Ale­jan­dra Kollon­tai : Comu­nis­mo feminista

«Cla­ra Zet­kin sos­te­nía que el triun­fo del socia­lis­mo era impo­si­ble sin la inclu­sión de amplias masas de muje­res en la lucha revo­lu­cio­na­ria, pero, has­ta cier­to pun­to, su argu­men­to era mera­men­te cuan­ti­ta­ti­vo: las muje­res supo­nen la mitad de la pobla­ción y ade­más cons­ti­tu­yen la par­te más «retró­gra­da» o con­ser­va­do­ra del pro­le­ta­ria­do. Es difí­cil, por tan­to, que se pue­da ven­cer al capi­ta­lis­mo sin el esfuer­zo acti­vo ‑o más bien con la rémo­ra- de la mitad del proletariado.

 Des­de nues­tro pun­to de vis­ta es la teó­ri­ca rusa Ale­jan­dra Kollon­tay quien arti­cu­ló de for­ma más racio­nal y sis­te­má­ti­ca femi­nis­mo y mar­xis­mo (19). Kollon­tay no se limi­ta a incluir a la mujer en la revo­lu­ción socia­lis­ta, sino que defi­ne el tipo de revo­lu­ción que la mujer nece­si­ta. No bas­ta con la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y con que la mujer se incor­po­re a la pro­duc­ción; es nece­sa­ria una revo­lu­ción de la vida coti­dia­na y de las cos­tum­bres, for­jar una nue­va con­cep­ción del mun­do y, muy espe­cial­men­te, una nue­va rela­ción entre los sexos. Sin estos cam­bios, que con­tri­bu­yen a la efec­ti­va eman­ci­pa­ción de la mujer, no podrá hablar­se real­men­te de revo­lu­ción socia­lis­ta, por mucho que el pro­le­ta­ria­do haya con­quis­ta­do el poder polí­ti­co. Por eso en su teo­ría no tie­ne sen­ti­do hablar de «un apla­za­mien­to» de libe­ra­ción de la mujer, en todo caso, habría que hablar de un apla­za­mien­to de la revo­lu­ción. De hecho, Kollon­tay tuvo nume­ro­sos enfren­ta­mien­tos con sus cama­ra­das varo­nes y con todos los que, des­de una hos­til indi­fe­ren­cia, nega­ban la nece­si­dad de una lucha espe­cí­fi­ca y defen­dían que los cam­bios rela­ti­vos a la eman­ci­pa­ción de la mujer eran una sim­ple cues­tión de super­es­truc­tu­ra. Tal y como ha seña­la­do Ann Fore­mann, Kollon­tay «fue la úni­ca de los diri­gen­tes bol­che­vi­ques en inte­grar teó­ri­ca­men­te los pro­ble­mas de la sexua­li­dad y la opre­sión de la mujer, den­tro de la lucha revo­lu­cio­na­ria.» (20)

La mujer nueva

Karl Marx seña­ló que para cons­truir un mun­do mejor, no bas­ta­ba con trans­for­mar las rela­cio­nes de pro­duc­ción, era tam­bién nece­sa­ria la apa­ri­ción de un hom­bre nue­vo. Kollon­tay se une apa­sio­na­da­men­te a esta rei­vin­di­ca­ción -«la nece­si­dad de la reno­va­ción psi­co­ló­gi­ca de la huma­ni­dad»- a la que dedi­ca bue­na par­te de sus escri­tos. La nue­va cla­se en ascen­so, el pro­le­ta­ria­do, nece­si­ta una ideo­lo­gía pro­pia, crear nue­vos valo­res y nue­vos hábi­tos de vida; y esta revo­lu­ción huma­na, tal vez la más impor­tan­te, no pue­de ser pos­pues­ta a nin­gún triun­fo polí­ti­co. De hecho ha comen­za­do ya y ha comen­za­do en la mujer, en la mujer nue­va, aun­que, «dema­sia­do a menu­do se olvi­da este impor­tan­te fac­tor»… el cam­bio de la psi­co­lo­gía feme­ni­na. (21)

Para Kollon­tay el femi­nis­mo tie­ne su razón de ser en la apa­ri­ción de esta mujer nue­va, por­que, en bue­na lógi­ca mar­xis­ta no bas­ta con que la mujer esté opri­mi­da sino que tie­ne que lle­gar a ser cons­cien­te de ello. Y es esta mujer nue­va, o «mujer céli­be», como le gus­ta lla­mar­la tam­bién a Kollon­tay, quien va a vivir la impo­ten­cia y el des­ga­rra­mien­to de ser mujer en un mun­do con­ce­bi­do en fun­ción del varón; es ella en defi­ni­ti­va quien se va a pre­gun­tar por las con­di­cio­nes que han hecho posi­ble su mise­ra­ble situa­ción a lo lar­go de la his­to­ria ‑la recons­truc­ción his­tó­ri­ca de la opresión‑, y es ella quién va a recon­si­de­rar el camino, la estra­te­gia a seguir para fina­li­zar con su opresión.

La mejor mane­ra de enten­der los ras­gos psi­co­ló­gi­cos que carac­te­ri­zan a la mujer nue­va es con­fron­tán­do­los con los de la mujer del pasa­do. ¿cómo es esta mujer? Según su aná­li­sis la vida de la mujer ha lle­ga­do a estar pre­si­di­da por los sen­ti­mien­tos; en un orden polí­ti­co, social y eco­nó­mi­co en que ha sido rele­ga­da a espo­sa del varón, su vida se ha redu­ci­do al hecho de amar­lo o de ser ama­da por éste:

«Has­ta aho­ra el con­te­ni­do fun­da­men­tal de la vida de la mayo­ría de las heroí­nas se redu­cía a los sen­ti­mien­tos de amor. Si una mujer no ama­ba, la vida se le apa­re­cía tan vacía como su cora­zón». (22)

Esta depen­den­cia mate­rial, moral y sen­ti­men­tal cho­ca con la inde­pen­den­cia y la acti­tud del varón, para quién la mujer, el amor, no es más que una par­te de su vida. Encuen­tra aquí Kollon­tay la cau­sa de incon­ta­bles tra­ge­dias en el alma feme­ni­na, en el alma de las muje­res de todas las cla­ses socia­les: los celos, la des­con­fian­za, la sole­dad, el renun­cia­mien­to a sí mis­mas por adap­tar­se al ser ama­do, etc. En defi­ni­ti­va, la mujer se defi­ne social­men­te por sus rela­cio­nes sexua­les o sen­ti­men­ta­les, y su indi­vi­dua­li­dad no tie­ne nin­gún valor social. Sólo tie­nen valor las vir­tu­des gené­ri­ca­men­te feme­ni­nas: la pure­za, la vir­tud sexual y sus opues­tos. Al menos, así es defi­ni­da por la lite­ra­tu­ra bur­gue­sa. Kollon­tay encuen­tra cua­tro tipos fun­da­men­ta­les de heroí­nas en la lite­ra­tu­ra: las encan­ta­do­ras y puras joven­ci­tas, que con­traen matri­mo­nio al final de la nove­la; las espo­sas resig­na­das o casa­das adúl­te­ras; las sol­te­ro­nas y, final­men­te, las «sacer­do­ti­sas del amor» o pros­ti­tu­tas, bien por su pobre­za o bien por su natu­ra­le­za vicio­sa. Fren­te a esta heroí­nas ha apa­re­ci­do, tan­to en la vida como en la lite­ra­tu­ra feme­ni­na, un quin­to tipo de heroí­na, es la mujer nue­va. La mujer nue­va en cuan­to tipo psi­co­ló­gi­co opues­to a la mujer del pasa­do se encuen­tra en todas las cla­ses socia­les. Son todas aque­llas que han deja­do de ser un sim­ple refle­jo del varón:

«Se pre­sen­tan a la vida con exi­gen­cias pro­pias, heroí­nas que afir­man su per­so­na­li­dad, heroí­nas que pro­tes­tan de la ser­vi­dum­bre de la mujer den­tro del esta­do, en el seno de la fami­lia, en la socie­dad, heroí­nas que saben luchar por sus dere­chos». (23)

La fina­li­dad de su vida no es el amor sino su «yo», su indi­vi­dua­li­dad. El amor no es sino una eta­pa más en el camino de su vida, la pasión les sir­ve para encon­trar­se a sí mis­mas, para afir­mar su per­so­na­li­dad y lle­gar a com­pren­der­se mejor: «Esta fina­li­dad de su vida es en gene­ral para la mujer moder­na algo mucho más impor­tan­te: un ideal social, el estu­dio de la cien­cia, un voca­ción o el tra­ba­jo crea­dor». (24)

Aho­ra bien, aun­que la mujer nue­va está en todas las cla­ses socia­les, la tesis de Kollon­tay ser que «la trans­for­ma­ción de la men­ta­li­dad de la mujer, de su estruc­tu­ra inte­rior espi­ri­tual y sen­ti­men­tal se rea­li­za pri­me­ro y prin­ci­pal­men­te en las capas más pro­fun­das de la socie­dad, es decir allí don­de se pro­du­ce nece­sa­ria­men­te la adap­ta­ción de la obre­ra a las con­di­cio­nes radi­cal­men­te trans­for­ma­das de su exis­ten­cia». (25)

La mujer nue­va como tipo gene­ra­li­za­do es pro­duc­to de la evo­lu­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y de la incor­po­ra­ción de la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na al tra­ba­jo asa­la­ria­do. Una vez más ser el capi­ta­lis­mo quien engen­dre el suje­to revo­lu­cio­na­rio que cau­sar su des­truc­ción; la mujer nue­va como reali­dad coti­dia­na «ha naci­do con el rui­do infer­nal de las máqui­nas de las usi­nas y la sire­na de lla­ma­da de las fábri­cas»; final­men­te, y a pesar de que sus pri­me­ros aná­li­sis no apun­ta­ban a ello, Kollon­tay man­ten­drá que la mujer nue­va de la cla­se bur­gue­sa no deja de ser un tipo acci­den­tal. Por tan­to son las obre­ras la autén­ti­ca van­guar­dia del movi­mien­to de libe­ra­ción de la mujer y quie­nes han pues­to en el tape­te «la cues­tión feme­ni­na», cues­tión que, sin embar­go, pre­ten­den apro­piar­se las igua­li­ta­ris­tas. Kollon­tay seña­la indig­na­da que las pro­le­ta­rias lle­van ya años tra­ba­jan­do cuan­do sus com­pa­ñe­ras bur­gue­sas recla­man como algo nove­do­so el tra­ba­jo para ellas, y no se dan cuen­ta de que, si pue­den rei­vin­di­car el dere­cho al tra­ba­jo en pro­fe­sio­nes libe­ra­les es gra­cias a que otras muje­res lle­van años pudrién­do­se en las fábri­cas. De igual for­ma Kollon­tay seña­la cómo las pro­le­ta­rias lle­van años ejer­cien­do el amor libre ‑y sien­do cali­fi­ca­das de pro­mis­cuas- antes de que las bur­gue­sas lo asu­man como «su» reivindicación.

La situa­ción de la mujer en el capi­ta­lis­mo: La impor­tan­cia de este análisis

Para Kollon­tay ‑fren­te a Engels y la pos­tu­ra hege­mó­ni­ca al res­pec­to- no bas­ta con des­cu­brir el ori­gen de la subor­di­na­ción de la mujer para encon­trar una estra­te­gia de libe­ra­ción. Ade­lan­tán­do­se nota­ble­men­te a su tiem­po Kollon­tay podría hacer suya la tesis, más pro­pia del neo­fe­mi­nis­mo de los años seten­ta, de que la anu­la­ción del ori­gen de la opre­sión no tie­ne por­qué eli­mi­nar la natu­ra­le­za de la opre­sión en su for­ma actual. (26)

Efec­ti­va­men­te, para Kollon­tay, cual­quier estra­te­gia diri­gi­da a la efec­ti­va eman­ci­pa­ción de las muje­res ha de par­tir del aná­li­sis de la situa­ción de la mujer en la socie­dad actual. Su examen de la situa­ción de la mujer en la socie­dad capi­ta­lis­ta abor­da tres ámbi­tos impor­tan­tes: el tra­ba­jo, la fami­lia, y, fun­da­men­tal­men­te, el mun­do per­so­nal, de las rela­cio­nes entre los sexos. Nos cen­tra­re­mos sólo en este últi­mo pun­to ya que es su apor­ta­ción más original.

La cri­sis sexual

La con­cien­cia de estar vivien­do una épo­ca de cri­sis en la rela­cio­nes entre los sexos y de la injus­ti­cia que supo­nía la exis­ten­cia de una doble moral, una para los varo­nes y otra para las muje­res, se remon­ta en la tra­di­ción socia­lis­ta a los lla­ma­dos socia­lis­tas utó­pi­cos, espe­cial­men­te a Fou­rier, tam­bién era denun­cia­da por las sufra­gis­tas y que­da­ba amplia­men­te refle­ja­da en la nove­la bur­gue­sa. Kollon­tay cali­fi­ca el pro­ble­ma como uno de los más impor­tan­tes que aco­san la inte­li­gen­cia y el cora­zón de la huma­ni­dad, y en cier­to modo, pode­mos afir­mar que el tema del amor libre o la bús­que­da de nue­vas for­mas de rela­ción sexual más satis­fac­to­rias, era uno de los temas de la época.

Kollon­tay cri­ti­ca explí­ci­ta­men­te la pos­tu­ra mar­xis­ta que man­tie­ne que los pro­ble­mas de amor son pro­ble­mas de super­es­truc­tu­ra y que se solu­cio­na­rán cuan­do cam­bie la base eco­nó­mi­ca de la socie­dad. Igual­men­te, des­es­ti­ma toda pre­dic­ción opti­mis­ta sobre la solu­ción de la cri­sis sexual. Ser nece­sa­ria una lar­ga lucha, y una lucha espe­cí­fi­ca, para reedu­car la psi­co­lo­gía de la huma­ni­dad. Efec­ti­va­men­te, en este tema toma alas res­pec­to a lo que por aquel enton­ces era la tra­di­ción mar­xis­ta para adop­tar una pos­tu­ra cla­ra­men­te femi­nis­ta. Así, la con­tra­dic­ción que en otra esfe­ras ‑como la del tra­ba­jo o la fami­lia- apa­re­cía entre los intere­ses de las muje­res bur­gue­sas y las muje­res pro­le­ta­rias des­apa­re­ce, y pasa a un pri­mer plano la con­tra­dic­ción varón-mujer. En este sen­ti­do, des­cri­be la cri­sis sexual tal y como la viven las muje­res y seña­la, muy espe­cial­men­te, la impo­si­bi­li­dad de la «mujer nue­va» de rea­li­zar­se sen­ti­men­tal­men­te en un mun­do en que el varón toda­vía no ha cam­bia­do. Debi­do a esto, Kollon­tay ir más allá de la tópi­ca denun­cia a la doble moral bur­gue­sa o de la rei­vin­di­ca­ción del dere­cho a amar libre­men­te para las muje­res; por­que, ¿qué ganar la mujer nue­va con su recién estre­na­do dere­cho a amar mien­tras no exis­ta un «varón nue­vo» capaz de comprenderla?

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, al tra­tar este tema, des­apa­re­cen de sus tex­tos las citas de «los mar­xis­tas» y ceden su sitio a las de la lite­ra­tu­ra bur­gue­sa pero feme­ni­na. Kollon­tay rei­vin­di­ca el valor y la nece­si­dad de las obras lite­ra­rias de las muje­res, porque:

«No es posi­ble com­pren­der ni juz­gar lo que pasa apo­yán­do­se tan sólo en la per­cep­ción que los hom­bres tie­nen de ello sobre todo cuan­do se tra­ta de los pro­ble­mas sexua­les de ese mis­te­rio del amor.» (27)

Y en res­pues­ta a una pre­gun­ta de una joven comu­nis­ta sobre por qué sien­ten admi­ra­ción por una poe­ti­sa «que no es en abso­lu­to comu­nis­ta» Kollon­tay res­pon­de con­ven­ci­da: «por­que no hace pasar las emo­cio­nes del alma feme­ni­na a tra­vés del pris­ma de la psi­co­lo­gía mas­cu­li­na.» (28)

En su escri­to La nue­va moral sexual Kollon­tay sigue las tesis de Mei­sel Hess expues­tas en la obra La cri­sis sexual, publi­ca­da en 1910. Esta auto­ra plan­tea­ba que las nor­mas mora­les que regla­men­tan la vida huma­na no pue­den tener más que dos fina­li­da­des: ase­gu­rar a la huma­ni­dad una des­cen­den­cia sana y con­tri­buir al enri­que­ci­mien­to de la psi­co­lo­gía huma­na en el sen­ti­do de fomen­tar los sen­ti­mien­tos de soli­da­ri­dad y cama­ra­de­ría. El pro­pó­si­to de Kollon­tay ser demos­trar que las for­mas fun­da­men­ta­les de unión inter­se­xual de su tiem­po no sir­ven a la segun­da fina­li­dad seña­la­da. Para ellos ana­li­za el matri­mo­nio legal, la pros­ti­tu­ción y la unión libre y apun­ta a las dife­ren­cias entre la psi­co­lo­gía del varón y de la mujer.

El matri­mo­nio legal tie­ne en su base dos prin­ci­pios que lo enve­ne­nan y que afec­tan de igual for­ma a varo­nes y muje­res. Estos prin­ci­pios son la indi­so­lu­bi­li­dad del matri­mo­nio y la idea de pro­pie­dad res­pec­to al cón­yu­ge. La indi­so­lu­bi­li­dad del matri­mo­nio que «se fun­da en la idea con­tra­ria a toda cien­cia psi­co­ló­gi­ca de la inva­ria­bi­li­dad de la psi­co­lo­gía huma­na en el cur­so de la vida» (29), impi­de que el alma huma­na se enri­quez­ca con otras rela­cio­nes amo­ro­sas. Esto es tan­to más gra­ve en tan­to que, como seña­la­ra Mei­sel Hess, «un cora­zón sano y rico capaz de amar, no es un peda­zo de pan que men­güe a medi­da que nos lo come­mos». Por el con­tra­rio, el amor es una fuer­za crea­do­ra, que aumen­ta a medi­da que se pro­di­ga. Por otro lado, el matri­mo­nio legal se mues­tra capaz de estran­gu­lar la rela­ción más apa­sio­na­da. La idea de pro­pie­dad res­pec­to al otro lle­va a estre­char la vida en común has­ta tal pun­to que «has­ta el amor más ardien­te se con­vier­te en indi­fe­ren­cia». Y tam­po­co enri­que­ce el alma huma­na en cuan­to que no requie­re «sino pocos esfuer­zos psí­qui­cos para con­ser­var al com­pa­ñe­ro de vida, liga­do por cade­nas exter­nas» (30).

La pros­ti­tu­ción como for­ma de rela­ción sexual tie­ne unos efec­tos mucho peo­res que el matri­mo­nio legal en la psi­co­lo­gía huma­na; en con­cre­to, en la psi­co­lo­gía del varón. A este res­pec­to Engels había obser­va­do lo siguien­te: «Entre las muje­res, no degra­da sino a las infe­li­ces que caen en sus garras y aún a éstas en un gra­do mucho menor de lo que sue­le creer­se. En cam­bio, envi­le­ce el carác­ter del sexo mas­cu­lino ente­ro.» (31) Kollon­tay está de acuer­do con la últi­ma fra­se del tex­to engel­siano pero, a su jui­cio, serán tam­bién todas las muje­res las que sufran los nefas­tos efec­tos de la pros­ti­tu­ción sobre el varón. El pro­ble­ma resi­de en que con la pros­ti­tu­ción, los varo­nes esta­ble­cen una rela­ción con el sexo feme­nino en que sólo se dis­po­nen a reci­bir pla­cer y no a dar­lo. Esta situa­ción defor­ma pro­fun­da­men­te la

con­cien­cia de que el acto sexual es cosa de dos, y como afir­ma Kollon­tay: «Lle­va al hom­bre a igno­rar con sor­pren­den­te inge­nui­dad, las sen­sa­cio­nes fisio­ló­gi­cas de la mujer en el acto más ínti­mo» (32).

La pros­ti­tu­ción defor­ma la con­cien­cia eró­ti­ca del varón y abre un abis­mo entre las expec­ta­ti­vas de varo­nes y muje­res en la rela­ción sexual. El des­en­can­to de la mujer en el acto sexual trae como con­se­cuen­cia el des­en­ten­di­mien­to y la incom­pren­sión entre los sexos. Kollon­tay no sólo denun­cia explí­ci­ta­men­te el des­co­no­ci­mien­to por par­te de los varo­nes de la sexua­li­dad feme­ni­na, sino que acu­sa a la lite­ra­tu­ra mas­cu­li­na de silen­ciar esta insa­tis­fac­ción sexual, cuan­do des­de su pun­to de vis­ta, es la cau­sa de incon­ta­bles dra­mas de «fami­lia y amor».

La unión libre sur­ge como alter­na­ti­va al matri­mo­nio legal y para muchos ‑el indi­vi­dua­lis­mo bur­gués- sería la solu­ción a la cri­sis del matri­mo­nio legal. Sin embar­go, para Kollon­tay esta unión está irre­me­dia­ble­men­te con­de­na­da al fra­ca­so mien­tras no cam­bie la psi­co­lo­gía de los indi­vi­duos. El siguien­te tex­to nos pare­ce suma­men­te intere­san­te al respecto:

«¿Aca­so la psi­co­lo­gía del hom­bre de hoy está real­men­te dis­pues­ta a admi­tir el prin­ci­pio del amor libre? ¿Y los celos, que ara­ñan inclu­so a los espí­ri­tus mejo­res? ¿Y ese sen­ti­mien­to, tan hon­da­men­te enrai­za­do, del dere­cho de pro­pie­dad no sólo sobre el pro­pio cuer­po, sino tam­bién sobre el alma del com­pa­ñe­ro? ¿Y la inca­pa­ci­dad de incli­nar­se con sim­pa­tía ante una mani­fes­ta­ción de la indi­vi­dua­li­dad de la otra per­so­na, la cos­tum­bre bien de “domi­nar” al ser ama­do o bien de hacer­se su escla­vo? ¿Y ese sen­ti­mien­to amar­go, mor­tal­men­te amar­go de aban­dono y de infi­ni­ta sole­dad que se apo­de­ra de uno cuan­do el ser ama­do ya no os quie­re y os deja?» (33).

Kollon­tay entien­de el amor libre como algo más que un mero cam­bio en los lazos for­ma­les o exter­nos que unen a la pare­ja, no como un cam­bio en la for­ma de rela­ción sino en el con­te­ni­do de la mis­ma. Se carac­te­ri­za por negar los supues­tos dere­chos de pro­pie­dad que el amor bur­gués con­ce­día sobre el cuer­po y el alma de la per­so­na ama­da. Muy al con­tra­rio, la unión libre se basa en el mutuo res­pe­to de la indi­vi­dua­li­dad y de la liber­tad del otro. En este sen­ti­do entra­ña el recha­zo de la subor­di­na­ción de la mujer den­tro de la pare­ja y de la hipo­cre­sía de la doble moral.

La pre­gun­ta de Kollon­tay al res­pec­to es la de si pue­de exis­tir una rela­ción tal en el «actual esta­do esta­cio­na­rio de la psi­co­lo­gía de la huma­ni­dad». Según su aná­li­sis, la socie­dad capi­ta­lis­ta, basa­da en la lucha por la exis­ten­cia, ha fomen­ta­do los hábi­tos y la men­ta­li­dad indi­vi­dua­lis­ta e inso­li­da­ria entre las per­so­nas. Los seres huma­nos viven ais­la­dos, cuan­do no enfren­ta­dos con la comu­ni­dad; y es pre­ci­sa­men­te esta sole­dad moral en que viven varo­nes y muje­res lo que «lle­va a afe­rrar­se con enfer­mi­za avi­dez a un ser del sexo opues­to» y a «entrar a saco en el alma del otro». La idea de pro­pie­dad vicia inevi­ta­ble­men­te has­ta la unión que se pre­ten­de más libre. Lo que Kollon­tay plan­tea es que sólo en una socie­dad basa­da en la soli­da­ri­dad, el com­pa­ñe­ris­mo y en la igual­dad de los sexos, pue­de lle­gar a buen tér­mino la unión libre. Y en este pre­ci­so sen­ti­do afir­ma que la mujer nue­va está ponien­do las bases de una autén­ti­ca revo­lu­ción sexual ‑y tam­bién de la revo­lu­ción socia­lis­ta- al poner en pri­mer plano en las rela­cio­nes la no subor­di­na­ción y el com­pa­ñe­ris­mo. Y es que, el poner en pri­mer plano la recí­pro­ca inde­pen­den­cia y liber­tad, el res­pe­to hacia la pro­pia indi­vi­dua­li­dad, se encuen­tra en cla­ra con­tra­dic­ción con la idea de pose­sión exclu­si­va o pro­pie­dad res­pec­to al otro.

Pero si las muje­res se están abrien­do a una nue­va mane­ra de con­ce­bir la pro­pia vida y las rela­cio­nes entre los sexos, no suce­de lo mis­mo con los varo­nes que siguen domi­na­dos por la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Duran­te siglos, la cul­tu­ra bur­gue­sa ha fomen­ta­do en el varón hábi­tos de auto­sa­tis­fac­ción y egoís­mo, y entre estos, el de some­ter el «yo» de la mujer. Y, refle­xio­na Kollon­tay, sea la unión inter­se­xual legal o libre, el varón seguir vien­do en la mujer «lo que tie­ne en común con su espe­cie, su femi­ni­dad en gene­ral» (34). Ade­más, como decía­mos antes, Kollon­tay no se mues­tra opti­mis­ta. Según ella, ha de pasar aún mucho tiem­po antes de que naz­ca un hom­bre que sea capaz de ver en las muje­res algo más que las repre­sen­tan­tes de su sexo y que sepa que el pri­mer pues­to en las rela­cio­nes amo­ro­sas le corres­pon­de a la amis­tad y camaradería.

La revo­lu­ción que la mujer necesita

La mujer, con su cam­bio, está ponien­do las bases para la trans­for­ma­ción de la socie­dad. Aho­ra bien, dicho cam­bio sólo podrá lle­gar a buen tér­mino en una socie­dad comu­nis­ta. Lo que nos lle­va a ver qué tipo de revo­lu­ción nece­si­ta la mujer. En pri­mer lugar una revo­lu­ción de la vida coti­dia­na y de las cos­tum­bres entre las que des­ta­ca la socia­li­za­ción del tra­ba­jo domés­ti­co y del cui­da­do de los niños.

Para Kollon­tay el tra­ba­jo asa­la­ria­do es con­di­ción nece­sa­ria ‑aun­que no sufi­cien­te- de la eman­ci­pa­ción. Y en la socie­dad capi­ta­lis­ta esta con­di­ción no pue­de resol­ver­se. En pri­mer lugar por su acep­ta­ción de la tesis de las cri­sis perió­di­cas del capi­ta­lis­mo. En los momen­tos de cri­sis las muje­res serían las pri­me­ras en per­der sus pues­tos de tra­ba­jo. Pero ade­más está el pro­ble­ma de la doble jor­na­da labo­ral de las muje­res, y Kollon­tay pien­sa que esto es irre­so­lu­ble en el capi­ta­lis­mo. (La idea de que el varón pudie­se rea­li­zar tam­bién los tra­ba­jos domés­ti­cos es muy recien­te en la his­to­ria del femi­nis­mo). De ahí que la revo­lu­ción que la mujer nece­si­ta inclu­ye la socia­li­za­ción del tra­ba­jo domés­ti­co y una nue­va con­cep­ción de la mater­ni­dad. Las muje­res deben ser des­car­ga­das de los tra­ba­jos domés­ti­cos y has­ta don­de sea posi­ble de la tarea social de la repro­duc­ción de la espe­cie. Sólo así podrán, sin poner en peli­gro su salud, cum­plir con su tra­ba­jo pro­duc­ti­vo de una for­ma satis­fac­to­ria y aspi­rar a pro­mo­cio­nar­se y ocu­par tra­ba­jos cada vez más cua­li­fi­ca­dos. Aquí resul­ta obli­ga­do seña­lar que Kollon­tay tam­bién habla del deber social de la mater­ni­dad, con lo que no que­da muy cla­ro has­ta dón­de pue­de coli­sio­nar este deber con el dere­cho de la mujer a dis­po­ner de su pro­pio cuerpo.

En segun­do lugar, la efec­ti­va eman­ci­pa­ción de las muje­res no podrá lograr­se sin una com­ple­ta revo­lu­ción en las rela­cio­nes entre los sexos, sin el desa­rro­llo de un nue­vo con­cep­to de amor: el amor cama­ra­de­ría. En este sen­ti­do ya hemos ana­li­za­do la impor­tan­cia que otor­ga a la cri­sis sexual y su airea­mien­to de temas has­ta enton­ces silen­cia­dos como la insa­tis­fac­ción sexual de la mujer; aho­ra ana­li­za­re­mos la estra­te­gia que pro­po­ne para solu­cio­nar dicha cri­sis, y su cone­xión con la revo­lu­ción socialista.

Para Kollon­tay, sin una reedu­ca­ción bási­ca de nues­tra psi­co­lo­gía, el pro­ble­ma sexual no tie­ne solu­ción. Sos­tie­ne, de acuer­do con los mar­xis­tas de su épo­ca, que el triun­fo defi­ni­ti­vo de esta refor­ma depen­der por ente­ro de la reor­ga­ni­za­ción radi­cal de las rela­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas sobre bases comu­nis­tas, pero sos­tie­ne fren­te a aque­llos la nece­si­dad de una lucha espe­cí­fi­ca con­tra la ideo­lo­gía tra­di­cio­nal. En con­se­cuen­cia, cri­ti­ca lo que cali­fi­ca de «répli­ca estú­pi­da» por par­te de sus cama­ra­das cuan­do man­tie­nen que los pro­ble­mas sexua­les son pro­ble­mas de super­es­truc­tu­ra, que encon­tra­rán solu­ción cuan­do la base eco­nó­mi­ca de la socie­dad se haya trans­for­ma­do. A esto responde:

«¡Como si la ideo­lo­gía de una cla­se cual­quie­ra se for­me úni­ca­men­te cuan­do ya se ha pro­du­ci­do el des­ba­ra­jus­te en las rela­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas que ase­gu­ra el poder de esa cla­se!» (35).

Para Kollon­tay es en el pro­ce­so mis­mo revo­lu­cio­na­rio don­de se con­for­ma la ideo­lo­gía de la nue­va cla­se, en el enfren­ta­mien­to con los vie­jos hábi­tos y men­ta­li­da­des don­de se va con­so­li­dan­do la nue­va visión del mun­do. Y, par­te muy impor­tan­te de la visión del mun­do, es la que ata­ñe a las rela­cio­nes entre los sexos y sería un gran error con­si­de­rar esta cues­tión como pri­va­da. El amor es una pode­ro­sa fuer­za psí­qui­co-social que la nue­va cla­se hege­mó­ni­ca debe poner a su ser­vi­cio. En este sen­ti­do, ins­tau­rar una nue­va moral sexual, sin la que Kollon­tay esta­ba con­ven­ci­da de que la eman­ci­pa­ción de la mujer no sería posi­ble, es por un lado un deber de la cla­se obre­ra en su cons­truc­ción de un mun­do mejor,

pero tam­bién un pode­ro­so ins­tru­men­to para con­so­li­dar su poder. De hecho, según su aná­li­sis de la evo­lu­ción del con­cep­to de amor a tra­vés de la his­to­ria que­da de mani­fies­to como las cla­ses socia­les ascen­den­tes, mode­lan el con­cep­to de amor en cohe­ren­cia con las nece­si­da­des de su orga­ni­za­ción socio­eco­nó­mi­ca y de su visión del mun­do. Así lo hicie­ron en su día la socie­dad feu­dal y la bur­gue­sa. Hoy:

«Corres­pon­de a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, arma­da del méto­do cien­tí­fi­co del mar­xis­mo y recep­to­ra de la expe­rien­cia del pasa­do, com­pren­der esto: ¿Qué lugar debe reser­var la nue­va huma­ni­dad al amor en las rela­cio­nes socia­les? ¿Cuál debe ser, por con­si­guien­te el ideal amo­ro­so que res­pon­da a los intere­ses de la cla­se que lucha por domi­nar tales rela­cio­nes socia­les?» (36).

La obra de Kollon­tay inten­tar res­pon­der todos estos inte­rro­gan­tes. En pri­mer lugar, la ten­den­cia actual del amor es la ambi­güe­dad. El amor ha sur­gi­do del ins­tin­to bio­ló­gi­co de la repro­duc­ción, pero, a tra­vés de mile­nios de vida social y cul­tu­ral se ha «espi­ri­tua­li­za­do» para con­ver­tir­se en un com­ple­jí­si­mo esta­do emo­cio­nal. El amor se pue­de pre­sen­tar bajo la for­ma de pasión, de amis­tad, de ter­nu­ra mater­nal, de incli­na­ción amo­ro­sa, de comu­ni­dad de ideas, de pie­dad, de admi­ra­ción, de cos­tum­bre y de cuan­tas mane­ras ima­gi­ne­mos. Es decir, la huma­ni­dad, en su cons­tan­te evo­lu­ción, ha ido enri­que­cien­do y diver­si­fi­can­do los sen­ti­mien­tos amo­ro­sos has­ta el pun­to de que no pare­ce fácil que una sola per­so­na pue­da satis­fa­cer la rica y mul­ti­for­me capa­ci­dad de amar que late en cada ser humano. Kollon­tay des­cri­be así la situación:

«Una mujer ama a tal hom­bre con todo el alma, y los pen­sa­mien­tos de ambos, las aspi­ra­cio­nes, las volun­ta­des están en armo­nía; pero la fuer­za de las afi­ni­da­des car­na­les la atrae irre­sis­ti­ble­men­te hacia otro. Un hom­bre expe­ri­men­ta por tal mujer un sen­ti­mien­to de ter­nu­ra lleno de aten­cio­nes, de com­pa­sión col­ma­da de soli­ci­tud, a la par que haya en otra la com­pren­sión y el sos­tén para las mejo­res aspi­ra­cio­nes de su yo. ¿A cuál de ambas debe con­sa­grar la tota­li­dad de Eros? ¿Y por qué habría de des­ga­rrar, de muti­lar su pro­pia alma, si la ple­ni­tud de su indi­vi­dua­li­dad no se rea­li­za sino con uno y otro lazo?» (37).

Para Kollon­tay esta «ambi­güe­dad» del amor cho­ca con el ideal bur­gués de exclu­si­vi­dad, pero no con una supues­ta esen­cia del amor, como pre­ten­día Engels (38). El ideal de exclu­si­vi­dad en el amor se ha for­ja­do his­tó­ri­ca­men­te, liga­do a la ideo­lo­gía basa­da en la noción de pro­pie­dad. Sin embar­go, el mun­do que pro­yec­ta cons­truir la cla­se pro­le­ta­ria no se fun­da en la pro­pie­dad y el indi­vi­dua­lis­mo, sino en la comu­ni­dad y en la cama­ra­de­ría; en con­se­cuen­cia, esta «ambi­güe­dad» del amor no tie­ne por qué encon­trar­se en con­tra­dic­ción con los intere­ses ideo­ló­gi­cos del pro­le­ta­ria­do. La nue­va socie­dad de los tra­ba­ja­do­res se cons­tru­ye a par­tir de la soli­da­ri­dad de todos los varo­nes y muje­res que la com­po­nen, así pues, al pro­le­ta­ria­do le intere­sa fomen­tar un con­cep­to del amor que refuer­ce los sen­ti­mien­tos de sim­pa­tía y cama­ra­de­ría entre todos sus miem­bros. El amor exclu­si­vo y absor­ben­te, el amor que lle­va a la pare­ja a ais­lar­se de la colec­ti­vi­dad, está en pro­fun­da con­tra­dic­ción con la ideo­lo­gía de la nue­va cla­se y con la socie­dad que pre­ten­de con­so­li­dar. Para la nue­va cla­se ascendente:

«Cuan­tos más hilos haya ten­di­dos de alma a alma, de cora­zón a cora­zón, de espí­ri­tu a espí­ri­tu, más se enrai­za­rá el espí­ri­tu de soli­da­ri­dad y más fácil será la rea­li­za­ción del ideal de la cla­se obre­ra: la cama­ra­de­ría y la uni­dad.» (39)

A la moral sexual pro­le­ta­ria no le intere­sa la for­ma exter­na del amor, sino el con­te­ni­do del mis­mo. El pro­le­ta­ria­do admi­tir todo tipo de rela­ción entre los sexos con tal de que se base en la reci­pro­ci­dad, en el reco­no­ci­mien­to de la per­so­na­li­dad y los dere­chos del otro y en «la acti­tud para escu­char y com­pren­der los movi­mien­tos aní­mi­cos del ser que­ri­do». Resul­ta obvio que rela­cio­nes tales como la pros­ti­tu­ción, basa­da en la des­igual­dad de los sexos serán prohi­bi­das por estar en con­tra­dic­ción con la ideo­lo­gía de la cla­se obre­ra. En reali­dad, el con­cep­to de amor que debe fomen­tar el pro­le­ta­ria­do no es otro que el que pro­pug­na­ba la mujer nue­va: el amor cama­ra­de­ría. Que­da así de mani­fies­to cómo las muje­res de todas las cla­ses socia­les con­tri­bu­yen a la ero­sión de los valo­res de la ideo­lo­gía domi­nan­te y, una vez más, la rela­ción entre la eman­ci­pa­ción de la mujer y el triun­fo de la revolución.

Más allá de la inexo­ra­ble con­tra­dic­ción entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes de pro­duc­ción, esta es la pre­dic­ción de Kollon­tay: cuan­do varo­nes y muje­res lle­guen a ser ver­da­de­ros com­pa­ñe­ros y la soli­da­ri­dad sea el autén­ti­co motor de la socie­dad, cuan­do des­apa­rez­ca la fría sole­dad moral y afec­ti­va que rodea a los seres huma­nos en el capi­ta­lis­mo, sólo enton­ces ser posi­ble una autén­ti­ca revo­lu­ción comunista.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *