¿Dón­de esta­ba enton­ces la sen­si­bi­li­dad de Car­los Herre­ra? por J.M. Alva­rez

Cada vez que Cuba o Vene­zue­la sur­gen a la pales­tra, el perio­dis­ta Car­los Herre­ra se apres­ta a ejer­cer de tam­bo­ri­le­ro en la orques­ta impe­ria­lis­ta. A tenor de un artícu­lo suyo, publi­ca­do recien­te­men­te en ABC, podría pen­sar­se que esta­mos ante un hom­bre preo­cu­pa­do por la vida aje­na. Error. En 1981, José Igna­cio Arre­gui Iza­gui­rre, murió en el Hos­pi­tal Peni­ten­cia­rio de Cara­ban­chel. No me cons­ta que Car­los Herre­ra infor­ma­ra que el falle­ci­do tenía un pul­món enchar­ca­do, bron­co­neu­mo­nía, hema­to­mas diver­sos y que­ma­du­ras de segun­do gra­do en los pies.

Tam­bién en 1981 murió Juan José Cres­po Galen­de, a cau­sa de una huel­ga de ham­bre con la que rei­vin­di­ca­ba el cese de pali­zas en las maz­mo­rras espa­ño­las, denun­cia­ba el esta­do de las cel­das (pro­pias de ani­ma­les), las prohi­bi­cio­nes de hablar (inclu­so sil­bar), o que en los minu­tos de patio, sólo podían mirar hacia el sue­lo, recla­ma­cio­nes éstas, que nada tie­nen que ver con las de poseer tele­vi­sor, coci­na y telé­fono en un cala­bo­zo cubano, que sí han afec­ta­do la emo­ti­vi­dad del perio­dis­ta.

¿Denun­ció que en sep­tiem­bre de 1979, en la Direc­ción Gene­ral de Segu­ri­dad a Cres­po Galen­de le des­tro­za­ron los pies, le gol­pea­ron los tes­tícu­los con porras y lo deja­ron defor­ma­do, como todo el mun­do pudo ver tres años des­pués (segu­ro que Herre­ra tam­bién), en unas fotos publi­ca­das por la revis­ta El Tiem­po, que fue­ron saca­das a la luz públi­ca, por­que un PSOE, aca­ba­do de lle­gar al Gobierno, que­ría demos­trar que el par­ti­do salien­te (UCD) tor­tu­ra­ba y el PSOE era “demó­cra­ta”?

¿Dijo algo com­pa­si­vo el 25 de mayo de 1990, cuan­do José Manuel Sevi­llano moría en el madri­le­ño hos­pi­tal Gre­go­rio Mara­ñón, tras 177 días en huel­ga de ham­bre, pidien­do el fin de la dis­per­sión de los pre­sos anti­fas­cis­tas? El Gobierno, pre­si­di­do por Feli­pe Gon­zá­lez, no cedió un milí­me­tro y con­tó con el apo­yo del Par­ti­do Popu­lar. Has­ta el perió­di­co El Mun­do com­pa­ró la situa­ción de los anti­fas­cis­tas, que ini­cia­ron huel­gas de ham­bre simul­tá­neas, con los “horro­res del nazis­mo”. Sólo hay que tirar de heme­ro­te­ca.

En las fechas cita­das, Car­los Herre­ra ya lle­va­ba tiem­po ejer­cien­do el perio­dis­mo. Pare­ce que enton­ces tenía menos sen­si­bi­li­dad que aho­ra, por las con­di­cio­nes de los pre­sos y las huel­gas de ham­bre. Si Dios exis­tie­ra, este per­so­na­je, fiel a sema­nas san­tas y rome­rías de pan­de­re­ta, ten­dría veta­da la entra­da en la Glo­ria. No me cabe duda.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *