El alcal­de espa­ño­lis­ta de Bil­bao – Iña­ki Uriarte

Tie­ne Bil­bao un gran teso­ro que aho­ra mira con gran pacien­cia: un alcal­de, gran espa­ño­lis­ta ins­cri­to en el PNV y acti­vis­ta des­ta­ca­do de la influ­yen­te, en por­cen­ta­je des­co­no­ci­do, corrien­te regio­na­lis­ta vas­con­ga­da del par­ti­do. No pue­de aca­bar la pri­me­ra déca­da del ter­cer mile­nio sin una jus­ta e inelu­di­ble crí­ti­ca a una con­ti­nua pro­vo­ca­ción que ya des­de hace dema­sia­dos años sopor­ta­mos los villa­nos, habi­tan­tes de la villa de Bil­bao, que que­re­mos vivir como vas­cos libre­men­te sin con­ta­mi­na­cio­nes en un lugar que por sus carac­te­rís­ti­cas urba­nas, demo­grá­fi­cas, eco­nó­mi­cas y sim­bó­li­cas tie­ne una gran tras­cen­den­cia en nues­tro país.

Es inad­mi­si­ble, sino insul­tan­te, su fero­ci­dad con­tra todos los ele­men­tos y posi­cio­na­mien­tos de iden­ti­dad socia­lis­ta, aber­tza­le y como tal radi­cal. No sé pude ser patrio­ta si no sé tie­ne algo más que ape­lli­dos, raí­ces. Y estas se implan­tan tam­bién en aque­llos que lle­ga­ron de otros luga­res o cul­tu­ras y arrai­ga­ron en esta tie­rra. Espe­cial­men­te aho­ra que pare­ce se ini­cia el pri­mer año de un tiem­po nue­vo para Eus­kal Herria inclu­so con algu­nas sor­pren­den­tes apor­ta­cio­nes de aque­llos que han vis­to per­der todas sus pre­ben­das polí­ti­cas y por tan­to sobre­to­do, económicas.

Azku­na ya clau­di­có en 1999 en ple­na vigen­cia del Acuer­do Liza­rra-Gara­zi ante la impo­si­ción de la ban­de­ra de Espa­ña acep­tán­do­la con entu­sias­mo, en con­tra­dic­ción con otros alcal­des de su mis­mo par­ti­do como José Luis Robles (1983) y Jose Mª Goror­do (1987) que actua­ron como man­da­ta­rios vas­cos. Lo mis­mo que cada vez que el jefe de las fuer­zas arma­das espa­ño­las, impues­to por el cri­mi­nal mili­tar Fran­co, o su hijo y la mujer piso­tean nues­tra tie­rra se des­vi­ve en aten­cio­nes y en una oca­sión (30.09.2005) con una cere­mo­nia de deli­rio y entra­ña­bi­li­dad his­pa­nis­ta les entre­gó un fal­dón de dos colo­res para que se lo pusie­sen a su des­cen­dien­te ”tan­to si es niño como niña”.

Resul­ta deni­gran­te su reco­no­ci­mien­to home­na­jean­do apa­sio­na­da­men­te y otor­gán­do­les dis­tin­cio­nes, rega­los y loas en nom­bre de la Villa y paga­dos con dine­ro públi­co a popu­la­res per­so­na­jes espa­ño­les, can­tan­tes, escri­to­res o tore­ros que han demos­tra­do reite­ra­da­men­te ser reco­no­ci­dos y decla­ra­dos anti­vas­cos sus­cri­bien­do cual­quier tipo de pan­fle­tos sur­gi­dos en con­tra la cul­tu­ra, o la idio­sin­cra­sia vas­ca y mani­fes­tán­do­se inclu­so fren­te a Aju­ria Enea con­tra el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe, un buen hom­bre vas­co derro­ta­do, cada día es más evi­den­te, por trai­do­res como Imaz, Bil­bao, Urku­llu, Erko­re­ka, Azku­na, etc que han pro­pi­cia­do este gobierno rapi­ña. Así, cada vez que acu­den a algu­na actua­ción a la Villa o les empla­za expre­sa­men­te como a Con­cha Velas­co, Mario Var­gas Llo­sa o Anto­nio Gala a quien invi­tó el pasa­do verano, fue­ra del Con­cur­so Bil­bao Lore­te­giak a que pre­sen­ta­ra una obra delan­te del Arria­ga, que resul­tó un fra­ca­so, ade­más de remu­ne­rar­le esplén­di­da­men­te como comi­sa­rio. Lo mis­mo que ofen­de a nues­tra antro­po­lo­gía cuan­do rega­la una maki­la a los ase­si­nos de toros que mues­tran su bes­tia­li­dad en los fes­te­jos ampa­ra­dos por el Ayun­ta­mien­to. Un ver­gon­zo­so vasallaje.

Deci­de, con cri­te­rio de jefe caci­que, en mar­zo de 2008 la com­pra por 300.000 euro de las tres “meni­nas” ins­ta­la­das en la calle Erci­lla, tras una ope­ra­ción de pro­mo­ción del pro­pio repu­tado artis­ta Mano­lo Val­dés (Valen­cia, 1942) con la banal jus­ti­fi­ca­ción de: “Somos ami­gos de Mano­lo, nos gus­ta su obra y tenía­mos un pico de dine­ro para pagar­las”. Evi­den­cia un inad­mi­si­ble des­pre­cio por el arte vas­co igno­ran­do a exce­len­tes escul­to­res del país, el nues­tro, como Remi­gio Men­di­bu­ru (1931−1990), Ricar­do Ugar­te (Pasaia, 1942) o José Ramón Anda ( Bakai­ku, 1949) por citar sólo tres, de los que no hay nin­gu­na obra en Bilbao.

. D

Ha con­ti­nua­do mos­tran­do un inacep­ta­ble odio a pres­ti­gios artis­tas vas­cos como los acre­di­ta­dos paya­sos Pirritx eta Porrotx con un ver­gon­zo­so boi­cot fas­cis­toi­de a actua­cio­nes ya con­tra­ta­das para con­gra­tu­lar­se con los here­de­ros del fran­quis­mo el PP, sus secua­ces UPyD y otras sec­tas ultra­es­pa­ño­las, en con­tra inclu­so del cri­te­rio del Arar­te­ko. Tam­bién pre­ten­de impe­dir con moda­les de tirano la pre­sen­cia en suce­si­vas Aste Nagu­sia de kom­par­tsak con­cien­cia­das con los pro­ble­mas de nues­tro pue­blo como Kas­ka­go­rri y Txo­ri Barro­te bus­can­do bana­les excu­sas de qué mos­tra­ban foto­gra­fías de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos, a los que un alcal­de con una ele­men­tal sen­si­bi­li­dad social evo­ca­ría por no poder par­ti­ci­par en las fies­tas de su pue­blo. Des­de hace años en Navi­dad dis­cri­mi­na muy des­pro­por­cio­na­da­men­te en medios eco­nó­mi­cos, ape­nas una ter­ce­ra par­te, la pre­sen­cia, difu­sión e inclu­so des­vir­tuan­do el día de su repre­sen­ta­ción a un entra­ña­ble per­so­na­je pro­pio como Olen­tze­ro fren­te a una cabal­ga­ta de Reyes para los niños de la nume­ro­sa y desin­te­gra­da colo­nia espa­ño­la esta­ble­ci­da en Bil­bao y su metró­po­li, a quie­nes reci­be en la Casa Con­sis­to­rial orga­ni­zan­do un des­plie­gue tele­vi­si­vo muy des­igual. Igual­men­te, alte­ra la fes­ti­vi­dad de San­to Tomás clau­di­can­do ante los intere­ses de la influ­yen­te Aso­cia­ción de Comer­cian­tes del Cas­co Vie­jo a quie­nes muy poco les impor­ta que a par­tir de media tar­de esta zona se con­vier­ta en un área total­men­te degra­da­da y bochor­no­sa­men­te alcoholizada.

Cada tem­po­ra­da sacia su gus­to e inte­rés asis­tien­do a la tor­tu­ra públi­ca y matan­za de 54 toros en la tra­di­cio­nal nove­na cri­mi­nal de agos­to, como el acto social más impor­tan­te de las fies­tas patro­na­les, acom­pa­ña­do por un sane­drín de indi­vi­duos con car­gos públi­cos de seme­jan­tes bajos ins­tin­tos de bru­ta­li­dad en una repug­nan­te orgía de san­gre. Ade­más del des­cré­di­to per­so­nal por su impli­ca­ción, algo sub­je­ti­vo, difun­de una pési­ma ima­gen de la villa, el (d)efecto Bil­bao, en una Euro­pa sen­si­ble y sos­te­ni­ble. Debe­ría recor­dar que Bar­ce­lo­na se ha pro­cla­ma­do para admi­ra­ción del mun­do, jun­to con 69 ayun­ta­mien­tos cata­la­nes más, su con­di­ción de muni­ci­pio anti­tau­rino. Tam­bién miran­do a Cata­lun­ya una nación en ejem­plar e impa­ra­ble pro­gre­so iden­ti­ta­rio, debe­ría ente­rar­se cómo se orga­ni­za una con­sul­ta popu­lar para que la pobla­ción pue­da expre­sar su dere­cho a ele­gir la for­ma de gobierno que desea al mar­gen de la tira­nía monár­qui­ca espa­ño­la. Pero este alcal­de sólo mira a Madrid capi­tal de Espa­ña a don­de acu­de entu­sias­ma­do perió­di­ca­men­te a pre­sen­tar plei­te­sía pue­ble­ri­na, ser­vil com­ple­jo de la épo­ca fran­quis­ta, con diver­sos fes­te­jos loca­les que en dicha ciu­dad espa­ño­la no pare­ce les intere­sen para nada. Cada año via­ja con séqui­to para un acto tan absur­do como des­pil­fa­rra­dor, anun­ciar el empa­cho musi­cal Músi­ca-Musi­ka, o el bicen­te­na­rio del músi­co Juan Cri­sós­to­mo de Arria­ga como si allí no cono­cie­sen lo que son los con­cier­tos, y sino cual­quier otra excu­sa es bue­na como expli­car la Orde­nan­zas del Con­su­la­do de Bil­bao, etc.

En épo­cas de enor­me crí­sis eco­nó­mi­ca, y tam­bién de valo­res mora­les, toda­vía man­tie­ne una absur­da empre­sa para­mu­ni­ci­pal, Fun­da­ción Bil­bao 700, des­de 2000 para jus­ti­fi­car el capri­cho­so pues­to de su direc­to­ra cuyos esca­sos pero cos­to­sos fes­te­jos, entre otros “un tra­di­cio­nal exter­mi­nio de toros” para con­me­mo­rar el ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción de la Villa. Las acti­vi­da­des pre­sen­ta­bles de ran­go cul­tu­ral son todas pro­pias del Área de Cul­tu­ra, para ello exis­ten unos car­gos que se retri­bu­yen ade­más de una con­ce­ja­la (ir)responsable, un direc­tor del área de Turis­mo y Fies­tas, Gon­za­lo Ola­ba­rria y un pro­gra­ma­dor Enri­que Bos­que. Todo ello suce­de con el extra­ño con­sen­ti­mien­to de los gru­pos muni­ci­pa­les de la oposición.

Ante las pre­sio­nes de los comer­cian­tes y espe­cial­men­te de los hos­te­le­ros, al pare­cer un poder ade­más de des­pro­por­cio­na­do temi­ble, cede a todas sus pre­ten­sio­nes. Se anti­ci­pa la ilu­mi­na­ción comer­cial a una Navi­dad cada vez más des­fi­gu­ra­da de sus valo­res tra­di­cio­na­les con­tri­bu­yen­do a crear un pro­lon­ga­do pai­sa­je noc­turno ruti­na­rio, repe­ti­ti­vo y ago­bian­te, dura un docea­va par­te del año, con­ta­mi­nan­te y con­tra­pro­du­cen­te aun­que lo paguen los comer­cian­tes. Lo mis­mo auto­ri­za a los bares, con una influen­cia abso­lu­ta, a cerrar dos horas más tar­de en este perío­do con bana­les excu­sas de qué gene­ran acti­vi­dad incor­dian­do al vecin­da­rio, por temor a la inacep­ta­ble y des­me­su­ra­da pre­po­ten­cia de este gre­mio en nues­tro país, a los que se per­mi­ten toda cla­se de infrac­cio­nes y agre­sio­nes a la salud públi­ca. Des­de la impu­ni­dad para fumar has­ta las deplo­ra­bles con­di­cio­nes sani­ta­rias de los pintxos, la caren­cia de sus pre­cios visi­bles, la sucie­dad inte­rior jun­to a la barra, unos aseos deplo­ra­bles, el rui­do ambien­tal exte­rior, impu­ne ocu­pa­ción de ace­ras por los bebe­do­res y sus acce­so­rios y las con­se­cuen­cias de tales sesio­nes de inten­so con­su­mo, excre­men­ta­cio­nes diver­sas noc­tur­nas, daños a obje­tos, etc.

Como alcal­de es el máxi­mo res­pon­sa­ble de la des­hon­ro­sa fama, cono­ci­da en muchos ambien­tes cul­tu­ra­les, de ser la ciu­dad de una cier­ta impor­tan­cia euro­pea que más ha des­trui­do, des­fi­gu­ra­do o ridi­cu­li­za­do su patri­mo­nio monu­men­tal de ele­men­tos de enor­me rele­van­cia arqui­tec­tó­ni­ca, ico­no­gra­fi­ca e iden­ti­ta­ria, inclu­so cata­lo­ga­dos, en tiem­pos no béli­cos: Depó­si­to Fran­co, Ram­pas y Esca­le­ras de Uri­bi­tar­te, San­ta Ana de Bolue­ta, Mer­ca­do de la Ribe­ra, Alhón­di­ga, tri­bu­na y arco de San Mamés, Cuar­te­les de Gare­llano, edi­fi­cio Rag, Cen­tro de Desin­fec­ció­nes de Zan­koe­ta, Edi­fi­cio Bes­ga Asto­re­ka para Archi­vo Nacio­nal, su con­for­mi­dad con el derri­bo de la Esta­ción de Aban­do, la esca­sa sen­si­bi­li­dad en la amplia­ción del Tea­tro Cam­pos bajo las orde­nes de los extor­sio­na­do­res de la SGAE, per­di­da de sin­gu­la­ri­dad urba­na en la Pla­za Zabal­bu­ru, Pla­za Jado y Pla­za Arri­qui­bar, la vul­gar inter­ven­ción en la casa- torre de Uri­zar en Ira­la, la “pro­vi­den­cial” caí­da de la facha­da del base­rri de Aran­goi­ti refor­ma­do para cen­tro cívi­co o la afec­ción al entorno pro­te­gi­do de la anti­gua hari­ne­ra de El Pon­tón, actual ikas­to­la Abu­su en Bolue­ta, el inde­cen­te aspec­to del ábsi­de de la Cate­dral de San­tia­go, y el absur­do cie­rre de su extra­or­di­na­rio pór­ti­co, por una inefi­caz vigi­lan­cia de una Poli­cía Muni­ci­pal dedi­ca­da a mul­tar para recau­dar, la pér­di­da del carác­ter marí­ti­mo flu­vial de la Ría con el derri­bo de las bali­zas por­tua­rias en la mar­gen dere­cha, la nº 940 jun­to al puen­te de La Sal­ve y más recien­te­men­te la 930 jun­to al de Deus­tua. Tam­bién con­sis­tien­do amplia­ción de Eus­kal­du­na Jau­re­gia a cuen­ta del espa­cio públi­co exte­rior o inter­ven­cio­nes de enor­me tras­cen­den­cia urba­nís­ti­ca en áreas pri­vi­le­gia­das como el abe­rran­te cen­tro comer­cial Zubiar­te en Aban­doi­ba­rra, el ras­ca­cie­los de Iber­dro­la que apar­te de su haza­ña cons­truc­ti­va y su ren­di­mien­to publi­ci­ta­rio no apor­ta abso­lu­ta­men­te nada a una ciu­dad con un ensan­che cohe­ren­te y valio­so don­de se ha auto­ri­za­do la excen­tri­ci­dad cons­truc­ti­va de la sede del Depar­ta­men­to de Sani­dad en ala­me­da Rekal­de y admi­tien­do la incom­pren­si­ble incohe­ren­cia urba­nís­ti­ca de qué sea una ini­cia­ti­va pri­va­da inmo­bi­lia­ria quien deci­da el futu­ro de las 700 hec­tá­reas de Zorrotzau­rre de enor­me impor­tan­cia estra­té­gi­ca. Todo ello con el silen­cio com­pla­cien­te y cóm­pli­ce del socio de Gobierno, a la car­ta, EB res­pon­sa­ble de Urba­nis­mo y tam­bién del patri­mo­nio edi­fi­ca­do de la villa que ante la bar­ba­rie con los ele­men­tos cata­lo­ga­dos, asis­te indi­fe­ren­te a esta con­ti­nua catás­tro­fe cultural.

Para peor fina­li­zar el año, el sába­do 19 de diciem­bre, jun­to con el caci­que dipu­tado gene­ral biz­kai­ta­rra José Luis Bil­bao, igno­ró la mani­fes­ta­ción ¡Egun­ka­ria Libre! de apo­yo al dia­rio en eus­ke­ra en la que unas 30.000 per­so­nas con sen­ti­do de la dig­ni­dad cul­tu­ral mos­tra­mos nues­tra adhe­sión a los pro­ce­sa­dos, a la len­gua pro­pia del país y el recha­zo a la agre­sión de su cie­rre sufri­da des­de Espa­ña. En cam­bio, si tuvo inte­rés en asis­tir al día siguien­te, alter­nan­do con un gru­pi­to de polí­ti­cos repre­sen­tan­tes polí­ti­cos del GAL, de la dic­ta­du­ra, poli­cías diver­sos y algu­nos alle­ga­dos a una de las múl­ti­ples reunio­nes públi­cas de las diver­sas hor­das de pre­sión anti­vas­cas y ren­co­ro­sas fran­qui­cias auto­de­no­mi­na­das “víc­ti­mas del terro­ris­mo” (sic). En Eus­kal Herria el úni­co terro­ris­mo que ha exis­ti­do fue el de los suble­va­dos mili­ta­res fas­cis­tas de 1936, los milla­res de encar­ce­la­dos, fusi­la­mien­tos y los bom­bar­deos de Duran­go, Otxan­dio, Ger­ni­ka, etc. y la lar­ga repre­sión pos­te­rior has­ta la actua­li­dad. Es pre­ci­so seña­lar que el alcal­de de Donos­tia, Odón Elor­za sobre esta far­sa de jui­cio pro­mo­vi­do por unos ultra­de­re­chis­tas anti­vas­cos, ade­más de mani­fes­tar su preo­cu­pa­ción e inte­rés por el asun­to, ha decla­ra­do: “Es una pena que siga ade­lan­te el jui­cio y que no haya una reti­ra­da de car­gos (…). Des­co­noz­co cómo se va a resar­cir a los per­ju­di­ca­dos. Oja­lá ten­ga un final feliz, esto es, la abso­lu­ción para los incul­pa­dos… y que la Jus­ti­cia res­plan­dez­ca en mayor medi­da”. Para Azku­na y su por­ta­voz, El Correo (del) Espa­ñol todo es ETA. Con­ti­nua­men­te está hacien­do el rídículo.

En otras mani­fes­ta­cio­nes como la del 14 de febre­ro de 2009 con­tra la ile­ga­li­za­ción de Demo­kra­zia 3 Mili­oi, dos sema­nas antes de las elec­cio­nes, ante la sor­pren­den­te e indis­cri­mi­na­da bes­tia­li­dad repre­si­va de una Ertzain­tza enlo­que­ci­da en luga­res cén­tri­cos de la villa en una demen­cia­les decla­ra­cio­nes le preo­cu­pa­ron más unos con­te­ne­do­res vol­ca­dos que los nume­ras per­so­nas, inclu­so muchos veci­nos aje­nos a la pro­tes­ta, sal­va­je­men­te golpeados.

Jamás se ha intere­sa­do, mos­tran­do un vul­gar y chu­les­co des­pre­cio, por las tor­tu­ras, el tra­to y las con­di­cio­nes de estan­cia en las cár­ce­les de exter­mi­nio espa­ño­las de excon­ce­ja­les, car­gos públi­cos y nume­ro­sos veci­nos de la villa, dete­ni­dos, veja­dos y sus fami­lia­res con­ti­nua­men­te humi­lla­dos. Con un alta­ne­ro talan­te igno­ra la anual mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción, unas 42.000 per­so­nas de múl­ti­ples par­ti­dos excep­to el suyo, del pri­mer sába­do del año de Etxe­rat que con el lema ¡Eus­kal Pre­soak, Eus­kal Herri­ra!, una vez más ha reco­rri­do las calles de Bil­bao para demos­trar que el pue­blo vas­co, este peque­ño y prohi­bi­do país, tie­ne las ideas muy cla­ras y está indu­da­ble­men­te con los 742 pre­sos al día de hoy dis­per­sos en 86 cár­ce­les entre Espa­ña y Francia

El bron­co alcal­de Azku­na es un caso que a su pro­pio par­ti­do debe­ría preo­cu­par. Ha sido muy elo­gia­do por el PP, sec­ta fas­cis­ta a la que podría per­te­ne­cer ya que se ase­me­ja bas­tan­te en sus acti­tu­des. Es el favo­ri­to del perió­di­co espa­ñol El Correo, que le foto­gra­fía en por­ta­da tum­ba­do en la cama de su dor­mi­to­rio, agra­de­cien­do las con­ti­nuas exclu­si­vas del Ayun­ta­mien­to hacia este medio de con­ta­mi­na­ción de la dere­cha espa­ño­lis­ta, la refe­ren­cia para dema­sia­dos afi­lia­dos y batxo­kis. Inclu­so a un aten­to obser­va­dor le cos­ta­ría encon­trar algún matiz de nacio­na­lis­ta vas­co en este car­go popu­lis­ta, un bil­baino de vecin­dad, sano­te, popu­la­che­ro, gua­són, como aque­llos que tan­to han gus­ta­do siem­pre en Espa­ña, en la dic­ta­du­ra y aho­ra. ¿A quién quie­re enga­ñar, o pre­ten­de atraer­se los votos de al dere­cha espa­ño­la para per­pe­tuar el man­da­to? ¡Que ver­güen­za de alcalde!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.