¡Es el capi­ta­lis­mo, estu­pi­do! por Javier Ramos

El pasa­do sába­do, día 12, los sin­di­ca­tos espa­ño­les CC.OO. y U.G.T., con el apo­yo de la izquier­da hun­di­da y entre­ga­da, se dedi­ca­ron en la capi­tal del rei­no a esce­ni­fi­car, una vez más, su pro­yec­to sin­di­cal estra­té­gi­co: renun­ciar a la lucha y sos­te­ner el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con sus cri­sis y excre­cen­cias, a cam­bio de algu­nas miga­jas para la aris­to­cra­cia obre­ra a la que repre­sen­tan y para ellos mis­mos, esto es, para sus corrup­tas estruc­tu­ras aparateras.

No vamos a per­der el hilo de la cues­tión citan­do los enési­mos “pac­tos” entre la patro­nal, el gobierno que ges­tio­na los intere­ses de la patro­nal y la cama­ri­lla de cua­dros sin­di­ca­les abdu­ci­dos por aque­llos dos. No voy a citar los millo­nes de euros que ambas cen­tra­les sin­di­ca­les aca­ban de per­ci­bir este año en con­cep­to de….¡qué más da el concepto!…para tapar­les la boca y la de las bases que repre­sen­tan, aho­ra que otra cri­sis cícli­ca del sis­te­ma se ceba sobre los sec­to­res popu­la­res. Bas­te recor­dar que en el año 2008 reci­bie­ron ambas cen­tra­les sin­di­ca­les nada menos que 14,7 millo­nes de euros, para remu­ne­rar, entre otras, sus acti­vi­da­des “con­sul­ti­vas”. Si a eso le uni­mos los cen­te­na­res de dele­ga­dos sin­di­ca­les libe­ra­dos a tiem­po com­ple­to y los fon­dos que se obtie­nen con la excu­sa de una for­ma­ción-basu­ra y clien­te­lar, es bas­tan­te com­pren­si­ble que no mue­van un sólo dedo, si no es para pasear­se una solea­da maña­na de domin­go por las calles de la Villa y Cor­te, en ani­ma­da char­la y con el bene­plá­ci­to de la Auto­ri­dad com­pe­ten­te, por supuesto.

Una vez más, y con la lec­ción bien apren­di­da, nos suel­tan esa leta­nía de que “hay que repar­tir equi­li­bra­da­men­te los sacri­fi­cios” y así poder vol­ver a ende­re­zar al mis­mo gigan­te capi­ta­lis­ta de pies de barro que gene­ra paro, ham­bre y gue­rras con cada una de sus endé­mi­cas cri­sis, a cau­sa de la cono­ci­da ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la cuo­ta de ganan­cia del capi­tal. Cual­quier ini­cia­do en mar­xis­mo sabe, debie­ra saber, que se tra­ta de una cri­sis de acu­mu­la­ción de capi­tal, ya que la sobre­pro­duc­ción de mer­can­cías con la que com­pen­sar aque­lla ten­den­cia des­cen­den­te de la tasa de ganan­cia, no encuen­tra com­pra­dor que cie­rre el círcu­lo D‑M-D’: Dine­ro-Mer­can­cia-Dine­ro incre­men­ta­do por la plus­va­lía. De ahí que se fomen­ta­se, irres­pon­sa­ble­men­te, el cré­di­to, es decir, se jugó con la máqui­na del dine­ro para que la gen­te com­pra­ra lo que, a la pos­tre, no podría pagar, en una suer­te de peli­gro­so jue­go pira­midal, como así ha suce­di­do, y todo con tal de seguir engra­san­do los bol­si­llos de los espe­cu­la­do­res de toda laya.

Y mien­tras estos sim­pá­ti­cos sin­di­ca­lis­tas espa­ño­les ses­tea­ban duran­te toda una déca­da de pro­di­gio­sas ganan­cias para el capi­tal inmo­bi­lia­rio y finan­cie­ro, a la som­bra de la mor­di­da obte­ni­da con los “pla­nes de for­ma­ción”, el sis­te­ma iba gene­ran­do una bur­bu­ja de tran­sac­cio­nes irrea­les, es decir, caren­tes por com­ple­to de base pro­duc­ti­va, a sabien­das de que cuan­do explo­ta­ra, cosa que tam­bién cono­cía, no les sal­pi­ca­ra a los lis­tos de siem­pre, y que fue­ra el dine­ro públi­co, es decir, los ingre­sos obte­ni­dos bási­ca­men­te de los impues­tos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, quien corrie­ra a sos­te­ner la quie­bra que ellos habían provocado.

Y aho­ra, estos des­con­cer­tan­tes con­cer­ta­do­res de todo lo con­cer­ta­ble, nos dicen que hay que repar­tir sacri­fi­cios. ¡cla­ro que sí! El repar­to ya lo cono­ce­mos: unos, los ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios, ponen la vase­li­na y los otros, los asa­la­ria­dos y otras capas popu­la­res, el tra­se­ro. ¡Con seme­jan­tes sin­di­ca­tos, para qué quie­re la cla­se tra­ba­ja­do­ra enemigos!

Mien­tras tan­to, nues­tro más genuino repre­sen­tan­te espa­ñol del pre­si­den­cia­lis­mo bue­nis­ta e inane, ese ser nefe­li­ba­ta que mane­ja las rien­das del poder con la frí­vo­la y boba­li­co­na son­ri­sa del indi­gen­te inte­lec­tual, se dedi­ca a con­traer deu­da públi­ca a espuer­tas para sufra­gar los ingen­tes gas­tos de una eco­no­mía de gorro­nes, las­tra­da ya en su cús­pi­de por una monar­quía que no ha sido refren­da­da, sino impues­ta por el dic­ta­dor. Una eco­no­mía, en fin, impro­duc­ti­va y bási­ca­men­te espe­cu­la­ti­va, asen­ta­da en el ladri­llo, el turis­mo cutre, el des­pi­do gra­tis, los EREs y el PER, mien­tras se sigue man­te­nien­do los pri­vi­le­gios de una cas­ta de terra­te­nien­tes aris­tó­cra­tas; cuer­pos, cla­ses y car­gos minis­te­ria­les y otros reduc­tos fas­cis­tas de suyo impro­duc­ti­vos y reac­cio­na­rios, como la Iglesia.

Pero nues­tros volun­ta­rio­sos com­pa­ñe­ros sin­di­ca­lis­tas, eso sí, se encuen­tran muy ocu­pa­dos orlan­do con su pre­sen­cia cual­quier sarao ins­ti­tu­cio­nal. Lo mis­mo fir­man un docu­men­to con­tra el legí­ti­mo dere­cho que tie­nen las nacio­nes sin Esta­do a su libre auto­de­ter­mi­na­ción, si se deno­mi­na “acuer­do anti­te­rro­ris­ta”, cla­ro está, que acu­den rau­dos a efe­mé­ri­des ins­ti­tu­cio­na­les o reci­ben la meda­lla de Nava­rra por su “apues­ta por el diá­lo­go social”. ¡ Jesús que tro­te de moque­ta lle­van estos entre­ga­dos a la cla­se diri­gen­te espa­ño­la!. No es de extra­ñar que, más tar­de y en jus­ta recom­pen­sa, obten­gan un pues­to de dipu­tado en Las Cor­tes espa­ño­las o, lo que resul­ta más inve­ro­sí­mil, una bien remu­ne­ra­da ocu­pa­ción en algu­na escue­la de nego­cios de la Patro­nal. ¿Des­co­no­cen aca­so que la “fies­ta” del défi­cit para aten­der los pla­nes E y las eco­no­mías “sos­te­ni­bles” hay que pagar­la en el 2012, lími­te que ha pues­to Bru­se­las para redu­cir el défi­cit actual del 6% al 3%, como máxi­mo? ¿Y saben estos exqui­si­tos y cán­di­dos sin­di­ca­lis­tas cómo se va a sufra­gar ese des­equi­li­brio? Pues cla­ro, ¡con los impues­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra!. Pero para enton­ces el “señor son­ri­sas” ya se habrá garan­ti­za­do otros cua­tro años de man­da­to, que es lo que le importa.

El Esta­do espa­ñol, con una cifra del 20%, dobla actual­men­te la tasa de paro de la U.E. ¿ La cau­sa?. No es nin­gu­na mal­di­ción bíbli­ca, sim­ple­men­te se tra­ta de la faci­li­dad y gra­tui­dad que tie­ne el empre­sa­rio para, no ya des­pe­dir, sino sim­ple­men­te no reno­var unos con­tra­tos-basu­ra con­sen­ti­dos por estos ague­rri­dos de la pancarta.

Uno de cada tres tra­ba­ja­do­res en el Esta­do espa­ñol tie­ne un con­tra­to tem­po­ral, Esta­do que, a su vez, tie­ne el 25% de todos los con­tra­tos tem­po­ra­les de los 25 paí­ses de la U.E. Y a este esta­do de cosas se ha lle­ga­do, no se olvi­de, a tra­vés de suce­si­vos pac­tos y acuer­dos fir­ma­dos, una y otra vez, por estos pala­di­nes de la cau­sa obre­ra, y a su enfer­mi­za entre­ga a la cau­sa del “diá­lo­go” en cuan­tas refor­mas labo­ra­les han par­ti­ci­pa­do. Entre los jóve­nes, la cifra es abso­lu­ta­men­te escan­da­lo­sa: sie­te de cada diez tie­nen este tipo de con­tra­to tem­po­ral sin dere­chos. Tam­bién se encuen­tran más con­tra­ta­dos even­tua­les en el colec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res con un nivel de estu­dios bajo o que cuen­tan con una for­ma­ción gene­ra­lis­ta, en acti­vi­da­des poco cua­li­fi­ca­das y en sec­to­res sin espe­cia­li­za­ción, fun­da­men­tal­men­te en la agri­cul­tu­ra y la cons­truc­ción; en empre­sas de entre 11 y 49 tra­ba­ja­do­res y, por comu­ni­da­des autó­no­mas, en Anda­lu­cía y en Extre­ma­du­ra. Es decir, que estos aban­de­ra­dos de la “lucha de cla­ses”, allí don­de son mayo­ría jus­ta­men­te han pro­pi­cia­do las peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les con su adic­ti­va afi­ción a la fir­ma de “paz social”, esto es, esa polí­ti­ca sin­di­cal de con­fun­dir los intere­ses de algu­nos tra­ba­ja­do­res con los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y por eso no les ha impor­ta­do ven­der el futu­ro de los hijos a cam­bio de una gene­ro­sa pre­ju­bi­la­ción del padre…y, de paso, del comi­té de empresa.

Por el con­tra­rio, allí don­de son mino­ría, en Eus­kal Herria, por ejem­plo, las con­di­cio­nes labo­ra­les y de pres­ta­cio­nes socia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra son sus­tan­cial­men­te supe­rio­res, tan­to en lo rela­ti­vo a las con­di­cio­nes indi­vi­dua­les, sala­rio, pen­sio­nes, como en lo refe­ren­te a la nego­cia­ción colec­ti­va. Lo saben ellos y lo sabe­mos todos. (INE, 2007: País Vas­co, el sala­rio más alto del Esta­do: 1971,59 euros/​mes. Y la pen­sión más alta, tam­bién en Eus­ka­di con 943,98 euros, según el INSS) Por eso están tra­tan­do de arre­ba­tar mar­cos autó­no­mos de nego­cia­ción y lle­var­los a la capi­tal del rei­no, que para eso los quie­ren, para homo­ge­nei­zar a la baja las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res; otro pre­sen­te con el que aga­sa­jar a la oli­gar­quía espa­ño­la y a su repre­sen­ta­ción polí­ti­ca e institucional.

La actual cri­sis no es, como se dice intere­sa­da­men­te, un error del sis­te­ma. Es el pro­pio sis­te­ma el error y cuan­to antes actue­mos con­tra él, glo­bal­men­te, mucho mejor para todos y para la pro­pia super­vi­ven­cia del pla­ne­ta. Este orden eco­nó­mi­co es por su pro­pia natu­ra­le­za depre­da­dor, pues se fun­da­men­ta en la acu­mu­la­ción de capi­tal sin lími­tes, ni siquie­ra para los recur­sos natu­ra­les per se limi­ta­dos y, por con­si­guien­te, es el pro­pio sis­te­ma el que gene­ra el res­to de des­ajus­tes, caren­cias e injus­ti­cias, inclui­do el cam­bio cli­má­ti­co, por lo que derro­car­lo se cons­ti­tu­ye ya en una tarea inapla­za­ble. En este afán no sobra nadie. Pero, eso sí, en el des­agüe de la his­to­ria, jun­to a esta cri­mi­nal orga­ni­za­ción pro­duc­ti­va irán todas las que han sido sus adhe­ren­cias, tam­bién aque­llas que decían repre­sen­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y sola­men­te cons­ti­tuían la quin­ta colum­na del sis­te­ma: el apa­ra­to buro­crá­ti­co sin­di­cal burgués.

Javier Ramos Sán­chez (Juris­ta y Dele­ga­do sindical)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.