Pri­me­ra lec­tu­ra de LAB sobre el Acuer­do fir­ma­do por ELA-CCOO-UGT con la Admi­nis­tra­ción en la Mesa gene­ral de la CAV

No es un acuer­do que dé res­pues­ta des­de el sec­tor públi­co a la situa­ción de cri­sis que esta­mos vivien­do. Los últi­mos años el sec­tor públi­co ha sido rele­ga­do a una posi­ción de sub­si­dia­rie­dad no sólo en cuan­to a su labor de rec­tor de la eco­no­mía, sino inclu­so tam­bién como garan­te y pres­ta­dor de ser­vi­cios públi­cos: lle­va­mos déca­das de pri­va­ti­za­cio­nes de ser­vi­cios públi­cos con el obje­ti­vo de des­viar dine­ro públi­co y así lucrar a las empre­sas a tra­vés de la ges­tión de estos ser­vi­cios, y a tra­vés de unas malas con­di­cio­nes de trabajo.

Jun­to a esto nos pre­sen­tan unos pre­su­pues­tos don­de no se dis­po­nen recur­sos ni para mejo­rar la cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos, inclu­si­ve los pri­va­ti­za­dos, ni para equi­pa­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de quie­nes tra­ba­jan en ellos, ni mucho menos para lle­gar a un nivel de gas­to públi­co como el de la media euro­pea y poder hacer un desa­rro­llo de los ser­vi­cios que fal­ta hace (car­gas de tra­ba­jo insos­te­ni­bles, uni­ver­sa­li­za­ción del ciclo 0 – 3, amplia­ción de ser­vi­cios socia­les…), y gene­rar así empleo públi­co. Esto sería ver­da­de­ra­men­te hacer una apues­ta por supe­rar la cri­sis a tra­vés del repar­to de la rique­za des­de el sec­tor público.

Lo que hoy se ha fir­ma­do no es una solu­ción por­que no plan­tea una apues­ta de esas carac­te­rís­ti­cas. Es más, se ha vuel­to a fir­mar lo mis­mo que ya tenía­mos des­de el acuer­do fir­ma­do por CCOO y UGT para 2005. No era un buen acuer­do enton­ces, y aho­ra, en este con­tex­to de cri­sis ‑don­de lo que hay que hacer es apos­tar no por reor­ga­ni­zar sino por desa­rro­llar el sec­tor públi­co – lo es mucho menos.

El acuer­do de este año reco­ge como «pla­tos fuer­tes» la subro­ga­ción, y la reduc­ción de la inte­ri­ni­dad, pues bien ambas cues­tio­nes se reco­gían ya en ese acuer­do del 2005. ¿cuán­tas veces van a fir­mar lo mis­mo y espe­rar a que lo cum­plan si quie­ren, y si no, no pasa nada? Has­ta hoy nin­gún fir­man­te ‑sin­di­ca­to ni admi­nis­tra­ción- de aquél acuer­do ha toma­do nin­gu­na ini­cia­ti­va para hacer cum­plir aquel papel moja­do. Han vuel­to a incluir pági­nas que, jun­to a otras medi­das reco­gi­das ya por ley, engor­dan el tex­to para estos dos años.

No se crea empleo públi­co, se con­so­li­da­ría par­te del que exis­te pero no se crea empleo nue­vo, con lo cual las car­gas de tra­ba­jo exis­ten­tes en muchos ser­vi­cios segui­rán igual, y segui­re­mos sin aten­der deman­das socia­les que hoy por hoy toda­vía están por aten­der. No obs­tan­te, las Ofer­tas Públi­cas de Empleo que tan­to pare­ce que han con­di­cio­na­do las fir­mas tam­bién sue­len ser bue­nas cam­pa­ñas publicitarias.

No se solu­cio­na la situa­ción de pre­ca­rie­dad de las per­so­nas que pres­tan ser­vi­cios públi­cos des­de las empre­sas adju­di­ca­ta­rias de la pri­va­ti­za­ción, ni qué decir ya de medi­das ten­dien­tes a la equi­pa­ra­ción y dig­ni­fi­ca­ción labo­ral que en LAB enten­de­mos debe apli­car­se ya.

No se esta­ble­ce nin­gu­na medi­da para recu­pe­rar ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos. Y ésta, la de la rever­sión de ser­vi­cios pri­va­ti­za­dos, es una cues­tión vital para recon­du­cir las polí­ti­cas de pri­va­ti­za­ción que se han demos­tra­do fata­les para los intere­ses gene­ra­les, y rever­tir a la socie­dad los ser­vi­cios públi­cos. El tex­to se con­for­ma con com­pro­me­ter­se a no exter­na­li­zar más ser­vi­cios, si bien este mis­mo mes nos hemos encon­tra­do con que toda­vía que­da algo por pri­va­ti­zar en un for­ma­to u otro: La futu­ra crea­ción de una Agen­cia de empleo y otra de Emer­gen­cias y Meteo­ro­lo­gía; la exter­na­li­za­ción del ser­vi­cio de con­trol de becas; sos­pe­cho­sos movi­mien­tos para una futu­ra exter­na­li­za­ción del ser­vi­cio «zuze­nean»; y el man­te­ni­mien­to de las con­cer­ta­cio­nes y auto­con­cer­ta­cio­nes en Osa­ki­detza. Estas medi­das que como míni­mo tras­la­dan al dere­cho pri­va­do a ser­vi­cios públi­cos nos dan la medi­da de has­ta dón­de hay inten­ción de cum­plir lo escrito.

El supues­to incre­men­to sala­rial es el acor­da­do en Madrid con CCOO y UGT, y ade­más no plan­tea nin­gu­na medi­da ni de linea­li­dad ni de pro­por­cio­na­li­dad inver­sa para favo­re­cer a las cate­go­rías infe­rio­res. Los tres euros y pico de subi­da media para 2010 y el IPC para 2011 supo­nen unas con­ge­la­cio­nes sala­ria­les que, por un lado car­ga implí­ci­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis en la cla­se tra­ba­ja­do­ra que acep­ta que hay que remar jun­to a patro­nal y admi­nis­tra­ción; y por otro lado asu­me que la cri­sis se man­ten­drá has­ta 2012, reba­tien­do implí­ci­ta­men­te a los famo­sos «bro­tes verdes».

Valo­ra­mos posi­ti­va­men­te la homo­lo­ga­ción de licen­cias y per­mi­sos de todos los sec­to­res que supo­nen glo­bal­men­te mejo­ras sus­tan­cia­les. No obs­tan­te hemos reci­bi­do con des­agra­da­ble sor­pre­sa la apa­ri­ción de un per­mi­so nue­vo para los y las tra­ba­ja­do­ras de los ser­vi­cios públi­dos: un tras­no­cha­do «per­mi­so por bau­ti­zos y comuniones».

En mate­ria de eus­kal­du­ni­za­ción reco­gen el cum­pli­mien­to del plan que ya exis­te, una con­jun­ción «ya» que, habien­do teni­do un gran peso en los últi­mos ins­tan­tes de la nego­cia­ción impe­di­ría el dise­ño de un nue­vo Plan. En su día ya diji­mos que este plan no era sufi­cien­te, era un paso atrás, que no se había nego­cia­do, e insis­tía­mos en la nego­cia­ción de un plan más ambi­cio­so. De hecho, es una evi­den­cia que con el plan exis­ten­te no se garan­ti­zan ni de lejos los dere­chos lin­güís­ti­cos ni de las per­so­nas usua­rias; ni de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras que quie­ren desa­rro­llar su tra­ba­jo en eus­ke­ra; mucho menos el obje­ti­vo final de eus­kal­du­ni­zar la pro­pia Admi­nis­tra­ción. Se limi­ta a garan­ti­zar el pri­mer con­tac­to de las per­so­nas admin­si­tra­das con la admi­nis­tra­ción como un cor­ta­fue­gos que ocul­ta la reali­dad de una admi­nis­tra­ción erdal­dun. No pode­mos enten­der como posi­ti­vo que cum­plan su ame­na­za de impo­ner aún mayo­res retro­ce­sos en esta mate­ria. Qué avan­ces pode­mos espe­rar de éste Gobierno des­pués de retra­tar­se con el decre­to para un adoc­tri­na­mien­to nacio­na­lis­ta en educación.

Para fina­li­zar hablan de desa­rro­llar el Esta­tu­to Bási­co del Emplea­do Públi­co en la CAV, ley esta­tal impues­ta des­de la Mesa de Madrid y muy defen­di­da por las sucur­sa­les de las par­tes nego­cia­do­ras en ésta su par­te del Esta­do, LAB siem­pre ha recla­ma­do nues­tro dere­cho a un Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y no que­re­mos que este esta­tu­to mer­me ni limi­te nues­tro dere­cho a defi­nir y deci­dir en fun­ción de nues­tra reali­dad y nues­tras nece­si­da­des el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les de las per­so­nas que tra­ba­jan en los ser­vi­cios públi­cos. Pre­vien­do el limi­ta­do desa­rro­llo que va a tener esta nego­cia­ción, que va a tener ade­más que ser apro­ba­da por un par­la­men­to ile­gí­ti­mo, casi agra­de­ce­ría­mos que se nos haya exclui­do de su futu­ra nego­cia­ción, si no fue­ra por que las dos par­tes de la nego­cia­ción van a estar más des­equi­li­bra­das hacia Madrid.

L.A.B.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.