Por una comu­ni­ca­ción no sexista:piden evi­tar nue­vas extor­sio­nes a la pren­sa por Géne­ro con Clase

Nes­tor Dipao­la – Luis Otero
Esto es Tucuman

[ROXANA1.jpg]

La Red de Perio­dis­tas de Argen­ti­na por una comu­ni­ca­ción no sexis­ta (PAR), que reúne a más de 130 tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de pren­sa de todo el país, con­de­nó enér­gi­ca­men­te una pre­sun­ta ten­ta­ti­va de extor­sión, hos­ti­ga­mien­to, mal­tra­to labo­ral y per­so­nal, de los que habría sido víc­ti­ma la perio­dis­ta Roxa­na Bazán, corres­pon­sal de la radio­emi­so­ra y repe­ti­do­ra de Cade­na 3 en Tucu­mán, tarea que lle­va a cabo des­de noviem­bre de 2009.

En la denun­cia inter­pues­ta ante la Jus­ti­cia de esa pro­vin­cia ‑jun­to con la pre­sen­ta­ción de las evi­den­cias corres­pon­dien­tes- , la tra­ba­ja­do­ra de pren­sa mani­fies­ta haber sido aco­sa­da y ame­dren­ta­da reite­ra­da­men­te por el res­pon­sa­ble local de la empre­sa, Este­ban Migliaz­zo, quien la habría pre­sio­na­do para que le entre­ga­ra todos los meses la mitad de su suel­do ‑de sólo $ 2.000‑, impo­si­ción a la que Bazán se negó.

Migliaz­zo, quien al mis­mo tiem­po se desem­pe­ña­ba como secre­ta­rio de Pren­sa y Difu­sión de la Muni­ci­pa­li­dad de Yer­ba Bue­na, habría mani­fes­ta­do explí­ci­ta­men­te que ésas eran las “con­di­cio­nes” que debían cum­plir todos los perio­dis­tas que tra­ba­jan para esa repe­ti­do­ra, y en for­ma reite­ra­da habría ins­ta­do a nues­tra cole­ga a renun­ciar en caso de no acep­tar­las. El fun­cio­na­rio- empre­sa­rio final­men­te cum­plió la ame­na­za, ya que Bazán reci­bió un tele­gra­ma de des­pi­do el 8 de enero pasa­do, sin pre­vio avi­so ni expli­ca­ción de los motivos.

La Red PAR, con­se­cuen­te con su obje­ti­vo de defen­der a las muje­res perio­dis­tas víc­ti­mas de cual­quier tipo de vio­len­cia, denun­cia públi­ca­men­te y repu­dia las deni­gran­tes estra­te­gias de las empre­sas que bus­can expan­dir­se de mane­ra hege­mó­ni­ca con el menor cos­to posi­ble, a expen­sas de la explo­ta­ción y la pre­ca­ri­za­ción de sus trabajadores/​as.
POR COMISIÓN REDACTORA RED PAR fir­man esta decla­ra­ción NESTOR DIPAOLA – LUIS OTERO (Perio­dis­tas miembros)

Leer más…

Por esa razón, PAR se soli­da­ri­za ple­na­men­te con la cole­ga Roxa­na Bazán, se sien­te orgu­llo­sa de su ejer­ci­cio acti­vo de la dig­ni­dad, y aplau­de su cora­je para denun­ciar pre­sun­tas prác­ti­cas corrup­tas que no sólo dañan a las y los perio­dis­tas, sino tam­bién a toda la socie­dad, que nece­si­ta más que nun­ca de la trans­pa­ren­cia, la hones­ti­dad y la jus­ti­cia social.

No pode­mos sos­la­yar el hecho de que por segun­da vez en las últi­mas sema­nas, una mujer perio­dis­ta de Argen­ti­na denun­cia ser el blan­co de manio­bras extor­si­vas que aten­tan direc­ta­men­te con­tra su tra­ba­jo y su sub­sis­ten­cia, que­bran­tan­do el dere­cho de igual remu­ne­ra­ción por igual tarea o fun­ción (en este caso a tra­vés de la reten­ción inde­bi­da de la mitad de su sala­rio), lo que a nues­tro jui­cio incu­rre en la figu­ra de vio­len­cia labo­ral, tipi­fi­ca­da en el inci­so c) del artícu­lo 6 de la Ley de Pro­tec­ción Inte­gral para pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res en los ámbi­tos en que desa­rro­llen sus re¬laciones interpersonales.

PAR adhie­re a las accio­nes empren­di­das en apo­yo de la cole­ga por la Aso­cia­ción de Pren­sa de Tucu­mán y por la Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Cul­tu­ra y la Comu­ni­ca­ción, y expre­sa su anhe­lo de que a la bre­ve­dad posi­ble, la Jus­ti­cia des­en­tra­ñe la vera­ci­dad de las supues­tas prác­ti­cas pues­tas de mani­fies­to por Este­ban Migliaz­zo y even­tual­men­te por la empre­sa Cade­na 3 y ‑en caso de com­pro­bar­se la con­fi­gu­ra­ción de un deli­to- esta­blez­ca la pena corres­pon­dien­te, así como el resar­ci­mien­to que por daño moral y psi­co­ló­gi­co pudie­ra corres­pon­der­le a la víctima.

Por últi­mo, la Red PAR recla­ma­rá a los diri­gen­tes polí­ti­cos y a las auto­ri­da­des de Tucu­mán que, por la res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y social que les cabe, extre­men los recau­dos para evi­tar la reite­ra­ción de actos de corrup­ción entre sus fun­cio­na­rios, máxi­me cuan­do éstos se apo­yan en la vul­ne­ra­bi­li­dad de las tra­ba­ja­do­ras, lesio­nan­do en para­le­lo el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión, lo que lesio­na el dere­cho de la ciu­da­da­nía a estar informada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.