Corrien­te Roja ante la muer­te de Jon Anza

http://farm1.static.flickr.com/200/459271816_e41518e69c.jpg

Ante la apa­ri­ción sin vida del mili­tan­te de ETA, Jon Anza, des­de Corrien­te Roja, que­re­mos en pri­mer lugar rati­fi­car nues­tras con­do­len­cias a sus fami­lia­res y ami­gos.

Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, los mis­mos que han guar­da­do un dis­ci­pli­na­do silen­cio duran­te un año en torno a la des­apa­ri­ción de este mili­tan­te aber­tza­le, han resuel­to dar el caso por cerra­do en medio de abi­ga­rra­dos artícu­los de opi­nión y edi­to­ria­les en los que se mez­cla­ba lo que ocul­ta­ron hace un año, la pro­pia des­apa­ri­ción, con su adhe­sión inque­bran­ta­ble a las tesis del Minis­te­rio de Inte­rior.

Pero cual­quier medio de comu­ni­ca­ción que se pre­cie de obje­ti­vo no pue­de dejar de reco­no­cer que la muer­te de Jon Anza sigue rodea­da de muchí­si­mas inte­rro­gan­tes. Según los datos faci­li­ta­dos por la poli­cía fran­ce­sa, Jon Anza des­apa­re­ce el 18 de Abril de 2009 en Baio­na, su fami­lia denun­cia la des­apa­ri­ción el 18 de mayo y un día des­pués la pro­cu­ra­do­ra de Baio­na, Anne Kaya­na­kis, abre la inves­ti­ga­ción por “des­apa­ri­ción inquie­tan­te”, enco­men­dan­do su bús­que­da a la poli­cía judi­cial. Con una orden judi­cial de bús­que­da, una cam­pa­ña inter­na­cio­nal denun­cian­do su des­apa­ri­ción y res­pon­sa­bi­li­zan­do a los gobier­nos fran­ce­ses y espa­ñol de la mis­ma, una per­so­na como Joan Anza, con una nota­ble ficha poli­cial tras haber sido pre­so duran­te más de dos déca­das ¿Cómo es posi­ble que esté 11 meses en una mor­gue sin que nadie sepa nada?

Según la infor­ma­ción de la fami­lia, Jon se des­pi­de de su com­pa­ñe­ra el 18 de abril sin que, a par­tir de ahí, se vol­vie­ra a saber nada de él. Según la poli­cía Jon es encon­tra­do en un par­que de Tou­lou­se con un infar­to el 29 de ese mis­mo mes. ¿Don­de estu­vo enton­ces Jon Anza esos 11 días?

Tras la iden­ti­fi­ca­ción el pasa­do día 12 de mar­zo del cadá­ver de Jon, se infor­ma que “el cuer­po no pre­sen­ta­ba lesio­nes exter­nas, heri­das, ni sig­nos de vio­len­cia” y que la muer­te le sobre­vino por una afec­ción car­dia­ca. Sin tan evi­den­tes son esos datos, si es ade­más prác­ti­ca­men­te impo­si­ble demos­trar tor­tu­ras cuan­do ha trans­cu­rri­do un año, cuan­do se cier­nen un mon­tón de inte­rro­gan­tes sobre la muer­te del mili­tan­te de ETA y hay una cam­pa­ña inter­na­cio­nal de denun­cia ¿por qué se denie­ga algo tan sen­ci­llo como que pudie­ra estar pre­sen­te en la autop­sia un médi­co de con­fian­za de la fami­lia? Jon Anza, según el infor­me poli­cial, reapa­re­ce el 29 de Abril en medio de una evi­den­te cri­sis de salud, es ingre­sa­do en el Hos­pi­tal Pur­pan tras su reani­ma­ción, don­de murió. Si tan obvios son esos hechos ¿por qué aún hoy, en nom­bre del secre­to judi­cial, se sigue dene­gan­do a la fami­lia el his­to­rial clí­ni­co de Jon Anza?

Según se hizo eco de la noti­cia el dia­rio El Mun­do, el 20 de mayo, dos días des­pués de que la fami­lia de Jon Anza denun­cia­ra su des­apa­ri­ción, un gru­po de guar­dias civi­les aban­do­na­ba apre­su­ra­da­men­te Tou­lou­se, sin tiem­po de recu­pe­rar dos pis­to­las que deja­ron aban­do­na­das bajo un col­chón del apartho­tel Ada­gio. Si este hecho no guar­da rela­ción algu­na con la des­apa­ri­ción de Jon Anza, ¿Por qué el Minis­te­rio de Inte­rior no da una expli­ca­ción a unos hechos tan extra­ños?

Lejos de resol­ver las inte­rro­gan­tes, el Minis­tro Rubal­ca­ba ha deci­di­do disi­par las dudas a gol­pe de ame­na­zas de pro­ce­sa­mien­to al que las plan­tee. Éste es el Esta­do de dere­cho del que pre­su­me el Gobierno y toda la cor­te mediá­ti­ca.

Sea cual sea la reso­lu­ción de esas inte­rro­gan­tes, es un hecho cier­to y pro­ba­do judi­cial­men­te que en la déca­da de los 80, des­de el Esta­do se ampa­ró, armó y finan­ció el GAL, pre­ci­sa­men­te bajo un Gobierno del PSOE. Aque­lla acti­vi­dad dejó un sal­do de 26 ase­si­na­tos pro­ba­dos, pese a lo cual per­so­na­jes de aque­lla tra­ma como el comi­sa­rio José Ame­do o diri­gen­tes socia­lis­tas impli­ca­dos como Rafael Vera, son hoy repu­tados ciu­da­da­nos. De aque­lla acti­vi­dad que­da­ran exi­mi­dos de res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas el Gobierno espa­ñol y el fran­cés.

Son estos hechos pro­ba­dos del terro­ris­mo de Esta­do y las inte­rro­gan­tes que se cier­nen sobre este caso, lo que hace más que líci­ta la cer­te­za moral de que Jon Anza murió víc­ti­ma de esa ley del talión que apli­can los que se lle­nan la boca de demo­cra­cia y Esta­do de dere­cho, pero viven inten­tan­do “resol­ver” los pro­ble­mas de los pue­blos des­de las cloa­cas del Esta­do.

Corrien­te Roja nos suma­mos a la exi­gen­cia de inves­ti­ga­ción en toda regla, que acla­re sin el menor géne­ro de dudas todas las inte­rro­gan­tes abier­tas sobre la muer­te de Jon Anza. Exi­gir esa inves­ti­ga­ción debe­ría ser una obli­ga­ción de toda orga­ni­za­ción polí­ti­ca, sin­di­cal o social que se deno­mi­ne demo­crá­ti­ca, más allá de la opi­nión que le merez­ca el con­flic­to vas­co.

La muer­te de Jon nos reafir­ma en la impe­rio­sa nece­si­dad de una sali­da polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca del con­flic­to de Eus­kal Herria, en don­de el pue­blo vas­co pue­da deci­dir libre y demo­crá­ti­ca­men­te sobre su des­tino.

Coor­di­na­do­ra Esta­tal de Corrien­te Roja

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *