Pasi­vi­dad ante femi­ni­ci­dio, res­pon­sa­bi­li­zan a esta­dos por Lour­des Gor­dí­nez Lea

La vio­len­cia con­tra las muje­res ha sido regu­la­da his­tó­ri­ca­men­te por los Esta­dos y el dere­cho, a tra­vés de nor­mas civi­les y pena­les que no reco­no­cen muchas for­mas de vio­len­cia por­que “no son ejer­ci­das con­tra suje­tas de dere­cho”, con­si­de­ró Patsi­lí Tole­do Vás­quez, inves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

En su ponen­cia sobre la nor­ma­ti­vi­dad exis­ten­te en dis­tin­tos orde­na­mien­tos jurí­di­cos para aten­der, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res y el femicidio/​feminicidio en Cen­troa­mé­ri­ca y Méxi­co, como par­te de los tra­ba­jos de la cam­pa­ña regio­nal por el acce­so a la jus­ti­cia para las muje­res que ini­ció ayer, Tole­do Vás­quez hizo un recuen­to de cómo las leyes han abor­da­do el tema de la vio­len­cia a lo lar­go de la his­to­ria.

Enfa­ti­zó que la prohi­bi­ción de la vio­len­cia no ha inclui­do la vio­len­cia que se ejer­ce con­tra las muje­res. Lo que han hecho las leyes en el mun­do, dijo, es regu­lar la vio­len­cia jus­ti­fi­cán­do­la a tra­vés de diver­sas figu­ras como la “auto­ri­dad mari­tal”, es decir, el “supues­to dere­cho” de los mari­dos para vio­len­tar a sus espo­sas o el dere­cho de los padres de fami­lia.

Reco­no­ció que a par­tir de la segun­da mitad del siglo pasa­do hubo un avan­ce, pro­duc­to del reco­no­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía ple­na de las muje­res como el dere­cho al voto, a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, entre otros, es decir, que empe­za­ron a eli­mi­nar algu­nas nor­mas que dis­cri­mi­na­ban a las muje­res


Duran­te su recuen­to, la tam­bién inves­ti­ga­do­ra en Cien­cias Pena­les por la Uni­ver­si­dad de Chi­le, recor­dó que en la déca­da de los ochen­ta se reco­no­ció amplia­men­te la vio­len­cia con­tra las muje­res y se comen­za­ron a exi­gir leyes para com­ba­tir­la ade­más de con­si­de­rar­la como una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos.

Fue en esta épo­ca tam­bién, expli­có Tole­do Vás­quez, cuan­do se habló de la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do fren­te a la vio­len­cia. “En la medi­da en que los Esta­dos no pre­vie­nen, inves­ti­gan y san­cio­nan, tam­bién son res­pon­sa­bles de esta vio­len­cia”, insis­tió.

“NEUTRALIZAR” LA VIOLENCIA

La espe­cia­lis­ta en el tema, expli­có que des­de los años 80 lo que ha hecho el dere­cho penal es enfo­car­se a la vio­len­cia “que a ojos del Esta­do era menos gra­ve” uti­li­zan­do pala­bras neu­tras, por eso dijo, se habla de vio­len­cia fami­liar para seña­lar que muje­res y hom­bres son víc­ti­mas, aun­que en su mayo­ría la padez­can las muje­res.

Es en el año 2000, dijo Patsi­lí Tole­do, cuan­do en Amé­ri­ca Lati­na se crean leyes espe­cí­fi­cas para aten­der la vio­len­cia con­tra las muje­res, prin­ci­pal­men­te por el tema del feminicidio/​femicidio.

Si bien el dere­cho inter­na­cio­nal de los dere­chos huma­nos es un ins­tru­men­to inter­na­cio­nal que reco­no­ce que la vio­len­cia con­tra las muje­res es gra­ve, Patsi­lí Tole­do des­ta­có que aún per­sis­ten desa­fíos en la región lati­no­ame­ri­ca­na, prin­ci­pal­men­te en los casos de ase­si­na­tos con­tra muje­res y en lo que tie­ne que ver con la pre­ven­ción, inves­ti­ga­ción y san­ción.

Des­ta­có que los casos que se inves­ti­gan son los que se ejer­cen por cono­ci­dos ya que son los “más fáci­les de inves­ti­gar”, por eso, expli­có, al hablar de impu­ni­dad “nos refe­ri­mos” a los otros casos que no se inves­ti­gan por­que no son ejer­ci­dos por per­so­nas que no son cono­ci­dos y por lo tan­to cues­ta mas tra­ba­jo inves­ti­gar, por ende, pocos son san­cio­na­dos, lo que favo­re­ce a su vez, la impu­ni­dad

En este sen­ti­do, recor­dó que el infor­me de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) de 2007 sobre vio­len­cia con­tra las muje­res, reco­no­ce la fal­ta de recur­sos por­que el tema no es una prio­ri­dad, que las inves­ti­ga­cio­nes no son ade­cua­das y son tan defi­cien­tes, que han pro­vo­ca­do que este deli­to ten­ga un núme­ro ínfi­mo de san­cio­nes.

El infor­me des­ta­có Patsi­lí Tole­do, reco­no­ce tam­bién un patrón de impu­ni­dad sis­te­má­ti­co con res­pec­to de la vio­len­cia hacia las muje­res, que las medi­das de pro­tec­ción no son efi­ca­ces para pro­te­ger a las muje­res, y que si bien exis­ten pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción a fun­cio­na­rios de jus­ti­cia estas no tie­nen un impac­to sufi­cien­te.

LA CAMPAÑA

Los obje­ti­vos de esta cam­pa­ña regio­nal por el acce­so a la jus­ti­cia para las muje­res, lan­za­da por cin­co paí­ses de la región (Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Nica­ra­gua y Méxi­co), con­vo­ca­da en esta ciu­dad del 17 al 20 de febre­ro por el Obser­va­to­rio Ciu­da­dano Nacio­nal del Femi­ni­ci­dio, es revi­sar, dis­cu­tir y docu­men­tar la pro­ble­má­ti­ca en Cen­troa­mé­ri­ca y Méxi­co a fin de gene­rar pro­pues­tas para cada país e inter­cam­biar expe­rien­cias inter­na­cio­na­les para aten­der los crí­me­nes vio­len­tos con­tra las muje­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *