Pasi­vi­dad ante femi­ni­ci­dio, res­pon­sa­bi­li­zan a esta­dos por Lour­des Gor­dí­nez Lea

La vio­len­cia con­tra las muje­res ha sido regu­la­da his­tó­ri­ca­men­te por los Esta­dos y el dere­cho, a tra­vés de nor­mas civi­les y pena­les que no reco­no­cen muchas for­mas de vio­len­cia por­que “no son ejer­ci­das con­tra suje­tas de dere­cho”, con­si­de­ró Patsi­lí Tole­do Vás­quez, inves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Barcelona.

En su ponen­cia sobre la nor­ma­ti­vi­dad exis­ten­te en dis­tin­tos orde­na­mien­tos jurí­di­cos para aten­der, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res y el femicidio/​feminicidio en Cen­troa­mé­ri­ca y Méxi­co, como par­te de los tra­ba­jos de la cam­pa­ña regio­nal por el acce­so a la jus­ti­cia para las muje­res que ini­ció ayer, Tole­do Vás­quez hizo un recuen­to de cómo las leyes han abor­da­do el tema de la vio­len­cia a lo lar­go de la historia.

Enfa­ti­zó que la prohi­bi­ción de la vio­len­cia no ha inclui­do la vio­len­cia que se ejer­ce con­tra las muje­res. Lo que han hecho las leyes en el mun­do, dijo, es regu­lar la vio­len­cia jus­ti­fi­cán­do­la a tra­vés de diver­sas figu­ras como la “auto­ri­dad mari­tal”, es decir, el “supues­to dere­cho” de los mari­dos para vio­len­tar a sus espo­sas o el dere­cho de los padres de familia.

Reco­no­ció que a par­tir de la segun­da mitad del siglo pasa­do hubo un avan­ce, pro­duc­to del reco­no­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía ple­na de las muje­res como el dere­cho al voto, a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, entre otros, es decir, que empe­za­ron a eli­mi­nar algu­nas nor­mas que dis­cri­mi­na­ban a las mujeres


Duran­te su recuen­to, la tam­bién inves­ti­ga­do­ra en Cien­cias Pena­les por la Uni­ver­si­dad de Chi­le, recor­dó que en la déca­da de los ochen­ta se reco­no­ció amplia­men­te la vio­len­cia con­tra las muje­res y se comen­za­ron a exi­gir leyes para com­ba­tir­la ade­más de con­si­de­rar­la como una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos.

Fue en esta épo­ca tam­bién, expli­có Tole­do Vás­quez, cuan­do se habló de la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do fren­te a la vio­len­cia. “En la medi­da en que los Esta­dos no pre­vie­nen, inves­ti­gan y san­cio­nan, tam­bién son res­pon­sa­bles de esta vio­len­cia”, insis­tió.

“NEUTRALIZAR” LA VIOLENCIA

La espe­cia­lis­ta en el tema, expli­có que des­de los años 80 lo que ha hecho el dere­cho penal es enfo­car­se a la vio­len­cia “que a ojos del Esta­do era menos gra­ve” uti­li­zan­do pala­bras neu­tras, por eso dijo, se habla de vio­len­cia fami­liar para seña­lar que muje­res y hom­bres son víc­ti­mas, aun­que en su mayo­ría la padez­can las muje­res.

Es en el año 2000, dijo Patsi­lí Tole­do, cuan­do en Amé­ri­ca Lati­na se crean leyes espe­cí­fi­cas para aten­der la vio­len­cia con­tra las muje­res, prin­ci­pal­men­te por el tema del feminicidio/​femicidio.

Si bien el dere­cho inter­na­cio­nal de los dere­chos huma­nos es un ins­tru­men­to inter­na­cio­nal que reco­no­ce que la vio­len­cia con­tra las muje­res es gra­ve, Patsi­lí Tole­do des­ta­có que aún per­sis­ten desa­fíos en la región lati­no­ame­ri­ca­na, prin­ci­pal­men­te en los casos de ase­si­na­tos con­tra muje­res y en lo que tie­ne que ver con la pre­ven­ción, inves­ti­ga­ción y san­ción.

Des­ta­có que los casos que se inves­ti­gan son los que se ejer­cen por cono­ci­dos ya que son los “más fáci­les de inves­ti­gar”, por eso, expli­có, al hablar de impu­ni­dad “nos refe­ri­mos” a los otros casos que no se inves­ti­gan por­que no son ejer­ci­dos por per­so­nas que no son cono­ci­dos y por lo tan­to cues­ta mas tra­ba­jo inves­ti­gar, por ende, pocos son san­cio­na­dos, lo que favo­re­ce a su vez, la impu­ni­dad

En este sen­ti­do, recor­dó que el infor­me de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) de 2007 sobre vio­len­cia con­tra las muje­res, reco­no­ce la fal­ta de recur­sos por­que el tema no es una prio­ri­dad, que las inves­ti­ga­cio­nes no son ade­cua­das y son tan defi­cien­tes, que han pro­vo­ca­do que este deli­to ten­ga un núme­ro ínfi­mo de san­cio­nes.

El infor­me des­ta­có Patsi­lí Tole­do, reco­no­ce tam­bién un patrón de impu­ni­dad sis­te­má­ti­co con res­pec­to de la vio­len­cia hacia las muje­res, que las medi­das de pro­tec­ción no son efi­ca­ces para pro­te­ger a las muje­res, y que si bien exis­ten pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción a fun­cio­na­rios de jus­ti­cia estas no tie­nen un impac­to sufi­cien­te.

LA CAMPAÑA

Los obje­ti­vos de esta cam­pa­ña regio­nal por el acce­so a la jus­ti­cia para las muje­res, lan­za­da por cin­co paí­ses de la región (Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Nica­ra­gua y Méxi­co), con­vo­ca­da en esta ciu­dad del 17 al 20 de febre­ro por el Obser­va­to­rio Ciu­da­dano Nacio­nal del Femi­ni­ci­dio, es revi­sar, dis­cu­tir y docu­men­tar la pro­ble­má­ti­ca en Cen­troa­mé­ri­ca y Méxi­co a fin de gene­rar pro­pues­tas para cada país e inter­cam­biar expe­rien­cias inter­na­cio­na­les para aten­der los crí­me­nes vio­len­tos con­tra las mujeres.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.