Chá­vez insis­te: ¡el úni­co camino es hacia el Socia­lis­mo! por Franz J. T. Lee

Todos los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios en Vene­zue­la insis­ten en que la úni­ca solu­ción a la ame­na­za impe­ria­lis­ta actual es el socia­lis­mo. El 15 de noviem­bre de 2009, con oca­sión de las elec­cio­nes para los dele­ga­dos del con­gre­so extra­or­di­na­rio del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, con­fir­mó una vez más esta tarea urgen­te. En esta eta­pa deci­si­va de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, el desa­rro­llo del “joven” Marx de la crí­ti­ca de la reli­gión a la crí­ti­ca del Esta­do, de la revo­lu­ción bur­gue­sa, a la defen­sa de la eman­ci­pa­ción huma­na pro­le­ta­ria, es muy edu­ca­ti­vo. De hecho, Marx guar­dó el con­cep­to de eman­ci­pa­ción y lo trans­for­mó en un arma pro­le­ta­ria con­tra las for­mas dege­ne­ra­das de la revo­lu­ción refor­mis­ta y el refor­mis­mo revo­lu­cio­na­rio. Como resul­ta­do de la eman­ci­pa­ción bur­gue­sa nin­gún escla­vo, nin­gún tra­ba­ja­dor, nin­gu­na mujer jamás fue­ron libe­ra­dos del tra­ba­jo duro, la domi­na­ción y la dis­cri­mi­na­ción. .

En el oto­ño de 1843, cuan­do aca­ba de con­ver­tir­se en un socia­lis­ta cien­tí­fi­co y filo­só­fi­co, Karl Marx escri­bió un artícu­lo muy impor­tan­te “Sobre la cues­tión judía” que lue­go fue publi­ca­do en febre­ro de 1844, en los “Deu­tsch-Fran­zö­sis­che Jahr­bü­cher”.

En este escri­to, acer­ca de la cues­tión ale­ma­na judía, nos encon­tra­mos con la crí­ti­ca de Marx con res­pec­to a las ideas de Bruno Bauer, miem­bro de la dere­cha hege­lia­na. Marx cri­ti­có el cris­tia­nis­mo, el judaís­mo y la reli­gión en gene­ral. Lo que nos preo­cu­pa es la ela­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca de Marx sobre el con­cep­to pro­le­ta­rio de la “eman­ci­pa­ción huma­na”, que se intro­du­jo en nues­tro comen­ta­rio ante­rior. En la déca­da de 1840 uno de los temas can­den­tes entre los revo­lu­cio­na­rios radi­ca­les fue la “cues­tión judía”, la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca de los Judíos de Ale­ma­nia. En su polé­mi­ca con Bruno Bauer, lo que es impor­tan­te para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na son las opi­nio­nes dia­léc­ti­cas filo­só­fi­cas de Marx acer­ca de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca, social y huma­na.

En ese momen­to, para Marx exis­tía una cla­ra dis­tin­ción entre la revo­lu­ción bur­gue­sa y la eman­ci­pa­ción huma­na.

Por supues­to, este tra­ba­jo está lleno de fue­gos juve­ni­les, pero con­tie­ne las semi­llas sanas de aven­tu­rar­se más allá de la revo­lu­ción bur­gués-demo­crá­ti­co-capi­ta­lis­ta. En la épo­ca del impe­ria­lis­mo glo­bal cor­po­ra­ti­vo, de la glo­ba­li­za­ción des­truc­ti­va y mor­tal, jun­to con Marx y Engels, debe­mos tras­cen­der la bar­ba­rie fas­cis­ta inter­na­cio­nal, y tene­mos que tomar el estre­cho camino ser­pen­tean­te hacia la eman­ci­pa­ción huma­na terre­nal.

En cuan­to al docu­men­to his­tó­ri­co antes men­cio­na­do, lo que nos intere­sa aquí, … es decir, a todos los revo­lu­cio­na­rios, huma­nis­tas y socia­lis­tas de Vene­zue­la y del res­to del mun­do, … es que esta­mos des­cri­bien­do la meta­mor­fo­sis eman­ci­pa­to­ria de Marx, como la ilus­tré en mi tesis doc­to­ral, que fue pre­sen­ta­da a la Uni­ver­si­dad Johann Wolf­gang von Goethe en Frank­furt del Meno ya hace cua­tro déca­das. En 1973, esta tesis se publi­có en ale­mán, titu­la­da “Sue­da­fri­ka vor der Revo­lu­tion?” (Sudá­fri­ca antes de la revo­lu­ción) y fue inme­dia­ta­men­te prohi­bi­da en mi país natal Sudá­fri­ca; estu­vo bajo la gui­llo­ti­na de la cen­su­ra fas­cis­ta del Apartheid suda­fri­cano. 1)

En el con­tex­to de la lucha de cla­ses en el sur de Áfri­ca, en el espí­ri­tu de Frantz Fanon, se mos­tró que el anta­go­nis­mo ideo­ló­gi­co “vio­len­cia – paz”, en reali­dad sólo expre­sa las dos caras de la mis­ma rela­ción de carác­ter “amo-escla­vo”: la ver­da­de­ra abo­li­ción de la vio­len­cia social es la eman­ci­pa­ción huma­na.

Vene­zue­la, nues­tra opción es sim­ple­men­te: la defen­sa socia­lis­ta y la eman­ci­pa­ción huma­na fren­te a la mega­lo­ma­nía mili­tar esta­dou­ni­den­se.

Aho­ra, en cuan­to a la teo­ría de la eman­ci­pa­ción huma­na socia­lis­ta, par­tien­do de las lec­cio­nes de la teo­ría y prác­ti­ca bur­gués-demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rias, par­tien­do des­de la revo­lu­ción, “Marx desa­rro­lló su teo­ría de la revo­lu­ción en los años 1840 – 1844, y fue des­ti­na­da a ser un pro­gra­ma para la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, enton­ces retra­sa­da en Ale­ma­nia. El retra­so de Ale­ma­nia en com­pa­ra­ción con sus veci­nos occi­den­ta­les bur­gue­ses (Ingla­te­rra y Fran­cia) le ofre­ció a la revo­lu­ción ale­ma­na una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca úni­ca, no sólo para ir por la “eman­ci­pa­ción polí­ti­ca” que se había pro­du­ci­do por la revo­lu­ción jaco­bi­na en Fran­cia, sino inclu­so para sobre­pa­sar­la en una “eman­ci­pa­ción huma­na”, que lle­ga­ría tan lejos como para supe­rar la con­tra­dic­ción entre cito­yen y bur­gués.“ 2)

En la déca­da de 1840, la gran pre­gun­ta era quién, cuál sec­tor social, iba a com­ple­tar la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, y supe­rar­la hacia la eman­ci­pa­ción huma­na. Al igual que hoy toda­vía, ya en enton­ces la gran incóg­ni­ta fue el suje­to que tie­ne un inte­rés de cla­se en la trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Para resol­ver este pro­ble­ma, no era sufi­cien­te sólo resol­ver la cues­tión judía, o de los pue­blos, los ale­ma­nes, los euro­peos, del judaís­mo, o inclu­so úni­ca­men­te de la ‘eman­ci­pa­ción polí­ti­ca’, con la inten­ción de ani­qui­lar la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta.

Espe­cial­men­te con el “Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta”, Marx acla­ró el asun­to con res­pec­to al suje­to revo­lu­cio­na­rio que iba a mar­car la ruta hacia la eman­ci­pa­ción mun­dial per­ma­nen­te.

Sin embar­go ¿qué fue lo que acla­ró en pri­mer lugar en su ensa­yo en con­tra de Bauer sobre la “eman­ci­pa­ción de los Judíos”, los cua­les fue­ron explo­ta­dos por la socie­dad feu­dal ale­ma­na? Esto no sólo era con los Judíos, sino con todas las mino­rías explo­ta­das, los afro-ame­ri­ca­nos, las muje­res, los indí­ge­nas o pales­ti­nos. Deje­mos que Marx hable por sí mis­mo:

“El deseo de los Judíos ale­ma­nes es la eman­ci­pa­ción. ¿Qué tipo de eman­ci­pa­ción es que desean? La eman­ci­pa­ción cívi­ca, polí­ti­ca.” 3)

De mane­ra ele­gan­te, Marx demues­tra la dia­léc­ti­ca entre una pre­gun­ta y su res­pues­ta, y vice­ver­sa. Al hacer una pre­gun­ta teó­ri­ca pre­ci­sa ya tene­mos la solu­ción cien­tí­fi­ca ‘prá­xi­ca’. Sólo el sofis­mo ideo­ló­gi­co y refor­mis­ta, como la jer­ga teo­ló­gi­ca en gene­ral, se pre­gun­tan cuán­tos ánge­les pue­den bai­lar un vals sobre la cabe­za de un alfi­ler. No cues­tio­nan el capi­ta­lis­mo, y tam­po­co dan nin­gu­na nue­va res­pues­ta a los pro­ble­mas nue­vos. Sí, la cari­dad social comien­za en casa, en Vene­zue­la, esto es aún más váli­do para la eman­ci­pa­ción huma­na del veni­de­ro van­da­lis­mo mili­tar Yan­qui:

“Enton­ces, ¿cómo resuel­ve Bauer la cues­tión judía? ¿Cuál es el resul­ta­do? La for­mu­la­ción de una pre­gun­ta es su solu­ción. La crí­ti­ca de la cues­tión judía es la res­pues­ta a la cues­tión judía. El resu­men, por lo tan­to, es el siguien­te: Noso­tros debe­mos eman­ci­par­nos antes de que poda­mos eman­ci­par a los demás”.

En el nom­bre de la eman­ci­pa­ción huma­na, Marx se alzó en armas con­tra el socia­lis­mo, las liber­ta­des o la eman­ci­pa­ción pri­va­dos, egoís­tas y pri­vi­le­gia­dos. Tam­bién para noso­tros en Vene­zue­la, al igual que en cual­quier par­te de la Huma­nia del Sur, la pana­cea con­tra el impe­ria­lis­mo glo­bal no son ni los ára­bes, ni el socia­lis­mo demo­crá­ti­co o nacio­nal, ni es la eman­ci­pa­ción de las cla­ses indi­vi­dua­les, espe­cia­les, o medias:

“¿Cómo vamos a libe­rar­les a uste­des? Uste­des los Judíos son egoís­tas, si recla­man una eman­ci­pa­ción espe­cial para uste­des como Judíos. Uds. como ale­ma­nes debe­rían tra­ba­jar por la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca de Ale­ma­nia, y como seres huma­nos, por la eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad, y debe­rían sen­tir su opre­sión y su ver­güen­za par­ti­cu­lar no como una excep­ción a la regla, sino por el con­tra­rio, como una con­fir­ma­ción de la regla”.

En cuan­to a los prin­ci­pa­les erro­res de Bauer, no es una cues­tión de sólo cri­ti­car el Esta­do cris­tiano de por sí, tene­mos que “inves­ti­gar la rela­ción de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca con la eman­ci­pa­ción huma­na y, por tan­to, impul­sar con­di­cio­nes que sólo pue­den expli­car­se por la con­fu­sión no crí­ti­ca de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca con la eman­ci­pa­ción huma­na en gene­ral”.

Por lo tan­to, para acla­rar la cues­tión del suje­to de tal revo­lu­ción pro­le­ta­ria tras­cen­den­te, en mi tesis lle­gué a la con­clu­sión de que “Marx no sólo cru­zó la línea del ideó­lo­go bur­gués radi­cal al teó­ri­co de la revo­lu­ción socia­lis­ta, sino tam­bién del socia­lis­mo utó­pi­co al socia­lis­mo cien­tí­fi­co, que es la úni­ca razón sus­cep­ti­ble de dise­ñar el puen­te de la pra­xis pro­le­ta­ria glo­bal que nece­sa­ria­men­te tie­ne que vin­cu­lar la crí­ti­ca del pre­sen­te con la uto­pía con­cre­ta del futu­ro, y de actuar la “alian­za de los hom­bres y las muje­res pen­san­tes y que sufren, que libe­ra­rán la socie­dad huma­na de las cade­nas del modo de pro­duc­ción bur­gués, y por lo tan­to del sis­te­ma de cla­ses a esca­la mun­dial.

Sólo que­da por decir: ¡La lut­ta con­ti­nua!
¡Dum spi­ro spe­ro! ¡Mien­tras res­pi­ro, espe­ro! (León Trots­ki)

Notas:

1) http://​www​.franz​lee​.org​.ve/​s​a​0​1​_​i​n​d​e​x​.​h​tml)
2) http://​www​.mar​xists​.org/​a​r​c​h​i​v​e​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​4​4​/​j​e​w​i​s​h​-​q​u​e​s​t​i​o​n​/​i​n​d​e​x​.​htm
http://​www​.franz​lee​.org​.ve/​s​a​0​4​_​c​h​a​p​3​.​h​tml

3) Ibid, et seq.

http://​www​.franz​lee​.org​.ve

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *