Los “azna­ri­tos” cuba­nos, por Cubadebate

Los lla­ma­dos “opo­si­to­res” en Cuba pare­cen clo­na­dos del ex pre­si­den­te del gobierno espa­ñol José María Aznar. Cum­plen al pie de la letra las indi­ca­cio­nes de los sec­to­res más ultra­con­ser­va­do­res de Esta­dos Uni­dos, como el ex líder del dere­chis­ta Par­ti­do Popu­lar (PP), y no esca­ti­man un solo segun­do en per­pe­trar cam­pa­ñas anti­cu­ba­nas, como con­se­cuen­cia de la enfer­me­dad endé­mi­ca que padecen.

El minúscu­lo gru­púscu­lo de mer­ce­na­rios cuba­nos, simi­lar a Aznar, apro­ve­cha cual­quier cir­cuns­tan­cia para lan­zar una feroz cam­pa­ña con­tra la isla cari­be­ña, inclu­so uti­li­zan el lamen­ta­ble falle­ci­mien­to de un deno­mi­na­do “disi­den­te”, a quien alen­ta­ron a la muer­te, para con­se­guir un supues­to már­tir, con­tra­rio a inten­tar evi­tar­la como hicie­ron las auto­ri­da­des de la mayor de las Anti­llas al brin­dar­le a esa per­so­na toda la aten­ción médi­ca requerida.

Nin­guno de esos des­pres­ti­gia­dos “opo­si­to­res”, como el ex jefe del gobierno de Madrid, con­de­nó la san­grien­ta inva­sión a Irak de la cual fue pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal el “caba­lle­ri­to” espa­ñol, y mucho menos expre­sa­ron cons­ter­na­ción por la muer­te de cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos de ese país a cau­sa de esa gue­rra, y otros muchos que fue­ron y son tor­tu­ra­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción, como el que per­sis­te en la base mili­tar de Guan­tá­na­mo, y cár­ce­les secre­tas ubi­ca­das en Europa.

Tam­po­co los mer­ce­na­rios cuba­nos, paga­dos por Washing­ton y por algu­nos de sus alia­dos euro­peos, se han refe­ri­do en momen­to alguno a los más de 4 mil cuba­nos que han falle­ci­do o han resul­ta­do muti­la­dos como con­se­cuen­cia de las con­ti­nuas accio­nes terro­ris­tas de Esta­dos Uni­dos con­tra la isla, des­de el triun­fo de su Revo­lu­ción en 1959.

Cla­ro, que de igual for­ma, los “azna­ri­tos” hacen silen­cio abso­lu­to ante el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro que las suce­si­vas admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas man­tie­nen has­ta hoy con­tra el pue­blo cubano, a pesar del recha­zo uná­ni­me mun­dial a esa frus­tra­da polí­ti­ca agresiva.

La nue­va estra­te­gia de los mis­mos mer­ce­na­rios, como la de Aznar y sus secua­ces del PP, quie­nes como era de espe­rar ya comen­za­ron a voci­fe­rar en Madrid, es uti­li­zar el falle­ci­mien­to este mar­tes en La Haba­na del “disi­den­te” para des­atar un nue­vo y feroz ata­que mediá­ti­co con­tra Cuba, con el apo­yo de los gran­des medios de pren­sa inter­na­cio­na­les al ser­vi­cio de pode­ro­sos empo­rios dere­chis­tas y anticubanos.

Pero los “azna­ri­tos”, sin pres­ti­gio alguno ante la opi­nión públi­ca mun­dial, como el ex pre­si­den­te espa­ñol, no con­se­gui­rán el pro­ta­go­nis­mo que pre­ten­den lograr a cos­ta de la muer­te de una per­so­na. Qué vergüenza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.