El “Ejér­ci­to de Dios” ata­ca a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas, por Her­mann Bellinghausen

El papel pro­ta­gó­ni­co de la orga­ni­za­ción evan­gé­li­ca Ejér­ci­to de Dios en recien­tes con­flic­tos comu­ni­ta­rios en eji­dos y pobla­dos tzotzi­les de San Cris­tó­bal de las Casas, Teo­pis­ca y Huix­tán tie­ne su epi­cen­tro en Mitzi­tón, don­de la asam­blea ejidal es adhe­ren­te a la otra cam­pa­ña del EZLN. Este eji­do se carac­te­ri­za por opo­ner­se al pro­yec­to guber­na­men­tal de hacer atra­ve­sar bos­que y pre­dios agrí­co­las por una muy anun­cia­da auto­pis­ta San Cris­tó­bal-Palen­que, la cual es apo­ya­da por los evan­gé­li­cos, si bien afec­ta­ría pre­dios que no les corres­pon­den, y muchos de ellos viven fue­ra de la comunidad.

Las accio­nes de vio­len­cia y pro­vo­ca­ción en que se han vis­to invo­lu­cra­dos, inclu­yen­do la muer­te de un eji­da­ta­rio meses atrás, han ali­men­ta­do la ver­sión ofi­cial de un con­flic­to reli­gio­so. Y por si ese argu­men­to no alcan­za, se aña­den pro­ble­mas de tie­rras y dispu­tas por cin­co palos de madera.

En orga­ni­za­ción, dis­cur­so y accio­nes el Ejér­ci­to de Dios posee un ele­men­to cas­tren­se inocul­ta­ble y está bien docu­men­ta­da su con­ni­ven­cia y amis­tad con las poli­cías fede­ral y esta­ta­les. Aun­que no es visi­ble una rela­ción con el Ejér­ci­to, resul­ta rele­van­te men­cio­nar que el perí­me­tro de mayor con­flic­ti­vi­dad don­de el Ejér­ci­to de Dios actúa, con abier­tas beli­ge­ran­cia e impu­ni­dad (pues sus miem­bros incu­rren en acti­vi­da­des ilí­ci­tas a la vis­ta de todos), es con­ti­gua, lite­ral­men­te, al cuar­tel gene­ral de la 31 zona mili­tar de Ran­cho Nue­vo, des­de don­de se irra­dia la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te que lle­va 16 años apli­cán­do­se, de mane­ra pro­gre­si­va, en los todos los Altos de Chiapas.

La agru­pa­ción per­te­ne­ce a la igle­sia Alas de Águi­la, con pre­sen­cia en los Altos y diver­sas enti­da­des del país. Muy vin­cu­la­do en dis­cur­so y orga­ni­za­ti­va­men­te a agru­pa­cio­nes evan­gé­li­cas de Gua­te­ma­la, al igual que aque­llas es muy afín a las tro­pas guber­na­men­ta­les, que en Chia­pas ocu­pan abru­ma­do­ra­men­te los terri­to­rios indí­ge­nas. En Gua­te­ma­la se vin­cu­la­ron cla­ra­men­te con la con­tra­in­sur­gen­cia y uno de sus pre­di­ca­do­res, el gene­ral Efraín Ríos Mont, fue dic­ta­dor duran­te el peor perio­do de la gue­rra civil que aso­ló al vecino país.

Según las pro­pias igle­sias refor­mis­tas, a fina­les del siglo pasa­do lle­ga­ron a Chia­pas más de 5 mil 500 pre­di­ca­do­res pro­ce­den­tes de Gua­te­ma­la y die­ron ori­gen a múl­ti­ples igle­sias, sobre todo evan­gé­li­cas, con deri­va­cio­nes pres­bi­te­ria­nas y pentecostales.

No es la pri­me­ra vez que gru­pos evan­gé­li­cos pro­ta­go­ni­zan ofen­si­vas para­mi­li­ta­res en Chia­pas con­tra comu­ni­da­des zapa­tis­tas y de sim­pa­ti­zan­tes. Entre 1996 y 1998, Paz y Jus­ti­cia en la zona nor­te y el gru­po arma­do que reali­zó la masa­cre de Acteal y las dece­nas de ase­si­na­tos que la pre­ce­die­ron esta­ban for­ma­dos y diri­gi­dos por miem­bros de igle­sias evan­gé­li­cas. Sin embar­go, las ver­sio­nes guber­na­men­ta­les de pre­sun­to con­flic­to reli­gio­so no tuvie­ron éxito.

Priís­ta como aqué­llos, el Ejér­ci­to de Dios sí se pre­sen­ta abier­ta­men­te como orga­ni­za­ción mili­tar. No por­ta armas en sus des­fi­les, mas sus miem­bros las usan repe­ti­da­men­te en Mitzi­tón y alre­de­do­res. Mien­tras sos­tie­nen que su arma es la Biblia, usan con­sig­nas de los kai­bi­les y los mari­nes estadunidenses.

Las vis­to­sas cre­den­cia­les de mem­bre­sía y reco­no­ci­mien­to en “los pro­ce­sos de adies­tra­mien­to del ‘peniel’ (como lla­man a sus con­cen­tra­cio­nes de prác­ti­ca)”, emi­ti­das en junio de 2009, retra­tan en la mitad infe­rior a un mari­ne con cas­co, uni­for­me de cam­pa­ña, la ban­de­ra de las barras y estre­llas en el hom­bro, apre­tan­do un arma de altí­si­mo cali­bre y otean­do con gran tele­fo­to hacia el enemi­go. Fir­ma el reco­no­ci­mien­to al quin­to lan­za­mien­to de sus sol­da­dos la coman­dan­cia gene­ral de Ejér­ci­to de Dios: minis­tro Esdras Alon­so Gon­zá­lez, y após­tol Mar­le­ne Con­tre­ras González.

El Ejér­ci­to de Dios no es indí­ge­na; inclu­so tien­de pro­gra­má­ti­ca­men­te a desin­dia­ni­zar a sus segui­do­res. Muchos, como quie­ra, no lo son, pero en Chia­pas ha reclu­ta­do a nume­ro­sos tzotzi­les. Ape­nas el pasa­do 18 de enero reali­zó una para­da mili­tar más en el cen­tro de esta ciu­dad. Con la ban­de­ra nacio­nal al fren­te, los sol­da­dos des­fi­la­ron de pan­ta­lón de cam­pa­ña, cami­se­ta y boi­nas rojas, al son de La mar­cha impe­rial de la gue­rra de las gala­xias, de John Williams, que remi­te direc­ta­men­te a Darth Vader.

Allí apro­ve­cha­ron para denos­tar la tri­ple alian­za (la lla­man ellos): “Fray­ba, la otra cam­pa­ña y cate­quis­tas”, a quie­nes insis­ten en cul­par de la vio­len­cia en la región, del mis­mo modo que lo ha hecho el gobierno estatal.

«Pri­me­ro fue­ron víc­ti­mas de caci­ques y del sis­te­ma; aho­ra ellos atacan”

Los gru­pos de evan­gé­li­cos invo­lu­cra­dos en las agre­sio­nes a comu­ni­da­des zapa­tis­tas y de la otra cam­pa­ña no repre­sen­tan, cier­ta­men­te, la mayo­ría de los cre­yen­tes de dicha deno­mi­na­ción cris­tia­na, que en la región suman muchos miles, en su mayo­ría pací­fi­cos. Las accio­nes del Ejér­ci­to de Dios en Mitzi­tón ni siquie­ra son com­par­ti­das por todos los miem­bros de su igle­sia: Alas de Águila.

Ade­más, en la mis­ma teo­lo­gía de la pros­pe­ri­dad que sos­tie­nen estas igle­sias exis­ten corrien­tes pro­gre­sis­tas. En Gua­te­ma­la defen­die­ron los dere­chos huma­nos y se opu­sie­ron al para­mi­li­ta­ris­mo y la mili­ta­ri­za­ción. Al igual que las con­gre­ga­cio­nes sus­ten­ta­das en la fuer­za y el desa­fío vio­len­to, tenían su matriz en Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, pero a dife­ren­cia de aque­llas, sin víncu­los for­ma­les ni ideo­ló­gi­cos con el Pen­tá­gono ni las estra­te­gias de contrainsurgencia.

El inves­ti­ga­dor gua­te­mal­te­co de ori­gen maya Miguel de León Ceto escri­be: “Las igle­sias evan­gé­li­cas se han desa­rro­lla­do en un con­tex­to de vio­len­cias polí­ti­cas que carac­te­ri­zan la región. En el caso gua­te­mal­te­co, den­tro de los medios con­ser­va­do­res (la eli­te polí­ti­ca, patro­nal y mili­tar). En el sur­es­te mexi­cano este fenó­meno se pro­du­jo de mane­ra para­dó­ji­ca: en su ori­gen se implan­ta­ron como igle­sias víc­ti­mas de la vio­len­cia y la repre­sión del caci­quis­mo y el sis­te­ma polí­ti­co, y pos­te­rior­men­te se impli­ca­ron, en algu­nos casos, en actos de bar­ba­rie” (Las lógi­cas de poder de las igle­sias evan­gé­li­cas en tie­rras mayas, tesis de pos­gra­do en la Éco­le des Hau­tes Etu­des en Scien­ces Socia­les, París, 2009).

Esto resul­ta rele­van­te en la región chia­pa­ne­ca, don­de hace dos déca­das se regis­tró una gra­ve vio­len­cia deri­va­da de la into­le­ran­cia y el férreo con­trol de los caci­ques priís­tas en San Juan Cha­mu­la, Zina­can­tán y el pro­pio San Cris­tó­bal (lla­ma­do por el Ejér­ci­to de Dios sim­ple­men­te Cris­tó­bal de las Casas). Hubo ase­si­na­tos, expul­sio­nes y aldeas arra­sa­das con­tra evan­gé­li­cos o tes­ti­gos de Jeho­vá, así como cató­li­cos no tra­di­cio­na­lis­tas segui­do­res de la dió­ce­sis pro­gre­sis­ta del obis­po Samuel Ruiz García.

En ese con­tex­to se esta­ble­cie­ron gru­pos de auto­de­fen­sa, como Guar­dián de mi Her­mano, que deri­vó a Alas de Águi­la y el Ejér­ci­to de Dios, dis­pues­tos a una gue­rra espi­ri­tual –como expli­ca De León– pro­pia de los neo­pen­te­cos­ta­les. Remon­tar la resig­na­ción y el fata­lis­mo, no poner más la otra meji­lla. De ahí a con­ver­tir­se en pode­ro­sos y agre­so­res no medió gran distancia.

En su idea de que la pro­ble­má­ti­ca de la comu­ni­dad tzotzil de Mitzi­tón es reli­gio­sa, el pasa­do fin de sema­na el gobierno de Chia­pas envió como nego­cia­dor al sub­se­cre­ta­rio de Asun­tos Reli­gio­sos de la Secre­ta­ría de Gobierno, Enri­que Gui­ller­mo Ramí­rez Con­ra­do. Así le fue.

El gru­po iden­ti­fi­ca­do como evan­gé­li­co, aun­que aho­ra tam­bién invo­lu­cra algu­nos cató­li­cos tra­di­cio­na­lis­tas (lo cual que­bran­ta el con­cep­to reli­gio­so del con­flic­to, como tam­bién ocu­rrió en Acteal y la zona nor­te la déca­da pasa­da), reci­bió al nego­cia­dor del gobierno sabi­nis­ta con escar­nio y agre­si­vi­dad inusi­ta­dos. Según tes­ti­gos (exis­te un audio del epi­so­dio), lo lla­ma­ron pen­de­jo, lo patea­ron y mano­sea­ron, y repe­ti­da­men­te le hicie­ron ade­ma­nes obs­ce­nos. Su escol­ta esta­ba atemorizada.

El fun­cio­na­rio tra­ta­ba de con­ven­cer al gru­po agre­sor, enca­be­za­do por miem­bros del Ejér­ci­to de Dios, de libe­rar a sus rehe­nes –eji­da­ta­rios de Mitzi­tón – ; uno de ellos, el agen­te muni­ci­pal Sile­rio Pérez Díaz, reco­no­ci­do por el ayun­ta­mien­to de San Cris­tó­bal, se encon­tra­ba baña­do de gaso­li­na, semi­des­nu­do en el frío de la madru­ga­da del lunes pasa­do, tor­tu­ra­do y veja­do, a esca­sos metros de don­de nego­cia­ban. Tal acti­tud desa­fian­te es la mis­ma que mues­tran ante poli­cías y agen­tes de Migra­ción cuan­do los inter­cep­tan trans­por­tan­do car­ga­men­tos de pro­duc­tos ilí­ci­tos o migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos. Se saben impunes.

Ramí­rez Con­ra­do tam­po­co tuvo la con­fian­za de los repre­sen­tan­tes ejida­les adhe­ren­tes de la otra cam­pa­ña, quie­nes le habla­ron con seve­ri­dad cuan­do acu­dió con ellos para que libe­ra­ran a los tres rehe­nes que toma­ron des­pués de ser agre­di­dos a bala­zos. Pero no lo insul­ta­ron, y pudo cons­ta­tar que estos rehe­nes no eran mal­tra­ta­dos ni tor­tu­ra­dos. Eso tam­bién es evi­den­te en las foto­gra­fías publi­ca­das de ambos gru­pos de rehe­nes (La Jor­na­da 2/​3/​10).

En este con­tex­to, no resul­ta extra­ño que el recien­te y gra­ve cho­que en Bolón Ajaw entre bases zapa­tis­tas y miem­bros de la Orga­ni­za­ción para la Defen­sa de los Dere­chos Indí­ge­nas y Cam­pe­si­nos (Opd­dic) haya reve­la­do que los agre­so­res de Opd­dic per­te­ne­cen a la igle­sia pres­bi­te­ria­na El Horeb, en Agua Azul. Su pas­tor, Samuel Gutié­rrez Solór­zano, sos­te­nía la ver­sión ofi­cial de que los zapa­tis­tas agre­die­ron a los evan­gé­li­cos, dejan­do como sal­do la muer­te de Adol­fo Moreno Estra­da, y lla­ma­ba a una cru­za­da nacio­nal de sus corre­li­gio­na­rios con­tra los zapa­tis­tas, inclu­so des­pués de que esa ver­sión fue des­men­ti­da feha­cien­te­men­te por la jun­ta de buen gobierno de Morelia.

Fuen­te: La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.