3 de mar­zo, sinó­ni­mo de impu­ni­dad por Aso­cia­ción 3 de mar­zo

Han pasa­do 34 años des­de que el régi­men fas­cis­ta rei­nan­te en aquel momen­to, trun­ca­ra con la ayu­da de las armas un movi­mien­to ilu­sio­nan­te que ade­más de unas con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo, lucha­ba y había depo­si­ta­do sus espe­ran­zas en lograr un nue­vo espa­cio de demo­cra­cia y liber­tad. El 3 de mar­zo de 1976 la Poli­cía Arma­da Espa­ño­la, pis­to­la y metra­lle­ta en mano, ase­si­nó a 5 tra­ba­ja­do­res e hirió a más de un cen­te­nar de diver­sa gra­ve­dad. En una cri­mi­nal actua­ción, y tras gasear la igle­sia de San Fran­cis­co del barrio de Zara­ma­ga, pro­ce­dió a disol­ver a tiros una pací­fi­ca asam­blea de obre­ros que recla­ma­ban una mejor situa­ción labo­ral y la vuel­ta de las liber­ta­des y la nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca, la cual, el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co había roto 40 años antes lide­ran­do un gol­pe mili­tar con­tra la legi­ti­mi­dad de un gobierno repu­bli­cano, libre y demo­crá­ti­ca­men­te vota­do y esta­ble­ci­do. Un gol­pe mili­tar que pro­pi­ció la implan­ta­ción de una feroz y bru­tal dic­ta­du­ra que repri­mió y eli­mi­nó de mane­ra sis­te­má­ti­ca, a todas aque­llas per­so­nas que por sus ideas, cul­tu­ra, idio­ma, o con­di­ción diver­sa, supu­sie­ran un peli­gro y una ame­na­za con­tra los prin­ci­pios que implan­ta­ron en su deno­mi­na­do “Glo­rio­so Movi­mien­to Nacio­nal”.

Muer­to Fran­co el 20 de noviem­bre e 1975, la dic­ta­du­ra no murió con él. Con obje­to de man­te­ner y per­pe­tuar en el tiem­po el régi­men implan­ta­do, el dic­ta­dor y su séqui­to se habían preo­cu­pa­do de dejar­lo todo “ata­do y bien ata­do” para cuan­do aban­do­na­ra este mun­do. En eses ata­do y bien ata­do no cabía nin­gu­na posi­bi­li­dad ni expec­ta­ti­va de aper­tu­ra o de cam­bio, por el con­tra­rio, sí esta­ba con­tem­pla­da la mane­ra de actuar con­tra todo lo que repre­sen­ta­ra una ame­na­za para su per­pe­tua­ción.

Lo suce­di­do el 3 de mar­zo de 1976 se enmar­ca pre­ci­sa­men­te en el peli­gro que supo­nía para los here­de­ros del régi­men, per­mi­tir la pro­lon­ga­ción de la movi­li­za­ción obre­ra ini­cia­da en Gas­teiz. No esta­ban dis­pues­tos a tole­rar el ejem­plo a seguir que podía supo­ner en otros luga­res la lucha de Gas­teiz. Y actua­ron al igual que lo hicie­ron en el 36, con las armas. Su tan estu­dia­da y pla­ni­fi­ca­da estra­te­gia para man­te­ner los pila­res del régi­men implan­ta­do, no podía depen­der de unos cuan­tos obre­ros, que, ple­nos de dig­ni­dad y ansio­sos de liber­tad, pre­ten­dían la rup­tu­ra con un terri­ble y acia­go pasa­do, para crear y for­jar un futu­ro nue­vo y pro­me­te­dor.

34 años des­pués, los fami­lia­res de los tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos, y los afec­ta­dos de aque­lla actua­ción cri­mi­nal, reco­no­ci­da por la pro­pia poli­cía como una “masa­cre”, segui­mos recla­man­do Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción, al tiem­po que los res­pon­sa­bles, tan­to mate­ria­les, como induc­to­res de los hechos con­ti­núan en la más com­ple­ta impu­ni­dad. Unos suce­sos que el Esta­do Espa­ñol encu­bre y se nie­ga a juz­gar, bajo argu­men­tos de la pres­crip­ción de los deli­tos por el tiem­po trans­cu­rri­do y a la apli­ca­ción de la ley de Amnis­tía del 77, aun a sabien­das que los deli­tos de Geno­ci­dio y los Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad, ni pres­cri­ben ni son amnis­tia­bles. En este sen­ti­do, son cada vez más nume­ro­sas las voces que cata­lo­gan las actua­cio­nes ase­si­nas del fran­quis­mo como Geno­ci­dio y Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad. Así lo entien­de por ejem­plo, Amnis­tía Inter­na­cio­nal en su Infor­me del 18 de Julio de 2005 o el pro­pio Con­se­jo de Euro­pa en su Decla­ra­ción del mes de Mar­zo de 2006, ade­más de nume­ro­sas per­so­nas repre­sen­ta­ti­vas y muy cua­li­fi­ca­das que tra­ba­jan en el ámbi­to de la jus­ti­cia y en el tra­ta­mien­to y la apli­ca­ción de los dere­chos huma­nos a los afec­ta­dos por actos de repre­sión. Ni que decir tie­ne, que noso­tros, víc­ti­mas de una actua­ción terro­ris­ta impul­sa­da des­de un gobierno que 100 días antes pre­si­día Fran­co, vamos a impul­sar y pro­mo­ver las ini­cia­ti­vas que sean nece­sa­rias para poder plan­tear con garan­tías, accio­nes judi­cia­les en deman­da de jus­ti­cia. Es nece­sa­rio juz­gar al fran­quis­mo, y en esa labor es fun­da­men­tal que todas/​os las/​los represaliados/​as y sus fami­lia­res nos com­pro­me­ta­mos en la pre­sen­ta­ción a nivel indi­vi­dual o colec­ti­vo de las corres­pon­dien­tes deman­das judi­cia­les, para lo que, nues­tra aso­cia­ción, inte­gra­da en la coor­di­na­do­ra Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, pone a dis­po­si­ción de los interesados/​as, los cana­les nece­sa­rios para que dichas deman­das pue­dan rea­li­zar­se con cohe­ren­cia y unas míni­mas garan­tías jurí­di­cas y pro­ce­sa­les. Con ello, y con el res­pal­do y apo­yo de una socie­dad can­sa­da de impu­ni­dad y en exi­gen­cia de jus­ti­cia, logra­re­mos sen­tar en el ban­qui­llo a un régi­men geno­ci­da y cri­mi­nal como fue el lide­ra­do por el mili­tar gol­pis­ta Fran­co, y en el que algu­nos de sus más fie­les par­ti­da­rios y adep­tos, se man­tie­nen, a día de hoy, ocu­pan­do pues­tos rele­van­tes de poder e inclu­so, alguno de ellos pre­si­dien­do de for­ma hono­rí­fi­ca, par­ti­dos polí­ti­cos que se dicen demo­crá­ti­cos.

A pesar de los diver­sos reve­ses reci­bi­dos por la jus­ti­cia, nues­tro esfuer­zo va a cen­trar­se en esa direc­ción y un pri­mer paso por nues­tra par­te va a ser soli­ci­tar la revi­sión de la nega­ti­va a ser con­si­de­ra­dos como tales, por la ley de Soli­da­ri­dad con las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo. Es incon­gruen­te y no alcan­za­mos a enten­der cómo, por un lado, se nos nie­ga el ampa­ro en esta ley argu­men­tan­do que la actua­ción el 3 de mar­zo de 1976 de la Poli­cía Arma­da no fue una actua­ción terro­ris­ta, muy al con­tra­rio, se tra­tó de una actua­ción para recu­pe­rar el orden per­di­do tras una insu­rrec­ción obre­ra, y por otro, nos admi­ten en la ley cono­ci­da como de Memo­ria, por tra­tar­se de unos hechos en los que los tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos lo fue­ron en la lucha por las liber­ta­des y la demo­cra­cia. Ante esta mani­fies­ta y cla­ra con­tra­dic­ción, y más allá del tra­to des­igual y dis­cri­mi­na­to­rio que supo­ne ser con­tem­pla­dos en una u otra ley, el Gobierno Espa­ñol ten­drá que pro­nun­ciar­se y dar una expli­ca­ción cohe­ren­te, ó, lle­ga­do el caso, serán los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia o el pro­pio Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU con sede en Gine­bra, en el que tene­mos plan­tea­da una deman­da pen­dien­te de reso­lu­ción, los que dic­ta­mi­nen.

Es evi­den­te y así que­da de mani­fies­to, la nula volun­tad de las auto­ri­da­des polí­ti­cas del Esta­do Espa­ñol de escla­re­cer y de enjui­ciar fla­gran­tes vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos como la matan­za de Gas­teiz. Por el con­tra­rio, tra­tan de ocul­tar, de silen­ciar y de dejar en el olvi­do, sin mos­trar un sen­ti­do y ver­da­de­ro reco­no­ci­mien­to, a los afec­ta­dos y afec­ta­das por aque­llos hechos. Son inca­pa­ces de pedir per­dón y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, que como gobierno les corres­pon­de, por la acción terro­ris­ta lle­va­da a cabo con­tra el Pue­blo Tra­ba­ja­dor el 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz, ampa­ran­do con su pos­tu­ra a los res­pon­sa­bles de la mis­ma.

Con­tra el olvi­do y la impu­ni­dad, “Memo­ria y Jus­ti­cia”. Esa es nues­tra labor y ahí esta­mos, com­par­tien­do espa­cio y esfuer­zos con otros colec­ti­vos memo­ria­lis­tas de Eus­kal Herria. Es esen­cial e impres­cin­di­ble trans­mi­tir la his­to­ria en base a rela­tos vera­ces y ajus­ta­dos a la reali­dad y corres­pon­de a la comu­ni­dad edu­ca­ti­va, a tra­vés de uni­da­des didác­ti­cas debi­da­men­te con­sen­sua­das y ela­bo­ra­das, la res­pon­sa­bi­li­dad de dar a cono­cer en las aulas una his­to­ria que algu­nos quie­ren negar­nos. Es inad­mi­si­ble que sigan impe­ran­do ver­sio­nes men­ti­ro­sas y ter­gi­ver­sa­das, que como en el caso del 3 de mar­zo, tra­tan de jus­ti­fi­car una actua­ción des­de cual­quier pun­to de vis­ta injus­ti­fi­ca­ble. Si que­re­mos cons­truir y for­jar un futu­ro sóli­do, debe­rá sus­ten­tar­se en un cono­ci­mien­to exac­to del pasa­do, por eso, a las nue­vas gene­ra­cio­nes les debe­mos una his­to­ria sin vacíos ni agu­je­ros negros, con obje­ti­vi­dad y total trans­pa­ren­cia y vera­ci­dad.

Ando­ni Txas­ko Díaz

Aso­cia­ción 3 de Mar­zo – Martxoak 3 Elkar­tea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *