La tar­de en que Eus­kal Herria dijo: ¡Bas­ta! por Jesús Valen­cia

El espa­ño­lis­mo into­le­ran­te aún no con­si­gue enca­jar lo suce­di­do el 2 de enero. El vas­quis­mo clau­di­can­te inten­ta ensom­bre­cer el esplen­dor de aque­lla tar­de-noche inver­nal. Los fami­lia­res tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo que se mere­cían

El nue­vo año pudo haber arran­ca­do con el mis­mo guión de otras muchas y nefas­tas jor­na­das: prohi­bi­ción de la con­vo­ca­to­ria de Etxe­rat, diso­lu­ción de la con­fluen­cia socio­po­lí­ti­ca que la res­pal­da­ba, reafir­ma­ción de los más tena­ces en el dere­cho de mani­fes­ta­ción, repre­sión impla­ca­ble por par­te de los más vio­len­tos, reac­cio­nes aira­das de los siem­pre masa­cra­dos… El Esta­do hizo todo lo que estu­vo de su par­te para que así ocu­rrie­ra. La Audien­cia Nacio­nal prohi­bió una mar­cha lar­ga­men­te anun­cia­da y amplia­men­te espe­ra­da: los medios defor­ma­ti­vos airea­ron la opor­tu­ni­dad de la medi­da y la per­fi­dia de los con­vo­can­tes; cuan­tas poli­cías cam­pean por estas tie­rras apres­ta­ron sus apa­re­jos para rete­ner auto­bu­ses y apa­lear mani­fes­tan­tes…

En esta oca­sión, por for­tu­na, el vie­jo guión se tras­to­có. Cin­co fuer­zas polí­ti­cas se lan­za­ron a la are­na. Habían con­si­de­ra­do legí­ti­ma la rei­vin­di­ca­ción de Etxe­rat ‑que pre­via­men­te secun­da­ban- y cre­ye­ron nece­sa­rio man­te­ner­la cuan­do Madrid amor­da­zó a los fami­lia­res. ¿Desa­fío al Esta­do o soli­da­ri­dad con­se­cuen­te? Aun­que Espa­ña lo ter­gi­ver­se y a noso­tros nos sor­pren­da por infre­cuen­te, sigue tenien­do sen­ti­do el com­pa­ñe­ris­mo que tan­tas veces evo­ca­mos can­tan­do: «lepoan har­tu ta segi aurre­ra». La ejem­plar reac­ción de los cin­co nue­vos con­vo­can­tes pro­du­jo sen­ti­mien­tos dis­pa­res. La nutri­da e into­le­ran­te colo­nia espa­ño­la afin­ca­da en Eus­kal Herria bra­mó y, como sue­le hacer siem­pre que se ve des­bor­da­da por la diná­mi­ca de este pue­blo, ape­ló a sus «pri­mos» para que le saca­ran las cas­ta­ñas del fue­go. El PNV, fiel cola­bo­ra­dor de Rubal­ca­ba en pala­bras del pro­pio minis­tro, actuó en con­se­cuen­cia. Dejó caer algún comen­ta­rio que sin­to­ni­za­ba con la mayo­ría social vas­ca pero su ver­gon­zo­sa ausen­cia vol­vía a ser otro che­que en blan­co a la polí­ti­ca de dis­per­sión; una de cal y otra de are­na con la que los jel­ki­des siguen cubrien­do las espal­das del minis­tro; estra­te­gia de caman­du­leo y cam­ba­la­che que tan­tos rédi­tos les dio en otros tiem­pos y que tan­to des­gas­te les está oca­sio­nan­do en los pre­sen­tes. La mayo­ría sin­di­cal vas­ca, des­bor­dan­do de nue­vo y por la izquier­da a la dere­cha cola­bo­ra­cio­nis­ta, res­pal­dó a los cin­co con­vo­can­tes. Una gran masa social de nues­tro pue­blo expe­ri­men­tó una inten­sa ale­gría cuan­do supo de la nue­va con­vo­ca­to­ria. Mini­mi­zan­do res­que­mo­res, pre­mió con su reco­no­ci­mien­to a las cin­co siglas que, apar­can­do dis­cre­pan­cias, abrían un ines­pe­ra­do y con­ver­gen­te cau­ce de par­ti­ci­pa­ción.

Como era de espe­rar, el 2 de enero fue un día inten­so. Casi 45.000 per­so­nas arro­pa­ron a los pre­sos vas­cos y acom­pa­ña­ron a quie­nes tuvie­ron la auda­cia de enca­be­zar la segun­da con­vo­ca­to­ria. Pocas horas y muchas ganas fue­ron sufi­cien­tes para pro­vo­car aque­lla ava­lan­cha inte­gra­do­ra. El espa­ño­lis­mo into­le­ran­te aún no con­si­gue enca­jar lo suce­di­do. El vas­quis­mo clau­di­can­te inten­ta ensom­bre­cer el esplen­dor de aque­lla tar­de-noche inver­nal. Los fami­lia­res tuvie­ron el pro­ta­go­nis­mo que se mere­cían. Y la mayo­ría social no podía ni que­ría disi­mu­lar su ale­gría: en los albo­res del nue­vo año, había sido capaz de tomar la ini­cia­ti­va.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *