El Tri­bu­nal Supre­mo absuel­ve a la alcal­de­sa de Hernani

El Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol ha revo­ca­do la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal que con­de­nó a un año de pri­sión y sie­te de inha­bi­li­ta­ción a la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, por haber pedi­do un aplau­so para Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en un acto polí­ti­co en Iru­ñea. 

MADRID-. Cua­tro de los cin­co magis­tra­dos que com­po­nen la Sala de lo Penal del Tri­bu­nal Supre­mo –Joa­quín Jimé­nez (ponen­te), Juan Ramón Ber­du­go, Luciano Vare­la y José Anto­nio Mar­tín Pallín– se han mos­tra­do par­ti­da­rios de revo­car la sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal al enten­der que las decla­ra­cio­nes de la alcal­de­sa de Her­na­ni, Marian Bei­tia­la­rran­goi­tia, en el Anai­ta­su­na de Iru­ñea no fue­ron deli­to y están ampa­ra­das por la liber­tad de expresión.

El fallo cuen­ta con el voto par­ti­cu­lar del juez Julián Sán­chez Mel­gar, que era favo­ra­ble a rati­fi­car la con­de­na por «enal­te­ci­mien­to del terrorismo».

Duran­te la vis­ta que se cele­bró el pasa­do 18 de febre­ro para ana­li­zar los recu­ros pre­sen­ta­dos a la sen­ten­cia, la Fis­ca­lía pidió que se rati­fi­ca­ra la con­de­na de un año de pri­sión y sie­te de inha­bi­li­ta­ción impues­ta a Bei­tia­la­rran­goi­tia. La defen­sa pidió la abso­lu­ción ale­gan­do que se había vul­ne­ra­do el dere­cho a la liber­tad de expre­sión e ideo­ló­gi­ca y el Supre­mo ha esti­ma­do aho­ra ese recurso.

El Supre­mo afir­ma que en las pala­bras de Bei­tia­la­rran­goi­tia «no exis­tió exal­ta­ción del terro­ris­mo ni de sus auto­res» y que «nada apa­re­ce en sus expre­sio­nes que pudie­ra esti­mar­se ni ala­ban­za o jus­ti­fi­ca­ción por el aten­ta­do a la T‑4 ni a la pre­sun­ta inter­ven­ción de ellos [Mat­tin Sara­so­la e Igor Por­tu] en tal atentado».

En opi­nión de la Sala, «que­da más cla­ro la exte­rio­ri­za­ción de un cari­ño hacia ellos y de una cer­ca­nía per­so­nal, y eso que­da fue­ra del tipo penal».

Según se reco­ge en la sen­ten­cia, «la natu­ra­le­za de las expre­sio­nes pro­fe­ri­das valo­ra­das tan­to en su lite­ra­li­dad como con­tex­tua­li­za­das en el acto en el que fue­ron pro­nun­cia­das, la ausen­cia de todo gri­to, home­na­je o con­sig­na diri­gi­do a enal­te­cer a la acti­vi­dad de ETA o los hechos impu­tados a Por­tu y Sara­so­la, todo este con­jun­to de datos con­du­cen, en opi­nión de la Sala que la con­clu­sión de que no hubo exal­ta­ción o ala­ban­za del terro­ris­mo ni de Igor Por­tu y Mar­tín Sara­so­la por su pre­sen­te actua­ción en la T‑4, sino una denun­cia por las tor­tu­ras que se dicen come­ti­das y enla­za­do con ellos, el envío de un calor y cer­ca­nía que les per­mi­tie­ra supe­rar esa situa­ción y que se con­cre­ta en la expre­sión ¡Os queremos!».

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.