3 de mar­zo, sinó­ni­mo de impu­ni­dad por Aso­cia­ción 3 de marzo

Han pasa­do 34 años des­de que el régi­men fas­cis­ta rei­nan­te en aquel momen­to, trun­ca­ra con la ayu­da de las armas un movi­mien­to ilu­sio­nan­te que ade­más de unas con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo, lucha­ba y había depo­si­ta­do sus espe­ran­zas en lograr un nue­vo espa­cio de demo­cra­cia y liber­tad. El 3 de mar­zo de 1976 la Poli­cía Arma­da Espa­ño­la, pis­to­la y metra­lle­ta en mano, ase­si­nó a 5 tra­ba­ja­do­res e hirió a más de un cen­te­nar de diver­sa gra­ve­dad. En una cri­mi­nal actua­ción, y tras gasear la igle­sia de San Fran­cis­co del barrio de Zara­ma­ga, pro­ce­dió a disol­ver a tiros una pací­fi­ca asam­blea de obre­ros que recla­ma­ban una mejor situa­ción labo­ral y la vuel­ta de las liber­ta­des y la nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca, la cual, el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co había roto 40 años antes lide­ran­do un gol­pe mili­tar con­tra la legi­ti­mi­dad de un gobierno repu­bli­cano, libre y demo­crá­ti­ca­men­te vota­do y esta­ble­ci­do. Un gol­pe mili­tar que pro­pi­ció la implan­ta­ción de una feroz y bru­tal dic­ta­du­ra que repri­mió y eli­mi­nó de mane­ra sis­te­má­ti­ca, a todas aque­llas per­so­nas que por sus ideas, cul­tu­ra, idio­ma, o con­di­ción diver­sa, supu­sie­ran un peli­gro y una ame­na­za con­tra los prin­ci­pios que implan­ta­ron en su deno­mi­na­do “Glo­rio­so Movi­mien­to Nacional”.

Muer­to Fran­co el 20 de noviem­bre e 1975, la dic­ta­du­ra no murió con él. Con obje­to de man­te­ner y per­pe­tuar en el tiem­po el régi­men implan­ta­do, el dic­ta­dor y su séqui­to se habían preo­cu­pa­do de dejar­lo todo “ata­do y bien ata­do” para cuan­do aban­do­na­ra este mun­do. En eses ata­do y bien ata­do no cabía nin­gu­na posi­bi­li­dad ni expec­ta­ti­va de aper­tu­ra o de cam­bio, por el con­tra­rio, sí esta­ba con­tem­pla­da la mane­ra de actuar con­tra todo lo que repre­sen­ta­ra una ame­na­za para su perpetuación.

Lo suce­di­do el 3 de mar­zo de 1976 se enmar­ca pre­ci­sa­men­te en el peli­gro que supo­nía para los here­de­ros del régi­men, per­mi­tir la pro­lon­ga­ción de la movi­li­za­ción obre­ra ini­cia­da en Gas­teiz. No esta­ban dis­pues­tos a tole­rar el ejem­plo a seguir que podía supo­ner en otros luga­res la lucha de Gas­teiz. Y actua­ron al igual que lo hicie­ron en el 36, con las armas. Su tan estu­dia­da y pla­ni­fi­ca­da estra­te­gia para man­te­ner los pila­res del régi­men implan­ta­do, no podía depen­der de unos cuan­tos obre­ros, que, ple­nos de dig­ni­dad y ansio­sos de liber­tad, pre­ten­dían la rup­tu­ra con un terri­ble y acia­go pasa­do, para crear y for­jar un futu­ro nue­vo y prometedor.

34 años des­pués, los fami­lia­res de los tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos, y los afec­ta­dos de aque­lla actua­ción cri­mi­nal, reco­no­ci­da por la pro­pia poli­cía como una “masa­cre”, segui­mos recla­man­do Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción, al tiem­po que los res­pon­sa­bles, tan­to mate­ria­les, como induc­to­res de los hechos con­ti­núan en la más com­ple­ta impu­ni­dad. Unos suce­sos que el Esta­do Espa­ñol encu­bre y se nie­ga a juz­gar, bajo argu­men­tos de la pres­crip­ción de los deli­tos por el tiem­po trans­cu­rri­do y a la apli­ca­ción de la ley de Amnis­tía del 77, aun a sabien­das que los deli­tos de Geno­ci­dio y los Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad, ni pres­cri­ben ni son amnis­tia­bles. En este sen­ti­do, son cada vez más nume­ro­sas las voces que cata­lo­gan las actua­cio­nes ase­si­nas del fran­quis­mo como Geno­ci­dio y Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad. Así lo entien­de por ejem­plo, Amnis­tía Inter­na­cio­nal en su Infor­me del 18 de Julio de 2005 o el pro­pio Con­se­jo de Euro­pa en su Decla­ra­ción del mes de Mar­zo de 2006, ade­más de nume­ro­sas per­so­nas repre­sen­ta­ti­vas y muy cua­li­fi­ca­das que tra­ba­jan en el ámbi­to de la jus­ti­cia y en el tra­ta­mien­to y la apli­ca­ción de los dere­chos huma­nos a los afec­ta­dos por actos de repre­sión. Ni que decir tie­ne, que noso­tros, víc­ti­mas de una actua­ción terro­ris­ta impul­sa­da des­de un gobierno que 100 días antes pre­si­día Fran­co, vamos a impul­sar y pro­mo­ver las ini­cia­ti­vas que sean nece­sa­rias para poder plan­tear con garan­tías, accio­nes judi­cia­les en deman­da de jus­ti­cia. Es nece­sa­rio juz­gar al fran­quis­mo, y en esa labor es fun­da­men­tal que todas/​os las/​los represaliados/​as y sus fami­lia­res nos com­pro­me­ta­mos en la pre­sen­ta­ción a nivel indi­vi­dual o colec­ti­vo de las corres­pon­dien­tes deman­das judi­cia­les, para lo que, nues­tra aso­cia­ción, inte­gra­da en la coor­di­na­do­ra Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan, pone a dis­po­si­ción de los interesados/​as, los cana­les nece­sa­rios para que dichas deman­das pue­dan rea­li­zar­se con cohe­ren­cia y unas míni­mas garan­tías jurí­di­cas y pro­ce­sa­les. Con ello, y con el res­pal­do y apo­yo de una socie­dad can­sa­da de impu­ni­dad y en exi­gen­cia de jus­ti­cia, logra­re­mos sen­tar en el ban­qui­llo a un régi­men geno­ci­da y cri­mi­nal como fue el lide­ra­do por el mili­tar gol­pis­ta Fran­co, y en el que algu­nos de sus más fie­les par­ti­da­rios y adep­tos, se man­tie­nen, a día de hoy, ocu­pan­do pues­tos rele­van­tes de poder e inclu­so, alguno de ellos pre­si­dien­do de for­ma hono­rí­fi­ca, par­ti­dos polí­ti­cos que se dicen democráticos.

A pesar de los diver­sos reve­ses reci­bi­dos por la jus­ti­cia, nues­tro esfuer­zo va a cen­trar­se en esa direc­ción y un pri­mer paso por nues­tra par­te va a ser soli­ci­tar la revi­sión de la nega­ti­va a ser con­si­de­ra­dos como tales, por la ley de Soli­da­ri­dad con las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo. Es incon­gruen­te y no alcan­za­mos a enten­der cómo, por un lado, se nos nie­ga el ampa­ro en esta ley argu­men­tan­do que la actua­ción el 3 de mar­zo de 1976 de la Poli­cía Arma­da no fue una actua­ción terro­ris­ta, muy al con­tra­rio, se tra­tó de una actua­ción para recu­pe­rar el orden per­di­do tras una insu­rrec­ción obre­ra, y por otro, nos admi­ten en la ley cono­ci­da como de Memo­ria, por tra­tar­se de unos hechos en los que los tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos lo fue­ron en la lucha por las liber­ta­des y la demo­cra­cia. Ante esta mani­fies­ta y cla­ra con­tra­dic­ción, y más allá del tra­to des­igual y dis­cri­mi­na­to­rio que supo­ne ser con­tem­pla­dos en una u otra ley, el Gobierno Espa­ñol ten­drá que pro­nun­ciar­se y dar una expli­ca­ción cohe­ren­te, ó, lle­ga­do el caso, serán los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia o el pro­pio Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU con sede en Gine­bra, en el que tene­mos plan­tea­da una deman­da pen­dien­te de reso­lu­ción, los que dictaminen.

Es evi­den­te y así que­da de mani­fies­to, la nula volun­tad de las auto­ri­da­des polí­ti­cas del Esta­do Espa­ñol de escla­re­cer y de enjui­ciar fla­gran­tes vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos como la matan­za de Gas­teiz. Por el con­tra­rio, tra­tan de ocul­tar, de silen­ciar y de dejar en el olvi­do, sin mos­trar un sen­ti­do y ver­da­de­ro reco­no­ci­mien­to, a los afec­ta­dos y afec­ta­das por aque­llos hechos. Son inca­pa­ces de pedir per­dón y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, que como gobierno les corres­pon­de, por la acción terro­ris­ta lle­va­da a cabo con­tra el Pue­blo Tra­ba­ja­dor el 3 de mar­zo de 1976 en Gas­teiz, ampa­ran­do con su pos­tu­ra a los res­pon­sa­bles de la misma.

Con­tra el olvi­do y la impu­ni­dad, “Memo­ria y Jus­ti­cia”. Esa es nues­tra labor y ahí esta­mos, com­par­tien­do espa­cio y esfuer­zos con otros colec­ti­vos memo­ria­lis­tas de Eus­kal Herria. Es esen­cial e impres­cin­di­ble trans­mi­tir la his­to­ria en base a rela­tos vera­ces y ajus­ta­dos a la reali­dad y corres­pon­de a la comu­ni­dad edu­ca­ti­va, a tra­vés de uni­da­des didác­ti­cas debi­da­men­te con­sen­sua­das y ela­bo­ra­das, la res­pon­sa­bi­li­dad de dar a cono­cer en las aulas una his­to­ria que algu­nos quie­ren negar­nos. Es inad­mi­si­ble que sigan impe­ran­do ver­sio­nes men­ti­ro­sas y ter­gi­ver­sa­das, que como en el caso del 3 de mar­zo, tra­tan de jus­ti­fi­car una actua­ción des­de cual­quier pun­to de vis­ta injus­ti­fi­ca­ble. Si que­re­mos cons­truir y for­jar un futu­ro sóli­do, debe­rá sus­ten­tar­se en un cono­ci­mien­to exac­to del pasa­do, por eso, a las nue­vas gene­ra­cio­nes les debe­mos una his­to­ria sin vacíos ni agu­je­ros negros, con obje­ti­vi­dad y total trans­pa­ren­cia y veracidad.

Ando­ni Txas­ko Díaz

Aso­cia­ción 3 de Mar­zo – Martxoak 3 Elkartea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.