Con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta, resis­ten­cia y alter­na­ti­va des­de los pue­blos por Iña­ki Gil de San Vicen­te

(Ponen­cia para el Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano 7 – 9D/​09)

Ami­gas y ami­gos, mi inter­ven­ción en este deba­te inter­na­cio­nal e inter­na­cio­na­lis­ta está con­di­cio­na­da por la pre­mu­ra de tiem­po, por la rapi­dez con la que he teni­do que ela­bo­rar unas notas sobre los cin­co con­cep­tos que for­man el títu­lo del panel: con­tra­ofen­si­va, impe­ria­lis­mo, resis­ten­cia, alter­na­ti­va y pue­blo. Son por tan­to notas con­ci­sas, bási­cas, casi lacó­ni­cas, que bus­can lo esen­cial. Ter­mi­na­ré con un resu­men sobre lo dicho.

CONTRAOFENSIVA

Pien­so que ha sido un acier­to de la orga­ni­za­ción del even­to hablar de con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta en vez de sim­ple ofen­si­va, y ello por dos razo­nes. La pri­me­ra, por­que has­ta los mis­mos comen­ta­ris­tas bur­gue­ses dije­ron hace unos años que el impe­ria­lis­mo yan­qui había “des­cui­da­do” lo que deno­mi­nan “su patio tra­se­ro”, las Amé­ri­cas. Con­ven­ci­do a fina­les de los ’80 y comien­zos de los ’90 que la lucha revo­lu­cio­na­ria en este con­ti­nen­te ago­ni­za­ba, que Cuba esta­ba al bor­de del hun­di­mien­to, el impe­ria­lis­mo yan­qui se vol­có en otras áreas del pla­ne­ta. Debe­mos decir de inme­dia­to que ese “des­cui­do” no fue total y abso­lu­to por­que las bases mili­ta­res, las empre­sas yan­quis, los ten­tácu­los de los EEUU, sus emba­ja­das, no deja­ron nun­ca de estru­jar a los pue­blos de las Amé­ri­cas. De la mis­ma for­ma en que no hubo nun­ca una “gue­rra fría” des­de 1945 has­ta 1990, sino mul­ti­tud de con­flic­tos san­grien­tos y calien­tes, dic­ta­du­ras y sis­te­mas de terror y terro­ris­mo con­tra las cla­ses y nacio­nes rebel­des, tam­po­co el impe­ria­lis­mo ha des­cui­da­do sus intere­ses en los últi­mos años. Ade­más, en los últi­mos años hemos sufri­do el giro a la dere­cha de Méxi­co y de Perú, el rear­me de Colom­bia, el refor­mis­mo cobar­de y genu­fle­xo, arro­di­lla­do, en Chi­le y Argen­ti­na, etc. Cual­quie­ra que conoz­ca las rela­cio­nes his­tó­ri­cas de depen­den­cia de las bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas hacia los EEUU, sabe que los ser­vi­cios yan­quis, sus con­se­je­ros, están siem­pre detrás de las deci­sio­nes que bene­fi­cian a las trans­na­cio­na­les y a las bur­gue­sías autóc­to­nas, y que empeo­ran las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de los pue­blos.

En el fon­do, la tesis del “des­cui­do” sig­ni­fi­ca un pro­fun­do des­pre­cio hacia la demos­tra­da capa­ci­dad crea­ti­va y de recu­pe­ra­ción de los pue­blos aplas­ta­dos duran­te siglos, capa­ci­dad que se ejer­ció pre­ci­sa­men­te cuan­do más eufó­ri­co esta­ba el impe­ria­lis­mo por la implo­sión de la URSS, por las gran­des difi­cul­ta­des de Cuba duran­te su heroi­co “perío­do espe­cial”, por la demos­tra­ción apa­ren­te de fuer­za mili­tar en Irak y en otros sitios, por la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca mun­dial, la fide­li­dad abso­lu­ta de las bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas al neo­li­be­ra­lis­mo, etc. Mien­tras los pro­fe­tas del fin de la his­to­ria augu­ra­ban que el siglo XXI sería el “siglo yan­qui”, sola­men­te entur­bia­do por el “fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co”, en las Amé­ri­cas se reor­ga­ni­za­ban las fuer­zas de la liber­tad y de la revo­lu­ción, como tam­bién lo hacían en Áfri­ca y Asia, e inclu­so en Euro­pa. Ade­más, esta recu­pe­ra­ción se ha hecho en muy bue­na medi­da superan­do por la izquier­da a las fuer­zas refor­mis­tas y a las “revo­lu­cio­na­rias” que, en la prác­ti­ca, han retro­ce­di­do a una social­de­mo­cra­cia key­ne­sia­na res­pe­tuo­sa con el capi­tal.

No es la pri­me­ra vez, ni será la últi­ma, que la auto­con­fian­za triun­fa­lis­ta de las cla­ses domi­nan­tes es supe­ra­da por la efec­ti­vi­dad silen­cio­sa de la zapa del vie­jo topo, como anun­ció Marx, que va minan­do las bases del poder, sus cimien­tos. Todo poder dis­po­ne de un sis­te­ma de aler­ta que le indi­ca que el vie­jo topo avan­za en su tarea de mina­do y que le pro­po­ne medi­das de con­tra­mi­na­do, de con­tra­in­sur­gen­cia y de con­tra­ofen­si­va. Pero este sis­te­ma que­da obso­le­to ante la inven­ti­va revo­lu­cio­na­ria, y sobre todo, cada deter­mi­na­do tiem­po, resul­ta inca­paz de cum­plir su come­ti­do por lo que enton­ces recu­rre a otros apa­ra­tos del Esta­do bur­gués, a los más terro­ris­tas, al ejér­ci­to. El impe­ria­lis­mo en su con­jun­to y el yan­qui en con­cre­to, se encuen­tra aho­ra en esta fase, en la de movi­li­za­ción de sus ejér­ci­tos y de otros recur­sos repre­si­vos, como las fuer­zas reac­cio­na­rias den­tro de cada pue­blo y Esta­do, como es el caso del gol­pe en Hon­du­ras, las bases mili­ta­res en Colom­bia y la des­es­ta­bi­li­za­ción gene­ra­li­za­da en todas par­tes, por no exten­der­nos. El impe­ria­lis­mo ha pasa­do a la con­tra­ofen­si­va por­que han sona­do las alar­mas en Washing­ton y en el Pen­tá­gono.

Deja­do esto cla­ro, debe­mos avan­zar un poco más en la carac­te­ri­za­ción de con­tra­ofen­si­va. Aquí lle­ga­mos a la segun­da razón del acier­to de hablar de con­tra­ofen­si­va más que sim­ple ofen­si­va impe­ria­lis­ta. No pen­se­mos que aque­lla está sien­do exclu­si­va­men­te mili­tar y para­mi­li­tar, que es cier­to, tam­po­co pen­se­mos que, ade­más de esto, se va a limi­tar a lo que se deno­mi­na “gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción” en la que la des­truc­ción de la con­cien­cia, volun­tad y sub­je­ti­vi­dad del pue­blo ata­ca­do jue­ga un papel cla­ve, que tam­bién. Aho­ra es más que eso. Una pis­ta defi­ni­ti­va­men­te cla­ri­fi­ca­do­ra de lo que es la con­tra­ofen­si­va actual nos la ofre­ce la con­ce­sión del Pre­mio Nóbel de la Paz a Barack Oba­ma, pre­si­den­te de la mayor poten­cia cri­mi­nal y terro­ris­ta habi­da en la his­to­ria. Cuan­do una de las ins­ti­tu­cio­nes bási­cas en la legi­ti­ma­ción de la cul­tu­ra euro­oc­ci­den­tal como el la Fun­da­ción Nóbel otor­ga el pre­mio de la “paz” al res­pon­sa­ble direc­to de las atro­ci­da­des en muchas regio­nes del glo­bo es que el impe­ria­lis­mo en su con­jun­to, y no sólo el de los EEUU, nece­si­ta des­de aho­ra dar una cober­tu­ra ideo­ló­gi­ca muy pre­ci­sa a la con­tra­ofen­si­va gene­ra­li­za­da a esca­la mun­dial que está lan­zan­do.

Por­que ade­más de recon­quis­tar defi­ni­ti­va­men­te el sub­con­ti­nen­te ame­ri­cano a par­tir de un tri­ple ata­que –des­de las bases andi­nas, des­de el inte­rior de los pue­blos y des­de las fuer­zas aero­na­va­les que rodean en sub­con­ti­nen­te– que se desa­rro­lla­rá esca­lo­na­da­men­te par­tien­do de lo ya rea­li­za­do, tam­bién se tra­ta de reafir­mar la hege­mo­nía yan­qui a esca­la mun­dial, con el ines­ti­ma­ble apo­yo del euro­im­pe­ria­lis­mo. Un arma cla­ve para este obje­ti­vo es la lucha ideo­ló­gi­ca y el mono­po­lio de la “paz” por el capi­ta­lis­mo occi­den­tal. Todas las doc­tri­nas en con­tra­in­sur­gen­cia insis­ten en la impor­tan­cia de la legi­ti­ma­ción del orden capi­ta­lis­ta, en el uso como arma beli­ge­ran­te de los “dere­chos huma­nos” bur­gue­ses como jus­ti­fi­ca­ción de las “gue­rras huma­ni­ta­rias”, y en el fun­da­men­tal papel de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca en la fabri­ca­ción de “argu­men­tos” a favor del impe­ria­lis­mo. Pero de aquí a otor­gar el Pre­mio Nóbel de la Paz a su res­pon­sa­ble máxi­mo había un tre­cho que ya se ha cubier­to: a par­tir de aho­ra quien cri­ti­que a los EEUU será til­da­do direc­ta­men­te de “enemi­go de la paz”. Seme­jan­te acu­sa­ción se ofi­cia­li­zó des­de que la Admi­nis­tra­ción Bush II creó el con­cep­to de “eje del mal” que había que des­truir a cual­quier pre­cio para garan­ti­zar la “demo­cra­cia”.

Se tar­dó poco tiem­po en demos­trar que Bush, Blair y Aznar men­tían des­ca­ra­da­men­te. Para recu­pe­rar algo del pres­ti­gio éti­co per­di­do con tan­ta men­ti­ra, y para refor­zar la con­tra­ofen­si­va ideo­ló­gi­ca, el impe­ria­lis­mo nece­si­ta­ba un engan­che atrac­ti­vo que vol­vie­se a alie­nar a las dece­nas de millo­nes de per­so­nas que repu­dia­ron el cinis­mo y la fal­se­dad del poder. La Fun­da­ción Nóbel ha corri­do en apo­yo des­ca­ra­do del capi­tal cuan­do éste más nece­si­ta­ba una nue­va ima­gen. Es cier­to que esta Fun­da­ción había inten­ta­do man­te­ner cier­ta ima­gen de neu­tra­li­dad para ocul­tar su con­ser­va­du­ris­mo pero aho­ra no ha duda­do en optar por el ban­do de los opre­so­res pre­ci­sa­men­te en uno de los pro­ble­mas “eter­nos”, el de la paz. Muy mal deben ver el futu­ro del sis­te­ma cuan­do han echa­do por la bor­da una lar­ga tra­di­ción mis­ti­fi­ca­do­ra ponien­do al des­cu­bier­to sus ver­da­de­ros intere­ses. De este modo, la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta actual se carac­te­ri­za por ata­car en todos los fren­tes.

IMPERIALISMO

La deci­sión de la Fun­da­ción Nóbel ha sido aplau­di­da por las fuer­zas vivas del capi­ta­lis­mo y la razón es que éste nece­si­ta otra ima­gen exter­na, nece­si­ta cam­biar de piel. Todas las cule­bras lo hacen, y la que no hace mue­re.. En este caso se tra­ta de con­tra­rres­tar en algo el des­pres­ti­gio masi­vo de los EEUU en el mun­do median­te el lava­do de cara pero no por sim­ple mar­ke­ting publi­ci­ta­rio sino por­que esta nue­va ima­gen, la de un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano no blan­co, “demó­cra­ta” y “dia­lo­gan­te”, que inclu­so bus­ca ins­tau­rar una espe­cie de segu­ri­dad social para las más amplias masas de empo­bre­ci­dos, enfer­mos y has­ta ham­brien­tos, tie­ne como fun­ción, por un lado, encon­trar nue­vos alia­dos en los gobier­nos del mun­do; por otro lado, for­ta­le­cer la efi­ca­cia de la gue­rra cul­tu­ral, pro­pa­gan­dís­ti­ca e ideo­ló­gi­ca occi­den­tal sobre con­ti­nen­tes ente­ros, sobre miles de millo­nes de per­so­nas no occi­den­ta­les a las que se nece­si­ta enga­ñar con la nue­va piel del mons­truo y, por últi­mo, y como obje­ti­vo deci­si­vo que sub­su­me a los dos ante­rio­res, crear una espe­cie de mun­do vir­tual pro­pa­gan­dís­ti­co que ensal­ce el espí­ri­tu “reno­va­dor” y “abier­to” de los EEUU repre­sen­ta­do en Oba­ma mien­tras que en la reali­dad el impe­rio endu­re­ce y amplia sus agre­sio­nes.

Por ejem­plo, mien­tras la ima­gen de los EEUU mejo­ra algo en la pren­sa, en la reali­dad aumen­tan los bom­bar­deos terro­ris­tas en Pakis­tán y Afga­nis­tán, e Irak sigue desan­grán­do­se. Israel con­ti­núa ase­si­nan­do pales­ti­nos, e Irán está sufrien­do pre­sio­nes cre­cien­tes. El gol­pis­mo y el mili­ta­ris­mo cri­mi­nal se extien­den por Lati­noa­mé­ri­ca. ¿Y qué decir del blo­queo eco­nó­mi­co, sani­ta­rio y cien­tí­fi­co a Cuba? Los EEUU han abier­to un poqui­to el gri­fo de las visi­tas y de algún que otro dere­cho, pero nada más: se tra­ta, otra vez, de una ope­ra­ción de ima­gen ante uno de los cer­cos per­ma­nen­tes más recha­za­dos por el mun­do ente­ro. La agre­sión a Cuba y a otros muchos pue­blos nos lle­va al asun­to del Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal, de las tor­tu­ras y de los abu­sos impu­nes de las tro­pas yan­quis, pro­ble­ma terri­ble que la Admi­nis­tra­ción Oba­ma ase­gu­ró que resol­ve­ría y que sigue exis­tien­do. Peor, se ha for­ta­le­ci­do en varios de sus capí­tu­los como se ve en las direc­tri­ces de acción de las tro­pas yan­quis en la inva­di­da Colom­bia. Los pre­su­pues­tos mili­ta­res apro­ba­dos por el gobierno Oba­ma son des­co­mu­na­les mien­tras se ensal­za el “paci­fis­mo” de la Admi­nis­tra­ción yan­qui, pero se inyec­ta suma des­qui­cian­tes de dóla­res en las más moder­nas tec­no­lo­gías de la muer­te y del terror. Los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos son cons­cien­tes de que nece­si­tan una aplas­tan­te supe­rio­ri­dad tec­no­ló­gi­ca para man­te­ner a raya las ansias de liber­tad de los pue­blos, y por esto han hecho que nada menos que el 57% de las inver­sio­nes en tec­no­cien­cia estén dedi­ca­das a la cien­cia del exter­mi­nio y del terror.

Se nos pre­sen­ta a Oba­ma como el resul­ta­do del típi­co “sue­ño ame­ri­cano” rea­li­za­do superan­do tre­men­das difi­cul­ta­des, una espe­cie de Mesías en tiem­po de infor­tu­nio aupa­do a la pre­si­den­cia por millo­nes de votos obre­ros y popu­la­res y gra­cias al des­cré­di­to de los repu­bli­ca­nos. Pero tan­to su carre­ra polí­ti­ca como los pac­tos y acuer­dos que hizo con otros sec­to­res polí­ti­cos, con la pren­sa y con los gran­des pode­res eco­nó­mi­cos, son los que real­men­te le han sen­ta­do en la Casa Blan­ca, sin su vis­to bueno jamás hubie­ra lle­ga­do a pre­si­den­te. Son ellos, por un lado, los que aho­ra le obli­gan a comer­se las pro­me­sas que hizo sobre los aspec­tos cen­tra­les del mili­ta­ris­mo yan­qui. Mien­tras tan­to, la dere­cha repu­bli­ca­na, más com­pac­ta y acti­va que dere­cha demó­cra­ta, se pre­pa­ra para cuan­do reto­me el poder ofi­cial en Washing­ton. Pero por otro lado, es obje­ti­va­men­te impo­si­ble y racio­nal­men­te impen­sa­ble que Oba­ma, como per­so­na sin ava­les, pro­tec­to­res y patro­ci­na­do­res, sin eso que lla­man “equi­po”, hubie­ra lle­ga­do a la pre­si­den­cia de los EEUU sien­do un autén­ti­co demó­cra­ta que recha­za acti­va­men­te la injus­ti­cia y la opre­sión y que lucha por los dere­chos socia­les. La maqui­na­ria polí­ti­ca yan­qui, extre­ma­da­men­te selec­ti­va y buro­cra­ti­za­da, depen­dien­te del dine­ro de las gran­des empre­sas, le habría nega­do la par­ti­ci­pa­ción en la “carre­ra polí­ti­ca” des­de el pri­mer momen­to, o le habría expul­sa­do ful­mi­nan­te­men­te des­de el segun­do momen­to.

A la vez, pro­te­gi­dos por la nue­va ima­gen paci­fis­ta y dia­lo­gan­te yan­qui, el auto­ri­ta­ris­mo y la reac­ción cre­ce en la Unión Euro­pea. Por ejem­plo, en el Esta­do espa­ñol el anun­cio de la Fun­da­ción Nóbel fue inme­dia­ta­men­te apro­ve­cha­do para embe­lle­cer la polí­ti­ca reac­cio­na­ria y espe­cial­men­te la apli­ca­da con­tra el pue­blo vas­co. La mili­ta­ri­za­ción impe­ria­lis­ta euro­pea, que se plas­ma en la OTAN como uno de los pila­res deci­si­vos del pro­yec­to de hege­mo­nía occi­den­tal para el siglo XXI, ha mul­ti­pli­ca­do sus pro­cla­mas paci­fis­tas, que se suman a las ante­rio­res sobre los “dere­chos huma­nos” en su con­cep­ción bur­gue­sa y sobre esa abe­rra­ción éti­ca que es la “gue­rra huma­ni­ta­ria”. La OTAN es uno de los bra­zos arma­dos más pode­ro­sos del impe­ria­lis­mo en estos momen­tos, pero está des­ti­na­da a ser el bra­zo arma­do deci­si­vo en poco tiem­po, tan­to para las gue­rras de inva­sión, ata­ques pre­ven­ti­vos, ope­ra­cio­nes de cas­ti­go, sabo­ta­je selec­ti­vo, etc., como para las nue­vas repre­sio­nes mili­ta­ri­za­das que se están desa­rro­llan­do en el inte­rior de los capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­tas deno­mi­na­dos tram­po­sa­men­te “cén­tri­cos” o del “nor­te”. La inte­gra­ción poli­cial-mili­tar, la mili­ta­ri­za­ción de lo poli­cial y la poli­cia­li­za­ción de lo mili­tar, jun­to con nue­vas leyes pena­les, seme­jan­te trans­for­ma­ción inser­ta en la “polí­ti­ca de segu­ri­dad”, es una de las nue­vas tareas de la OTAN.

Para jus­ti­fi­car­la la pro­pa­gan­da masi­va y per­ma­nen­te sobre el paci­fis­mo, los dere­chos y el huma­ni­ta­ris­mo –siem­pre en su sen­ti­do bur­gués– tie­ne en la UE el obje­ti­vo de for­ta­le­cer la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta y racis­ta, euro­cén­tri­ca, de que el futu­ro de la civi­li­za­ción –la capi­ta­lis­ta en su ver­tien­te occi­den­tal– está cada vez en más peli­gro por lo que ya es inevi­ta­ble dar el sal­to defi­ni­ti­vo al rear­me euro­peo para defen­der la civi­li­za­ción. Natu­ral­men­te, los EEUU son pre­sen­ta­dos como un alia­do esen­cial, más aún, como el “hijo pró­di­go” de Euro­pa. Los ideó­lo­gos bur­gue­ses fal­sean la his­to­ria al crear el para­le­lis­mo entre Gre­cia y Roma en el pasa­do, y entre Euro­pa y los EEUU en el pre­sen­te. De este modo, se va pre­pa­ran­do la pobla­ción euro­pea para apo­ye y par­ti­ci­pe en gue­rra impe­ria­lis­ta “en defen­sa de los valo­res de la civi­li­za­ción”, o sea, del bene­fi­cio capi­ta­lis­ta.

El capi­ta­lis­mo se encuen­tra en una situa­ción alar­man­te por­que, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, está sufrien­do una cri­sis total, que es más que eco­nó­mi­ca, al ser tam­bién de recur­sos ener­gé­ti­cos y ali­men­ta­rios, una cri­sis eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria, de legi­ti­mi­dad y de orden. Dicho bási­ca­men­te, al capi­ta­lis­mo le sobran seres huma­nos. Des­de hace unos años están con­flu­yen­do en una sola cri­sis gene­ral, estruc­tu­ral, sis­té­mi­ca, total, de ago­ta­mien­to –se uti­li­zan estos y otros adje­ti­vos para defi­nir lo bási­co de una cri­sis sin paran­gón con las ante­rio­res– un con­jun­to de cri­sis con­cre­tas, par­ti­cu­la­res, al igual que un río se for­ma cap­tan­do los afluen­tes que lo ali­men­tan. Den­tro de esta situa­ción alar­man­te, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano es el que más tie­ne que per­der por­que está en jue­go su hege­mo­nía, la que le per­mi­te con­su­mir alre­de­dor del 25% de la ener­gía mun­dial por una pobla­ción del 5% de pla­ne­ta. Un con­su­mo irra­cio­nal e injus­to que sola­men­te pue­de man­te­ner­se, en defi­ni­ti­va, gra­cias las ganan­cias mono­po­lís­ti­cas, a la mili­ta­ri­za­ción y a los sis­te­mas de absor­ción de capi­ta­les extran­je­ros que man­tie­nen vivo a los EEUU, a pesar de su impa­ra­ble y den­tro de poco impa­ga­ble défi­cit y deu­da exte­rior. Pero el impe­ria­lis­mo euro­peo tam­bién depen­de del cru­do, del gas y de otros recur­sos exte­rio­res, así como el japo­nés. Estos blo­ques impe­ria­lis­tas se están rear­man­do rápi­da­men­te y aun­que sean muchas las dis­tan­cias que sepa­ran a sus ejér­ci­tos del nor­te­ame­ri­cano, en reali­dad tie­nen los mis­mos intere­ses impe­ria­lis­tas.

Pero si los EEUU son los que más tie­nen que per­der, son tam­bién los que dis­po­nen de más alter­na­ti­vas de sali­da, sobre todo su gran supe­rio­ri­dad cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­co-mili­tar y la, por aho­ra, depen­den­cia estruc­tu­ral que muchas eco­no­mías tie­nen del mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano y de su deu­da, que es una cade­na que ata los cue­llos y las car­te­ras del acree­dor y del deu­dor, tema al que vol­ve­re­mos lue­go. Por aho­ra, tie­nen tam­bién la ven­ta­ja de una muy mayor cen­tra­li­dad polí­ti­ca de man­do, mien­tras que la UE va muy por detrás en este sen­ti­do, mien­tras que Japón no tie­ne ya el peso que tuvo en los ’70 y ’80. La cen­tra­li­dad polí­ti­ca de man­do ha demos­tra­do sus vir­tu­des en algu­nos momen­tos mor­ta­les de la actual cri­sis, momen­tos en los que los EEUU han toma­do deci­sio­nes impor­tan­tes mien­tras que la UE se ha retra­sa­do mucho. Su posi­ción per­mi­te a los EEUU lide­rar el pro­yec­to de hege­mo­nía impe­ria­lis­ta-occi­den­tal que inte­gre bajo su man­do estra­té­gi­co al euro­im­pe­ria­lis­mo de modo que cree un poder terri­ble que pue­da con­tra­rres­tar la pre­vi­si­ble fuer­za de Chi­na Popu­lar y otras poten­cias lla­ma­das “emer­gen­tes”. La uni­dad del impe­ria­lis­mo occi­den­tal bajo la direc­ción yan­ki no anu­la ni nie­ga la exis­ten­cia de con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias y no anta­gó­ni­cas entre sus Esta­dos y entre sus gran­des cor­po­ra­cio­nes, gru­pos trans­na­cio­na­les y mono­po­lios, sim­ple­men­te mar­ca las pau­tas gene­ra­les de com­por­ta­mien­to al que debe­rán supe­di­tar­se estas empre­sas.

No tene­mos aho­ra tiem­po para pro­fun­di­zar en las posi­bles diná­mi­cas futu­ras, en las alter­na­ti­vas y alian­zas que sur­gi­rán y se rom­pe­rán bajo la pre­sión de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas. Gra­dual­men­te el poder del dólar está sien­do debi­li­ta­do tan­to por las limi­ta­cio­nes inter­nas de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, que son par­te de las con­tra­dic­cio­nes del impe­ria­lis­mo, como por las deci­sio­nes eco­nó­mi­co-polí­ti­cas de algu­nos Esta­dos dis­pues­tos a cons­truir alter­na­ti­vas dife­ren­tes. Lo que sí está cla­ro es que el impe­ria­lis­mo occi­den­tal no va a per­mi­tir que otras poten­cias le res­ten bene­fi­cios, y menos toda­vía va a per­mi­tir que sean los pue­blos tra­ba­ja­do­res, las nacio­nes opri­mi­das y explo­ta­das, quie­nes median­te la revo­lu­ción comu­nis­ta recu­pe­ren para la huma­ni­dad ente­ra lo que per­te­ne­ce a la ente­ra huma­ni­dad. Es por esto que la ten­den­cia domi­nan­te en el capi­ta­lis­mo es la fusión entre lo eco­nó­mi­co y lo mili­tar, entre la gue­rra y la téc­ni­ca, el terror y la cien­cia.

RESISTENCIA

Tenien­do en cuen­ta lo vis­to, el con­cep­to de resis­ten­cia apa­re­ce como el más opor­tuno y has­ta impres­cin­di­ble: debe­mos resis­tir deses­pe­ra­da­men­te a la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta. No hay duda algu­na que la resis­ten­cia a la opre­sión es una nece­si­dad vital y por tan­to filo­só­fi­ca y éti­ca. Sin la ini­cial acción resis­ten­te toda lucha pos­te­rior care­ce de futu­ro. En el prin­ci­pio fue la acción, escri­bió Goethe, y la acción con­tra la injus­ti­cia, o sea la resis­ten­cia, hubie­ra aña­di­do Marx que sos­te­nía que la lucha era su ideal de vida. El acto ini­cial de resis­tir­se, el hecho de negar­se de entra­da a la explo­ta­ción, recha­zán­do­la, esta resis­ten­cia es el acto inau­gu­ral de toda exis­ten­cia cons­cien­te, la esen­cia iden­ti­fi­ca­do­ra de todo suje­to acti­vo en vez de la cie­ga obe­dien­cia mecá­ni­ca de un obje­to pasi­vo. Des­de el sur­gi­mien­to de la explo­ta­ción y de las reli­gio­nes, la espe­cie huma­na exis­te gra­cias a la des­obe­dien­cia al amo, ten­ga for­ma de dios o de dine­ro, o de ambos a la vez.

La resis­ten­cia con­tra el impe­ria­lis­mo adquie­re aho­ra un sen­ti­do abso­lu­to por­que son tan­tas las capa­ci­da­des des­truc­ti­vas de los ejér­ci­tos capi­ta­lis­tas que lo que está en jue­go es la mis­ma con­ti­nui­dad de la exis­ten­cia huma­na y de casi todas las for­ma de vida sobre el pla­ne­ta. El dile­ma de comu­nis­mo o caos está más vigen­te que nun­ca, y la resis­ten­cia es el pri­mer acto para pre­ser­var la vida. No debe­mos can­sar­nos en plan­tear la actua­li­dad de este dile­ma que, en lo bási­co, ya está anun­cia­do en el Mani­fies­to Comu­nis­ta de 1848 aun­que sin una expo­si­ción teó­ri­ca ple­na por­que toda­vía el capi­ta­lis­mo no había desa­rro­lla­do todas sus fuer­zas des­truc­ti­vas. Lue­go, Engels avan­zó en la mis­ma línea pero uti­li­zan­do el con­cep­to de socia­lis­mo en el sen­ti­do de opues­to a la bar­ba­rie. Fue Rosa Luxem­burg la que popu­la­ri­zó en 1915 el dile­ma de socia­lis­mo o bar­ba­rie. Sin embar­go el avan­ce defi­ni­ti­vo y pre­mo­ni­tor en este sen­ti­do, que sigue sien­do insu­pe­ra­ble hoy en día, lo die­ron los bol­che­vi­ques en 1919 al demos­trar teó­ri­ca­men­te que el comu­nis­mo es la úni­ca alter­na­ti­va al caos. Fue en el impres­cin­di­ble libro “ABC del comu­nis­mo”, que ser­vía como manual de for­ma­ción acep­ta­do por el par­ti­do de Lenin, don­de se leen estas pala­bras: “La úni­ca sali­da para la huma­ni­dad es el comu­nis­mo. Y ya que el comu­nis­mo sólo pue­de ser rea­li­za­do por el pro­le­ta­ria­do, el pro­le­ta­ria­do es hoy el ver­da­de­ro sal­va­dor de la huma­ni­dad de los horro­res del capi­ta­lis­mo, de las bar­ba­ri­da­des de la explo­ta­ción, de la polí­ti­ca colo­nial, de las ince­san­tes gue­rras, del ham­bre, del sal­va­jis­mo y de la bru­ta­li­dad, de todos los horro­res que con­lle­van el capi­tal finan­cie­ro y el impe­ria­lis­mo” (Buja­rin y Pre­obrazhens­ki: “ABC del Comu­nis­mo”. Edit. Fon­ta­ma­ra. Bar­ce­lo­na. 1977. Pág.: 135)

A este párra­fo sólo le fal­ta una refe­ren­cia a la catás­tro­fe ambien­tal y eco­ló­gi­ca, y al arse­nal nuclear, bio­ló­gi­co y quí­mi­co alma­ce­na­do, para hacer­lo total­men­te actual, como si no hubie­ra sido escri­to hace noven­ta años sino antes de ini­ciar­se este deba­te. Por diver­sas razo­nes en las que no pode­mos exten­der­nos este men­sa­je fue arrin­co­na­do duran­te dece­nios. A par­tir de la déca­da de los ’60 se recu­pe­ró el dile­ma de “socia­lis­mo o bar­ba­rie” pero el más pleno y pro­fun­do de “comu­nis­mo o caos” siguió sien­do des­co­no­ci­do excep­to para muy redu­ci­das mino­rías. Mien­tras tan­to, el impe­ria­lis­mo y el capi­tal finan­cie­ro aumen­ta­ban sus atro­ci­da­des y, a la vez, mul­ti­pli­ca­ban sus fuer­zas des­truc­ti­vas. En Euro­pa, de don­de pro­ce­de mi expe­rien­cia mili­tan­te, una par­te de la inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta, un sec­tor de la izquier­da de la social­de­mó­cra­ta y el refor­mis­mo euro­co­mu­nis­ta desa­rro­lla­ron en los ’70 el paci­fis­mo como res­pues­ta a la ame­na­za de auto­des­truc­ción colec­ti­va y al mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta. Para media­dos de los ’80, todos los estu­dios cien­tí­fi­co-crí­ti­cos ase­gu­ra­ban que una gue­rra total des­trui­ría la mayor par­te de las for­mas de vida en el pla­ne­ta. Pos­te­rior­men­te, esta cer­ti­dum­bre cien­tí­fi­ca fue corro­bo­ra­da por una serie de hechos y catás­tro­fes, como la de la cen­tral nuclear de Cher­nobyl en la URSS a fina­les de los ’80. La implo­sión de la URSS en esa mis­ma épo­ca, la pri­me­ra inva­sión de Irak, etc., todo esto pro­pi­ció que el paci­fis­mo y la char­la­ta­ne­ría domi­na­sen en bue­na par­te de la deno­mi­na­da lucha anti­glo­ba­li­za­ción y alter­mun­dia­lis­ta de fina­les del siglo XX y comien­zos del XXI.

Lo carac­te­rís­ti­co de este movi­mien­to era su total resis­ten­cia pasi­va al impe­ria­lis­mo, sin pro­yec­to de cons­truc­ción revo­lu­cio­na­ria, sin alter­na­ti­va prác­ti­ca en suma. No se tra­ta­ba de una resis­ten­cia acti­va des­ti­na­da a crear las con­di­cio­nes nece­sa­rias para la cons­truc­ción prác­ti­ca de una alter­na­ti­va a la explo­ta­ción. La dema­go­gia y la ver­bo­rrea sobre una hipo­té­ti­ca movi­li­za­ción social pací­fi­ca, basa­da en la “socie­dad civil”, lo inun­da­ban todo. Mien­tras la lucha anti­glo­ba­li­za­ción se per­día en gran­des dis­cur­sos, el capi­ta­lis­mo con­ti­nua­ba con sus dis­pa­ra­tes. La resis­ten­cia pasi­va mos­tró toda su incon­sis­ten­cia con el fra­ca­so defi­ni­ti­vo al no ser capaz de crear gru­pos mili­tan­tes que diri­gie­ran la lucha con­tra el capi­tal en las con­di­cio­nes de la cri­sis que esta­lló des­pués. La resis­ten­cia alter­mun­dia­lis­ta con­tra la glo­ba­li­za­ción ni pudo ni qui­so, ni tam­po­co entra­ba en su esque­ma teó­ri­co, desa­rro­llar orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que diri­gie­ran las luchas en situa­cio­nes socia­les mucho peo­res que las que había duran­te la expan­sión eco­nó­mi­ca ante­rior a la cri­sis. Peor aún, para cuan­do esta­lló el caos capi­ta­lis­ta, la anti­glo­ba­li­za­ción esta­ba ya debi­li­ta­da y derro­ta­da.

El con­cep­to de resis­ten­cia que se había impues­to en Euro­pa y que se mos­tra­ba en dos líneas: una, la refor­mis­ta pro­ce­den­te de la izquier­da de la social­de­mo­cra­cia y del euro­co­mu­nis­mo, y otra la alter­mun­dia­lis­ta anti­glo­ba­li­za­do­ra, par­tía de una visión está­ti­ca y pasi­va, defen­si­va a pesar de algu­na pala­bre­ría radi­cal. Uno de los refe­ren­tes teó­ri­cos en los que se basa­ba seme­jan­te pos­tu­ra pasi­va era el del Grams­ci mani­pu­la­do por el PC ita­liano, que había apro­ve­cha­do sus ambi­güe­da­des y vacíos, en par­te cau­sa­dos por la seve­ra cen­su­ra car­ce­la­ria pero tam­bién en par­te por las mis­mas lagu­nas de su teo­ría, según el cual la deno­mi­na­da “gue­rra de movi­mien­tos” debía ser sus­ti­tui­da por la “gue­rra de posi­cio­nes” has­ta que exis­tie­ran las con­di­cio­nes obje­ti­vas que per­mi­tie­sen reini­ciar la pri­me­ra; a la vez, un papel cen­tral en esta “gue­rra de posi­cio­nes” era la de con­quis­tar la “hege­mo­nía en la socie­dad civil” median­te la “hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca” logra­da con la labor de los “inte­lec­tua­les orgá­ni­cos”. Una vez afian­za­da la “hege­mo­nía” podría dar­se el paso a la “gue­rra de movi­mien­tos”, al avan­ce impe­tuo­so al socia­lis­mo.

Hemos sin­te­ti­za­do mucho las tesis del PCI, que no las de Grams­ci por­que no tene­mos tiem­po. De cual­quier modo, lo deci­si­vo es que estas tesis engar­zan direc­ta­men­te con el refor­mis­mo clá­si­co, el que se creó des­de fina­les del siglo XIX y que ha sido y sigue sien­do apli­ca­do en muchas par­tes del glo­bo. Con varian­tes par­ti­cu­la­res más o menos “radi­ca­les” en cada país y momen­to, con­sis­te en que la resis­ten­cia debe espe­rar a que exis­tan “con­di­cio­nes obje­ti­vas” para pasar a la ofen­si­va, para dejar de ser una resis­ten­cia pasi­va y ser acti­va. En esta con­cep­ción el obje­ti­vo últi­mo por el que se lucha ter­mi­na olvi­dán­do­se o sien­do redu­ci­do a un recla­mo al que se recu­rre en deter­mi­na­das fechas para man­te­ner las apa­rien­cias. Olvi­da­do o menos­pre­cia­do el fin, los medios ter­mi­nan sién­do­lo todo, bási­ca­men­te el par­la­men­ta­ris­mo elec­to­ral y la posi­ción de cuan­to mayor poder ins­ti­tu­cio­nal posi­ble, siem­pre den­tro del sis­te­ma legal. Como hay que sumar votos a cual­quier pre­cio para acce­der a la mayor can­ti­dad posi­ble de esca­ños y cotas de repre­sen­ta­ti­vi­dad, hay que evi­tar radi­ca­lis­mos que ale­jan los votos de los sec­to­res dubi­ta­ti­vos y poco con­cien­cia­dos.

Así, lo que ini­cial­men­te era un acto nece­sa­rio e impres­cin­di­ble, la resis­ten­cia, ter­mi­na con­vir­tién­do­se en un obs­tácu­lo para el avan­ce eman­ci­pa­dor. En cual­quier diná­mi­ca de eman­ci­pa­ción sea colec­ti­va o indi­vi­dual, siem­pre lle­ga el momen­to crí­ti­co en que toda resis­ten­cia se enfren­ta a la duda de si pasar a ser acti­va y cons­truc­ti­va, es decir, con un mode­lo de futu­ro que exi­ge avan­zar, o pasi­va y defen­si­va, es decir, sólo con un mode­lo de pre­sen­te que exi­ge espe­rar, no arries­gar, evi­tan­do todo “aven­tu­re­ris­mo radi­cal” que espan­te a los elec­to­res menos con­cien­cia­dos.

ALTERNATIVA

Por su mis­ma iner­cia, la mayo­ría de actos resis­ten­tes tien­den al refor­mis­mo. Lenin com­pren­dió la esen­cia de la crí­ti­ca mar­xis­ta al refor­mis­mo, a saber, que la lucha sim­ple­men­te eco­no­mi­cis­ta, sin la con­cien­cia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, tien­den inde­fec­ti­ble­men­te al refor­mis­mo. La lucha por las mejo­ras eco­nó­mi­cas es una resis­ten­cia que sólo pre­ten­de mejo­rar aspec­tos de la explo­ta­ción asa­la­ria­da pero sin que­rer aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Otro tan­to hay que decir de la lucha par­la­men­ta­ris­ta y elec­to­ra­lis­ta, o de cual­quier otra for­ma de resis­ten­cia que se limi­te exclu­si­va­men­te al mar­co de lo tole­ra­do por el poder opre­sor. Vol­ve­mos a insis­tir en que pese a esto no debe­mos recha­zar la nece­si­dad de la resis­ten­cia, al con­tra­rio, siem­pre hay que impul­sar­la pero, y esto es lo deci­si­vo, debe­mos impul­sar la resis­ten­cia acti­va, cons­truc­ti­va, que va orien­ta­da a la acu­mu­la­ción de fuer­zas y a dar el paso a una alter­na­ti­va de poder obre­ro y popu­lar.

El pun­to crí­ti­co que sepa­ra a la resis­ten­cia pasi­va de la acti­va es el pro­ble­ma del poder. La per­so­na o el colec­ti­vo que se resis­te a la opre­sión son dig­nos de todo res­pec­to y apo­yo incon­di­cio­nal, pero rea­li­za­do con la crí­ti­ca cons­truc­ti­va y soli­da­ria que le advier­te que nun­ca supe­ra­rá la opre­sión que sufre mien­tras no aca­be con el poder que le opri­me. Redu­ci­rá algo el dolor pro­vo­ca­do por la injus­ti­cia, pero no aca­ba­rá con ésta y por tan­to con el dolor que ella le cau­sa. La razón radi­ca en que fren­te al poder opre­sor hay que cons­truir un poder libe­ra­dor. Se tra­te de la lucha más ais­la­da e indi­vi­dual que poda­mos ima­gi­nar, has­ta las gran­des luchas de masas con­tra el Esta­do y con­tra el impe­ria­lis­mo, siem­pre el pro­ble­ma del poder pro­pio, del poder de auto­de­fen­sa, apa­re­ce como deci­si­vo. Una mujer apa­lea­da y veja­da dia­ria­men­te por su mari­do o su novio nun­ca será libre y feliz mien­tras no ten­ga poder pro­pio para eman­ci­par­se y ser inde­pen­dien­te, para esta­ble­cer nue­vas rela­cio­nes o, si quie­re, para hacer­se res­pe­tar defi­ni­ti­va­men­te por su novio o mari­do. Sea una mujer o un escla­vo, una tra­ba­ja­do­ra blan­ca o indí­ge­na, un pro­le­ta­rio o estu­dian­te, un cam­pe­sino o arte­sano, sea lo que fue­re, siem­pre el pro­ble­ma del poder apa­re­ce en toda lucha con­tra la opre­sión, y toda­vía más es así cuan­do supe­ra­mos el plano indi­vi­dual y pasa­mos al colec­ti­vo, al de los sexo-géne­ro, a la opre­sión nacio­nal y a la explo­ta­ción de cla­se, al sojuz­ga­mien­to de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra por el impe­ria­lis­mo.

La expe­rien­cia mues­tra que está con­de­na­da al fra­ca­so la resis­ten­cia que no se plan­tee aca­bar con las cau­sas de la opre­sión a la que se enfren­ta, por heroi­ca y sobre­hu­ma­na que haya sido. La resis­ten­cia que no conoz­ca las cau­sas de la opre­sión que sufre y a la que se enfren­ta está con­de­na­da a ser aplas­ta­da físi­ca­men­te o a ser inte­gra­da y des­ac­ti­va­da, corrom­pi­da, com­pra­da. Pero cono­cer las cau­sas exi­ge una for­ma­ción teó­ri­ca mar­xis­ta uni­da a una pro­pues­ta prác­ti­ca que apli­que esa teo­ría con­tra la explo­ta­ción. La alter­na­ti­va es esa pro­pues­ta prác­ti­ca. Si quie­re ser efec­ti­va la resis­ten­cia con­tra la explo­ta­ción en una fábri­ca ha de estu­diar qué es sala­rio y qué es la plus­va­lía, y qué es la cla­se bur­gue­sa y el capi­ta­lis­mo. Sin estos cono­ci­mien­tos y sin las alter­na­ti­vas revo­lu­cio­na­rias que el mar­xis­mo ela­bo­ra, la resis­ten­cia no tie­ne futu­ro. Lo mis­mo suce­de en la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo pero a una esca­la supe­rior, por­que aho­ra nos move­mos ya en el plano de la mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta, de las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas a nivel mun­dial y de las rela­cio­nes de fuer­za entre sus poten­cias domi­nan­tes. En este plano, la opre­sión nacio­nal adquie­re una rele­van­cia supe­rior a la que tie­ne en el plano de la lucha en una fábri­ca con­cre­ta por­que, ya en el deba­te sobre el impe­ria­lis­mo, inclu­so un país for­mal­men­te sobe­rano y libre en reali­dad pue­de estar domi­na­do y sojuz­ga­do en lo eco­nó­mi­co, no sien­do total­men­te libre en el momen­to de tomar sus deci­sio­nes vita­les sobre su futu­ro, sobre sus recur­sos ali­men­ta­rios, sani­ta­rios, ener­gé­ti­cos, cien­tí­fi­cos, eco­nó­mi­cos, etc., ya que estos están más o menos con­tro­la­dos por las gran­des trans­na­cio­na­les y por los Esta­dos impe­ria­lis­tas que las pro­te­gen.

Por tan­to, la alter­na­ti­va con­tra el impe­ria­lis­mo exi­ge de un nivel de rigor teó­ri­co y de movi­li­za­ción de masas muy supe­rior a la que exi­ge una alter­na­ti­va en una lucha con­cre­ta. En reali­dad, exis­te una pro­fun­da cone­xión entre ambas por­que el impe­ria­lis­mo es una tota­li­dad que lo abar­ca todo, des­de el endu­re­ci­mien­to de las pre­sio­nes con­tra maes­tros y médi­cos pro­gre­sis­tas en un barrio con­cre­to a manos de la dere­cha local, por ejem­plo, has­ta el endu­re­ci­mien­to de la alie­na­ción y de la mani­pu­la­ción mun­dial y el aumen­to de los cos­tos de las medi­ci­nas decre­ta­do por las gran­des trans­na­cio­na­les con el apo­yo direc­to de los Esta­dos más pode­ro­sos y de las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas como el Ban­co Mun­dial, el FMI, la OMC, etc. Lo que ocu­rre es que las masas popu­la­res auto­or­ga­ni­za­das pue­den lle­var ellas mis­mas la lucha por una edu­ca­ción cien­tí­fi­ca, crí­ti­ca y gra­tui­ta y por una sani­dad social en cual­quier barria­da popu­lar, pero nece­si­tan de cone­xio­nes orga­ni­za­ti­vas inter­na­cio­na­les para con­tac­tar con las mis­mas luchas en otros paí­ses, para ampliar­las y exten­der­las inter­na­cio­nal­men­te para aunar fuer­zas, para ven­cer local­men­te y para ven­cer al impe­ria­lis­mo.

Por esto, las alter­na­ti­vas con­tra el impe­ria­lis­mo han de ser inter­na­cio­na­lis­tas, no han de que­dar­se ais­la­das en sus paí­ses, en sus barrios y fábri­cas, en sus cam­pos. Si la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo quie­re ser efec­ti­va ha de ser inter­na­cio­na­lis­ta, y si la lucha inter­na­cio­na­lis­ta quie­re ser efec­ti­va ha de pene­trar en todas las luchas con­cre­tas, en todas las luchas de los pue­blos opri­mi­dos por el impe­ria­lis­mo, ha de ser, por tan­to, una lucha por la libe­ra­ción nacio­nal a la vez que por la libe­ra­ción de cla­se y anti­pa­triar­cal. No hay otro reme­dio, no exis­te otra alter­na­ti­va que hacer una alter­na­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta, una alter­na­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta, val­ga la redun­dan­cia. Aho­ra bien, el anti­im­pe­ria­lis­mo se que­da en una fra­se hue­ca si no está lleno de cons­truc­ción de un poder popu­lar orien­ta­do a liqui­dar la base del impe­ria­lis­mo: la pro­pie­dad pri­va­da y el mono­po­lio de la vio­len­cia por los ejér­ci­tos capi­ta­lis­tas. La pro­pie­dad pri­va­da en la fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo es la pro­pie­dad de prác­ti­ca­men­te todo en manos de una infi­ni­te­si­mal ban­da de ladro­nes que dis­po­nen de una des­co­mu­nal fuer­za mili­tar y pro­pa­gan­dís­ti­ca. La enana jau­ría de hie­nas es obe­de­ci­da por las bur­gue­sías de los paí­ses for­mal­men­te sobe­ra­nos pero depen­dien­tes en lo eco­nó­mi­co.

Los pue­blos de las Amé­ri­cas pade­céis esta reali­dad impe­ria­lis­ta y la cono­céis mejor que nadie. Las suce­si­vas “alian­zas” entre los EEUU y las bur­gue­sías lati­no­ame­ri­ca­nas siem­pre se han carac­te­ri­za­do por dos cons­tan­tes: estar supe­di­ta­das a los intere­ses yan­quis aun­que tam­bién obte­nían bene­fi­cios esas bur­gue­sas y sobre todo sus sec­to­res domi­nan­tes, y estar dise­ña­das para aplas­tar a los pue­blos. Des­de hace unos años, deter­mi­na­dos pro­ce­sos demo­crá­ti­co-radi­ca­les, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rios avan­zan desa­fian­do a estas cons­tan­tes, abrien­do diver­sas expec­ta­ti­vas sobre las que aho­ra mis­mo no pode­mos exten­der­nos ya que, por un lado, care­ce­mos de tiem­po para un aná­li­sis deta­lla­do de cada caso y, por otro lado, sería pre­sun­tuo­so y has­ta un acto de colo­nia­lis­mo inte­lec­tual euro­cén­tri­co por mi par­te “impar­tir doc­tri­na”. Dicho esto, sí hay que pre­ci­sar que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta es uno a nivel mun­dial, que sus leyes de evo­lu­ción y sus con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas actúan a nivel mun­dial, que la lucha de cla­ses, el terro­ris­mo machis­ta y la opre­sión de los pue­blos tie­nen unas cone­xio­nes estruc­tu­ra­les con el capi­ta­lis­mo que se pre­sen­tan, en lo esen­cial, en todo el pla­ne­ta. La iden­ti­dad y el con­te­ni­do es el mis­mo, lo que varían son las for­mas y los rit­mos de evo­lu­ción.

Par­tien­do de aquí, sí debo decir que cual­quier alter­na­ti­va, si quie­re ser revo­lu­cio­na­ria, ha de tener a la fuer­za cua­tro carac­te­rís­ti­cas que sur­gen de la pro­pia iden­ti­dad de la explo­ta­ción impe­ria­lis­ta en cual­quier par­te del mun­do: una, ha de ir orien­ta­da explí­ci­ta y públi­ca­men­te a la acu­mu­la­ción de fuer­zas socia­les cuyo obje­ti­vo es expro­piar a los expro­pia­do­res, aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da; dos, a la vez, ir orien­ta­da a la toma del poder polí­ti­co por el pue­blo en armas, para la ins­tau­ra­ción de un Esta­do obre­ro en pro­ce­so de auto­ex­tin­ción cons­cien­te; tres, avan­zar en el desa­rro­llo mul­ti­fa­cé­ti­co de la demo­cra­cia socia­lis­ta, del poder con­se­jis­ta y popu­lar, sovié­ti­co, de la eman­ci­pa­ción anti­pa­triar­cal, todo ello den­tro de una deci­di­da (re)construcción de la uni­dad entre la natu­ra­le­za y la espe­cie huma­na, de la (re) inte­gra­ción de la espe­cie huma­na en la natu­ra­le­za, es decir, de la lucha con­tra el desa­rro­llis­mo capi­ta­lis­ta; y cua­tro, agi­li­zar la dia­léc­ti­ca entre la auto­de­ter­mi­na­ción e inde­pen­den­cia de los pue­blos y el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, de modo que el libre desa­rro­llo de las per­so­nas y de los colec­ti­vos sea la con­di­ción del desa­rro­llo libre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra en su uni­dad.

PUEBLO

En el méto­do mar­xis­ta vemos que los con­cep­tos de pue­blo y de pue­blo tra­ba­ja­dor, se inter­ca­lan con sor­pren­den­te fre­cuen­cia entre otros con­cep­tos como los de cla­se obre­ra, cla­se tra­ba­ja­do­ra, cla­se pro­le­ta­ria, etc. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, los crí­ti­cos del mar­xis­mo sos­tie­nen que esta cos­tum­bre es otro ejem­plo más del carác­ter “no cien­tí­fi­co” del mar­xis­mo, e inclu­so hay mar­xis­tas que se nie­gan a uti­li­zar el de pue­blo tra­ba­ja­dor, redu­cien­do el de “pue­blo” a un sim­ple refe­ren­te de la colec­ti­vi­da­des huma­nas no reco­no­ci­das ofi­cial­men­te como “nacio­nes” y menos aún como Esta­dos. Una de las vir­tu­des del méto­do mar­xis­ta es su dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, que le per­mi­te una alta fle­xi­bi­li­dad e inter­ac­ción con­cep­tual siem­pre bajo las nece­si­da­des teó­ri­cas que las con­tra­dic­cio­nes que estu­dia y trans­for­ma. Des­de Engels y su bello y muy actual estu­dio sobre la cla­se obre­ra ingle­sa, y des­de Marx has­ta el pre­sen­te, pasan­do por los Con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y por los docu­men­tos inter­na­cio­na­les pos­te­rio­res, a lo lar­go de esta muy rica y poten­te expe­rien­cia teó­ri­ca, los con­cep­tos de pue­blo, pue­blo tra­ba­ja­dor, cla­se, cla­se tra­ba­ja­do­ra, etc., han sido uti­li­za­dos, inter­re­la­cio­na­dos y sepa­ra­dos pun­tual­men­te siem­pre según las exi­gen­cias del estu­dio con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta y bajo el prin­ci­pio ele­men­tal de que toda reali­dad es con­cre­ta.

Me pare­ce, por tan­to, muy correc­to y opor­tuno que aho­ra se emplee el con­cep­to de pue­blo como suje­to acti­vo y cons­cien­te que ela­bo­ra una alter­na­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta que va más allá que la sim­ple resis­ten­cia a la injus­ti­cia. Pue­blo como pue­blo tra­ba­ja­dor, que englo­ba a las diver­sas cla­ses asa­la­ria­das y explo­ta­das, a sus frac­cio­nes inter­nas, y tam­bién a esas cre­cien­tes masas some­ti­das a la pre­ca­ri­za­ción vital, al empo­bre­ci­mien­to, a los perío­dos de fugaz tra­ba­jo asa­la­ria­do segui­dos de perío­dos de super­vi­ven­cia median­te la auto­ex­plo­ra­ción y/​o las míse­ras ayu­das socia­les cuan­do las hay. Pue­blo que inte­gra a las masas cam­pe­si­nas explo­ta­das has­ta lo incon­ce­bi­ble, y capaz de aglu­ti­nar a su alre­de­dor a la vie­ja y pau­pe­ri­za­da peque­ña bur­gue­sía arra­sa­da por el libre comer­cio impe­ria­lis­ta, a lo que se deno­mi­na “cla­se media”, con­cep­to teo­ri­za­do por Marx en su crí­ti­ca a la eco­no­mía bur­gue­sa clá­si­ca, a la que denun­cia­ba y con razón su des­co­no­ci­mien­to de esta “cla­se”. Las “cla­ses medias” no las des­cu­brió la socio­lo­gía bur­gue­sa estu­dian­do el desa­rro­llis­mo de los ’60 sino que fue­ron inves­ti­ga­das por el mar­xis­mo mucho antes y con un rigor nun­ca alcan­za­do por la socio­lo­gía.

Recu­rrir al con­cep­to de pue­blo y más espe­cial­men­te al de pue­blo tra­ba­ja­dor es nece­sa­rio cuan­do el capi­ta­lis­mo some­te a la huma­ni­dad a una polí­ti­ca deli­be­ra­da de empo­bre­ci­mien­to, reduc­ción de sala­rios direc­tos e indi­rec­tos, de sobre­ex­plo­ta­ción gene­ra­li­za­da e inclu­so de no remu­ne­ra­ción sala­rial de tiem­po de tra­ba­jo, es decir de escla­vis­mo. Las dece­nas de millo­nes de per­so­nas que son expul­sa­das de sus peque­ños cam­pos y huer­tos y que deben refu­giar­se en las míse­ras conur­ba­cio­nes, en las barria­das de las gran­des aglo­me­ra­cio­nes urba­nas, estas masas que cre­cen día a día, son some­ti­das a una des­truc­ción de sus iden­ti­da­des colec­ti­vas, de sus cul­tu­ras tra­ba­ja­do­ras, que­dan­do inde­fen­sas ante la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca impe­ria­lis­ta dia­ria­men­te fabri­ca­da por sus indus­trias polí­ti­co-mediá­ti­cas. El con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor es el más apto, en pri­me­ra ins­tan­cia y sin mayo­res pre­ci­sio­nes teó­ri­cas, para ayu­dar a su auto­con­cien­cia­ción, para que man­ten­gan sus iden­ti­da­des y a la vez avan­cen en la lucha con­jun­ta con­tra el explo­ta­dor común. Estas masas tar­dan tiem­po en poner­se a tra­ba­jar por un sala­rio, y cuan­do lo hacen es pre­ca­rias con­di­cio­nes, per­dién­do­lo con mucha faci­li­dad.

Don­de más se mues­tra la vir­tud de la fle­xi­bi­li­dad dia­léc­ti­ca en el uso inter­ac­ti­vo de los con­cep­tos lo tene­mos en el pro­ble­ma de la opre­sión patriar­cal, de la explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca de las muje­res, cuan­do tie­nen que simul­ta­near has­ta tres for­mas dife­ren­tes de explo­ta­ción: la domés­ti­ca, la asis­ten­cial fami­liar y la asa­la­ria­da, casi siem­pre bajo pre­sio­nes y abu­sos sexua­les. Y sobre todo cuan­do son emi­gran­tes, cuan­do per­te­ne­cen a un pue­blo, a una nación opri­mi­da y han teni­do que aban­do­nar sus casas emi­gran­do o huyen­do de la repre­sión, del terro­ris­mo. De igual modo es el más apto para inte­grar y unir a la juven­tud de ori­gen popu­lar, obre­ro y cam­pe­sino, que no tie­ne tra­ba­jo asa­la­ria­do, que ape­nas estu­dia, que no tie­ne otro futu­ro bur­gués que la delin­cuen­cia, y cuyo úni­co futu­ro humano es la lucha revo­lu­cio­na­ria. Por últi­mo, otro tan­to debe­mos decir de esas cre­cien­tes masas de per­so­nas enve­je­ci­das, expul­sa­das del tra­ba­ja­do asa­la­ria­do cuan­do han sido estru­ja­das al máxi­mo, como limo­nes has­ta su últi­ma gota de fuer­za de tra­ba­jo y de alien­to vital, muer­tos en vida que el cinis­mo bur­gués deno­mi­na “ter­ce­ra edad”, y que son exclui­dos de la con­cien­cia de cla­se en sí y para sí tan­to por la socio­lo­gía como por el mar­xis­mo dog­má­ti­co, mio­pe y eco­no­mi­cis­ta.

Me he exten­di­do deli­be­ra­da­men­te en esta cues­tión por­que me pare­ce impres­cin­di­ble para poder asen­tar sobre ella el suje­to colec­ti­vo que avan­ce de la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta a la alter­na­ti­va socia­lis­ta y comu­nis­ta. La cla­se tra­ba­ja­do­ra, el pro­le­ta­ria­do en el sen­ti­do fuer­te que le da el mar­xis­mo, es el suje­to cons­cien­te que ver­te­bra la rica com­ple­ji­dad abar­ca­do­ra e inclu­yen­te del pue­blo explo­ta­do, cuyas frac­cio­nes, nive­les y sec­to­res cam­bian al son de los ata­ques bur­gue­ses a la cen­tra­li­dad de la cla­se obre­ra. Uno de los efec­tos más peli­gro­sos para la revo­lu­ción que tie­ne toda cri­sis capi­ta­lis­ta no resuel­ta en bene­fi­cio de las cla­ses explo­ta­das sino de la explo­ta­do­ra, es que la con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa debi­li­ta polí­ti­ca­men­te al pro­le­ta­ria­do, rom­pe su cen­tra­li­dad obre­ra, intro­du­ce nue­vas divi­sio­nes, nue­vas for­mas de tra­ba­ja­do y dife­ren­cias sala­ria­les, des­tru­yen­do la uni­dad de cla­se logra­da ante­rior­men­te y que es vital para el avan­ce socia­lis­ta.

En muchos paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca la alian­za entre sus bur­gue­sías y el impe­ria­lis­mo tie­ne como uno de sus obje­ti­vos cen­tra­les des­truir esa cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria que ver­te­bra al pue­blo rebel­de. Logra­do este obje­ti­vo, el capi­tal pue­de ata­car con mucha más faci­li­dad hacia otros obje­ti­vos vita­les para él. Por esto es urgen­te for­ta­le­cer la dia­léc­ti­ca entre el pue­blo en gene­ral y el pro­le­ta­ria­do en con­cre­to. En reali­dad se tra­ta de una “urgen­cia per­ma­nen­te” ya que la cen­tra­li­dad obre­ra y popu­lar está some­ti­da en todo momen­to a ata­ques des­de den­tro mis­mo del pro­ce­so de tra­ba­jo como des­de fue­ra, des­de todas par­tes, pues la socie­dad bur­gue­sa, para exis­tir segun­do a segun­do, exi­ge la inexis­ten­cia de la con­cien­cia de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, con­cien­cia que va indi­so­lu­ble­men­te uni­da a su cen­tra­li­dad socio­po­lí­ti­ca, del mis­mo modo que el Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor nece­si­ta en todo momen­to impe­dir la recu­pe­ra­ción de la iden­ti­dad nacio­nal del pue­blo que ocu­pa y opri­me, y al igual que la opre­sión patriar­cal nece­si­ta des­truir la con­cien­cia femi­nis­ta revo­lu­cio­na­ria.

RESUMEN

La lucha de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra con­tra el impe­ria­lis­mo, en sín­te­sis, no pue­de avan­zar si no ase­gu­ra­mos la cen­tra­li­dad cons­cien­te del tra­ba­jo fren­te al capi­tal. Podre­mos ayu­dar a las resis­ten­cias que esta­llan en todo momen­to, y has­ta orga­ni­za­re­mos muchas de ellas. Avan­za­re­mos inclu­so en la ela­bo­ra­ción de alter­na­ti­vas que superen las limi­ta­cio­nes de las resis­ten­cias, que actua­li­cen los obje­ti­vos his­tó­ri­cos y los adap­ten a las nece­si­da­des pre­sen­tes, y que ela­bo­ren las estra­te­gias y tác­ti­cas nece­sa­rias para alcan­zar­los. Esto y más podre­mos hacer y lo hare­mos, pero siem­pre nos enfren­ta­mos al ries­go mor­tal de no saber dete­ner el con­tra­ata­que impe­ria­lis­ta diri­gi­do a rom­per la uni­dad revo­lu­cio­na­ria en lo deci­si­vo, en lo bási­co, en lo que nos une como pue­blos explo­ta­dos, como tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. La con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta que se está des­ple­gan­do en el mun­do ente­ro bajo la direc­ción estra­té­gi­ca de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma bus­ca, pri­me­ro, apa­ren­tar paci­fis­mo y demo­cra­cia, cuan­do apli­ca la gue­rra y el terro­ris­mo; segun­do, apa­ren­tar uni­dad fren­te a las tra­ge­dias masi­vas crea­das por el capi­ta­lis­mo, cuan­do poten­cia la des­unión y la trai­ción; y ter­ce­ro, apa­ren­tar el desa­rro­llo de rela­cio­nes eco­nó­mi­cas “jus­tas”, cuan­do avan­za en la pri­va­ti­za­ción y en el saqueo masi­vo. Con­si­guien­te­men­te, sabe­mos qué erro­res no debe­mos come­ter y qué alter­na­ti­vas sí tene­mos que apli­car ¿A qué espe­ra­mos?

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 3‑XII-2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *