Ase­si­na­da tes­ti­go que decla­ró con­tra juez geno­cí­da argen­tino – Lavaca

Victor Brusa, el ex juez condenado en 2009 por el testimonio de Silvia Suppo

Vic­tor Bru­sa, el ex juez con­de­na­do en 2009 por el tes­ti­mo­nio de Sil­via Suppo

“Tene­mos que ser muy cau­te­lo­sos. Si fue un robo, no pode­mos estar alar­man­do a otros tes­ti­gos. Y si fue un ase­si­na­to come­ti­do por su rol como tes­ti­go de cau­sas por los dere­chos huma­nos, no pode­mos estar hablan­do de un deli­to común”. Así defi­nió Ana Ober­lin, abo­ga­da de la agru­pa­ción H.I.J.O.S de Rosa­rio, sus impre­sio­nes con res­pec­to al cri­men de Sil­via Sup­po, 51 años, tes­ti­go cru­cial en el jui­cio de 2009 que con­de­nó por pri­me­ra vez a un juez fede­ral, Víc­tor Bru­sa (jun­to a un gru­po de tareas) por deli­tos de lesa humanidad.

Vic­tor Bru­sa, el ex juez con­de­na­do en 2009 por el tes­ti­mo­nio de Sil­via Suppo

Sil­via Sup­po fue apu­ña­la­da en su comer­cio del cen­tro de Rafae­la este lunes 29 de mar­zo a las 10 de la maña­na. La abo­ga­da Ober­lin, que lle­va ade­lan­te otras cau­sas por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, sos­tu­vo en con­ver­sa­ción con lava­ca: “Has­ta aho­ra la infor­ma­ción que tene­mos de fuen­tes poli­cia­les que con­si­de­ra­mos con­fia­bles, indi­ca que pue­de haber sido efec­ti­va­men­te un robo, y que están cer­ca de saber quién pudo haber­lo come­ti­do. Pero aún en ese caso, y más en un lugar como Rafae­la, no se expli­ca el homi­ci­dio ni el ensañamiento”.

Secues­tro, vio­la­ción y embarazo

En 1977 Sil­via Sup­po fue secues­tra­da y vio­la­da por los gru­pos de tareas de San­ta Fe. Tenía 17 años. Como con­se­cuen­cia de las vio­la­cio­nes que­dó emba­ra­za­da, y los repre­so­res le prac­ti­ca­ron un abor­to “para sub­sa­nar el error”, según le dije­ron. En 2009, rela­tó su caso ante el Tri­bu­nal Oral Fede­ral, y su tes­ti­mo­nio fue cla­ve para lograr la con­de­na de todo un gru­po de tareas, y la del pri­mer juez fede­ral con­de­na­do por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, Víc­tor Brusa.

“Las doce puña­la­das ponen en jaque la posi­bi­li­dad de robo. Ade­más, la ase­si­na­ron en una zona cén­tri­ca y ocu­rrió a las 10, un hora­rio en el que pasa gen­te”, dijo Ober­lin. Algu­nos medios en cam­bio infor­ma­ron que fue­ron tres las puña­la­das, lo que de con­fir­mar­se no cam­bia­ría el fon­do de la cues­tión. ”Por lo que sabe­mos Sil­via tenía un tra­ba­jo social impor­tan­te, en diver­sos barrios, y eso abre la hipó­te­sis de que haya reco­no­ci­do a alguien que, por esa mis­ma razón, deci­dió atacarla”.

Una nue­va causa

Sup­po fue una de las muje­res que tes­ti­mo­nia­ron en la cau­sa que con­de­nó al ex juez fede­ral Víc­tor Bru­sa a 21 años de pri­sión por los deli­tos de pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la liber­tad agra­va­da, veja­cio­nes, apre­mios ile­ga­les, coac­ción y tor­men­tos ocu­rri­dos tras su secues­tro y reclu­sión en el cam­po clan­des­tino de con­cen­tra­ción cono­ci­do como La Casi­ta, cer­ca de San­to Tomé.

Corría mar­zo del 77 y Sil­via tenía 17 años cuan­do fue secues­tra­da jun­to a su her­mano, Roge­lio, y un ami­go, Jor­ge Des­té­fa­ni, que lue­go sería su espo­so. (Meses antes, en enero, los gru­pos poli­cia­les habían secues­tra­do a su enton­ces pare­ja, Rei­nal­do Hat­te­mer con quien pla­nea­ba casar­se). Sup­po per­ma­ne­ció en cau­ti­ve­rio en la Comi­sa­ría Cuar­ta de San­ta Fe y en el cen­tro clan­des­tino de deten­ción ”La Casi­ta” (de la menos ani­ña­da Guar­dia de Infan­te­ría Refor­za­da), don­de fue vio­la­da en diver­sas oca­sio­nes y que­dó emba­ra­za­da. Lue­go se le prac­ti­ca­ría un abor­to, a car­go de la enton­ces car­ce­le­ra poli­cial María Eva Aebi.

Según cons­ta en su decla­ra­ción, Sup­po iden­ti­fi­có a Mario Facino como jefe de la comi­sa­ría don­de estu­vo secues­tra­da, y a Juan Peri­zot­ti como cabe­ci­lla de la Guar­dia de Infan­te­ría Reforzada.

A raíz de estas iden­ti­fi­ca­cio­nes y del deta­lla­do tes­ti­mo­nio de vio­la­cio­nes y tor­tu­ras, el Tri­bu­nal Oral Fede­ral de San­ta Fe con­de­nó a 23 años de pri­sión a Héc­tor Colom­bi­ni y Eduar­do Ramos, jefe de la Direc­ción de Dro­gas Peli­gro­sas y poli­cía res­pec­ti­va­men­te; dis­pu­so 22 años para Peri­zot­ti, 21 a Bru­sa, 20 a Mario Fas­cino, ex jefe del Coman­do Radio­eléc­tri­co de San­ta fe y de la comi­sa­ría cuar­ta; y 19 años a la car­ce­le­ra María Eva Aebi.

Pero ade­más, Sil­via impul­sa­ba una nue­va cau­sa, como que­re­llan­te y tes­ti­go de la cau­sa por la des­apa­ri­ción de Rei­nal­do Hat­te­mer, su pare­ja en aquel 1977. Rei­nal­do con­ti­núa des­apa­re­ci­do y Sup­po era la úni­ca que lle­va­ba los hilos de la causa.

En diá­lo­go con la radio La Voz de las Madres, Luci­la Pullol, de la agru­pa­ción HIJOS, recons­tru­yó la secuen­cia del ase­si­na­to: “Sabe­mos que entró una per­so­na al nego­cio que ella tie­ne delan­te de su casa, cerró la puer­ta, la lle­vó atrás y apu­ña­ló”. En tan­to, la poli­cía san­ta­fe­si­na inves­ti­gó el local (Siem­pre cue­ro) y regis­tró la fal­ta de artícu­los de oro y pla­ta que allí se ven­dían. En ello se fun­da­men­ta la teo­ría del robo.

Pullol plan­teó al medio­día la hipó­te­sis inver­sa: “Mien­tras no lo ten­ga­mos cla­ro, para noso­tros es un ase­si­na­to por sus decla­ra­cio­nes en las cau­sas por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad”. ¿En qué se fun­dan las sos­pe­chas? Pullol: “Hemos teni­do muchas ame­na­zas e inti­mi­da­cio­nes, pero siem­pre las denun­cias se ter­mi­nan rela­ti­vi­zan­do. Esta vez no que­re­mos per­mi­tir que se diga livia­na­men­te y antes de cono­cer deta­lles que esto ha sido un hecho común”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.