El “Ejér­ci­to de Dios” ata­ca a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas, por Her­mann Bellinghausen

El papel pro­ta­gó­ni­co de la orga­ni­za­ción evan­gé­li­ca Ejér­ci­to de Dios en recien­tes con­flic­tos comu­ni­ta­rios en eji­dos y pobla­dos tzotzi­les de San Cris­tó­bal de las Casas, Teo­pis­ca y Huix­tán tie­ne su epi­cen­tro en Mitzi­tón, don­de la asam­blea ejidal es adhe­ren­te a la otra cam­pa­ña del EZLN. Este eji­do se carac­te­ri­za por opo­ner­se al pro­yec­to guber­na­men­tal de hacer atra­ve­sar bos­que y pre­dios agrí­co­las por una muy anun­cia­da auto­pis­ta San Cris­tó­bal-Palen­que, la cual es apo­ya­da por los evan­gé­li­cos, si bien afec­ta­ría pre­dios que no les corres­pon­den, y muchos de ellos viven fue­ra de la comunidad.

Las accio­nes de vio­len­cia y pro­vo­ca­ción en que se han vis­to invo­lu­cra­dos, inclu­yen­do la muer­te de un eji­da­ta­rio meses atrás, han ali­men­ta­do la ver­sión ofi­cial de un con­flic­to reli­gio­so. Y por si ese argu­men­to no alcan­za, se aña­den pro­ble­mas de tie­rras y dispu­tas por cin­co palos de madera.

En orga­ni­za­ción, dis­cur­so y accio­nes el Ejér­ci­to de Dios posee un ele­men­to cas­tren­se inocul­ta­ble y está bien docu­men­ta­da su con­ni­ven­cia y amis­tad con las poli­cías fede­ral y esta­ta­les. Aun­que no es visi­ble una rela­ción con el Ejér­ci­to, resul­ta rele­van­te men­cio­nar que el perí­me­tro de mayor con­flic­ti­vi­dad don­de el Ejér­ci­to de Dios actúa, con abier­tas beli­ge­ran­cia e impu­ni­dad (pues sus miem­bros incu­rren en acti­vi­da­des ilí­ci­tas a la vis­ta de todos), es con­ti­gua, lite­ral­men­te, al cuar­tel gene­ral de la 31 zona mili­tar de Ran­cho Nue­vo, des­de don­de se irra­dia la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te que lle­va 16 años apli­cán­do­se, de mane­ra pro­gre­si­va, en los todos los Altos de Chiapas.

La agru­pa­ción per­te­ne­ce a la igle­sia Alas de Águi­la, con pre­sen­cia en los Altos y diver­sas enti­da­des del país. Muy vin­cu­la­do en dis­cur­so y orga­ni­za­ti­va­men­te a agru­pa­cio­nes evan­gé­li­cas de Gua­te­ma­la, al igual que aque­llas es muy afín a las tro­pas guber­na­men­ta­les, que en Chia­pas ocu­pan abru­ma­do­ra­men­te los terri­to­rios indí­ge­nas. En Gua­te­ma­la se vin­cu­la­ron cla­ra­men­te con la con­tra­in­sur­gen­cia y uno de sus pre­di­ca­do­res, el gene­ral Efraín Ríos Mont, fue dic­ta­dor duran­te el peor perio­do de la gue­rra civil que aso­ló al vecino país.

Según las pro­pias igle­sias refor­mis­tas, a fina­les del siglo pasa­do lle­ga­ron a Chia­pas más de 5 mil 500 pre­di­ca­do­res pro­ce­den­tes de Gua­te­ma­la y die­ron ori­gen a múl­ti­ples igle­sias, sobre todo evan­gé­li­cas, con deri­va­cio­nes pres­bi­te­ria­nas y pentecostales.

No es la pri­me­ra vez que gru­pos evan­gé­li­cos pro­ta­go­ni­zan ofen­si­vas para­mi­li­ta­res en Chia­pas con­tra comu­ni­da­des zapa­tis­tas y de sim­pa­ti­zan­tes. Entre 1996 y 1998, Paz y Jus­ti­cia en la zona nor­te y el gru­po arma­do que reali­zó la masa­cre de Acteal y las dece­nas de ase­si­na­tos que la pre­ce­die­ron esta­ban for­ma­dos y diri­gi­dos por miem­bros de igle­sias evan­gé­li­cas. Sin embar­go, las ver­sio­nes guber­na­men­ta­les de pre­sun­to con­flic­to reli­gio­so no tuvie­ron éxito.

Priís­ta como aqué­llos, el Ejér­ci­to de Dios sí se pre­sen­ta abier­ta­men­te como orga­ni­za­ción mili­tar. No por­ta armas en sus des­fi­les, mas sus miem­bros las usan repe­ti­da­men­te en Mitzi­tón y alre­de­do­res. Mien­tras sos­tie­nen que su arma es la Biblia, usan con­sig­nas de los kai­bi­les y los mari­nes estadunidenses.

Las vis­to­sas cre­den­cia­les de mem­bre­sía y reco­no­ci­mien­to en “los pro­ce­sos de adies­tra­mien­to del ‘peniel’ (como lla­man a sus con­cen­tra­cio­nes de prác­ti­ca)”, emi­ti­das en junio de 2009, retra­tan en la mitad infe­rior a un mari­ne con cas­co, uni­for­me de cam­pa­ña, la ban­de­ra de las barras y estre­llas en el hom­bro, apre­tan­do un arma de altí­si­mo cali­bre y otean­do con gran tele­fo­to hacia el enemi­go. Fir­ma el reco­no­ci­mien­to al quin­to lan­za­mien­to de sus sol­da­dos la coman­dan­cia gene­ral de Ejér­ci­to de Dios: minis­tro Esdras Alon­so Gon­zá­lez, y após­tol Mar­le­ne Con­tre­ras González.

El Ejér­ci­to de Dios no es indí­ge­na; inclu­so tien­de pro­gra­má­ti­ca­men­te a desin­dia­ni­zar a sus segui­do­res. Muchos, como quie­ra, no lo son, pero en Chia­pas ha reclu­ta­do a nume­ro­sos tzotzi­les. Ape­nas el pasa­do 18 de enero reali­zó una para­da mili­tar más en el cen­tro de esta ciu­dad. Con la ban­de­ra nacio­nal al fren­te, los sol­da­dos des­fi­la­ron de pan­ta­lón de cam­pa­ña, cami­se­ta y boi­nas rojas, al son de La mar­cha impe­rial de la gue­rra de las gala­xias, de John Williams, que remi­te direc­ta­men­te a Darth Vader.

Allí apro­ve­cha­ron para denos­tar la tri­ple alian­za (la lla­man ellos): “Fray­ba, la otra cam­pa­ña y cate­quis­tas”, a quie­nes insis­ten en cul­par de la vio­len­cia en la región, del mis­mo modo que lo ha hecho el gobierno estatal.

«Pri­me­ro fue­ron víc­ti­mas de caci­ques y del sis­te­ma; aho­ra ellos atacan”

Los gru­pos de evan­gé­li­cos invo­lu­cra­dos en las agre­sio­nes a comu­ni­da­des zapa­tis­tas y de la otra cam­pa­ña no repre­sen­tan, cier­ta­men­te, la mayo­ría de los cre­yen­tes de dicha deno­mi­na­ción cris­tia­na, que en la región suman muchos miles, en su mayo­ría pací­fi­cos. Las accio­nes del Ejér­ci­to de Dios en Mitzi­tón ni siquie­ra son com­par­ti­das por todos los miem­bros de su igle­sia: Alas de Águila.

Ade­más, en la mis­ma teo­lo­gía de la pros­pe­ri­dad que sos­tie­nen estas igle­sias exis­ten corrien­tes pro­gre­sis­tas. En Gua­te­ma­la defen­die­ron los dere­chos huma­nos y se opu­sie­ron al para­mi­li­ta­ris­mo y la mili­ta­ri­za­ción. Al igual que las con­gre­ga­cio­nes sus­ten­ta­das en la fuer­za y el desa­fío vio­len­to, tenían su matriz en Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, pero a dife­ren­cia de aque­llas, sin víncu­los for­ma­les ni ideo­ló­gi­cos con el Pen­tá­gono ni las estra­te­gias de contrainsurgencia.

El inves­ti­ga­dor gua­te­mal­te­co de ori­gen maya Miguel de León Ceto escri­be: “Las igle­sias evan­gé­li­cas se han desa­rro­lla­do en un con­tex­to de vio­len­cias polí­ti­cas que carac­te­ri­zan la región. En el caso gua­te­mal­te­co, den­tro de los medios con­ser­va­do­res (la eli­te polí­ti­ca, patro­nal y mili­tar). En el sur­es­te mexi­cano este fenó­meno se pro­du­jo de mane­ra para­dó­ji­ca: en su ori­gen se implan­ta­ron como igle­sias víc­ti­mas de la vio­len­cia y la repre­sión del caci­quis­mo y el sis­te­ma polí­ti­co, y pos­te­rior­men­te se impli­ca­ron, en algu­nos casos, en actos de bar­ba­rie” (Las lógi­cas de poder de las igle­sias evan­gé­li­cas en tie­rras mayas, tesis de pos­gra­do en la Éco­le des Hau­tes Etu­des en Scien­ces Socia­les, París, 2009).

Esto resul­ta rele­van­te en la región chia­pa­ne­ca, don­de hace dos déca­das se regis­tró una gra­ve vio­len­cia deri­va­da de la into­le­ran­cia y el férreo con­trol de los caci­ques priís­tas en San Juan Cha­mu­la, Zina­can­tán y el pro­pio San Cris­tó­bal (lla­ma­do por el Ejér­ci­to de Dios sim­ple­men­te Cris­tó­bal de las Casas). Hubo ase­si­na­tos, expul­sio­nes y aldeas arra­sa­das con­tra evan­gé­li­cos o tes­ti­gos de Jeho­vá, así como cató­li­cos no tra­di­cio­na­lis­tas segui­do­res de la dió­ce­sis pro­gre­sis­ta del obis­po Samuel Ruiz García.

En ese con­tex­to se esta­ble­cie­ron gru­pos de auto­de­fen­sa, como Guar­dián de mi Her­mano, que deri­vó a Alas de Águi­la y el Ejér­ci­to de Dios, dis­pues­tos a una gue­rra espi­ri­tual –como expli­ca De León– pro­pia de los neo­pen­te­cos­ta­les. Remon­tar la resig­na­ción y el fata­lis­mo, no poner más la otra meji­lla. De ahí a con­ver­tir­se en pode­ro­sos y agre­so­res no medió gran distancia.

En su idea de que la pro­ble­má­ti­ca de la comu­ni­dad tzotzil de Mitzi­tón es reli­gio­sa, el pasa­do fin de sema­na el gobierno de Chia­pas envió como nego­cia­dor al sub­se­cre­ta­rio de Asun­tos Reli­gio­sos de la Secre­ta­ría de Gobierno, Enri­que Gui­ller­mo Ramí­rez Con­ra­do. Así le fue.

El gru­po iden­ti­fi­ca­do como evan­gé­li­co, aun­que aho­ra tam­bién invo­lu­cra algu­nos cató­li­cos tra­di­cio­na­lis­tas (lo cual que­bran­ta el con­cep­to reli­gio­so del con­flic­to, como tam­bién ocu­rrió en Acteal y la zona nor­te la déca­da pasa­da), reci­bió al nego­cia­dor del gobierno sabi­nis­ta con escar­nio y agre­si­vi­dad inusi­ta­dos. Según tes­ti­gos (exis­te un audio del epi­so­dio), lo lla­ma­ron pen­de­jo, lo patea­ron y mano­sea­ron, y repe­ti­da­men­te le hicie­ron ade­ma­nes obs­ce­nos. Su escol­ta esta­ba atemorizada.

El fun­cio­na­rio tra­ta­ba de con­ven­cer al gru­po agre­sor, enca­be­za­do por miem­bros del Ejér­ci­to de Dios, de libe­rar a sus rehe­nes –eji­da­ta­rios de Mitzi­tón – ; uno de ellos, el agen­te muni­ci­pal Sile­rio Pérez Díaz, reco­no­ci­do por el ayun­ta­mien­to de San Cris­tó­bal, se encon­tra­ba baña­do de gaso­li­na, semi­des­nu­do en el frío de la madru­ga­da del lunes pasa­do, tor­tu­ra­do y veja­do, a esca­sos metros de don­de nego­cia­ban. Tal acti­tud desa­fian­te es la mis­ma que mues­tran ante poli­cías y agen­tes de Migra­ción cuan­do los inter­cep­tan trans­por­tan­do car­ga­men­tos de pro­duc­tos ilí­ci­tos o migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos. Se saben impunes.

Ramí­rez Con­ra­do tam­po­co tuvo la con­fian­za de los repre­sen­tan­tes ejida­les adhe­ren­tes de la otra cam­pa­ña, quie­nes le habla­ron con seve­ri­dad cuan­do acu­dió con ellos para que libe­ra­ran a los tres rehe­nes que toma­ron des­pués de ser agre­di­dos a bala­zos. Pero no lo insul­ta­ron, y pudo cons­ta­tar que estos rehe­nes no eran mal­tra­ta­dos ni tor­tu­ra­dos. Eso tam­bién es evi­den­te en las foto­gra­fías publi­ca­das de ambos gru­pos de rehe­nes (La Jor­na­da 2/​3/​10).

En este con­tex­to, no resul­ta extra­ño que el recien­te y gra­ve cho­que en Bolón Ajaw entre bases zapa­tis­tas y miem­bros de la Orga­ni­za­ción para la Defen­sa de los Dere­chos Indí­ge­nas y Cam­pe­si­nos (Opd­dic) haya reve­la­do que los agre­so­res de Opd­dic per­te­ne­cen a la igle­sia pres­bi­te­ria­na El Horeb, en Agua Azul. Su pas­tor, Samuel Gutié­rrez Solór­zano, sos­te­nía la ver­sión ofi­cial de que los zapa­tis­tas agre­die­ron a los evan­gé­li­cos, dejan­do como sal­do la muer­te de Adol­fo Moreno Estra­da, y lla­ma­ba a una cru­za­da nacio­nal de sus corre­li­gio­na­rios con­tra los zapa­tis­tas, inclu­so des­pués de que esa ver­sión fue des­men­ti­da feha­cien­te­men­te por la jun­ta de buen gobierno de Morelia.

Fuen­te: La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *