Ase­si­na­da tes­ti­go que decla­ró con­tra juez geno­cí­da argen­tino – Lavaca

Victor Brusa, el ex juez condenado en 2009 por el testimonio de Silvia Suppo

Vic­tor Bru­sa, el ex juez con­de­na­do en 2009 por el tes­ti­mo­nio de Sil­via Suppo

“Tene­mos que ser muy cau­te­lo­sos. Si fue un robo, no pode­mos estar alar­man­do a otros tes­ti­gos. Y si fue un ase­si­na­to come­ti­do por su rol como tes­ti­go de cau­sas por los dere­chos huma­nos, no pode­mos estar hablan­do de un deli­to común”. Así defi­nió Ana Ober­lin, abo­ga­da de la agru­pa­ción H.I.J.O.S de Rosa­rio, sus impre­sio­nes con res­pec­to al cri­men de Sil­via Sup­po, 51 años, tes­ti­go cru­cial en el jui­cio de 2009 que con­de­nó por pri­me­ra vez a un juez fede­ral, Víc­tor Bru­sa (jun­to a un gru­po de tareas) por deli­tos de lesa humanidad.

Vic­tor Bru­sa, el ex juez con­de­na­do en 2009 por el tes­ti­mo­nio de Sil­via Suppo

Sil­via Sup­po fue apu­ña­la­da en su comer­cio del cen­tro de Rafae­la este lunes 29 de mar­zo a las 10 de la maña­na. La abo­ga­da Ober­lin, que lle­va ade­lan­te otras cau­sas por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, sos­tu­vo en con­ver­sa­ción con lava­ca: “Has­ta aho­ra la infor­ma­ción que tene­mos de fuen­tes poli­cia­les que con­si­de­ra­mos con­fia­bles, indi­ca que pue­de haber sido efec­ti­va­men­te un robo, y que están cer­ca de saber quién pudo haber­lo come­ti­do. Pero aún en ese caso, y más en un lugar como Rafae­la, no se expli­ca el homi­ci­dio ni el ensañamiento”.

Secues­tro, vio­la­ción y embarazo

En 1977 Sil­via Sup­po fue secues­tra­da y vio­la­da por los gru­pos de tareas de San­ta Fe. Tenía 17 años. Como con­se­cuen­cia de las vio­la­cio­nes que­dó emba­ra­za­da, y los repre­so­res le prac­ti­ca­ron un abor­to “para sub­sa­nar el error”, según le dije­ron. En 2009, rela­tó su caso ante el Tri­bu­nal Oral Fede­ral, y su tes­ti­mo­nio fue cla­ve para lograr la con­de­na de todo un gru­po de tareas, y la del pri­mer juez fede­ral con­de­na­do por vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, Víc­tor Brusa.

“Las doce puña­la­das ponen en jaque la posi­bi­li­dad de robo. Ade­más, la ase­si­na­ron en una zona cén­tri­ca y ocu­rrió a las 10, un hora­rio en el que pasa gen­te”, dijo Ober­lin. Algu­nos medios en cam­bio infor­ma­ron que fue­ron tres las puña­la­das, lo que de con­fir­mar­se no cam­bia­ría el fon­do de la cues­tión. ”Por lo que sabe­mos Sil­via tenía un tra­ba­jo social impor­tan­te, en diver­sos barrios, y eso abre la hipó­te­sis de que haya reco­no­ci­do a alguien que, por esa mis­ma razón, deci­dió atacarla”.

Una nue­va causa

Sup­po fue una de las muje­res que tes­ti­mo­nia­ron en la cau­sa que con­de­nó al ex juez fede­ral Víc­tor Bru­sa a 21 años de pri­sión por los deli­tos de pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la liber­tad agra­va­da, veja­cio­nes, apre­mios ile­ga­les, coac­ción y tor­men­tos ocu­rri­dos tras su secues­tro y reclu­sión en el cam­po clan­des­tino de con­cen­tra­ción cono­ci­do como La Casi­ta, cer­ca de San­to Tomé.

Corría mar­zo del 77 y Sil­via tenía 17 años cuan­do fue secues­tra­da jun­to a su her­mano, Roge­lio, y un ami­go, Jor­ge Des­té­fa­ni, que lue­go sería su espo­so. (Meses antes, en enero, los gru­pos poli­cia­les habían secues­tra­do a su enton­ces pare­ja, Rei­nal­do Hat­te­mer con quien pla­nea­ba casar­se). Sup­po per­ma­ne­ció en cau­ti­ve­rio en la Comi­sa­ría Cuar­ta de San­ta Fe y en el cen­tro clan­des­tino de deten­ción ”La Casi­ta” (de la menos ani­ña­da Guar­dia de Infan­te­ría Refor­za­da), don­de fue vio­la­da en diver­sas oca­sio­nes y que­dó emba­ra­za­da. Lue­go se le prac­ti­ca­ría un abor­to, a car­go de la enton­ces car­ce­le­ra poli­cial María Eva Aebi.

Según cons­ta en su decla­ra­ción, Sup­po iden­ti­fi­có a Mario Facino como jefe de la comi­sa­ría don­de estu­vo secues­tra­da, y a Juan Peri­zot­ti como cabe­ci­lla de la Guar­dia de Infan­te­ría Reforzada.

A raíz de estas iden­ti­fi­ca­cio­nes y del deta­lla­do tes­ti­mo­nio de vio­la­cio­nes y tor­tu­ras, el Tri­bu­nal Oral Fede­ral de San­ta Fe con­de­nó a 23 años de pri­sión a Héc­tor Colom­bi­ni y Eduar­do Ramos, jefe de la Direc­ción de Dro­gas Peli­gro­sas y poli­cía res­pec­ti­va­men­te; dis­pu­so 22 años para Peri­zot­ti, 21 a Bru­sa, 20 a Mario Fas­cino, ex jefe del Coman­do Radio­eléc­tri­co de San­ta fe y de la comi­sa­ría cuar­ta; y 19 años a la car­ce­le­ra María Eva Aebi.

Pero ade­más, Sil­via impul­sa­ba una nue­va cau­sa, como que­re­llan­te y tes­ti­go de la cau­sa por la des­apa­ri­ción de Rei­nal­do Hat­te­mer, su pare­ja en aquel 1977. Rei­nal­do con­ti­núa des­apa­re­ci­do y Sup­po era la úni­ca que lle­va­ba los hilos de la causa.

En diá­lo­go con la radio La Voz de las Madres, Luci­la Pullol, de la agru­pa­ción HIJOS, recons­tru­yó la secuen­cia del ase­si­na­to: “Sabe­mos que entró una per­so­na al nego­cio que ella tie­ne delan­te de su casa, cerró la puer­ta, la lle­vó atrás y apu­ña­ló”. En tan­to, la poli­cía san­ta­fe­si­na inves­ti­gó el local (Siem­pre cue­ro) y regis­tró la fal­ta de artícu­los de oro y pla­ta que allí se ven­dían. En ello se fun­da­men­ta la teo­ría del robo.

Pullol plan­teó al medio­día la hipó­te­sis inver­sa: “Mien­tras no lo ten­ga­mos cla­ro, para noso­tros es un ase­si­na­to por sus decla­ra­cio­nes en las cau­sas por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad”. ¿En qué se fun­dan las sos­pe­chas? Pullol: “Hemos teni­do muchas ame­na­zas e inti­mi­da­cio­nes, pero siem­pre las denun­cias se ter­mi­nan rela­ti­vi­zan­do. Esta vez no que­re­mos per­mi­tir que se diga livia­na­men­te y antes de cono­cer deta­lles que esto ha sido un hecho común”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *