La cloa­ca elec­to­ral colom­bia­na por ABP

La poli­ti­que­ría elec­to­ral colom­bia­na esta tra­ba­jan­do fre­né­ti­ca­men­te sobre un loda­zal de muer­tos, angus­tias, nece­si­da­des insa­tis­fe­chas del pue­blo. El sumo o Fact­tum social esta deter­mi­na­do por el mie­do, el terror que se sien­te al mani­fes­tar opi­nio­nes libres, por tal razón, no hay pro­pues­ta polí­ti­ca que ten­ga que ver con los gran­des pro­ble­mas nacio­na­les, exis­te una fla­gran­te dis­fun­cio­na­li­dad entre las pro­pues­tas polí­ti­cas elec­to­ra­les y las cala­mi­da­des socia­les de millo­nes de colom­bia­nos. Las emba­rra­das en el cam­po diplo­má­ti­co y el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, gober­nar sin escrú­pu­los úni­ca­men­te para los ricos, sin polí­ti­ca social, sus víncu­los con la lum­pen mafia, su cri­mi­na­li­dad al des­cu­bier­to, mas la pér­di­da del mer­ca­do Vene­zo­lano y la impo­si­bi­li­dad de sacar a Chá­vez del gobierno por el méto­do para­co, pren­die­ron las alar­mas oli­gár­qui­cas e impe­ria­les. De ahí que así se pre­ten­da mos­trar al mun­do, que la deci­sión de la Cor­te cons­ti­tu­cio­nal de decla­rar inexe­qui­ble la reelec­ción Uri­bis­tas por segun­da vez, fue un acto autó­no­mo y jurí­di­co, para cual­quier cons­pi­cuo enten­de­dor sabe que fue un acto polí­ti­co a cua­tro ban­das para reaco­mo­dar el esta­tus quo y aumen­tar la legi­ti­mi­dad a quien vie­ne de pre­si­den­te. Era impen­sa­ble sos­te­ner un ter­cer man­da­to ante la caí­da ver­ti­gi­no­sa, el des­pres­ti­gio insos­te­ni­ble de Uri­be Vélez, cada vez mas repu­dia­do por el pue­blo colom­biano. Ellos actua­ron en con­se­cuen­cia para sal­var su pro­pia hege­mo­nía.

El epi­so­dio de Uri­be Vélez impues­to median­te un des­ca­ra­do frau­de cri­mi­nal, le fue nece­sa­rio tác­ti­ca­men­te al régi­men pero estra­té­gi­ca­men­te se esta con­vir­tien­do en un desas­tre: Gene­ro gran­des fisu­ras, frac­tu­ró y pola­ri­zó la socie­dad, que­bró al Esta­do, empo­bre­ció a millo­nes e hizo de Colom­bia un Esta­do paria; envi­le­ció la con­di­ción huma­na y rom­pió los hilos de la soli­da­ri­dad social: El fin jus­ti­fi­ca los medios, ese lega­do de terror, lo han usa­do siem­pre, solo que en estos ocho años se des­nu­do dema­sia­do, para des­ba­ra­tar el ascen­so de las luchas socia­les por venir, según la visión de cla­se de la oli­gar­quía colom­bia­na.

Al no lograr del todo sus metas de des­ha­cer­se del enemi­go insur­gen­te con el: “Si no estas con­mi­go esta con­tra mi”, solo les que­da inten­tar nue­vas y ate­nua­das ver­sio­nes para el con­su­mo popu­lar, median­te los ofi­cios de la hie­na San­tos y su cre­tino vice­pre­si­den­te Ange­lino Gar­zón, inven­ta­do a ulti­mo momen­to; Par­do Rue­da, Noe­mí Sanin, Ger­man Var­gas Lle­ras, Enri­que Peña­lo­sa, Ser­gio fajar­do y los des­va­lo­ri­za­dos Lucho Gar­zo y Petro entre otros, nin­guno de ellos aban­do­na­ra la polí­ti­ca de la segu­ri­dad nacio­nal y el enemi­go interno, y no duda­ran en usar la san­gui­na­ria gue­rra sucia con­tra el pue­blo.
 
El valor del voto

Muy poco sig­ni­fi­ca votar para un caren­te de pri­vi­le­gios, con su voto solo ali­men­ta espe­jis­mos mediá­ti­cos, la reali­dad cam­bia­ra pero para peor, des­afor­tu­na­da­men­te son las reglas de jue­go de la anti­de­mo­cra­cia colom­bia­na. Mien­tras para el poder cons­ti­tui­do de los sec­to­res pri­vi­le­gia­dos, estas elec­cio­nes repre­sen­tan un res­pi­ro en su estra­te­gia de lim­piar for­mal­men­te su cara del lega­do nar­co para­Uri­bis­ta, entra a jugar su rele­gi­ti­ma­ción de su poder ile­gi­ti­mo de fac­to, sin olvi­dar­se de sus méto­dos: El mie­do, el ame­dren­ta­mien­to, el cri­men, la mor­da­za, la men­ti­ra y la entre­ga de la sobe­ra­nía, así con­fi­gu­ren una nue­va cara que los “legi­ti­me” media­ti­ca­men­te y man­ten­gan el domi­nio hege­mó­ni­co pac­ta­do con el impe­rio yan­qui a cos­ta de la entre­ga de los recur­sos natu­ra­les colom­bia­nos sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción para el país.

Tal estra­te­gia legi­ti­ma­do­ra vie­ne acom­pa­ña­da de la nece­sa­ria opo­si­ción de siem­pre, la cali­fi­ca­da de legal rigu­ro­sa­men­te des­co­nec­ta­da del mar­xis­mo, y así y todo tole­ra­ble solo has­ta el 10% del con­gre­so, gober­na­cio­nes y alcal­días. Más allá de ese por­cen­ta­je de los votos, reapa­re­ce el fan­tas­ma de la UP a quien des­apa­re­cie­ron a san­gre y fue­go.

La mecá­ni­ca elec­to­ral domi­nan­te.

Los tra­ba­ja­do­res de la cos­ta cari­be colom­bia­na, para con­ser­var sus mal paga­dos pues­tos tie­nen una cuo­ta mini­ma de votos para entre­gar­les a los can­di­da­tos de sus emplea­do­res, por ejem­plo: los Fuad Char Abda­la con la cade­na de súper tien­das OLIMPICAS ya tie­ne garan­ti­za­do sus curu­les al sena­do y cáma­ra, como tam­bién lo hacen los gran­des empre­sa­rios del sin­di­ca­to antio­que­ño, o el mega con­tra­tis­ta esta­tal Uri­bis­ta de la cons­truc­ción William Vélez, o los agro­in­dus­tria­les del valle; o los oli­go­pó­li­cos gru­pos San­to domin­go, Ardi­la Lule, o el ban­que­ro Luis Car­los Sar­mien­to Angu­lo; Jun­tos com­pran la repre­sen­ta­ción deci­so­ria en el con­gre­so y neu­tra­li­zan a los demás para que sus nego­cios sigan obte­nien­do las mas astro­nó­mi­cas uti­li­da­des, siem­pre lo han hecho.
La revis­ta sema­na calcu­lo que la cam­pa­ña para sena­dor que ten­ga opcio­nes de ser ele­gi­do para la repro­duc­ción del poder del esta­ble­ci­mien­to vale 5000 millo­nes de pesos, 2.5 millo­nes de dóla­res; un repre­sen­tan­te 2000 millo­nes de pesos, 1 millón de dóla­res.

El total del con­gre­so vale: 102 sena­do­res a 2.5 millo­nes dóla­res mas 166 repre­sen­tan­tes a 1 millón de dóla­res = 421 millo­nes de dóla­res. Ese dine­ro que los empre­sa­rios y o gran­des cacaos invier­ten, así lo lla­man, lo recu­pe­ran vía pre­cios, exen­cio­nes de impues­tos, con­tra­ta­ción en máxi­mo tres meses y todos ellos feli­ces.

Es nece­sa­rio reco­no­cer que a pesar de las difi­cul­ta­des impues­tas por el régi­men, exis­ten valio­sos can­di­da­tos alter­na­ti­vos, inclu­yen­do a algu­nos del mis­mo PDA, que sus cam­pa­ñas se hacen en extre­ma­das con­di­cio­nes inequi­ta­ti­vas y des­fa­vo­ra­bles, por ello su elec­ción vale un Poto­sí y expre­sa de algu­na for­ma una ten­den­cia de la lucha social al ser ele­gi­dos con voto cua­li­fi­ca­do y con­cien­te de la fran­ja de opi­nión revo­lu­cio­na­ria o inde­pen­dien­te que exis­te como pro­duc­to del pro­pio tra­ba­jo de masas, que ve váli­da a pesar de las con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas, la lucha elec­to­ral para man­te­ner una luz abier­ta ante tan­ta oscu­ri­dad.

Al com­prar sus pro­pios can­di­da­tos en la ofer­ta poli­ti­que­ra mer­ce­na­ria par­ti­dis­ta de ofi­cio al gran capi­tal y al Impe­rio: llá­me­se Par­ti­do de la U, Cam­bio radi­cal, Alas Colom­bia, par­ti­do Libe­ral, par­ti­do Con­ser­va­dor, Com­pro­mi­so Ciu­da­dano, par­ti­do Ver­de y el sec­tor Petris­ta del PDA; se ase­gu­ran del con­trol de las deci­sio­nes de las polí­ti­cas del Esta­do en sus tres ramas, sin olvi­dar que son los mis­mos que apo­ya­ron sin reato de nin­gu­na cla­se el pro­yec­to cri­mi­nal de la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, para con­te­ner a la Colom­bia que explo­tan.

Com­pra­dos los diri­gen­tes poli­ti­que­ros mer­ce­na­rios, estos a su vez com­pran gra­tis los votos de los de los fun­cio­na­rios públi­cos de los orga­nis­mos depar­ta­men­ta­les y muni­ci­pa­les, de los maes­tros nom­bra­dos recien­te­men­te, de los bene­fi­cia­rios de los pro­gra­mas de: Guar­da bos­ques, madres comu­ni­ta­rias, fami­lias en acción, bonos de merien­da esco­lar. Auna­do a ello, dis­po­nen de sus insos­la­ya­bles alian­zas con las cipa­yos y genu­fle­xas Pro yan­quis fuer­zas mili­ta­res; que a su vez con sus des­pro­por­cio­na­dos pre­su­pues­tos com­pran infor­man­tes, sapos, dela­to­res, infil­tra­dos, caza recom­pen­sas, sica­rios etc., y los con­vier­ten en pro­xe­ne­tas elec­to­ra­les al ser­vi­cio de la gran mafia de mafias, la lla­ma­da demo­cra­cia colom­bia­na. Como diji­mos, este anda­mia­je es finan­cia­do en últi­mas con recur­sos del mis­mo pue­blo colom­biano.

Los pro­gra­mas ins­ti­tu­cio­na­les de has­ta con menos de 50 dóla­res men­sua­les, lega­do de la cloa­ca Uri­bis­ta para­ca, diz­que lla­ma­dos pro­yec­tos socia­les de la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” o el mis­mí­si­mo terro­ris­mo de Esta­do. En elec­cio­nes estas dadi­vas fun­cio­nan como una gigan­tes­ca extor­sión tari­fa­da en votos. Cuan­to mise­ra­ble se acer­que al Esta­do, no sola­men­te esta obli­ga­do a dar su voto, sino a lle­var a otros mise­ra­bles a votar por quien orde­ne el fun­cio­na­rio públi­co o con­tra­tis­ta, lugar­te­nien­tes de la gran cosa Nos­tra, so pena de per­der los “bene­fi­cios”.

Para­le­la­men­te la Mass media hace su agos­to con lo que que­da por fue­ra de los ten­tácu­los direc­tos: se encar­ga de la gran masa, para que voten por cual­quie­ra de los can­di­da­tos de la hege­mo­nía que se reci­cla cua­tre­nio a cua­tre­nio. Como no hay pro­pues­tas par­ti­dis­tas, por­que en Colom­bia no exis­ten par­ti­dos polí­ti­cos: más bien son aso­cia­cio­nes delic­ti­vas para que­dar­se con el pre­su­pues­to nacio­nal, se com­por­tan como ver­da­de­ras empre­sas elec­to­ra­les al ser­vi­cio de un jefe visi­ble, capa­taz de un jefe invi­si­ble, ver­da­de­ras ban­das de asal­tan­tes a la caza de los des­va­li­dos, con­fun­di­dos, igno­ran­tes, adu­la­do­res, reli­gio­sos etc.; recu­rren a lo bala­dí. En gene­ral: De los pobres que ven har­ta tele­vi­sión, de los apa­sio­na­dos del fut­bol espec­tácu­lo o de los que van los domin­gos a misa.

El asun­to es ir por la pre­sea dora­da: La des­po­li­ti­za­ción de las masas, pues­to que la opi­nión es la urna vir­tual crea­da arti­fi­cial­men­te para tabu­lar las opi­nio­nes pros­ti­tui­das e indu­ci­das por los medios masi­vos de mani­pu­la­ción.

En Colom­bia no hay opi­nión por­que sen­ci­lla­men­te no hay demo­cra­cia.

El famo­so esta­do de opi­nión Uri­bis­ta del que tan­to hablan los pro­pa­gan­dis­tas y ana­lis­tas del régi­men es un vul­gar embe­le­co cons­trui­dos arti­fi­cial­men­te al rit­mo de las mani­pu­la­das encues­tas.
De ahí que en las gran­des ciu­da­des con algu­na fran­ja de opi­nión inde­pen­dien­te, la gen­te reci­be la pre­sión de dece­nas de can­di­da­tos que ato­si­gan de men­sa­jes pro­pios de la patria boba: Con con­te­ni­dos inve­ro­sí­mi­les, ano­di­nos, inde­cen­tes, hue­cos, hue­ros, nimios, algo así como que voten por mí, por­que yo soy bue­na per­so­na y ten­go una son­ri­sa anti­co­mu­nis­ta. Los dis­pa­ra­ta­dos argu­men­tos de sus can­di­da­tu­ras vie­nen acom­pa­ña­dos para que voten en un país dis­fun­cio­nal a la Colom­bia real, para lo cual usan los mas vul­ga­res méto­dos: fies­tas, parran­das, comi­lo­nas, tra­go por mon­to­nes, “músi­ca” rui­do­sa, vul­gar y deca­den­te de taber­na para que nadie escu­che a nadie y solo hablen las risi­tas hipó­cri­tas de los can­di­da­tos que por cosas de la magia elec­to­ral se vuel­ven mas socia­bles y com­pren­si­vos que sor tere­sa de Cal­cu­ta.

La para­do­ja dia­léc­ti­ca.

Y sin embar­go, esta tra­ge­dia de com­pra y ven­ta de con­cien­cias, no con­ven­ce de nin­gu­na for­ma al 65% de los elec­to­res. Ver regis­tra­du­ría del esta­do civil, últi­mas elec­cio­nes: Esa es la gran­de­za de Colom­bia.

Seme­jan­te ener­gía poten­cial abs­ten­cio­nis­ta nece­si­ta de una pro­pues­ta polí­ti­ca demo­crá­ti­ca que visi­bi­li­ce masi­va­men­te nues­tra reali­dad, es el gran reto del momen­to, con lo cual del régi­men no que­da­ría pie­dra sobre pie­dra.
 ¿El pro­ble­ma es quien y con que legi­ti­mi­dad se pue­de con­vo­car a millo­nes de exclui­dos si no se hace des­de aba­jo, des­de los sue­ños de millo­nes, ante tan­ta incre­du­li­dad?
 
Tal pers­pec­ti­va es inima­gi­na­ble con­tem­plar­la ante el sofis­ma de las elec­cio­nes actua­les, máxi­me si se sata­ni­zo el hablar de paz, de Chá­vez, del socia­lis­mo, de la demo­cra­cia. Hablar de paz, recon­ci­lia­ción, reen­cuen­tro, nego­cia­ción polí­ti­ca del con­flic­to, jus­ti­cia, equi­dad, pre­dis­tri­bu­ción de la rique­za se con­vir­tió en un deli­to con pena capi­tal.

A la cen­su­ra le sigue la auto­cen­su­ra, muy pocos dicen cosas que ten­gan que ver con la tra­ge­dia colom­bia­na y menos los res­pon­sa­bles de ella des­de las usi­nas hege­mó­ni­cas. La cam­pa­ña elec­to­re­ra trans­cu­rre, a pesar de que el olor mor­tuo­rio de la gigan­tes­ca fosa con más de 2000 per­so­nas ase­si­na­das por la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, la con­fian­za inver­sio­nis­ta y la cohe­sión social, se expan­de por el país y el mun­do: El gran deba­te ausen­te en esta puja elec­to­ral, acla­ro, cir­co o far­sa, como lo dice Anto­nio Caba­lle­ro.
 
Es evi­den­te por que la oli­gar­quía no quie­re la nego­cia­ción polí­ti­ca con la insur­gen­cia colom­bia­na. Si en estos momen­tos, por ejem­plo, se inten­ta­ran unos diá­lo­gos, Colom­bia ente­ra se con­ver­ti­ría en un gigan­tes­co Caguan, don­de llo­ve­rían millo­nes de sue­ños.

Des­de el gobierno de Cesar Gavi­ria a nues­tros días se han ase­si­na­do a más de 120000 colom­bia­nos, y des­pla­za­dos según algu­nas inves­ti­ga­cio­nes más de 450000 colom­bia­nos. Las ban­das ase­si­nas del gobierno han reco­no­ci­do más de 30000 de esos muer­tos. En cual­quier país decen­te eso seria una cala­mi­dad, un gigan­tes­co luto nacio­nal, una heca­tom­be. Ya se habrían cons­ti­tui­dos nume­ro­sos tri­bu­na­les al esti­lo Nurem­berg para cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles por el geno­ci­dio. Las­ti­mo­sa­men­te en Colom­bia tal acto de mera jus­ti­cia cabe en la jus­ti­cia de los pue­blos, en la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria.  

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *