Leer noti­cias: La for­ma más per­fec­ta de con­ver­tir­se en un robot Manuel Freytas

copyleft-e-copyright

En su obje­ti­vo esen­cial, la noti­cia «express», la «comi­da rápi­da» de la infor­ma­ción, no está orien­ta­da a ali­men­tar el cono­ci­mien­to sino a engor­dar la igno­ran­cia masi­va. Es el recur­so más efec­ti­vo que uti­li­za la estruc­tu­ra mediá­ti­ca para recon­ver­tir al cere­bro humano en un micro­chip repe­ti­dor de esló­ga­nes al ser­vi­cio de la domi­na­ción sin el uso de las armas.

En el sis­te­ma (nive­la­do como «mun­do úni­co»), sólo un mino­ría ela­bo­ra (y con­su­me) aná­li­sis o inter­pre­ta­cio­nes sobre los acon­te­ci­mien­tos que se suce­den en el planeta.

A nivel masi­vo, las «noti­cias» o la «infor­ma­ción» publi­ca­da se sin­te­ti­zan en títu­los, volan­tas, y párra­fos cor­tos que se resu­men en sí mis­mos. Nacen y mue­ren a la mis­ma velo­ci­dad de la lec­tu­ra.

No hay con­tex­to, no hay his­to­ria, no hay rela­ción ni cau­sa­li­dad entre acon­te­ci­mien­to y acon­te­ci­mien­to, y, las noti­cias, como las imá­ge­nes, sólo se fijan (y que­dan) en la reti­na mien­tras las mira­mos, las lee­mos o las escuchamos.

Para las agen­cias, dia­rios y gran­des cade­nas mediá­ti­cas (loca­les o inter­na­cio­na­les), este for­ma­to de «con­su­mo» es lo ideal. 

La gen­te, dicen sus eje­cu­ti­vos, siem­pre anda apu­ra­da. Y les hace­mos el mun­do fácil y sim­ple de digerir.

Así se nive­ló mun­dial­men­te la comu­ni­ca­ción «express», la infor­ma­ción de «con­su­mo rápi­do», solo títu­los, párra­fos cor­tos, hechos memo­ri­za­dos fáci­les de dige­rir y recordar.

Y el «gran públi­co» (el deman­dan­te masi­vo de infor­ma­ción «express») se acos­tum­bró a asi­mi­lar infor­ma­ción «suel­ta» (sin por­qué ni para qué) y sin ana­li­zar ni refle­xio­nar sobre su auten­ti­ci­dad y origen.

Fácil y cor­ti­to, es la fór­mu­la impues­ta. Una espe­cie de «mun­do de esló­ga­nes», que el «gran públi­co» repi­te como un loro elec­tró­ni­co en su vida pri­va­da, en su tra­ba­jo, y en todos los chats y redes socia­les don­de le dejan inscribirse.

Y la infor­ma­ción «express», nive­la­da y mani­pu­la­da a esca­la glo­bal, creó un mun­do a su ima­gen y seme­jan­za: El mun­do de los «opi­na­do­res«com­pul­si­vos pro­gra­ma­dos por los esló­ga­nes suel­tos de las noti­cias «express».

Y como emer­gen­te lógi­co, la fun­ción de la refle­xión y el aná­li­sis (natu­ral del humano), fue reem­pla­za­da por el «comen­ta­rio» sin sos­tén, y por laespe­cu­la­ción con los rumo­res y las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas sin fun­da­men­to racional.

Hay una pri­me­ra expli­ca­ción téc­ni­ca: La fun­ción del perio­dis­mo del sis­te­ma no es pro­mo­ver el cono­ci­mien­to (la com­pren­sión razo­na­da) de la noti­cia, sino pro­mo­ver el «deba­te» sin reglas, la dis­cu­sión irra­cio­nal y esqui­zo­fré­ni­ca (sin aná­li­sis ni infor­ma­ción pro­ce­sa­da) de los títu­los difun­di­dos como «imá­ge­nes suel­tas» para pro­du­cir atrac­ción comercial.

Pro­gra­mar lec­to­res, tele­vi­den­tes, o inter­nau­tas con esló­ga­nes que con­fron­tan con otros esló­ga­nes, es la fun­ción y misión esen­cial que sur­ge de la estruc­tu­ra ope­ra­ti­va del perio­dis­mo masi­vo que ven­de «noti­cias» como si fue­ran ham­bur­gue­sas en la góndola.

Y se pro­du­ce el mila­gro bus­ca­do: El públi­co masi­vo, el alie­na­do pro­gra­ma­do (AP), con­su­me infor­ma­ción «express» de la mis­ma mane­ra que con­su­me músi­ca, espec­tácu­los, pro­duc­tos, has­ta pre­si­den­tes y nor­mas de vida ven­di­dos como si fue­ran des­odo­ran­te de ambiente.

Esa sen­sa­ción de «liber­tad sin fron­te­ras» que les deja a los «opi­na­do­res» com­pul­si­vos la infor­ma­ción de con­su­mo rápi­do (como la comi­da cha­ta­rra de Mc Donalds) les per­mi­te, con total impu­ni­dad, «cri­ti­car» o «juz­gar» casi cual­quier acon­te­ci­mien­to sin tener infor­ma­ción ni ele­men­tos fun­dan­tes de aná­li­sis sobre lo que se discute.

En este con­tex­to, es muy común, por ejem­plo, que un AP (alie­na­do pro­gra­ma­do) «opi­ne» sobre el con­flic­to de Irán sin saber siquie­ra iden­ti­fi­car­lo en el mapa.

En su obje­ti­vo esen­cial, la noti­cia «express», la «comi­da rápi­da» de la infor­ma­ción, no está orien­ta­da a ali­men­tar el cono­ci­mien­to sino a engor­dar la igno­ran­cia masi­va.

Es el recur­so más efec­ti­vo que uti­li­za la estruc­tu­ra mediá­ti­ca para recon­ver­tir al cere­bro humano en un micro­chip repe­ti­dor de esló­ga­nes, mien­tras el sis­te­ma, gobier­nos, ban­cos y empre­sas capi­ta­lis­tas (que finan­cian a la estruc­tu­ra mediá­ti­ca) siguen depre­dan­do y hacien­do nego­cios en el mun­do real.

Des­de el pun­to de vis­ta de su uti­li­za­ción mediá­ti­ca, la noti­cia «express» se fun­da­men­ta y abre­va en las téc­ni­cas del con­trol mental.

Ope­ra­ti­va­men­te, el con­trol men­tal es una téc­ni­ca orien­ta­da a cap­tar y/​o mani­pu­lar la con­duc­ta de las per­so­nas, con­tro­lan­do sus emo­cio­nes y su capa­ci­dad de «refle­xión», con la fina­li­dad de direc­cio­nar com­por­ta­mien­tos (socia­les o indi­vi­dua­les) hacia los fines bus­ca­dos por el «con­tro­la­dor» (Gobier­nos, gru­pos de poder, etc).

Este mode­lo de mani­pu­la­ción de con­duc­ta social (el con­trol men­tal) se resu­me en el «pen­sa­mien­to de mana­da», don­de el indi­vi­duo resig­na su capa­ci­dad de «pen­sa­mien­to pro­pio» a cam­bio de pro­tec­ción por par­te del líder (pro­gra­ma­dor) del grupo.

Y el con­trol men­tal, para que sea exi­to­so, nece­si­ta del «pen­sa­mien­to sec­ta­rio», cuya estruc­tu­ra está com­pues­ta por un «recep­tor pasi­vo» (el mani­pu­la­do con el con­trol men­tal) y un «emi­sor acti­vo (el líder programador).

En este caso, el con­su­mi­dor alie­na­do de noti­cias «express» es el recep­tor pasi­vo, mien­tras que la estruc­tu­ra mediá­ti­ca de pro­gra­ma­ción es el emi­sor acti­vo.

De mane­ra tal que, den­tro de este esque­ma fun­cio­nal, no hay una iden­ti­fi­ca­ción crí­ti­ca con la noti­cia (un feed back entre emi­sor y recep­tor), sino una memo­ri­za­ción pasi­va orien­ta­da a impe­dir la com­pren­sión tota­li­za­da de los acon­te­ci­mien­tos sobre los que apa­ren­te­men­te se «infor­ma».

El resul­tan­te (que se pue­de veri­fi­car fácil­men­te): El lec­tor, tele­vi­den­te o radio­es­cu­cha se con­vier­te en un difu­sor pasi­vo de títu­los (vacia­dos de con­te­ni­dos crí­ti­cos y refle­xi­vos) que se retro­ali­men­tan como órde­nes en el cere­bro masivo.

Esto crea la ato­mi­za­ción esqui­zo­fré­ni­ca, y per­mi­te, por ejem­plo, que el recep­tor, pase, sin nin­gu­na cone­xión refle­xi­va ni emo­cio­nal, de una noti­cia sobre la muer­te de 200.000 per­so­nas en Hai­tí, a otra sobre la últi­ma pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca de un can­tan­te de moda.

Y este fenó­meno expli­ca, a su vez, la indi­fe­ren­cia de las mayo­rías fren­te a exter­mi­nios mili­ta­res en masa de seres huma­nos inde­fen­sos (como los de Israel en Gaza) que, sin mediar la alie­na­ción ato­mi­zan­te mediá­ti­ca, pro­du­ci­rían reac­cio­nes masi­vas con­tra sus perpetradores.

Este efec­to se pro­du­ce por una ope­ra­ción reduc­cio­nis­ta y ato­mi­zan­te con las noti­cias «express». Por ejem­plo: Si yo titu­lo «Israel está en gue­rra con Hamás», sin acla­rar que Israel es la poten­cia agre­so­ra y Hamás el agre­di­do, lavo las ope­ra­cio­nes de exter­mi­nio del Esta­do judío de toda con­no­ta­ción genocida.

Tras­la­da­da a cual­quier otro plano, la fun­ción de las noti­cias «suel­tas»(des­con­tex­tua­li­za­das y sin cone­xión entre sí) está orien­ta­da a impe­dir que las mayo­rías (a tra­vés del pen­sa­mien­to refle­xi­vo) tomen con­cien­cia de quién es el domi­na­dor y quien el dominado.

Esta es la razón que jus­ti­fi­ca el bom­bar­deo dia­rio con «titu­la­res» que pre­sen­tan los acon­te­ci­mien­tos des­cuar­ti­za­dos y des­po­ja­dos de todo sen­ti­do de tota­li­dad inter­pre­ta­ti­va.

Des­trui­do su pen­sa­mien­to crí­ti­co (por medio de la infor­ma­ción des­con­tex­tua­li­za­da y sin his­to­ria) el alie­na­do pro­gra­ma­do se masi­fi­ca y se nive­la en tras­mi­sor pasi­vo de un úni­co men­sa­je: El que difun­de (a modo de un «Gran Her­mano») la estruc­tu­ra mediá­ti­ca que comer­cia con las «noti­cias».

La estruc­tu­ra del «pen­sa­mien­to de mana­da» se tra­du­ce en un axio­ma fun­cio­nal: El sis­te­ma no quie­re que pien­ses por ti mis­mo, sino que obe­dez­cas órde­nes.

Estas órde­nes (en la era del con­trol men­tal) no son mili­ta­res sino «per­sua­si­vas». No actúan por impo­si­ción físi­ca (la tor­tu­ra y el mie­do a la muer­te), sino por impo­si­ción psi­co­ló­gi­ca (la «per­sua­sión» social).

La eta­pa de la «colo­ni­za­ción de las socie­da­des» con el con­su­mo de pro­duc­tos, comen­za­da en la déca­da del 60, posi­bi­li­tó la era de la«colo­ni­za­ción men­tal» con el con­su­mo de infor­ma­ción per­fec­cio­na­da con el adve­ni­mien­to masi­vo de Inter­net y de las comu­ni­ca­cio­nes glo­ba­li­za­das en la déca­da del 90.

Cuan­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tras­na­cio­nal, por medio del con­su­mo, nive­ló un «mode­lo úni­co de pen­sa­mien­to», sen­tó las bases psi­co­so­cia­les para el con­trol polí­ti­co-ideo­ló­gi­co por medio de la infor­ma­ción perio­dís­ti­ca mani­pu­la­da por ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas.

De mane­ra tal, que las téc­ni­cas y estra­te­gias del con­trol men­tal se reva­lo­ri­za­ron den­tro de méto­dos cien­tí­fi­cos de direc­cio­na­mien­to de con­duc­ta de masas, y se con­vir­tie­ron en una efi­cien­te estra­te­gia de domi­nio sin el uso de las armas.

Median­te la mani­pu­la­ción y direc­cio­na­mien­to de con­duc­ta por medios psi­co­ló­gi­cos el indi­vi­duo-masa se con­vier­te en «sol­da­do coope­ran­te» de los pla­nes de domi­nio y con­trol social esta­ble­ci­dos por el capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal y la poten­cia impe­ria­lis­ta regen­te de turno.

Es a la vez, víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio, de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, ya que se con­vier­te en una célu­la con­su­mis­ta-tras­mi­so­ra tan­to de pla­nes de con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta como de pla­nes de con­trol y repre­sión social mani­pu­la­dos sin el uso de las armas.

Las noti­cias «express», la infor­ma­ción de «con­su­mo rápi­do», son la colum­na ver­te­bral de esta estrategia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.