Vein­te años des­pués de la vuel­ta al capi­ta­lis­mo por Ste­fan Stein­berg

Duran­te su reu­nión en Estam­bul a prin­ci­pios de este mes, El Ban­co Mun­dial hizo públi­co un infor­me que reve­la el enor­me des­cen­so del nivel de vida expe­ri­men­ta­do en la ex Unión Sovié­ti­ca y Euro­pa orien­tal como con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra mun­dial.

Con el títu­lo de “La cri­sis mun­dial afec­ta a los hoga­res en la Euro­pa emer­gen­te y Asia Cen­tral”, habla de “un agu­do aumen­to del paro y de la pobre­za” en toda la región.

Phi­lip­pe Le Houé­rou, vice­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial para Euro­pa y Asia Cen­tral, decla­ró en una con­fe­ren­cia de pren­sa en Estam­bul: “lo que empe­zó como una cri­sis finan­cie­ra se ha con­ver­ti­do en una cri­sis huma­na y social. La cri­sis mun­dial ha lle­ga­do inme­dia­ta­men­te des­pués de las cri­sis ali­men­ta­rias y del petró­leo, que ya habían debi­li­ta­do a los pue­blos de la región al redu­cir su poder adqui­si­ti­vo. Hoy, la cre­cien­te pobre­za y el des­em­pleo están lle­van­do la mise­ria a los hoga­res y pro­vo­can­do que los que ya eran pobres empeo­ren su situa­ción”.

El infor­me seña­la que “la cri­sis finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca ha devas­ta­do lite­ral­men­te muchas zonas de la Euro­pa emer­gen­te y de Asia Cen­tral” y pre­vé para 2009 un 5,6% de reduc­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la región.

El Ban­co Mun­dial cal­cu­la que el paro en la zona ha aumen­ta­do de 8,3 millo­nes en 2008 a 11,4 millo­nes en 2009 y se ha dupli­ca­do en los paí­ses bál­ti­cos, ha cre­ci­do un 60% en Tur­quía, y un ter­cio en otros paí­ses de la región.

Según Inder­mit Gill, eco­no­mis­ta jefe del Ban­co Mun­dial para Euro­pa y Asia Cen­tral: “En lugar de una dis­mi­nu­ción de 15 millo­nes de pobres para 2009, aho­ra pre­ve­mos que la pobre­za aumen­ta­rá en otros 15 millo­nes de per­so­nas. Gill reco­no­cía que ya había 145 millo­nes de pobres en la región- casi un ter­cio de la pobla­ción total. Y seña­la­ba: “Para ellos, la cri­sis ha hecho más dura aún su exis­ten­cia. Este oto­ño, gran par­te del mun­do ha teni­do bue­nas noti­cias eco­nó­mi­cas, pero para los tra­ba­ja­do­res de Euro­pa Orien­tal y Asia Cen­tral, y para sus fami­lias, las noti­cias no son hala­güe­ñas.”

Si bien resal­ta­ron el aumen­to de la pobre­za en la zona, el Infor­me del Ban­co Mun­dial y sus repre­sen­tan­tes en Estam­bul ocul­ta­ron el papel desem­pe­ña­do por el pro­pio orga­nis­mo en la per­pe­tua­ción de la mise­ria social.

Muy al con­tra­rio, el Ban­co Mun­dial pro­pug­nó pre­ci­sa­men­te seguir con las polí­ti­cas res­pon­sa­bles en pri­mer lugar de la cre­cien­te mise­ria de la cla­se obre­ra en Euro­pa Orien­tal. Según Le Houé­rou, lo prio­ri­ta­rio es “sanear el sec­tor ban­ca­rio…”, “mejo­rar el cli­ma empre­sa­rial para atraer capi­tal pri­va­do” y “ con­se­guir que el gas­to públi­co sea más efi­caz”.

Gill resal­tó que, tras las enor­mes sub­ven­cio­nes a los ban­cos, el défi­cit esta­tal en la región aumen­ta­rá des­de el 1,5 por cien­to del PIB en 2008 al 5,5 por cien­to en 2009. Y lle­gó a seña­lar que el gas­to social supo­ne más de la mitad del gas­to públi­co, por lo que, con­clu­yó, que lo fun­da­men­tal es que los gobier­nos “sean más efi­ca­ces en la edu­ca­ción, sani­dad y segu­ri­dad social”. Lo que quie­re decir más recor­tes masi­vos en un sis­te­ma de bien­es­tar social ya raquí­ti­co. Las “refor­mas” nece­sa­rias, con­cluía Gill, “ayu­da­rán al sanea­mien­to fis­cal de los gobier­nos, a for­ta­le­cer la eco­no­mía, y a una socie­dad más jus­ta. Todos los polí­ti­cos res­pon­sa­bles debe­rían tener en cuen­ta seria­men­te estas refor­mas”.

Las pro­pues­tas del Ban­co Mun­dial, en lugar de con­du­cir a socie­da­des “más jus­tas”, sólo ser­vi­rán para ace­le­rar el enor­me cre­ci­mien­to de las des­igual­da­des socia­les y la con­se­cuen­te pobre­za en Euro­pa Orien­tal y Asia Cen­tral. Al con­cen­trar­se en las reper­cu­sio­nes de la cri­sis finan­cie­ra de 2008, el Infor­me del Ban­co Mun­dial reco­no­ce que un ter­cio de la pobla­ción de la zona vive en la pobre­za, lo que, vein­te años des­pués de la rein­tro­duc­ción del capi­ta­lis­mo en la Unión Sovié­ti­ca y Euro­pa Orien­tal, cons­ti­tu­ye una acu­sa­ción devas­ta­do­ra para el sis­te­ma de libre mer­ca­do.

Tras el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca y de sus esta­li­nis­tas esta­dos saté­li­tes, el Ban­co Mun­dial, jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les (IFI, en sus siglas ingle­sas) y a la Unión Euro­pea, con­tri­bu­ye­ron a la apli­ca­ción de una “tera­pia de cho­que”, dise­ña­da para impo­ner el mer­ca­do libre capi­ta­lis­ta lo más rápi­do posi­ble en los paí­ses de Euro­pa Orien­tal y Rusia. Simul­tá­nea­men­te, el “big bang de la libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca” se pro­du­jo en la épo­ca en que los ban­cos de los paí­ses capi­ta­lis­tas más avan­za­dos se esta­ban vol­can­do cada vez más hacia las inver­sio­nes espe­cu­la­ti­vas, y de mayor ries­go, para obte­ner los máxi­mos bene­fi­cios.

Las ope­ra­cio­nes de los espe­cu­la­do­res de Wall Street, y los ape­ti­to­sos intere­ses de dos o tres dígi­tos de los fon­dos inter­na­cio­na­les de inver­sión, se con­vir­tie­ron en el mode­lo de capi­ta­lis­mo de libre mer­ca­do implan­ta­do en los anti­guos paí­ses esta­li­nis­tas. Por indi­ca­ción del Ban­co Mun­dial, del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y de la Unión Euro­pea, des­apa­re­cie­ron de la noche a la maña­na pro­gra­mas de bien­es­tar social, con lar­ga tra­di­ción en esos paí­ses, para sus­ti­tuir­los por “una red de segu­ri­dad”, que faci­li­ta­ba sólo bene­fi­cios socia­les míni­mos con el menor cos­te.

Al comen­tar el papel des­eme­ña­do por la UE en este pro­ce­so, Ivan Krsa­tev, direc­tor del Cen­tre for Libe­ral Stra­te­gies de Sofia, seña­la­ba en 2004: “Resul­ta impac­tan­te ver que cuan­do la UE apo­ya pro­yec­tos para pro­mo­ver el desa­rro­llo eco­nó­mi­co más a allá de sus fron­te­ras, expor­ta una fór­mu­la de orto­do­xia neo-libe­ral que no acep­ta en su terri­to­rio”.

El resul­ta­do de estas polí­ti­cas ha sido unos nive­les sin pre­ce­den­tes de des­igual­dad social y pobre­za en toda la región. Mien­tras la pren­sa occi­den­tal publi­ca un gran núme­ro de artícu­los que, sin la menor crí­ti­ca, ala­ban el retorno de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, ape­nas ha faci­li­ta­do infor­ma­ción sobre las cir­cuns­tan­cias socia­les que impe­ran en esos paí­ses. Una bre­ve ojea­da a algu­nos de los mate­ria­les publi­ca­dos en los últi­mos años es sufi­cien­te para borrar cual­quier eufo­ria sobre los supues­tos bene­fi­cios de la eco­no­mía basa­da en el libre mer­ca­do.

La inves­ti­ga­do­ra rusa Olga Kilitsy­na, en un estu­dio publi­ca­do unos años antes de la cri­sis de 2008, ya había sub­ra­ya­do que en rela­ción con la estra­ti­fi­ca­ción por ingre­sos en las eco­no­mías en tran­si­ción, Rusia era líder abso­lu­ta. “El 10 por cien­to de la pobla­ción rusa más pobre per­ci­be menos del 2 por cien­to del total de los ingre­sos, mien­tras que el 10% de los más ricos acu­mu­la el 40 por cien­to”. El infor­me seña­la lo siguien­te: “Des­de el pun­to de vis­ta de la des­igual­dad de ingre­sos, la eco­no­mía rusa se encuen­tra más cer­ca del mode­lo lati­no­ame­ri­cano” y, cuan­do se tra­ta de la des­igual­dad social, Rusia va inme­dia­ta­men­te detrás de Bra­sil, Chi­le y Méxi­co.

Kilitsy­na sub­ra­ya que lo excep­cio­nal en el desa­rro­llo de la des­igual­dad social en Rusia es la velo­ci­dad a la que se ha pro­du­ci­do. En menos de dos déca­das, una socie­dad en la que el nivel de vida era bajo para la gene­ra­li­dad de la pobla­ción debi­do a las desas­tro­sas polí­ti­cas de las buro­cra­cias esta­li­nis­tas, pero rela­ti­va­men­te igua­li­ta­ria, se había con­ver­ti­do en una de las socie­da­des más des­igua­les del pla­ne­ta.

Los mul­ti­mi­llo­na­rios rusos han sufri­do bas­tan­te tras la cri­sis finan­cie­ra, pero la revis­ta For­bes publi­ca que aún así, en 2009, 32 de ellos figu­ra­ban entre las 793 per­so­nas más ricas del mun­do. Esos 32 rusos acu­mu­la­ban 102,1 mil millo­nes de dóla­res fren­te a los 471,4 mil millo­nes de dóla­res de los 87 rusos más acau­da­la­dos en 2008.

La vuel­ta a las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas ha pro­du­ci­do, asi­mis­mo, la apa­ri­ción de una redu­ci­da cla­se media, espe­cial­men­te en las prin­ci­pa­les zonas urba­nas. La pobre­za, el paro y el sub­em­pleo pre­va­le­cen, sin embar­go, en las gran­des metró­po­lis, y las con­di­cio­nes de vida en las áreas más remo­tas del país son con­si­de­ra­das, en gene­ral, catas­tró­fi­cas.

A pesar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los últi­mos años, la situa­ción de la eco­no­mía de Rusia hoy supo­ne alre­de­dor de tres cuar­tos de lo que era en 1989, antes de la rein­tro­duc­ción del libre mer­ca­do capi­ta­lis­ta. La baja­da del PIB en otros anti­guos Esta­dos saté­li­tes sovié­ti­cos es mucho más dra­má­ti­ca. En 2008- antes de la cri­sis mun­dial- las eco­no­mías de Geor­gia y Mol­da­via habían dis­mi­nui­do alre­de­dor del 40 por cien­to de lo que pro­du­cían en 1989.

Simul­tá­nea­men­te, el aumen­to de las des­igual­da­des socia­les en Rusia ha pro­du­ci­do un enor­me cos­te social. Según el Bri­tish Medi­cal Jour­nal, el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca en 1991 oca­sio­nó un gran aumen­to del índi­ce de mor­ta­li­dad en Rusia, con los mayo­res incre­men­tos de muer­tes por alcoho­lis­mo, segui­das por las resul­tan­tes de acci­den­tes y vio­len­cia.

Según las inves­ti­ga­cio­nes del epi­de­mió­lo­go Michael Mar­mot, pre­sen­ta­das en su libro de 2004, The Sta­tus Sín­dro­me, la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo en los años 1990 ha pro­du­ci­do una mor­ta­li­dad de unos cua­tro millo­nes de per­so­nas.

Antes de la reim­plan­ta­ción del capi­ta­lis­mo, por ejem­plo entre 1984 y 1987, la expec­ta­ti­va de vida en Rusia se había ele­va­do de 61,7 a 64,9 años para los hom­bres, y de 70,0 a 74,3 para las muje­res. Pero entre 1987 y 1994, las expec­ta­ti­vas de los rusos dis­mi­nu­ye­ron has­ta sólo 57,6 años y la de las muje­res a 71.

A prin­ci­pios de loa años 1970- el deno­mi­na­do perio­do del “estan­ca­mien­to” comu­nis­ta- la dife­ren­cia de expec­ta­ti­vas de vida entre la Unión Sovié­ti­ca y los paí­ses más avan­za­dos del occi­den­te capi­ta­lis­ta era de 2,5 años. A media­dos de los 2000, esta bre­cha había cre­ci­do casi 15 años (Infor­me de Desa­rro­llo de la ONU de 2007.)

Los auto­res del men­cio­na­do Infor­me lle­ga­ban a la con­clu­sión siguien­te: “ la mag­ni­tud de las varia­cio­nes en los índi­ces de mor­ta­li­dad y expec­ta­ti­vas de vida refle­ja­das aquí en rela­ción con Rusia, son insó­li­tas en tiem­pos de paz…”

Todos estos datos refle­jan el enor­me colap­so de los ser­vi­cios socia­les y del nivel de vida, sufri­dos en los paí­ses del anti­guo blo­que esta­li­nis­ta tras la implan­ta­ción del libre mer­ca­do y de la libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca. En este pro­ce­so, debe tener­se en cuen­ta el papel desem­pe­ña­do por la anti­guas buro­cra­cias esta­li­nis­tas, ya que tuvie­ron una enor­me impor­tan­cia en faci­li­tar el enor­me dete­rio­ro social expe­ri­men­ta­do.

La buro­cra­cia sovié­ti­ca diri­gi­da por Mikhail Gor­va­chev no sólo intro­du­jo las cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas para la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo sino que muchos diri­gen­tes del par­ti­do comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca y de todos los paí­ses de Euro­pa Orien­tal se con­vir­tie­ron en pre­si­den­tes de empre­sas capi­ta­lis­tas, ban­cos y gobier­nos, asu­mien­do un papel direc­to en la apli­ca­ción de la tera­pia de cho­que impues­ta por el FMI y el Ban­co Mun­dial.

Si bien Rusia ha sufri­do un enor­me aumen­to de la des­igual­dad social y su corres­pon­dien­te cre­ci­mien­to de la pobre­za, la situa­ción en otros paí­ses euro­peos del este es mucho peor. Algo que resul­ta evi­den­te si echa­mos una ojea­da a la situa­ción actual en Ruma­nia.

Según una encues­tas de la agen­cia euro­pea Eure­qual: “Ruma­nia es uno de los paí­ses más pobres de Euro­pa y uno de los que ocu­pan posi­cio­nes más bajas en el Human Deve­lop­men­te Index (1). Ni el post-comu­nis­mo ni la incor­po­ra­ción a la UE han cam­bia­do su posi­ción”. El infor­me seña­la a con­ti­nua­ción que: “El post-comu­nis­mo (es decir, el capi­ta­lis­mo) ha oca­sio­na­do una mayor des­igual­dad social no sólo en lo rela­ti­vo a la dis­tri­bu­ción de los ingre­sos sino en la exis­ten­cia de extre­mas dife­ren­cias, por lo que la pobre­za es un pro­ble­ma acu­cian­te”.

El aná­li­sis de la pren­sa del país reve­la la reali­dad del colap­so en los ser­vi­cios bási­cos y lo que sub­ya­ce tras la refe­ren­cia eufe­mís­ti­ca al “pro­ble­ma de la pobre­za” en Ruma­nía.

Bajo el titu­lar A Win­ter of Dis­con­tent [Un invier­to de des­con­ten­to], el direc­tor del perió­di­co rumano Ade­va­rul escri­be lo siguien­te: “Veo la tele­vi­sión. ¡Un desas­tre! Gra­ba­cio­nes en las escue­las de Bra­sov, Tran­sil­va­nia: los niños ves­ti­dos como si fue­ran a una bata­lla con bolas de nie­ve, tiri­tan­do en la escue­la que no tie­ne dine­ro para la cale­fac­ción. ¡Y nadie pare­ce preo­cu­par­se! El perio­dis­ta obser­va el ter­mó­me­tro que mar­ca 12ºC den­tro del aula. Des­pués vemos a una madre pre­pa­ran­do la tar­te­ra de la comi­da. Nada de boca­di­llos para el mucha­cho, pero ella se preo­cu­pa de dar­le su dosis de Nuro­fen (según un recien­te estu­dio, la mayo­ría de los niños ruma­nos en edad esco­lar, del gru­po de edad com­pren­di­do entre los 8 – 9 años, están depri­mi­dos.)

“Nue­va toma des­de el hos­pi­tal de Zlat­na, tam­bién en Tran­sil­va­nia: ni el menor signo de que los radia­do­res fun­cio­nen des­de el año pasa­do. Tóquen­los: están tan fríos como los cadá­ve­res de la mor­gue. Un pacien­te toda­vía vivo se acu­rru­ca en posi­ción fetal bajo una pila de man­tas. En las salas, la tem­pe­ra­tu­ra es sólo dos o tres gra­dos más alta que en el exte­rior. Una seño­ra, embu­ti­da en ropas has­ta el pun­to de pare­cer­se al hom­bre de Miche­lin, se que­ja de que ha veni­do aquí por una dolen­cia y se va a mar­char con otra…”.

Nota:

(1) N.T.: Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de la ONU.

Fuen­te: http://​www​.wsws​.org/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​0​9​/​o​c​t​2​0​0​9​/​e​a​s​t​-​o​2​4​.​s​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *