Leer noti­cias: La for­ma más per­fec­ta de con­ver­tir­se en un robot Manuel Frey­tas

copyleft-e-copyright

En su obje­ti­vo esen­cial, la noti­cia «express», la «comi­da rápi­da» de la infor­ma­ción, no está orien­ta­da a ali­men­tar el cono­ci­mien­to sino a engor­dar la igno­ran­cia masi­va. Es el recur­so más efec­ti­vo que uti­li­za la estruc­tu­ra mediá­ti­ca para recon­ver­tir al cere­bro humano en un micro­chip repe­ti­dor de esló­ga­nes al ser­vi­cio de la domi­na­ción sin el uso de las armas.

En el sis­te­ma (nive­la­do como «mun­do úni­co»), sólo un mino­ría ela­bo­ra (y con­su­me) aná­li­sis o inter­pre­ta­cio­nes sobre los acon­te­ci­mien­tos que se suce­den en el pla­ne­ta.

A nivel masi­vo, las «noti­cias» o la «infor­ma­ción» publi­ca­da se sin­te­ti­zan en títu­los, volan­tas, y párra­fos cor­tos que se resu­men en sí mis­mos. Nacen y mue­ren a la mis­ma velo­ci­dad de la lec­tu­ra.

No hay con­tex­to, no hay his­to­ria, no hay rela­ción ni cau­sa­li­dad entre acon­te­ci­mien­to y acon­te­ci­mien­to, y, las noti­cias, como las imá­ge­nes, sólo se fijan (y que­dan) en la reti­na mien­tras las mira­mos, las lee­mos o las escu­cha­mos.

Para las agen­cias, dia­rios y gran­des cade­nas mediá­ti­cas (loca­les o inter­na­cio­na­les), este for­ma­to de «con­su­mo» es lo ideal.

La gen­te, dicen sus eje­cu­ti­vos, siem­pre anda apu­ra­da. Y les hace­mos el mun­do fácil y sim­ple de dige­rir.

Así se nive­ló mun­dial­men­te la comu­ni­ca­ción «express», la infor­ma­ción de «con­su­mo rápi­do», solo títu­los, párra­fos cor­tos, hechos memo­ri­za­dos fáci­les de dige­rir y recor­dar.

Y el «gran públi­co» (el deman­dan­te masi­vo de infor­ma­ción «express») se acos­tum­bró a asi­mi­lar infor­ma­ción «suel­ta» (sin por­qué ni para qué) y sin ana­li­zar ni refle­xio­nar sobre su auten­ti­ci­dad y ori­gen.

Fácil y cor­ti­to, es la fór­mu­la impues­ta. Una espe­cie de «mun­do de esló­ga­nes», que el «gran públi­co» repi­te como un loro elec­tró­ni­co en su vida pri­va­da, en su tra­ba­jo, y en todos los chats y redes socia­les don­de le dejan ins­cri­bir­se.

Y la infor­ma­ción «express», nive­la­da y mani­pu­la­da a esca­la glo­bal, creó un mun­do a su ima­gen y seme­jan­za: El mun­do de los «opi­na­do­res«com­pul­si­vos pro­gra­ma­dos por los esló­ga­nes suel­tos de las noti­cias «express».

Y como emer­gen­te lógi­co, la fun­ción de la refle­xión y el aná­li­sis (natu­ral del humano), fue reem­pla­za­da por el «comen­ta­rio» sin sos­tén, y por laespe­cu­la­ción con los rumo­res y las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas sin fun­da­men­to racio­nal.

Hay una pri­me­ra expli­ca­ción téc­ni­ca: La fun­ción del perio­dis­mo del sis­te­ma no es pro­mo­ver el cono­ci­mien­to (la com­pren­sión razo­na­da) de la noti­cia, sino pro­mo­ver el «deba­te» sin reglas, la dis­cu­sión irra­cio­nal y esqui­zo­fré­ni­ca (sin aná­li­sis ni infor­ma­ción pro­ce­sa­da) de los títu­los difun­di­dos como «imá­ge­nes suel­tas» para pro­du­cir atrac­ción comer­cial.

Pro­gra­mar lec­to­res, tele­vi­den­tes, o inter­nau­tas con esló­ga­nes que con­fron­tan con otros esló­ga­nes, es la fun­ción y misión esen­cial que sur­ge de la estruc­tu­ra ope­ra­ti­va del perio­dis­mo masi­vo que ven­de «noti­cias» como si fue­ran ham­bur­gue­sas en la gón­do­la.

Y se pro­du­ce el mila­gro bus­ca­do: El públi­co masi­vo, el alie­na­do pro­gra­ma­do (AP), con­su­me infor­ma­ción «express» de la mis­ma mane­ra que con­su­me músi­ca, espec­tácu­los, pro­duc­tos, has­ta pre­si­den­tes y nor­mas de vida ven­di­dos como si fue­ran des­odo­ran­te de ambien­te.

Esa sen­sa­ción de «liber­tad sin fron­te­ras» que les deja a los «opi­na­do­res» com­pul­si­vos la infor­ma­ción de con­su­mo rápi­do (como la comi­da cha­ta­rra de Mc Donalds) les per­mi­te, con total impu­ni­dad, «cri­ti­car» o «juz­gar» casi cual­quier acon­te­ci­mien­to sin tener infor­ma­ción ni ele­men­tos fun­dan­tes de aná­li­sis sobre lo que se dis­cu­te.

En este con­tex­to, es muy común, por ejem­plo, que un AP (alie­na­do pro­gra­ma­do) «opi­ne» sobre el con­flic­to de Irán sin saber siquie­ra iden­ti­fi­car­lo en el mapa.

En su obje­ti­vo esen­cial, la noti­cia «express», la «comi­da rápi­da» de la infor­ma­ción, no está orien­ta­da a ali­men­tar el cono­ci­mien­to sino a engor­dar la igno­ran­cia masi­va.

Es el recur­so más efec­ti­vo que uti­li­za la estruc­tu­ra mediá­ti­ca para recon­ver­tir al cere­bro humano en un micro­chip repe­ti­dor de esló­ga­nes, mien­tras el sis­te­ma, gobier­nos, ban­cos y empre­sas capi­ta­lis­tas (que finan­cian a la estruc­tu­ra mediá­ti­ca) siguen depre­dan­do y hacien­do nego­cios en el mun­do real.

Des­de el pun­to de vis­ta de su uti­li­za­ción mediá­ti­ca, la noti­cia «express» se fun­da­men­ta y abre­va en las téc­ni­cas del con­trol men­tal.

Ope­ra­ti­va­men­te, el con­trol men­tal es una téc­ni­ca orien­ta­da a cap­tar y/​o mani­pu­lar la con­duc­ta de las per­so­nas, con­tro­lan­do sus emo­cio­nes y su capa­ci­dad de «refle­xión», con la fina­li­dad de direc­cio­nar com­por­ta­mien­tos (socia­les o indi­vi­dua­les) hacia los fines bus­ca­dos por el «con­tro­la­dor» (Gobier­nos, gru­pos de poder, etc).

Este mode­lo de mani­pu­la­ción de con­duc­ta social (el con­trol men­tal) se resu­me en el «pen­sa­mien­to de mana­da», don­de el indi­vi­duo resig­na su capa­ci­dad de «pen­sa­mien­to pro­pio» a cam­bio de pro­tec­ción por par­te del líder (pro­gra­ma­dor) del gru­po.

Y el con­trol men­tal, para que sea exi­to­so, nece­si­ta del «pen­sa­mien­to sec­ta­rio», cuya estruc­tu­ra está com­pues­ta por un «recep­tor pasi­vo» (el mani­pu­la­do con el con­trol men­tal) y un «emi­sor acti­vo (el líder pro­gra­ma­dor).

En este caso, el con­su­mi­dor alie­na­do de noti­cias «express» es el recep­tor pasi­vo, mien­tras que la estruc­tu­ra mediá­ti­ca de pro­gra­ma­ción es el emi­sor acti­vo.

De mane­ra tal que, den­tro de este esque­ma fun­cio­nal, no hay una iden­ti­fi­ca­ción crí­ti­ca con la noti­cia (un feed back entre emi­sor y recep­tor), sino una memo­ri­za­ción pasi­va orien­ta­da a impe­dir la com­pren­sión tota­li­za­da de los acon­te­ci­mien­tos sobre los que apa­ren­te­men­te se «infor­ma».

El resul­tan­te (que se pue­de veri­fi­car fácil­men­te): El lec­tor, tele­vi­den­te o radio­es­cu­cha se con­vier­te en un difu­sor pasi­vo de títu­los (vacia­dos de con­te­ni­dos crí­ti­cos y refle­xi­vos) que se retro­ali­men­tan como órde­nes en el cere­bro masi­vo.

Esto crea la ato­mi­za­ción esqui­zo­fré­ni­ca, y per­mi­te, por ejem­plo, que el recep­tor, pase, sin nin­gu­na cone­xión refle­xi­va ni emo­cio­nal, de una noti­cia sobre la muer­te de 200.000 per­so­nas en Hai­tí, a otra sobre la últi­ma pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca de un can­tan­te de moda.

Y este fenó­meno expli­ca, a su vez, la indi­fe­ren­cia de las mayo­rías fren­te a exter­mi­nios mili­ta­res en masa de seres huma­nos inde­fen­sos (como los de Israel en Gaza) que, sin mediar la alie­na­ción ato­mi­zan­te mediá­ti­ca, pro­du­ci­rían reac­cio­nes masi­vas con­tra sus per­pe­tra­do­res.

Este efec­to se pro­du­ce por una ope­ra­ción reduc­cio­nis­ta y ato­mi­zan­te con las noti­cias «express». Por ejem­plo: Si yo titu­lo «Israel está en gue­rra con Hamás», sin acla­rar que Israel es la poten­cia agre­so­ra y Hamás el agre­di­do, lavo las ope­ra­cio­nes de exter­mi­nio del Esta­do judío de toda con­no­ta­ción geno­ci­da.

Tras­la­da­da a cual­quier otro plano, la fun­ción de las noti­cias «suel­tas»(des­con­tex­tua­li­za­das y sin cone­xión entre sí) está orien­ta­da a impe­dir que las mayo­rías (a tra­vés del pen­sa­mien­to refle­xi­vo) tomen con­cien­cia de quién es el domi­na­dor y quien el domi­na­do.

Esta es la razón que jus­ti­fi­ca el bom­bar­deo dia­rio con «titu­la­res» que pre­sen­tan los acon­te­ci­mien­tos des­cuar­ti­za­dos y des­po­ja­dos de todo sen­ti­do de tota­li­dad inter­pre­ta­ti­va.

Des­trui­do su pen­sa­mien­to crí­ti­co (por medio de la infor­ma­ción des­con­tex­tua­li­za­da y sin his­to­ria) el alie­na­do pro­gra­ma­do se masi­fi­ca y se nive­la en tras­mi­sor pasi­vo de un úni­co men­sa­je: El que difun­de (a modo de un «Gran Her­mano») la estruc­tu­ra mediá­ti­ca que comer­cia con las «noti­cias».

La estruc­tu­ra del «pen­sa­mien­to de mana­da» se tra­du­ce en un axio­ma fun­cio­nal: El sis­te­ma no quie­re que pien­ses por ti mis­mo, sino que obe­dez­cas órde­nes.

Estas órde­nes (en la era del con­trol men­tal) no son mili­ta­res sino «per­sua­si­vas». No actúan por impo­si­ción físi­ca (la tor­tu­ra y el mie­do a la muer­te), sino por impo­si­ción psi­co­ló­gi­ca (la «per­sua­sión» social).

La eta­pa de la «colo­ni­za­ción de las socie­da­des» con el con­su­mo de pro­duc­tos, comen­za­da en la déca­da del 60, posi­bi­li­tó la era de la«colo­ni­za­ción men­tal» con el con­su­mo de infor­ma­ción per­fec­cio­na­da con el adve­ni­mien­to masi­vo de Inter­net y de las comu­ni­ca­cio­nes glo­ba­li­za­das en la déca­da del 90.

Cuan­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tras­na­cio­nal, por medio del con­su­mo, nive­ló un «mode­lo úni­co de pen­sa­mien­to», sen­tó las bases psi­co­so­cia­les para el con­trol polí­ti­co-ideo­ló­gi­co por medio de la infor­ma­ción perio­dís­ti­ca mani­pu­la­da por ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas.

De mane­ra tal, que las téc­ni­cas y estra­te­gias del con­trol men­tal se reva­lo­ri­za­ron den­tro de méto­dos cien­tí­fi­cos de direc­cio­na­mien­to de con­duc­ta de masas, y se con­vir­tie­ron en una efi­cien­te estra­te­gia de domi­nio sin el uso de las armas.

Median­te la mani­pu­la­ción y direc­cio­na­mien­to de con­duc­ta por medios psi­co­ló­gi­cos el indi­vi­duo-masa se con­vier­te en «sol­da­do coope­ran­te» de los pla­nes de domi­nio y con­trol social esta­ble­ci­dos por el capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal y la poten­cia impe­ria­lis­ta regen­te de turno.

Es a la vez, víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio, de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, ya que se con­vier­te en una célu­la con­su­mis­ta-tras­mi­so­ra tan­to de pla­nes de con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta como de pla­nes de con­trol y repre­sión social mani­pu­la­dos sin el uso de las armas.

Las noti­cias «express», la infor­ma­ción de «con­su­mo rápi­do», son la colum­na ver­te­bral de esta estra­te­gia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *