Para el Gobierno Vas­co, fren­te a la cri­sis, vivien­da vacia por Elkar­tzen

A día de hoy, y con la que esta cayen­do, se hace impres­cin­di­ble denun­ciar que las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas se per­mi­ten el lujo de man­te­ner vacía la vivien­da publi­ca. Vivien­da cons­trui­da con el dine­ro de todos de la que nadie dis­fru­ta. Dere­chos cerra­dos con lla­ve.

Y es que debe­mos par­tir de la afir­ma­ción incues­tio­na­ble que el dere­cho al uso y dis­fru­te de una vivien­da entron­can direc­ta­men­te con la dig­ni­dad de las per­so­nas, dig­ni­dad que sus pro­pias leyes se encar­gan de defi­nir como valor supre­mo. Des­gra­cia­da­men­te, nada más lejos de la reali­dad. La espe­cu­la­ción y el lobby de la cons­truc­ción, jun­to con la pasi­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal, se están encar­gan­do de enla­dri­llar nues­tras vidas, de enla­dri­llar nues­tra dig­ni­dad y nues­tro futu­ro.

La situa­ción es deso­la­do­ra: las tasas del paro no dejan de incre­men­tar­se, EREs por doquier, recor­tes de dere­chos y pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes labo­ra­les. No se pue­de obviar que uno de los fac­to­res que pre­ca­ri­za nues­tras vidas es el de la vivien­da: pre­cios de ven­ta y de alqui­ler desor­bi­ta­dos, con­di­cio­nes hipo­te­ca­rias usu­re­ras, o “si tie­nes suer­te”, un bole­to para la rifa que rea­li­za­ra el/​la político/​a de turno con su corres­pon­dien­te foto. Cam­bie­mos en la foto vivien­da por sani­dad, o por educación…un resul­ta­do para echar­se a tem­blar ¿no? Y al que se le ocu­rra pro­tes­tar bajo la obvie­dad de que los dere­chos no se sor­tean, mul­ta.

El absur­do lle­ga al lími­te cuan­do sal­ta la noti­cia de que ni siquie­ra esas per­so­nas afor­tu­na­das en el sor­teo pue­den acce­der a esa vivien­da, al ser impo­si­ble, hoy por hoy, con­se­guir un cré­di­to hipo­te­ca­rio.

Mien­tras tan­to, las ins­ti­tu­cio­nes se dedi­can a repar­tir el dine­ro del pue­blo entre ban­cos y cons­truc­to­ras; como si en vez de ser ellos quie­nes han gene­ra­do la cri­sis, fue­ran los afec­ta­dos. Los ver­da­de­ros legi­ti­ma­dos para exi­gir la pro­tec­ción de los entes públi­cos, quie­nes aquí vivi­mos, obser­va­mos las tran­sac­cio­nes millo­na­rias mien­tras a nos hablan de “tiem­pos de cri­sis” y de “apre­tar­nos el cin­tu­rón”. Lo que real­men­te se esta apre­tan­do es la soga al cue­llo de miles de per­so­nas que no tene­mos don­de desa­rro­llar un pro­yec­to de futu­ro digno.

El movi­mien­to por los dere­chos socia­les Elkar­tzen nos vemos hoy en la obli­ga­ción de denun­ciar la gota que col­ma el vaso, que no por nue­va deja de ser san­gran­te.

Tras mas de 5 años des­de que lo denun­cia­mos por pri­me­ra vez, el Gobierno Vas­co sigue man­te­nien­do VPO vacías en el barrio bil­baíno de Bil­bao La Vie­ja, más con­cre­ta­men­te en la zona de Sara­le­gi. Más aún, se per­mi­te el lujo de usar uno de los pisos que bien cubri­ría las nece­si­da­des de algu­na fami­lia como ofi­ci­na de unos vigi­lan­tes de segu­ri­dad. Esta­ría bien que algún res­pon­sa­ble ins­ti­tu­cio­nal nos expli­ca­se que prio­ri­da­des han dado lugar a una deci­sión tan ver­gon­zo­sa.

Hay que sumar este dato, ade­más, al faci­li­ta­do por el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao por el cual el 10% de las vivien­das del muni­ci­pio se encuen­tran vacías (alre­de­dor de 17.000). ¿Aca­so no exis­te deman­da de un techo digno en Bil­bao? ¿Gen­te sin casa y casas sin gen­te? Lo que pasa es que fal­ta volun­tad polí­ti­ca y sobran mucha des­ver­güen­za, cuan­do no ladro­nes.

Des­de Elkar­tzen que­re­mos dejar cla­ro que segui­re­mos denun­cian­do estas situa­cio­nes has­ta que todas las per­so­nas ten­gan garan­ti­za­dos sus dere­chos. Ade­más, apro­ve­cha­mos para anun­ciar que en las pró­xi­mas sema­nas saca­re­mos una guía de vivien­da en la que expli­ca­mos como se pue­de aca­bar con esta situa­ción según la legis­la­ción vigen­te. Aho­ra solo fal­ta la volun­tad polí­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *