El alcal­de espa­ño­lis­ta de Bil­bao – Iña­ki Uriar­te

Tie­ne Bil­bao un gran teso­ro que aho­ra mira con gran pacien­cia: un alcal­de, gran espa­ño­lis­ta ins­cri­to en el PNV y acti­vis­ta des­ta­ca­do de la influ­yen­te, en por­cen­ta­je des­co­no­ci­do, corrien­te regio­na­lis­ta vas­con­ga­da del par­ti­do. No pue­de aca­bar la pri­me­ra déca­da del ter­cer mile­nio sin una jus­ta e inelu­di­ble crí­ti­ca a una con­ti­nua pro­vo­ca­ción que ya des­de hace dema­sia­dos años sopor­ta­mos los villa­nos, habi­tan­tes de la villa de Bil­bao, que que­re­mos vivir como vas­cos libre­men­te sin con­ta­mi­na­cio­nes en un lugar que por sus carac­te­rís­ti­cas urba­nas, demo­grá­fi­cas, eco­nó­mi­cas y sim­bó­li­cas tie­ne una gran tras­cen­den­cia en nues­tro país.

Es inad­mi­si­ble, sino insul­tan­te, su fero­ci­dad con­tra todos los ele­men­tos y posi­cio­na­mien­tos de iden­ti­dad socia­lis­ta, aber­tza­le y como tal radi­cal. No sé pude ser patrio­ta si no sé tie­ne algo más que ape­lli­dos, raí­ces. Y estas se implan­tan tam­bién en aque­llos que lle­ga­ron de otros luga­res o cul­tu­ras y arrai­ga­ron en esta tie­rra. Espe­cial­men­te aho­ra que pare­ce se ini­cia el pri­mer año de un tiem­po nue­vo para Eus­kal Herria inclu­so con algu­nas sor­pren­den­tes apor­ta­cio­nes de aque­llos que han vis­to per­der todas sus pre­ben­das polí­ti­cas y por tan­to sobre­to­do, eco­nó­mi­cas.

Azku­na ya clau­di­có en 1999 en ple­na vigen­cia del Acuer­do Liza­rra-Gara­zi ante la impo­si­ción de la ban­de­ra de Espa­ña acep­tán­do­la con entu­sias­mo, en con­tra­dic­ción con otros alcal­des de su mis­mo par­ti­do como José Luis Robles (1983) y Jose Mª Goror­do (1987) que actua­ron como man­da­ta­rios vas­cos. Lo mis­mo que cada vez que el jefe de las fuer­zas arma­das espa­ño­las, impues­to por el cri­mi­nal mili­tar Fran­co, o su hijo y la mujer piso­tean nues­tra tie­rra se des­vi­ve en aten­cio­nes y en una oca­sión (30.09.2005) con una cere­mo­nia de deli­rio y entra­ña­bi­li­dad his­pa­nis­ta les entre­gó un fal­dón de dos colo­res para que se lo pusie­sen a su des­cen­dien­te ”tan­to si es niño como niña”.

Resul­ta deni­gran­te su reco­no­ci­mien­to home­na­jean­do apa­sio­na­da­men­te y otor­gán­do­les dis­tin­cio­nes, rega­los y loas en nom­bre de la Villa y paga­dos con dine­ro públi­co a popu­la­res per­so­na­jes espa­ño­les, can­tan­tes, escri­to­res o tore­ros que han demos­tra­do reite­ra­da­men­te ser reco­no­ci­dos y decla­ra­dos anti­vas­cos sus­cri­bien­do cual­quier tipo de pan­fle­tos sur­gi­dos en con­tra la cul­tu­ra, o la idio­sin­cra­sia vas­ca y mani­fes­tán­do­se inclu­so fren­te a Aju­ria Enea con­tra el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, un buen hom­bre vas­co derro­ta­do, cada día es más evi­den­te, por trai­do­res como Imaz, Bil­bao, Urku­llu, Erko­re­ka, Azku­na, etc que han pro­pi­cia­do este gobierno rapi­ña. Así, cada vez que acu­den a algu­na actua­ción a la Villa o les empla­za expre­sa­men­te como a Con­cha Velas­co, Mario Var­gas Llo­sa o Anto­nio Gala a quien invi­tó el pasa­do verano, fue­ra del Con­cur­so Bil­bao Lore­te­giak a que pre­sen­ta­ra una obra delan­te del Arria­ga, que resul­tó un fra­ca­so, ade­más de remu­ne­rar­le esplén­di­da­men­te como comi­sa­rio. Lo mis­mo que ofen­de a nues­tra antro­po­lo­gía cuan­do rega­la una maki­la a los ase­si­nos de toros que mues­tran su bes­tia­li­dad en los fes­te­jos ampa­ra­dos por el Ayun­ta­mien­to. Un ver­gon­zo­so vasa­lla­je.

Deci­de, con cri­te­rio de jefe caci­que, en mar­zo de 2008 la com­pra por 300.000 euro de las tres “meni­nas” ins­ta­la­das en la calle Erci­lla, tras una ope­ra­ción de pro­mo­ción del pro­pio repu­tado artis­ta Mano­lo Val­dés (Valen­cia, 1942) con la banal jus­ti­fi­ca­ción de: “Somos ami­gos de Mano­lo, nos gus­ta su obra y tenía­mos un pico de dine­ro para pagar­las”. Evi­den­cia un inad­mi­si­ble des­pre­cio por el arte vas­co igno­ran­do a exce­len­tes escul­to­res del país, el nues­tro, como Remi­gio Men­di­bu­ru (1931−1990), Ricar­do Ugar­te (Pasaia, 1942) o José Ramón Anda ( Bakai­ku, 1949) por citar sólo tres, de los que no hay nin­gu­na obra en Bil­bao.

. D

Ha con­ti­nua­do mos­tran­do un inacep­ta­ble odio a pres­ti­gios artis­tas vas­cos como los acre­di­ta­dos paya­sos Pirritx eta Porrotx con un ver­gon­zo­so boi­cot fas­cis­toi­de a actua­cio­nes ya con­tra­ta­das para con­gra­tu­lar­se con los here­de­ros del fran­quis­mo el PP, sus secua­ces UPyD y otras sec­tas ultra­es­pa­ño­las, en con­tra inclu­so del cri­te­rio del Arar­te­ko. Tam­bién pre­ten­de impe­dir con moda­les de tirano la pre­sen­cia en suce­si­vas Aste Nagu­sia de kom­par­tsak con­cien­cia­das con los pro­ble­mas de nues­tro pue­blo como Kas­ka­go­rri y Txo­ri Barro­te bus­can­do bana­les excu­sas de qué mos­tra­ban foto­gra­fías de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos, a los que un alcal­de con una ele­men­tal sen­si­bi­li­dad social evo­ca­ría por no poder par­ti­ci­par en las fies­tas de su pue­blo. Des­de hace años en Navi­dad dis­cri­mi­na muy des­pro­por­cio­na­da­men­te en medios eco­nó­mi­cos, ape­nas una ter­ce­ra par­te, la pre­sen­cia, difu­sión e inclu­so des­vir­tuan­do el día de su repre­sen­ta­ción a un entra­ña­ble per­so­na­je pro­pio como Olen­tze­ro fren­te a una cabal­ga­ta de Reyes para los niños de la nume­ro­sa y desin­te­gra­da colo­nia espa­ño­la esta­ble­ci­da en Bil­bao y su metró­po­li, a quie­nes reci­be en la Casa Con­sis­to­rial orga­ni­zan­do un des­plie­gue tele­vi­si­vo muy des­igual. Igual­men­te, alte­ra la fes­ti­vi­dad de San­to Tomás clau­di­can­do ante los intere­ses de la influ­yen­te Aso­cia­ción de Comer­cian­tes del Cas­co Vie­jo a quie­nes muy poco les impor­ta que a par­tir de media tar­de esta zona se con­vier­ta en un área total­men­te degra­da­da y bochor­no­sa­men­te alcoho­li­za­da.

Cada tem­po­ra­da sacia su gus­to e inte­rés asis­tien­do a la tor­tu­ra públi­ca y matan­za de 54 toros en la tra­di­cio­nal nove­na cri­mi­nal de agos­to, como el acto social más impor­tan­te de las fies­tas patro­na­les, acom­pa­ña­do por un sane­drín de indi­vi­duos con car­gos públi­cos de seme­jan­tes bajos ins­tin­tos de bru­ta­li­dad en una repug­nan­te orgía de san­gre. Ade­más del des­cré­di­to per­so­nal por su impli­ca­ción, algo sub­je­ti­vo, difun­de una pési­ma ima­gen de la villa, el (d)efecto Bil­bao, en una Euro­pa sen­si­ble y sos­te­ni­ble. Debe­ría recor­dar que Bar­ce­lo­na se ha pro­cla­ma­do para admi­ra­ción del mun­do, jun­to con 69 ayun­ta­mien­tos cata­la­nes más, su con­di­ción de muni­ci­pio anti­tau­rino. Tam­bién miran­do a Cata­lun­ya una nación en ejem­plar e impa­ra­ble pro­gre­so iden­ti­ta­rio, debe­ría ente­rar­se cómo se orga­ni­za una con­sul­ta popu­lar para que la pobla­ción pue­da expre­sar su dere­cho a ele­gir la for­ma de gobierno que desea al mar­gen de la tira­nía monár­qui­ca espa­ño­la. Pero este alcal­de sólo mira a Madrid capi­tal de Espa­ña a don­de acu­de entu­sias­ma­do perió­di­ca­men­te a pre­sen­tar plei­te­sía pue­ble­ri­na, ser­vil com­ple­jo de la épo­ca fran­quis­ta, con diver­sos fes­te­jos loca­les que en dicha ciu­dad espa­ño­la no pare­ce les intere­sen para nada. Cada año via­ja con séqui­to para un acto tan absur­do como des­pil­fa­rra­dor, anun­ciar el empa­cho musi­cal Músi­ca-Musi­ka, o el bicen­te­na­rio del músi­co Juan Cri­sós­to­mo de Arria­ga como si allí no cono­cie­sen lo que son los con­cier­tos, y sino cual­quier otra excu­sa es bue­na como expli­car la Orde­nan­zas del Con­su­la­do de Bil­bao, etc.

En épo­cas de enor­me crí­sis eco­nó­mi­ca, y tam­bién de valo­res mora­les, toda­vía man­tie­ne una absur­da empre­sa para­mu­ni­ci­pal, Fun­da­ción Bil­bao 700, des­de 2000 para jus­ti­fi­car el capri­cho­so pues­to de su direc­to­ra cuyos esca­sos pero cos­to­sos fes­te­jos, entre otros “un tra­di­cio­nal exter­mi­nio de toros” para con­me­mo­rar el ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción de la Villa. Las acti­vi­da­des pre­sen­ta­bles de ran­go cul­tu­ral son todas pro­pias del Área de Cul­tu­ra, para ello exis­ten unos car­gos que se retri­bu­yen ade­más de una con­ce­ja­la (ir)responsable, un direc­tor del área de Turis­mo y Fies­tas, Gon­za­lo Ola­ba­rria y un pro­gra­ma­dor Enri­que Bos­que. Todo ello suce­de con el extra­ño con­sen­ti­mien­to de los gru­pos muni­ci­pa­les de la opo­si­ción.

Ante las pre­sio­nes de los comer­cian­tes y espe­cial­men­te de los hos­te­le­ros, al pare­cer un poder ade­más de des­pro­por­cio­na­do temi­ble, cede a todas sus pre­ten­sio­nes. Se anti­ci­pa la ilu­mi­na­ción comer­cial a una Navi­dad cada vez más des­fi­gu­ra­da de sus valo­res tra­di­cio­na­les con­tri­bu­yen­do a crear un pro­lon­ga­do pai­sa­je noc­turno ruti­na­rio, repe­ti­ti­vo y ago­bian­te, dura un docea­va par­te del año, con­ta­mi­nan­te y con­tra­pro­du­cen­te aun­que lo paguen los comer­cian­tes. Lo mis­mo auto­ri­za a los bares, con una influen­cia abso­lu­ta, a cerrar dos horas más tar­de en este perío­do con bana­les excu­sas de qué gene­ran acti­vi­dad incor­dian­do al vecin­da­rio, por temor a la inacep­ta­ble y des­me­su­ra­da pre­po­ten­cia de este gre­mio en nues­tro país, a los que se per­mi­ten toda cla­se de infrac­cio­nes y agre­sio­nes a la salud públi­ca. Des­de la impu­ni­dad para fumar has­ta las deplo­ra­bles con­di­cio­nes sani­ta­rias de los pintxos, la caren­cia de sus pre­cios visi­bles, la sucie­dad inte­rior jun­to a la barra, unos aseos deplo­ra­bles, el rui­do ambien­tal exte­rior, impu­ne ocu­pa­ción de ace­ras por los bebe­do­res y sus acce­so­rios y las con­se­cuen­cias de tales sesio­nes de inten­so con­su­mo, excre­men­ta­cio­nes diver­sas noc­tur­nas, daños a obje­tos, etc.

Como alcal­de es el máxi­mo res­pon­sa­ble de la des­hon­ro­sa fama, cono­ci­da en muchos ambien­tes cul­tu­ra­les, de ser la ciu­dad de una cier­ta impor­tan­cia euro­pea que más ha des­trui­do, des­fi­gu­ra­do o ridi­cu­li­za­do su patri­mo­nio monu­men­tal de ele­men­tos de enor­me rele­van­cia arqui­tec­tó­ni­ca, ico­no­gra­fi­ca e iden­ti­ta­ria, inclu­so cata­lo­ga­dos, en tiem­pos no béli­cos: Depó­si­to Fran­co, Ram­pas y Esca­le­ras de Uri­bi­tar­te, San­ta Ana de Bolue­ta, Mer­ca­do de la Ribe­ra, Alhón­di­ga, tri­bu­na y arco de San Mamés, Cuar­te­les de Gare­llano, edi­fi­cio Rag, Cen­tro de Desin­fec­ció­nes de Zan­koe­ta, Edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ka para Archi­vo Nacio­nal, su con­for­mi­dad con el derri­bo de la Esta­ción de Aban­do, la esca­sa sen­si­bi­li­dad en la amplia­ción del Tea­tro Cam­pos bajo las orde­nes de los extor­sio­na­do­res de la SGAE, per­di­da de sin­gu­la­ri­dad urba­na en la Pla­za Zabal­bu­ru, Pla­za Jado y Pla­za Arri­qui­bar, la vul­gar inter­ven­ción en la casa- torre de Uri­zar en Ira­la, la “pro­vi­den­cial” caí­da de la facha­da del base­rri de Aran­goi­ti refor­ma­do para cen­tro cívi­co o la afec­ción al entorno pro­te­gi­do de la anti­gua hari­ne­ra de El Pon­tón, actual ikas­to­la Abu­su en Bolue­ta, el inde­cen­te aspec­to del ábsi­de de la Cate­dral de San­tia­go, y el absur­do cie­rre de su extra­or­di­na­rio pór­ti­co, por una inefi­caz vigi­lan­cia de una Poli­cía Muni­ci­pal dedi­ca­da a mul­tar para recau­dar, la pér­di­da del carác­ter marí­ti­mo flu­vial de la Ría con el derri­bo de las bali­zas por­tua­rias en la mar­gen dere­cha, la nº 940 jun­to al puen­te de La Sal­ve y más recien­te­men­te la 930 jun­to al de Deus­tua. Tam­bién con­sis­tien­do amplia­ción de Eus­kal­du­na Jau­re­gia a cuen­ta del espa­cio públi­co exte­rior o inter­ven­cio­nes de enor­me tras­cen­den­cia urba­nís­ti­ca en áreas pri­vi­le­gia­das como el abe­rran­te cen­tro comer­cial Zubiar­te en Aban­doi­ba­rra, el ras­ca­cie­los de Iber­dro­la que apar­te de su haza­ña cons­truc­ti­va y su ren­di­mien­to publi­ci­ta­rio no apor­ta abso­lu­ta­men­te nada a una ciu­dad con un ensan­che cohe­ren­te y valio­so don­de se ha auto­ri­za­do la excen­tri­ci­dad cons­truc­ti­va de la sede del Depar­ta­men­to de Sani­dad en ala­me­da Rekal­de y admi­tien­do la incom­pren­si­ble incohe­ren­cia urba­nís­ti­ca de qué sea una ini­cia­ti­va pri­va­da inmo­bi­lia­ria quien deci­da el futu­ro de las 700 hec­tá­reas de Zorrotzau­rre de enor­me impor­tan­cia estra­té­gi­ca. Todo ello con el silen­cio com­pla­cien­te y cóm­pli­ce del socio de Gobierno, a la car­ta, EB res­pon­sa­ble de Urba­nis­mo y tam­bién del patri­mo­nio edi­fi­ca­do de la villa que ante la bar­ba­rie con los ele­men­tos cata­lo­ga­dos, asis­te indi­fe­ren­te a esta con­ti­nua catás­tro­fe cul­tu­ral.

Para peor fina­li­zar el año, el sába­do 19 de diciem­bre, jun­to con el caci­que dipu­tado gene­ral biz­kai­ta­rra José Luis Bil­bao, igno­ró la mani­fes­ta­ción ¡Egun­ka­ria Libre! de apo­yo al dia­rio en eus­ke­ra en la que unas 30.000 per­so­nas con sen­ti­do de la dig­ni­dad cul­tu­ral mos­tra­mos nues­tra adhe­sión a los pro­ce­sa­dos, a la len­gua pro­pia del país y el recha­zo a la agre­sión de su cie­rre sufri­da des­de Espa­ña. En cam­bio, si tuvo inte­rés en asis­tir al día siguien­te, alter­nan­do con un gru­pi­to de polí­ti­cos repre­sen­tan­tes polí­ti­cos del GAL, de la dic­ta­du­ra, poli­cías diver­sos y algu­nos alle­ga­dos a una de las múl­ti­ples reunio­nes públi­cas de las diver­sas hor­das de pre­sión anti­vas­cas y ren­co­ro­sas fran­qui­cias auto­de­no­mi­na­das “víc­ti­mas del terro­ris­mo” (sic). En Eus­kal Herria el úni­co terro­ris­mo que ha exis­ti­do fue el de los suble­va­dos mili­ta­res fas­cis­tas de 1936, los milla­res de encar­ce­la­dos, fusi­la­mien­tos y los bom­bar­deos de Duran­go, Otxan­dio, Ger­ni­ka, etc. y la lar­ga repre­sión pos­te­rior has­ta la actua­li­dad. Es pre­ci­so seña­lar que el alcal­de de Donos­tia, Odón Elor­za sobre esta far­sa de jui­cio pro­mo­vi­do por unos ultra­de­re­chis­tas anti­vas­cos, ade­más de mani­fes­tar su preo­cu­pa­ción e inte­rés por el asun­to, ha decla­ra­do: “Es una pena que siga ade­lan­te el jui­cio y que no haya una reti­ra­da de car­gos (…). Des­co­noz­co cómo se va a resar­cir a los per­ju­di­ca­dos. Oja­lá ten­ga un final feliz, esto es, la abso­lu­ción para los incul­pa­dos… y que la Jus­ti­cia res­plan­dez­ca en mayor medi­da”. Para Azku­na y su por­ta­voz, El Correo (del) Espa­ñol todo es ETA. Con­ti­nua­men­te está hacien­do el rídícu­lo.

En otras mani­fes­ta­cio­nes como la del 14 de febre­ro de 2009 con­tra la ile­ga­li­za­ción de Demo­kra­zia 3 Mili­oi, dos sema­nas antes de las elec­cio­nes, ante la sor­pren­den­te e indis­cri­mi­na­da bes­tia­li­dad repre­si­va de una Ertzain­tza enlo­que­ci­da en luga­res cén­tri­cos de la villa en una demen­cia­les decla­ra­cio­nes le preo­cu­pa­ron más unos con­te­ne­do­res vol­ca­dos que los nume­ras per­so­nas, inclu­so muchos veci­nos aje­nos a la pro­tes­ta, sal­va­je­men­te gol­pea­dos.

Jamás se ha intere­sa­do, mos­tran­do un vul­gar y chu­les­co des­pre­cio, por las tor­tu­ras, el tra­to y las con­di­cio­nes de estan­cia en las cár­ce­les de exter­mi­nio espa­ño­las de excon­ce­ja­les, car­gos públi­cos y nume­ro­sos veci­nos de la villa, dete­ni­dos, veja­dos y sus fami­lia­res con­ti­nua­men­te humi­lla­dos. Con un alta­ne­ro talan­te igno­ra la anual mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción, unas 42.000 per­so­nas de múl­ti­ples par­ti­dos excep­to el suyo, del pri­mer sába­do del año de Etxe­rat que con el lema ¡Eus­kal Pre­soak, Eus­kal Herri­ra!, una vez más ha reco­rri­do las calles de Bil­bao para demos­trar que el pue­blo vas­co, este peque­ño y prohi­bi­do país, tie­ne las ideas muy cla­ras y está indu­da­ble­men­te con los 742 pre­sos al día de hoy dis­per­sos en 86 cár­ce­les entre Espa­ña y Fran­cia

El bron­co alcal­de Azku­na es un caso que a su pro­pio par­ti­do debe­ría preo­cu­par. Ha sido muy elo­gia­do por el PP, sec­ta fas­cis­ta a la que podría per­te­ne­cer ya que se ase­me­ja bas­tan­te en sus acti­tu­des. Es el favo­ri­to del perió­di­co espa­ñol El Correo, que le foto­gra­fía en por­ta­da tum­ba­do en la cama de su dor­mi­to­rio, agra­de­cien­do las con­ti­nuas exclu­si­vas del Ayun­ta­mien­to hacia este medio de con­ta­mi­na­ción de la dere­cha espa­ño­lis­ta, la refe­ren­cia para dema­sia­dos afi­lia­dos y batxo­kis. Inclu­so a un aten­to obser­va­dor le cos­ta­ría encon­trar algún matiz de nacio­na­lis­ta vas­co en este car­go popu­lis­ta, un bil­baino de vecin­dad, sano­te, popu­la­che­ro, gua­són, como aque­llos que tan­to han gus­ta­do siem­pre en Espa­ña, en la dic­ta­du­ra y aho­ra. ¿A quién quie­re enga­ñar, o pre­ten­de atraer­se los votos de al dere­cha espa­ño­la para per­pe­tuar el man­da­to? ¡Que ver­güen­za de alcal­de!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *