Por una comu­ni­ca­ción no sexista:piden evi­tar nue­vas extor­sio­nes a la pren­sa por Géne­ro con Cla­se

Nes­tor Dipao­la – Luis Ote­ro
Esto es Tucu­man

[ROXANA1.jpg]

La Red de Perio­dis­tas de Argen­ti­na por una comu­ni­ca­ción no sexis­ta (PAR), que reúne a más de 130 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de pren­sa de todo el país, con­de­nó enér­gi­ca­men­te una pre­sun­ta ten­ta­ti­va de extor­sión, hos­ti­ga­mien­to, mal­tra­to labo­ral y per­so­nal, de los que habría sido víc­ti­ma la perio­dis­ta Roxa­na Bazán, corres­pon­sal de la radio­emi­so­ra y repe­ti­do­ra de Cade­na 3 en Tucu­mán, tarea que lle­va a cabo des­de noviem­bre de 2009.

En la denun­cia inter­pues­ta ante la Jus­ti­cia de esa pro­vin­cia ‑jun­to con la pre­sen­ta­ción de las evi­den­cias corres­pon­dien­tes- , la tra­ba­ja­do­ra de pren­sa mani­fies­ta haber sido aco­sa­da y ame­dren­ta­da reite­ra­da­men­te por el res­pon­sa­ble local de la empre­sa, Este­ban Migliaz­zo, quien la habría pre­sio­na­do para que le entre­ga­ra todos los meses la mitad de su suel­do ‑de sólo $ 2.000‑, impo­si­ción a la que Bazán se negó.

Migliaz­zo, quien al mis­mo tiem­po se desem­pe­ña­ba como secre­ta­rio de Pren­sa y Difu­sión de la Muni­ci­pa­li­dad de Yer­ba Bue­na, habría mani­fes­ta­do explí­ci­ta­men­te que ésas eran las “con­di­cio­nes” que debían cum­plir todos los perio­dis­tas que tra­ba­jan para esa repe­ti­do­ra, y en for­ma reite­ra­da habría ins­ta­do a nues­tra cole­ga a renun­ciar en caso de no acep­tar­las. El fun­cio­na­rio- empre­sa­rio final­men­te cum­plió la ame­na­za, ya que Bazán reci­bió un tele­gra­ma de des­pi­do el 8 de enero pasa­do, sin pre­vio avi­so ni expli­ca­ción de los moti­vos.

La Red PAR, con­se­cuen­te con su obje­ti­vo de defen­der a las muje­res perio­dis­tas víc­ti­mas de cual­quier tipo de vio­len­cia, denun­cia públi­ca­men­te y repu­dia las deni­gran­tes estra­te­gias de las empre­sas que bus­can expan­dir­se de mane­ra hege­mó­ni­ca con el menor cos­to posi­ble, a expen­sas de la explo­ta­ción y la pre­ca­ri­za­ción de sus trabajadores/​as.
POR COMISIÓN REDACTORA RED PAR fir­man esta decla­ra­ción NESTOR DIPAOLA – LUIS OTERO (Perio­dis­tas miem­bros)

Leer más…

Por esa razón, PAR se soli­da­ri­za ple­na­men­te con la cole­ga Roxa­na Bazán, se sien­te orgu­llo­sa de su ejer­ci­cio acti­vo de la dig­ni­dad, y aplau­de su cora­je para denun­ciar pre­sun­tas prác­ti­cas corrup­tas que no sólo dañan a las y los perio­dis­tas, sino tam­bién a toda la socie­dad, que nece­si­ta más que nun­ca de la trans­pa­ren­cia, la hones­ti­dad y la jus­ti­cia social.

No pode­mos sos­la­yar el hecho de que por segun­da vez en las últi­mas sema­nas, una mujer perio­dis­ta de Argen­ti­na denun­cia ser el blan­co de manio­bras extor­si­vas que aten­tan direc­ta­men­te con­tra su tra­ba­jo y su sub­sis­ten­cia, que­bran­tan­do el dere­cho de igual remu­ne­ra­ción por igual tarea o fun­ción (en este caso a tra­vés de la reten­ción inde­bi­da de la mitad de su sala­rio), lo que a nues­tro jui­cio incu­rre en la figu­ra de vio­len­cia labo­ral, tipi­fi­ca­da en el inci­so c) del artícu­lo 6 de la Ley de Pro­tec­ción Inte­gral para pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res en los ámbi­tos en que desa­rro­llen sus re¬laciones inter­per­so­na­les.

PAR adhie­re a las accio­nes empren­di­das en apo­yo de la cole­ga por la Aso­cia­ción de Pren­sa de Tucu­mán y por la Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Cul­tu­ra y la Comu­ni­ca­ción, y expre­sa su anhe­lo de que a la bre­ve­dad posi­ble, la Jus­ti­cia des­en­tra­ñe la vera­ci­dad de las supues­tas prác­ti­cas pues­tas de mani­fies­to por Este­ban Migliaz­zo y even­tual­men­te por la empre­sa Cade­na 3 y ‑en caso de com­pro­bar­se la con­fi­gu­ra­ción de un deli­to- esta­blez­ca la pena corres­pon­dien­te, así como el resar­ci­mien­to que por daño moral y psi­co­ló­gi­co pudie­ra corres­pon­der­le a la víc­ti­ma.

Por últi­mo, la Red PAR recla­ma­rá a los diri­gen­tes polí­ti­cos y a las auto­ri­da­des de Tucu­mán que, por la res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y social que les cabe, extre­men los recau­dos para evi­tar la reite­ra­ción de actos de corrup­ción entre sus fun­cio­na­rios, máxi­me cuan­do éstos se apo­yan en la vul­ne­ra­bi­li­dad de las tra­ba­ja­do­ras, lesio­nan­do en para­le­lo el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión, lo que lesio­na el dere­cho de la ciu­da­da­nía a estar infor­ma­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *