La cloa­ca elec­to­ral colom­bia­na por ABP

La poli­ti­que­ría elec­to­ral colom­bia­na esta tra­ba­jan­do fre­né­ti­ca­men­te sobre un loda­zal de muer­tos, angus­tias, nece­si­da­des insa­tis­fe­chas del pue­blo. El sumo o Fact­tum social esta deter­mi­na­do por el mie­do, el terror que se sien­te al mani­fes­tar opi­nio­nes libres, por tal razón, no hay pro­pues­ta polí­ti­ca que ten­ga que ver con los gran­des pro­ble­mas nacio­na­les, exis­te una fla­gran­te dis­fun­cio­na­li­dad entre las pro­pues­tas polí­ti­cas elec­to­ra­les y las cala­mi­da­des socia­les de millo­nes de colom­bia­nos. Las emba­rra­das en el cam­po diplo­má­ti­co y el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, gober­nar sin escrú­pu­los úni­ca­men­te para los ricos, sin polí­ti­ca social, sus víncu­los con la lum­pen mafia, su cri­mi­na­li­dad al des­cu­bier­to, mas la pér­di­da del mer­ca­do Vene­zo­lano y la impo­si­bi­li­dad de sacar a Chá­vez del gobierno por el méto­do para­co, pren­die­ron las alar­mas oli­gár­qui­cas e impe­ria­les. De ahí que así se pre­ten­da mos­trar al mun­do, que la deci­sión de la Cor­te cons­ti­tu­cio­nal de decla­rar inexe­qui­ble la reelec­ción Uri­bis­tas por segun­da vez, fue un acto autó­no­mo y jurí­di­co, para cual­quier cons­pi­cuo enten­de­dor sabe que fue un acto polí­ti­co a cua­tro ban­das para reaco­mo­dar el esta­tus quo y aumen­tar la legi­ti­mi­dad a quien vie­ne de pre­si­den­te. Era impen­sa­ble sos­te­ner un ter­cer man­da­to ante la caí­da ver­ti­gi­no­sa, el des­pres­ti­gio insos­te­ni­ble de Uri­be Vélez, cada vez mas repu­dia­do por el pue­blo colom­biano. Ellos actua­ron en con­se­cuen­cia para sal­var su pro­pia hegemonía.

El epi­so­dio de Uri­be Vélez impues­to median­te un des­ca­ra­do frau­de cri­mi­nal, le fue nece­sa­rio tác­ti­ca­men­te al régi­men pero estra­té­gi­ca­men­te se esta con­vir­tien­do en un desas­tre: Gene­ro gran­des fisu­ras, frac­tu­ró y pola­ri­zó la socie­dad, que­bró al Esta­do, empo­bre­ció a millo­nes e hizo de Colom­bia un Esta­do paria; envi­le­ció la con­di­ción huma­na y rom­pió los hilos de la soli­da­ri­dad social: El fin jus­ti­fi­ca los medios, ese lega­do de terror, lo han usa­do siem­pre, solo que en estos ocho años se des­nu­do dema­sia­do, para des­ba­ra­tar el ascen­so de las luchas socia­les por venir, según la visión de cla­se de la oli­gar­quía colombiana.

Al no lograr del todo sus metas de des­ha­cer­se del enemi­go insur­gen­te con el: “Si no estas con­mi­go esta con­tra mi”, solo les que­da inten­tar nue­vas y ate­nua­das ver­sio­nes para el con­su­mo popu­lar, median­te los ofi­cios de la hie­na San­tos y su cre­tino vice­pre­si­den­te Ange­lino Gar­zón, inven­ta­do a ulti­mo momen­to; Par­do Rue­da, Noe­mí Sanin, Ger­man Var­gas Lle­ras, Enri­que Peña­lo­sa, Ser­gio fajar­do y los des­va­lo­ri­za­dos Lucho Gar­zo y Petro entre otros, nin­guno de ellos aban­do­na­ra la polí­ti­ca de la segu­ri­dad nacio­nal y el enemi­go interno, y no duda­ran en usar la san­gui­na­ria gue­rra sucia con­tra el pueblo.
 
El valor del voto

Muy poco sig­ni­fi­ca votar para un caren­te de pri­vi­le­gios, con su voto solo ali­men­ta espe­jis­mos mediá­ti­cos, la reali­dad cam­bia­ra pero para peor, des­afor­tu­na­da­men­te son las reglas de jue­go de la anti­de­mo­cra­cia colom­bia­na. Mien­tras para el poder cons­ti­tui­do de los sec­to­res pri­vi­le­gia­dos, estas elec­cio­nes repre­sen­tan un res­pi­ro en su estra­te­gia de lim­piar for­mal­men­te su cara del lega­do nar­co para­Uri­bis­ta, entra a jugar su rele­gi­ti­ma­ción de su poder ile­gi­ti­mo de fac­to, sin olvi­dar­se de sus méto­dos: El mie­do, el ame­dren­ta­mien­to, el cri­men, la mor­da­za, la men­ti­ra y la entre­ga de la sobe­ra­nía, así con­fi­gu­ren una nue­va cara que los “legi­ti­me” media­ti­ca­men­te y man­ten­gan el domi­nio hege­mó­ni­co pac­ta­do con el impe­rio yan­qui a cos­ta de la entre­ga de los recur­sos natu­ra­les colom­bia­nos sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción para el país.

Tal estra­te­gia legi­ti­ma­do­ra vie­ne acom­pa­ña­da de la nece­sa­ria opo­si­ción de siem­pre, la cali­fi­ca­da de legal rigu­ro­sa­men­te des­co­nec­ta­da del mar­xis­mo, y así y todo tole­ra­ble solo has­ta el 10% del con­gre­so, gober­na­cio­nes y alcal­días. Más allá de ese por­cen­ta­je de los votos, reapa­re­ce el fan­tas­ma de la UP a quien des­apa­re­cie­ron a san­gre y fuego.

La mecá­ni­ca elec­to­ral dominante.

Los tra­ba­ja­do­res de la cos­ta cari­be colom­bia­na, para con­ser­var sus mal paga­dos pues­tos tie­nen una cuo­ta mini­ma de votos para entre­gar­les a los can­di­da­tos de sus emplea­do­res, por ejem­plo: los Fuad Char Abda­la con la cade­na de súper tien­das OLIMPICAS ya tie­ne garan­ti­za­do sus curu­les al sena­do y cáma­ra, como tam­bién lo hacen los gran­des empre­sa­rios del sin­di­ca­to antio­que­ño, o el mega con­tra­tis­ta esta­tal Uri­bis­ta de la cons­truc­ción William Vélez, o los agro­in­dus­tria­les del valle; o los oli­go­pó­li­cos gru­pos San­to domin­go, Ardi­la Lule, o el ban­que­ro Luis Car­los Sar­mien­to Angu­lo; Jun­tos com­pran la repre­sen­ta­ción deci­so­ria en el con­gre­so y neu­tra­li­zan a los demás para que sus nego­cios sigan obte­nien­do las mas astro­nó­mi­cas uti­li­da­des, siem­pre lo han hecho.
La revis­ta sema­na calcu­lo que la cam­pa­ña para sena­dor que ten­ga opcio­nes de ser ele­gi­do para la repro­duc­ción del poder del esta­ble­ci­mien­to vale 5000 millo­nes de pesos, 2.5 millo­nes de dóla­res; un repre­sen­tan­te 2000 millo­nes de pesos, 1 millón de dólares.

El total del con­gre­so vale: 102 sena­do­res a 2.5 millo­nes dóla­res mas 166 repre­sen­tan­tes a 1 millón de dóla­res = 421 millo­nes de dóla­res. Ese dine­ro que los empre­sa­rios y o gran­des cacaos invier­ten, así lo lla­man, lo recu­pe­ran vía pre­cios, exen­cio­nes de impues­tos, con­tra­ta­ción en máxi­mo tres meses y todos ellos felices.

Es nece­sa­rio reco­no­cer que a pesar de las difi­cul­ta­des impues­tas por el régi­men, exis­ten valio­sos can­di­da­tos alter­na­ti­vos, inclu­yen­do a algu­nos del mis­mo PDA, que sus cam­pa­ñas se hacen en extre­ma­das con­di­cio­nes inequi­ta­ti­vas y des­fa­vo­ra­bles, por ello su elec­ción vale un Poto­sí y expre­sa de algu­na for­ma una ten­den­cia de la lucha social al ser ele­gi­dos con voto cua­li­fi­ca­do y con­cien­te de la fran­ja de opi­nión revo­lu­cio­na­ria o inde­pen­dien­te que exis­te como pro­duc­to del pro­pio tra­ba­jo de masas, que ve váli­da a pesar de las con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas, la lucha elec­to­ral para man­te­ner una luz abier­ta ante tan­ta oscuridad.

Al com­prar sus pro­pios can­di­da­tos en la ofer­ta poli­ti­que­ra mer­ce­na­ria par­ti­dis­ta de ofi­cio al gran capi­tal y al Impe­rio: llá­me­se Par­ti­do de la U, Cam­bio radi­cal, Alas Colom­bia, par­ti­do Libe­ral, par­ti­do Con­ser­va­dor, Com­pro­mi­so Ciu­da­dano, par­ti­do Ver­de y el sec­tor Petris­ta del PDA; se ase­gu­ran del con­trol de las deci­sio­nes de las polí­ti­cas del Esta­do en sus tres ramas, sin olvi­dar que son los mis­mos que apo­ya­ron sin reato de nin­gu­na cla­se el pro­yec­to cri­mi­nal de la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, para con­te­ner a la Colom­bia que explotan.

Com­pra­dos los diri­gen­tes poli­ti­que­ros mer­ce­na­rios, estos a su vez com­pran gra­tis los votos de los de los fun­cio­na­rios públi­cos de los orga­nis­mos depar­ta­men­ta­les y muni­ci­pa­les, de los maes­tros nom­bra­dos recien­te­men­te, de los bene­fi­cia­rios de los pro­gra­mas de: Guar­da bos­ques, madres comu­ni­ta­rias, fami­lias en acción, bonos de merien­da esco­lar. Auna­do a ello, dis­po­nen de sus insos­la­ya­bles alian­zas con las cipa­yos y genu­fle­xas Pro yan­quis fuer­zas mili­ta­res; que a su vez con sus des­pro­por­cio­na­dos pre­su­pues­tos com­pran infor­man­tes, sapos, dela­to­res, infil­tra­dos, caza recom­pen­sas, sica­rios etc., y los con­vier­ten en pro­xe­ne­tas elec­to­ra­les al ser­vi­cio de la gran mafia de mafias, la lla­ma­da demo­cra­cia colom­bia­na. Como diji­mos, este anda­mia­je es finan­cia­do en últi­mas con recur­sos del mis­mo pue­blo colombiano.

Los pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les de has­ta con menos de 50 dóla­res men­sua­les, lega­do de la cloa­ca Uri­bis­ta para­ca, diz­que lla­ma­dos pro­yec­tos socia­les de la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” o el mis­mí­si­mo terro­ris­mo de Esta­do. En elec­cio­nes estas dadi­vas fun­cio­nan como una gigan­tes­ca extor­sión tari­fa­da en votos. Cuan­to mise­ra­ble se acer­que al Esta­do, no sola­men­te esta obli­ga­do a dar su voto, sino a lle­var a otros mise­ra­bles a votar por quien orde­ne el fun­cio­na­rio públi­co o con­tra­tis­ta, lugar­te­nien­tes de la gran cosa Nos­tra, so pena de per­der los “bene­fi­cios”.

Para­le­la­men­te la Mass media hace su agos­to con lo que que­da por fue­ra de los ten­tácu­los direc­tos: se encar­ga de la gran masa, para que voten por cual­quie­ra de los can­di­da­tos de la hege­mo­nía que se reci­cla cua­tre­nio a cua­tre­nio. Como no hay pro­pues­tas par­ti­dis­tas, por­que en Colom­bia no exis­ten par­ti­dos polí­ti­cos: más bien son aso­cia­cio­nes delic­ti­vas para que­dar­se con el pre­su­pues­to nacio­nal, se com­por­tan como ver­da­de­ras empre­sas elec­to­ra­les al ser­vi­cio de un jefe visi­ble, capa­taz de un jefe invi­si­ble, ver­da­de­ras ban­das de asal­tan­tes a la caza de los des­va­li­dos, con­fun­di­dos, igno­ran­tes, adu­la­do­res, reli­gio­sos etc.; recu­rren a lo bala­dí. En gene­ral: De los pobres que ven har­ta tele­vi­sión, de los apa­sio­na­dos del fut­bol espec­tácu­lo o de los que van los domin­gos a misa.

El asun­to es ir por la pre­sea dora­da: La des­po­li­ti­za­ción de las masas, pues­to que la opi­nión es la urna vir­tual crea­da arti­fi­cial­men­te para tabu­lar las opi­nio­nes pros­ti­tui­das e indu­ci­das por los medios masi­vos de manipulación.

En Colom­bia no hay opi­nión por­que sen­ci­lla­men­te no hay democracia.

El famo­so esta­do de opi­nión Uri­bis­ta del que tan­to hablan los pro­pa­gan­dis­tas y ana­lis­tas del régi­men es un vul­gar embe­le­co cons­trui­dos arti­fi­cial­men­te al rit­mo de las mani­pu­la­das encuestas.
De ahí que en las gran­des ciu­da­des con algu­na fran­ja de opi­nión inde­pen­dien­te, la gen­te reci­be la pre­sión de dece­nas de can­di­da­tos que ato­si­gan de men­sa­jes pro­pios de la patria boba: Con con­te­ni­dos inve­ro­sí­mi­les, ano­di­nos, inde­cen­tes, hue­cos, hue­ros, nimios, algo así como que voten por mí, por­que yo soy bue­na per­so­na y ten­go una son­ri­sa anti­co­mu­nis­ta. Los dis­pa­ra­ta­dos argu­men­tos de sus can­di­da­tu­ras vie­nen acom­pa­ña­dos para que voten en un país dis­fun­cio­nal a la Colom­bia real, para lo cual usan los mas vul­ga­res méto­dos: fies­tas, parran­das, comi­lo­nas, tra­go por mon­to­nes, “músi­ca” rui­do­sa, vul­gar y deca­den­te de taber­na para que nadie escu­che a nadie y solo hablen las risi­tas hipó­cri­tas de los can­di­da­tos que por cosas de la magia elec­to­ral se vuel­ven mas socia­bles y com­pren­si­vos que sor tere­sa de Calcuta.

La para­do­ja dialéctica.

Y sin embar­go, esta tra­ge­dia de com­pra y ven­ta de con­cien­cias, no con­ven­ce de nin­gu­na for­ma al 65% de los elec­to­res. Ver regis­tra­du­ría del esta­do civil, últi­mas elec­cio­nes: Esa es la gran­de­za de Colombia.

Seme­jan­te ener­gía poten­cial abs­ten­cio­nis­ta nece­si­ta de una pro­pues­ta polí­ti­ca demo­crá­ti­ca que visi­bi­li­ce masi­va­men­te nues­tra reali­dad, es el gran reto del momen­to, con lo cual del régi­men no que­da­ría pie­dra sobre piedra.
 ¿El pro­ble­ma es quien y con que legi­ti­mi­dad se pue­de con­vo­car a millo­nes de exclui­dos si no se hace des­de aba­jo, des­de los sue­ños de millo­nes, ante tan­ta incredulidad?
 
Tal pers­pec­ti­va es inima­gi­na­ble con­tem­plar­la ante el sofis­ma de las elec­cio­nes actua­les, máxi­me si se sata­ni­zo el hablar de paz, de Chá­vez, del socia­lis­mo, de la demo­cra­cia. Hablar de paz, recon­ci­lia­ción, reen­cuen­tro, nego­cia­ción polí­ti­ca del con­flic­to, jus­ti­cia, equi­dad, pre­dis­tri­bu­ción de la rique­za se con­vir­tió en un deli­to con pena capital.

A la cen­su­ra le sigue la auto­cen­su­ra, muy pocos dicen cosas que ten­gan que ver con la tra­ge­dia colom­bia­na y menos los res­pon­sa­bles de ella des­de las usi­nas hege­mó­ni­cas. La cam­pa­ña elec­to­re­ra trans­cu­rre, a pesar de que el olor mor­tuo­rio de la gigan­tes­ca fosa con más de 2000 per­so­nas ase­si­na­das por la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, la con­fian­za inver­sio­nis­ta y la cohe­sión social, se expan­de por el país y el mun­do: El gran deba­te ausen­te en esta puja elec­to­ral, acla­ro, cir­co o far­sa, como lo dice Anto­nio Caballero.
 
Es evi­den­te por que la oli­gar­quía no quie­re la nego­cia­ción polí­ti­ca con la insur­gen­cia colom­bia­na. Si en estos momen­tos, por ejem­plo, se inten­ta­ran unos diá­lo­gos, Colom­bia ente­ra se con­ver­ti­ría en un gigan­tes­co Caguan, don­de llo­ve­rían millo­nes de sueños.

Des­de el gobierno de Cesar Gavi­ria a nues­tros días se han ase­si­na­do a más de 120000 colom­bia­nos, y des­pla­za­dos según algu­nas inves­ti­ga­cio­nes más de 450000 colom­bia­nos. Las ban­das ase­si­nas del gobierno han reco­no­ci­do más de 30000 de esos muer­tos. En cual­quier país decen­te eso seria una cala­mi­dad, un gigan­tes­co luto nacio­nal, una heca­tom­be. Ya se habrían cons­ti­tui­dos nume­ro­sos tri­bu­na­les al esti­lo Nurem­berg para cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles por el geno­ci­dio. Las­ti­mo­sa­men­te en Colom­bia tal acto de mera jus­ti­cia cabe en la jus­ti­cia de los pue­blos, en la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria.  

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.