra­ba­ja­do­res.

Pre­gun­ta: No hay dudas que, lue­go de estas déca­das de repre­sión feroz, a lo que se suma el empo­bre­ci­mien­to por los pla­nes neo­li­be­ra­les, los pue­blos han que­da­do des­or­ga­ni­za­dos, inclu­so des­ideo­lo­gi­za­dos. A todo eso hay que agre­gar, como un ele­men­to nega­ti­vo más en con­tra de la lucha popu­lar, el nivel tec­no­ló­gi­co que han alcan­za­do las fuer­zas arma­das del sis­te­ma. ¿Es posi­ble hoy, ante todo ese mons­truo­so apa­ra­to mili­tar, ante esa dis­pa­ri­dad téc­ni­ca tan enor­me, suma­da a la des­or­ga­ni­za­ción impe­ran­te, pen­sar como via­ble una pro­pues­ta de lucha arma­da?
Gus­ta­vo Ríos: En la pre­gun­ta de uste­des hay varios ele­men­tos que acla­rar. Lo pri­me­ro que debo seña­lar es que me pare­ce un error hablar de neo­li­be­ra­lis­mo. El capi­ta­lis­mo es uno solo en todo tiem­po y lugar, inde­pen­dien­te de la tác­ti­ca con­cre­ta que imple­men­te para cum­plir con su misión fun­da­men­tal, que es la acu­mu­la­ción de rique­za median­te el robo del plus­va­lor que pro­du­ce el tra­ba­jo de las explo­ta­das y explo­ta­dos.
Cuan­do habla­mos de neo­li­be­ra­lis­mo como cau­san­te de los males de nues­tros paí­ses esta­mos asu­mien­do el dis­cur­so de la bur­gue­sía, que bus­ca guar­dar como car­ta de recam­bio cual­quier otra fór­mu­la que le ase­gu­re seguir con el régi­men de explo­ta­ción del tra­ba­jo. Key­ne­sia­nis­mo, Ter­ce­ra Vía, Capi­ta­lis­mo Popu­lar, Capi­ta­lis­mo Andino, Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Desa­rro­llo Nacio­nal y muchas otras deno­mi­na­cio­nes, son los nom­bres de fan­ta­sía que usa la bur­gue­sía para pre­sen­tar en un momen­to deter­mi­na­do una car­ta de recam­bio que le ase­gu­re que no cam­bie nada y seguir la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Lo que hemos sufri­do como pue­blos des­de la mis­ma inva­sión espa­ño­la es capi­ta­lis­mo puro y sim­ple, y lo dis­tin­to que podría­mos seña­lar sería la mane­ra de ace­le­ra­ción de la acu­mu­la­ción, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal.
Lo segun­do es sobre la ideo­lo­gía. Ten­go la impre­sión que nun­ca antes había­mos esta­do tan ideo­lo­gi­za­dos como aho­ra. Enten­dien­do a la ideo­lo­gía como una ima­gen de la fal­sa con­cien­cia. La cla­se obre­ra no posee ideo­lo­gía sino que pro­po­ne el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co y un méto­do pre­ci­so para la obser­van­cia, sis­te­ma­ti­za­ción y trans­for­ma­ción de la reali­dad obje­ti­va, y eso para noso­tros, revo­lu­cio­na­rios, es el mar­xis­mo. No cate­cis­mo sino cien­cia, méto­do y acción trans­for­ma­do­ra.
Refi­rién­do­me al fon­do de su pre­gun­ta, creo que hay que reco­no­cer que los nive­les de orga­ni­za­ción de nues­tra cla­se obre­ra y el pue­blo pobre y explo­ta­do hoy son muy bajos pro­duc­to de muchos fac­to­res, sien­do uno de los más impor­tan­tes la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo, ope­ra­da como una gran trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del capi­tal a nivel inter­na­cio­nal.
En toda la his­to­ria de la huma­ni­dad has­ta nues­tros días las cla­ses domi­nan­tes siem­pre han con­ta­do con el secues­tro del cono­ci­mien­to, y por lo tan­to, se han apo­de­ra­do de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos de cada una de la épo­cas; no por ello han sido capa­ces de parar la rebe­lión de los pue­blos que luchan por su liber­tad, los cua­les no pocas veces han sali­do vic­to­rio­sos de esas bata­llas a pesar de no con­tar con las herra­mien­tas téc­ni­cas desea­das para el com­ba­te. Esto quie­re decir que el arma no es lo fun­da­men­tal, sino el ser humano que está detrás de ese arma. De todas for­mas es un ele­men­to impor­tan­te de tomar en cuen­ta, y de allí que resul­te vital ganar para la cau­sa del pro­le­ta­ria­do a todos aque­llos inte­lec­tua­les y téc­ni­cos que cum­plen cier­tas fun­cio­nes en el apa­ra­to tec­no­ló­gi­co, hoy secues­tra­do por el capi­ta­lis­mo. Es una bata­lla que hay que dar y ganar lógi­ca­men­te.
De todas for­mas, hay que enten­der que no exis­te, y no ha exis­ti­do nun­ca, solo la lucha arma­da. Esa es una vul­ga­ri­za­ción bur­gue­sa de la lucha de los pue­blos. Ni en medio de los com­ba­tes más encar­ni­za­dos, solo exis­te el com­po­nen­te mili­tar o arma­do. La lucha polí­ti­ca y social toma dis­tin­tas vías de expre­sión, de desa­rro­llo, y una de ellas es la mili­tar, pero siem­pre lo cen­tral será lo polí­ti­co-social.
La sola exis­ten­cia de una estruc­tu­ra mili­tar o gue­rri­lle­ra, ya sea en el área rural o urba­na, supo­ne un pacien­te y lar­go tra­ba­jo teó­ri­co, polí­ti­co, de pro­pa­gan­da y difu­sión, de masas, de lucha social y de inser­ción en esas luchas. Una estruc­tu­ra de carác­ter mili­tar impli­ca un tra­ba­jo polí­ti­co enor­me que per­mi­te la exis­ten­cia de dicha estruc­tu­ra.
Como pue­den ver, nada más ale­ja­do de la reali­dad que hablar de lucha mili­tar o arma­da sola­men­te. Aho­ra es nece­sa­rio pre­ci­sar como gran adqui­si­ción teó­ri­ca de nues­tro tiem­po, la com­bi­na­ción y arti­cu­la­ción de todas las for­mas de lucha en fun­ción de ir gene­ran­do una corre­la­ción de fuer­zas que, en un momen­to deter­mi­na­do, pue­da ases­tar los gol­pes defi­ni­ti­vos al sis­te­ma y derri­bar­lo.
La pro­pues­ta siem­pre será de carác­ter polí­ti­co y debe con­tar con un fuer­te com­po­nen­te de masas. Son las mis­mas masas las que deben empe­zar a defen­der­se y en algún momen­to plan­tear­se pasar a la ofen­si­va, y hoy en muchos luga­res está pasan­do mucho de lo seña­la­do has­ta aquí, y mucho más que sería impo­si­ble resu­mir en esta entre­vis­ta, pero pode­mos decir que len­ta­men­te los pue­blos empie­zan a cami­nar hacia obje­ti­vos cada vez más defi­ni­dos des­pués de déca­das de terror y de siem­bra del derro­tis­mo por par­te del refor­mis­mo. Hoy lo prin­ci­pal es rom­per los hilos invi­si­bles de la domi­na­ción capi­ta­lis­ta que se nutre de muchos fac­to­res para some­ter­nos en el terreno teó­ri­co, polí­ti­co, social, comu­ni­ca­cio­nal y tam­bién orga­ni­za­ti­vo.
Pre­gun­ta: Es decir que, lue­go de los pro­ce­sos mili­ta­res que vivi­mos en los dis­tin­tos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, aho­ra se nos tie­ne mania­ta­dos con todos estos hilos invi­si­bles que men­cio­na­bas: la delin­cuen­cia común que cre­ce, el nar­co­trá­fi­co, los nue­vos meca­nis­mos de terror. Sin dudas, esta­mos des­mo­vi­li­za­dos. ¿Cómo se logra nue­va­men­te la movi­li­za­ción enton­ces?
Gus­ta­vo Ríos: Es intere­san­te lo que plan­tean sobre la delin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co como medio de some­ti­mien­to y des­truc­ción del teji­do social. Sobre este pun­to pode­mos decir con toda segu­ri­dad, que la mis­ma empre­sa capi­ta­lis­ta no es otra cosa que la delin­cuen­cia orga­ni­za­da y estruc­tu­ra­da en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, finan­cie­ro y polí­ti­co. La plus­va­lía no es otra cosa que el robo per­ma­nen­te, sis­te­má­ti­co y ascen­den­te, del resul­ta­do de la acción de los ver­da­de­ros pro­duc­to­res, que no son otros que los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras.
El cri­men orga­ni­za­do no es otra cosa que una empre­sa capi­ta­lis­ta, median­te la cual la bur­gue­sía bus­ca acre­cen­tar su acu­mu­la­ción de capi­tal, y en este terreno tam­bién se cum­ple la lógi­ca de acu­mu­la­ción, cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de capi­tal.
Las peque­ñas ban­das de delin­cuen­tes ceden paso a gran­des ban­das habi­tual­men­te con­tro­la­das por agen­tes esta­ta­les, como poli­cías y fun­cio­na­rios de otras repar­ti­cio­nes públi­cas que actúan a las órde­nes del capi­tal. Este cri­men orga­ni­za­do se pone a las órde­nes de la bur­gue­sía para hacer su tra­ba­jo sucio en con­tra de los sec­to­res popu­la­res. Un tra­fi­can­te, un due­ño de casino, un lava­dor de dine­ro, los ban­cos que se pres­tan para eso, no son otra cosa que la bur­gue­sía que actúa de acuer­do a sus intere­ses de cla­se.
¿Cómo rever­ti­mos la actual situa­ción? Yo creo que en muchas par­tes este pro­ce­so ya empe­zó hace bas­tan­te tiem­po. Pero la recons­truc­ción del teji­do social no es noti­cia de pri­me­ra pla­na y por eso muchas veces no está a la vis­ta de todos. Pero si se fijan bien lo que pasa en la Arau­ca­nía, en Méxi­co, en Argen­ti­na, en Ecua­dor, en Vene­zue­la, obser­va­mos cómo se ha for­ta­le­ci­do la orga­ni­za­ción social en estos luga­res y cómo estos sec­to­res empie­zan a levan­tar sus deman­das y sus luchas. Los suce­sos recien­tes de Bagua, Perú, nos hablan de una bru­tal repre­sión, pero si hay repre­sión, es que hay lucha, y si hay lucha, hay orga­ni­za­ción.
Sin duda que los pro­ce­sos refor­mis­tas en muchos luga­res del con­ti­nen­te, como Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, son el resul­ta­do de las luchas y de la orga­ni­za­ción popu­lar. El capi­ta­lis­mo pudo reco­no­cer la fuer­za impa­ra­ble de la pro­tes­ta social y bus­có uti­li­zar su car­ta de recam­bio refor­mis­ta para remo­zar el sis­te­ma y lograr man­te­ner la explo­ta­ción y la domi­na­ción por medio aho­ra de un ros­tro “pro­gre­sis­ta”.
La luna de miel de las masas con el refor­mis­mo duran­te estos años de cier­ta bonan­za eco­nó­mi­ca, hoy en medio de la peor cri­sis del capi­tal, empie­za a ter­mi­nar y lue­go del des­en­can­to ini­cial e inclu­si­ve de cier­to apro­ve­cha­mien­to que haga la dere­cha tra­di­cio­nal de la situa­ción, las masas empu­ja­das por la nece­si­dad de res­pues­ta fren­te a los terri­bles pro­ble­mas que sufren día a día, vol­ve­rán a movi­li­zar­se y aún con mayor fuer­za que como lo hicie­ron a fines de los 90 en muchos paí­ses.
Está cla­ro que no se tra­ta de sen­tar­se a espe­rar a que esta situa­ción ocu­rra. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio tie­ne una opor­tu­ni­dad de oro para exten­der­se, orga­ni­zar­se, dar la bata­lla teó­ri­ca y ganar a impor­tan­tes sec­to­res de las masas para el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio. Hoy es el momen­to de situar­se en el espa­cio polí­ti­co con pro­pues­tas cla­ras y con una con­duc­ta con­se­cuen­te en todos los terre­nos.
Pre­gun­ta: De lo que se tra­ta para vol­ver a rete­jer esa orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo es el tra­ba­jo de base, tra­ba­jo de hor­mi­ga, de orga­ni­za­ción casa por casa prác­ti­ca­men­te. ¿Y no es eso lo que, a su modo, hacen las actua­les igle­sias evan­gé­li­cas, exten­di­das por toda Lati­noa­mé­ri­ca?
Gus­ta­vo Ríos: El tra­ba­jo de base y de hor­mi­ga siem­pre lo ha hecho el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y creo que esas igle­sias lo que hacen es imi­tar el tra­ba­jo que noso­tros hemos hecho por muchos años. Es evi­den­te que el tra­ba­jo de las igle­sias, cul­tos y sec­tas, tie­ne obje­ti­vos muy dife­ren­tes. Reco­no­cien­do el tre­men­do papel de los cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos en los pro­ce­sos de lucha de nues­tro con­ti­nen­te, debe­mos decir que las igle­sias tie­nen como fin habi­tual­men­te man­te­ner el ador­me­ci­mien­to de las masas empo­bre­ci­das y ale­jar­las de la orga­ni­za­ción y lucha por la solu­ción de sus deman­das.
El papel de los revo­lu­cio­na­rios en este momen­to es dar la lucha teó­ri­ca en con­tra del refor­mis­mo y dispu­tar­le abier­ta­men­te el movi­mien­to de masas. Debe­mos salir de las cata­cum­bas con ideas y con accio­nes con­cre­tas y pre­ci­sas que sig­ni­fi­quen la arti­cu­la­ción de los dis­tin­tos pro­gra­mas de acción revo­lu­cio­na­ria don­de las masas se reco­noz­can y lo hagan suyo en todo momen­to. Por lo tan­to, no sólo se tra­ta de tra­ba­jar en la base social del pue­blo, sino que saber con qué ele­men­tos tra­ba­jar y tener cla­ri­dad para qué nos orga­ni­za­mos jun­to a las masas. Esto no quie­re decir abrir las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias para que pue­dan ser gol­pea­das por el enemi­go. Lo que tene­mos que abrir es la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, pre­ser­van­do siem­pre el par­ti­do y ponién­do­lo a sal­vo del tra­ba­jo enemi­go si que­re­mos real­men­te cons­truir un par­ti­do de com­ba­te.
A mi jui­cio la lucha por el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio es hoy más impor­tan­te que nun­ca. Ese es el prin­ci­pal insu­mo de la lucha teó­ri­ca en con­tra del capi­tal y sus alia­dos refor­mis­tas. Es el ele­men­to arti­cu­la­dor de toda la orga­ni­za­ción popu­lar, de su lucha y de su vic­to­ria. En el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio encon­tra­re­mos nues­tro víncu­lo con el movi­mien­to de masas y el sen­ti­do inme­dia­to y últi­mo de su orga­ni­za­ción. Es el pro­gra­ma quien res­ca­ta­rá a las masas del refor­mis­mo y las impul­sa­rá de nue­vo a la lucha. Lo ante­rior, uni­do a una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y a una acer­ta­da tác­ti­ca de com­ba­te, con­du­ci­rá a nues­tros pue­blos a la vic­to­ria.
Quie­ro acla­rar que se debe dis­tin­guir cla­ra­men­te la lucha y cons­truc­ción teó­ri­ca del teo­ri­cis­mo para­li­zan­te y aca­de­mi­cis­ta que tan­to daño ha pro­vo­ca­do y pro­vo­ca en muchos sec­to­res que lle­gan a con­fun­dir el cono­ci­mien­to de lo que plan­tea­ba Marx o Lenin con ser mar­xis­tas o leni­nis­tas. El mar­xis­mo, el mis­mo Marx o Lenin, no los pode­mos enten­der fue­ra de la lucha por cons­truir la herra­mien­ta polí­ti­ca que les per­mi­ta a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res libe­rar­se del yugo del capi­tal y empe­zar la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por lo tan­to, sin prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, la teo­ría se duer­me y ter­mi­na sien­do has­ta un freno para la revo­lu­ción. Lo mis­mo que si abor­da­mos solo el prac­ti­cis­mo. Sin guía, sin ideas y pro­yec­tos, esta­mos con­de­na­dos al fra­ca­so. La teo­ría va de la mano de la prác­ti­ca y tam­bién al revés en un deve­nir dia­léc­ti­co.
Pre­gun­ta: Pese a ese retro­ce­so en la lucha popu­lar en todo nues­tro con­ti­nen­te, se man­tie­nen aún los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos en Colom­bia (con dos fuer­zas ope­ra­ti­vas) y en Chia­pas, en el sur de Méxi­co. ¿Qué pers­pec­ti­vas les ves hoy a esas pro­pues­tas?
Gus­ta­vo Ríos: Ya decía­mos antes que eran muchas más las fuer­zas ope­ra­ti­vas en todo el con­ti­nen­te y que no sólo están pre­sen­tes en los paí­ses que men­cio­nan, pero para no elu­dir la pre­gun­ta, inten­ta­ré ofre­cer mi opi­nión en for­ma muy fran­ca.
Todos los pro­ce­sos tie­nen natu­ral­men­te orí­ge­nes y moti­va­cio­nes muy dife­ren­tes, y estos mis­mos van mutan­do con el tiem­po. De tal for­ma que pode­mos situar la situa­ción tan­to de Méxi­co como de Colom­bia en esce­na­rios muy dis­tin­tos.
En Colom­bia la exis­ten­cia de estas dos fuer­zas que men­cio­nan, como son las FARC y el ELN, son datos posi­ti­vos, aun­que han teni­do que sopor­tar una fuer­te embes­ti­da. Allí mis­mo se desa­rro­lla un víncu­lo muy fuer­te entre la oli­gar­quía crio­lla cri­mi­nal y el impe­ria­lis­mo, con la pre­sen­cia de bases mili­ta­res yan­quis y ase­so­res de todo tipo. Ya es un inmen­so méri­to la sola exis­ten­cia de estas fuer­zas, aun­que han per­di­do impor­tan­tes cua­dros y se han vis­to en la obli­ga­ción de hacer un replan­teo has­ta de carác­ter geo­grá­fi­co que evi­den­te­men­te, debi­li­ta su rela­ción con el movi­mien­to de masas que tam­bién ha sido muy gol­pea­do. No hay que olvi­dar que aca­ba de apa­re­cer una fosa común con más de dos mil cuer­pos en su mayo­ría miem­bros de comu­ni­da­des y diri­gen­tes socia­les, lo que habla del alcan­ce del geno­ci­dio que se está come­tien­do en ese país. Pese a todo lo ante­rior, allí se man­tie­ne un impor­tan­te movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que ha resis­ti­do una ofen­si­va des­co­mu­nal, demos­tran­do una for­ta­le­za muy impor­tan­te, más allá de cual­quier con­si­de­ra­ción de tono menor, y con esto se pone de mani­fies­to que las for­mas de lucha no es un pro­ble­ma de modas o algo pare­ci­do, sino que res­pon­den a con­di­cio­nes con­cre­tas de cómo se desa­rro­lla la lucha de los pue­blos en con­tra del capi­tal.
En Méxi­co el EZLN y el zapa­tis­mo se han con­so­li­da­do en el sur y man­tie­nen una fuer­te dispu­ta con el poder cen­tral en torno a la admi­nis­tra­ción de algu­nas comu­ni­da­des, pero no han logra­do exten­der­se al gigan­tes­co país que es Méxi­co por varios moti­vos, entre los cua­les, según mi opi­nión, sin duda debe estar su plan­tea­mien­to dema­sia­do loca­lis­ta y don­de el auto­no­mis­mo jue­ga en con­tra del desa­rro­llo de su movi­mien­to.
En el mis­mo Méxi­co fun­cio­nan y exis­ten otras fuer­zas polí­ti­cos mili­ta­res, pero no exis­te mucha infor­ma­ción de su rela­ción con el movi­mien­to de masas y de su real influen­cia polí­ti­ca a nivel más gene­ral. Por lo tan­to creo que estos dos pro­ce­sos corres­pon­den a reali­da­des dis­tin­tas y hay que mirar­los en ese con­tex­to que es muy disí­mil.
Creo que el EZLN tuvo el gran méri­to de apa­re­cer a la luz públi­ca jus­to el día de la entra­da en vigen­cia del tra­ta­do de libre comer­cio con Esta­dos Uni­dos y Cana­dá y de abrir una luz en medio de la tan bulla­da glo­ba­li­za­ción, que en ese momen­to pro­cla­ma­ba el fin de la his­to­ria. Fue el cla­rín que anun­cia­ba la con­ti­nui­dad de la his­to­ria en tan­to expre­sión con­cre­ta de la lucha de cla­ses
De todas for­mas, mi opi­nión al res­pec­to de estos dos pro­ce­sos es muy limi­ta­da por la fal­ta de infor­ma­ción más pre­ci­sa en qué fun­dar­se, pero los pue­blos cami­nan len­ta­men­te a veces, hacia la vic­to­ria, que será pro­duc­to de peque­ños y gran­des hechos y bata­llas que se expre­sa­rán en un momen­to de infle­xión de la lucha de cla­ses. Estos dos pro­ce­sos con sus dife­ren­cias de con­cep­cio­nes teó­ri­cas y de con­di­cio­nes obje­ti­vas dis­tin­tas, expre­san sin duda la madu­ra­ción de la lucha de cla­ses en esos paí­ses que debe con­tar con la soli­da­ri­dad mili­tan­te de todos los revo­lu­cio­na­rios.
Pre­gun­ta: Sin duda Chi­le fue esce­na­rio de un impor­tan­te movi­mien­to polí­ti­co mili­tar en las déca­das pasa­das. Sin embar­go, todo ese desa­rro­llo alcan­za­do fun­da­men­tal­men­te por el MIR ha sido cri­ti­ca­do por un sec­tor de la izquier­da chi­le­na que vio en la lucha arma­da un ele­men­to de pro­vo­ca­ción que con­tri­bu­yó al gol­pe mili­tar de 1973, con Pino­chet a la cabe­za. ¿Qué hay de cier­to en estos plan­tea­mien­tos? ¿Has­ta qué pun­to refle­jan la reali­dad de lo ocu­rri­do en Chi­le?
Gus­ta­vo Ríos: lo pri­me­ro que debe­mos decir al res­pec­to es que todo ese argu­men­to de lo que lla­man “izquier­da”, que en reali­dad es la vie­ja social­de­mo­cra­cia ves­ti­da con otros ropa­jes, es total y abso­lu­ta­men­te fal­so. Es la ter­gi­ver­sa­ción más gro­se­ra de la his­to­ria de Chi­le y es el mis­mo plan­tea­mien­to de la dic­ta­du­ra fas­cis­ta que dio el bru­tal gol­pe de Esta­do. Es sin­to­má­ti­co y tris­te escu­char en boca del pre­si­den­te Chá­vez, por ejem­plo, el mis­mo argu­men­to que usó la dic­ta­du­ra en Chi­le, y la pre­gun­ta que nos hace­mos es enton­ces: ¿por qué suce­de esto de tan comu­nes plan­tea­mien­tos entre per­so­nas que pare­cen tan dis­tin­tas? Para com­pren­der esta situa­ción, tene­mos que situar­nos en la reali­dad polí­ti­ca social que vivía Chi­le en aque­llos años.
Lo pri­me­ro que resul­ta a la vis­ta es que en Chi­le en el perío­do antes del gol­pe de Esta­do no hubo lucha arma­da, no exis­tió. Lo que exis­tió fue­ron algu­nas accio­nes de recu­pe­ra­ción de dine­ro y otras de auto­de­fen­sa de masas y una pre­pa­ra­ción de fuer­zas y de ele­men­tos téc­ni­cos muy pre­ca­rios cuan­do ya exis­tía la cer­te­za que el gol­pe mili­tar venía.
El MIR de Chi­le desa­rro­lló un con­se­cuen­te aná­li­sis sobre lo inevi­ta­ble del enfren­ta­mien­to de cla­ses a nive­les supe­rio­res y del fra­ca­so del refor­mis­mo expre­sa­do en los par­ti­dos de la Uni­dad Popu­lar para resol­ver la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de aquel momen­to entre socia­lis­mo y capi­ta­lis­mo. Si el enfren­ta­mien­to era inevi­ta­ble, era por­que la bur­gue­sía no per­mi­ti­ría los cam­bios revo­lu­cio­na­rios por medio del empleo de la demo­cra­cia bur­gue­sa y por vías pací­fi­cas. Que­da­ban solo dos cami­nos abier­tos para el movi­mien­to obre­ro y popu­lar en Chi­le en ese momen­to: o se cedía al chan­ta­je de la dere­cha y la bur­gue­sía y se para­li­za­ba todo el pro­ce­so revir­tien­do las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res y del movi­mien­to popu­lar, o se pre­pa­ra­ba al movi­mien­to de masas para pasar a la ofen­si­va y se derro­ta­ba a la bur­gue­sía derrum­ban­do todo el Esta­do bur­gués.
La bur­gue­sía com­pren­dió mejor que nadie esta situa­ción y se empleó a fon­do recu­rrien­do a su bra­zo mili­tar pre­di­lec­to como son las fuer­zas arma­das. El MIR aler­tó al pre­si­den­te Allen­de de lo que se venía enci­ma con mucha anti­ci­pa­ción. No olvi­de­mos que el MIR había desa­rro­lla­do un exce­len­te tra­ba­jo de pene­tra­ción en las fuer­zas arma­das y tenía la infor­ma­ción de pri­me­ra mano. Ya son míti­cos los mari­nos que denun­cia­ron los pla­nes pre­ci­sos sobre el gol­pe en la Arma­da de Chi­le y que fue­ron encar­ce­la­dos bajo el car­go de sedi­ción en pleno gobierno de Allen­de lue­go de ser cruel­men­te tor­tu­ra­dos en un buque de la arma­da.
¿Los revo­lu­cio­na­rios debían cru­zar los bra­zos fren­te a estos hechos o tra­tar de impe­dir­los? El desa­rro­llo de la fuer­za mili­tar del MIR era muy inci­pien­te, y qué decir de las demás fuer­zas. Todo ese alar­de sobre la supues­ta pre­sen­cia mili­tar de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y de accio­nes arma­das son en su mayo­ría inven­tos de la bur­gue­sía en todos sus seg­men­tos.
El MIR en su mejor momen­to no sobre­pa­só los diez mil mili­tan­tes a nivel nacio­nal y las fuer­zas arma­das sobre­pa­sa­ban los 200 mil hom­bres. No exis­tie­ron accio­nes arma­das de enver­ga­du­ra en Chi­le duran­te la pre­si­den­cia del pre­si­den­te Allen­de que vinie­ran de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Fue la dere­cha fas­cis­ta y su apa­ra­to mili­tar pro­pio, como fue el gru­po terro­ris­ta de “Patria y Liber­tad”, quien desa­rro­lló vola­du­ra de puen­tes, acue­duc­tos y gaseo­duc­tos, boi­co­teo las líneas de ferro­ca­rri­les, reali­zó ase­si­na­tos de mili­ta­res y de mili­tan­tes de la izquier­da y apo­yó el tan­que­ta­zo, espe­cie de ensa­yo del gol­pe mili­tar desa­rro­lla­do en junio del 73.
En 1971 se pro­mul­gó por el Con­gre­so Nacio­nal, con mayo­ría de la dere­cha, la Ley de Con­trol de Armas y Explo­si­vos, y se le con­fi­rió amplio poder a las fuer­zas arma­das para su imple­men­ta­ción. En vir­tud de esta ley, y tal como lo con­fe­sa­ría años más tar­de el pro­pio dic­ta­dor, se alla­na­ron cien­tos de fábri­cas en bus­ca de supues­to arma­men­to que nun­ca se encon­tró, pues era una excu­sa para cono­cer el terreno de la cla­se obre­ra y acos­tum­brar a la tro­pa a la repre­sión hacia los tra­ba­ja­do­res y reco­no­cer la reac­ción de estos fren­te a esta movi­li­za­ción mili­tar. Eso lo con­fe­só el pro­pio dic­ta­dor dicien­do que la pro­mul­ga­ción de dicha ley por el Con­gre­so Nacio­nal fue fun­da­men­tal para eje­cu­tar el gol­pe de Esta­do.
Aquí vemos tam­bién cómo la dere­cha fas­cis­ta com­bi­nó la lucha par­la­men­ta­ria con las acti­vi­da­des sedi­cio­sas gol­pis­tas y tam­bién usan­do su apa­ra­to para­mi­li­tar. Tam­bién la dere­cha acti­vó un urdi­do plan de movi­li­za­ción de la bur­gue­sía y de capas medias favo­re­ci­das por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que en ese momen­to logró arras­trar tras de sí a una par­te de la pobla­ción con una fuer­te cam­pa­ña mediá­ti­ca y pro­pi­cian­do el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y otros pro­duc­tos, que le sig­ni­fi­ca­ran des­con­ten­to entre la pobla­ción hacia el gobierno de la Uni­dad Popu­lar.
Como pue­den ver, ya en el año 71 los pla­nes gol­pis­tas esta­ban en mar­cha y no exis­tía nin­gu­na ame­na­za gue­rri­lle­ra. La deci­sión del gol­pe de Esta­do se había toma­do mucho antes en el mar­co de las reunio­nes del gru­po de los cua­ren­ta en Esta­dos Uni­dos y se enmar­ca­ba en la nece­si­dad de ensa­yar la nue­va estra­te­gia inter­na­cio­nal del capi­ta­lis­mo con sus refor­mas estruc­tu­ra­les que bus­ca­ban ele­var su tasa de ganan­cia.
Ahon­dan­do sobre el tema, podría citar el infor­me pre­sen­ta­do al pleno del par­ti­do comu­nis­ta del año 77 sobre el vacío his­tó­ri­co ren­di­do por Luis Cor­va­lán, en esos años su secre­ta­rio gene­ral, don­de afir­ma­ba que el PC no tenía ni con­ta­ba con una estruc­tu­ra mili­tar que se opu­sie­ra al gol­pe mili­tar, y que las armas en poder de los mili­tan­tes comu­nis­tas, no sobre­pa­sa­ban las mil, y todas de bajo cali­bre.
El MIR y otras fuer­zas logran pren­der con una polí­ti­ca nove­do­sa y cla­ra en las masas cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les y lue­go obre­ras, logran­do dar­le una estruc­tu­ra a un con­cep­to que recién nacía por aque­llos años que era el “Poder Popu­lar”. Por medio de las coor­di­na­do­ras sec­to­ria­les, los cor­do­nes indus­tria­les y lue­go las coor­di­na­do­ras zona­les, don­de se encon­tra­ban obre­ros, pobla­do­res y estu­dian­tes, estas fuer­zas se plan­tean la con­for­ma­ción de un poder dual que empie­ce a dispu­tar­le espa­cios al poder cen­tral bur­gués repre­sen­ta­do por el Esta­do capi­ta­lis­ta.
Esa estruc­tu­ra social de la que hablo cons­ti­tuía un ver­da­de­ro cer­co en las peri­fe­rias, sobre­to­do en San­tia­go, y era el ver­da­de­ro peli­gro que veían los bur­gue­ses; el poder direc­to de las masas que ame­na­za­ba con sobre­pa­sar el poder for­mal del con­gre­so y de las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia for­mal bur­gue­sa.
La dis­po­si­ción com­ba­ti­va de las tro­pas gol­pis­tas el mis­mo 11 de sep­tiem­bre habla de dón­de con­si­de­ra­ba la bur­gue­sía que tenía que gol­pear, y así fue que las fábri­cas más impor­tan­tes de San­tia­go fue­ron bom­bar­dea­das y se ais­ló San­tia­go en refe­ren­cia a la dis­po­si­ción de la fuer­za obre­ra orga­ni­za­da en los cor­do­nes indus­tria­les.
Como pue­den ver, has­ta aquí no apa­re­cen las accio­nes de lucha arma­da de la que habla el fas­cis­mo y el refor­mis­mo; lo que sí apa­re­ce era un inci­pien­te desa­rro­llo de una polí­ti­ca inte­gral des­de el pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio para la toma del poder, y este desa­rro­llo inte­gral supo­nía el desa­rro­llo del com­po­nen­te mili­tar, no sólo como fuer­za beli­ge­ran­te sino a nivel de las con­cep­cio­nes de cómo desa­rro­llar la lucha de cla­ses a favor de los sec­to­res explo­ta­dos de la socie­dad. No hubo tiem­po sufi­cien­te a mi jui­cio para orga­ni­zar las fuer­zas nece­sa­rias que no sólo garan­ti­za­rán la defen­sa del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, sino que fue­ran capa­ces de pasar a la ofen­si­va. Aquí podría seña­lar cómo una jus­ta estra­te­gia sos­te­ni­da por los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios ado­le­ció en algu­nos sen­ti­dos de con­se­cuen­cia tác­ti­ca y con­cre­ta.
Tam­bién se pue­de ver aquí cómo el ele­men­to polí­ti­co y de masas es el núcleo cen­tral de la polí­ti­ca desa­rro­lla­da por estos com­pa­ñe­ros del MIR, por quien guar­do el más gran­de de los res­pe­tos y admi­ra­ción a pesar de no haber mili­ta­do nun­ca en sus filas. Miguel Enrí­quez y otros com­pa­ñe­ros del MIR tuvie­ron la osa­día de tomar­se en serio la lucha de cla­ses, y la bur­gue­sía eso no lo per­do­na. Estos com­pa­ñe­ros pusie­ron de mani­fies­to las leyes de gue­rra que rigen la lucha de cla­ses y que se cum­plen inexo­ra­ble­men­te.
No le bas­ta enton­ces a la bur­gue­sía con matar­los y hacer­los des­apa­re­cer físi­ca­men­te, sino que se debe men­tir obli­ga­to­ria­men­te para que otros no tomen esos ejem­plos gran­dio­sos y no se atre­van a poner­los en prác­ti­ca. La bur­gue­sía, más allá de sus dis­tin­tos seg­men­tos: indus­trial, gana­de­ro, mine­ro, finan­cie­ro, ren­tís­ti­co, etc., es una sola y con una soli­da­ri­dad de cla­se desa­rro­lla­da muy admi­ra­ble si se quie­re, y usa a la social­de­mo­cra­cia que usur­pa el len­gua­je y los sím­bo­los revo­lu­cio­na­rios para des­pres­ti­giar a estos héroes del pue­blo tra­ba­ja­dor y ase­si­nar­los una vez más y hacer­los des­apa­re­cer del ima­gi­na­rio colec­ti­vo revo­lu­cio­na­rio, pre­sen­tán­do­los como locos ultra­iz­quier­dis­tas, que más enci­ma des­en­ca­de­na­ron un gol­pe de Esta­do. Lo común que tie­nen los dichos de la dere­cha y de la supues­ta izquier­da que hoy es gobierno en varios paí­ses, es por­que ambos sec­to­res defien­den los mis­mos intere­ses estra­té­gi­cos de la bur­gue­sía y del capi­tal, aun­que imple­men­tan­do dis­tin­tas estra­te­gias. Los dos sec­to­res están intere­sa­dos en mania­tar al pue­blo teó­ri­ca­men­te y ale­jar­lo del camino revo­lu­cio­na­rio.
A par­tir del 73 se ini­cia otro ciclo para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria chi­le­na, que pasa de un perío­do de pre­pa­ra­ción de la ofen­si­va a uno de defen­sa ele­men­tal de la vida de los mili­tan­tes y de segu­ri­dad de las orga­ni­za­cio­nes. En ese perío­do se pro­du­cen muchas muer­tes y la mayor can­ti­dad de des­apa­re­ci­dos en el mar­co de un plan regio­nal repre­si­vo cono­ci­do por el nom­bre de “Cón­dor”, sobre lo que hay sufi­cien­te docu­men­ta­ción, pero que habla de lo con­ti­nen­tal de la estra­te­gia del capi­tal y de la bur­gue­sía.
Si el desa­rro­llo de accio­nes arma­das hubie­ra impe­di­do la eje­cu­ción de esa bar­ba­rie, ¿alguien podría obje­tar­las? Creo que no, y por lo tan­to exis­te toda una legi­ti­mi­dad como les decía antes para el ejer­ci­cio de la auto­de­fen­sa de nues­tros pue­blos, y el esca­so desa­rro­llo de estruc­tu­ras y polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias de una mane­ra inte­gral posi­bi­li­tó la pues­ta en prác­ti­ca del geno­ci­dio lati­no­ame­ri­cano del que hoy pocos quie­ren hablar.
Enton­ces podría­mos decir que no fue­ron las accio­nes arma­das las que des­en­ca­de­na­ron este geno­ci­dio, sino su ausen­cia en muchos casos para posi­bi­li­tar la auto­de­fen­sa del pue­blo, y en otros, su desa­rro­llo muy inci­pien­te.
Pre­gun­ta: ¿Qué pasa lue­go del 73 en cuan­to al desa­rro­llo del accio­nar polí­ti­co mili­tar y cómo es tu vin­cu­la­ción con estas luchas revo­lu­cio­na­rias?
Gus­ta­vo Ríos: Como les decía, lue­go del 73 se pro­du­ce un lar­go perío­do de mucha con­fu­sión don­de lo cen­tral era tra­tar de recons­truir estruc­tu­ras. Esta situa­ción se vio, a mi jui­cio, difi­cul­ta­da por un error estra­té­gi­co gra­ve come­ti­do en for­ma pre­via. Se cons­tru­ye­ron par­ti­dos que en muchos casos expre­sa­ban una polí­ti­ca jus­ta pero cuyas estruc­tu­ras fue­ron abier­tas y públi­cas, don­de los cua­dros y diri­gen­tes cons­trui­dos en un pro­ce­so muy lar­go de lucha que­da­ron expues­tos y sin vin­cu­la­ción con el movi­mien­to de masas, que de un momen­to a otro que­dó sin orien­ta­ción y fue tam­bién dura­men­te repri­mi­do.
Con todo lo ante­rior, y con la pér­di­da de impor­tan­tes cua­dros de la revo­lu­ción como es el caso de Miguel Enrí­quez, se fue desa­rro­llan­do una len­ta recons­truc­ción del movi­mien­to popu­lar sobre todo, liga­do a la defen­sa de los dere­chos huma­nos en un pri­mer momen­to y lue­go una mayor orga­ni­za­ción en torno a pro­ble­mas urgen­tes de resol­ver para las masas. Los comi­tés de cesan­tes, las ollas comu­nes y muchas otras ini­cia­ti­vas fue­ron sur­gien­do en el seno del pue­blo impul­sa­das muchas veces por mili­tan­tes que habían que­da­do des­col­ga­dos de sus orga­ni­za­cio­nes, y estas ini­cia­ti­vas per­mi­tie­ron vol­ver a su acti­va­ción polí­ti­ca.
En este perío­do ocu­rre a mi jui­cio un hecho muy impor­tan­te que mar­ca­rá sin duda el desa­rro­llo de la lucha en Chi­le. La dic­ta­du­ra des­pi­dió a una gran can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res por razo­nes polí­ti­cas y tam­bién, como pro­duc­to de sus polí­ti­cas de ajus­te eco­nó­mi­co, otros tan­tos miles de obre­ros salie­ron de la estruc­tu­ra del mer­ca­do de tra­ba­jo for­mal. Estos tra­ba­ja­do­res habían acu­mu­la­do una gran expe­rien­cia de lucha en los sin­di­ca­tos y en los cor­do­nes indus­tria­les, y esa expe­rien­cia com­ba­ti­va y orga­ni­za­ti­va la tras­la­da­ron hacia los sec­to­res popu­la­res orga­ni­za­dos en las barria­das pobres que rodean las gran­des ciu­da­des en Chi­le. Esto hizo que duran­te mucho tiem­po el fuer­te del tra­ba­jo polí­ti­co de recons­truc­ción de la izquier­da en Chi­le se radi­ca­ra en estos espa­cios, per­mi­tien­do la incor­po­ra­ción de vas­tos sec­to­res juve­ni­les pobla­cio­na­les a la vida polí­ti­ca acti­va. Gran papel jugó en este perío­do la exis­ten­cia de una exten­di­da red de cris­tia­nos por el socia­lis­mo y de curas obre­ros que abrie­ron las puer­tas de las parro­quias en las barria­das para que exis­tie­ran varia­das orga­ni­za­cio­nes que ayu­da­ron a la recons­truc­ción.
Des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co mili­tar el diag­nós­ti­co del vacío his­tó­ri­co por par­te del par­ti­do comu­nis­ta y la inten­ción de pre­pa­rar un peque­ño con­tin­gen­te de mili­tan­tes que asu­mie­ra el tra­ba­jo mili­tar apro­ve­chan­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal que gene­ró el gol­pe de Esta­do, es un ele­men­to cua­li­ta­ti­vo que jue­ga un gran papel en este perío­do y que se expre­sa­rá más ade­lan­te en la capa­ci­dad ofen­si­va del pue­blo chi­leno en con­tra de la dic­ta­du­ra.
El MIR jugó un gran papel en los pri­me­ros años con el desa­rro­llo de accio­nes de pro­pa­gan­da arma­da que venían a ele­var el esta­do de áni­mo de las masas y a mos­trar al con­jun­to del movi­mien­to popu­lar que era posi­ble enfren­tar a la dic­ta­du­ra y que empe­za­ba a cre­cer la resis­ten­cia. Este gran tra­ba­jo de los com­pa­ñe­ros miris­tas tuvo un alto cos­to lamen­ta­ble­men­te, pro­duc­to de fac­to­res que pue­den expre­sar de mejor for­ma los pro­pios miris­tas, que como reite­ro, tie­nen todo mi res­pe­to y admi­ra­ción.
Es en medio de esta inci­pien­te reor­ga­ni­za­ción, tan­to de las masas como de los par­ti­dos de la izquier­da cru­za­do por las pri­me­ras accio­nes de pro­pa­gan­da arma­da, cuan­do deci­do sumar mi mili­tan­cia polí­ti­ca al esfuer­zo colec­ti­vo gene­ral, y así me incor­po­ré en ese enton­ces a la juven­tud comu­nis­ta. En esa orga­ni­za­ción cum­plí dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des y fui selec­cio­na­do para pre­pa­rar­me en el terreno polí­ti­co mili­tar via­jan­do a varios luga­res don­de reci­bí ins­truc­ción y prác­ti­ca en este sen­ti­do. Lo impor­tan­te, creo yo, es que mi expe­rien­cia no es muy dis­tin­ta a la de una gene­ra­ción de jóve­nes que cre­ció en medio de la dic­ta­du­ra y que se rebe­ló en con­tra del cri­men y las injus­ti­cias en un plano éti­co pri­me­ro, y lue­go dio el sal­to cua­li­ta­ti­vo de hacer una opción teó­ri­ca por la revo­lu­ción y por el socia­lis­mo.
Cuan­do salí de Chi­le a reci­bir pre­pa­ra­ción polí­ti­ca mili­tar, la situa­ción era de incer­ti­dum­bre y pre­ca­ria orga­ni­za­ción en muchos cam­pos, y cuan­do vol­ví por la vía clan­des­ti­na me encon­tré con un pue­blo deci­di­do y que enfren­ta­ba a la dic­ta­du­ra en las calles todos los días. A mi regre­so me encon­tré con un par­ti­do (el Par­ti­do Comu­nis­ta) que expre­sa­ba una fuer­te ten­sión y con­tra­dic­ción en torno a las for­mas de enfren­tar la dic­ta­du­ra y a los obje­ti­vos por los cua­les se lucha­ba. Esta con­tra­dic­ción se expre­sa­ría años más tar­de en la divi­sión del par­ti­do y en el naci­mien­to a la vida autó­no­ma del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez ‑FPMR‑, orga­ni­za­ción en la que mili­té des­de su naci­mien­to y por la cual guar­do un gran cari­ño.
El quie­bre del PC sig­ni­fi­có la cons­ta­ta­ción de la inde­ci­sión de ese par­ti­do en trans­for­mar­se en un par­ti­do de com­ba­te y asu­mir una polí­ti­ca efec­ti­va­men­te revo­lu­cio­na­ria. Por aque­llos días el comi­té cen­tral del PC bajó al con­jun­to de la mili­tan­cia un infor­me glo­ri­fi­can­do la peres­troi­ka del PCUS, y ren­glón segui­do tra­tó de des­ar­mar las estruc­tu­ras mili­ta­res cons­trui­das al calor del com­ba­te.
La inmen­sa mayo­ría de ese comi­té cen­tral que tomó esa deci­sión en nom­bre de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo y que decía defen­der la polí­ti­ca de la rebe­lión popu­lar de masas, dos años más tar­de ter­mi­na­ría en el par­ti­do socia­lis­ta reno­va­do, que de socia­lis­ta sólo con­ser­vó el nom­bre, cuan­do en la prác­ti­ca no es otra cosa que una socie­dad anó­ni­ma.
Los jóve­nes que en su momen­to rom­pi­mos con la polí­ti­ca clau­di­can­te del PC y que for­má­ba­mos par­te del FPMR come­ti­mos muchos erro­res en los años pos­te­rio­res, pro­duc­to de haber­nos for­ma­do den­tro de un par­ti­do mar­xis­ta y leni­nis­ta de pala­bra, cuan­do en la prác­ti­ca era refor­mis­ta. Tam­bién fui­mos muy len­tos en rom­per la men­ta­li­dad de apa­ra­to en la que había­mos sido for­ma­dos, y en asu­mir la cons­truc­ción de un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de nue­vo tipo. Esos erro­res que come­ti­mos con­di­cio­na­ron en gran for­ma todo el tra­ba­jo pos­te­rior de quie­nes asu­mie­ron el rodri­guis­mo. Con todo lo ante­rior, el FPMR en aquel tiem­po tuvo un gran méri­to al haber des­nu­da­do la inde­ci­sión del PC de Chi­le y poner sobre la mesa la cues­tión del poder nue­va­men­te.
De todas for­mas, el FPMR sig­ni­fi­có un gran desa­rro­llo en lo polí­ti­co-mili­tar y un gran sal­to en torno a las tareas ope­ra­ti­vas de enfren­ta­mien­to a la cri­mi­nal dic­ta­du­ra, y puso en movi­mien­to a gen­te muy valio­sa y abne­ga­da que no tre­pi­dó en arries­gar su vida en esa lucha. En el camino que­da­ron muchos de mis mejo­res ami­gos y com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de una cali­dad huma­na y mili­tan­te inmen­sa que es muy difí­cil refle­jar con pala­bras.
Con todo lo ante­rior, el FPMR expre­sa­ba en la mis­ma con­cep­ción que le dio vida su alcan­ce polí­ti­co limi­ta­do, res­trin­gi­do y cor­to­pla­cis­ta que se refle­ja­ba en los obje­ti­vos fija­dos por el PC para la polí­ti­ca de Rebe­lión Popu­lar de Masas: “Derro­ta de la Dic­ta­du­ra, Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y la Demo­cra­cia más avan­za­da posi­ble”. La con­cep­ción de “Fren­te” se corres­pon­día con la polí­ti­ca de alian­zas del PC, que abo­ga­ba por “la uni­dad más amplia de las fuer­zas opo­si­to­ras”, ten­dien­do un puen­te hacia la social­de­mo­cra­cia, el cen­tro polí­ti­co que había res­pal­da­do en un ini­cio a la dic­ta­du­ra y has­ta sec­to­res de la dere­cha “no com­pro­me­ti­dos con Pino­chet”.
Esta situa­ción tenía que hacer cri­sis en algún momen­to al agu­di­zar­se la lucha de cla­ses, lucha que tam­bién se expre­sa­ba al inte­rior de ese par­ti­do de diver­sas for­mas, y que a mi cri­te­rio tuvo un momen­to cul­mi­nan­te a media­dos del año 86. La divi­sión del par­ti­do comu­nis­ta fue pro­duc­to de las fuer­tes con­tra­dic­cio­nes en torno a la defi­ni­ción polí­ti­ca estra­té­gi­ca, no sólo en cuan­to las for­mas de lucha sino, y fun­da­men­tal­men­te, en torno a la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va real­men­te revo­lu­cio­na­ria.
Creo que ahí está el moti­vo más impor­tan­te del naci­mien­to a la vida autó­no­ma del FPMR, y que por cier­to no podía estar ausen­te de erro­res muy impor­tan­tes que tuvie­ron un alto cos­to no solo de valio­sas vidas de mili­tan­tes, sino que tam­bién en tér­mi­nos polí­ti­cos y en con­se­cuen­cias nega­ti­vas para nues­tro pue­blo. Todo esto no quie­re decir que la deci­sión toma­da por ese puña­do de jóve­nes rodri­guis­tas no tuvie­ra un alto valor teó­ri­co-polí­ti­co y un fuer­te con­te­ni­do éti­co sin el cual a mi jui­cio, no se pue­de cons­truir polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Como par­te de ese pro­ce­so vital de defi­ni­cio­nes polí­ti­cas y per­so­na­les, fui co-res­pon­sa­ble de lo mucho bueno que se hizo y se cons­tru­yó en esos años de fra­go­ro­sa acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria, pero tam­bién fui par­te de los erro­res colec­ti­vos y otros per­so­na­les que fue­ron con­tri­bu­yen­do al debi­li­ta­mien­to de la opción revo­lu­cio­na­ria. Nos fal­tó madu­rez polí­ti­ca para poner­nos a la altu­ra de las nece­si­da­des, pro­duc­to aca­so de una insu­fi­cien­te pre­pa­ra­ción teó­ri­ca entre otras cau­sas. Tam­bién creo que come­ti­mos el error de demo­rar nues­tro sal­to des­de la con­cep­ción de fren­te a par­ti­do revo­lu­cio­na­rio, inde­pen­dien­te­men­te del nom­bre se que asu­mie­ra. Son muchas las expe­rien­cias y las anéc­do­tas per­so­na­les y a lo mejor uste­des quie­ren que les cuen­te algu­nas de ellas, o de mi par­ti­ci­pa­ción en algu­nas accio­nes en aque­llos años. Creo que lo impor­tan­te no es tan­to hablar aquí de lo anec­dó­ti­co per­so­nal sino de lo que es más fun­da­men­tal de revi­sar des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co que pue­da ser­vir a las nue­vas gene­ra­cio­nes de revo­lu­cio­na­rios.
Des­de ese pun­to de vis­ta creo que mi gene­ra­ción apren­dió que la bur­gue­sía siem­pre jue­ga su car­ta “demo­crá­ti­ca” cuan­do no ve nin­gu­na ame­na­za seria a sus intere­ses de man­te­ner la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, pero cuan­do ve que se le pre­sen­tan difi­cul­ta­des para esta­ble­cer su hege­mo­nía y seguir explo­tan­do a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res echa mano a su estra­te­gia polí­ti­co mili­tar, que siem­pre man­tie­ne, y que toma dis­tin­tas expre­sio­nes según sea el caso a enfren­tar para pro­te­ger sus intere­ses de cla­se.
Por ese moti­vo mi gene­ra­ción tomó la deci­sión de enfren­tar­se en todos los terre­nos al capi­tal geno­ci­da, y pagó y sigue pagan­do un alto cos­to por esa deci­sión.
Al pue­blo tra­ba­ja­dor no se le per­do­na su insu­mi­sión, y es así que hoy, muchos años des­pués del supues­to fin de la dic­ta­du­ra, muchos de los que lucha­mos con las armas en la mano en con­tra del cri­men y la explo­ta­ción segui­mos pade­cien­do el des­tie­rro y el exi­lio en medio de la indi­fe­ren­cia de los con­ti­nua­do­res de la dic­ta­du­ra. Hoy no pode­mos vol­ver a pisar sue­lo chi­leno en un inten­to por borrar­nos de la memo­ria his­tó­ri­ca de nues­tro pue­blo, pero les ase­gu­ro que fra­ca­sa­rán en ese inten­to. Nues­tra gene­ra­ción le entre­gó a nues­tro pue­blo un tro­zo de his­to­ria de la cual sen­tir­se orgu­llo­so, y nues­tro pue­blo guar­da esa memo­ria como un teso­ro pre­cia­do al cual echa­rá mano tar­de o tem­prano.
En lo per­so­nal, de lo úni­co que me pue­do arre­pen­tir a pesar de lo ante­rior es no haber lucha­do más y mejor en todos los terre­nos que impi­die­ra la con­ti­nua­ción de la explo­ta­ción. Esa es mi deu­da con las nue­vas gene­ra­cio­nes, y es por eso y por la pro­fun­da con­vic­ción de la jus­te­za de nues­tra lucha que hoy sigo luchan­do en con­tra del mis­mo enemi­go, cobi­ja­do en otra trin­che­ra, en otras tie­rras, pero con más ganas que nun­ca de ases­tar­le al capi­tal duros gol­pes que acer­quen su fin para feli­ci­dad de todos nues­tros pue­blos. Cada nue­va bata­lla debe ser un triun­fo, y cada triun­fo de los pue­blos, una son­ri­sa. Así se vive la revo­lu­ción.
Pre­gun­ta: De acuer­do a lo expre­sa­do, exis­te una erró­nea con­cep­ción sobre lo mili­tar ya que se plan­tea que nadie desa­rro­lla esto cuan­do, en reali­dad, la cla­se domi­nan­te siem­pre ha teni­do una polí­ti­ca mili­tar y ha com­bi­na­do sus for­mas de lucha. ¿Exis­te en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas un momen­to en que se pue­dan com­bi­nar las accio­nes arma­das y otras tác­ti­cas como, por ejem­plo, la elec­to­ral?
Gus­ta­vo Ríos: Todos tie­nen una polí­ti­ca mili­tar. Des­de la igle­sia cató­li­ca para aba­jo, todos los sec­to­res tie­nen y cuen­tan con una polí­ti­ca mili­tar. En vir­tud de esta polí­ti­ca mili­tar gene­ran sus estra­te­gias y sus tác­ti­cas de acuer­do a la situa­ción en la que se quie­ra inter­ve­nir. Para inter­ve­nir se crean dis­tin­tas estruc­tu­ras que lle­ven a la prác­ti­cas las estra­te­gias y tác­ti­cas que se des­pren­den de su polí­ti­ca gene­ral, que en el caso de la bur­gue­sía está deter­mi­na­da por la con­ser­va­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la man­ten­ción del Esta­do bur­gués y su pro­pia man­ten­ción como cla­se domi­nan­te.
La bur­gue­sía cuen­ta fun­da­men­tal­men­te con los ins­ti­tu­tos arma­dos pro­fe­sio­na­les, pero no tie­ne nin­gún repa­ro en recu­rrir a mer­ce­na­rios, para­mi­li­ta­res, sica­rios de todos los pela­jes, delin­cuen­tes, cri­mi­na­les y la mafia para ejer­cer el con­trol polí­ti­co mili­tar de la pobla­ción civil habi­tual­men­te des­ar­ma­da, y aquí pre­ci­sa­men­te radi­ca la fuer­za de este méto­do de terror: en la ausen­cia de pre­pa­ra­ción, apren­di­za­je y domi­nio de las tác­ti­cas y téc­ni­cas de defen­sa en un pri­mer momen­to, de los sec­to­res explo­ta­dos y some­ti­dos por el capi­tal.
El capi­tal y la bur­gue­sía siem­pre han com­bi­na­do de for­ma admi­ra­ble las for­mas de lucha y no tie­nen repa­ros en imple­men­tar una u otra, según sea el caso de sus nece­si­da­des que como cla­se se plan­teen.
Lo cen­tral, para los explo­ta­dos, es con­tar con el domi­nio de las leyes de gue­rra que rigen la lucha de cla­ses y pla­ni­fi­car todo su accio­nar de acuer­do con estas leyes, si de ver­dad que­re­mos tener la capa­ci­dad para ini­ciar la acu­mu­la­ción de fuer­zas de carác­ter estra­té­gi­co. La acu­mu­la­ción de fuer­zas es un pro­ce­so diná­mi­co, y por lo tan­to a veces con­tra­dic­to­rio e irre­gu­lar. No exis­ten los desa­rro­llos linea­les o armo­nio­sos, ya que éstos se pro­du­cen a sal­tos, a veces muy peque­ños, y otras veces gigan­tes o defi­ni­to­rios.
Es así que los revo­lu­cio­na­rios no pode­mos pres­cin­dir de nin­gún ele­men­to que ayu­de a con­for­mar una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble para la toma del poder. La elec­ción de una u otra for­ma de lucha como ele­men­to orde­na­dor de las demás tie­ne que ver con la obser­va­ción de la reali­dad obje­ti­va en su con­jun­to y en la apre­cia­ción de la mis­ma, de acuer­do con los intere­ses estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra. Lo que no pode­mos hacer es sacri­fi­car la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria gene­ral por algún avan­ce o nece­si­dad tác­ti­ca del momen­to.
Pue­de ser que en un momen­to la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes bur­gue­sas nos ofrez­ca una opor­tu­ni­dad para lle­gar a las masas con nues­tro pro­gra­ma y nues­tras con­sig­nas, nos deje un mejor nivel de orga­ni­za­ción y que nos ayu­de en la denun­cia de la pro­pia elec­ción como un méto­do de lucha limi­ta­do. Eso es par­te de la for­ma­ción polí­ti­ca de las masas y de los mis­mos revo­lu­cio­na­rios. En ese pre­ci­so momen­to el par­ti­do o el movi­mien­to, según sea el caso, pue­de estar pre­pa­ran­do a sus cua­dros y estruc­tu­ras para for­mas más avan­za­das de lucha o en el desa­rro­llo de la infra­es­truc­tu­ra que supo­ne una empre­sa de este tipo; pue­de y debe desa­rro­llar la for­ma­ción, la agi­ta­ción del pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio, desa­rro­llar la denun­cia del sis­te­ma, hacer pro­pa­gan­da polí­ti­ca y ayu­dar en las orga­ni­za­cio­nes de las masas sin per­der de vis­ta el obje­ti­vo más estra­té­gi­co que es la toma del poder y la cons­truc­ción de la nue­va socie­dad.
Todo eso se pue­de dar al uní­sono que la par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes, pero recor­de­mos que la for­ma de lucha no deter­mi­na el obje­ti­vo polí­ti­co, sino que es al con­tra­rio. Es el con­te­ni­do del pro­gra­ma quien pide que se le abra paso al mis­mo para pro­du­cir los cam­bios nece­sa­rios que ase­gu­ren la derro­ta de la bur­gue­sía y el triun­fo revo­lu­cio­na­rio. Esto supo­ne con­tar con una tác­ti­ca y estra­te­gia lo sufi­cien­te­men­te rígi­da que impi­da los ban­da­zos hacia la dere­cha de la orga­ni­za­ción, y lo sufi­cien­te­men­te fle­xi­ble que ase­gu­re la reade­cua­ción en fun­ción del obje­ti­vo prin­ci­pal.
Enton­ces no sólo es posi­ble que se dé la for­mu­la que dicen, sino que pue­de ser has­ta nece­sa­ria en algún momen­to al igual que otras tan­tas. Lo cen­tral en este tipo de cosas es, por una par­te, el pro­gra­ma y sus con­te­ni­dos, y por otra, la capa­ci­dad del par­ti­do o movi­mien­to para cum­plir con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos y ser vigi­lan­te de los mis­mos en todo momen­to.
De acuer­do a mi opi­nión, es indis­pen­sa­ble el acu­mu­lar fuer­zas usan­do para ello todas las herra­mien­tas que ten­ga­mos en la mano, y una de ellas pue­de ser la elec­to­ral. Depen­de­rá de varios ele­men­tos y de la situa­ción con­cre­ta que enfren­te­mos en ese momen­to.
Lo impor­tan­te, lo vital, es no con­fun­dir­se en ese pro­ce­so y saber dis­tin­guir cuá­les son los ele­men­tos que orde­nan las for­mas que se com­bi­nan y que se prio­ri­zan en deter­mi­na­do momen­to. No pode­mos come­ter la irres­pon­sa­bi­li­dad de con­fun­dir lo tác­ti­co que encie­rra una deci­sión de este tipo con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra.
Sabe­mos ya de ante­mano que la bur­gue­sía no entre­ga­rá el poder de bue­na gana ni pací­fi­ca­men­te, por lo tan­to debe­mos pre­pa­rar­nos en for­ma y con­te­ni­do para el desa­rro­llo de una lar­ga y encar­ni­za­da lucha de cla­ses que ten­drá momen­tos de vio­len­cia agu­da y de cruen­tos enfren­ta­mien­tos, pero esta vez los revo­lu­cio­na­rios deben estar pre­pa­ra­dos teó­ri­ca, orgá­ni­ca y téc­ni­ca­men­te para ese tipo de lucha si no quie­ren caer en la irres­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de enfren­tar a la bur­gue­sía con las manos ata­das.
Pre­gun­ta: Hay quien dice que el con­cep­to de cla­se obre­ra ha cam­bia­do y que, de tal for­ma, hay que actua­li­zar el mar­xis­mo. Estos argu­men­tos se escu­chan des­de la izquier­da capi­ta­lis­ta y tam­bién de muchos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios. ¿Cuá­les son los nue­vos ras­gos de la cla­se obre­ra en este esce­na­rio? Por ejem­plo, el pen­sa­dor bra­si­le­ño Frei Bet­to nos habla de “pobre­ta­ria­do”, un con­jun­to amor­fo de pobres, empo­bre­ci­dos, des­ocu­pa­dos, mar­gi­na­les, etc. ¿Real­men­te debe­mos cam­biar el con­cep­to de cla­se obre­ra?
Gus­ta­vo Ríos: Es indis­pen­sa­ble orde­nar los ele­men­tos para poder entre­gar una mejor opi­nión fren­te a esto. Es muy impor­tan­te un con­cep­to que aca­ban de decir en la pre­gun­ta sobre la exis­ten­cia de la izquier­da capi­ta­lis­ta, y me pare­ce salu­da­ble que se empie­ce a reco­no­cer su exis­ten­cia obje­ti­va.
Sobre la cla­se obre­ra se ha dicho muchas veces que ésta ha cam­bia­do y que noso­tros tene­mos que cam­biar nues­tro con­cep­to sobre ella. ¿Qué ha cam­bia­do en la cla­se obre­ra para que ten­ga­mos que cam­biar nues­tro con­cep­to de ella? Pri­me­ro que todo, decir que cla­se obre­ra es todo aquel indi­vi­duo, hom­bre o mujer, anciano o niño, que tie­ne que ven­der su fuer­za de tra­ba­jo para poder vivir. De esta for­ma su fuer­za de tra­ba­jo se con­vier­te en una mer­can­cía más que se tran­sa en el mer­ca­do del tra­ba­jo, pero no es cual­quier mer­can­cía. Es la úni­ca mer­can­cía que pue­de agre­gar valor a otras tan­tas mer­can­cías y que solo la pue­de com­prar en abun­dan­cia la bur­gue­sía.
Esa con­di­ción de la cla­se obre­ra en su doble con­di­ción de crea­do­ra de valor y de no dis­po­ner de medios pro­pios de pro­duc­ción, no ha cam­bia­do en cin­co siglos de capi­ta­lis­mo. La cla­se obre­ra sigue sien­do la que crea los valo­res y a la cual se le expro­pia una par­te de su tra­ba­jo para que pue­da vivir pará­si­ta­men­te la bur­gue­sía con el pro­duc­to de lo expro­pia­do a las y los tra­ba­ja­do­res. Por lo tan­to el ras­go esen­cial de la cla­se obre­ra, en tan­to pro­duc­to­ra direc­ta de la rique­za, no ha cam­bia­do. Dis­tin­to es decir que las con­di­cio­nes en las cua­les le toca ven­der su fuer­za de tra­ba­jo, pro­duc­to de la ofen­si­va del capi­tal, se ha vis­to modi­fi­ca­da nega­ti­va­men­te para sus intere­ses.
En segun­do lugar, la exis­ten­cia de pobres, empo­bre­ci­dos y des­ocu­pa­dos no es nue­va en el capi­ta­lis­mo; es más, esa es su lógi­ca de fun­cio­na­mien­to y ese es el resul­ta­do natu­ral de la acu­mu­la­ción, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­dad del capi­tal, que hace de este sis­te­ma un total fra­ca­so en tér­mi­nos socia­les y que lo des­nu­da en su esen­cia más extre­ma.
Por otra par­te, esa mis­ma diná­mi­ca del capi­tal empu­ja cada vez a más sec­to­res hacia la pro­le­ta­ri­za­ción en su con­di­ción social y la his­to­ria recien­te lo demues­tra: en Chi­na, en la India y en muchos luga­res don­de millo­nes de cam­pe­si­nos y peque­ños pro­pie­ta­rios se han vis­to arrui­na­dos y han sido lan­za­dos al mer­ca­do de la com­pra y ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo, lo que hace que la cla­se obre­ra no sólo no dis­mi­nu­ya su núme­ro rela­ti­vo, sino que lo aumen­te pro­duc­to de ingen­tes sec­to­res que se le suman como con­se­cuen­cia de la lógi­ca del capi­tal.
Has­ta aquí nada nue­vo bajo el sol. El hecho de tra­ba­jar con un mar­ti­llo y lue­go tra­ba­jar fren­te a un compu­tador no cam­bia la esen­cia de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta sobre las obre­ras u obre­ros. La robo­ti­za­ción y la auto­ma­ti­za­ción de algu­nas cade­nas den­tro de la pro­duc­ción no hace otra cosa que eli­mi­nar los tiem­pos de tra­ba­jo muer­to que no le repor­tan plus­va­lía a la bur­gue­sía inten­si­fi­can­do la explo­ta­ción de la fuer­za del tra­ba­jo y ele­van­do sus nive­les de ganan­cia. La ter­ce­ri­za­ción del tra­ba­jo tam­bién lo que bus­ca es pre­ca­ri­zar aún las con­di­cio­nes de ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo y debi­li­tar obje­ti­va­men­te el nivel de orga­ni­za­ción de las y los tra­ba­ja­do­res.
Recien­te­men­te en Euro­pa se empie­za a rever­tir en for­ma abso­lu­ta el lla­ma­do “Esta­do de Bien­es­tar”, y son millo­nes de tra­ba­ja­do­res que van per­dien­do algu­nas con­quis­tas y enfren­tan­do la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo en for­ma ace­le­ra­da. Esta situa­ción ten­drá su res­pues­ta social, como ya se está obser­van­do en Gre­cia y en otros luga­res, que devol­ve­rá a la lucha a impor­tan­tes sec­to­res que has­ta ayer se sen­tían en una situa­ción de pri­vi­le­gio en rela­ción a sus com­pa­ñe­ros de cla­se de otros luga­res del mun­do. Todo esto nos habla sin duda de impor­tan­tes cam­bios en el mer­ca­do de ven­ta y com­pra de la fuer­za del tra­ba­jo, y por lo tan­to, de las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, pero no hay cam­bios en la con­di­ción de crea­do­ra de la rique­za que tie­ne la cla­se obre­ra.
Los nive­les de con­cien­cia de la cla­se obre­ra sí han cam­bia­do, su cono­ci­mien­to rela­ti­vo, sus for­mas socia­les de vida, cul­tu­ra­les, etc., pero no ha cam­bia­do su con­di­ción de fuen­te del valor y a la vez de la explo­ta­ción.
Sobre la actua­li­za­ción del mar­xis­mo, podría decir que es una con­di­ción del mar­xis­mo actua­li­zar­se en for­ma infi­ni­ta. Esa es su esen­cia revo­lu­cio­na­ria, no sólo en el plano de las ideas sino que en rela­ción a la prác­ti­ca social con­cre­ta que rea­li­zan las y los tra­ba­ja­do­res. Más allá de la derro­ta del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en los 70 por la con­tra­rre­vo­lu­ción, hay una impor­tan­te ela­bo­ra­ción en aque­llos años en un inten­to serio por enten­der nues­tra com­ple­ja reali­dad y des­nu­dar­la uti­li­zan­do para ello el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co revo­lu­cio­na­rio acu­mu­la­do has­ta enton­ces. El geno­ci­dio impi­dió el desa­rro­llo más ace­le­ra­do ya no sólo de la teo­ría, sino de su pues­ta en prác­ti­ca y la nega­ción nece­sa­ria de la mis­ma. Pero hace rato que los pue­blos han segui­do cami­nan­do y hoy se deba­ten impor­tan­tes cues­tio­nes don­de el mar­xis­mo, el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co revo­lu­cio­na­rio, es el úni­co que tie­ne algo que decir en un sen­ti­do humano, pero eso lo pode­mos dejar para otra char­la
La exis­ten­cia de un impor­tan­te sec­tor de explo­ta­dos y pobres que se va acu­mu­lan­do sobre todo en la peri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des nos habla de impor­tan­te modi­fi­ca­cio­nes que se han ido pro­du­cien­do en torno a la tenen­cia de la tie­rra en el cam­po, y la apa­ri­ción de la agro­in­dus­tria en muchos paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te refuer­za lo ante­rior. La exis­ten­cia de la peque­ña pro­pie­dad agrí­co­la, la pro­pie­dad de peque­ños cam­pe­si­nos y de comu­ni­da­des indí­ge­nas con su con­cep­to de pro­pie­dad colec­ti­va, es un freno a la expan­sión del domi­nio de la bur­gue­sía, y por eso ésta bus­ca expro­piar a estos sec­to­res median­te dife­ren­tes tác­ti­cas, don­de el terror y la matan­za jue­gan un impor­tan­te papel que empu­jan al éxo­do y al des­pla­za­mien­to hacia las gran­des ciu­da­des, pero tam­bién la pro­le­ta­ri­za­ción de quie­nes has­ta hace poco eran peque­ños pro­pie­ta­rios.
Lo ante­rior ten­drá como con­se­cuen­cia direc­ta, en muchos casos, la nece­si­dad de defi­nir en for­ma mucho más pre­ci­sa y de acuer­do a la reali­dad obje­ti­va, la con­for­ma­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio que rea­li­za­rá la revo­lu­ción socia­lis­ta; pero esa defi­ni­ción no pue­de esca­par al hecho que será siem­pre la cla­se obre­ra por su papel en la pro­duc­ción, el com­po­nen­te esen­cial de ese suje­to revo­lu­cio­na­rio a con­for­mar.
En la con­for­ma­ción de ese suje­to del que habla­mos tie­nen un impor­tan­te papel esos sec­to­res que sin duda for­man par­te del ejér­ci­to de reser­va tan­to indus­trial, pro­duc­ti­vo y de ser­vi­cios.
Pre­gun­ta: En for­ma para­le­la al retro­ce­so de la lucha popu­lar más agu­da, fue sur­gien­do en Lati­noa­mé­ri­ca un poten­te movi­mien­to que se plan­tea la refor­ma del sis­te­ma poco a poco; se habla de un socia­lis­mo del siglo XXI don­de la bur­gue­sía es una alia­da estra­té­gi­ca y un socia­lis­mo con pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción. Tales son los casos de Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, por nom­brar algu­nos. ¿Esas son las revo­lu­cio­nes nece­sa­rias? ¿Ese es el pro­yec­to his­tó­ri­co de los revo­lu­cio­na­rios y de los pue­blos? ¿Tene­mos que con­for­mar­nos con “lo menos malo” enton­ces?
Gus­ta­vo Ríos: Es una pre­gun­ta muy intere­san­te y de mucha actua­li­dad. Pri­me­ro decir que las cosas en tér­mi­nos his­tó­ri­cos no están entre­ga­das al azar ni se encuen­tran ais­la­das unas de otras. Exis­ten, por lo tan­to, las con­ca­te­na­cio­nes nece­sa­rias entre las cau­sas y sus efec­tos, y si par­ti­mos de esa base nos encon­tra­re­mos que la ofen­si­va con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria des­ata­da en todo el con­ti­nen­te a media­dos de los 70 iba a traer nece­sa­rios efec­tos en todos los pla­nos del acon­te­cer eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co y mili­tar. La con­tra­rre­vo­lu­ción no sólo le era nece­sa­ria a la bur­gue­sía para fre­nar la revo­lu­ción, sino que nece­si­ta­ba la imple­men­ta­ción de un cam­bio sus­tan­cial en la estruc­tu­ra y super­es­truc­tu­ra de explo­ta­ción y domi­na­ción.
La liqui­da­ción de la indus­tria, la pri­va­ti­za­ción gene­ra­li­za­da de empre­sas estra­té­gi­cas, la refor­ma al códi­go de labo­ral que nor­ma la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, la pri­va­ti­za­ción de las pen­sio­nes y los altos índi­ces de endeu­da­mien­to, no eran posi­bles sin el más terro­rí­fi­co geno­ci­dio en con­tra de los pue­blos y la liqui­da­ción de sus van­guar­dias. Pero todo lo ante­rior de nada hubie­ra ser­vi­do sin la pro­duc­ción de diver­sos pro­duc­tos teó­ri­cos o “ideo­ló­gi­cos”, que pudie­ran resul­tar atrac­ti­vos y a la vez una cami­sa de fuer­za para el movi­mien­to de masas. Es así que a la dia­tri­ba del fin de la his­to­ria le siguió el post­mo­der­nis­mo, el auto­no­mis­mo, la liqui­da­ción del con­cep­to de van­guar­dia, el basis­mo abso­lu­to, la hori­zon­ta­li­dad de los movi­mien­tos, el paci­fis­mo y muchos otros con­cep­tos que se situa­ban en el nue­vo cam­po de bata­lla defi­ni­do por el capi­tal, que no es otra cosa que la men­te huma­na.
A pesar de lo ante­rior, la his­to­ria no ter­mi­nó y los pue­blos siguie­ron su mar­cha por una vida mejor. Es enton­ces cuan­do sur­gen las nue­vas teo­rías sobre el “impe­rio”, “la mul­ti­tud” y muchas más en la mis­ma direc­ción de des­ar­mar teó­ri­ca­men­te a los revo­lu­cio­na­rios. Es allí, en ese con­tex­to his­tó­ri­co de ascen­den­te lucha de masas y rebe­lio­nes popu­la­res, que tum­ba­ron varios gobier­nos, que sur­ge el nue­vo vie­jo con­cep­to social­de­mó­cra­ta, aho­ra con nue­vo ropa­je de socia­lis­mo del siglo XXI.
Antes de ter­mi­nar la res­pues­ta me gus­ta­ría fijar su aten­ción en un hecho muy impor­tan­te. Ya les habla­ba de la con­ca­te­na­ción de los ele­men­tos, y en la his­to­ria no es dife­ren­te. Las dis­tin­tas con­cep­cio­nes teó­ri­cas de las que se sir­ve el capi­tal para divi­dir y qui­tar­le la poten­cia revo­lu­cio­na­ria a las masas no se podría enten­der sin el geno­ci­dio, el cri­men y el terror en todos los pla­nos, y por lo tan­to, son ele­men­tos con­ca­te­na­dos que tie­nen un mis­mo ori­gen: el capi­tal y la bur­gue­sía.
Aho­ra me pre­gun­tan uste­des por el socia­lis­mo del siglo XXI. Les pue­do decir que, según creo, el socia­lis­mo como eta­pa de tran­si­ción hacia la socie­dad sin cla­ses, el comu­nis­mo, no tie­ne ape­lli­dos, y no pue­de tener­los, pero en todo caso, no es el nom­bre lo que defi­ni­rá su con­te­ni­do.
El socia­lis­mo es la eta­pa de expro­pia­ción de los medios de pro­duc­ción a la bur­gue­sía y del paso de éstos a las manos de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res orga­ni­za­dos. Tam­bién es el perío­do don­de se ter­mi­na­rá de derro­tar a la bur­gue­sía en todos los pla­nos nece­sa­rios y se cons­trui­rá otro tipo de Esta­do muy dife­ren­te al que cono­ce­mos. Des­de ese pun­to de vis­ta, todos los esfuer­zos que cono­ce­mos de los ideó­lo­gos del capi­tal por pre­sen­tar cual­quier tibia refor­ma, cual­quier medi­da asis­ten­cia­lis­ta como si fue­ran medi­das socia­lis­tas, no es otra cosa que una fal­si­fi­ca­ción. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no tie­nen por qué con­for­mar­se con este tipo de sis­te­mas que man­tie­nen la explo­ta­ción con la mano dere­cha y con la izquier­da agi­ta una foto del Che Gue­va­ra. Pobre Che, como debe­rá revol­ver­se de asco en su tum­ba al ver a tan­to per­so­na­je hablar de socia­lis­mo y revo­lu­ción, mien­tras saca cuen­ta de sus accio­nes y pasea en una Hum­mer.
Len­ta­men­te va sur­gien­do la pro­tes­ta orga­ni­za­da. Len­ta­men­te las masas van des­cu­brien­do el enga­ño en for­ma dra­má­ti­ca muchas veces. Pero los pue­blos avan­zan, se orga­ni­zan, luchan y no deja­ran de luchar jamás mien­tras no sean satis­fe­chas sus deman­das, y el refor­mis­mo, por mucho que se dis­fra­ce de socia­lis­ta de este siglo, no pue­de resol­ver el pro­ble­ma de los explo­ta­dos y a la vez gober­nar para el capi­tal. Ya lo esta­mos vien­do en Vene­zue­la, don­de el gobierno se pone del lado de la trans­na­cio­nal Mitsu­bishi y repri­me a sus tra­ba­ja­do­res. Esa es una lec­ción de lucha de cla­ses muy gran­de para toda la cla­se obre­ra, y sobre todo para quie­nes aún tie­nen ilu­sio­nes refor­mis­tas. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res segui­rán avan­zan­do y ya no se con­for­ma­rán con miga­jas. Lo que­re­mos todo, no nos con­for­ma­mos con menos.
Pre­gun­ta: De lo que se tra­ta, enton­ces, es de ir fomen­tan­do la orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo. Esa es la cla­ve, defi­ni­ti­va­men­te. Lo cual lle­va a esta pre­gun­ta: ¿es posi­ble cons­truir alter­na­ti­vas reales de cam­bio sin tener el poder polí­ti­co? Te lo pre­gun­ta­mos por­que hoy día ha apa­re­ci­do esta for­mu­la­ción de “cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, a la que hace un momen­to hicis­te alu­sión. ¿Es posi­ble eso?
Gus­ta­vo Ríos: Es cier­to que se ha difun­di­do mucho ese con­cep­to en el últi­mo tiem­po, pero vamos por par­tes si me per­mi­ten para mejor res­pon­der. A la pre­gun­ta con­cre­ta si es posi­ble cons­truir alter­na­ti­vas de cam­bio sin tomar el poder polí­ti­co, debe­mos res­pon­der fir­me­men­te que sí des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co. La mis­ma crí­ti­ca que hace Marx al capi­tal, la rea­li­za sin tener el poder polí­ti­co, y así sur­ge el socia­lis­mo cien­tí­fi­co, la filo­so­fía de la pra­xis y las con­cep­cio­nes del ser humano de nue­vo tipo.
Todas estas ideas revo­lu­cio­na­rias sur­gen sin tener el poder polí­ti­co, y sur­gen pre­ci­sa­men­te por el esta­do de nece­si­dad de rea­li­zar esos cam­bios en tér­mi­nos de la con­cep­ción del mun­do, de la eco­no­mía, de lo social y lo polí­ti­co. Des­de este pun­to de vis­ta, es nece­sa­rio pen­sar el mun­do que se hace nece­sa­rio cons­truir una vez derro­ta­do el capi­tal. De allí que la acti­vi­dad teó­ri­ca y de inves­ti­ga­ción que rea­li­zan las y los revo­lu­cio­na­rios es de vital impor­tan­cia en todo momen­to, y no se rela­cio­na nece­sa­ria­men­te con la toma del poder, sino que pre­ci­sa­men­te muchas veces allí encon­tra­re­mos los insu­mos para rea­li­zar este últi­mo come­ti­do de mejor for­ma y empe­zar la nue­va cons­truc­ción.
Una cosa dis­tin­ta es plan­tear que se pue­den rea­li­zar los cam­bios pro­pues­tos sin la toma del poder por los explo­ta­dos. Eso es una cosa impo­si­ble de rea­li­zar, y sólo se levan­ta para des­viar la aten­ción de los explo­ta­dos de su misión prin­ci­pal, que es derro­tar al capi­tal y a la bur­gue­sía y empe­zar a cons­truir la nue­va socie­dad sin explo­ta­ción.
Me pare­ce que no es nece­sa­rio ni argu­men­tar lo que digo al calor de toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, pero cita­ré sólo un ejem­plo: Chi­le. Se pro­pu­sie­ron cam­bios den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa y sin la toma del poder, ya que en Chi­le sólo se con­ta­ba con la admi­nis­tra­ción del Eje­cu­ti­vo per­ma­ne­cien­do el poder real en manos de la bur­gue­sía. Los tibios cam­bios que repre­sen­ta­ban las cua­ren­ta medi­das del gobierno popu­lar fue­ron barri­dos de un plu­ma­zo al entrar en con­tra­dic­ción con los intere­ses de la bur­gue­sía, y toda esa expe­rien­cia se selló a san­gre y fue­go como sue­le hacer­lo el capi­ta­lis­mo en todo tiem­po y lugar cuan­do ve ame­na­za­dos sus intere­ses.
La úni­ca mane­ra de rea­li­zar los cam­bios revo­lu­cio­na­rios que nues­tros pue­blos nece­si­tan es por medio de la eje­cu­ción del acto revo­lu­cio­na­rio de la toma del poder, con la derro­ta de la bur­gue­sía y con el esta­ble­ci­mien­to de una comu­ni­dad eco­nó­mi­ca de nue­vo tipo, pri­me­ro a nivel regio­nal, y lue­go a nivel mun­dial. Lo demás son ilu­sio­nes y des­víos enga­ño­sos que le tien­de la bur­gue­sía a los explo­ta­dos para ale­jar­los de la lucha por los ver­da­de­ros obje­ti­vos de ter­mi­nar con la explo­ta­ción.
Pre­gun­ta: Si sabe­mos que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias están en una des­ven­ta­ja estra­té­gi­ca y que se debe ini­ciar un len­to pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas que debe con­du­cir nece­sa­ria­men­te a un enfren­ta­mien­to agu­do con las cla­ses domi­nan­tes, ¿esta acu­mu­la­ción de fuer­zas es en todos los terre­nos, tam­bién en lo mili­tar?

Gus­ta­vo Ríos: Creo que eso, de algún modo, ya lo había res­pon­di­do, pero déjen­me decir­les algo más sobre el tema. El enfren­ta­mien­to con la bur­gue­sía es par­te de la acu­mu­la­ción de fuer­zas y tam­bién del cam­bio de esa corre­la­ción de fuer­zas des­ven­ta­jo­sa de la que habla­mos. La acu­mu­la­ción de fuer­zas no es algo mecá­ni­co ni lineal, sino diná­mi­co y dia­léc­ti­co que se va nutrien­do de muchos ele­men­tos, algu­nos madu­ros, otros en desa­rro­llo, pero que no tie­nen un tiem­po muy pre­ci­so de coin­ci­den­cias nece­sa­ria­men­te.
Si nos pre­pa­ra­mos para la toma del poder sabe­mos que debe­mos enfren­tar a la bur­gue­sía, y ella mis­ma lo sabe y se pre­pa­ra todos los días de diver­sas for­mas. Noso­tros tam­bién debe­mos pre­pa­rar­nos en todos los terre­nos, inclu­yen­do por supues­to lo mili­tar. No hacer­lo no sólo es irres­pon­sa­ble y aven­tu­re­ro, sino que des­ar­ma a nues­tra cla­se jus­to antes de un com­ba­te, y esa acti­tud ter­mi­na sien­do cóm­pli­ce de la segu­ra derro­ta del pue­blo si no se pre­pa­ra en este ámbi­to tan impor­tan­te.
Los acen­tos en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas depen­de­rán de las situa­cio­nes con­cre­tas, y no se pue­de dar una rece­ta gene­ral sin caer en la men­ti­ra y el enga­ño. Cada país, cada región, e inclu­si­ve cada pro­vin­cia y pue­blo de nues­tros terri­to­rios, tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des que las con­vier­ten en úni­cas, y la capa­ci­dad de la van­guar­dia es jus­ta­men­te des­cu­brir esos ele­men­tos y hacer­se fuer­te gene­ran­do polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria para ese sec­tor, región o país espe­cí­fi­co.
Pre­gun­ta: Cuál es, a tu pare­cer, el cur­so más pro­ba­ble de los acon­te­ci­mien­tos en Lati­noa­mé­ri­ca y las pers­pec­ti­vas de que la lucha se vuel­va mucho más radi­cal. ¿Es posi­ble eso hoy en día?
Gus­ta­vo Ríos: Hace tiem­po que la lucha se tor­nó mucho más radi­cal; si no lo creen, bas­ta mirar la inva­sión encu­bier­ta desa­rro­lla­da en Hai­tí antes y des­pués del terre­mo­to para fre­nar la revo­lu­ción, o lo que pasa en Colom­bia, o en otros luga­res. En muchos luga­res, hoy, impor­tan­tes des­ta­ca­men­tos de revo­lu­cio­na­rios se pre­pa­ran y se alis­tan con dife­ren­te gra­do de inser­ción de masas y de cons­truc­ción par­ti­da­ria. Las masas de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res pobres y explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po se movi­li­zan cada vez con más fuer­za por sus dere­chos, radi­ca­li­zan­do las for­mas de pro­tes­ta como lo demos­tró la lucha con­tra una mine­ra en Argen­ti­na hace poco, y len­ta­men­te se dan coor­di­na­cio­nes en la lucha. Aún todo esto es muy poco y pre­ca­rio, si se pue­de decir así, pero se avan­za, y eso es lo más impor­tan­te. Es un momen­to de reagru­pa­mien­to, de ela­bo­ra­ción, de inser­ción. Es el momen­to por la lucha, por el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio que se enfren­te al refor­mis­mo y a la bur­gue­sía y que vaya per­fi­lan­do la lucha por el poder polí­ti­co. La bur­gue­sía sabe que el pró­xi­mo ciclo de ascen­so de las luchas revo­lu­cio­na­rias será muy dis­tin­to y que los pue­blos pasa­rán a la ofen­si­va, y por eso se empe­ña en ale­jar­los de sus obje­ti­vos reales usan­do para ello al refor­mis­mo. Eso como ten­den­cia gene­ral.
Oja­lá yo pudie­ra pre­ver los acon­te­ci­mien­tos tal como me lo piden aho­ra; como enten­de­rán, es algo que no pue­do hacer sin caer en la irres­pon­sa­bi­li­dad. Sólo pue­do decir que los pue­blos avan­zan len­ta­men­te, y en estos momen­tos van empu­jan­do al refor­mis­mo en boga en muchos paí­ses en con­tra de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, y tam­bién van defen­dién­do­se de la ofen­si­va des­ata­da por el capi­tal en medio de la cri­sis sis­té­mi­ca que sufre en estos momen­tos. Los revo­lu­cio­na­rios tie­nen una impor­tan­te tarea en todo esto, y ten­go con­fian­za en que se empie­cen a gene­rar las coin­ci­den­cias en torno a las pro­pues­tas que se vayan dan­do en muchos luga­res. De allí la impor­tan­cia de fun­dir la lucha teó­ri­ca con la lucha con­cre­ta por la mejo­ra sus­tan­cial de la vida de las masas explo­ta­das, y en eso debe­mos esfor­zar­nos.
La revo­lu­ción que vie­ne no será pro­duc­to de nin­gu­na ilu­mi­na­ción teó­ri­ca o de algún volun­ta­ris­mo de gru­pos de avan­za­da. Será pro­duc­to de las pro­pias con­di­cio­nes de explo­ta­ción que sufren nues­tros pue­blos y del empu­je impa­ra­ble de millo­nes de seres anó­ni­mos, que ya empie­zan a emer­ger por ciu­da­des y cam­pos afe­rra­dos a su deseo de libe­ra­ción y con la cer­te­za que tie­nen un mun­do ente­ro por ganar para ellos. Los revo­lu­cio­na­rios en esa lucha debe­mos estar en la pri­me­ra línea de com­ba­te. Quie­ro decir aquí que el fue­go revo­lu­cio­na­rio vol­ve­rá a ilu­mi­nar nues­tras ciu­da­des y cam­pos, y más tem­prano que tar­de emer­ge­rán las muje­res y hom­bres de nue­vo tipo cami­nan­do resuel­tos hacia el futu­ro, dejan­do atrás para siem­pre la pre­his­to­ria de la huma­ni­dad que es el capi­ta­lis­mo. No sé cuan­do exac­ta­men­te, ni sé don­de comen­za­rá esta nue­va his­to­ria en for­ma pre­ci­sa, pero estoy segu­ro que final­men­te echa­re­mos mano a lo mejor de lo humano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *