Gue­va­rian­do entre­vis­ta a Gus­ta­vo Rios, ex-mili­tan­te del FPMR

His­to­ria de la revo­lu­ción incon­clu­sa (quin­ta entrega)
Entre­vis­ta a Gus­ta­vo Ríos, ex mili­tan­te del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez ‑FPMR‑, de Chile 
«El arma no es lo fun­da­men­tal, sino el ser humano que está detrás de ese arma»
Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Guevariando
(Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entrevistas)
[email protected]​gmail.​com, [email protected]​gmail.​com
http://​www​.cata​pul​ta​.com​.ar/​a​n​t​e​r​i​o​r​/​f​o​t​o​s​/​c​h​i​l​e​-​f​p​m​r​.​jpg
La pre­sen­te entre­vis­ta per­te­ne­ce a un con­jun­to de entre­vis­tas que, a su vez, cons­ti­tu­ye una ambi­cio­sa inda­ga­ción que hemos comen­za­do recien­te­men­te por par­te del Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas ‑con­for­ma­do, en prin­ci­pio, por Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do, y al que per­te­ne­cen otros inves­ti­ga­do­res que tam­bién harán su apor­te pró­xi­ma­men­te-: «His­to­ria de la Revo­lu­ción Incon­clu­sa». Tam­bién hacen par­te de esa ini­cia­ti­va las entre­vis­tas a Alba Este­la Mal­do­na­do (Coman­dan­te Lola), de Gua­te­ma­la, Abel Bo, de Argen­ti­na, Mario Ros­si de Uru­guay y al MIR Bata­llón Chi­le, opor­tu­na­men­te difun­di­das en la red. La idea en jue­go es poder con­ver­sar sobre diver­sas cues­tio­nes de inte­rés para la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, cen­trán­do­nos en prin­ci­pio en un balan­ce crí­ti­co de los movi­mien­tos arma­dos, de los cua­les todos los entrevistados/​as for­ma­ron par­te en el pasa­do reciente.
En esta opor­tu­ni­dad nues­tro equi­po de tra­ba­jo loca­li­zó, en un país lati­no­ame­ri­cano, a un anti­guo com­ba­tien­te inter­na­cio­na­lis­ta chi­leno, que per­te­ne­ció por muchos años al Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez -FPMR- de Chi­le, for­man­do par­te de sus estruc­tu­ras de direc­ción, y como tal, res­pon­sa­ble de los erro­res y acier­tos del gru­po polí­ti­co mili­tar que desa­rro­lló espec­ta­cu­la­res accio­nes arma­das, tales como el aten­ta­do en con­tra del dic­ta­dor Augus­to Pino­chet, la inter­na­ción de armas por Carri­zal Bajo en el nor­te de Chi­le y la espec­ta­cu­lar fuga en heli­cóp­te­ro de la cár­cel de alta segu­ri­dad de San­tia­go de cua­tro de sus miem­bros. Hoy este com­ba­tien­te, al que solo iden­ti­fi­ca­re­mos por razo­nes de segu­ri­dad como Gus­ta­vo Ríos, sigue mili­tan­do ape­ga­do a sus ideas y ayu­dan­do a cons­truir orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria en otra par­te del con­ti­nen­te, dis­tin­ta a Chi­le sin dudas, pero que no le cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma. Se reco­no­ce hijo del con­ti­nen­te y está dis­pues­to a «regar su san­gre en cual­quie­ra de nues­tros paí­ses luchan­do por un futu­ro socialista».
«Gus­ta­vo Ríos» es un con­ver­sa­dor nato y pone énfa­sis en cada cosa que dice como hacien­do memo­ria. No tie­ne la típi­ca estam­pa del gue­rri­lle­ro que se ha difun­di­do como este­reo­ti­po; más pare­ce un ofi­ci­nis­ta ameno y des­preo­cu­pa­do que va de com­pras des­pués del tra­ba­jo y nada indi­ca o dela­ta su actual labor mili­tan­te. Aún con­ser­va su aspec­to juve­nil y está lleno de pasión revo­lu­cio­na­ria que se encar­ga de tras­mi­tir y con­ta­giar a quien lo escu­che. Cuan­do ter­mi­na­mos nues­tra char­la, se va cami­nan­do rápi­do y se pier­de en la mul­ti­tud de colo­res y mur­mu­llos que lle­nan la tar­de de esta capi­tal lati­no­ame­ri­ca­na. La con­ver­sa­ción con el ex rodri­guis­ta y actual mili­tan­te lati­no­ame­ri­cano, se ha exten­di­do por horas y este es el resul­ta­do de nues­tro trabajo.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​


Pre­gun­ta: Lue­go de la expe­rien­cia de estas últi­mas déca­das en Lati­noa­mé­ri­ca, hay quien dice que los movi­mien­tos arma­dos en la actua­li­dad no tie­nen via­bi­li­dad, aun­que de hecho al menos en dos paí­ses (Colom­bia y el sur de Méxi­co) exis­ten y están ope­ra­ti­vos. ¿Qué balan­ce pode­mos hacer res­pec­to de estos movi­mien­tos y de su lucha en estos años pasa­dos, y qué pers­pec­ti­vas de futu­ro podría pen­sar­se para pro­pues­tas arma­das en la región?
Gus­ta­vo Ríos: Pri­me­ro que todo debe­mos situar a los movi­mien­tos arma­dos en un con­tex­to his­tó­ri­co con­cre­to y tam­bién hacer la dife­ren­cia entre movi­mien­tos arma­dos y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. Esas res­pues­tas arma­das exis­ten en nues­tro con­ti­nen­te des­de la mis­ma inva­sión espa­ño­la. En algu­nas regio­nes con mayor inten­si­dad que en otras y con cier­ta inter­mi­ten­cia his­tó­ri­ca, pero esa reali­dad en nues­tro con­ti­nen­te es una cons­tan­te his­tó­ri­ca. ¿Por qué? Por­que a par­tir de la inva­sión espa­ño­la, la explo­ta­ción, la mise­ria, el cas­ti­go des­pia­da­do, la vio­la­ción de nues­tras her­ma­nas muje­res, la saña psi­có­pa­ta de la cri­mi­nal empre­sa capi­ta­lis­ta que sig­ni­fi­có tal inva­sión, se entro­ni­zó en nues­tro terri­to­rio en un inten­to por some­ter por la vio­len­cia más extre­ma y sádi­ca, a nues­tros pue­blos originarios.
El capi­ta­lis­mo que recién nacía en aque­lla épo­ca, ya mos­tra­ba su carac­te­rís­ti­ca más per­ma­nen­te e iden­ti­fi­ca­ti­va: el terro­ris­mo des­pia­da­do de las cla­ses domi­nan­tes, usa­do para some­ter a los pue­blos y robar sus rique­zas, su tra­ba­jo, su cul­tu­ra, su len­gua y has­ta su des­cen­den­cia. Toda esta situa­ción, tenía que ori­gi­nar una natu­ral res­pues­ta de nues­tros pue­blos en tan­to ejer­cer su inob­je­ta­ble dere­cho a la auto­de­fen­sa y a la rebe­lión fren­te al robo y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. De tal for­ma que de lo ante­rior se des­pren­den dos hechos que habi­tual­men­te pasan des­aper­ci­bi­dos para muchos: las rebe­lio­nes indí­ge­nas y de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios en con­tra del inva­sor son luchas de auto­de­fen­sa anti­ca­pi­ta­lis­ta, ya que la inva­sión fue una empre­sa emi­nen­te­men­te capi­ta­lis­ta. Un segun­do hecho sig­ni­fi­ca­ti­vo es que el ejer­ci­cio de la rebe­lión por par­te de nues­tros pue­blos es emi­nen­te­men­te en res­pues­ta fren­te a la agre­sión y la bar­ba­rie que nos tra­jo el capi­ta­lis­mo y que, por lo tan­to, está ple­na­men­te justificada.
Has­ta hoy, nues­tros pue­blos han ejer­ci­do la rebe­lión con un carác­ter defi­ni­ti­va­men­te defen­si­vo en un inten­to por pre­ser­var su dere­cho a la vida, al tra­ba­jo, a la cul­tu­ra, a su rela­ción armo­nio­sa con la natu­ra­le­za. De tal for­ma que la actua­li­dad de una u otra for­ma de lucha, está en direc­ta rela­ción con nues­tras capa­ci­da­des defen­si­vas fren­te a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, y allí don­de hoy aún exis­ten movi­mien­tos con gran capa­ci­dad ope­ra­ti­va, es don­de los pue­blos han podi­do acu­mu­lar más fuer­zas para defen­der­se del terro­ris­mo de la burguesía.
Por otro lado, yo no habla­ría de movi­mien­tos arma­dos sino de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios. La exis­ten­cia de movi­mien­tos arma­dos esta fue­ra de dis­cu­sión. Estos, al igual que la gue­rra y las accio­nes arma­das o vio­len­tas, se dan en todo tiem­po y lugar, son la cons­tan­te his­tó­ri­ca más regu­lar, sobre todo en el capi­ta­lis­mo, pero que tam­bién fue una de las carac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de las ante­rio­res for­ma­cio­nes socia­les basa­das en la explo­ta­ción de unos seres huma­nos por otros. Una vez que hemos situa­do estos hechos en lo que a mi jui­cio es su pers­pec­ti­va real, esta­mos en mejo­res con­di­cio­nes para res­pon­der la inte­rro­gan­te planteada.
Pri­me­ro, que todo seña­lar que los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos tie­nen momen­tos de desa­rro­llo his­tó­ri­co dis­tin­tos, pero que no esca­pan a cier­tas eta­pas en su evo­lu­ción polí­ti­ca y en su maduración.
En las pos­tri­me­rías del siglo XIX sur­ge con una fuer­za inci­pien­te un movi­mien­to obre­ro que se empie­za a orga­ni­zar y movi­li­zar en torno a la defen­sa de sus intere­ses más inme­dia­tos. Esta fuer­za nacien­te del movi­mien­to obre­ro está con­di­cio­na­da al desa­rro­llo que alcan­zan las fuer­zas pro­duc­ti­vas en los paí­ses de la región. De allí que en algu­nos paí­ses como Chi­le y Argen­ti­na sur­ge una cla­se obre­ra con gran pre­sen­cia y muy combativa.
El segun­do ciclo lo pode­mos ubi­car en el naci­mien­to de algu­nos par­ti­dos comu­nis­tas y pro­le­ta­rios impul­sa­dos fuer­te­men­te por la gran revo­lu­ción de octu­bre de Rusia en 1917. Son par­ti­dos que, en su naci­mien­to, expre­san más bien un pro­gra­ma gene­ral basa­dos en el mar­xis­mo que se empe­za­ba a cono­cer en el con­ti­nen­te y que no expre­sa­ban cla­ra­men­te una voca­ción de poder, pero que sin duda le dan un nue­vo impul­so al desa­rro­llo de la con­cien­cia polí­ti­ca de la cla­se obrera.
El ter­cer ciclo lo pode­mos ubi­car cuan­do estos mis­mos par­ti­dos asu­men como estra­te­gia gene­ral la cons­ti­tu­ción de fren­tes popu­la­res en una alian­za polí­ti­ca que tie­ne a una par­te de la bur­gue­sía en la direc­ción de dicho fren­te, que se orga­ni­za no para la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do, sino bási­ca­men­te en bus­ca del desa­rro­llo del “capi­ta­lis­mo nacio­nal”, que desa­rro­lle el apa­ra­to pro­duc­ti­vo y que “pre­pa­re las con­di­cio­nes” para el socia­lis­mo. Este ciclo mar­ca sin duda todo un perío­do don­de se expre­sa­rá la renun­cia a uti­li­zar al mar­xis­mo en una dimen­sión crea­do­ra, su ver­da­de­ra esen­cia cree­mos noso­tros, y sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes como José Mariá­te­gui en Perú y otros, se pro­ce­de de una for­ma mecá­ni­ca y muy ale­ja­da de la reali­dad objetiva.
El cuar­to ciclo de desa­rro­llo lo pode­mos ubi­car cla­ra­men­te en el ini­cio y triun­fo de la revo­lu­ción cuba­na, que sig­ni­fi­ca­rá toda una here­jía para gran par­te del movi­mien­to comu­nis­ta de aque­llos años. En el sur­gi­mien­to de la revo­lu­ción cuba­na influ­yen muchos hechos, pero uno de ellos, que se ha sos­la­ya­do en el tiem­po, es la deci­si­va influen­cia de la obser­va­ción que hacen los revo­lu­cio­na­rios de la reali­dad obje­ti­va y cómo cons­ta­tan por ellos mis­mos que la cla­se domi­nan­te no se deten­drá ni fren­te al cri­men ni a los méto­dos más san­gui­na­rios con tal de con­ser­var el poder, y tam­bién la inclu­sión den­tro de los para­dig­mas de los revo­lu­cio­na­rios que con­du­je­ron ese pro­ce­so de otra lec­tu­ra de los clá­si­cos del mar­xis­mo y otra for­ma de mirar nues­tra historia.
Con este cuar­to ciclo de desa­rro­llo his­tó­ri­co se ini­cia sin duda todo un replan­teo de los revo­lu­cio­na­rios en torno al pro­ble­ma del poder y sur­gen dis­tin­tos esfuer­zos orga­ni­za­ti­vos que bus­can lle­nar el vacío his­tó­ri­co fren­te a este pro­ble­ma. Pero tam­bién debe­mos decir que el sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes que incor­po­ran el ele­men­to mili­tar a su polí­ti­ca, y por con­si­guien­te una estruc­tu­ra en este sen­ti­do, no deter­mi­na el carác­ter revo­lu­cio­na­rio de la mis­ma. En nues­tro con­ti­nen­te no son pocas las orga­ni­za­cio­nes que, sin ser revo­lu­cio­na­rias, han incor­po­ra­do el ele­men­to mili­tar a su polí­ti­ca, lo que quie­re decir que esto no deter­mi­na el obje­ti­vo. Esto nos lle­va tam­bién a plan­tear­nos muy cla­ra­men­te que siem­pre lo cen­tral será el con­te­ni­do polí­ti­co de las orga­ni­za­cio­nes que asu­man el ele­men­to mili­tar y que actúen en consecuencia.
No podría pre­ten­der hacer aquí un balan­ce de todos estos movi­mien­tos, por­que ya dije que todos corres­pon­den a reali­da­des dis­tin­tas y muy diver­sas, pero hay algu­nos ele­men­tos comu­nes que pode­mos res­ca­tar y que qui­zá podrían ser­vir para un ejer­ci­cio de esa naturaleza.
Un pri­mer ele­men­to se podría situar en el cor­to tiem­po de desa­rro­llo que tuvie­ron estos movi­mien­tos antes de la ofen­si­va de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Varios de ellos esta­ban en pleno desa­rro­llo para el momen­to de la ofen­si­va con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Un segun­do ele­men­to es que estos movi­mien­tos sur­gen des­de fue­ra y muchas veces en con­tra de los par­ti­dos de la izquier­da tra­di­cio­nal, la que en muchos luga­res jugó a com­ba­tir el desa­rro­llo de estos gru­pos con una mio­pía polí­ti­ca de pro­por­cio­nes; pero ya ese es otro tema.
Por últi­mo, un ter­cer ele­men­to de suma impor­tan­cia es la fal­ta de un aná­li­sis inte­gral de los fac­to­res que pue­den inter­ve­nir en el desa­rro­llo de la lucha revo­lu­cio­na­ria, como por ejem­plo, no asu­mir en la prác­ti­ca con­cre­ta el desa­rro­llo de una infra­es­truc­tu­ra estra­té­gi­ca para el perío­do de alza de la con­tra­rre­vo­lu­ción y las con­for­ma­cio­nes de par­ti­dos abier­tos y con sus cua­dros más impor­tan­tes, total­men­te encua­dra­dos por la inte­li­gen­cia enemiga.
Enton­ces aquí apa­re­ce una con­tra­dic­ción entre diag­nós­ti­co muchas veces acer­ta­do del momen­to de cri­sis que vive el capi­tal y de su nece­si­dad de des­atar la con­tra­rre­vo­lu­ción, con cam­bios estruc­tu­ra­les cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­tos des­de el pun­to de vis­ta de la explo­ta­ción y en con­tra­po­si­ción; nos encon­tra­mos con una cons­truc­ción polí­ti­ca-orgá­ni­ca que podría­mos lla­mar pre­ca­ria de las con­di­cio­nes del enfren­ta­mien­to, y por lo tan­to la derro­ta sufri­da pos­te­rior­men­te debe­mos situar­la en una dimen­sión teó­ri­ca política.
Podría­mos decir, y per­dó­nen­me lo lar­go de la res­pues­ta, que estos movi­mien­tos nun­ca se han ido del todo, más bien muchos de ellos se vie­ron en la obli­ga­ción de hacer un replie­gue estra­té­gi­co y replan­tear­se muchas cosas a par­tir del reflu­jo gene­ral que sufrió el movi­mien­to de masas pro­duc­to de la repre­sión y el desen­freno de las polí­ti­cas geno­ci­das del capi­tal en la región. Pero pode­mos decir que la orga­ni­za­ción de aque­llos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios duran­te los 60, 70 y 80 del siglo pasa­do supu­sie­ron el pri­mer gran inten­to ofen­si­vo con­tra el capi­tal en nues­tra con­ti­nen­te, inau­gu­ran­do un nue­vo ciclo his­tó­ri­co que aún está en madu­ra­ción en muchos luga­res, como es la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria de carác­ter ofen­si­vo por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria des­de que la inva­sión espa­ño­la nos implan­tó a san­gre y fue­go el capitalismo.
La derro­ta de algu­nos de esos movi­mien­tos fue sin duda de carác­ter teó­ri­co-polí­ti­co, de apre­cia­ción del enemi­go, de pre­pa­ra­ción ade­cua­da para el desa­rro­llo de un tipo de lucha que se fue apren­dien­do en el camino y que no podía estar exen­ta de erro­res por la mis­ma cau­sa, pero como bien uste­des dicen en la pre­gun­ta, la exis­ten­cia de varios movi­mien­tos de este tipo no sólo en Colom­bia y Méxi­co, sino tam­bién en Para­guay, en Ecua­dor, en Chi­le y en otros luga­res, habla de que la nece­si­dad de defen­der­se del capi­tal no ha ter­mi­na­do; más bien se inten­si­fi­ca y se nece­si­ta más que nun­ca, jus­ta­men­te a raíz de la cri­sis que sufre el capi­tal y que bus­ca por todos los medios que la paguen los tra­ba­ja­do­res, los explo­ta­dos, para lo que usa la vio­len­cia esta­tal, poli­cial y para­mi­li­tar en su inten­to de per­pe­tuar­se en el poder real de la eco­no­mía y la política.
Los pue­blos han ido asu­mien­do el desa­fío de pasar a la ofen­si­va, y esa es una gran con­quis­ta des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co, polí­ti­co y, por qué no decir­lo, prác­ti­co. Hoy, a par­tir de esas expe­rien­cias, nadie que se plan­tee seria­men­te la derro­ta del capi­tal pien­sa que esto se logra­rá por medios que no impli­quen un fuer­te com­po­nen­te de agu­da lucha en todos los terre­nos. Eso quie­re decir que se obser­va un sal­to cua­li­ta­ti­vo en estos movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que va madu­ran­do len­ta­men­te, qui­zás dema­sia­do len­to para las nece­si­da­des actua­les según mi cri­te­rio, pero que sin duda res­pon­de a con­di­cio­nes impues­tas tras la derro­ta sufrida.
Lo ante­rior a mi cri­te­rio es muy impor­tan­te, ya que en ese perío­do se eli­mi­na­ron dece­nas de miles de cua­dros polí­ti­cos y diri­gen­tes que habían demo­ra­do muchos años en for­mar­se al calor de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria y de la prác­ti­ca con­cre­ta de cons­truir orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de com­ba­te. Todo esto ayu­da a con­di­cio­nar en cier­ta medi­da el desa­rro­llo actual de los nive­les de enfren­ta­mien­to en el mar­co de la lucha de cla­ses, y expli­ca en par­te el por­qué no exis­ten res­pues­tas más con­tun­den­tes en medio de la bru­tal embes­ti­da del capi­tal en con­tra de las y los trabajadores.

Pre­gun­ta: No hay dudas que, lue­go de estas déca­das de repre­sión feroz, a lo que se suma el empo­bre­ci­mien­to por los pla­nes neo­li­be­ra­les, los pue­blos han que­da­do des­or­ga­ni­za­dos, inclu­so des­ideo­lo­gi­za­dos. A todo eso hay que agre­gar, como un ele­men­to nega­ti­vo más en con­tra de la lucha popu­lar, el nivel tec­no­ló­gi­co que han alcan­za­do las fuer­zas arma­das del sis­te­ma. ¿Es posi­ble hoy, ante todo ese mons­truo­so apa­ra­to mili­tar, ante esa dis­pa­ri­dad téc­ni­ca tan enor­me, suma­da a la des­or­ga­ni­za­ción impe­ran­te, pen­sar como via­ble una pro­pues­ta de lucha armada?
Gus­ta­vo Ríos: En la pre­gun­ta de uste­des hay varios ele­men­tos que acla­rar. Lo pri­me­ro que debo seña­lar es que me pare­ce un error hablar de neo­li­be­ra­lis­mo. El capi­ta­lis­mo es uno solo en todo tiem­po y lugar, inde­pen­dien­te de la tác­ti­ca con­cre­ta que imple­men­te para cum­plir con su misión fun­da­men­tal, que es la acu­mu­la­ción de rique­za median­te el robo del plus­va­lor que pro­du­ce el tra­ba­jo de las explo­ta­das y explotados.
Cuan­do habla­mos de neo­li­be­ra­lis­mo como cau­san­te de los males de nues­tros paí­ses esta­mos asu­mien­do el dis­cur­so de la bur­gue­sía, que bus­ca guar­dar como car­ta de recam­bio cual­quier otra fór­mu­la que le ase­gu­re seguir con el régi­men de explo­ta­ción del tra­ba­jo. Key­ne­sia­nis­mo, Ter­ce­ra Vía, Capi­ta­lis­mo Popu­lar, Capi­ta­lis­mo Andino, Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Desa­rro­llo Nacio­nal y muchas otras deno­mi­na­cio­nes, son los nom­bres de fan­ta­sía que usa la bur­gue­sía para pre­sen­tar en un momen­to deter­mi­na­do una car­ta de recam­bio que le ase­gu­re que no cam­bie nada y seguir la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Lo que hemos sufri­do como pue­blos des­de la mis­ma inva­sión espa­ño­la es capi­ta­lis­mo puro y sim­ple, y lo dis­tin­to que podría­mos seña­lar sería la mane­ra de ace­le­ra­ción de la acu­mu­la­ción, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capital.
Lo segun­do es sobre la ideo­lo­gía. Ten­go la impre­sión que nun­ca antes había­mos esta­do tan ideo­lo­gi­za­dos como aho­ra. Enten­dien­do a la ideo­lo­gía como una ima­gen de la fal­sa con­cien­cia. La cla­se obre­ra no posee ideo­lo­gía sino que pro­po­ne el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co y un méto­do pre­ci­so para la obser­van­cia, sis­te­ma­ti­za­ción y trans­for­ma­ción de la reali­dad obje­ti­va, y eso para noso­tros, revo­lu­cio­na­rios, es el mar­xis­mo. No cate­cis­mo sino cien­cia, méto­do y acción transformadora.
Refi­rién­do­me al fon­do de su pre­gun­ta, creo que hay que reco­no­cer que los nive­les de orga­ni­za­ción de nues­tra cla­se obre­ra y el pue­blo pobre y explo­ta­do hoy son muy bajos pro­duc­to de muchos fac­to­res, sien­do uno de los más impor­tan­tes la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo, ope­ra­da como una gran trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del capi­tal a nivel internacional.
En toda la his­to­ria de la huma­ni­dad has­ta nues­tros días las cla­ses domi­nan­tes siem­pre han con­ta­do con el secues­tro del cono­ci­mien­to, y por lo tan­to, se han apo­de­ra­do de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos de cada una de la épo­cas; no por ello han sido capa­ces de parar la rebe­lión de los pue­blos que luchan por su liber­tad, los cua­les no pocas veces han sali­do vic­to­rio­sos de esas bata­llas a pesar de no con­tar con las herra­mien­tas téc­ni­cas desea­das para el com­ba­te. Esto quie­re decir que el arma no es lo fun­da­men­tal, sino el ser humano que está detrás de ese arma. De todas for­mas es un ele­men­to impor­tan­te de tomar en cuen­ta, y de allí que resul­te vital ganar para la cau­sa del pro­le­ta­ria­do a todos aque­llos inte­lec­tua­les y téc­ni­cos que cum­plen cier­tas fun­cio­nes en el apa­ra­to tec­no­ló­gi­co, hoy secues­tra­do por el capi­ta­lis­mo. Es una bata­lla que hay que dar y ganar lógicamente.
De todas for­mas, hay que enten­der que no exis­te, y no ha exis­ti­do nun­ca, solo la lucha arma­da. Esa es una vul­ga­ri­za­ción bur­gue­sa de la lucha de los pue­blos. Ni en medio de los com­ba­tes más encar­ni­za­dos, solo exis­te el com­po­nen­te mili­tar o arma­do. La lucha polí­ti­ca y social toma dis­tin­tas vías de expre­sión, de desa­rro­llo, y una de ellas es la mili­tar, pero siem­pre lo cen­tral será lo político-social.
La sola exis­ten­cia de una estruc­tu­ra mili­tar o gue­rri­lle­ra, ya sea en el área rural o urba­na, supo­ne un pacien­te y lar­go tra­ba­jo teó­ri­co, polí­ti­co, de pro­pa­gan­da y difu­sión, de masas, de lucha social y de inser­ción en esas luchas. Una estruc­tu­ra de carác­ter mili­tar impli­ca un tra­ba­jo polí­ti­co enor­me que per­mi­te la exis­ten­cia de dicha estructura.
Como pue­den ver, nada más ale­ja­do de la reali­dad que hablar de lucha mili­tar o arma­da sola­men­te. Aho­ra es nece­sa­rio pre­ci­sar como gran adqui­si­ción teó­ri­ca de nues­tro tiem­po, la com­bi­na­ción y arti­cu­la­ción de todas las for­mas de lucha en fun­ción de ir gene­ran­do una corre­la­ción de fuer­zas que, en un momen­to deter­mi­na­do, pue­da ases­tar los gol­pes defi­ni­ti­vos al sis­te­ma y derribarlo.
La pro­pues­ta siem­pre será de carác­ter polí­ti­co y debe con­tar con un fuer­te com­po­nen­te de masas. Son las mis­mas masas las que deben empe­zar a defen­der­se y en algún momen­to plan­tear­se pasar a la ofen­si­va, y hoy en muchos luga­res está pasan­do mucho de lo seña­la­do has­ta aquí, y mucho más que sería impo­si­ble resu­mir en esta entre­vis­ta, pero pode­mos decir que len­ta­men­te los pue­blos empie­zan a cami­nar hacia obje­ti­vos cada vez más defi­ni­dos des­pués de déca­das de terror y de siem­bra del derro­tis­mo por par­te del refor­mis­mo. Hoy lo prin­ci­pal es rom­per los hilos invi­si­bles de la domi­na­ción capi­ta­lis­ta que se nutre de muchos fac­to­res para some­ter­nos en el terreno teó­ri­co, polí­ti­co, social, comu­ni­ca­cio­nal y tam­bién organizativo.
Pre­gun­ta: Es decir que, lue­go de los pro­ce­sos mili­ta­res que vivi­mos en los dis­tin­tos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, aho­ra se nos tie­ne mania­ta­dos con todos estos hilos invi­si­bles que men­cio­na­bas: la delin­cuen­cia común que cre­ce, el nar­co­trá­fi­co, los nue­vos meca­nis­mos de terror. Sin dudas, esta­mos des­mo­vi­li­za­dos. ¿Cómo se logra nue­va­men­te la movi­li­za­ción entonces?
Gus­ta­vo Ríos: Es intere­san­te lo que plan­tean sobre la delin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co como medio de some­ti­mien­to y des­truc­ción del teji­do social. Sobre este pun­to pode­mos decir con toda segu­ri­dad, que la mis­ma empre­sa capi­ta­lis­ta no es otra cosa que la delin­cuen­cia orga­ni­za­da y estruc­tu­ra­da en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, finan­cie­ro y polí­ti­co. La plus­va­lía no es otra cosa que el robo per­ma­nen­te, sis­te­má­ti­co y ascen­den­te, del resul­ta­do de la acción de los ver­da­de­ros pro­duc­to­res, que no son otros que los tra­ba­ja­do­res y trabajadoras.
El cri­men orga­ni­za­do no es otra cosa que una empre­sa capi­ta­lis­ta, median­te la cual la bur­gue­sía bus­ca acre­cen­tar su acu­mu­la­ción de capi­tal, y en este terreno tam­bién se cum­ple la lógi­ca de acu­mu­la­ción, cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de capital.
Las peque­ñas ban­das de delin­cuen­tes ceden paso a gran­des ban­das habi­tual­men­te con­tro­la­das por agen­tes esta­ta­les, como poli­cías y fun­cio­na­rios de otras repar­ti­cio­nes públi­cas que actúan a las órde­nes del capi­tal. Este cri­men orga­ni­za­do se pone a las órde­nes de la bur­gue­sía para hacer su tra­ba­jo sucio en con­tra de los sec­to­res popu­la­res. Un tra­fi­can­te, un due­ño de casino, un lava­dor de dine­ro, los ban­cos que se pres­tan para eso, no son otra cosa que la bur­gue­sía que actúa de acuer­do a sus intere­ses de clase.
¿Cómo rever­ti­mos la actual situa­ción? Yo creo que en muchas par­tes este pro­ce­so ya empe­zó hace bas­tan­te tiem­po. Pero la recons­truc­ción del teji­do social no es noti­cia de pri­me­ra pla­na y por eso muchas veces no está a la vis­ta de todos. Pero si se fijan bien lo que pasa en la Arau­ca­nía, en Méxi­co, en Argen­ti­na, en Ecua­dor, en Vene­zue­la, obser­va­mos cómo se ha for­ta­le­ci­do la orga­ni­za­ción social en estos luga­res y cómo estos sec­to­res empie­zan a levan­tar sus deman­das y sus luchas. Los suce­sos recien­tes de Bagua, Perú, nos hablan de una bru­tal repre­sión, pero si hay repre­sión, es que hay lucha, y si hay lucha, hay organización.
Sin duda que los pro­ce­sos refor­mis­tas en muchos luga­res del con­ti­nen­te, como Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, son el resul­ta­do de las luchas y de la orga­ni­za­ción popu­lar. El capi­ta­lis­mo pudo reco­no­cer la fuer­za impa­ra­ble de la pro­tes­ta social y bus­có uti­li­zar su car­ta de recam­bio refor­mis­ta para remo­zar el sis­te­ma y lograr man­te­ner la explo­ta­ción y la domi­na­ción por medio aho­ra de un ros­tro “pro­gre­sis­ta”.
La luna de miel de las masas con el refor­mis­mo duran­te estos años de cier­ta bonan­za eco­nó­mi­ca, hoy en medio de la peor cri­sis del capi­tal, empie­za a ter­mi­nar y lue­go del des­en­can­to ini­cial e inclu­si­ve de cier­to apro­ve­cha­mien­to que haga la dere­cha tra­di­cio­nal de la situa­ción, las masas empu­ja­das por la nece­si­dad de res­pues­ta fren­te a los terri­bles pro­ble­mas que sufren día a día, vol­ve­rán a movi­li­zar­se y aún con mayor fuer­za que como lo hicie­ron a fines de los 90 en muchos países.
Está cla­ro que no se tra­ta de sen­tar­se a espe­rar a que esta situa­ción ocu­rra. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio tie­ne una opor­tu­ni­dad de oro para exten­der­se, orga­ni­zar­se, dar la bata­lla teó­ri­ca y ganar a impor­tan­tes sec­to­res de las masas para el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio. Hoy es el momen­to de situar­se en el espa­cio polí­ti­co con pro­pues­tas cla­ras y con una con­duc­ta con­se­cuen­te en todos los terrenos.
Pre­gun­ta: De lo que se tra­ta para vol­ver a rete­jer esa orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo es el tra­ba­jo de base, tra­ba­jo de hor­mi­ga, de orga­ni­za­ción casa por casa prác­ti­ca­men­te. ¿Y no es eso lo que, a su modo, hacen las actua­les igle­sias evan­gé­li­cas, exten­di­das por toda Latinoamérica? 
Gus­ta­vo Ríos: El tra­ba­jo de base y de hor­mi­ga siem­pre lo ha hecho el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y creo que esas igle­sias lo que hacen es imi­tar el tra­ba­jo que noso­tros hemos hecho por muchos años. Es evi­den­te que el tra­ba­jo de las igle­sias, cul­tos y sec­tas, tie­ne obje­ti­vos muy dife­ren­tes. Reco­no­cien­do el tre­men­do papel de los cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos en los pro­ce­sos de lucha de nues­tro con­ti­nen­te, debe­mos decir que las igle­sias tie­nen como fin habi­tual­men­te man­te­ner el ador­me­ci­mien­to de las masas empo­bre­ci­das y ale­jar­las de la orga­ni­za­ción y lucha por la solu­ción de sus demandas.
El papel de los revo­lu­cio­na­rios en este momen­to es dar la lucha teó­ri­ca en con­tra del refor­mis­mo y dispu­tar­le abier­ta­men­te el movi­mien­to de masas. Debe­mos salir de las cata­cum­bas con ideas y con accio­nes con­cre­tas y pre­ci­sas que sig­ni­fi­quen la arti­cu­la­ción de los dis­tin­tos pro­gra­mas de acción revo­lu­cio­na­ria don­de las masas se reco­noz­can y lo hagan suyo en todo momen­to. Por lo tan­to, no sólo se tra­ta de tra­ba­jar en la base social del pue­blo, sino que saber con qué ele­men­tos tra­ba­jar y tener cla­ri­dad para qué nos orga­ni­za­mos jun­to a las masas. Esto no quie­re decir abrir las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias para que pue­dan ser gol­pea­das por el enemi­go. Lo que tene­mos que abrir es la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, pre­ser­van­do siem­pre el par­ti­do y ponién­do­lo a sal­vo del tra­ba­jo enemi­go si que­re­mos real­men­te cons­truir un par­ti­do de combate.
A mi jui­cio la lucha por el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio es hoy más impor­tan­te que nun­ca. Ese es el prin­ci­pal insu­mo de la lucha teó­ri­ca en con­tra del capi­tal y sus alia­dos refor­mis­tas. Es el ele­men­to arti­cu­la­dor de toda la orga­ni­za­ción popu­lar, de su lucha y de su vic­to­ria. En el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio encon­tra­re­mos nues­tro víncu­lo con el movi­mien­to de masas y el sen­ti­do inme­dia­to y últi­mo de su orga­ni­za­ción. Es el pro­gra­ma quien res­ca­ta­rá a las masas del refor­mis­mo y las impul­sa­rá de nue­vo a la lucha. Lo ante­rior, uni­do a una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria y a una acer­ta­da tác­ti­ca de com­ba­te, con­du­ci­rá a nues­tros pue­blos a la victoria.
Quie­ro acla­rar que se debe dis­tin­guir cla­ra­men­te la lucha y cons­truc­ción teó­ri­ca del teo­ri­cis­mo para­li­zan­te y aca­de­mi­cis­ta que tan­to daño ha pro­vo­ca­do y pro­vo­ca en muchos sec­to­res que lle­gan a con­fun­dir el cono­ci­mien­to de lo que plan­tea­ba Marx o Lenin con ser mar­xis­tas o leni­nis­tas. El mar­xis­mo, el mis­mo Marx o Lenin, no los pode­mos enten­der fue­ra de la lucha por cons­truir la herra­mien­ta polí­ti­ca que les per­mi­ta a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res libe­rar­se del yugo del capi­tal y empe­zar la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por lo tan­to, sin prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, la teo­ría se duer­me y ter­mi­na sien­do has­ta un freno para la revo­lu­ción. Lo mis­mo que si abor­da­mos solo el prac­ti­cis­mo. Sin guía, sin ideas y pro­yec­tos, esta­mos con­de­na­dos al fra­ca­so. La teo­ría va de la mano de la prác­ti­ca y tam­bién al revés en un deve­nir dialéctico.
Pre­gun­ta: Pese a ese retro­ce­so en la lucha popu­lar en todo nues­tro con­ti­nen­te, se man­tie­nen aún los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios arma­dos en Colom­bia (con dos fuer­zas ope­ra­ti­vas) y en Chia­pas, en el sur de Méxi­co. ¿Qué pers­pec­ti­vas les ves hoy a esas propuestas?
Gus­ta­vo Ríos: Ya decía­mos antes que eran muchas más las fuer­zas ope­ra­ti­vas en todo el con­ti­nen­te y que no sólo están pre­sen­tes en los paí­ses que men­cio­nan, pero para no elu­dir la pre­gun­ta, inten­ta­ré ofre­cer mi opi­nión en for­ma muy franca.
Todos los pro­ce­sos tie­nen natu­ral­men­te orí­ge­nes y moti­va­cio­nes muy dife­ren­tes, y estos mis­mos van mutan­do con el tiem­po. De tal for­ma que pode­mos situar la situa­ción tan­to de Méxi­co como de Colom­bia en esce­na­rios muy distintos.
En Colom­bia la exis­ten­cia de estas dos fuer­zas que men­cio­nan, como son las FARC y el ELN, son datos posi­ti­vos, aun­que han teni­do que sopor­tar una fuer­te embes­ti­da. Allí mis­mo se desa­rro­lla un víncu­lo muy fuer­te entre la oli­gar­quía crio­lla cri­mi­nal y el impe­ria­lis­mo, con la pre­sen­cia de bases mili­ta­res yan­quis y ase­so­res de todo tipo. Ya es un inmen­so méri­to la sola exis­ten­cia de estas fuer­zas, aun­que han per­di­do impor­tan­tes cua­dros y se han vis­to en la obli­ga­ción de hacer un replan­teo has­ta de carác­ter geo­grá­fi­co que evi­den­te­men­te, debi­li­ta su rela­ción con el movi­mien­to de masas que tam­bién ha sido muy gol­pea­do. No hay que olvi­dar que aca­ba de apa­re­cer una fosa común con más de dos mil cuer­pos en su mayo­ría miem­bros de comu­ni­da­des y diri­gen­tes socia­les, lo que habla del alcan­ce del geno­ci­dio que se está come­tien­do en ese país. Pese a todo lo ante­rior, allí se man­tie­ne un impor­tan­te movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que ha resis­ti­do una ofen­si­va des­co­mu­nal, demos­tran­do una for­ta­le­za muy impor­tan­te, más allá de cual­quier con­si­de­ra­ción de tono menor, y con esto se pone de mani­fies­to que las for­mas de lucha no es un pro­ble­ma de modas o algo pare­ci­do, sino que res­pon­den a con­di­cio­nes con­cre­tas de cómo se desa­rro­lla la lucha de los pue­blos en con­tra del capital.
En Méxi­co el EZLN y el zapa­tis­mo se han con­so­li­da­do en el sur y man­tie­nen una fuer­te dispu­ta con el poder cen­tral en torno a la admi­nis­tra­ción de algu­nas comu­ni­da­des, pero no han logra­do exten­der­se al gigan­tes­co país que es Méxi­co por varios moti­vos, entre los cua­les, según mi opi­nión, sin duda debe estar su plan­tea­mien­to dema­sia­do loca­lis­ta y don­de el auto­no­mis­mo jue­ga en con­tra del desa­rro­llo de su movimiento.
En el mis­mo Méxi­co fun­cio­nan y exis­ten otras fuer­zas polí­ti­cos mili­ta­res, pero no exis­te mucha infor­ma­ción de su rela­ción con el movi­mien­to de masas y de su real influen­cia polí­ti­ca a nivel más gene­ral. Por lo tan­to creo que estos dos pro­ce­sos corres­pon­den a reali­da­des dis­tin­tas y hay que mirar­los en ese con­tex­to que es muy disímil.
Creo que el EZLN tuvo el gran méri­to de apa­re­cer a la luz públi­ca jus­to el día de la entra­da en vigen­cia del tra­ta­do de libre comer­cio con Esta­dos Uni­dos y Cana­dá y de abrir una luz en medio de la tan bulla­da glo­ba­li­za­ción, que en ese momen­to pro­cla­ma­ba el fin de la his­to­ria. Fue el cla­rín que anun­cia­ba la con­ti­nui­dad de la his­to­ria en tan­to expre­sión con­cre­ta de la lucha de clases
De todas for­mas, mi opi­nión al res­pec­to de estos dos pro­ce­sos es muy limi­ta­da por la fal­ta de infor­ma­ción más pre­ci­sa en qué fun­dar­se, pero los pue­blos cami­nan len­ta­men­te a veces, hacia la vic­to­ria, que será pro­duc­to de peque­ños y gran­des hechos y bata­llas que se expre­sa­rán en un momen­to de infle­xión de la lucha de cla­ses. Estos dos pro­ce­sos con sus dife­ren­cias de con­cep­cio­nes teó­ri­cas y de con­di­cio­nes obje­ti­vas dis­tin­tas, expre­san sin duda la madu­ra­ción de la lucha de cla­ses en esos paí­ses que debe con­tar con la soli­da­ri­dad mili­tan­te de todos los revolucionarios.
Pre­gun­ta: Sin duda Chi­le fue esce­na­rio de un impor­tan­te movi­mien­to polí­ti­co mili­tar en las déca­das pasa­das. Sin embar­go, todo ese desa­rro­llo alcan­za­do fun­da­men­tal­men­te por el MIR ha sido cri­ti­ca­do por un sec­tor de la izquier­da chi­le­na que vio en la lucha arma­da un ele­men­to de pro­vo­ca­ción que con­tri­bu­yó al gol­pe mili­tar de 1973, con Pino­chet a la cabe­za. ¿Qué hay de cier­to en estos plan­tea­mien­tos? ¿Has­ta qué pun­to refle­jan la reali­dad de lo ocu­rri­do en Chile? 
Gus­ta­vo Ríos: lo pri­me­ro que debe­mos decir al res­pec­to es que todo ese argu­men­to de lo que lla­man “izquier­da”, que en reali­dad es la vie­ja social­de­mo­cra­cia ves­ti­da con otros ropa­jes, es total y abso­lu­ta­men­te fal­so. Es la ter­gi­ver­sa­ción más gro­se­ra de la his­to­ria de Chi­le y es el mis­mo plan­tea­mien­to de la dic­ta­du­ra fas­cis­ta que dio el bru­tal gol­pe de Esta­do. Es sin­to­má­ti­co y tris­te escu­char en boca del pre­si­den­te Chá­vez, por ejem­plo, el mis­mo argu­men­to que usó la dic­ta­du­ra en Chi­le, y la pre­gun­ta que nos hace­mos es enton­ces: ¿por qué suce­de esto de tan comu­nes plan­tea­mien­tos entre per­so­nas que pare­cen tan dis­tin­tas? Para com­pren­der esta situa­ción, tene­mos que situar­nos en la reali­dad polí­ti­ca social que vivía Chi­le en aque­llos años.
Lo pri­me­ro que resul­ta a la vis­ta es que en Chi­le en el perío­do antes del gol­pe de Esta­do no hubo lucha arma­da, no exis­tió. Lo que exis­tió fue­ron algu­nas accio­nes de recu­pe­ra­ción de dine­ro y otras de auto­de­fen­sa de masas y una pre­pa­ra­ción de fuer­zas y de ele­men­tos téc­ni­cos muy pre­ca­rios cuan­do ya exis­tía la cer­te­za que el gol­pe mili­tar venía.
El MIR de Chi­le desa­rro­lló un con­se­cuen­te aná­li­sis sobre lo inevi­ta­ble del enfren­ta­mien­to de cla­ses a nive­les supe­rio­res y del fra­ca­so del refor­mis­mo expre­sa­do en los par­ti­dos de la Uni­dad Popu­lar para resol­ver la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de aquel momen­to entre socia­lis­mo y capi­ta­lis­mo. Si el enfren­ta­mien­to era inevi­ta­ble, era por­que la bur­gue­sía no per­mi­ti­ría los cam­bios revo­lu­cio­na­rios por medio del empleo de la demo­cra­cia bur­gue­sa y por vías pací­fi­cas. Que­da­ban solo dos cami­nos abier­tos para el movi­mien­to obre­ro y popu­lar en Chi­le en ese momen­to: o se cedía al chan­ta­je de la dere­cha y la bur­gue­sía y se para­li­za­ba todo el pro­ce­so revir­tien­do las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res y del movi­mien­to popu­lar, o se pre­pa­ra­ba al movi­mien­to de masas para pasar a la ofen­si­va y se derro­ta­ba a la bur­gue­sía derrum­ban­do todo el Esta­do burgués.
La bur­gue­sía com­pren­dió mejor que nadie esta situa­ción y se empleó a fon­do recu­rrien­do a su bra­zo mili­tar pre­di­lec­to como son las fuer­zas arma­das. El MIR aler­tó al pre­si­den­te Allen­de de lo que se venía enci­ma con mucha anti­ci­pa­ción. No olvi­de­mos que el MIR había desa­rro­lla­do un exce­len­te tra­ba­jo de pene­tra­ción en las fuer­zas arma­das y tenía la infor­ma­ción de pri­me­ra mano. Ya son míti­cos los mari­nos que denun­cia­ron los pla­nes pre­ci­sos sobre el gol­pe en la Arma­da de Chi­le y que fue­ron encar­ce­la­dos bajo el car­go de sedi­ción en pleno gobierno de Allen­de lue­go de ser cruel­men­te tor­tu­ra­dos en un buque de la armada.
¿Los revo­lu­cio­na­rios debían cru­zar los bra­zos fren­te a estos hechos o tra­tar de impe­dir­los? El desa­rro­llo de la fuer­za mili­tar del MIR era muy inci­pien­te, y qué decir de las demás fuer­zas. Todo ese alar­de sobre la supues­ta pre­sen­cia mili­tar de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y de accio­nes arma­das son en su mayo­ría inven­tos de la bur­gue­sía en todos sus segmentos.
El MIR en su mejor momen­to no sobre­pa­só los diez mil mili­tan­tes a nivel nacio­nal y las fuer­zas arma­das sobre­pa­sa­ban los 200 mil hom­bres. No exis­tie­ron accio­nes arma­das de enver­ga­du­ra en Chi­le duran­te la pre­si­den­cia del pre­si­den­te Allen­de que vinie­ran de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Fue la dere­cha fas­cis­ta y su apa­ra­to mili­tar pro­pio, como fue el gru­po terro­ris­ta de “Patria y Liber­tad”, quien desa­rro­lló vola­du­ra de puen­tes, acue­duc­tos y gaseo­duc­tos, boi­co­teo las líneas de ferro­ca­rri­les, reali­zó ase­si­na­tos de mili­ta­res y de mili­tan­tes de la izquier­da y apo­yó el tan­que­ta­zo, espe­cie de ensa­yo del gol­pe mili­tar desa­rro­lla­do en junio del 73.
En 1971 se pro­mul­gó por el Con­gre­so Nacio­nal, con mayo­ría de la dere­cha, la Ley de Con­trol de Armas y Explo­si­vos, y se le con­fi­rió amplio poder a las fuer­zas arma­das para su imple­men­ta­ción. En vir­tud de esta ley, y tal como lo con­fe­sa­ría años más tar­de el pro­pio dic­ta­dor, se alla­na­ron cien­tos de fábri­cas en bus­ca de supues­to arma­men­to que nun­ca se encon­tró, pues era una excu­sa para cono­cer el terreno de la cla­se obre­ra y acos­tum­brar a la tro­pa a la repre­sión hacia los tra­ba­ja­do­res y reco­no­cer la reac­ción de estos fren­te a esta movi­li­za­ción mili­tar. Eso lo con­fe­só el pro­pio dic­ta­dor dicien­do que la pro­mul­ga­ción de dicha ley por el Con­gre­so Nacio­nal fue fun­da­men­tal para eje­cu­tar el gol­pe de Estado.
Aquí vemos tam­bién cómo la dere­cha fas­cis­ta com­bi­nó la lucha par­la­men­ta­ria con las acti­vi­da­des sedi­cio­sas gol­pis­tas y tam­bién usan­do su apa­ra­to para­mi­li­tar. Tam­bién la dere­cha acti­vó un urdi­do plan de movi­li­za­ción de la bur­gue­sía y de capas medias favo­re­ci­das por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que en ese momen­to logró arras­trar tras de sí a una par­te de la pobla­ción con una fuer­te cam­pa­ña mediá­ti­ca y pro­pi­cian­do el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y otros pro­duc­tos, que le sig­ni­fi­ca­ran des­con­ten­to entre la pobla­ción hacia el gobierno de la Uni­dad Popular.
Como pue­den ver, ya en el año 71 los pla­nes gol­pis­tas esta­ban en mar­cha y no exis­tía nin­gu­na ame­na­za gue­rri­lle­ra. La deci­sión del gol­pe de Esta­do se había toma­do mucho antes en el mar­co de las reunio­nes del gru­po de los cua­ren­ta en Esta­dos Uni­dos y se enmar­ca­ba en la nece­si­dad de ensa­yar la nue­va estra­te­gia inter­na­cio­nal del capi­ta­lis­mo con sus refor­mas estruc­tu­ra­les que bus­ca­ban ele­var su tasa de ganancia.
Ahon­dan­do sobre el tema, podría citar el infor­me pre­sen­ta­do al pleno del par­ti­do comu­nis­ta del año 77 sobre el vacío his­tó­ri­co ren­di­do por Luis Cor­va­lán, en esos años su secre­ta­rio gene­ral, don­de afir­ma­ba que el PC no tenía ni con­ta­ba con una estruc­tu­ra mili­tar que se opu­sie­ra al gol­pe mili­tar, y que las armas en poder de los mili­tan­tes comu­nis­tas, no sobre­pa­sa­ban las mil, y todas de bajo calibre.
El MIR y otras fuer­zas logran pren­der con una polí­ti­ca nove­do­sa y cla­ra en las masas cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les y lue­go obre­ras, logran­do dar­le una estruc­tu­ra a un con­cep­to que recién nacía por aque­llos años que era el “Poder Popu­lar”. Por medio de las coor­di­na­do­ras sec­to­ria­les, los cor­do­nes indus­tria­les y lue­go las coor­di­na­do­ras zona­les, don­de se encon­tra­ban obre­ros, pobla­do­res y estu­dian­tes, estas fuer­zas se plan­tean la con­for­ma­ción de un poder dual que empie­ce a dispu­tar­le espa­cios al poder cen­tral bur­gués repre­sen­ta­do por el Esta­do capitalista.
Esa estruc­tu­ra social de la que hablo cons­ti­tuía un ver­da­de­ro cer­co en las peri­fe­rias, sobre­to­do en San­tia­go, y era el ver­da­de­ro peli­gro que veían los bur­gue­ses; el poder direc­to de las masas que ame­na­za­ba con sobre­pa­sar el poder for­mal del con­gre­so y de las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia for­mal burguesa.
La dis­po­si­ción com­ba­ti­va de las tro­pas gol­pis­tas el mis­mo 11 de sep­tiem­bre habla de dón­de con­si­de­ra­ba la bur­gue­sía que tenía que gol­pear, y así fue que las fábri­cas más impor­tan­tes de San­tia­go fue­ron bom­bar­dea­das y se ais­ló San­tia­go en refe­ren­cia a la dis­po­si­ción de la fuer­za obre­ra orga­ni­za­da en los cor­do­nes industriales.
Como pue­den ver, has­ta aquí no apa­re­cen las accio­nes de lucha arma­da de la que habla el fas­cis­mo y el refor­mis­mo; lo que sí apa­re­ce era un inci­pien­te desa­rro­llo de una polí­ti­ca inte­gral des­de el pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio para la toma del poder, y este desa­rro­llo inte­gral supo­nía el desa­rro­llo del com­po­nen­te mili­tar, no sólo como fuer­za beli­ge­ran­te sino a nivel de las con­cep­cio­nes de cómo desa­rro­llar la lucha de cla­ses a favor de los sec­to­res explo­ta­dos de la socie­dad. No hubo tiem­po sufi­cien­te a mi jui­cio para orga­ni­zar las fuer­zas nece­sa­rias que no sólo garan­ti­za­rán la defen­sa del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, sino que fue­ran capa­ces de pasar a la ofen­si­va. Aquí podría seña­lar cómo una jus­ta estra­te­gia sos­te­ni­da por los sec­to­res revo­lu­cio­na­rios ado­le­ció en algu­nos sen­ti­dos de con­se­cuen­cia tác­ti­ca y concreta.
Tam­bién se pue­de ver aquí cómo el ele­men­to polí­ti­co y de masas es el núcleo cen­tral de la polí­ti­ca desa­rro­lla­da por estos com­pa­ñe­ros del MIR, por quien guar­do el más gran­de de los res­pe­tos y admi­ra­ción a pesar de no haber mili­ta­do nun­ca en sus filas. Miguel Enrí­quez y otros com­pa­ñe­ros del MIR tuvie­ron la osa­día de tomar­se en serio la lucha de cla­ses, y la bur­gue­sía eso no lo per­do­na. Estos com­pa­ñe­ros pusie­ron de mani­fies­to las leyes de gue­rra que rigen la lucha de cla­ses y que se cum­plen inexorablemente.
No le bas­ta enton­ces a la bur­gue­sía con matar­los y hacer­los des­apa­re­cer físi­ca­men­te, sino que se debe men­tir obli­ga­to­ria­men­te para que otros no tomen esos ejem­plos gran­dio­sos y no se atre­van a poner­los en prác­ti­ca. La bur­gue­sía, más allá de sus dis­tin­tos seg­men­tos: indus­trial, gana­de­ro, mine­ro, finan­cie­ro, ren­tís­ti­co, etc., es una sola y con una soli­da­ri­dad de cla­se desa­rro­lla­da muy admi­ra­ble si se quie­re, y usa a la social­de­mo­cra­cia que usur­pa el len­gua­je y los sím­bo­los revo­lu­cio­na­rios para des­pres­ti­giar a estos héroes del pue­blo tra­ba­ja­dor y ase­si­nar­los una vez más y hacer­los des­apa­re­cer del ima­gi­na­rio colec­ti­vo revo­lu­cio­na­rio, pre­sen­tán­do­los como locos ultra­iz­quier­dis­tas, que más enci­ma des­en­ca­de­na­ron un gol­pe de Esta­do. Lo común que tie­nen los dichos de la dere­cha y de la supues­ta izquier­da que hoy es gobierno en varios paí­ses, es por­que ambos sec­to­res defien­den los mis­mos intere­ses estra­té­gi­cos de la bur­gue­sía y del capi­tal, aun­que imple­men­tan­do dis­tin­tas estra­te­gias. Los dos sec­to­res están intere­sa­dos en mania­tar al pue­blo teó­ri­ca­men­te y ale­jar­lo del camino revolucionario.
A par­tir del 73 se ini­cia otro ciclo para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria chi­le­na, que pasa de un perío­do de pre­pa­ra­ción de la ofen­si­va a uno de defen­sa ele­men­tal de la vida de los mili­tan­tes y de segu­ri­dad de las orga­ni­za­cio­nes. En ese perío­do se pro­du­cen muchas muer­tes y la mayor can­ti­dad de des­apa­re­ci­dos en el mar­co de un plan regio­nal repre­si­vo cono­ci­do por el nom­bre de “Cón­dor”, sobre lo que hay sufi­cien­te docu­men­ta­ción, pero que habla de lo con­ti­nen­tal de la estra­te­gia del capi­tal y de la burguesía.
Si el desa­rro­llo de accio­nes arma­das hubie­ra impe­di­do la eje­cu­ción de esa bar­ba­rie, ¿alguien podría obje­tar­las? Creo que no, y por lo tan­to exis­te toda una legi­ti­mi­dad como les decía antes para el ejer­ci­cio de la auto­de­fen­sa de nues­tros pue­blos, y el esca­so desa­rro­llo de estruc­tu­ras y polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias de una mane­ra inte­gral posi­bi­li­tó la pues­ta en prác­ti­ca del geno­ci­dio lati­no­ame­ri­cano del que hoy pocos quie­ren hablar.
Enton­ces podría­mos decir que no fue­ron las accio­nes arma­das las que des­en­ca­de­na­ron este geno­ci­dio, sino su ausen­cia en muchos casos para posi­bi­li­tar la auto­de­fen­sa del pue­blo, y en otros, su desa­rro­llo muy incipiente.
Pre­gun­ta: ¿Qué pasa lue­go del 73 en cuan­to al desa­rro­llo del accio­nar polí­ti­co mili­tar y cómo es tu vin­cu­la­ción con estas luchas revolucionarias?
Gus­ta­vo Ríos: Como les decía, lue­go del 73 se pro­du­ce un lar­go perío­do de mucha con­fu­sión don­de lo cen­tral era tra­tar de recons­truir estruc­tu­ras. Esta situa­ción se vio, a mi jui­cio, difi­cul­ta­da por un error estra­té­gi­co gra­ve come­ti­do en for­ma pre­via. Se cons­tru­ye­ron par­ti­dos que en muchos casos expre­sa­ban una polí­ti­ca jus­ta pero cuyas estruc­tu­ras fue­ron abier­tas y públi­cas, don­de los cua­dros y diri­gen­tes cons­trui­dos en un pro­ce­so muy lar­go de lucha que­da­ron expues­tos y sin vin­cu­la­ción con el movi­mien­to de masas, que de un momen­to a otro que­dó sin orien­ta­ción y fue tam­bién dura­men­te reprimido.
Con todo lo ante­rior, y con la pér­di­da de impor­tan­tes cua­dros de la revo­lu­ción como es el caso de Miguel Enrí­quez, se fue desa­rro­llan­do una len­ta recons­truc­ción del movi­mien­to popu­lar sobre todo, liga­do a la defen­sa de los dere­chos huma­nos en un pri­mer momen­to y lue­go una mayor orga­ni­za­ción en torno a pro­ble­mas urgen­tes de resol­ver para las masas. Los comi­tés de cesan­tes, las ollas comu­nes y muchas otras ini­cia­ti­vas fue­ron sur­gien­do en el seno del pue­blo impul­sa­das muchas veces por mili­tan­tes que habían que­da­do des­col­ga­dos de sus orga­ni­za­cio­nes, y estas ini­cia­ti­vas per­mi­tie­ron vol­ver a su acti­va­ción política.
En este perío­do ocu­rre a mi jui­cio un hecho muy impor­tan­te que mar­ca­rá sin duda el desa­rro­llo de la lucha en Chi­le. La dic­ta­du­ra des­pi­dió a una gran can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res por razo­nes polí­ti­cas y tam­bién, como pro­duc­to de sus polí­ti­cas de ajus­te eco­nó­mi­co, otros tan­tos miles de obre­ros salie­ron de la estruc­tu­ra del mer­ca­do de tra­ba­jo for­mal. Estos tra­ba­ja­do­res habían acu­mu­la­do una gran expe­rien­cia de lucha en los sin­di­ca­tos y en los cor­do­nes indus­tria­les, y esa expe­rien­cia com­ba­ti­va y orga­ni­za­ti­va la tras­la­da­ron hacia los sec­to­res popu­la­res orga­ni­za­dos en las barria­das pobres que rodean las gran­des ciu­da­des en Chi­le. Esto hizo que duran­te mucho tiem­po el fuer­te del tra­ba­jo polí­ti­co de recons­truc­ción de la izquier­da en Chi­le se radi­ca­ra en estos espa­cios, per­mi­tien­do la incor­po­ra­ción de vas­tos sec­to­res juve­ni­les pobla­cio­na­les a la vida polí­ti­ca acti­va. Gran papel jugó en este perío­do la exis­ten­cia de una exten­di­da red de cris­tia­nos por el socia­lis­mo y de curas obre­ros que abrie­ron las puer­tas de las parro­quias en las barria­das para que exis­tie­ran varia­das orga­ni­za­cio­nes que ayu­da­ron a la reconstrucción.
Des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co mili­tar el diag­nós­ti­co del vacío his­tó­ri­co por par­te del par­ti­do comu­nis­ta y la inten­ción de pre­pa­rar un peque­ño con­tin­gen­te de mili­tan­tes que asu­mie­ra el tra­ba­jo mili­tar apro­ve­chan­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal que gene­ró el gol­pe de Esta­do, es un ele­men­to cua­li­ta­ti­vo que jue­ga un gran papel en este perío­do y que se expre­sa­rá más ade­lan­te en la capa­ci­dad ofen­si­va del pue­blo chi­leno en con­tra de la dictadura.
El MIR jugó un gran papel en los pri­me­ros años con el desa­rro­llo de accio­nes de pro­pa­gan­da arma­da que venían a ele­var el esta­do de áni­mo de las masas y a mos­trar al con­jun­to del movi­mien­to popu­lar que era posi­ble enfren­tar a la dic­ta­du­ra y que empe­za­ba a cre­cer la resis­ten­cia. Este gran tra­ba­jo de los com­pa­ñe­ros miris­tas tuvo un alto cos­to lamen­ta­ble­men­te, pro­duc­to de fac­to­res que pue­den expre­sar de mejor for­ma los pro­pios miris­tas, que como reite­ro, tie­nen todo mi res­pe­to y admiración.
Es en medio de esta inci­pien­te reor­ga­ni­za­ción, tan­to de las masas como de los par­ti­dos de la izquier­da cru­za­do por las pri­me­ras accio­nes de pro­pa­gan­da arma­da, cuan­do deci­do sumar mi mili­tan­cia polí­ti­ca al esfuer­zo colec­ti­vo gene­ral, y así me incor­po­ré en ese enton­ces a la juven­tud comu­nis­ta. En esa orga­ni­za­ción cum­plí dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des y fui selec­cio­na­do para pre­pa­rar­me en el terreno polí­ti­co mili­tar via­jan­do a varios luga­res don­de reci­bí ins­truc­ción y prác­ti­ca en este sen­ti­do. Lo impor­tan­te, creo yo, es que mi expe­rien­cia no es muy dis­tin­ta a la de una gene­ra­ción de jóve­nes que cre­ció en medio de la dic­ta­du­ra y que se rebe­ló en con­tra del cri­men y las injus­ti­cias en un plano éti­co pri­me­ro, y lue­go dio el sal­to cua­li­ta­ti­vo de hacer una opción teó­ri­ca por la revo­lu­ción y por el socialismo.
Cuan­do salí de Chi­le a reci­bir pre­pa­ra­ción polí­ti­ca mili­tar, la situa­ción era de incer­ti­dum­bre y pre­ca­ria orga­ni­za­ción en muchos cam­pos, y cuan­do vol­ví por la vía clan­des­ti­na me encon­tré con un pue­blo deci­di­do y que enfren­ta­ba a la dic­ta­du­ra en las calles todos los días. A mi regre­so me encon­tré con un par­ti­do (el Par­ti­do Comu­nis­ta) que expre­sa­ba una fuer­te ten­sión y con­tra­dic­ción en torno a las for­mas de enfren­tar la dic­ta­du­ra y a los obje­ti­vos por los cua­les se lucha­ba. Esta con­tra­dic­ción se expre­sa­ría años más tar­de en la divi­sión del par­ti­do y en el naci­mien­to a la vida autó­no­ma del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez ‑FPMR‑, orga­ni­za­ción en la que mili­té des­de su naci­mien­to y por la cual guar­do un gran cariño.
El quie­bre del PC sig­ni­fi­có la cons­ta­ta­ción de la inde­ci­sión de ese par­ti­do en trans­for­mar­se en un par­ti­do de com­ba­te y asu­mir una polí­ti­ca efec­ti­va­men­te revo­lu­cio­na­ria. Por aque­llos días el comi­té cen­tral del PC bajó al con­jun­to de la mili­tan­cia un infor­me glo­ri­fi­can­do la peres­troi­ka del PCUS, y ren­glón segui­do tra­tó de des­ar­mar las estruc­tu­ras mili­ta­res cons­trui­das al calor del combate.
La inmen­sa mayo­ría de ese comi­té cen­tral que tomó esa deci­sión en nom­bre de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo y que decía defen­der la polí­ti­ca de la rebe­lión popu­lar de masas, dos años más tar­de ter­mi­na­ría en el par­ti­do socia­lis­ta reno­va­do, que de socia­lis­ta sólo con­ser­vó el nom­bre, cuan­do en la prác­ti­ca no es otra cosa que una socie­dad anónima.
Los jóve­nes que en su momen­to rom­pi­mos con la polí­ti­ca clau­di­can­te del PC y que for­má­ba­mos par­te del FPMR come­ti­mos muchos erro­res en los años pos­te­rio­res, pro­duc­to de haber­nos for­ma­do den­tro de un par­ti­do mar­xis­ta y leni­nis­ta de pala­bra, cuan­do en la prác­ti­ca era refor­mis­ta. Tam­bién fui­mos muy len­tos en rom­per la men­ta­li­dad de apa­ra­to en la que había­mos sido for­ma­dos, y en asu­mir la cons­truc­ción de un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de nue­vo tipo. Esos erro­res que come­ti­mos con­di­cio­na­ron en gran for­ma todo el tra­ba­jo pos­te­rior de quie­nes asu­mie­ron el rodri­guis­mo. Con todo lo ante­rior, el FPMR en aquel tiem­po tuvo un gran méri­to al haber des­nu­da­do la inde­ci­sión del PC de Chi­le y poner sobre la mesa la cues­tión del poder nuevamente.
De todas for­mas, el FPMR sig­ni­fi­có un gran desa­rro­llo en lo polí­ti­co-mili­tar y un gran sal­to en torno a las tareas ope­ra­ti­vas de enfren­ta­mien­to a la cri­mi­nal dic­ta­du­ra, y puso en movi­mien­to a gen­te muy valio­sa y abne­ga­da que no tre­pi­dó en arries­gar su vida en esa lucha. En el camino que­da­ron muchos de mis mejo­res ami­gos y com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de una cali­dad huma­na y mili­tan­te inmen­sa que es muy difí­cil refle­jar con palabras.
Con todo lo ante­rior, el FPMR expre­sa­ba en la mis­ma con­cep­ción que le dio vida su alcan­ce polí­ti­co limi­ta­do, res­trin­gi­do y cor­to­pla­cis­ta que se refle­ja­ba en los obje­ti­vos fija­dos por el PC para la polí­ti­ca de Rebe­lión Popu­lar de Masas: “Derro­ta de la Dic­ta­du­ra, Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y la Demo­cra­cia más avan­za­da posi­ble”. La con­cep­ción de “Fren­te” se corres­pon­día con la polí­ti­ca de alian­zas del PC, que abo­ga­ba por “la uni­dad más amplia de las fuer­zas opo­si­to­ras”, ten­dien­do un puen­te hacia la social­de­mo­cra­cia, el cen­tro polí­ti­co que había res­pal­da­do en un ini­cio a la dic­ta­du­ra y has­ta sec­to­res de la dere­cha “no com­pro­me­ti­dos con Pinochet”.
Esta situa­ción tenía que hacer cri­sis en algún momen­to al agu­di­zar­se la lucha de cla­ses, lucha que tam­bién se expre­sa­ba al inte­rior de ese par­ti­do de diver­sas for­mas, y que a mi cri­te­rio tuvo un momen­to cul­mi­nan­te a media­dos del año 86. La divi­sión del par­ti­do comu­nis­ta fue pro­duc­to de las fuer­tes con­tra­dic­cio­nes en torno a la defi­ni­ción polí­ti­ca estra­té­gi­ca, no sólo en cuan­to las for­mas de lucha sino, y fun­da­men­tal­men­te, en torno a la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va real­men­te revolucionaria.
Creo que ahí está el moti­vo más impor­tan­te del naci­mien­to a la vida autó­no­ma del FPMR, y que por cier­to no podía estar ausen­te de erro­res muy impor­tan­tes que tuvie­ron un alto cos­to no solo de valio­sas vidas de mili­tan­tes, sino que tam­bién en tér­mi­nos polí­ti­cos y en con­se­cuen­cias nega­ti­vas para nues­tro pue­blo. Todo esto no quie­re decir que la deci­sión toma­da por ese puña­do de jóve­nes rodri­guis­tas no tuvie­ra un alto valor teó­ri­co-polí­ti­co y un fuer­te con­te­ni­do éti­co sin el cual a mi jui­cio, no se pue­de cons­truir polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Como par­te de ese pro­ce­so vital de defi­ni­cio­nes polí­ti­cas y per­so­na­les, fui co-res­pon­sa­ble de lo mucho bueno que se hizo y se cons­tru­yó en esos años de fra­go­ro­sa acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria, pero tam­bién fui par­te de los erro­res colec­ti­vos y otros per­so­na­les que fue­ron con­tri­bu­yen­do al debi­li­ta­mien­to de la opción revo­lu­cio­na­ria. Nos fal­tó madu­rez polí­ti­ca para poner­nos a la altu­ra de las nece­si­da­des, pro­duc­to aca­so de una insu­fi­cien­te pre­pa­ra­ción teó­ri­ca entre otras cau­sas. Tam­bién creo que come­ti­mos el error de demo­rar nues­tro sal­to des­de la con­cep­ción de fren­te a par­ti­do revo­lu­cio­na­rio, inde­pen­dien­te­men­te del nom­bre se que asu­mie­ra. Son muchas las expe­rien­cias y las anéc­do­tas per­so­na­les y a lo mejor uste­des quie­ren que les cuen­te algu­nas de ellas, o de mi par­ti­ci­pa­ción en algu­nas accio­nes en aque­llos años. Creo que lo impor­tan­te no es tan­to hablar aquí de lo anec­dó­ti­co per­so­nal sino de lo que es más fun­da­men­tal de revi­sar des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co que pue­da ser­vir a las nue­vas gene­ra­cio­nes de revolucionarios.
Des­de ese pun­to de vis­ta creo que mi gene­ra­ción apren­dió que la bur­gue­sía siem­pre jue­ga su car­ta “demo­crá­ti­ca” cuan­do no ve nin­gu­na ame­na­za seria a sus intere­ses de man­te­ner la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, pero cuan­do ve que se le pre­sen­tan difi­cul­ta­des para esta­ble­cer su hege­mo­nía y seguir explo­tan­do a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res echa mano a su estra­te­gia polí­ti­co mili­tar, que siem­pre man­tie­ne, y que toma dis­tin­tas expre­sio­nes según sea el caso a enfren­tar para pro­te­ger sus intere­ses de clase.
Por ese moti­vo mi gene­ra­ción tomó la deci­sión de enfren­tar­se en todos los terre­nos al capi­tal geno­ci­da, y pagó y sigue pagan­do un alto cos­to por esa decisión.
Al pue­blo tra­ba­ja­dor no se le per­do­na su insu­mi­sión, y es así que hoy, muchos años des­pués del supues­to fin de la dic­ta­du­ra, muchos de los que lucha­mos con las armas en la mano en con­tra del cri­men y la explo­ta­ción segui­mos pade­cien­do el des­tie­rro y el exi­lio en medio de la indi­fe­ren­cia de los con­ti­nua­do­res de la dic­ta­du­ra. Hoy no pode­mos vol­ver a pisar sue­lo chi­leno en un inten­to por borrar­nos de la memo­ria his­tó­ri­ca de nues­tro pue­blo, pero les ase­gu­ro que fra­ca­sa­rán en ese inten­to. Nues­tra gene­ra­ción le entre­gó a nues­tro pue­blo un tro­zo de his­to­ria de la cual sen­tir­se orgu­llo­so, y nues­tro pue­blo guar­da esa memo­ria como un teso­ro pre­cia­do al cual echa­rá mano tar­de o temprano.
En lo per­so­nal, de lo úni­co que me pue­do arre­pen­tir a pesar de lo ante­rior es no haber lucha­do más y mejor en todos los terre­nos que impi­die­ra la con­ti­nua­ción de la explo­ta­ción. Esa es mi deu­da con las nue­vas gene­ra­cio­nes, y es por eso y por la pro­fun­da con­vic­ción de la jus­te­za de nues­tra lucha que hoy sigo luchan­do en con­tra del mis­mo enemi­go, cobi­ja­do en otra trin­che­ra, en otras tie­rras, pero con más ganas que nun­ca de ases­tar­le al capi­tal duros gol­pes que acer­quen su fin para feli­ci­dad de todos nues­tros pue­blos. Cada nue­va bata­lla debe ser un triun­fo, y cada triun­fo de los pue­blos, una son­ri­sa. Así se vive la revolución.
Pre­gun­ta: De acuer­do a lo expre­sa­do, exis­te una erró­nea con­cep­ción sobre lo mili­tar ya que se plan­tea que nadie desa­rro­lla esto cuan­do, en reali­dad, la cla­se domi­nan­te siem­pre ha teni­do una polí­ti­ca mili­tar y ha com­bi­na­do sus for­mas de lucha. ¿Exis­te en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas un momen­to en que se pue­dan com­bi­nar las accio­nes arma­das y otras tác­ti­cas como, por ejem­plo, la electoral?
Gus­ta­vo Ríos: Todos tie­nen una polí­ti­ca mili­tar. Des­de la igle­sia cató­li­ca para aba­jo, todos los sec­to­res tie­nen y cuen­tan con una polí­ti­ca mili­tar. En vir­tud de esta polí­ti­ca mili­tar gene­ran sus estra­te­gias y sus tác­ti­cas de acuer­do a la situa­ción en la que se quie­ra inter­ve­nir. Para inter­ve­nir se crean dis­tin­tas estruc­tu­ras que lle­ven a la prác­ti­cas las estra­te­gias y tác­ti­cas que se des­pren­den de su polí­ti­ca gene­ral, que en el caso de la bur­gue­sía está deter­mi­na­da por la con­ser­va­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, la man­ten­ción del Esta­do bur­gués y su pro­pia man­ten­ción como cla­se dominante.
La bur­gue­sía cuen­ta fun­da­men­tal­men­te con los ins­ti­tu­tos arma­dos pro­fe­sio­na­les, pero no tie­ne nin­gún repa­ro en recu­rrir a mer­ce­na­rios, para­mi­li­ta­res, sica­rios de todos los pela­jes, delin­cuen­tes, cri­mi­na­les y la mafia para ejer­cer el con­trol polí­ti­co mili­tar de la pobla­ción civil habi­tual­men­te des­ar­ma­da, y aquí pre­ci­sa­men­te radi­ca la fuer­za de este méto­do de terror: en la ausen­cia de pre­pa­ra­ción, apren­di­za­je y domi­nio de las tác­ti­cas y téc­ni­cas de defen­sa en un pri­mer momen­to, de los sec­to­res explo­ta­dos y some­ti­dos por el capital.
El capi­tal y la bur­gue­sía siem­pre han com­bi­na­do de for­ma admi­ra­ble las for­mas de lucha y no tie­nen repa­ros en imple­men­tar una u otra, según sea el caso de sus nece­si­da­des que como cla­se se planteen.
Lo cen­tral, para los explo­ta­dos, es con­tar con el domi­nio de las leyes de gue­rra que rigen la lucha de cla­ses y pla­ni­fi­car todo su accio­nar de acuer­do con estas leyes, si de ver­dad que­re­mos tener la capa­ci­dad para ini­ciar la acu­mu­la­ción de fuer­zas de carác­ter estra­té­gi­co. La acu­mu­la­ción de fuer­zas es un pro­ce­so diná­mi­co, y por lo tan­to a veces con­tra­dic­to­rio e irre­gu­lar. No exis­ten los desa­rro­llos linea­les o armo­nio­sos, ya que éstos se pro­du­cen a sal­tos, a veces muy peque­ños, y otras veces gigan­tes o definitorios.
Es así que los revo­lu­cio­na­rios no pode­mos pres­cin­dir de nin­gún ele­men­to que ayu­de a con­for­mar una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble para la toma del poder. La elec­ción de una u otra for­ma de lucha como ele­men­to orde­na­dor de las demás tie­ne que ver con la obser­va­ción de la reali­dad obje­ti­va en su con­jun­to y en la apre­cia­ción de la mis­ma, de acuer­do con los intere­ses estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra. Lo que no pode­mos hacer es sacri­fi­car la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria gene­ral por algún avan­ce o nece­si­dad tác­ti­ca del momento.
Pue­de ser que en un momen­to la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes bur­gue­sas nos ofrez­ca una opor­tu­ni­dad para lle­gar a las masas con nues­tro pro­gra­ma y nues­tras con­sig­nas, nos deje un mejor nivel de orga­ni­za­ción y que nos ayu­de en la denun­cia de la pro­pia elec­ción como un méto­do de lucha limi­ta­do. Eso es par­te de la for­ma­ción polí­ti­ca de las masas y de los mis­mos revo­lu­cio­na­rios. En ese pre­ci­so momen­to el par­ti­do o el movi­mien­to, según sea el caso, pue­de estar pre­pa­ran­do a sus cua­dros y estruc­tu­ras para for­mas más avan­za­das de lucha o en el desa­rro­llo de la infra­es­truc­tu­ra que supo­ne una empre­sa de este tipo; pue­de y debe desa­rro­llar la for­ma­ción, la agi­ta­ción del pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio, desa­rro­llar la denun­cia del sis­te­ma, hacer pro­pa­gan­da polí­ti­ca y ayu­dar en las orga­ni­za­cio­nes de las masas sin per­der de vis­ta el obje­ti­vo más estra­té­gi­co que es la toma del poder y la cons­truc­ción de la nue­va sociedad.
Todo eso se pue­de dar al uní­sono que la par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes, pero recor­de­mos que la for­ma de lucha no deter­mi­na el obje­ti­vo polí­ti­co, sino que es al con­tra­rio. Es el con­te­ni­do del pro­gra­ma quien pide que se le abra paso al mis­mo para pro­du­cir los cam­bios nece­sa­rios que ase­gu­ren la derro­ta de la bur­gue­sía y el triun­fo revo­lu­cio­na­rio. Esto supo­ne con­tar con una tác­ti­ca y estra­te­gia lo sufi­cien­te­men­te rígi­da que impi­da los ban­da­zos hacia la dere­cha de la orga­ni­za­ción, y lo sufi­cien­te­men­te fle­xi­ble que ase­gu­re la reade­cua­ción en fun­ción del obje­ti­vo principal.
Enton­ces no sólo es posi­ble que se dé la for­mu­la que dicen, sino que pue­de ser has­ta nece­sa­ria en algún momen­to al igual que otras tan­tas. Lo cen­tral en este tipo de cosas es, por una par­te, el pro­gra­ma y sus con­te­ni­dos, y por otra, la capa­ci­dad del par­ti­do o movi­mien­to para cum­plir con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos y ser vigi­lan­te de los mis­mos en todo momento.
De acuer­do a mi opi­nión, es indis­pen­sa­ble el acu­mu­lar fuer­zas usan­do para ello todas las herra­mien­tas que ten­ga­mos en la mano, y una de ellas pue­de ser la elec­to­ral. Depen­de­rá de varios ele­men­tos y de la situa­ción con­cre­ta que enfren­te­mos en ese momento.
Lo impor­tan­te, lo vital, es no con­fun­dir­se en ese pro­ce­so y saber dis­tin­guir cuá­les son los ele­men­tos que orde­nan las for­mas que se com­bi­nan y que se prio­ri­zan en deter­mi­na­do momen­to. No pode­mos come­ter la irres­pon­sa­bi­li­dad de con­fun­dir lo tác­ti­co que encie­rra una deci­sión de este tipo con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de la cla­se obrera.
Sabe­mos ya de ante­mano que la bur­gue­sía no entre­ga­rá el poder de bue­na gana ni pací­fi­ca­men­te, por lo tan­to debe­mos pre­pa­rar­nos en for­ma y con­te­ni­do para el desa­rro­llo de una lar­ga y encar­ni­za­da lucha de cla­ses que ten­drá momen­tos de vio­len­cia agu­da y de cruen­tos enfren­ta­mien­tos, pero esta vez los revo­lu­cio­na­rios deben estar pre­pa­ra­dos teó­ri­ca, orgá­ni­ca y téc­ni­ca­men­te para ese tipo de lucha si no quie­ren caer en la irres­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de enfren­tar a la bur­gue­sía con las manos atadas.
Pre­gun­ta: Hay quien dice que el con­cep­to de cla­se obre­ra ha cam­bia­do y que, de tal for­ma, hay que actua­li­zar el mar­xis­mo. Estos argu­men­tos se escu­chan des­de la izquier­da capi­ta­lis­ta y tam­bién de muchos sec­to­res revo­lu­cio­na­rios. ¿Cuá­les son los nue­vos ras­gos de la cla­se obre­ra en este esce­na­rio? Por ejem­plo, el pen­sa­dor bra­si­le­ño Frei Bet­to nos habla de “pobre­ta­ria­do”, un con­jun­to amor­fo de pobres, empo­bre­ci­dos, des­ocu­pa­dos, mar­gi­na­les, etc. ¿Real­men­te debe­mos cam­biar el con­cep­to de cla­se obrera?
Gus­ta­vo Ríos: Es indis­pen­sa­ble orde­nar los ele­men­tos para poder entre­gar una mejor opi­nión fren­te a esto. Es muy impor­tan­te un con­cep­to que aca­ban de decir en la pre­gun­ta sobre la exis­ten­cia de la izquier­da capi­ta­lis­ta, y me pare­ce salu­da­ble que se empie­ce a reco­no­cer su exis­ten­cia objetiva.
Sobre la cla­se obre­ra se ha dicho muchas veces que ésta ha cam­bia­do y que noso­tros tene­mos que cam­biar nues­tro con­cep­to sobre ella. ¿Qué ha cam­bia­do en la cla­se obre­ra para que ten­ga­mos que cam­biar nues­tro con­cep­to de ella? Pri­me­ro que todo, decir que cla­se obre­ra es todo aquel indi­vi­duo, hom­bre o mujer, anciano o niño, que tie­ne que ven­der su fuer­za de tra­ba­jo para poder vivir. De esta for­ma su fuer­za de tra­ba­jo se con­vier­te en una mer­can­cía más que se tran­sa en el mer­ca­do del tra­ba­jo, pero no es cual­quier mer­can­cía. Es la úni­ca mer­can­cía que pue­de agre­gar valor a otras tan­tas mer­can­cías y que solo la pue­de com­prar en abun­dan­cia la burguesía.
Esa con­di­ción de la cla­se obre­ra en su doble con­di­ción de crea­do­ra de valor y de no dis­po­ner de medios pro­pios de pro­duc­ción, no ha cam­bia­do en cin­co siglos de capi­ta­lis­mo. La cla­se obre­ra sigue sien­do la que crea los valo­res y a la cual se le expro­pia una par­te de su tra­ba­jo para que pue­da vivir pará­si­ta­men­te la bur­gue­sía con el pro­duc­to de lo expro­pia­do a las y los tra­ba­ja­do­res. Por lo tan­to el ras­go esen­cial de la cla­se obre­ra, en tan­to pro­duc­to­ra direc­ta de la rique­za, no ha cam­bia­do. Dis­tin­to es decir que las con­di­cio­nes en las cua­les le toca ven­der su fuer­za de tra­ba­jo, pro­duc­to de la ofen­si­va del capi­tal, se ha vis­to modi­fi­ca­da nega­ti­va­men­te para sus intereses.
En segun­do lugar, la exis­ten­cia de pobres, empo­bre­ci­dos y des­ocu­pa­dos no es nue­va en el capi­ta­lis­mo; es más, esa es su lógi­ca de fun­cio­na­mien­to y ese es el resul­ta­do natu­ral de la acu­mu­la­ción, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­dad del capi­tal, que hace de este sis­te­ma un total fra­ca­so en tér­mi­nos socia­les y que lo des­nu­da en su esen­cia más extrema.
Por otra par­te, esa mis­ma diná­mi­ca del capi­tal empu­ja cada vez a más sec­to­res hacia la pro­le­ta­ri­za­ción en su con­di­ción social y la his­to­ria recien­te lo demues­tra: en Chi­na, en la India y en muchos luga­res don­de millo­nes de cam­pe­si­nos y peque­ños pro­pie­ta­rios se han vis­to arrui­na­dos y han sido lan­za­dos al mer­ca­do de la com­pra y ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo, lo que hace que la cla­se obre­ra no sólo no dis­mi­nu­ya su núme­ro rela­ti­vo, sino que lo aumen­te pro­duc­to de ingen­tes sec­to­res que se le suman como con­se­cuen­cia de la lógi­ca del capital.
Has­ta aquí nada nue­vo bajo el sol. El hecho de tra­ba­jar con un mar­ti­llo y lue­go tra­ba­jar fren­te a un compu­tador no cam­bia la esen­cia de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta sobre las obre­ras u obre­ros. La robo­ti­za­ción y la auto­ma­ti­za­ción de algu­nas cade­nas den­tro de la pro­duc­ción no hace otra cosa que eli­mi­nar los tiem­pos de tra­ba­jo muer­to que no le repor­tan plus­va­lía a la bur­gue­sía inten­si­fi­can­do la explo­ta­ción de la fuer­za del tra­ba­jo y ele­van­do sus nive­les de ganan­cia. La ter­ce­ri­za­ción del tra­ba­jo tam­bién lo que bus­ca es pre­ca­ri­zar aún las con­di­cio­nes de ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo y debi­li­tar obje­ti­va­men­te el nivel de orga­ni­za­ción de las y los trabajadores.
Recien­te­men­te en Euro­pa se empie­za a rever­tir en for­ma abso­lu­ta el lla­ma­do “Esta­do de Bien­es­tar”, y son millo­nes de tra­ba­ja­do­res que van per­dien­do algu­nas con­quis­tas y enfren­tan­do la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo en for­ma ace­le­ra­da. Esta situa­ción ten­drá su res­pues­ta social, como ya se está obser­van­do en Gre­cia y en otros luga­res, que devol­ve­rá a la lucha a impor­tan­tes sec­to­res que has­ta ayer se sen­tían en una situa­ción de pri­vi­le­gio en rela­ción a sus com­pa­ñe­ros de cla­se de otros luga­res del mun­do. Todo esto nos habla sin duda de impor­tan­tes cam­bios en el mer­ca­do de ven­ta y com­pra de la fuer­za del tra­ba­jo, y por lo tan­to, de las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, pero no hay cam­bios en la con­di­ción de crea­do­ra de la rique­za que tie­ne la cla­se obrera.
Los nive­les de con­cien­cia de la cla­se obre­ra sí han cam­bia­do, su cono­ci­mien­to rela­ti­vo, sus for­mas socia­les de vida, cul­tu­ra­les, etc., pero no ha cam­bia­do su con­di­ción de fuen­te del valor y a la vez de la explotación.
Sobre la actua­li­za­ción del mar­xis­mo, podría decir que es una con­di­ción del mar­xis­mo actua­li­zar­se en for­ma infi­ni­ta. Esa es su esen­cia revo­lu­cio­na­ria, no sólo en el plano de las ideas sino que en rela­ción a la prác­ti­ca social con­cre­ta que rea­li­zan las y los tra­ba­ja­do­res. Más allá de la derro­ta del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en los 70 por la con­tra­rre­vo­lu­ción, hay una impor­tan­te ela­bo­ra­ción en aque­llos años en un inten­to serio por enten­der nues­tra com­ple­ja reali­dad y des­nu­dar­la uti­li­zan­do para ello el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co revo­lu­cio­na­rio acu­mu­la­do has­ta enton­ces. El geno­ci­dio impi­dió el desa­rro­llo más ace­le­ra­do ya no sólo de la teo­ría, sino de su pues­ta en prác­ti­ca y la nega­ción nece­sa­ria de la mis­ma. Pero hace rato que los pue­blos han segui­do cami­nan­do y hoy se deba­ten impor­tan­tes cues­tio­nes don­de el mar­xis­mo, el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co revo­lu­cio­na­rio, es el úni­co que tie­ne algo que decir en un sen­ti­do humano, pero eso lo pode­mos dejar para otra charla
La exis­ten­cia de un impor­tan­te sec­tor de explo­ta­dos y pobres que se va acu­mu­lan­do sobre todo en la peri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des nos habla de impor­tan­te modi­fi­ca­cio­nes que se han ido pro­du­cien­do en torno a la tenen­cia de la tie­rra en el cam­po, y la apa­ri­ción de la agro­in­dus­tria en muchos paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te refuer­za lo ante­rior. La exis­ten­cia de la peque­ña pro­pie­dad agrí­co­la, la pro­pie­dad de peque­ños cam­pe­si­nos y de comu­ni­da­des indí­ge­nas con su con­cep­to de pro­pie­dad colec­ti­va, es un freno a la expan­sión del domi­nio de la bur­gue­sía, y por eso ésta bus­ca expro­piar a estos sec­to­res median­te dife­ren­tes tác­ti­cas, don­de el terror y la matan­za jue­gan un impor­tan­te papel que empu­jan al éxo­do y al des­pla­za­mien­to hacia las gran­des ciu­da­des, pero tam­bién la pro­le­ta­ri­za­ción de quie­nes has­ta hace poco eran peque­ños propietarios.
Lo ante­rior ten­drá como con­se­cuen­cia direc­ta, en muchos casos, la nece­si­dad de defi­nir en for­ma mucho más pre­ci­sa y de acuer­do a la reali­dad obje­ti­va, la con­for­ma­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio que rea­li­za­rá la revo­lu­ción socia­lis­ta; pero esa defi­ni­ción no pue­de esca­par al hecho que será siem­pre la cla­se obre­ra por su papel en la pro­duc­ción, el com­po­nen­te esen­cial de ese suje­to revo­lu­cio­na­rio a conformar.
En la con­for­ma­ción de ese suje­to del que habla­mos tie­nen un impor­tan­te papel esos sec­to­res que sin duda for­man par­te del ejér­ci­to de reser­va tan­to indus­trial, pro­duc­ti­vo y de servicios.
Pre­gun­ta: En for­ma para­le­la al retro­ce­so de la lucha popu­lar más agu­da, fue sur­gien­do en Lati­noa­mé­ri­ca un poten­te movi­mien­to que se plan­tea la refor­ma del sis­te­ma poco a poco; se habla de un socia­lis­mo del siglo XXI don­de la bur­gue­sía es una alia­da estra­té­gi­ca y un socia­lis­mo con pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción. Tales son los casos de Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, por nom­brar algu­nos. ¿Esas son las revo­lu­cio­nes nece­sa­rias? ¿Ese es el pro­yec­to his­tó­ri­co de los revo­lu­cio­na­rios y de los pue­blos? ¿Tene­mos que con­for­mar­nos con “lo menos malo” entonces?
Gus­ta­vo Ríos: Es una pre­gun­ta muy intere­san­te y de mucha actua­li­dad. Pri­me­ro decir que las cosas en tér­mi­nos his­tó­ri­cos no están entre­ga­das al azar ni se encuen­tran ais­la­das unas de otras. Exis­ten, por lo tan­to, las con­ca­te­na­cio­nes nece­sa­rias entre las cau­sas y sus efec­tos, y si par­ti­mos de esa base nos encon­tra­re­mos que la ofen­si­va con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria des­ata­da en todo el con­ti­nen­te a media­dos de los 70 iba a traer nece­sa­rios efec­tos en todos los pla­nos del acon­te­cer eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co y mili­tar. La con­tra­rre­vo­lu­ción no sólo le era nece­sa­ria a la bur­gue­sía para fre­nar la revo­lu­ción, sino que nece­si­ta­ba la imple­men­ta­ción de un cam­bio sus­tan­cial en la estruc­tu­ra y super­es­truc­tu­ra de explo­ta­ción y dominación.
La liqui­da­ción de la indus­tria, la pri­va­ti­za­ción gene­ra­li­za­da de empre­sas estra­té­gi­cas, la refor­ma al códi­go de labo­ral que nor­ma la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, la pri­va­ti­za­ción de las pen­sio­nes y los altos índi­ces de endeu­da­mien­to, no eran posi­bles sin el más terro­rí­fi­co geno­ci­dio en con­tra de los pue­blos y la liqui­da­ción de sus van­guar­dias. Pero todo lo ante­rior de nada hubie­ra ser­vi­do sin la pro­duc­ción de diver­sos pro­duc­tos teó­ri­cos o “ideo­ló­gi­cos”, que pudie­ran resul­tar atrac­ti­vos y a la vez una cami­sa de fuer­za para el movi­mien­to de masas. Es así que a la dia­tri­ba del fin de la his­to­ria le siguió el post­mo­der­nis­mo, el auto­no­mis­mo, la liqui­da­ción del con­cep­to de van­guar­dia, el basis­mo abso­lu­to, la hori­zon­ta­li­dad de los movi­mien­tos, el paci­fis­mo y muchos otros con­cep­tos que se situa­ban en el nue­vo cam­po de bata­lla defi­ni­do por el capi­tal, que no es otra cosa que la men­te humana.
A pesar de lo ante­rior, la his­to­ria no ter­mi­nó y los pue­blos siguie­ron su mar­cha por una vida mejor. Es enton­ces cuan­do sur­gen las nue­vas teo­rías sobre el “impe­rio”, “la mul­ti­tud” y muchas más en la mis­ma direc­ción de des­ar­mar teó­ri­ca­men­te a los revo­lu­cio­na­rios. Es allí, en ese con­tex­to his­tó­ri­co de ascen­den­te lucha de masas y rebe­lio­nes popu­la­res, que tum­ba­ron varios gobier­nos, que sur­ge el nue­vo vie­jo con­cep­to social­de­mó­cra­ta, aho­ra con nue­vo ropa­je de socia­lis­mo del siglo XXI.
Antes de ter­mi­nar la res­pues­ta me gus­ta­ría fijar su aten­ción en un hecho muy impor­tan­te. Ya les habla­ba de la con­ca­te­na­ción de los ele­men­tos, y en la his­to­ria no es dife­ren­te. Las dis­tin­tas con­cep­cio­nes teó­ri­cas de las que se sir­ve el capi­tal para divi­dir y qui­tar­le la poten­cia revo­lu­cio­na­ria a las masas no se podría enten­der sin el geno­ci­dio, el cri­men y el terror en todos los pla­nos, y por lo tan­to, son ele­men­tos con­ca­te­na­dos que tie­nen un mis­mo ori­gen: el capi­tal y la burguesía.
Aho­ra me pre­gun­tan uste­des por el socia­lis­mo del siglo XXI. Les pue­do decir que, según creo, el socia­lis­mo como eta­pa de tran­si­ción hacia la socie­dad sin cla­ses, el comu­nis­mo, no tie­ne ape­lli­dos, y no pue­de tener­los, pero en todo caso, no es el nom­bre lo que defi­ni­rá su contenido.
El socia­lis­mo es la eta­pa de expro­pia­ción de los medios de pro­duc­ción a la bur­gue­sía y del paso de éstos a las manos de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res orga­ni­za­dos. Tam­bién es el perío­do don­de se ter­mi­na­rá de derro­tar a la bur­gue­sía en todos los pla­nos nece­sa­rios y se cons­trui­rá otro tipo de Esta­do muy dife­ren­te al que cono­ce­mos. Des­de ese pun­to de vis­ta, todos los esfuer­zos que cono­ce­mos de los ideó­lo­gos del capi­tal por pre­sen­tar cual­quier tibia refor­ma, cual­quier medi­da asis­ten­cia­lis­ta como si fue­ran medi­das socia­lis­tas, no es otra cosa que una fal­si­fi­ca­ción. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no tie­nen por qué con­for­mar­se con este tipo de sis­te­mas que man­tie­nen la explo­ta­ción con la mano dere­cha y con la izquier­da agi­ta una foto del Che Gue­va­ra. Pobre Che, como debe­rá revol­ver­se de asco en su tum­ba al ver a tan­to per­so­na­je hablar de socia­lis­mo y revo­lu­ción, mien­tras saca cuen­ta de sus accio­nes y pasea en una Hummer.
Len­ta­men­te va sur­gien­do la pro­tes­ta orga­ni­za­da. Len­ta­men­te las masas van des­cu­brien­do el enga­ño en for­ma dra­má­ti­ca muchas veces. Pero los pue­blos avan­zan, se orga­ni­zan, luchan y no deja­ran de luchar jamás mien­tras no sean satis­fe­chas sus deman­das, y el refor­mis­mo, por mucho que se dis­fra­ce de socia­lis­ta de este siglo, no pue­de resol­ver el pro­ble­ma de los explo­ta­dos y a la vez gober­nar para el capi­tal. Ya lo esta­mos vien­do en Vene­zue­la, don­de el gobierno se pone del lado de la trans­na­cio­nal Mitsu­bishi y repri­me a sus tra­ba­ja­do­res. Esa es una lec­ción de lucha de cla­ses muy gran­de para toda la cla­se obre­ra, y sobre todo para quie­nes aún tie­nen ilu­sio­nes refor­mis­tas. Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res segui­rán avan­zan­do y ya no se con­for­ma­rán con miga­jas. Lo que­re­mos todo, no nos con­for­ma­mos con menos.
Pre­gun­ta: De lo que se tra­ta, enton­ces, es de ir fomen­tan­do la orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo. Esa es la cla­ve, defi­ni­ti­va­men­te. Lo cual lle­va a esta pre­gun­ta: ¿es posi­ble cons­truir alter­na­ti­vas reales de cam­bio sin tener el poder polí­ti­co? Te lo pre­gun­ta­mos por­que hoy día ha apa­re­ci­do esta for­mu­la­ción de “cam­biar el mun­do sin tomar el poder”, a la que hace un momen­to hicis­te alu­sión. ¿Es posi­ble eso? 
Gus­ta­vo Ríos: Es cier­to que se ha difun­di­do mucho ese con­cep­to en el últi­mo tiem­po, pero vamos por par­tes si me per­mi­ten para mejor res­pon­der. A la pre­gun­ta con­cre­ta si es posi­ble cons­truir alter­na­ti­vas de cam­bio sin tomar el poder polí­ti­co, debe­mos res­pon­der fir­me­men­te que sí des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co. La mis­ma crí­ti­ca que hace Marx al capi­tal, la rea­li­za sin tener el poder polí­ti­co, y así sur­ge el socia­lis­mo cien­tí­fi­co, la filo­so­fía de la pra­xis y las con­cep­cio­nes del ser humano de nue­vo tipo.
Todas estas ideas revo­lu­cio­na­rias sur­gen sin tener el poder polí­ti­co, y sur­gen pre­ci­sa­men­te por el esta­do de nece­si­dad de rea­li­zar esos cam­bios en tér­mi­nos de la con­cep­ción del mun­do, de la eco­no­mía, de lo social y lo polí­ti­co. Des­de este pun­to de vis­ta, es nece­sa­rio pen­sar el mun­do que se hace nece­sa­rio cons­truir una vez derro­ta­do el capi­tal. De allí que la acti­vi­dad teó­ri­ca y de inves­ti­ga­ción que rea­li­zan las y los revo­lu­cio­na­rios es de vital impor­tan­cia en todo momen­to, y no se rela­cio­na nece­sa­ria­men­te con la toma del poder, sino que pre­ci­sa­men­te muchas veces allí encon­tra­re­mos los insu­mos para rea­li­zar este últi­mo come­ti­do de mejor for­ma y empe­zar la nue­va construcción.
Una cosa dis­tin­ta es plan­tear que se pue­den rea­li­zar los cam­bios pro­pues­tos sin la toma del poder por los explo­ta­dos. Eso es una cosa impo­si­ble de rea­li­zar, y sólo se levan­ta para des­viar la aten­ción de los explo­ta­dos de su misión prin­ci­pal, que es derro­tar al capi­tal y a la bur­gue­sía y empe­zar a cons­truir la nue­va socie­dad sin explotación.
Me pare­ce que no es nece­sa­rio ni argu­men­tar lo que digo al calor de toda la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, pero cita­ré sólo un ejem­plo: Chi­le. Se pro­pu­sie­ron cam­bios den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa y sin la toma del poder, ya que en Chi­le sólo se con­ta­ba con la admi­nis­tra­ción del Eje­cu­ti­vo per­ma­ne­cien­do el poder real en manos de la bur­gue­sía. Los tibios cam­bios que repre­sen­ta­ban las cua­ren­ta medi­das del gobierno popu­lar fue­ron barri­dos de un plu­ma­zo al entrar en con­tra­dic­ción con los intere­ses de la bur­gue­sía, y toda esa expe­rien­cia se selló a san­gre y fue­go como sue­le hacer­lo el capi­ta­lis­mo en todo tiem­po y lugar cuan­do ve ame­na­za­dos sus intereses.
La úni­ca mane­ra de rea­li­zar los cam­bios revo­lu­cio­na­rios que nues­tros pue­blos nece­si­tan es por medio de la eje­cu­ción del acto revo­lu­cio­na­rio de la toma del poder, con la derro­ta de la bur­gue­sía y con el esta­ble­ci­mien­to de una comu­ni­dad eco­nó­mi­ca de nue­vo tipo, pri­me­ro a nivel regio­nal, y lue­go a nivel mun­dial. Lo demás son ilu­sio­nes y des­víos enga­ño­sos que le tien­de la bur­gue­sía a los explo­ta­dos para ale­jar­los de la lucha por los ver­da­de­ros obje­ti­vos de ter­mi­nar con la explotación.
Pre­gun­ta: Si sabe­mos que las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias están en una des­ven­ta­ja estra­té­gi­ca y que se debe ini­ciar un len­to pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas que debe con­du­cir nece­sa­ria­men­te a un enfren­ta­mien­to agu­do con las cla­ses domi­nan­tes, ¿esta acu­mu­la­ción de fuer­zas es en todos los terre­nos, tam­bién en lo militar?

Gus­ta­vo Ríos: Creo que eso, de algún modo, ya lo había res­pon­di­do, pero déjen­me decir­les algo más sobre el tema. El enfren­ta­mien­to con la bur­gue­sía es par­te de la acu­mu­la­ción de fuer­zas y tam­bién del cam­bio de esa corre­la­ción de fuer­zas des­ven­ta­jo­sa de la que habla­mos. La acu­mu­la­ción de fuer­zas no es algo mecá­ni­co ni lineal, sino diná­mi­co y dia­léc­ti­co que se va nutrien­do de muchos ele­men­tos, algu­nos madu­ros, otros en desa­rro­llo, pero que no tie­nen un tiem­po muy pre­ci­so de coin­ci­den­cias necesariamente.
Si nos pre­pa­ra­mos para la toma del poder sabe­mos que debe­mos enfren­tar a la bur­gue­sía, y ella mis­ma lo sabe y se pre­pa­ra todos los días de diver­sas for­mas. Noso­tros tam­bién debe­mos pre­pa­rar­nos en todos los terre­nos, inclu­yen­do por supues­to lo mili­tar. No hacer­lo no sólo es irres­pon­sa­ble y aven­tu­re­ro, sino que des­ar­ma a nues­tra cla­se jus­to antes de un com­ba­te, y esa acti­tud ter­mi­na sien­do cóm­pli­ce de la segu­ra derro­ta del pue­blo si no se pre­pa­ra en este ámbi­to tan importante.
Los acen­tos en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas depen­de­rán de las situa­cio­nes con­cre­tas, y no se pue­de dar una rece­ta gene­ral sin caer en la men­ti­ra y el enga­ño. Cada país, cada región, e inclu­si­ve cada pro­vin­cia y pue­blo de nues­tros terri­to­rios, tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des que las con­vier­ten en úni­cas, y la capa­ci­dad de la van­guar­dia es jus­ta­men­te des­cu­brir esos ele­men­tos y hacer­se fuer­te gene­ran­do polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria para ese sec­tor, región o país específico.
Pre­gun­ta: Cuál es, a tu pare­cer, el cur­so más pro­ba­ble de los acon­te­ci­mien­tos en Lati­noa­mé­ri­ca y las pers­pec­ti­vas de que la lucha se vuel­va mucho más radi­cal. ¿Es posi­ble eso hoy en día?
Gus­ta­vo Ríos: Hace tiem­po que la lucha se tor­nó mucho más radi­cal; si no lo creen, bas­ta mirar la inva­sión encu­bier­ta desa­rro­lla­da en Hai­tí antes y des­pués del terre­mo­to para fre­nar la revo­lu­ción, o lo que pasa en Colom­bia, o en otros luga­res. En muchos luga­res, hoy, impor­tan­tes des­ta­ca­men­tos de revo­lu­cio­na­rios se pre­pa­ran y se alis­tan con dife­ren­te gra­do de inser­ción de masas y de cons­truc­ción par­ti­da­ria. Las masas de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res pobres y explo­ta­dos de la ciu­dad y el cam­po se movi­li­zan cada vez con más fuer­za por sus dere­chos, radi­ca­li­zan­do las for­mas de pro­tes­ta como lo demos­tró la lucha con­tra una mine­ra en Argen­ti­na hace poco, y len­ta­men­te se dan coor­di­na­cio­nes en la lucha. Aún todo esto es muy poco y pre­ca­rio, si se pue­de decir así, pero se avan­za, y eso es lo más impor­tan­te. Es un momen­to de reagru­pa­mien­to, de ela­bo­ra­ción, de inser­ción. Es el momen­to por la lucha, por el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio que se enfren­te al refor­mis­mo y a la bur­gue­sía y que vaya per­fi­lan­do la lucha por el poder polí­ti­co. La bur­gue­sía sabe que el pró­xi­mo ciclo de ascen­so de las luchas revo­lu­cio­na­rias será muy dis­tin­to y que los pue­blos pasa­rán a la ofen­si­va, y por eso se empe­ña en ale­jar­los de sus obje­ti­vos reales usan­do para ello al refor­mis­mo. Eso como ten­den­cia general.
Oja­lá yo pudie­ra pre­ver los acon­te­ci­mien­tos tal como me lo piden aho­ra; como enten­de­rán, es algo que no pue­do hacer sin caer en la irres­pon­sa­bi­li­dad. Sólo pue­do decir que los pue­blos avan­zan len­ta­men­te, y en estos momen­tos van empu­jan­do al refor­mis­mo en boga en muchos paí­ses en con­tra de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, y tam­bién van defen­dién­do­se de la ofen­si­va des­ata­da por el capi­tal en medio de la cri­sis sis­té­mi­ca que sufre en estos momen­tos. Los revo­lu­cio­na­rios tie­nen una impor­tan­te tarea en todo esto, y ten­go con­fian­za en que se empie­cen a gene­rar las coin­ci­den­cias en torno a las pro­pues­tas que se vayan dan­do en muchos luga­res. De allí la impor­tan­cia de fun­dir la lucha teó­ri­ca con la lucha con­cre­ta por la mejo­ra sus­tan­cial de la vida de las masas explo­ta­das, y en eso debe­mos esforzarnos.
La revo­lu­ción que vie­ne no será pro­duc­to de nin­gu­na ilu­mi­na­ción teó­ri­ca o de algún volun­ta­ris­mo de gru­pos de avan­za­da. Será pro­duc­to de las pro­pias con­di­cio­nes de explo­ta­ción que sufren nues­tros pue­blos y del empu­je impa­ra­ble de millo­nes de seres anó­ni­mos, que ya empie­zan a emer­ger por ciu­da­des y cam­pos afe­rra­dos a su deseo de libe­ra­ción y con la cer­te­za que tie­nen un mun­do ente­ro por ganar para ellos. Los revo­lu­cio­na­rios en esa lucha debe­mos estar en la pri­me­ra línea de com­ba­te. Quie­ro decir aquí que el fue­go revo­lu­cio­na­rio vol­ve­rá a ilu­mi­nar nues­tras ciu­da­des y cam­pos, y más tem­prano que tar­de emer­ge­rán las muje­res y hom­bres de nue­vo tipo cami­nan­do resuel­tos hacia el futu­ro, dejan­do atrás para siem­pre la pre­his­to­ria de la huma­ni­dad que es el capi­ta­lis­mo. No sé cuan­do exac­ta­men­te, ni sé don­de comen­za­rá esta nue­va his­to­ria en for­ma pre­ci­sa, pero estoy segu­ro que final­men­te echa­re­mos mano a lo mejor de lo humano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.