Ries­go país: indi­ca­dor al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo, por Luis Alber­to Matos

“El ries­go país no es un indi­ca­dor con­fia­ble de la evo­lu­ción de la inver­sión y el cre­ci­mien­to.”

Fede­ri­co Anzil

El ata­que con­ti­núa. Las tras­na­cio­na­les no con­si­guen aún supe­rar la cri­sis, mucho menos regre­sar a los por­cen­ta­jes de bene­fi­cios acos­tum­bra­dos. Bus­can nue­vas fuen­tes de mate­ria pri­ma, ener­gía y mano de obra para sus mer­ca­dos.

Sus pro­pios medios de infor­ma­ción divul­gan nues­tras reser­vas petro­le­ras y las cali­fi­can como “las mayo­res del pla­ne­ta”; la orden lle­ga a sus escri­bas loca­les quie­nes no dudan en titu­lar: “Vene­zue­la es en la actua­li­dad el peor país para inver­tir en todo el mun­do”.

Hablan de un indi­ca­dor que debe alar­mar­nos por­que “se ha dupli­ca­do en menos de un lus­tro”, agre­gan­do deta­lles que los dela­tan como fie­les cum­pli­do­res de una orden.

Por­que para ase­gu­rar que “la deva­lua­ción de la mone­da es una de sus cau­sas y el más recien­te agra­van­te” hay que estar obe­de­cien­do cie­ga­men­te, sin tomar­se la moles­tia en con­sul­tar libros o por­ta­les sobre eco­no­mía o finan­zas. Ahu­yen­tar a los inver­sio­nis­tas es par­te de un plan.

Nos pre­sen­tan enton­ces al “ries­go país” como “el índi­ce que mide el gra­do de ries­go que entra­ña un país para las inver­sio­nes extran­je­ras”. Pero su pro­pia defi­ni­ción no resis­te el menor aná­li­sis.

Fede­ri­co Anzil dedu­ce que: “El enfo­que ‘ries­go-país’ da por sen­ta­do que exis­te una car­te­ra de pro­yec­tos espe­ran­do, los cua­les se rea­li­za­rán en el momen­to que el ries­go dis­mi­nu­ya”

Y agre­ga: “La uti­li­za­ción del ries­go país, como indi­ca­dor de la evo­lu­ción de una eco­no­mía, se basa para­dó­ji­ca­men­te en los supues­tos neo­clá­si­cos de per­fec­ta infor­ma­ción y movi­li­dad de capi­ta­les; el sólo hecho de la exis­ten­cia de un indi­ca­dor de ries­go país es la demos­tra­ción de que estos supues­tos no se veri­fi­can en la reali­dad”.

“Si los supues­tos neo­clá­si­cos fue­sen cier­tos, no debe­ría exis­tir el ries­go país ya que la per­fec­ta movi­li­dad de capi­ta­les e infor­ma­ción igua­la­rían la ren­ta­bi­li­dad mar­gi­nal del capi­tal con la tasa inter­na­cio­nal de inte­rés; es decir, no exis­ti­ría el ries­go país ya que las tasas de inte­rés de los dife­ren­tes paí­ses serían idén­ti­cas”.

Pon­de­ra­cio­nes sub­je­ti­vas

El ries­go país es un por­cen­ta­je adi­cio­nal que paga un país por sus bonos, cal­cu­la­do en rela­ción a la tasa que paga el Teso­ro de Esta­dos Uni­dos. Lo con­si­de­ran como “la dife­ren­cia que exis­te entre el ren­di­mien­to de un títu­lo públi­co emi­ti­do por el gobierno nacio­nal y un títu­lo de carac­te­rís­ti­cas simi­la­res emi­ti­do por el Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos”.

Pero hay más de un “ries­go país”, por­que al menos cin­co ins­ti­tu­cio­nes lo cal­cu­lan, con dife­ren­tes resul­ta­dos, aun­que se “con­ta­gian” los fac­to­res sub­je­ti­vos.

Moody’s, Stan­dad & Poor’s, J.P. Mor­gan, Ins­ti­tu­tio­nal Inves­tor y Euro­mo­ney publi­can regu­lar­men­te sus cifras sobre “ries­go país” de dife­ren­tes nacio­nes.

Lo expre­san en cifras ente­ras don­de cada 100 uni­da­des equi­va­len a una sobre­ta­sa del 1%, sobre la tasa de inte­rés de los bonos de Esta­dos Uni­dos, con­si­de­ra­da por ellos como de ries­go cero. O sea: esa noti­cia publi­ca­da esta sema­na por sus pro­pios medios, don­de Oba­ma le soli­ci­ta a Chi­na que deva­lúe su mone­da por­que peli­gra el valor del dólar, es men­ti­ra.

Por otra par­te, aun­que no pre­ten­de­mos que la eco­no­mía se base exclu­si­va­men­te en cifras resul­tan­tes de cálcu­los exac­tos, tam­po­co acep­ta­mos como correc­tos aque­llos indi­ca­do­res don­de los fac­to­res sub­je­ti­vos pue­den ser fácil­men­te mani­pu­la­dos por posi­cio­nes o pre­sio­nes polí­ti­cas, según el deseo o inte­rés de pode­ro­sos gru­pos.

Por ejem­plo, los fac­to­res que uti­li­za Euro­mo­ney, para sus cálcu­los de “ries­go país”, le otor­gan un 25% al fac­tor polí­ti­co, por enci­ma de los indi­ca­do­res de mer­ca­do y cin­co veces aspec­tos tan impor­tan­tes, siguien­do sus pro­pias nor­mas eco­nó­mi­cas, como “acce­so a finan­cia­mien­tos” y “acce­so a mer­ca­do de capi­ta­les”.

Más aún, es supe­rior al doble del indi­ca­dor de deu­da y de la pro­pia cali­fi­ca­ción cre­di­ti­cia, valo­ra­da sólo en 10%. Es decir, si mi posi­ción polí­ti­ca no es de su agra­do, no impor­ta si soy bue­na paga, ni si ten­go déca­das cum­plien­do fiel­men­te y a tiem­po mis com­pro­mi­sos.

Adi­cio­nal­men­te, otro 25% le otor­gan al “desem­pe­ño eco­nó­mi­co”, pero éste es medi­do sólo en tér­mi­nos mone­ta­rios finan­cie­ros. No impor­ta lo que haya “sem­bra­do” con mi dine­ro ni el desa­rro­llo o sus­ten­to que haya alcan­za­do.

Vati­ci­nios incon­gruen­tes

Todos los méto­dos uti­li­za­dos para cal­cu­lar el ries­go país, por las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes, tie­nen los mis­mos defec­tos: uti­li­zan varia­bles cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas, con mar­ca­da sub­je­ti­vi­dad y pon­de­ra­cio­nes imper­fec­tas.

Pero sir­ven para asus­tar a paí­ses, pue­blos y gobier­nos, ame­na­zán­do­los con eso de “mien­tras más alta sea la cali­fi­ca­ción de ries­go país, mayor va a ser el cos­to de endeu­da­mien­to, y mien­tras mayor sea este cos­to, menor va a ser la manio­bra­bi­li­dad de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y mayor el ries­go de incum­pli­mien­to, lo que a su vez ele­va­rá el mis­mo ries­go país”.

Para con­tar con alia­dos loca­les, sue­len agre­gar a su ame­na­za: “habrá un menor flu­jo de fon­dos hacia el país y una mayor tasa de inte­rés glo­bal. Es decir: no sólo se ele­va el cos­to de endeu­da­mien­to del gobierno sino tam­bién el del sec­tor pri­va­do, con efec­tos depri­men­tes sobre la inver­sión, el cre­ci­mien­to y el nivel de empleo de los recur­sos huma­nos y físi­cos” y los escri­bas salen a publi­car lo que estás leyen­do des­de hace varios días.

Pero, don­de cum­plen sus órde­nes, “los mer­ca­dos bur­sá­ti­les inter­na­cio­na­les siguen a la baja”, aun­que insis­tan en des­ta­car que sólo des­cen­de­rán los bonos vene­zo­la­nos y el pre­cio del petró­leo.

Mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas

Lee­mos: “el euro pier­de su atrac­ti­vo como mone­da de reser­va en el mun­do”. Sabe­mos enton­ces que ven­drán a inver­tir aquí, sin impor­tar lo que publi­quen sus pro­pios medios.

Los inver­sio­nis­tas, al momen­to de rea­li­zar sus elec­cio­nes de dón­de y cómo inver­tir, bus­can maxi­mi­zar sus ganan­cias.

Debi­do a la gran can­ti­dad de infor­ma­ción dis­po­ni­ble y al cos­to de obte­ner­la, a pro­ble­mas de infor­ma­ción imper­fec­ta y asi­me­trías de infor­ma­ción, y prin­ci­pal­men­te a que no se pue­de adi­vi­nar el futu­ro, es impo­si­ble saber con exac­ti­tud cuál es el ren­di­mien­to espe­ra­do y la des­via­ción están­dar de una inver­sión.

Pero sí saben, aun­que mani­pu­len en vía opues­ta, que las reser­vas de petró­leo y gas están aquí, espe­ran­do a quie­nes de ver­dad pue­den ser lla­ma­dos inver­sio­nis­tas.

Expe­rien­cias en Lati­noa­mé­ri­ca

En nues­tra Patria gran­de somos tes­ti­gos de con­tra­dic­cio­nes del ries­go país.

Entre 1997 y 2000, el “ries­go país” de Bra­sil fué mucho mayor que el de Uru­guay. Sin embar­go, Bra­sil cre­ció mucho más que Uru­guay.

En Argen­ti­na ame­na­za­ban casi a dia­rio con el ries­go país, pero sus cifras eran mejo­res o igua­les que las de sus veci­nos, don­de ins­ta­ban a inver­tir.

La sema­na pasa­da, un gru­po de “exper­tos” se reu­nie­ron en Mia­mi para ana­li­zar la eco­no­mía de Lati­noa­mé­ri­ca. Seña­lan el gran ries­go que repre­sen­ta el gobierno de Vene­zue­la a la “inter­ven­ción extran­je­ra en los paí­ses lati­nos”. Ase­gu­ran que aquí no se pue­de inver­tir por fallas de ener­gía eléc­tri­ca y mone­da deva­lua­da.

Agre­gan que “empren­de­do­res vene­zo­la­nos invier­ten en Pana­má” en “res­tau­rants y trans­por­te”, ale­ja­dos por el ries­go país.

Inclu­yen ade­más que “el nego­cio del oro se va para Colom­bia” don­de “hay menor ries­go”.

Opor­tu­ni­da­des en Vene­zue­la

Sus pro­pios eco­no­mis­tas se los advier­ten. Dun­can H. Mel­drum, quien difí­cil­men­te pue­da ser “acu­sa­do” de socia­lis­ta, les seña­la que “el aná­li­sis de ries­go-país requie­re un amplio y com­pren­si­vo cono­ci­mien­to de la eco­no­mía inter­na­cio­nal y de la macro­eco­no­mía, así como de las ins­ti­tu­cio­nes socio­po­lí­ti­cas y de la his­to­ria del país obje­to de estu­dio”.

¿Ten­drán eso cla­ro quie­nes ana­li­zan a Vene­zue­la? ¿Nos cono­cen real­men­te los esti­ma­do­res del ries­go país?.

Entre­tan­to, la Faja Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co se empe­ña en des­men­tir­los. Los blo­ques 4, 5 y 6, del Cam­po Junín, atra­je­ron inver­sio­nes por varias dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res, y las lici­ta­cio­nes del Cam­po Cara­bo­bo pro­me­ten cifras simi­la­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *