Enfer­mos de terror por Amy Good­man

En los últi­mos días, los medios de comu­ni­ca­ción se han vis­to inun­da­dos
con infor­mes acer­ca del frus­tra­do aten­ta­do al vue­lo 253 de Noth­west
Air­li­nes el día de Navi­dad. Cuan­do Umar Farouk Abdul­mu­ta­llab, aho­ra
cono­ci­do como «el hom­bre del explo­si­vo en la ropa inte­rior», falló en su
pre­sun­to ata­que, casi 300 per­so­nas se sal­va­ron de lo que muy
posi­ble­men­te habría sido un horri­ble y vio­len­to final. A par­tir de este
inci­den­te aéreo, se ha reini­cia­do el deba­te en torno al terro­ris­mo y la
mejor mane­ra de pro­te­ger al pue­blo esta­dou­ni­den­se.

Al mis­mo tiem­po, otro ase­sino ace­cha a los esta­dou­ni­den­ses. Según cifras
esti­ma­ti­vas recien­tes este ase­sino se cobra la vida de 45.000
esta­dou­ni­den­ses al año (uno cada 10 minu­tos) pero aún así pasa
des­aper­ci­bi­do. Esto sig­ni­fi­ca que 3.750 per­so­nas que mue­ren cada
mes — más de las que murie­ron en los aten­ta­dos del 11S— podrían
sal­var­se con una sim­ple fir­ma.

Este ase­sino es la fal­ta de una ade­cua­da cober­tu­ra médi­ca en Esta­dos
Uni­dos. A fines de 2009, inves­ti­ga­do­res de la Escue­la de Medi­ci­na de
Har­vard lle­ga­ron a la con­clu­sión de que 45.000 per­so­nas mue­ren
inne­ce­sa­ria­men­te cada año a cau­sa de la fal­ta de segu­ro de salud. Los
inves­ti­ga­do­res deve­la­ron ade­más otro hecho sor­pren­den­te: en 2008
murie­ron cua­tro veces más vete­ra­nos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se por­que
no tenían segu­ro de salud que el núme­ro total de sol­da­dos caí­dos en Irak
y Afga­nis­tán en el mis­mo perío­do. El dato es correc­to: 2.266 vete­ra­nos
de menos de 65 años de edad murie­ron por­que no tenían segu­ro médi­co.

El mar­tes, el Pre­si­den­te Barak Oba­ma se mos­tró vehe­men­te en su
decla­ra­ción públi­ca tras la reu­nión que man­tu­vo con el equi­po de
segu­ri­dad nacio­nal para tra­tar el tema del aten­ta­do. Oba­ma afir­mó: «No
fue un error al reca­var infor­ma­ción de inte­li­gen­cia, fue un error al
inte­grar y enten­der la infor­ma­ción que ya poseía­mos. La infor­ma­ción
exis­tía. Las agen­cias y ana­lis­tas que la nece­si­ta­ban tenían acce­so a
ella y nues­tros pro­fe­sio­na­les esta­ban entre­na­dos para bus­car y com­pi­lar
ese tipo de infor­ma­ción. Voy a acep­tar que por su natu­ra­le­za, la
infor­ma­ción de inte­li­gen­cia es imper­fec­ta, pero está cada vez más cla­ro
que en este caso, la infor­ma­ción de inte­li­gen­cia no fue ana­li­za­da por
com­ple­to ni apro­ve­cha­da al máxi­mo. Esto no es acep­ta­ble y no voy a
tole­rar­lo. Una y otra vez hemos vis­to que es cru­cial com­pi­lar
infor­ma­ción y actuar en for­ma inme­dia­ta para per­ma­ne­cer un paso delan­te
de hábi­les adver­sa­rios. Como con­se­cuen­cia, debe­mos actuar mejor y
actua­re­mos mejor. Es impe­ra­ti­vo que lo haga­mos rápi­da­men­te. Están en
ries­go vidas esta­dou­ni­den­ses.»

Todo lo cual es real­men­te admi­ra­ble. Ima­gí­nen­se si se tra­ta­ra con la
mis­ma urgen­cia el tema del res­que­bra­ja­do sis­te­ma de salud que
inne­ce­sa­ria­men­te cau­sa la muer­te de 45.000 per­so­nas por año. Y ya que
aho­ra se des­ti­na­rán fon­dos de estí­mu­lo para pro­veer a los aero­puer­tos
con más equi­pos de esca­neo, ¿por qué no des­ti­nar dine­ro a garan­ti­zar que
en todos los cen­tros de salud comu­ni­ta­rios se pue­dan rea­li­zar
mamo­gra­fías y exá­me­nes de prós­ta­ta?

Está tam­bién el tema de la inves­ti­ga­ción acer­ca de quién es res­pon­sa­ble
por el aten­ta­do falli­do de Navi­dad y el inten­to de obte­ner del pre­sun­to
ata­can­te «infor­ma­ción de inte­li­gen­cia pro­ce­sa­ble» a fin de pre­ve­nir
futu­ros ata­ques. Todo eso está muy bien.

Sin embar­go, tene­mos «infor­ma­ción pro­ce­sa­ble» acer­ca de por qué la gen­te
mue­re por fal­ta de segu­ro médi­co y de cómo las com­pa­ñías de segu­ros de
salud pri­van sis­te­má­ti­ca­men­te de cober­tu­ra a sus afi­lia­dos para aumen­tar
sus ganan­cias, y ¿qué se ha hecho acer­ca de este tema?

El día ante­rior al inci­den­te de la bom­ba escon­di­da deba­jo de la ropa
inte­rior, en vís­pe­ras de Navi­dad, el Sena­do de Esta­dos Uni­dos apro­bó el
Pro­yec­to de ley de Refor­ma del Sis­te­ma de Salud con 60 votos a favor y
39 en con­tra. Oba­ma des­cri­bió el pro­yec­to como «la legis­la­ción social
más impor­tan­te des­de la Ley de Segu­ri­dad Social apro­ba­da en la déca­da de
1930». Sin embar­go, para lle­gar a ese mági­co núme­ro de 60 votos en el
Sena­do, el ya debi­li­ta­do pro­yec­to de esa cáma­ra tuvo que poner­se de
rodi­llas ante los gus­tos del Sena­dor Joe Lie­ber­man de Con­nec­ti­cut, el
esta­do cono­ci­do como la meca de las empre­sas de los segu­ros de salud, y
del demó­cra­ta con­ser­va­dor Ben Nel­son de Nebras­ka. Las ver­sio­nes de la
refor­ma del sis­te­ma de salud del Sena­do y de la Cáma­ra de Repre­sen­tes
deben aho­ra ser con­ci­lia­das en un Comi­té bica­me­ral espe­cial.

En Esta­dos Uni­dos, el pro­ce­so de los comi­té bica­me­ra­les espe­cia­les es
poco cono­ci­do. Es fre­cuen­te que duran­te este pro­ce­so los pro­yec­tos de
ley sufran cam­bios impor­tan­tes que pasan casi o total­men­te
des­aper­ci­bi­dos. Es por este moti­vo que Brian Lamb, Direc­tor Gene­ral de
C‑SPAN envió una car­ta a los líde­res del Con­gre­so el 30 de diciem­bre
soli­ci­tan­do auto­ri­za­ción para tele­vi­sar el pro­ce­so. En ella escri­bió:
«Res­pe­tuo­sa­men­te soli­ci­ta­mos a uste­des per­mi­tan que el públi­co ten­ga
acce­so total, a tra­vés de la tele­vi­sión, al pro­ce­so de defi­ni­ción de
esta legis­la­ción, que afec­ta­rá la vida de cada uno de los
esta­dou­ni­den­ses.» Pero en lugar de sim­ple­men­te per­mi­tir el acce­so, la
Pre­si­den­ta de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, Nancy Pelo­si, afir­mó que
«nun­ca ha habi­do un pro­ce­so más abier­to que este».

Ade­más, Pelo­si y los demó­cra­tas dicen aho­ra que el pro­yec­to ni siquie­ra
pasa­rá por un comi­té bica­me­ral for­mal, sino que más bien se nego­cia­rá en
sesio­nes infor­ma­les a puer­tas cerra­das entre los pre­si­den­tes de los
comi­té cla­ves. De esta mane­ra los repu­bli­ca­nos no ten­drían opor­tu­ni­da­des
de obs­truir el pro­ce­so, pero al mis­mo tiem­po esto daría a unos pocos
indi­vi­duos un enor­me poder para hacer tra­tos, tal como hicie­ron los
sena­do­res Nel­son y Lie­ber­man. Dado que las indus­trias de segu­ros, de
equi­pos médi­cos y las far­ma­céu­ti­cas gas­ta­ron cer­ca de 1.4 millo­nes de
dóla­res por día para ejer­cer influen­cia en el deba­te acer­ca de la
refor­ma de la salud, debe­mos pre­gun­tar­nos: ¿quién ten­drá acce­so a los
pocos legis­la­do­res detrás de esas puer­tas cerra­das?

Wen­dell Pot­ter, el ex por­ta­voz de la ase­gu­ra­do­ra CIGNA y quien se ha
con­ver­ti­do en denun­cian­te de la indus­tria de los segu­ros de salud dice
saber «dón­de se sepul­ta a los muer­tos». Sea­mos con­sis­ten­tes. Si nos
preo­cu­pa­mos por sal­var vidas esta­dou­ni­den­ses, pon­gá­mo­nos en acción aho­ra.

/​_​/​/​_​/​/​_​/​/​_​/​_​_​

Denis Moy­nihan cola­bo­ró en la pro­duc­ción perio­dís­ti­ca de esta colum­na.

Amy Good­man

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *