Inde­pen­den­cia, de rei­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca a nece­si­dad eco­nó­mi­ca por Neka­ne Jura­do

INDEPENDENCIA DE REVINDICACION HISTORICA A NECESIDAD ECONOMICA

Eva tenia una fra­se en su des­pa­cho “Ni gue­rra entre pue­blos ni paz entre cla­ses”

Y no exis­te paz entre cla­ses, la lucha de cla­ses está­vi­gen­te, aun­que no está acti­va­da en la direc­ción con la que soña­ba Eva, por­que la mayor ofen­si­va en los últi­mos 30 años está vinien­do de los de arri­ba hacia los de aba­jo y es una ofen­si­va en todos los fren­tes. Pero es en el dise­ño de la ideo­lo­gía don­de han ido cen­tran­do la par­te más ocul­ta y a la vez cla­ve de bóve­da de la lucha de cla­ses

En 2009 que­da de mani­fies­to que la cri­sis no es sola­men­te cri­sis eco­nó­mi­ca, es cri­sis eco­ló­gi­ca, de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, de salud, de rela­cio­nes de gene­ro, y de valo­res; es una cri­sis del para­dig­ma de civi­li­za­ción desa­rro­lla­do por el capi­ta­lis­mo, en defi­ni­ti­va del mode­lo ideo­ló­gi­co en el que este se sus­ten­ta.

El mode­lo capi­ta­lis­ta enmas­ca­ra y ocul­ta los pila­res sobre los que se sus­ten­ta, y rele­ga tér­mi­nos como “ideo­lo­gía” a con­cep­tos mar­xis­tas des­fa­sa­dos, cuan­do la ideo­lo­gía no es más que el con­jun­to de ideas-valor o valo­res impe­ran­tes en una socie­dad. El aná­li­sis de esta ideo­lo­gía se hace nece­sa­rio en momen­tos de cri­sis, por­que sólo afian­zan­do valo­res dife­ren­tes a los que han con­du­ci­do a la cri­sis se pue­de salir de ella con éxi­to.

Pero el resul­ta­do mis­mo de estar inmer­so en una ideo­lo­gía, sue­le lle­var por defi­ni­ción a creer­se fue­ra de ella, se dice actuar por “con­cien­cia”, “prin­ci­pios éti­cos”, “valo­res” etc., sin pro­fun­di­zar en el cómo nos han for­ma­do e impreg­na­do de dichos valo­res y han hecho cri­mi­na­li­zar los valo­res de los gru­pos que cues­tio­nan la ideo­lo­gía del poder. Por eso es cla­ve refle­xio­nar sobre los prin­ci­pa­les valo­res ideo­ló­gi­cos de la eco­no­mía de la glo­ba­li­za­ción.

El con­cep­to “edu­car en valo­res” es trans­ver­sal a todo el dis­cur­so social ema­na­do des­de los pode­res de esta­do, ven­gan des­de la UE (Plan Bolo­nia), des­de Madrid o des­de los pode­res de Eus­kal Herria. Con dife­ren­tes ropa­jes que­da envuel­to el ele­men­to cen­tral de cual­quier cons­truc­ción socio­po­lí­ti­ca: la ideo­lo­gía. Todos los días des­de todos los fren­tes esta­mos some­ti­dos a su mani­pu­la­ción en la cons­truc­ción e inter­pre­ta­ción de la reali­dad.

Des­de el ini­cio de la eta­pa eco­nó­mi­ca redi­se­ña­da en los años de 1980, se fue inten­si­fi­can­do el ata­que ideo­ló­gi­co. La ofen­si­va neo­li­be­ral ha ido pro­vo­can­do que sus con­se­cuen­cias des­truc­to­ras sean cada vez más duras y evi­den­tes, por lo que las cla­ses domi­nan­tes han teni­do que mul­ti­pli­car y afi­nar los meca­nis­mos de asi­mi­la­ción y alie­na­ción para que las cla­ses popu­la­res admi­ta­mos tal y como está esta situa­ción y crea­mos que no exis­ten alter­na­ti­vas. Algu­nos de esos meca­nis­mos de asi­mi­la­ción y alie­na­ción son la con­cen­tra­ción y el con­trol de los Mass Media, la homo­ge­nei­za­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo (Plan Bolo­nia) y la mani­pu­la­ción his­tó­ri­ca. Pero hay más, por ejem­plo: el con­su­mis­mo, el indi­vi­dua­lis­mo, la men­ta­li­dad mer­can­ti­lis­ta, la mani­pu­la­ción lin­güís­ti­ca, la apro­pia­ción de tér­mi­nos y sím­bo­los que his­tó­ri­ca­men­te han per­te­ne­ci­do a la izquier­da… Median­te la uti­li­za­ción de todos ellos, las cla­ses domi­nan­tes pre­ten­den des­truir toda crí­ti­ca, y divul­gan ideas que tie­nen como obje­ti­vo final cons­truir una reali­dad vir­tual que ocul­te la repre­sión y la explo­ta­ción.

Y a la vis­ta de la para­li­za­ción de las cla­ses popu­la­res ante la cri­sis actual, y del esca­so deba­te “des­de las ideas” de ver­da­de­ras alter­na­ti­vas de cam­bio, pode­mos afir­mar que el capi­ta­lis­mo está afian­zan­do sus obje­ti­vos.

La socie­dad del con­su­mo y audio­vi­sual impo­ne el rit­mo del pre­sen­te y el pla­cer inme­dia­to, sin memo­ria. La ren­ta­bi­li­dad pri­ma sobre la equi­dad, el cor­to pla­zo sobre la pre­vi­sión a lar­go, se bus­ca la opti­mi­za­ción de la eco­no­mía de ser­vi­cio hedo­nis­ta.

La iden­ti­dad colec­ti­va cede ante la iden­ti­dad indi­vi­dual, con­du­cién­do­nos a pro­ce­sos de desin­te­gra­ción social que hacen mer­mar la pre­sen­cia social colec­ti­va y difi­cul­tan la implan­ta­ción efec­ti­va de valo­res a que todos ape­la­mos cómo son la igual­dad o la soli­da­ri­dad

Esta trans­mu­ta­ción de valo­res pro­vo­ca la acep­ta­ción, incons­cien­te o no, de la ideo­lo­gía glo­ba­li­za­do­ra neo­li­be­ral y some­te a las per­so­nas a vivir en el mun­do del silen­cio impues­to en nom­bre del orden.

Bajo el domi­nio de un tipo de cul­tu­ra que enla­ta las res­pues­tas, el por­qué es una rebel­día. La con­ti­nua defen­sa de la “ver­dad” crea­da por el sis­te­ma pro­mue­ve la jus­ti­fi­ca­ción de los males nece­sa­rios, los ata­ques pre­ven­ti­vos. Las apo­lo­gías de lo posi­ble y lo nece­sa­rio es un ele­men­to impres­cin­di­ble en el dis­cur­so neo­li­be­ral y en su estra­te­gia cul­tu­ral, para la jus­ti­fi­ca­ción de la pobre­za, de la baja moral publi­ca, de la inse­gu­ri­dad social, de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y demo­crá­ti­cos. Con todo ello se pone freno a la crea­ción de con­cep­tos y reali­da­des que pro­mue­van alter­na­ti­vas de libe­ra­ción.

El tema es tan tras­cen­den­tal que nin­gún mode­lo de cam­bio pue­de cons­truir­se sobre valo­res que rege­ne­ran lo que se quie­re cam­biar.

Estos valo­res han con­du­ci­do a que Eus­kal Herria sea al día de hoy una socie­dad pre­ca­ria a gol­pe de ley. Por­que la con­se­cuen­cia más gra­ves de la ofen­si­va neo­li­be­ral del Capi­ta­lis­mo es la pre­ca­ri­za­ción gene­ral de las con­di­cio­nes de vida de la gran mayo­ría de la pobla­ción: inmi­gran­tes, muje­res, jóve­nes y per­so­nas mayo­res. Todo ello con la inter­ven­ción acti­va del Sec­tor Públi­co, tan­to a tra­vés de leyes que des­re­gu­lan y des­pro­te­gen el mer­ca­do labo­ral, social; que pri­va­ti­zan para espe­cu­lar con ellos dere­chos bási­cos como la vivien­da, la sani­dad o el dere­cho a una pen­sión; que con una polí­ti­ca fis­cal regre­si­va car­ga sobre los hom­bros de la cla­se tra­ba­ja­do­ra el sos­te­ni­mien­to de todo su dise­ño, como a tra­vés de un sis­te­ma judi­cial que pena­li­za el no-aca­ta­mien­to y la disi­den­cia al mode­lo que se impo­ne

Pero la pre­ca­rie­dad exce­de el ámbi­to de las rela­cio­nes labo­ra­les y eco­nó­mi­cas y afec­ta a la tota­li­dad de ámbi­tos de la vida, pasan­do a ser un fenó­meno estruc­tu­ral. Aún más; las cla­ses domi­nan­tes están hacien­do de la pre­ca­rie­dad un nue­vo modo de opre­sión, la han trans­for­ma­do en un arma en su lucha de cla­ses.

Es des­de la cons­ta­ta­ción de la reali­dad obje­ti­va y su aná­li­sis don­de afir­ma­mos que aun­que el deseo de Inde­pen­den­cia no fue­se una cons­tan­te gene­ra­cio­nal en nues­tro pue­blo, hoy ten­dría­mos que desa­rro­llar­lo si no que­re­mos des­apa­re­cer, no ya como pue­blo sino como SERES.

No es ya la super­vi­ven­cia de pue­blo, len­gua, iden­ti­dad, la que esta en jue­go, es la de Ama Lur y la nues­tra pro­pia. Debe­mos mirar­nos, no de fren­te en el espe­jo, sino de fue­ra hacia den­tro y reco­no­cer la depen­den­cia, la escla­vi­tud, que aun con cade­nas de oro, nos ata a un sis­te­ma injus­to, pre­ca­rio, súper con­su­mis­ta y auto­des­truc­tor.

Tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de comen­zar a levan­tar los pila­res de un mode­lo eco­nó­mi­co más jus­to y soli­da­rio, y que tal vez podrían lle­gar a ser el enco­fra­do de la cons­truc­ción del Socia­lis­mo Iden­ti­ta­rio Vas­co.

No pode­mos seguir pecan­do de omi­sión, aun­que sabe­mos que estos pila­res nece­si­tan para su desa­rro­llo pleno de un poder sobe­rano para tomar deci­sio­nes en todos los ámbi­tos, con ins­tru­men­tos tan­to de polí­ti­ca labo­ral, pre­su­pues­ta­ria, fis­cal y de ren­tas que hoy no posee­mos.

Des­de el no-enga­ño, com­pren­de­mos que la Inde­pen­den­cia ple­na de los pue­blos es la úni­ca puer­ta hacia otro mode­lo eco­nó­mi­co. De ahí lo que daba títu­lo a esta con­fe­ren­cia Inde­pen­den­cia, de rei­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca a nece­si­dad eco­nó­mi­ca. Inde­pen­den­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y de valo­res, como úni­ca puer­ta hacia el ver­da­de­ro Socia­lis­mo Iden­ti­ta­rio Vas­co.
Unos ver­sos del Bha­ga­vad-gita, (Capí­tu­lo cuar­to) dicen: “¿Qué es la acción?/¿Qué es la no acción?/Estas inte­rro­gan­tes son las que tur­ban con fre­cuen­cia a los sabios./ Hay que poner toda la aten­ción para obrar. /​Hay que poner toda la aten­ción para no obrar. /​Hay que estar aten­tos, /​porque en lo más pro­fun­do de la no acción/​pue­de estar tam­bién la esen­cia del acto.”
Hoy, “dejar pasar el tem­po­ral al calor de nues­tra puer­ta cerra­da”, dejar pasar la cri­sis”, man­te­ner­nos en el no obrar, es un acto a favor del sis­te­ma impe­ran­te, que nos quie­re sumi­sos guar­dia­nes de la no-nada que posee­mos.
De mane­ra que, sin espe­rar nada ni a nadie, tene­mos que empe­zar des­de hoy a cons­truir la Eus­kal Herria Socia­lis­ta y no patriar­cal de maña­na, sien­do cons­cien­tes de que cada pue­blo y comu­ni­dad tie­ne su pro­pia reali­dad his­tó­ri­ca e iden­ti­ta­ria y no exis­ten rece­tas uni­ver­sa­les váli­das para cual­quier pue­blo y momen­to his­tó­ri­co.

Este nue­vo mode­lo solo ten­drá sen­ti­do si los valo­res que gene­re pro­por­cio­nan resul­ta­dos socia­les y eco­ló­gi­cos más efi­ca­ces y, simul­tá­nea­men­te, los fru­tos de las mejo­ras eco­nó­mi­cas son repar­ti­dos de la for­ma más equi­li­bra­da posi­ble.

El Socia­lis­mo Iden­ti­ta­rio no pue­de par­tir de “la inte­lec­tua­li­dad” debe de ser un mode­lo con­sen­sua­do entre toda la pobla­ción, tenien­do en cuen­ta las nue­vas reali­da­des del siglo XXI, adap­ta­do a nues­tra idio­sin­cra­sia, a nues­tras pecu­lia­ri­da­des, abar­can­do la libe­ra­ción nacio­nal, social y de gene­ro.

LOS PILARES DE UN NUEVO SOCIALISMO

1º Pilar: La eco­no­mía al ser­vi­cio de la colec­ti­vi­dad.

Todos los pue­blos en cual­quier espa­cio y momen­to his­tó­ri­co han nece­si­ta­do desa­rro­llar una base eco­nó­mi­ca, pero mien­tras la eco­no­mía era un medio para desa­rro­llar otros fines en la épo­ca actual la eco­no­mía no es un medio al ser­vi­cio de la socie­dad en cuyo seno se desa­rro­lla, por el con­tra­rio la eco­no­mía es un fin en si mis­ma, el fin supre­mo y todo debe de supe­di­tar­se a su cre­ci­mien­to inde­fi­ni­do. La natu­ra­le­za expo­lia­da, la pre­ca­rie­dad de la sub­sis­ten­cia huma­na, el no futu­ro de la mayo­ría, son el pro­duc­to resi­dual de las “leyes de mer­ca­do”, leyes más supre­mas que la jus­ti­cia social, o cual­quier otra.

Por ello es nece­sa­rio resi­tuar la eco­no­mía en el lugar que le corres­pon­de, como un medio o ins­tru­men­to social al ser­vi­cio de las per­so­nas y la colec­ti­vi­dad y no a la inver­sa.

2º Pilar: El repar­to de la rique­za gene­ra­da y el repar­to de las acti­vi­da­des desa­rro­lla­das para gene­rar dicha rique­za.

1 El repar­to de las acti­vi­da­des desa­rro­lla­das, o repar­to del tra­ba­jo, debe de ser un eje fun­da­men­tal ya que se per­fi­la como el ele­men­to direc­to más impor­tan­te para repar­tir la rique­za. Como ins­tru­men­tos bási­cos se per­fi­lan:

_​La corres­pon­sa­bi­li­dad de hom­bres y muje­res en todo el tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio, den­tro del cual las tareas domés­ti­cas y de cui­da­dos son las más impor­tan­tes pero no las úni­cas. El tra­ba­jo de man­te­ni­mien­to de la len­gua, del medioam­bien­te, de la cul­tu­ra, en su mayor par­te tam­bien estan den­tro de este gru­po.

_​La valo­ra­ción de este tra­ba­jo social en la Con­ta­bi­li­dad Nacio­nal como un com­po­nen­te más del PIB y gene­ra­dor de dere­chos socia­les

_​Un ajus­te del tiem­po tra­ba­ja­do en fun­ción de la con­si­de­ra­ción del tra­ba­jo total desa­rro­lla­do en la eco­no­mía (remu­ne­ra­do y no remu­ne­ra­do), y de las per­so­nas dis­pues­tas a par­ti­ci­par en el pro­ce­so eco­nó­mi­co.

El repar­to del tra­ba­jo es un tema lleno de posi­bi­li­da­des que no se cir­cuns­cri­be a la reduc­ción de la jor­na­da labo­ral, sino a la reduc­ción del tiem­po real tra­ba­ja­do a lo lar­go de toda la vida y la posi­bi­li­dad de auto­ges­tio­nar­lo.

Todo el edi­fi­cio del pleno empleo se basa en la soli­da­ri­dad indi­vi­dual y colec­ti­va. Si la socie­dad vas­ca posee esa sen­si­bi­li­dad espe­cial, esa intui­ción capaz de cap­tar que el paro es una lacra de la socie­dad y que el pleno empleo es un acti­vo intan­gi­ble de gran valor, enton­ces mere­ce la pena inten­tar hacer algo.

No se pue­de con­de­nar a prio­ri a amplias capas de la pobla­ción (espe­cial­men­te jóve­nes y muje­res) a la frus­tra­ción del paro. Hay que dar el sal­to a lo des­co­no­ci­do con la red pro­tec­to­ra de la soli­da­ri­dad. Y lo tene­mos que hacer con ener­gía, sin com­ple­jos, recor­dan­do que un pue­blo peque­ño pue­de hacer cosas gran­des pre­ci­sa­men­te por­que es peque­ño.

Para­le­la­men­te al repar­to del tra­ba­jo, tie­nen que poner­se en mar­cha ins­tru­men­tos de redis­tri­bu­ción de la rique­za, ambos ejes son com­ple­men­ta­rios y se refuer­zan entre sí. La redis­tri­bu­ción de la rique­za debe de rea­li­zar­se en varios nive­les:

A El repar­to entre los que están den­tro del mer­ca­do labo­ral, con­si­de­rán­do­se el esta­ble­ci­mien­to de limi­tes sala­ria­les de máxi­mos y míni­mos.

Mien­tras la ren­ta per capi­ta vas­ca que­da esti­ma­da en 2009 en algo más de 34.000€ anua­les, el SMI no alcan­za los 8.800. Sola­men­te una polí­ti­ca de sala­rios míni­mos jus­tos, ancla­dos en la rique­za real de cada país, fre­na­ría la con­cen­tra­ción de la rique­za.

B El repar­to entre la pobla­ción que per­ci­be un sala­rio y la actual­men­te cali­fi­ca­da como “pobla­ción inac­ti­va”. Un ins­tru­men­to efi­caz sería la deter­mi­na­ción del Umbral de Pobre­za, o can­ti­dad míni­ma para hacer fren­te a una vida dig­na, com­ple­men­tán­do­se todas las ren­tas que reci­bie­sen por otras fuen­tes los tra­ba­ja­do­res, pen­sio­nis­tas, o para­dos, y que no lle­ga­sen a ese míni­mo deter­mi­na­do

C Una reor­de­na­ción del sis­te­ma fis­cal gra­van­do hechos eco­nó­mi­cos como la tran­sac­ción de capi­ta­les, o la uti­li­za­ción del medio ambien­te en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, y en cual­quier caso refor­man­do los impues­tos actua­les, de for­ma que des­apa­rez­ca el frau­de de ley, y don­de todas las per­so­nas paguen según su nivel de ren­ta sin pri­vi­le­gios.

3º Pilar: Sus­ti­tuir la actual “demo­cra­cia for­mal” por una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y acti­va, En este sen­ti­do es un dere­cho el ejer­ci­cio pleno de la Par­ti­ci­pa­ción Social Acti­va, cuyas raí­ces las encon­tra­mos en el Auzo­lan vas­co. Este sería el sopor­te fun­da­men­tal del Socia­lis­mo Iden­ti­ta­rio y la mejor garan­tía para lle­nar­lo de con­te­ni­do evi­tan­do que aca­be con­ver­ti­do en unas siglas vacías.

La par­ti­ci­pa­ción de la socie­dad en su con­jun­to en el pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción ha sido una cons­tan­te preo­cu­pa­ción en el queha­cer coti­diano de la izquier­da y es un ele­men­to bási­co del nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co para supe­rar las actua­les coor­de­na­das de la demo­cra­cia dele­ga­da, cuyos máxi­mos expo­nen­tes son un Par­la­men­to y unos par­ti­dos polí­ti­cos que cri­mi­na­li­zan la con­sul­ta popu­lar.

Por todo ello, comen­zan­do des­de lo local has­ta lle­gar a lo nacio­nal, nos urge poner en mar­cha meca­nis­mos de pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va, lo que requie­re una par­ti­ci­pa­ción social acti­va y con­tri­bui­rá a la redis­tri­bu­ción de la ren­ta, al repar­to del tra­ba­jo, a la cober­tu­ra social, al desa­rro­llo cul­tu­ral, a la recu­pe­ra­ción lin­güís­ti­ca y de la con­cien­cia social y de géne­ro.

4º Pilar: La cali­dad de vida. Enten­dien­do como cali­dad de vida que “no es más rico quién más tie­ne sino el que menos nece­si­ta”. Por tan­to el medir la salud de la eco­no­mía por el cre­ci­mien­to del PIB debe dejar paso a otros indi­ca­do­res que sean capa­ces de refle­jar mejor el desa­rro­llo humano. Desa­rro­llo medi­do en cali­dad medioam­bien­tal, de la edu­ca­ción, de la sani­dad, de inte­gra­ción cul­tu­ral, de acce­so al uso de una vivien­da, y de cober­tu­ra de las nece­si­da­des psí­qui­co-afec­ti­vas.

Des­de aquí hay que refle­xio­nar sobre la nece­si­dad de “decre­ci­mien­to sos­te­ni­do” de la eco­nó­mi­ca actual y en con­cre­to de decre­ci­mien­to sos­te­ni­do del PIB como su mayor expo­nen­te.

El Pro­duc­to Inte­rior Bru­to (PIB) es un indi­ca­dor mone­ta­rio que aca­ba refle­jan­do todo el queha­cer que es nego­cia­do en el mer­ca­do. Pero cuan­to más cre­cen las bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas más cre­ce el PIB, cuan­to más inse­gu­ra es una socie­dad desa­rro­lla­da más gas­ta en defen­sa, pro­tec­ción inte­rior, y esto sube el PIB, o cuan­to más enfer­ma está esa socie­dad con­su­me más ele­men­tos far­ma­co­ló­gi­cos y esto sube el PIB. Pero el PIB no mide la belle­za de nues­tra lite­ra­tu­ra ni la soli­dez de nues­tros com­pro­mi­sos. No se preo­cu­pa en valo­rar la cali­dad de nues­tros deba­tes polí­ti­cos ni la inte­gri­dad éti­ca de nues­tros repre­sen­tan­tes. No toma en con­si­de­ra­ción nues­tro valor, sabi­du­ría o cul­tu­ra. Nada dice de la com­pa­sión ni de la dedi­ca­ción a nues­tro pue­blo. En una pala­bra el PIB lo mide todo excep­to lo que hace que val­ga la pena vivir la vida

5º Pilar: La soli­da­ri­dad entre dis­tin­tos espa­cios eco­nó­mi­cos y soli­da­ri­dad con las gene­ra­cio­nes futu­ras. Soli­da­ri­dad que debe de trans­for­mar­se en una reor­ga­ni­za­ción de los hábi­tos de con­su­mo, más depen­dien­te de nues­tros pro­pios recur­sos, que no hipo­te­que el uso futu­ro de recur­sos natu­ra­les bási­cos como el agua, el aire, o el sue­lo y pro­pug­nan­do unas rela­cio­nes comer­cia­les inter­na­cio­na­les basa­das en el jus­to pre­cio y no en los pre­cios impues­tos por el abu­so de poder de las mul­ti­na­cio­na­les.

El inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad de los pue­blos debe de empe­zar den­tro de nues­tras pro­pias fron­te­ras para ello el Socia­lis­mo Iden­ti­ta­rio debe con­du­cir a un cam­bio radi­cal en la ges­tión, pro­duc­ción y uti­li­za­ción de los recur­sos dis­po­ni­bles. Sola­men­te des­de la reor­de­na­ción del con­su­mo cons­cien­te y en la medi­da de lo posi­ble auto­su­fi­cien­te, se pue­de empe­zar a corre­gir el impac­to de nues­tra hue­lla eco­ló­gi­ca y de nues­tra hue­lla eco­nó­mi­ca sobre otros pue­blos. Reto­mar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, ceder­la no solo nos sitúa en un plano de inde­fen­sión total ante la polí­ti­ca de las mul­ti­na­cio­na­les de la ali­men­ta­ción, sino que nos pri­va de la ges­tión de nues­tra salud. En este aspec­to el desa­rro­llo de los pro­duc­tos modi­fi­ca­dos gené­ti­ca­men­te; el aumen­to de la con­ta­mi­na­ción como con­se­cuen­cia del trans­por­te masi­vo de los ali­men­tos; o el dar la espal­da a las posi­bi­li­da­des de sana­ción de nues­tro her­bo­la­rio tra­di­cio­nal para entre­gar­nos a la rapi­ña de las far­ma­céu­ti­cas, son solo los ejem­plos más pal­pa­bles.

LOS RECURSOS DE EUSKAL HERRIA PARA HACER FRENTE A SU INDEPENDENCIA

1º Cual­quier pro­yec­to nece­si­ta como pun­to de par­ti­da pre­vio vol­ver a plan­tear el con­sen­so en la pro­fun­di­za­ción real y refor­za­mien­to de la demo­cra­cia en lo polí­ti­co y en lo eco­nó­mi­co.

El dere­cho com­pa­ra­do mues­tra la posi­ble via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de un pro­yec­to nacio­nal y soli­da­rio. Apro­xi­ma­da­men­te la cuar­ta par­te de los casi 200 Esta­dos miem­bros de la ONU tie­nen una dimen­sión más redu­ci­da que EH y recur­sos más esca­sos. Los 20.657 Km2. de exten­sión y una pobla­ción apro­xi­ma­da de 3 millo­nes de habi­tan­tes, con­fi­gu­ran una Comu­ni­dad Polí­ti­ca natu­ral con una dimen­sión apro­pia­da para apli­car un mode­lo socio­eco­nó­mi­co jus­to y soli­da­rio.

2º En la actua­li­dad, den­tro de la Teo­ría Eco­nó­mi­ca, han adqui­ri­do espe­cial rele­van­cia las lla­ma­das eco­no­mías de loca­li­za­ción detec­ta­das en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos loca­les, y cata­lo­ga­das como uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de desa­rro­llo regio­nal.

El terri­to­rio y sus habi­tan­tes, no es solo un mar­co de la eco­no­mía, sino un recur­so cla­ve en sí mis­mo. En este sen­ti­do es la espe­ci­fi­ci­dad del terri­to­rio lo que per­mi­te a la crea­ti­vi­dad cru­zar­se con una deter­mi­na­da cul­tu­ra y hacer­se espe­cí­fi­ca a par­tir de una apor­ta­ción pro­pia, lo que per­mi­te la iden­ti­fi­ca­ción social de sus habi­tan­tes con un pro­ce­so eco­nó­mi­co con­sen­sua­do del que se saben par­tí­ci­pes.

3º Con una fran­ja cos­te­ra de 200 Km., con recur­sos hídri­cos sufi­cien­tes, y amplias posi­bi­li­da­des de obten­ción de ener­gías natu­ra­les, EH for­ma una comu­ni­dad eco­nó­mi­ca natu­ral via­ble en sí mis­ma. Pre­sen­ta un espa­cio socio­eco­nó­mi­co inte­gra­do, don­de cada una de sus actua­les divi­sio­nes admi­nis­tra­ti­vas: la CAPV, Nafa­rroa e Ipa­rral­de, se com­ple­men­tan eco­nó­mi­ca­men­te.

4º Exis­ten­cia de un capi­tal humano infra­uti­li­za­do. El repar­to del empleo se mues­tra como el défi­cit estruc­tu­ral y dife­ren­cia­dor más impor­tan­te a solu­cio­nar para dina­mi­zar y movi­li­zar los recur­sos huma­nos infra­uti­li­za­dos. Máxi­me cuan­do estos se cen­tran en mayor nivel en meno­res de 30 años, fran­ja de edad que encie­rra el mayor poten­cial de crea­ti­vi­dad den­tro del ciclo vital.

Este fac­tor “del intan­gi­ble humano” inyec­ta­do a la cons­truc­ción social tie­ne un valor que no se reco­ge por los “eco­no­mis­tas mone­ta­ris­tas”.

5º Res­pec­to a la recau­da­ción impo­si­ti­va por tri­bu­tos direc­tos, indi­rec­tos y car­gas socia­les EH está muy por deba­jo de la media de la Unción Euro­pea, con una pre­sión fis­cal (por­cen­ta­je de Recau­da­ción /​PIB) de casi 7 pun­tos por deba­jo

En los Pre­su­pues­tos 2009 el total de recau­da­ción por tri­bu­tos con­cer­ta­dos se deter­mi­na en 16.895 millo­nes €. Si la pre­sión fis­cal de Hego Eus­kal Herria fue­se igual a la media de la UE se recau­da­rían anual­men­te unos 5.500 millo­nes de € más, y si fue­se igual a la de Ipa­rral­de se recau­da­rían unos 6.100 millo­nes de € más.

Si a esto se le aña­de por una par­te el impor­te no recau­da­do por uti­li­za­ción de “vaca­cio­nes o gas­tos fis­ca­les”, pre­su­pues­ta­dos para 2009 en 8.293,6 millo­nes € y por otra par­te el frau­de fis­cal esti­ma­do en más de 9.000 millo­nes de €, nos damos cuen­ta de que recau­dar más no sig­ni­fi­ca obli­ga­to­ria­men­te subir los impues­tos, sino que con la equi­dad fis­cal inclu­so pue­den bajar.

6º Ade­más de los impor­tan­tes recur­sos fis­ca­les que se pue­den movi­li­zar para hacer fren­te a un nue­vo mode­lo socio­eco­nó­mi­co, no debe­mos olvi­dar los recur­sos finan­cie­ros con los que cuen­ta Eus­kal Herria.

A final de 2007 en HEH los depó­si­tos pri­va­dos en enti­da­des ban­ca­rias alcan­za­ban casi los 75.000 millo­nes de euros sin con­tar los fon­dos depo­si­ta­dos en com­pa­ñías de segu­ro y enti­da­des de Inver­sión Colec­ti­va. Sola­men­te los fon­dos en para pen­sio­nes supe­ra­ron en 2007 en la CAPV el 25% del PIB.

Un mode­lo eco­nó­mi­co dife­ren­te podría dar cabi­da en su cons­truc­ción a este aho­rro popu­lar, movi­li­zán­do­lo de for­ma pro­duc­ti­va, no espe­cu­la­ti­va, a tra­vés de enti­da­des finan­cie­ras públi­cas y con­tro­la­das social­men­te.

7º Por últi­mo exis­te otra impor­tan­te par­ti­da de recur­sos eco­nó­mi­cos que se están trans­fi­rien­do año tras año a Madrid por la vía del Cupo, que es el con­tra­to de sumi­sión eco­nó­mi­ca, o alqui­ler que supo­nen el Con­ve­nio y Con­cier­to Eco­nó­mi­co.

Sólo entre 2000 – 2004 los flu­jos eco­nó­mi­cos netos hacia Madrid (ingre­sos menos pagos) ascen­die­ron a 2,4 billo­nes de pese­tas. Des­de estos núme­ros se pue­de enten­der que EH sea tan espe­cial “para la uni­dad de Espa­ña”.

En resu­men, la infra­es­truc­tu­ra físi­ca de Eus­kal Herria y sus impor­tan­tes recur­sos huma­nos, fis­ca­les y finan­cie­ros debi­da­men­te cana­li­za­dos, garan­ti­zan la via­bi­li­dad del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vas­co

La pre­gun­ta cla­ve es: ¿Tie­ne Eus­kal Herria el nue­vo suje­to social que, como Uli­ses se tape con cera los oídos, con­tra los can­tos de sire­na del capi­ta­lis­mo, y pue­da ende­re­zar la qui­lla del bar­co hacia esta cons­truc­ción colec­ti­va?

Sin­ce­ra­men­te creo que el cam­bio debe comen­zar en nues­tro inte­rior, en ese mirar­nos de fue­ra hacia aden­tro, sin auto­com­pla­cen­cia, asu­mien­do que, en más o menos medi­da, hemos sido pene­tra­dos por los valo­res de la ideo­lo­gía domi­nan­te. Y des­de el diag­nós­ti­co veraz poder sanar­nos y recons­truir­nos como suje­tos de cam­bio. Este paso es pre­vio al del reto de arti­cu­lar­nos y orga­ni­zar­nos para la par­ti­ci­pa­ción en la cons­truc­ción de un nue­vo mode­lo socio­eco­nó­mi­co. Ya la his­to­ria de la expe­rien­cia socia­lis­ta demos­tró que los pro­ble­mas com­ple­jos no apa­re­cen tan­to en el plan­tea­mien­to de los fines y obje­ti­vos fina­les, como en los medios huma­nos, para cons­truir des­de aba­jo estruc­tu­ras real­men­te demo­crá­ti­cas y plu­ra­les.

Esto se fun­de con la urgen­cia de ense­ñar a la inmen­sa mayo­ría de los que desea­mos ser acto­res del cam­bio social el domi­nio de las téc­ni­cas supe­rio­res del pen­sar y el hacer, basa­das en una dife­ren­te com­pren­sión de los actos de cono­cer y valo­rar. Tie­ne que ver con la crea­ción de los nue­vos suje­tos socia­les y de la com­pren­sión crí­ti­ca de su papel como tales y con el desa­rro­llo de una sen­si­bi­li­dad huma­na sin la cual la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria se buro­cra­ti­za.

Vol­vien­do a la pre­gun­ta ¿pode­mos ende­re­zar la qui­lla del bar­co? Si me pre­gun­táis a mí, os diré que a pesar de que hay muy bue­nos mari­ne­ros en ale­ja­das maz­mo­rras, este es un pue­blo de arran­tza­les, que explo­ró tie­rras y mares ¿no podrá explo­rar hoy esta posi­bi­li­dad que devie­ne nece­sa­ria por­que en ella está nues­tra super­vi­ven­cia?

Yo creo que sí, yo creo en Eus­kal Herria, y creo en la fra­se de nues­tro maes­tro Alfon­so en su obra Ima­gi­na­ción, retó­ri­ca y uto­pía “Uto­pía no es una qui­me­ra, uto­pía es lo que no hay toda­vía, y seria posi­ble que hubie­ra, y es posi­ble que lle­gue a haber­lo, por medio de una prac­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de la ima­gi­na­ción dia­léc­ti­ca, y a pesar de las ideo­lo­gías reac­cio­na­rias”

Neka­ne Jura­do
Noviem­bre 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *