La tra­ma de la bom­ba, La oji­va ira­ní: Una pesa­di­lla que empie­za a cobrar cuer­po por Manuel Freytas

Es un jue­go (y un cuen­to) de nun­ca acabar.

EEUU, Israel y el eje sio­nis­ta euro­peo, exa­cer­ban el con­flic­to (por aho­ra mediá­ti­co) y tiran de la cuer­da, para lue­go aflo­jar yseguir bus­ca­do vías de nego­cia­ción con Irán.

Y los aya­to­las no se que­dan atrás: des­de Tehe­rán lan­zan rayos y cen­te­llas con­tra EEUU e Israel, ensa­yan armas y ope­ra­ti­vos mili­ta­res, y pro­nos­ti­can la des­apa­ri­ción del Esta­do judío en las lla­mas del Apocalipsis.

Es un jue­go diplo­má­ti­co y psi­co­ló­gi­co que, des­de hace años, inten­ta evi­tar una ver­da­de­ra con­fron­ta­ción mili­tar que incen­dia­ría el Gol­fo y los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les y ten­dría undes­en­la­ce incier­to en Medio Orien­te y en el res­to del mun­do.

La pren­sa inter­na­cio­nal, des­ce­re­bra­da y sin aná­li­sis, se suma al show con titu­la­res y «noti­cias» que no son nada más que una repe­ti­ción del mis­mo argumento.

En este table­ro, mar­ca­do por la super­fi­cia­li­dad y la espe­cu­la­ción polí­ti­ca cha­ta­rra, hay uno a quien el chis­te no le hace nin­gu­na gra­cia:Israel.

El Esta­do judío está con­ven­ci­do de que Tehe­rán escon­de bajo sie­te lla­ves el secre­to del ver­da­de­ro desa­rro­llo de su pro­yec­to nuclear.

Cuan­do la logia sio­nis­ta que gobier­na en Tel Aviv alu­ci­na con los aya­to­las en poder de una oji­va nuclear, pier­de el sue­ño y el ape­ti­to. Y sabe Dios que no disi­mu­lan. Es en lo úni­co que no disi­mu­lan.

La oji­va, en reali­dad, es lo úni­co que pue­de des­atar un Apo­ca­lip­sis mili­tar en Medio Orien­te.

Las espe­cu­la­cio­nes supe­ran a la reali­dad, pero no tanto.

En Rusia, la pren­sa y agen­cias mos­co­vi­tas, ase­gu­ran que Mos­cú está a pun­to de entre­gar­le a Irán el sis­te­ma de misi­les S‑300 quevol­ve­ría casi invul­ne­ra­ble el espa­cio aéreo ira­ní.

Decla­ra­cio­nes de las últi­mas horas de altos fun­cio­na­rios y jefes mili­ta­res rusos van en esa línea.

La pren­sa euro­pea, sus ana­lis­tas de coti­llón, siguen lan­zan­do seña­les y adver­ten­cias de que en el Gol­fo Pér­si­co se está coci­nan­do algo gran­de.

Allí, y no pre­ci­sa­men­te de vaca­cio­nes, se encuen­tra esta­cio­na­da una for­ma­ción naval con poder nuclear que ha sido refor­za­da en los últi­mos días, según reve­lan dia­rios del Impe­rio como The New York TimesThe Washing­ton Post.

The Washing­ton Post, es un voce­ro tra­di­cio­nal del Pen­tá­gono, y cuan­do lar­ga algu­na ver­sión insis­ten­te­men­te es por­qué Washing­ton y los gene­ra­les de la jun­ta de esta­do mayor están enhe­bran­do algu­na estrategia.

Pero lo que hace sos­pe­char seria­men­te que «algo está pasan­do»,es la recien­te gira de la mujer mara­vi­lla sio­nis­ta, Hillary Clin­ton, a las monar­quías petro­le­ras alia­das del Golfo.

Y hay un pun­to cen­tral: Dotar urgen­te­men­te a estos reye­zue­los trai­do­res a la cau­sa ára­be, de sis­te­mas misi­lís­ti­cos que pro­te­jan sus reser­vas petro­le­ras (ase­gu­ra­das por Washing­ton) de un ata­que o un con­tra­ata­que iraní.

Más que tener­los de alia­dos en un ata­que con­tra Irán (las aris­to­cra­cias del Gol­fo son más enemi­gas de los aya­to­las que el pro­pio eje sio­nis­ta), la cues­tión que hoy des­ve­la a los estra­te­gas mili­ta­res de la Casa Blan­ca es la pre­ser­va­ción de los oleo­duc­toscuyo daño podría para­li­zar en más de un 50% el nego­cio petro­le­ro a esca­la mundial.

Y el pun­to siem­pre es el mis­mo: Nadie pue­de pre­ver qué pasa­ría con los mer­ca­dos mun­dia­les y cómo reac­cio­na­rían las bol­sas (el baró­me­tro finan­cie­ro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta) si Irán ata­ca­ra las redes petro­le­ras del Gol­fo o que­da­ra en pie lue­go de un bom­bar­deo USA-israe­lí con­tra las usi­nas nuclea­res y el dis­po­si­ti­vo de defen­sa mili­tar de Teherán.

Pero hay un tema cla­ve del que no se ocu­pan ni ana­li­zan los perio­dis­tas igno­ran­tes de la pren­sa convencional.

Con el S‑300 en manos ira­níes el eje USA-Israel-Rei­no Uni­do ten­dría que replan­tear glo­bal­men­te su estra­te­gia de ata­que habi­da cuen­ta de que sus avio­nes y pilo­tos podrían caer como mos­cas sobre el sue­lo ben­di­to de los ayatolas.

El pun­to es el con­tra­ata­que ira­ní: Si en el cur­so de pocas horas EEUU e Israel no con­si­guen anu­lar la defen­sa aérea ira­ní expon­drían las ciu­da­des judías a un con­tra­ata­que de los misi­les con­ven­cio­na­les del arse­nal ira­ní que pue­den lle­gar has­ta Israel y las bases y tro­pas USA esta­cio­na­das en Irak y en el Golfo .

Y nin­gún ana­lis­ta, por más que elu­cu­bre y tras­pi­re teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, está en con­di­cio­nes de pro­yec­tar las reac­cio­nes del mun­do islá­mi­co en Medio Orien­te y el res­to del pla­ne­ta. Nun­ca se sabe, la vida, como dice Rubén Bla­des, siem­pre te da sorpresas.

Y otro agre­ga­do de las últi­mas horas: Mos­cú apa­ren­te­men­te no le dio cur­so al pedi­do de Israel para que se sume a las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y suel­te la mano de los aya­to­las en su con­flic­to con Occi­den­te.

Si a esta posi­ción se suma Chi­na, la manio­bra de pre­sión y estran­gu­la­mien­to eco­nó­mi­co de Irán que­da­ría en el tin­te­ro del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

No obs­tan­te, la diplo­ma­cia ultra cre­ti­na de Mos­cú y de Pekín, sigue como un sal­tim­ban­qui jugan­do en estra­te­gias com­ple­men­ta­rias de negar y pre­sio­nar a Irán por un lado, y dar­le toques y besi­tos cari­ño­sos por otro.

Ade­más, la alian­za estra­té­gi­ca comer­cial y mili­tar de ambas poten­cias con el régi­men de los aya­to­las en nin­gún momen­to se alte­ró. Los chi­nos y los rusos, más allá de su inte­li­gen­cia polí­ti­ca sibi­li­na, depen­den del «eje del mal» para sobre­vi­vir, tan­to como el Vati­cano depen­de de sus fie­les para seguir con el negocio.

Por otro lado, y ali­men­tan­do las sos­pe­chas de que algo «está pasan­do», en las últi­mas sema­nas, se rea­li­za­ron más de una dece­na de encuen­tros entre los hal­co­nes del esta­do mayor israe­lí y los lan­ce­ros del Pen­tá­gono para coor­di­nar una estra­te­gia con los ata­ques pla­ni­fi­ca­dos y agen­da­dos, en sus­pen­so, des­de hace más de cua­tro años.

La nove­la siem­pre empie­za y ter­mi­na con la adver­ten­cia que se hacen entre sí los hal­co­nes judíos israe­lo-esta­dou­ni­den­ses: Ojo, si éstos con­si­guen la oji­va, ten­dre­mos que hacer lo que dicen o mudar­nos de domicilio.

En defi­ni­ti­va, se jode con casi todo, menos con la bom­ba.

A tono con esta reali­dad, y en ese esce­na­rio, la AIEA (la ofi­ci­na nuclear USA en la ONU) salió a movi­li­zar el avis­pe­ro dicien­do que Irán está cer­ca, muy cer­qui­ta, de tener una oji­va nuclear (leer la «noti­cia» abajo).

Un gra­ni­to de are­na más en ese pol­vo­rín sin mecha que es el Gol­fo Pérsico.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *