Luis Ocam­po absuel­to por Izca

El Juz­ga­do de lo Penal nº2 de Valla­do­lid ha absuel­to del deli­to de inju­rias y/​o calum­nias con­tra León de la Riva, alcal­de de Valla­do­lid a Luis Ocam­po, por­ta­voz de la Coor­di­na­do­ra con­tra el nar­co­trá­fi­co del barrio de Paja­ri­llos, Valla­do­lid.

La sen­ten­cia abso­lu­to­ria que extrac­ta­mos a con­ti­nua­ción ha sido valo­ra­da muy posi­ti­va­men­te por la Coor­di­na­do­ra, cosa muy dife­ren­te ha ocu­rri­do con el alcal­de que ha ani­ma­do a la Fis­ca­lía para que pre­sen­te recur­so ante la Audien­cia Pro­vin­cial, para lo que hay un pla­zo de diez días.

Repro­du­ci­mos las reac­cio­nes ante la sen­ten­cia pare­ci­das en diver­sos medios de comu­ni­ca­ción de la ciu­dad.

A las seis de la tar­de la Coor­di­na­do­ra dará una rue­da de pren­sa para valo­rar la sen­ten­cia.

Izquier­da Cas­te­lla­na.

Cas­ti­lla a 18 de febre­ro de 2010

Publi­ca­do en el Nor­te de Cas­ti­lla el 18 de febre­ro de 2010

Ocam­po, absuel­to de inju­rias sobre el alcal­de de Valla­do­lid

Publi­ca­do en el Día de Valla­do­lid el 18 de febre­ro de 2010

La juez absuel­ve a Ocam­po del deli­to de inju­rias y calum­nias sobre el alcal­de de Valla­do­lid

Publi­ca­do en el Mun­do de Valla­do­lid el 18 de febre­ro de 2010

Absuel­to de un deli­to de inju­rias con­tra el alcal­de de Valla­do­lid

Publi­ca­do en Euro­pa Press el 18 de febre­ro de 2010

Absuel­to de un deli­to de inju­rias sobre el alcal­de de Valla­do­lid

Extrac­to de la sen­ten­cia.:

[… En el pre­sen­te caso es un hecho no con­tro­ver­ti­do que el acu­sa­do lle­va varios años luchan­do con­tra el pro­ble­ma del nar­co­trá­fi­co en el barrio de Paja­ri­llos de esta ciu­dad, sien­do un miem­bro des­ta­ca­do y ade­más por­ta­voz de la Coor­di­na­do­ra crea­da para encau­zar esa lucha ]

[… Lo fun­da­men­tal es que el acu­sa­do hizo tales crí­ti­cas en el ejer­ci­cio de este dere­cho a la liber­tad de expre­sión en el mar­co de una elec­cio­nes muni­ci­pa­les, y en repre­sen­ta­ción de un movi­mien­to social indis­cu­ti­ble­men­te com­pro­me­ti­do en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, de don­de resul­ta lógi­co que, con­si­de­ran­do que la labor de este alcal­de nos satis­fa­cía las expec­ta­ti­vas de esa Coor­di­na­do­ra, cri­ti­quen la labor del mis­mo bus­can­do, como el pro­pio acu­sa­do reco­no­ció, su des­ti­tu­ción. Como ya indi­cá­ba­mos más arri­ba, en estos casos la liber­tad de expre­sión alcan­za su máxi­ma cota de pro­tec­ción, y la cua­li­dad del Alcal­de, suje­to pasi­vo de estas cri­ti­cas, moda­li­za la apli­ca­ción de los deli­tos de calum­nias e inju­rias.]

[… En el caso que nos ocu­pa las expre­sio­nes se pro­du­cen para denun­ciar una polí­ti­ca urba­nís­ti­ca de la alcal­día que con­si­de­ran espe­cu­la­ti­va y, como tal favo­re­ce­do­ra del blan­queo de dine­ro. La cone­xión entre el blan­queo de capi­ta­les y la delin­cuen­cia del nar­co­trá­fi­co está fue­ra de toda duda, como lo está que la fina­li­dad de la coor­di­na­do­ra de la que el acu­sa­do es por­ta­voz es, la erra­di­ca­ción de esta delin­cuen­cia en el barrio don­de se ubi­ca. De la prue­ba prac­ti­ca­da pare­ce des­pren­der­se el con­ven­ci­mien­to del acu­sa­do de que el Alcal­de había lle­va­do a cabo actua­cio­nes irre­gu­la­res en la ges­tión muni­ci­pal en rela­ción con el otor­ga­mien­to de licen­cias. Las expre­sio­nes ver­ti­das por el acu­sa­do ante los perio­dis­tas se refie­ren direc­ta­men­te a la mane­ra en que él con­si­de­ra que el alcal­de desem­pe­ña su labor pro­fe­sio­nal, no entran­do en otro tipo de con­si­de­ra­cio­nes dife­ren­tes a al pura crí­ti­ca de esa ges­tión muni­ci­pal que pudie­ran des­acre­di­tar o ser con­tra­rio al honor del señor León de la Riva. La Sen­ten­cia del TC 13694, de 9 de mayo, seña­la que en estos casos no habría inten­ción de vili­pen­diar sino de cri­ti­car.

Esa crí­ti­ca estría ade­más enmar­ca­da y ampa­ra­da por el dere­cho a comu­ni­car infor­ma­ción, reco­no­ci­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te, al que más arri­ba nos hemos refe­ri­do. Como indi­có el acu­sa­do al ser inte­rro­ga­do, como por­ta­voz de la Coor­di­na­do­ra creía nece­sa­ria expli­car los avan­ces con­se­gui­dos en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co y esta­ble­cer las nue­vas líneas de acción, entre ellas, cri­ti­cas la polí­ti­ca muni­ci­pal que con­si­de­ra­ba que ampa­ra el nar­co­trá­fi­co, indi­rec­ta­men­te, a tra­vés de esa polí­ti­ca urba­nís­ti­ca espe­cu­la­ti­va, y , en con­se­cuen­cia, inten­tar bus­car un nue­vo alcal­de para la ciu­dad – recor­de­mos que era épo­ca pre­elec­to­ral- pues el que exis­tía enton­ces, según su pun­to de vis­ta era una pie­za cla­ve en el desa­rro­llo de ese urba­nis­mos espe­cu­la­ti­vo que ampa­ra la eco­no­mía cri­mi­nal, entre otros al nar­co­trá­fi­co. La infor­ma­ción ofre­ci­da por el cau­sa­do, posee las notas que exi­ge nues­tro Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para que pue­da enten­der­se ejer­ci­ta­do líci­ta­men­te el dere­cho a la infor­ma­ción, pues la infor­ma­ción tie­ne el gra­do de vera­ci­dad exi­ge nues­tra juris­pru­den­cia y ade­más es una infor­ma­ción de inte­rés.

Aten­dien­do al con­cre­to con­tex­to tem­po­ral y social en que esas expre­sio­nes se pro­du­cen nos encon­tra­mos con que a ins­tan­cia de la defen­sa y para acre­di­tar ese gra­do de vera­ci­dad, se ha prac­ti­ca­do una copio­sa prue­ba docu­men­tal con­sis­ten­te en nume­ro­sas noti­cias perio­dís­ti­cas de esa épo­ca, don­de se cri­ti­ca la ges­tión muni­ci­pal de la Alcal­día en mate­ria de urba­nis­mo, como, noti­cias que ade­más cues­tio­nan la lega­li­dad de las deci­sio­nes muni­ci­pa­les en dicha mate­ria, y que se hacen eco de la labor muni­ci­pal en mate­ria de orga­nis­mo se ha vis­to san­cio­na­da en nume­ro­sas reso­lu­cio­nes de los tri­bu­na­les por no ade­cuar­se a la lega­li­dad. De la mis­ma mane­ra se apor­tan noti­cias que con­tie­nen las crí­ti­cas efec­tua­das por la enton­ces can­di­da­ta a la alcal­día de Valla­do­lid, que se expre­sa en tér­mi­nos muy seme­jan­tes, inclu­so mas duros, a los uti­li­za­dos por el Sr. Ocam­po en esa rue­da de pren­sa, sin que tales expre­sio­nes hayan sido obje­to de un pro­ce­di­mien­to penal seme­jan­te a éste, tal y como reco­no­ció el pro­pio alcal­de al decla­rar en el ple­na­rio.

Por todo lo expues­to enten­de­mos que, aún cuan­do apa­re­ce acre­di­ta­do el ele­men­to obje­ti­vo del deli­to de calum­nia, no se ha acre­di­ta­do el ele­men­to sub­je­ti­vo del mis­mo, y que por ello en apli­ca­ción del prin­ci­pio axio­ló­gi­co »in dubio pro reo» pro­ce­de dic­tar una sen­ten­cia abso­lu­to­ria para el acu­sa­do por ese deli­to de calum­nias con todos los pro­nun­cia­mien­tos inhe­ren­tes favo­ra­bles.]

FALLO

[…Que debo absol­ver y absuel­vo a Luis Ocam­po del deli­to de calum­nias e inju­rias por el que venia sien­do acu­sa­do decla­ran­do de ofi­cio las cos­tas judi­cia­les.

Así por esta mi sen­ten­cia, de la que se uni­rá tes­ti­mo­nio a la cau­sa y con­tra la que cabe recur­so de Ape­la­ción ante la Audien­cia Pro­vin­cial de Valla­do­lid, en el pla­zo de diez días siguien­tes a su noti­fi­ca­ción y en los tér­mi­nos del artícu­lo.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *