¿Qué sig­ni­fi­ca el “vivir bien”?

El con­tex­to en el cual se pro­du­ce la refle­xión acer­ca de lo que sig­ni­fi­ca­ría un “vivir bien”, es la cri­sis civi­li­za­to­ria mun­dial del sis­te­ma-mun­do moderno. La moder­ni­dad apa­re­ce como sis­te­ma-mun­do (median­te la inva­sión y colo­ni­za­ción euro­pea, des­de 1492), subor­di­nan­do al res­to del pla­ne­ta en tan­to peri­fe­ria de un cen­tro de domi­nio mun­dial: Euro­pa occi­den­tal. Des­de ese cen­tro se des­es­truc­tu­ra todos los otros sis­te­mas de vida y se inau­gu­ra, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de las civi­li­za­cio­nes, un pro­ce­so de pau­pe­ri­za­ción a esca­la mun­dial, tan­to humano como pla­ne­ta­rio. Se tra­ta de una for­ma de vida que, a par­tir de la con­quis­ta y la colo­ni­za­ción del Nue­vo Mun­do, mar­ca el ini­cio de una épo­ca que, en cin­co siglos, ha pro­du­ci­do los mayo­res des­equi­li­brios, no sólo huma­nos sino tam­bién medioam­bien­ta­les. Es decir, una for­ma de vida que, para vivir, debe matar cons­tan­te­men­te.
Para encu­brir esto, debe pro­du­cir cono­ci­mien­to encu­bri­dor; el cono­ci­mien­to que pro­du­ce, en cuan­to cien­cia y filo­so­fía devie­ne, de ese modo, en la for­ma­li­za­ción y sofis­ti­ca­ción de un dis­cur­so de la domi­na­ción, ele­va­do a ran­go de racio­na­li­dad: Yo vivo si tú no vives, Yo soy si tú no eres. La for­ma de vida que se pro­du­ce no garan­ti­za la vida de todos sino sólo de unos cuan­tos, a cos­ta de la vida de todos y, aho­ra, de la vida del pla­ne­ta.
La eco­no­mía depre­da­do­ra que se deri­va del pro­yec­to moderno, el capi­ta­lis­mo, no sólo pro­du­ce la pau­pe­ri­za­ción ace­le­ra­da del 80% pobre del pla­ne­ta sino des­tru­ye el frá­gil entorno que hace posi­ble la vida huma­na; de esto se cons­ta­ta una cons­tan­te que retra­ta al capi­ta­lis­mo: para pro­du­cir debe des­truir. Por eso la sen­ten­cia de un Marx, eco­lo­gis­ta avant la let­tre, es cate­gó­ri­ca: el capi­ta­lis­mo sólo sabe desa­rro­llar el pro­ce­so de pro­duc­ción y su téc­ni­ca, soca­van­do a su vez las dos úni­cas fuen­tes de rique­za: el tra­ba­jo humano y la natu­ra­le­za. Se con­vier­te en una eco­no­mía para la muer­te; y su pro­yec­to civi­li­za­to­rio obje­ti­va eso, de tal modo, que, por ejem­plo, cuan­do la glo­ba­li­za­ción cul­mi­na en un pro­ce­so de mer­can­ti­li­za­ción total, la posi­bi­li­dad mis­ma de la vida, ya no de la huma­ni­dad ente­ra sino de la vida del pla­ne­ta mis­mo, se encuen­tra ame­na­za­da. Por lo tan­to, la cons­ta­ta­ción de la cri­sis, no es sis­té­mi­ca, y no supo­ne refor­mas super­fi­cia­les sino que recla­ma una tras­for­ma­ción radi­cal. Lo que está en jue­go es la vida ente­ra. Una for­ma de vida que, por cin­co siglos, se impu­so como la natu­ra­le­za mis­ma de las cosas, es aho­ra el obs­tácu­lo de la rea­li­za­ción de toda vida en el pla­ne­ta.
Quie­nes optan por esta for­ma de vida, no toman con­cien­cia de la gra­ve­dad de la situa­ción en la que nos encon­tra­mos, no sólo por igno­ran­cia sino por la cegue­ra de un cono­ci­mien­to que pro­du­ce incons­cien­cia. En este sen­ti­do, el sis­te­ma-mun­do moderno gene­ra una peda­go­gía de domi­na­ción que, en vez de for­mar, defor­ma. Des­de la incons­cien­cia no se pro­du­ce una toma de con­cien­cia. Esta toma de con­cien­cia sólo pue­de apa­re­cer en quie­nes han pade­ci­do y pade­cen las con­se­cuen­cias nefas­tas de esa for­ma de vida: la moder­ni­dad.
La toma de con­cien­cia pro­du­ce la crí­ti­ca al sis­te­ma. La crí­ti­ca, si quie­re ser crí­ti­ca, sólo pue­de tomar como pun­to de refe­ren­cia, la pers­pec­ti­va de quie­nes pade­cen las con­se­cuen­cias nefas­tas de un sis­te­ma basa­do exclu­si­va­men­te en la exclu­sión, nega­ción y muer­te de su vida; es decir, las víc­ti­mas de este sis­te­ma-mun­do: los pue­blos indí­ge­nas. Ellos nos cons­ta­tan (en la pau­pe­ri­za­ción sis­te­má­ti­ca que sufren) a dón­de nos con­du­ce esa for­ma de vida. Se tra­ta de un lugar epis­te­mo­ló­gi­co que tie­ne la vir­tud de juz­gar al sis­te­ma como un todo. La refe­ren­cia tras­cen­den­tal se encuen­tra como pre­sen­cia de una ausen­cia: el gri­to del suje­to. Pero en este gri­to el suje­to inclu­ye otro gri­to aun más radi­cal: el gri­to de la Madre tie­rra, la pacha­Ma­ma, el lugar don­de se ori­gi­na la vida. Es decir, es la vida en su con­jun­to la que gri­ta. Y ese gri­to es sólo posi­ble de ser aten­di­do, como gri­to humano; es decir, la res­pon­sa­bi­li­dad por trans­for­mar el des­equi­li­brio y la irra­cio­na­li­dad de este pro­yec­to de la muer­te, es res­pon­sa­bi­li­dad huma­na. La Madre dele­ga esa res­pon­sa­bi­li­dad a sus hijos. Y se tra­ta de un gri­to, no sólo por­que es deses­pe­ra­do; sino por­que la for­ma de vida en la que nos halla­mos sumi­dos hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble escu­char; por eso suce­de la apo­ría: en la era de las comu­ni­ca­cio­nes, esta es cada vez menos posi­ble.
Se tra­ta de una for­ma de vida que nos vuel­ve sor­dos. Ya no somos capa­ces de escu­char, por eso se deva­lúan las rela­cio­nes huma­nas; inca­pa­ces de escu­char nos pri­va­mos de huma­ni­dad. La mer­can­ti­li­za­ción de las rela­cio­nes huma­nas hace impo­si­ble cual­quier cua­li­fi­ca­ción de nues­tras rela­cio­nes; todas se dilu­yen en la cuan­ti­fi­ca­ción uti­li­ta­ria de los intere­ses indi­vi­dua­lis­tas. El ismo del ego moderno es el que le cie­ga toda res­pon­sa­bi­li­dad, al indi­vi­duo, de sus actos. Inca­paz de res­pon­sa­bi­li­zar­se de las con­se­cuen­cias de sus actos y sus deci­sio­nes, el indi­vi­duo cola­bo­ra, sin saber­lo, en la des­truc­ción de la vida toda, inclu­so la suya pro­pia. Se con­vier­te en sui­ci­da. Todos al per­se­guir su bien­es­tar exclu­si­va­men­te par­ti­cu­lar, cola­bo­ran en el males­tar gene­ral. Toda aspi­ra­ción cho­ca con la otra, de modo que las rela­cio­nes se opo­nen de modo abso­lu­to. Sin comu­ni­dad, los indi­vi­duos se con­de­nan a la sole­dad de un bien­es­tar que se trans­for­ma en cár­cel. Los seres huma­nos se ato­mi­zan, apa­re­ce la socie­dad.
Esta vie­ne a ser un con­jun­to en con­ti­nuo des­equi­li­brio, por­que se fun­da en el des­plie­gue de una liber­tad que, para rea­li­zar­se, debe anu­lar las otras liber­ta­des. La socie­dad es el ámbi­to del indi­vi­duo sin comu­ni­dad; es un desa­rro­llo que no desa­rro­lla, un movi­mien­to que no mue­ve, cuya iner­cia con­sis­te en el des­gas­te que sig­ni­fi­ca per­ma­ne­cer siem­pre en el mis­mo sitio, pero ago­ta­do. Su no movi­li­dad empie­za a mos­trar­se como el carác­ter de una épo­ca que debe de cam­biar siem­pre para no cam­biar. Por eso pro­du­ce cam­bios que no cam­bian nada. La moda es el refle­jo de ese carác­ter: lo nue­vo no es nue­vo sino varia­cio­nes de lo mis­mo. La pér­di­da de sen­ti­do de la vida pro­du­ce el sin­sen­ti­do del cam­bio super­fi­cial: se cam­bian las for­mas pero segui­mos sien­do los mis­mos de siem­pre, se pro­du­ce el maqui­lla­je exa­ge­ra­do de una socie­dad que, para no mos­trar­se lo podri­da que está, debe con­ti­nua­men­te negar­se la posi­bi­li­dad de ver­se de fren­te a los ojos. Se le nubla la visión, ya no sabe mirar lo sus­tan­cial y sólo atien­de a las apa­rien­cias, la socie­dad se vuel­ve un mun­do de las apa­rien­cias.
La cons­ta­ta­ción de esta ano­ma­lía pro­du­ce el des­en­can­to, pero tam­bién una luci­dez maca­bra. Por­que si el ser humano es aquel que para ser lo que es debe trans­for­mar­se siem­pre, la inca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción se vuel­ve en resis­ten­cia y nega­ción de un cam­bio real. La ten­den­cia con­ser­va­do­ra empie­za a mani­fes­tar­se no pre­ci­sa­men­te en los vie­jos sino en los jóve­nes. No cam­biar sig­ni­fi­ca, en con­se­cuen­cia, afir­mar el yo y sus cer­te­zas, cerrar­se a toda aper­tu­ra. La ten­den­cia con­ser­va­do­ra es la que afir­ma el orden impe­ran­te y empie­za a per­se­guir a todos aque­llos que sí pro­yec­tan cam­bios nece­sa­rios.
Si el afán de cam­bio no tras­tor­na lo esta­ble­ci­do enton­ces ese afán es tole­ra­do, es más, es desea­do, por­que el sis­te­ma requie­re siem­pre de refor­mas que lo ade­cuen a las cir­cuns­tan­cias. Pero si ese afán per­si­gue un cam­bio total, enton­ces la reac­ción no tar­da en apa­re­cer. Si la for­ma de vida es la que hay que cam­biar enton­ces no hay otra que cam­biar de for­ma de vida. Si lo que se halla en peli­gro es la vida mis­ma, enton­ces la refle­xión en aque­llo que con­sis­te la vida, empie­za a cobrar sen­ti­do.
Si los sen­ti­dos se dilu­yen enton­ces pre­ci­sa­mos dotar­nos de un nue­vo sen­ti­do, que haga posi­ble el seguir vivien­do: sin sen­ti­do de vida no hay vida que val­ga la pena ser vivi­da. Aque­llo que pre­ci­sa­men­te ocu­rre en la for­ma de vida moder­na, cuyos sen­ti­dos se dilu­yen en puras for­mas sin con­te­ni­do alguno. El mun­do de las apa­rien­cias nos pri­va lo sus­tan­cial de la vida. Se apren­de a ver sólo las apa­rien­cias; de modo que lo sus­tan­cia y esen­cial des­apa­re­ce de nues­tra visión. Inca­pa­ces de poder adver­tir lo que real­men­te impor­ta, nues­tras pro­pias vidas empie­zan a care­cer de impor­tan­cia. Nos move­mos en lo frí­vo­lo y lo super­fluo. Pero ese movi­mien­to no es un movi­mien­to real; por­que un movi­mien­to real impli­ca nece­sa­ria­men­te un movi­mien­to de la con­cien­cia, pero en lo frí­vo­lo lo que se mue­ve son exclu­si­va­men­te las cosas, las mer­can­cías, que­dan­do los seres huma­nos en meros por­ta­do­res de estas: el movi­mien­to de las cosas es el que orde­na el movi­mien­to humano. La huma­ni­dad se deva­lúa en la feti­chi­za­ción. Si la con­cien­cia empie­za a care­cer de movi­mien­to enton­ces advie­ne el retra­so men­tal. La desidia es el refle­jo de la inca­pa­ci­dad de movi­mien­to de la con­cien­cia. La pere­za no desea mover­se de su lugar, aun­que está dis­pues­ta a movi­li­zar su cóle­ra, con tal de regre­sar a su letar­go ini­cial. Por eso, la fuer­za no es una demos­tra­ción de poder sino la ausen­cia de éste. El poder real es aquel que es volun­tad. La volun­tad no nece­si­ta deter­mi­nar­se como fuer­za. Su fuer­za está en la capa­ci­dad de pro­yec­ción que ten­ga. Pro­yec­tar sig­ni­fi­ca expo­ner­se, mos­trar de lo que se es capaz, per­sua­dir y con­ven­cer. La fuer­za pura no hace nada de esto, su úni­ca expo­si­ción con­sis­te en clau­su­rar­se. Clau­su­ran­do a los demás se clau­su­ra a sí mis­mo.
En una situa­ción colo­nial, la clau­su­ra del indi­vi­duo es la cons­ta­ta­ción de la clau­su­ra que, como país, ha acon­te­ci­do. Inca­paz de pro­yec­tar un desa­rro­llo pro­pio, nos con­de­na­mos a depen­der, es decir a sub­de­sa­rro­llar­nos. La clau­su­ra es inca­pa­ci­dad de ser suje­to. Quien no enfren­ta el desa­fío de ser suje­to, se con­de­na a ser obje­to del desa­rro­llo ajeno.
Una digre­sión. Boli­via ha sido un sue­ño pro­yec­ta­do siem­pre al bor­de de la muer­te. Aún como sue­ño, nun­ca ha podi­do ver la luz del día, por­que en ese par­to, soña­do una y otra vez, ha muer­to no sólo la cria­tu­ra, sino tam­bién la Madre. La muer­te, en el sue­ño, no es defi­ni­ti­va, es una varian­te que mues­tra el sue­ño para pro­yec­tar su sen­ti­do. Pero el sue­ño pro­yec­ta no sólo varian­tes, tam­bién recu­rre a su rein­ven­ción y, entre una de ellas, se encuen­tra la ima­gen de la hui­da, del esca­pe (de la muer­te).
Esca­par, en este caso, sig­ni­fi­ca el man­te­ner-se fiel en la espe­ra; el que espe­ra es el que tie­ne espe­ran­za y se man­tie­ne en la espe­ran­za el que no ha per­di­do la fe: la madre y el niño son la posi­bi­li­dad de lo impo­si­ble. Son la vida que alum­bra la vida y le da sen­ti­do a la per­sis­ten­cia por vivir. Quien levan­ta a la madre y al niño es aquel que toma la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ser­var la vida, por­que la vida se encuen­tra ame­na­za­da y la ame­na­za, pre­ci­sa­men­te, aquel que se pone en lugar de dios y pre­ten­de deci­dir quién vive y quién mue­re. Quien apues­ta por la vida de la madre y el niño, apues­ta por la vida en sen­ti­do emi­nen­te, por­que no toda vida se encuen­tra ame­na­za­da, sino siem­pre la vida de los débi­les. El pode­ro­so es aquel que ase­gu­ra su vida a cos­ta de la vida de los débi­les; deva­lúa la vida a la per­se­cu­ción de otras vidas, de tal modo que, la afir­ma­ción de su vida, sig­ni­fi­ca la nega­ción de las otras. Esta afir­ma­ción tie­ne nece­sa­ria­men­te que pre­ten­der­se divi­na para, de algún modo, miti­gar su fini­tud. Recu­rrir a la ido­la­tría del poder no es sólo una recu­rren­cia maniá­ti­ca, es el fun­da­men­to mis­mo que ase­gu­ra al poder repar­tir vida y muer­te a gra­nel. Quien deci­de quién vive y quién mue­re no es otro que dios y el hom­bre, que se pone en lugar de dios, no come­te nun­ca ase­si­na­to, sólo cobra la deu­da que impo­ne su divi­ni­dad al res­to de los mor­ta­les.
La madre es la posi­bi­li­dad de la vida, en este caso, el niño; éste, a su vez, es el sen­ti­do de esta posi­bi­li­dad. El sen­ti­do es lo que pue­de pro­yec­tar­se, una vez que su posi­bi­li­dad está ase­gu­ra­da; a par­tir del sen­ti­do es que se pue­de con­ce­bir lo que vie­ne por-venir, el futu­ro. La Madre es tam­bién actua­li­dad, es el nutri­men­to, el rega­zo que pro­cu­ra la vida; por eso la madre es sím­bo­lo de la tie­rra: pacha­Ma­ma. La tie­rra es actua­li­dad pero, como actua­li­dad, es actua­li­dad del pasa­do: el des­de don­de toda pro­yec­ción cobra sen­ti­do. Apos­tar por la vida de la madre y el niño es apos­tar por la con­ti­nui­dad de la vida, por hacer posi­ble la con­ti­nui­dad de la vida.
Pero el pode­ro­so con­si­de­ra la vida de todos como una impo­si­bi­li­dad y bus­ca, por todos los medios, mos­trar esta impo­si­bi­li­dad como real. En len­gua­je moderno, la recu­rren­cia a este prin­ci­pio se mani­fies­ta en el prin­ci­pio eco­nó­mi­co de no fac­ti­bi­li­dad o el prin­ci­pio polí­ti­co de invia­bi­li­dad. Todo pro­yec­to que aspi­re a ase­gu­rar la vida de todos y, de estos, la vida de los más débi­les es, en con­se­cuen­cia (des­de el lega­lis­mo del poder), no fac­ti­ble e invia­ble; por­que ase­gu­rar la vida sig­ni­fi­ca tan­to como rela­ti­vi­zar la pre­sen­cia mis­ma del poder. Por­que sólo hay ejer­ci­cio del poder cuan­do hay sobre quien ejer­cer­lo y, mien­tras éste no sien­ta ame­na­za­da su vida, no tie­ne sen­ti­do tal ejer­ci­cio. Esa es la dia­léc­ti­ca del amo y el escla­vo. Es el cir­cui­to por el cual toda domi­na­ción se repro­du­ce ad infi­ni­tum, por­que no hay otra for­ma de libe­rar­se sino bus­car otro a quien domi­nar. Bajo esta dia­léc­ti­ca toda libe­ra­ción no es real sino pura ilu­sión por­que, bajo la lógi­ca del poder como domi­nio, toda libe­ra­ción es un eufe­mis­mo por el que otra domi­na­ción se hace posi­ble.
Por eso la apues­ta por una nue­va for­ma de vida tras­to­ca todo y pro­du­ce la resis­ten­cia feroz de lo con­ser­va­dor que per­ma­ne­ce como las­tre en un pro­ce­so de cam­bio. La ten­den­cia con­ser­va­do­ra, en este sen­ti­do, no sólo se encuen­tra en la otra vere­da sino en la pro­pia. La trans­for­ma­ción que no es trans­for­ma­ción sub­je­ti­va, es decir, trans­for­ma­ción del suje­to, no es trans­for­ma­ción real. El cam­bio tie­ne, de ese modo, una pre­ci­sión: es un cam­bio de trans­for­ma­ción estruc­tu­ral: del Esta­do colo­nial al Esta­do plu­ri­na­cio­nal. El suje­to del cam­bio pro­du­ce esta alter­na­ti­va des­de una toma de con­cien­cia: la his­to­ria hecha con­cien­cia. Sólo pue­de pro­yec­tar futu­ro des­de su memo­ria hecha con­cien­cia, es decir, pro­du­cir una polí­ti­ca cohe­ren­te con su pro­pia his­to­ria.
En este con­tex­to, la alter­na­ti­va que se nos pre­sen­ta, pro­yec­ta su sen­ti­do como algo, cuyo con­te­ni­do, vie­ne seña­la­do por nues­tro pro­pio hori­zon­te de sen­ti­do. Lo que se per­si­gue no es algo que vie­ne de afue­ra sino algo que ha esta­do siem­pre entre noso­tros. La cegue­ra con­sis­tía en no haber pro­du­ci­do nun­ca el cono­ci­mien­to ade­cua­do para dar­nos cuen­ta de que las res­pues­tas no están afue­ra sino aden­tro; que las pre­gun­tas que hacía­mos eran fal­sas pre­gun­tas por­que no eran pre­gun­tas que se dedu­cían de nues­tros pro­ble­mas sino una cie­ga asun­ción de lo que se pen­sa­ba afue­ra. Pre­sos de una colo­ni­za­ción sub­je­ti­va, nun­ca supi­mos cómo des­ple­gar una for­ma de vida que ase­gu­re la vida de todos noso­tros; pre­sos del res­plan­dor moderno de las mer­can­cías, tam­bién nos deva­lua­mos, aun en nues­tra mise­ria, a desear aque­llo que nos some­tía, como nación y como pue­blo.
Nun­ca nadie nos ense­ñó cómo “vivir bien”. Por­que quie­nes nos podían haber ense­ña­do aque­llo, eran quie­nes pade­cían el peso real del some­ti­mien­to estruc­tu­ral, sobre los cua­les depo­si­tá­ba­mos las con­se­cuen­cias de nues­tras adic­cio­nes: inser­tar­se en la glo­ba­li­za­ción repre­sen­tó, y repre­sen­ta, “morir como perros para que otros coman como chan­chos”. Para mirar aden­tro hay que apren­der a ya no mirar exclu­si­va­men­te afue­ra; lo cual seña­la una pro­pe­déu­ti­ca, ya no sólo ser cons­cien­tes sino auto­cons­cien­tes. Pasar de la con­cien­cia a la auto­con­cien­cia sig­ni­fi­ca, pasar del deseo de cam­bio a lo que sig­ni­fi­ca el cam­bio efec­ti­vo.
El “vivir bien” es un mode­lo que, como hori­zon­te, da sen­ti­do a nues­tro cami­nar el pro­ce­so. Hacia lo que ten­de­mos, no es una inven­ción de labo­ra­to­rio o de escri­to­rio sino lo que per­ma­ne­ce como sus­tan­cia en todas nues­tras luchas, ya no sola­men­te como luchas eman­ci­pa­to­rias crio­llas sino como lo que ha hecho posi­ble inclu­si­ve a ellas: las re-vuel­tas eman­ci­pa­to­rias indí­ge­nas. Por eso per­vi­ve el mode­lo como hori­zon­te: el sumaj q’amaña. El q’amaña, el vivir, es cua­li­fi­ca­do por el sumaj, es decir, no se tra­ta de un vivir cual­quie­ra sino de lo cua­li­ta­ti­vo del vivir. Por eso el sumaj no sólo es lo dul­ce sino lo bueno, es decir, la vida se mide de modo éti­co y tam­bién esté­ti­co. Una bue­na vida se vive con ple­ni­tud moral y rebo­san­te de belle­za. Por eso atra­vie­sa todo el con­jun­to de los hábi­tos y las cos­tum­bres. Se tra­ta de una nor­ma­ti­vi­dad inhe­ren­te al mis­mo hecho de vivir, no como meros ani­ma­les sino como ver­da­de­ros seres huma­nos.
Recu­pe­rar nues­tro hori­zon­te de sen­ti­do no es, enton­ces, un vol­ver al pasa­do sino recu­pe­rar nues­tro pasa­do, dotar­le de con­te­ni­do al pre­sen­te des­de la poten­cia­ción del pasa­do como memo­ria actuan­te. El decur­so lineal del tiem­po de la físi­ca moder­na ya no nos sir­ve; por eso pre­ci­sa­mos de una revo­lu­ción en el pen­sa­mien­to, como par­te del cam­bio. El pasa­do no es lo que se deja atrás y el futu­ro no es lo que, de modo iner­te, nos advie­ne. Cuan­to mayor pasa­do se hace cons­cien­te, mayor posi­bi­li­dad de gene­rar futu­ro. El pro­ble­ma de la his­to­ria no es el pasa­do sino el pre­sen­te, que tie­ne siem­pre nece­si­dad de futu­ro.
El pre­sen­te que nos toca vivir tie­ne esa deman­da, por­que esta­mos en la posi­bi­li­dad de pro­du­cir auto­con­cien­cia, ya no sólo nacio­nal sino plu­ri­na­cio­nal. La revo­lu­ción nacio­nal, fra­ca­sa­da en el 52, sería aho­ra posi­ble, pero ya no como nacio­nal sino como plu­ri­na­cio­nal. Esto es: lo que hemos esta­do pro­du­cien­do, en defi­ni­ti­va, ya no res­pon­de a deman­das sec­to­ria­les o cor­po­ra­ti­vas, ni siquie­ra par­ti­cu­la­res, como es siem­pre una nación, sino: el carác­ter cua­li­ta­ti­vo de esta trans­for­ma­ción (el pri­mer pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción radi­cal del siglo XXI) esta­ría mos­tran­do la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de esta épo­ca moder­na, como ver­da­de­ro diag­nós­ti­co de una situa­ción pla­ne­ta­ria: vida o capi­tal. Lo que sig­ni­fi­ca: vida o muer­te.
Para que la vida ten­ga sen­ti­do vivir­la, esta no pue­de care­cer de pro­yec­to; pero el pro­yec­to no es algo pri­va­do sino lo que se pro­yec­ta como comu­ni­dad, en este caso, como comu­ni­dad en pro­ce­so de libe­ra­ción. El sen­ti­do de la libe­ra­ción sig­ni­fi­ca un echar por tie­rra toda rela­ción de domi­na­ción. “Vivir bien” que­rría decir: vivir en la ver­dad. Por eso, el que “vive bien”, cami­na “el camino de los jus­tos”, el qapaq ñan. La trans­for­ma­ción estruc­tu­ral es tam­bién trans­for­ma­ción per­so­nal: tener la capa­ci­dad de ser y com­por­tar­se como suje­to. Por eso: se es suje­to rela­cio­nán­do­se con el otro como suje­to, en el reco­no­ci­mien­to abso­lu­to de la dig­ni­dad abso­lu­ta del otro. “Vivir bien” sería el modo de com­por­tar­se como decía el Che: como un hom­bre nue­vo, capaz de sen­tir en su pro­pia car­ne el ultra­je que se come­te con­tra un her­mano al otro lado del pla­ne­ta. El “hom­bre nue­vo” ya no sería como el mode­lo edu­ca­ti­vo pres­cri­be: un ser inte­li­gen­te. El hom­bre nue­vo es un ser humano jus­to y libe­ra­dor. Por eso su pro­ce­so de trans­for­ma­ción es con­ti­nuo; por­que su con­di­ción no es la per­ma­nen­cia en un esta­do inac­ti­vo sino en una obs­ti­na­da ape­ten­cia por tras­cen­der­se siem­pre.
De este modo, el “vivir bien”, pro­yec­ta un sen­ti­do que esta­ble­ce el por qué del vivir. De éste se des­pren­de el cómo vivir. Del cri­te­rio se esta­ble­ce una nor­ma­ti­vi­dad. No se vive por vivir sino se vive de modo metó­di­co, que es el modo orga­ni­za­do de un vivir autén­ti­co. Cami­nar en la ver­dad es cami­nar en la jus­ti­cia; por eso no es un cami­nar cual­quie­ra. Se tra­ta de la res­pon­sa­bi­li­dad del cami­nar en el ejem­plo. La polí­ti­ca pue­de aho­ra trans­for­mar­se, de la sucie­dad que empa­ña toda pre­ten­sión libe­ra­do­ra a la libe­ra­ción como pro­ce­so de puri­fi­ca­ción de toda pre­ten­sión de domi­na­ción. La capa­ci­dad crí­ti­ca de este pro­ce­so radi­ca en la capa­ci­dad que se tie­ne de auto­crí­ti­ca.
El “vivir bien” no se deri­va de algún valor meta­fí­si­co que se impo­ne a la situa­ción pre­sen­te. Se dedu­ce de la his­to­ria y del pro­pio mun­do de la vida, como una pre­sen­cia de la ausen­cia: lo impo­si­ble para el Esta­do colo­nial, la jus­ti­cia, es lo que per­mi­te su trans­for­ma­ción. El nor­te de la trans­for­ma­ción que­da indi­ca­do por esa ausen­cia pre­sen­te en el gri­to de las víc­ti­mas. Su gri­to seña­la siem­pre un cie­lo a don­de se gri­ta. Lo impo­si­ble en la tie­rra se pro­yec­ta como uto­pía en los cie­los. Del alaj­pa­cha, epis­te­mo­ló­gi­ca­men­te, pasa­mos al qau­qui­pa­cha. Del arri­ba al más allá en tér­mi­nos de uto­pía. Los cie­los, en este sen­ti­do, pasan a ser el locus epis­te­mo­ló­gi­co de cono­ci­mien­to. La pre­sen­cia de esa ausen­cia se esta­ble­ce, así, en tér­mi­nos de uto­pía. Pro­yec­ción que es, en defi­ni­ti­va, pro­yec­ta­da des­de la his­to­ria hecha con­te­ni­do de una con­cien­cia libe­ra­do­ra. Por eso en el “vivir bien”, en su pro­yec­ción, per­noc­tan todos aque­llos a quie­nes debe­mos esta situa­ción pri­vi­le­gia­da.
En este cie­lo per­noc­ta no sólo el dolor, per­noc­tan tam­bién los sue­ños y las espe­ran­zas; la muer­te de aque­llos que daban lo úni­co que tenían, para que todos pudié­se­mos tener lo que nun­ca tuvie­ron ellos. Su lucha es aho­ra nues­tra lucha. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es tam­bién para con ellos, para que no sea tam­bién su muer­te una muer­te inú­til. Nada nos garan­ti­za que este pro­ce­so con­clu­ya triun­fan­te; por eso pre­ci­sa­mos vol­ver la mira­da, hacer nues­tra la fuer­za de nues­tros már­ti­res, ser fie­les con aque­llo que nos enco­men­da­ron sus vidas. Aho­ra es nues­tro turno. Por eso nos acom­pa­ñan. Por­que somos comu­ni­dad; al devol­ver­nos el sen­ti­do de comu­ni­dad, nos ha sido devuel­to el sen­ti­do de huma­ni­dad. Nues­tra lucha es por la vida; eso es lo que nos hace más soli­da­rios, más jus­tos, pero, tam­bién, más res­pon­sa­bles, es decir, más huma­nos. Eso es lo que hay que agra­de­cer: la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca que tene­mos de redi­mir, ya no sólo a un país sino a lo humano en gene­ral. Por eso, si no desa­rro­lla­mos este nues­tro pro­ce­so de trans­for­ma­ción, le esta­re­mos pri­van­do, a noso­tros y al mun­do ente­ro, de la posi­bi­li­dad de un mun­do mejor, más humano y más jus­to. De nues­tro triun­fo o fra­ca­so depen­de, en últi­ma ins­tan­cia, el triun­fo o fra­ca­so del pla­ne­ta ente­ro. Si la vida toda está en peli­gro, no nos sir­ve pro­du­cir para noso­tros un arca para sal­var­nos. La sal­va­ción, o es de todos o no es de nadie. No hay suje­to sin auto­con­cien­cia. Esta nos lle­va a mani­fes­tar al mun­do nues­tra pala­bra: la lucha por la Madre tie­rra es lucha por la huma­ni­dad; esta lucha es de aquel que asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de un vivir en la ver­dad y la jus­ti­cia. “Un mun­do en el que­pan todos” es un mun­do don­de todos vivan dig­na­men­te, es decir, don­de el sumaj q’amaña sea el nor­te de toda polí­ti­ca y toda eco­no­mía. Por eso nos encon­tra­mos en el tiem­po del pacha­kuty (o tiem­po mesiá­ni­co). Nues­tra es aho­ra la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de pro­du­cir aque­llo que nos lega­ron nues­tros már­ti­res: un mun­do más jus­to. Si el occi­den­te moderno no se hizo nun­ca car­go de la huma­ni­dad y del pla­ne­ta, noso­tros tene­mos aho­ra que hacer­nos car­go de aque­llo. Nues­tra lucha ya no es par­ti­cu­lar sino pro­fun­da­men­te uni­ver­sal. La res­pon­sa­bi­li­dad es aho­ra nues­tra. Por eso: los mejo­res años de nues­tras vidas, es lo que se nos vie­ne, de aquí en ade­lan­te.
La Paz, 4 de diciem­bre de 2009
- Rafael Bau­tis­ta S. es autor de “Pen­sar Boli­via Del Esta­do Colo­nial al Esta­do Plu­ri­na­cio­nal”
ALAI, Amé­ri­ca Lati­na en Movi­mien­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *