La tar­de en que Eus­kal Herria dijo: ¡Bas­ta! por Jesús Valencia

El espa­ño­lis­mo into­le­ran­te aún no con­si­gue enca­jar lo suce­di­do el 2 de enero. El vas­quis­mo clau­di­can­te inten­ta ensom­bre­cer el esplen­dor de aque­lla tar­de-noche inver­nal. Los fami­lia­res tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo que se merecían

El nue­vo año pudo haber arran­ca­do con el mis­mo guión de otras muchas y nefas­tas jor­na­das: prohi­bi­ción de la con­vo­ca­to­ria de Etxe­rat, diso­lu­ción de la con­fluen­cia socio­po­lí­ti­ca que la res­pal­da­ba, reafir­ma­ción de los más tena­ces en el dere­cho de mani­fes­ta­ción, repre­sión impla­ca­ble por par­te de los más vio­len­tos, reac­cio­nes aira­das de los siem­pre masa­cra­dos… El Esta­do hizo todo lo que estu­vo de su par­te para que así ocu­rrie­ra. La Audien­cia Nacio­nal prohi­bió una mar­cha lar­ga­men­te anun­cia­da y amplia­men­te espe­ra­da: los medios defor­ma­ti­vos airea­ron la opor­tu­ni­dad de la medi­da y la per­fi­dia de los con­vo­can­tes; cuan­tas poli­cías cam­pean por estas tie­rras apres­ta­ron sus apa­re­jos para rete­ner auto­bu­ses y apa­lear manifestantes…

En esta oca­sión, por for­tu­na, el vie­jo guión se tras­to­có. Cin­co fuer­zas polí­ti­cas se lan­za­ron a la are­na. Habían con­si­de­ra­do legí­ti­ma la rei­vin­di­ca­ción de Etxe­rat ‑que pre­via­men­te secun­da­ban- y cre­ye­ron nece­sa­rio man­te­ner­la cuan­do Madrid amor­da­zó a los fami­lia­res. ¿Desa­fío al Esta­do o soli­da­ri­dad con­se­cuen­te? Aun­que Espa­ña lo ter­gi­ver­se y a noso­tros nos sor­pren­da por infre­cuen­te, sigue tenien­do sen­ti­do el com­pa­ñe­ris­mo que tan­tas veces evo­ca­mos can­tan­do: «lepoan har­tu ta segi aurre­ra». La ejem­plar reac­ción de los cin­co nue­vos con­vo­can­tes pro­du­jo sen­ti­mien­tos dis­pa­res. La nutri­da e into­le­ran­te colo­nia espa­ño­la afin­ca­da en Eus­kal Herria bra­mó y, como sue­le hacer siem­pre que se ve des­bor­da­da por la diná­mi­ca de este pue­blo, ape­ló a sus «pri­mos» para que le saca­ran las cas­ta­ñas del fue­go. El PNV, fiel cola­bo­ra­dor de Rubal­ca­ba en pala­bras del pro­pio minis­tro, actuó en con­se­cuen­cia. Dejó caer algún comen­ta­rio que sin­to­ni­za­ba con la mayo­ría social vas­ca pero su ver­gon­zo­sa ausen­cia vol­vía a ser otro che­que en blan­co a la polí­ti­ca de dis­per­sión; una de cal y otra de are­na con la que los jel­ki­des siguen cubrien­do las espal­das del minis­tro; estra­te­gia de caman­du­leo y cam­ba­la­che que tan­tos rédi­tos les dio en otros tiem­pos y que tan­to des­gas­te les está oca­sio­nan­do en los pre­sen­tes. La mayo­ría sin­di­cal vas­ca, des­bor­dan­do de nue­vo y por la izquier­da a la dere­cha cola­bo­ra­cio­nis­ta, res­pal­dó a los cin­co con­vo­can­tes. Una gran masa social de nues­tro pue­blo expe­ri­men­tó una inten­sa ale­gría cuan­do supo de la nue­va con­vo­ca­to­ria. Mini­mi­zan­do res­que­mo­res, pre­mió con su reco­no­ci­mien­to a las cin­co siglas que, apar­can­do dis­cre­pan­cias, abrían un ines­pe­ra­do y con­ver­gen­te cau­ce de participación.

Como era de espe­rar, el 2 de enero fue un día inten­so. Casi 45.000 per­so­nas arro­pa­ron a los pre­sos vas­cos y acom­pa­ña­ron a quie­nes tuvie­ron la auda­cia de enca­be­zar la segun­da con­vo­ca­to­ria. Pocas horas y muchas ganas fue­ron sufi­cien­tes para pro­vo­car aque­lla ava­lan­cha inte­gra­do­ra. El espa­ño­lis­mo into­le­ran­te aún no con­si­gue enca­jar lo suce­di­do. El vas­quis­mo clau­di­can­te inten­ta ensom­bre­cer el esplen­dor de aque­lla tar­de-noche inver­nal. Los fami­lia­res tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo que se mere­cían. Y la mayo­ría social no podía ni que­ría disi­mu­lar su ale­gría: en los albo­res del nue­vo año, había sido capaz de tomar la iniciativa.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.