Pasa­jes de la Gue­rra Revo­lu­cio­na­ria: Con­go por Ade­lai­da Guevara

«Deja­ba atrás casi once años de tra­ba­jo para la Revo­lu­ción Cuba­na al lado de Fidel, un hogar feliz, has­ta don­de pue­de lla­mar­se hogar la vivien­da de un revo­lu­cio­na­rio con­sa­gra­do a su tarea, y un mon­tón de hijos que ape­nas sabían de mi cari­ño. Se reini­cia­ba el ciclo».
—Ernes­to Che Guevara

La par­ti­ci­pa­ción de Che en la gue­rri­lla con­go­le­sa resul­ta expre­sión de una prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta con­se­cuen­te con sus tesis libe­ra­do­ras ter­cer­mun­dis­tas; en sus pro­pias pala­bras, era «par­te de una idea de lucha que esta­ba total­men­te orga­ni­za­da en mi cere­bro». Es, pues, nue­va afir­ma­ción —ya en madu­rez de esa con­fluen­cia entre pen­sa­mien­to y acción, que se arti­cu­lan de mane­ra cre­cien­te a lo lar­go de su vida, has­ta la ges­ta boli­via­na, con­for­man­do y dán­do­le esa par­ti­cu­lar fuer­za y sen­ti­do a su ejemplo.

Se entre­la­zan, en estas pági­nas, la des­crip­ción de los hechos vin­cu­la­dos a esta expe­rien­cia local con los aná­li­sis des­de una pers­pec­ti­va mun­dial: refle­xio­nes sobre la domi­na­ción impe­ria­lis­ta y la libe­ra­ción de los pue­blos, las cua­les resul­tan con­ti­nui­dad de un pen­sa­mien­to que com­pren­de des­de sus dis­cur­sos en Gine­bra, Nacio­nes Uni­das y Arge­lia has­ta su Men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal, un idea­rio actuan­te que tie­ne como ban­de­ra «la cau­sa sagra­da de la reden­ción de la humanidad».

Más infor­ma­ción sobre este libro en: http://​www​.ocean​sur​.com/​p​r​o​d​u​c​t​/​p​a​s​a​j​e​s​-​d​e​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​a​-​c​o​n​go/

PRÓLOGO

Siem­pre me han dicho que hay que comen­zar un día, pero no me advir­tie­ron que podía ser tan difí­cil. Este libro fue escri­to por un hom­bre que admi­ro mucho y res­pe­to des­de que ten­go con­cien­cia; des­gra­cia­da­men­te ha muer­to y por tan­to no podrá dar­me su opi­nión sobre lo que yo escri­ba; y lo peor para noso­tros es que no pue­da expli­car­les a uste­des lo que qui­so decir en ese momen­to, y si hoy, más de trein­ta años des­pués de aque­llos hechos, agre­ga­ría algu­na nota acla­ra­to­ria, tam­po­co lo sabe­mos. Por eso digo que esta tarea es suma­men­te difí­cil. Publi­car Pasa­jes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria: Con­go, docu­men­to iné­di­to, con­ser­va­do en su archi­vo per­so­nal, que con­tie­ne ade­más la correc­ción de esti­lo, la incor­po­ra­ción de obser­va­cio­nes y la eli­mi­na­ción de algu­nas notas, es un gran com­pro­mi­so con la his­to­ria, pues se sabe que ante­rior­men­te se han divul­ga­do otras ver­sio­nes, las que se corres­pon­den con las pri­me­ras trans­crip­cio­nes redac­ta­das por el Che. Si bien auto­ri­za a los edi­to­res a rea­li­zar los cam­bios que con­si­de­ren nece­sa­rios, noso­tros hemos res­pe­ta­do ínte­gra­men­te el tex­to que escri­bió, pues lo hace des­pués de ter­mi­na­da su misión en el Con­go y some­tien­do sus notas de la con­tien­da a un aná­li­sis crí­ti­co y pro­fun­do, lo que hace posi­ble «extraer expe­rien­cias que sir­van para otros movi­mien­tos revolucionarios».

En la «Adver­ten­cia pre­li­mi­nar» comien­za dicien­do: «Esta es la his­to­ria de un fra­ca­so». Aun­que no estoy de acuer­do, entien­do su esta­do de áni­mo, y es cier­to que pue­de con­si­de­rar­se una derro­ta, pero per­so­nal­men­te pien­so que fue una epo­pe­ya. Los que han vivi­do algún tiem­po en ese con­ti­nen­te com­pren­de­rán sin duda lo que digo; la degra­da­ción a que fue some­ti­da des­de hace siglos por los lla­ma­dos colo­ni­za­do­res euro­peos toda­vía deja sen­tir sus efec­tos den­tro de la pobla­ción afri­ca­na, la impo­si­ción de una cul­tu­ra dife­ren­te, de otras reli­gio­nes, la para­li­za­ción del desa­rro­llo nor­mal de una civi­li­za­ción y la explo­ta­ción de las rique­zas natu­ra­les, inclu­yen­do la uti­li­za­ción de la for­ta­le­za físi­ca de estos hom­bres como escla­vos, arran­ca­dos de su hábi­tat, mal­tra­ta­dos, some­ti­dos a humi­lla­cio­nes; deja hue­llas pro­fun­das en estos seres huma­nos. Si ana­li­za­mos que todo esto es pro­vo­ca­do por otros hom­bres que toda­vía hoy se sien­ten en el dere­cho de hacer­lo y que noso­tros de una u otra for­ma lo per­mi­ti­mos, pode­mos comen­zar a enten­der cómo reac­cio­nan ante algu­nos hechos.

De todas for­mas, muchos se pre­gun­ta­rán por qué el Che Gue­va­ra par­ti­ci­pó en este pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, qué lo moti­vó para tra­tar de ayu­dar a este movi­mien­to. Él mis­mo nos da la res­pues­ta cuan­do afir­ma: «Por­que, en cuan­to al impe­ria­lis­mo yan­qui, no vale sola­men­te el estar deci­di­do a la defen­sa; es nece­sa­rio ata­car­lo en sus bases de sus­ten­ta­ción, en los terri­to­rios colo­nia­les y neo­co­lo­nia­les que sir­ven de basa­men­to a su domi­nio del mundo».

Des­de siem­pre el Che expre­sa su deseo de con­ti­nuar la lucha en otras tie­rras del mun­do; como médi­co de pro­fe­sión y gue­rri­lle­ro de acción, sabía de las limi­ta­cio­nes que la vida impo­ne al hom­bre y de los sacri­fi­cios que deman­da de este una acti­vi­dad tan difí­cil como la gue­rra de gue­rri­llas, por lo que es enten­di­ble la ansie­dad que sen­tía por hacer reali­dad sus sue­ños en las mejo­res con­di­cio­nes físi­cas posi­bles. Sabe­mos de su arrai­ga­do sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y de su madu­rez polí­ti­ca y el com­pro­mi­so con­traí­do con muchos com­pa­ñe­ros que con­fia­ban en él para con­ti­nuar la lucha.

Rea­li­za un via­je pre­vio por el con­ti­nen­te afri­cano, don­de tie­ne la opor­tu­ni­dad de cono­cer a algu­nos de los diri­gen­tes de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios acti­vos en esos momen­tos, y cono­ce sus difi­cul­ta­des y preo­cu­pa­cio­nes. En todo momen­to man­tie­ne con­tac­to con Fidel Cas­tro, quien en una car­ta iné­di­ta, fecha­da en diciem­bre de 1964, le comu­ni­ca sobre las ges­tio­nes que mien­tras tan­to se van rea­li­zan­do des­de Cuba:

Che:

Ser­gio [del Valle] aca­ba de reu­nir­se con­mi­go y me infor­mó por­me­no­ri­za­da­men­te cómo mar­cha todo. Al pare­cer no hay difi­cul­tad algu­na para lle­var a cabo el pro­gra­ma. Ver­bal­men­te Dio­cles [Torral­ba] te dará la infor­ma­ción pormenorizada. (…)

La deci­sión final sobre la fór­mu­la la adop­ta­re­mos a tu regre­so. Para poder esco­ger entre las alter­na­ti­vas posi­bles es nece­sa­rio cono­cer las opi­nio­nes de nues­tro ami­go [Ahmed Ben Bella]. Tra­ta de man­te­ner­nos infor­ma­dos por vía segura.

De nin­gu­na for­ma pue­de olvi­dar­se que en esta bata­lla, jun­to al Che, par­ti­ci­pó un gru­po de cuba­nos con la con­vic­ción de que: «Nues­tro país, soli­ta­rio bas­tión socia­lis­ta a las puer­tas del impe­ria­lis­mo yan­qui, man­da sus sol­da­dos a pelear y morir en tie­rra extran­je­ra, en un con­ti­nen­te lejano, y asu­me la ple­na y públi­ca res­pon­sa­bi­li­dad de sus actos; en este desa­fío, en esta cla­ra toma de posi­ción fren­te al gran pro­ble­ma de nues­tra épo­ca, que es la lucha sin cuar­tel con­tra el impe­ria­lis­mo yan­qui, está la sig­ni­fi­ca­ción heroi­ca de nues­tra par­ti­ci­pa­ción en la lucha del Congo».

El Che, jun­to al gru­po de hom­bres que diri­ge, pre­ten­de for­ta­le­cer lo más posi­ble el movi­mien­to de libe­ra­ción del Con­go, lograr un fren­te úni­co, decan­tar a los mejo­res y a los que estén dis­pues­tos a con­ti­nuar la lucha por la libe­ra­ción defi­ni­ti­va de Áfri­ca. Trae con­si­go la expe­rien­cia obte­ni­da en Cuba y la pone al ser­vi­cio de la nue­va revolución.

La cru­da reali­dad del Con­go, su atra­so, la fal­ta de desa­rro­llo polí­ti­co ideo­ló­gi­co de la gen­te y con­tra lo cual había que luchar con fir­me­za y deci­sión, gol­pea al Che. No fal­ta­ron momen­tos de des­alien­tos y de incom­pren­sio­nes, pero ante esas adver­si­da­des se ele­va como una visión pro­fé­ti­ca la enor­me con­fian­za y el amor que él sen­tía por los hom­bres que deci­den crear para sus pue­blos posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo y mayor dignidad.

En Áfri­ca la his­to­ria se ha encar­ga­do de hacer reali­dad esas pre­mo­ni­cio­nes duran­te más de trein­ta años, cuan­do a una con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria se le ha incor­po­ra­do una cul­tu­ra de gue­rra ascen­den­te, has­ta lograr triun­fos supre­mos como los de Cui­to Cua­na­va­le, Etio­pía, Nami­bia, entre otros, con­tri­bu­yen­do a la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia del continente.

Ya cuan­do el Che se encon­tra­ba en ple­na acti­vi­dad com­ba­ti­va en tie­rra con­go­le­sa, la Revo­lu­ción cuba­na, que había pre­ser­va­do el mayor tiem­po posi­ble la abso­lu­ta dis­cre­ción sobre la acti­vi­dad inter­na­cio­na­lis­ta que él rea­li­za­ba —sopor­tan­do con fir­me­za duran­te muchos meses un dilu­vio de calum­nias — , deci­de, al cons­ti­tuir­se el Pri­mer Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, hacer públi­ca su car­ta de des­pe­di­da, pues ya era impo­si­ble dejar de expli­car al pue­blo cubano y al mun­do la ausen­cia de quien fue­ra uno de los más sóli­dos y legen­da­rios héroes de la Revolución.

En sus notas, el Che lle­ga a la con­clu­sión de que el cono­ci­mien­to de esta misi­va pro­vo­ca un dis­tan­cia­mien­to con los com­ba­tien­tes cuba­nos: «Había cier­tas cosas comu­nes que ya no tenía­mos, cier­tos anhe­los comu­nes a los cua­les táci­ta o explí­ci­ta­men­te había renun­cia­do y que son los más sagra­dos para cada hom­bre indi­vi­dual­men­te: su fami­lia, su tie­rra, su medio». Si es esta la sen­sa­ción que tie­ne en esos momen­tos, podrán ima­gi­nar cuán difí­cil fue para el com­pa­ñe­ro Fidel lograr que regre­sa­ra a Cuba. En varias oca­sio­nes le escri­be y tra­ta de con­ven­cer­lo, lo logra con argu­men­tos sóli­dos. En junio de 1966, en car­ta iné­di­ta, le escribe:

Que­ri­do Ramón:

Los acon­te­ci­mien­tos han ido delan­te de mis pro­yec­tos de car­ta. Me había leí­do ínte­gro el pro­yec­to de libro sobre tu expe­rien­cia en el C. [Con­go] y tam­bién, de nue­vo, el manual sobre gue­rri­llas, al obje­to de poder hacer un aná­li­sis lo mejor posi­ble sobre estos temas, sobre todo, tenien­do en cuen­ta el inte­rés prác­ti­co con rela­ción a los pla­nes en la tie­rra de Car­li­tos [Car­los Gar­del]. Aun­que de inme­dia­to no tie­ne obje­to que te hable de esos temas, me limi­to por el momen­to a decir­te que encon­tré suma­men­te intere­san­te el tra­ba­jo sobre el C. y creo que vale real­men­te la pena el esfuer­zo que hicis­te para dejar cons­tan­cia escri­ta de todo. (…)

Sobre tu situación

Aca­bo de leer tu car­ta a Bra­ce­ro [Osmany Cien­fue­gos] y de hablar exten­sa­men­te con la Doc­to­ra [Alei­da March]. En los días en que aquí pare­cía inmi­nen­te una agre­sión yo suge­rí a varios com­pa­ñe­ros la idea de pro­po­ner­te que vinie­ras; idea que real­men­te resul­tó estar en la men­te de todos. El Galle­go [Manuel Piñei­ro] se encar­gó de son­dear tu opi­nión. Por la car­ta a Bra­ce­ro veo que tú esta­bas pen­san­do exac­ta­men­te igual. Pero en estos pre­ci­sos ins­tan­tes ya no pode­mos hacer pla­nes en ese supues­to, por­que, como te expli­ca­ba, nues­tra impre­sión aho­ra es que de momen­to no va a ocu­rrir nada.

Sin embar­go, me pare­ce que, dada la deli­ca­da e inquie­tan­te situa­ción en que te encuen­tras ahí, debes, de todas for­mas, con­si­de­rar la con­ve­nien­cia de dar­te un sal­to has­ta aquí.

Ten­go muy en cuen­ta que tú eres par­ti­cu­lar­men­te renuen­te a con­si­de­rar cual­quier alter­na­ti­va que inclu­so poner por aho­ra un pie en Cuba, como no sea en el muy excep­cio­nal caso men­cio­na­do arri­ba. Eso, sin embar­go, ana­li­za­do fría y obje­ti­va­men­te, obs­ta­cu­li­za tus pro­pó­si­tos; algo peor, los pone en ries­go. A mí me cues­ta tra­ba­jo resig­nar­me a la idea de que eso sea correc­to e inclu­so de que pue­da jus­ti­fi­car­se des­de un pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio. Tu estan­cia en el lla­ma­do pun­to inter­me­dio aumen­ta los ries­gos; difi­cul­ta extra­or­di­na­ria­men­te las tareas prác­ti­cas a rea­li­zar; lejos de ace­le­rar, retra­sa la rea­li­za­ción de los pla­nes y te some­te, ade­más, a una espe­ra inne­ce­sa­ria­men­te angus­tio­sa, incier­ta, impaciente.

Y todo eso, ¿por qué y para qué? No media nin­gu­na cues­tión de prin­ci­pios, de honor o de moral revo­lu­cio­na­ria que te impi­da hacer un uso efi­caz y cabal de las faci­li­da­des con que real­men­te pue­des con­tar para cum­plir tus obje­ti­vos. Hacer uso de las ven­ta­jas que obje­ti­va­men­te sig­ni­fi­can poder entrar y salir de aquí, coor­di­nar, pla­near, selec­cio­nar y entre­nar cua­dros y hacer des­de aquí todo lo que con tan­to tra­ba­jo solo defi­cien­te­men­te pue­des rea­li­zar des­de ahí u otro pun­to simi­lar, no sig­ni­fi­ca nin­gún frau­de, nin­gu­na men­ti­ra, nin­gún enga­ño al pue­blo cubano o al mun­do. Ni hoy, ni maña­na, ni nun­ca nadie podría con­si­de­rar­lo una fal­ta, y menos que nadie tú ante tu pro­pia con­cien­cia. Lo que sí sería una fal­ta gra­ve, imper­do­na­ble, es hacer las cosas mal pudién­do­las hacer bien. Tener un fra­ca­so cuan­do exis­ten todas las posi­bi­li­da­des del éxito.

No insi­núo ni remo­ta­men­te un aban­dono o pos­po­si­ción de los pla­nes ni me dejo lle­var de con­si­de­ra­cio­nes pesi­mis­tas ante las difi­cul­ta­des sur­gi­das. Muy al con­tra­rio, por­que creo que las difi­cul­ta­des pue­den ser supe­ra­das y que con­ta­mos más que nun­ca con la expe­rien­cia, la con­vic­ción y los medios para lle­var a cabo los pla­nes con éxi­to, es por lo que sos­ten­go que debe­mos hacer el uso más racio­nal y ópti­mo de los cono­ci­mien­tos; los recur­sos y las faci­li­da­des que se cuen­ta. ¿Es que real­men­te des­de que se engen­dró la ya vie­ja idea tuya de pro­se­guir la acción en el otro esce­na­rio, has podi­do algu­na vez dis­po­ner de tiem­po para dedi­car­te por ente­ro a la cues­tión para con­ce­bir, orga­ni­zar y eje­cu­tar los pla­nes has­ta don­de ello sea posible? (…)

Es una enor­me ven­ta­ja en este caso que tú pue­des uti­li­zar esto, dis­po­ner de casas, fin­cas ais­la­das, mon­ta­ñas, cayos soli­ta­rios y todo cuan­to sea abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio para orga­ni­zar y diri­gir per­so­nal­men­te los pla­nes, dedi­can­do a ello cien­to por cien­to tu tiem­po, auxi­lián­do­te de cuan­tas per­so­nas sean nece­sa­rias, sin que tu ubi­ca­ción la conoz­can más que un redu­ci­dí­si­mo núme­ro de per­so­nas. Tú sabes abso­lu­ta­men­te bien que pue­des con­tar con estas faci­li­da­des, que no exis­te la más remo­ta posi­bi­li­dad de que por razo­nes de esta­do o de polí­ti­ca vayas a encon­trar difi­cul­ta­des o inter­fe­ren­cias. Lo más difí­cil de todo, que fue la des­co­ne­xión ofi­cial, ha sido logra­do, y no sin tener que pagar un deter­mi­na­do pre­cio de calum­nias, intri­gas, etcé­te­ra. ¿Es jus­to que no saque­mos todo el pro­ve­cho posi­ble de ello? ¿Pudo con­tar nin­gún revo­lu­cio­na­rio con tan idea­les con­di­cio­nes para cum­plir su misión his­tó­ri­ca en una hora en que esa misión cobra sin­gu­lar rele­van­cia para la huma­ni­dad, cuan­do se enta­bla la más deci­si­va y cru­cial lucha por el triun­fo de los pueblos? (…)

(…) ¿Por qué no hacer las cosas bien hechas si tene­mos todas las posi­bi­li­da­des para ello? ¿Por qué no nos toma­mos el míni­mo de tiem­po nece­sa­rio aun­que se tra­ba­je con la mayor rapi­dez? ¿Es que aca­so Marx, Engels, Lenin, Bolí­var, Mar­tí no tuvie­ron que some­ter­se a espe­ras que en oca­sio­nes dura­ron décadas?

Y en aque­llas épo­cas no exis­tían ni el avión ni el radio ni los demás medios que hoy acor­tan las dis­tan­cias y aumen­tan el ren­di­mien­to de cada hora de la vida de un hom­bre. Noso­tros en Méji­co, tuvi­mos que inver­tir 18 meses antes de regre­sar aquí. Yo no te plan­teo una espe­ra de déca­das ni de años siquie­ra, solo de meses, pues­to que yo creo que en cues­tión de meses, tra­ba­jan­do en la for­ma que te sugie­ro, pue­des poner­te en mar­cha en con­di­cio­nes extra­or­di­na­ria­men­te más favo­ra­bles de las que esta­mos tra­tan­do de lograr ahora.

Sé que cum­ples los trein­ta y ocho el día 14. ¿Pien­sas aca­so que a esa edad un hom­bre empie­za a ser viejo?

Espe­ro no te pro­duz­can fas­ti­dio y preo­cu­pa­ción estas líneas. Sé que si las ana­li­zas sere­na­men­te me darás la razón con la hones­ti­dad que te carac­te­ri­za. Pero aun­que tomes otra deci­sión abso­lu­ta­men­te dis­tin­ta, no me sen­ti­ré por eso defrau­da­do. Te las escri­bo con entra­ña­ble afec­to y la más pro­fun­da y sin­ce­ra admi­ra­ción a tu lúci­da y noble inte­li­gen­cia, tu inta­cha­ble con­duc­ta y tu inque­bran­ta­ble carác­ter de revo­lu­cio­na­rio ínte­gro, y el hecho de que pue­das ver las cosas de otra for­ma no varia­rá un ápi­ce esos sen­ti­mien­tos ni enti­bia­rá lo más míni­mo nues­tra cooperación.

Ese mis­mo año el Che regre­sa a Cuba.

Al cum­plir­se el pri­mer ani­ver­sa­rio del triun­fo de la Revo­lu­ción del Con­go, par­ti­ci­pé en las cele­bra­cio­nes, tuve la posi­bi­li­dad de con­ver­sar con algu­nos de los com­pa­ñe­ros que com­ba­tie­ron jun­to a él y apro­ve­ché la opor­tu­ni­dad para comen­tar­les la publi­ca­ción de este libro; me preo­cu­pa­ban sus opi­nio­nes, pues el Che es crí­ti­co, direc­to, y pre­ten­día que este docu­men­to per­mi­tie­ra ana­li­zar los erro­res come­ti­dos para no vol­ver a incu­rrir en ellos; hace seña­la­mien­tos espe­cí­fi­cos a varios diri­gen­tes entre los que des­ta­ca el líder con­go­le­ño Lau­rent Kabi­la, quien hoy es el diri­gen­te máxi­mo de su pueblo.

El con­tac­to con estos hom­bres me per­mi­tió com­pro­bar que recuer­dan con res­pe­to y cari­ño al Che Gue­va­ra; la mayo­ría de ellos eran muy jóve­nes en esa épo­ca, pero según sus pro­pias pala­bras no pue­den olvi­dar la ima­gen de sen­ci­llez y modes­tia que les trans­mi­tió el Che al brin­dar­les res­pe­to y poner­se bajo su man­do, por lo que están cons­cien­tes que las reco­men­da­cio­nes hechas por él siem­pre serán úti­les para la gran tarea que tie­nen por delan­te, la de uni­fi­car el país y lograr que por pri­me­ra vez en muchos años sea el pue­blo con­go­lés el que dis­fru­te de sus pro­pias riquezas.

Los hom­bres no mue­ren cuan­do son capa­ces de guiar con su vida y su ejem­plo a muchos otros, y estos logran con­ti­nuar la obra.

NOTA EDITORIAL DEL CENTRO DE ESTUDIOS CHE GUEVARA

En una car­ta a su madre —escri­ta des­de Méxi­co, en octu­bre de 1956 — , el joven Ernes­to Gue­va­ra decla­ra­ba cómo había deci­di­do «cum­plir pri­me­ro las fun­cio­nes prin­ci­pa­les, arre­me­ter con­tra el orden de cosas, con la adar­ga al bra­zo, todo fan­ta­sía, y des­pués, si los moli­nos no me rom­pie­ron el coco [la cabe­za], escribir.»

Estas líneas, anun­cian la con­su­ma­ción defi­ni­ti­va de un cam­bio en rela­ción con el tiem­po ante­rior, y dan cuen­ta de un camino de vida en el cual se inte­gran armó­ni­ca­men­te la acción y la refle­xión, la com­pren­sión y la trans­for­ma­ción del mundo.

Che, el revo­lu­cio­na­rio, no es solo actor, sino tam­bién tes­ti­mo­nian­te de los hechos. El valor de ese tes­ti­mo­nio, radi­ca tan­to en la impor­tan­cia de los acon­te­ci­mien­tos vivi­dos, como en la lec­tu­ra ana­lí­ti­ca de los mis­mos, que se pre­sen­ta con el pro­pó­si­to de ofre­cer una sis­te­ma­ti­za­ción con sen­ti­do teó­ri­co de la prác­ti­ca, en tan­to ejem­plo y ante­ce­den­te —que no rece­ta estric­ta ni mode­lo dog­má­ti­co a seguir— para las nue­vas expe­rien­cias de liberación.

El pri­mer tex­to que enla­za de mane­ra direc­ta con aque­lla decla­ra­ción, es su cono­ci­do Pasa­jes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, com­pen­dio de una serie de artícu­los escri­tos a par­tir de su viven­cia de los dos años de lucha gue­rri­lle­ra en Cuba, publi­ca­dos ori­gi­nal­men­te en la revis­ta Ver­de Olivo.

Una dife­ren­cia entre los pasa­jes de la viven­cia gue­rri­lle­ra cuba­na, y estos otros, escri­tos a par­tir de la expe­rien­cia con­go­le­sa, radi­ca en la posi­ción des­de la cual se escri­be: en aque­llos, des­de la vic­to­ria; aquí, sin haber­la alcanzado.

Sin embar­go, pre­ci­sa­men­te tal dis­tin­ción, reve­la una cohe­ren­cia: aquel com­pro­mi­so inex­cu­sa­ble con la ver­dad estric­ta, con­si­de­ra­do por Che carac­te­rís­ti­ca pri­me­ra y fun­da­men­tal de quien escri­be la his­to­ria, en el pró­lo­go de las cró­ni­cas de la gue­rra cuba­na. Y ade­más, mani­fies­ta esa con­di­ción que debe acom­pa­ñar al revo­lu­cio­na­rio, de hacer un aná­li­sis con sen­ti­do edu­ca­ti­vo no solo de los triun­fos, sino de todas sus acciones.

Hay tam­bién, en estas pági­nas, un aná­li­sis más agu­do en com­pa­ra­ción con sus pasa­jes cuba­nos, en corres­pon­den­cia con la madu­rez de pen­sa­mien­to que ha alcan­za­do el cro­nis­ta. La narra­ción aquí resul­ta más crí­ti­ca —y auto­crí­ti­ca, como siem­pre fue carac­te­rís­ti­co en Che— de los hechos, sin que ello supon­ga, en nin­gún momen­to, pesi­mis­mo alguno en rela­ción con el des­en­la­ce con­clu­yen­te de los acon­te­ci­mien­tos a favor de la liber­tad y la justicia.

Esta segun­da edi­ción ínte­gra de los Pasa­jes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria: Con­go, lle­ga casi una déca­da des­pués que se publi­ca­ra el tex­to por pri­me­ra vez, en 1998 —muchos años des­pués de haber sido escri­tos, como el pro­pio Che pre­vie­ra. En esta opor­tu­ni­dad, se ha rea­li­za­do una dete­ni­da revi­sión —a par­tir de la últi­ma ver­sión del ori­gi­nal corre­gi­do por Che— de los nom­bres tan­to de los com­ba­tien­tes como de los luga­res geo­grá­fi­cos de la región que sir­vie­ra de esce­na­rio a lo narra­do aquí.

En ambos casos, se han cote­ja­do todas las fuen­tes dis­po­ni­bles —inclui­do, cuan­do ello ha sido posi­ble, un dic­cio­na­rio de swahi­li. Lo que se pre­sen­ta, tal como se expli­ca en las notas res­pec­ti­vas, es el resul­ta­do final de tal labor, en la cual resul­tó de ines­ti­ma­ble valor el apo­yo de dos de los par­ti­ci­pan­tes en la ges­ta: el médi­co y coman­dan­te Oscar Fer­nán­dez Mell, así como el com­pa­ñe­ro Mar­cos A. Herre­ra Garri­do. Desea­mos dejar cons­tan­cia, por ello, de nues­tra gra­ti­tud por el tiem­po que dedi­ca­ran a tal propósito.

Se han agre­ga­do ade­más, como par­te de ese mis­mo obje­ti­vo de lograr una mejor com­pren­sión del tex­to, un con­jun­to de notas acla­ra­to­rias en rela­ción con deter­mi­na­dos hechos, cir­cuns­tan­cias, plan­tea­mien­tos o per­so­na­li­da­des men­cio­na­das. A dife­ren­cia de las rea­li­za­das por el pro­pio Che en el ori­gi­nal —las cua­les apa­re­cen al pie de cada pági­na e indi­ca­das por aste­ris­cos — , estas notas edi­to­ria­les, han sido nume­ra­das y ubi­ca­das al final del texto.

Asi­mis­mo, se inclu­yen un mapa de la región —impres­cin­di­ble para lograr una mejor ubi­ca­ción y cono­ci­mien­to del lec­tor — , así como fac­si­mi­la­res que coad­yu­van en la sus­ten­ta­ción de varias notas edi­to­ria­les. Como ane­xo, se pre­sen­tan un lis­ta­do gene­ral de los nom­bres ver­da­de­ros y en swahi­li de los com­ba­tien­tes cuba­nos que par­ti­ci­pa­ron en esta misión.

La par­ti­ci­pa­ción de Che en la gue­rri­lla con­go­le­sa, resul­ta —como él mis­mo lo defi­nie­ra— el reini­cio del ciclo revo­lu­cio­na­rio y expre­sión de una prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta con­se­cuen­te con sus tesis libe­ra­do­ras ter­cer­mun­dis­tas; en sus pro­pias pala­bras, era «par­te de una idea de lucha que esta­ba total­men­te orga­ni­za­da en mi cere­bro.» Es, pues, nue­va afir­ma­ción —ya en madu­rez— de esa con­fluen­cia entre pen­sa­mien­to y acción, que se arti­cu­lan de mane­ra cre­cien­te a lo lar­go de su vida, has­ta la ges­ta boli­via­na, con­for­man­do y dán­do­le esa par­ti­cu­lar fuer­za y sen­ti­do a su ejemplo.

Se entre­la­zan, en estas pági­nas, la des­crip­ción de los hechos vin­cu­la­dos a esta expe­rien­cia local, con los aná­li­sis des­de una pers­pec­ti­va mun­dial. Refle­xio­nes sobre la domi­na­ción impe­ria­lis­ta y la libe­ra­ción de los pue­blos, las cua­les resul­tan con­ti­nui­dad de un pen­sa­mien­to que com­pren­de des­de sus dis­cur­sos en Gine­bra, Nacio­nes Uni­das y Arge­lia, has­ta su Men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal; un idea­rio actuan­te que tie­ne como ban­de­ra «la cau­sa sagra­da de la reden­ción de la humanidad.»

ÍNDICE

Nota edi­to­rial
Mapa del reco­rri­do de Che
Pró­lo­go a la pri­me­ra edición
Pasa­jes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria: Congo
Acla­ra­ción de algu­nos términos
Adver­ten­cia preliminar
Pri­mer acto
Segun­do acto
Pri­me­ras impresiones
Pri­mer mes
Mue­re una esperanza
Una derrota
La estre­lla fugaz
Vien­tos del Oes­te y bri­sas del Este
Rom­pien­do amarras
Sem­bran­do al voleo
Inten­tan­do “el seguimiento”
El enfer­mo se agrava
Toman­do el pulso
El prin­ci­pio del fin
Lucha con­tra el tiempo
Fugas varias
Desastre
La vorágine
Puña­la­das traperas
El fren­te orien­tal entra en coma
El desplome
Epílogo
Anexo
Lis­ta­do gene­ral de com­ba­tien­tes cuba­nos en el Congo
Notas

Este libro for­ma par­te del Pro­yec­to Edi­to­rial Che Gue­va­ra, a tra­vés del cual, las edi­to­ria­les Ocean Press y Ocean Sur y el Cen­tro de Estu­dios Che Gue­va­ra, divul­gan la obra del Che.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.