El Tri­bu­nal Supre­mo absuel­ve a la alcal­de­sa de Her­na­ni

El Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol ha revo­ca­do la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal que con­de­nó a un año de pri­sión y sie­te de inha­bi­li­ta­ción a la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, por haber pedi­do un aplau­so para Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en un acto polí­ti­co en Iru­ñea. 

MADRID-. Cua­tro de los cin­co magis­tra­dos que com­po­nen la Sala de lo Penal del Tri­bu­nal Supre­mo –Joa­quín Jimé­nez (ponen­te), Juan Ramón Ber­du­go, Luciano Vare­la y José Anto­nio Mar­tín Pallín– se han mos­tra­do par­ti­da­rios de revo­car la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal al enten­der que las decla­ra­cio­nes de la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, en el Anai­ta­su­na de Iru­ñea no fue­ron deli­to y están ampa­ra­das por la liber­tad de expre­sión.

El fallo cuen­ta con el voto par­ti­cu­lar del juez Julián Sán­chez Mel­gar, que era favo­ra­ble a rati­fi­car la con­de­na por «enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo».

Duran­te la vis­ta que se cele­bró el pasa­do 18 de febre­ro para ana­li­zar los recu­ros pre­sen­ta­dos a la sen­ten­cia, la Fis­ca­lía pidió que se rati­fi­ca­ra la con­de­na de un año de pri­sión y sie­te de inha­bi­li­ta­ción impues­ta a Bei­tia­la­rran­goi­tia. La defen­sa pidió la abso­lu­ción ale­gan­do que se había vul­ne­ra­do el dere­cho a la liber­tad de expre­sión e ideo­ló­gi­ca y el Supre­mo ha esti­ma­do aho­ra ese recur­so.

El Supre­mo afir­ma que en las pala­bras de Bei­tia­la­rran­goi­tia «no exis­tió exal­ta­ción del terro­ris­mo ni de sus auto­res» y que «nada apa­re­ce en sus expre­sio­nes que pudie­ra esti­mar­se ni ala­ban­za o jus­ti­fi­ca­ción por el aten­ta­do a la T‑4 ni a la pre­sun­ta inter­ven­ción de ellos [Mat­tin Sara­so­la e Igor Por­tu] en tal aten­ta­do».

En opi­nión de la Sala, «que­da más cla­ro la exte­rio­ri­za­ción de un cari­ño hacia ellos y de una cer­ca­nía per­so­nal, y eso que­da fue­ra del tipo penal».

Según se reco­ge en la sen­ten­cia, «la natu­ra­le­za de las expre­sio­nes pro­fe­ri­das valo­ra­das tan­to en su lite­ra­li­dad como con­tex­tua­li­za­das en el acto en el que fue­ron pro­nun­cia­das, la ausen­cia de todo gri­to, home­na­je o con­sig­na diri­gi­do a enal­te­cer a la acti­vi­dad de ETA o los hechos impu­tados a Por­tu y Sara­so­la, todo este con­jun­to de datos con­du­cen, en opi­nión de la Sala que la con­clu­sión de que no hubo exal­ta­ción o ala­ban­za del terro­ris­mo ni de Igor Por­tu y Mar­tín Sara­so­la por su pre­sen­te actua­ción en la T‑4, sino una denun­cia por las tor­tu­ras que se dicen come­ti­das y enla­za­do con ellos, el envío de un calor y cer­ca­nía que les per­mi­tie­ra supe­rar esa situa­ción y que se con­cre­ta en la expre­sión ¡Os que­re­mos!».

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *