Ote­gi ape­la a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal en el con­gre­so del Sinn Féin por Gara

La ex par­la­men­ta­ria Kat­ta­lin de Mada­ria­ga tomó la pala­bra duran­te el turno de inter­ven­cio­nes de los invi­ta­dos inter­na­cio­na­les ante el res­to de dele­ga­cio­nes, la eje­cu­ti­va y los dele­ga­dos del par­ti­do repu­bli­cano que asis- tían a la asam­blea de Sinn Féin en Dublín para leer el men­sa­je de Arnal­do Ote­gi, quien des­de pri­sión se refi­rió a las lec­cio­nes del pro­ce­so de paz irlan­dés y su refle­jo en la más recien­te pro­pues­ta de la izquier­da abertzale.

«La admi­sión de la nece­si­dad de que el cam­bio se pro­duz­ca a con­se­cuen­cia de un pro­ce­so demo­crá­ti­co; el com­pro­mi­so del uso de medios exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cos y la nece­si­dad por un pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción entre todas las fuer­zas polí­ti­cas defi­ni­do por los prin­ci­pios Mit­chell han sido todos adop­ta­dos des­de la exi­to­sa hoja de ruta dise­ña­da por los repu­bli­ca­nos irlan­de­ses en los últi­mos 16 años y más atrás ‑afir­ma Ote­gi en su men­sa­je-. El éxi­to del Acuer­do de Hills­bo­rough mues­tra que esta hoja de ruta fun­cio­na», añade.

El líder inde­pen­den­tis­ta encar­ce­la­do apro­ve­cha la oca­sión para expli­car a sus com­pa­ñe­ros irlan­de­ses que la repre­sión y hos­ti­li­dad del Gobierno espa­ñol «deben inter­pre­tar­se como una mues­tra de su debi­li­dad polí­ti­ca. Temen un esce­na­rio polí­ti­co don­de la mayo­ría del pue­blo pue­da deci­dir su futu­ro. Y usan la razón de la fuer­za por­que no tie­nen la fuer­za de la razón».

Mada­ria­ga pro­si­guió la lec­tu­ra del men­sa­je de Ote­gi afir­man­do que «no hay alter­na­ti­va al pro­ce­so demo­crá­ti­co para la reso­lu­ción del con­flic­to» y por ello mues­tra el «com­pro­mi­so abso­lu­to con la supera­ción del con­flic­to, desa­rro­llan­do un pro­ce­so demo­crá­ti­co a tra­vés de medios exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos y el diá­lo­go y la nego­cia­ción polí­ti­ca entre los par­ti­dos». Ote­gi vis­lum­bra la uni­dad de todas las fuer­zas polí­ti­cas aber­tza­les como una de las cla­ves del pro­ce­so nego­cia­dor y hace una lla­ma­mien­to a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para apo­yar «la cons­truc­ción de un esce­na­rio pací­fi­co, jus­to, esta­ble y duradero».

Pales­ti­na y Sudáfrica

El repre­sen­tan­te de la auto­ri­dad pales­ti­na, As’ad Abdul Rah­man había sido el encar­ga­do de abrir el turno de par­ti­ci­pa­ción de las dele­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les, com­pa­ran­do la situa­ción que sufren los pales­ti­nos con la que en su día sufrie­ron los suda­fri­ca­nos. Sin embar­go, como apun­tó la dele­ga­da del ANC Bala­ka Mbe­te, que cerró la par­ti­ci­pa­ción inter­na­cio­nal en el Ard Fheis, la situa­ción de los pales­ti­nos es peor que la de los suda­fri­ca­nos bajo el apartheid, y por ello pidió a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que «uti­li­ce todos los medios, inclu­so cree­mos nue­vas for­mas, de luchar con­tra lo que ocu­rre en Palestina».

En su dis­cur­so de cie­rre de la asam­blea, el pre­si­den­te de Sinn Féin, Gerry Adams, agra­de­ció la pre­sen­cia de las dele­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les que des­de Eus­kal Herria, Cuba, Sudá­fri­ca y Pales­ti­na «mues­tran los pode­res de resis­ten­cia del espí­ri­tu humano cuan­do bus­ca liber­tad y justicia».

Adams se cen­tró en la situa­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la repú­bli­ca irlan­de­sa, una de las cla­ves de este Ard Fheis, dedi­ca­do a los temas de «Tra­ba­jo; jus­ti­cia; igual­dad; uni­dad». Gran par­te de la inter­ven­ción de Adams sir­vió para cri­ti­car las polí­ti­cas «insos­te­ni­bles» de Dublín, que no qui­so com­par­tir los bene­fi­cios del boom eco­nó­mi­co irlan­dés, pero «nacio­na­li­zan la deu­da». Reite­ró que la divi­sión de Irlan­da no tie­ne sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, como ya habían afir­ma­do con ante­rio­ri­dad la vice­pre­si­den­ta del par­ti­do, Mary Lou McDo­nald, o el por­ta­voz en mate­ria de Jus­ti­cia y minis­tro del eje­cu­ti­vo de Bel­fast, Gerry Kelly.

El pre­si­den­te de Sinn Féin tam­bién ala­bó el tra­ba­jo del equi­po nego­cia­dor del par­ti­do en Hills­bo­rough que per­mi­ti­rá la trans­fe­ren­cia de jus­ti­cia y poli­cía de Lon­dres a Bel­fast, así como la imple­men­ta­ción de otras cues­tio­nes pen­dien­tes en la agen­da del pro­ce­so, que «prue­ba que el cam­bio es posible».

Vein­te años atrás

Para aca­bar, el líder repu­bli­cano recor­dó cómo hace vein­te años, cuan­do Man­de­la fue libe­ra­do e Irlan­da se encon­tra­ba inmer­sa en el con­flic­to arma­do, nadie hubie­ra apos­ta­do por el cam­bio. «Cuan­do alguien te dice que el apartheid nun­ca ter­mi­na­rá, o que la paz no es posi­ble, o que una Irlan­da uni­da es un sue­ño inal­can­za­ble, o que no pode­mos lle­gar a un acuer­do con el DUP, o que no pode­mos ven­cer la rece­sión… no les creas Cree en ti mis­mo», urgió Adams a sus dele­ga­dos y a los irlan­de­ses que seguían su dis­cur­so a tra­vés de la televisión.

Gran par­te del Ard Fheis se cen­tró en el pro­ce­so de paz y uni­dad de Irlan­da, y ya el vier­nes el vice­pri­mer minis­tro norir­lan­dés y jefe del equi­po nego­cia­dor de Sinn Féin, Mar­tin McGuin­ness, res­pon­dió a la decla­ra­ción del líder del Par­ti­do Unio­nis­ta del Uls­ter (UUP), Reg Empey, que seña­ló que su par­ti­do no apo­ya­ría la moción para la trans­fe­ren­cia de jus­ti­cia y poli­cía al gobierno de Bel­fast que se vota­rá en la Asam­blea norir­lan­de­sa el pró­xi­mo martes.

McGuin­ness advir­tió al par­ti­do unio­nis­ta que «es impo­si­ble sen­tar­se a la mesa del plu­ri­par­ti­to por la maña­na y hacer la cor­te a los votos de los que se opo­nen a éste a la noche».

El vice­pri­mer minis­tro norir­lan­dés denun­ció que el paque­te de pre­con­di­cio­nes que el UUP exi­ge a cam­bio de su apo­yo a la trans­fe­ren­cia es inacep­ta­ble por­que «nie­ga ele­men­tos esen­cia­les del Acuer­do de Vier­nes San­to». Inci­dió en la impor­tan­cia del voto que se pro­du­ci­rá en la Asam­blea el mar­tes, y apun­tó que el SDLP y UUP deben votar a favor de la trans­fe­ren­cia por­que «es lo correc­to y la comu­ni­dad nece­si­ta tener con­trol de estos poderes».

Los repu­bli­ca­nos son cons­cien­tes de que con los votos del DUP y Sinn Féin hay más que sufi­cien­te para ase­gu­rar la apro­ba­ción de la trans­fe­ren­cia, pero exis­te la preo­cu­pa­ción de que el DUP se abs­ten­ga en la vota­ción del mar­tes, ya que la pasa­da sema­na, Nigel Dodds, minis­tro del DUP en el eje­cu­ti­vo, ase­gu­ró que su par­ti­do no podía apo­yar la trans­fe­ren­cia si esta no con­ta­ba con el apo­yo del UUP.

Esta posi­ción debe enten­der­se tan­to des­de las ambi­cio­nes per­so­na­les de Dodds, que se per­fi­la como can­di­da­to a sus­ti­tuir a un Robin­son – a quien debi­li­ta con este tipo de decla­ra­cio­nes- cuan­do éste cai­ga, como tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de la cita elec­to­ral de mayo, don­de el DUP teme per­der votos a favor del UUP y el TUV. El lunes deci­di­rá su sen­ti­do de voto la eje­cu­ti­va del DUP.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.