Chá­vez insis­te: ¡el úni­co camino es hacia el Socia­lis­mo! por Franz J. T. Lee

Todos los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios en Vene­zue­la insis­ten en que la úni­ca solu­ción a la ame­na­za impe­ria­lis­ta actual es el socia­lis­mo. El 15 de noviem­bre de 2009, con oca­sión de las elec­cio­nes para los dele­ga­dos del con­gre­so extra­or­di­na­rio del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, con­fir­mó una vez más esta tarea urgen­te. En esta eta­pa deci­si­va de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, el desa­rro­llo del “joven” Marx de la crí­ti­ca de la reli­gión a la crí­ti­ca del Esta­do, de la revo­lu­ción bur­gue­sa, a la defen­sa de la eman­ci­pa­ción huma­na pro­le­ta­ria, es muy edu­ca­ti­vo. De hecho, Marx guar­dó el con­cep­to de eman­ci­pa­ción y lo trans­for­mó en un arma pro­le­ta­ria con­tra las for­mas dege­ne­ra­das de la revo­lu­ción refor­mis­ta y el refor­mis­mo revo­lu­cio­na­rio. Como resul­ta­do de la eman­ci­pa­ción bur­gue­sa nin­gún escla­vo, nin­gún tra­ba­ja­dor, nin­gu­na mujer jamás fue­ron libe­ra­dos del tra­ba­jo duro, la domi­na­ción y la discriminación. .

En el oto­ño de 1843, cuan­do aca­ba de con­ver­tir­se en un socia­lis­ta cien­tí­fi­co y filo­só­fi­co, Karl Marx escri­bió un artícu­lo muy impor­tan­te “Sobre la cues­tión judía” que lue­go fue publi­ca­do en febre­ro de 1844, en los “Deu­tsch-Fran­zö­sis­che Jahrbücher”.

En este escri­to, acer­ca de la cues­tión ale­ma­na judía, nos encon­tra­mos con la crí­ti­ca de Marx con res­pec­to a las ideas de Bruno Bauer, miem­bro de la dere­cha hege­lia­na. Marx cri­ti­có el cris­tia­nis­mo, el judaís­mo y la reli­gión en gene­ral. Lo que nos preo­cu­pa es la ela­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca de Marx sobre el con­cep­to pro­le­ta­rio de la “eman­ci­pa­ción huma­na”, que se intro­du­jo en nues­tro comen­ta­rio ante­rior. En la déca­da de 1840 uno de los temas can­den­tes entre los revo­lu­cio­na­rios radi­ca­les fue la “cues­tión judía”, la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca de los Judíos de Ale­ma­nia. En su polé­mi­ca con Bruno Bauer, lo que es impor­tan­te para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na son las opi­nio­nes dia­léc­ti­cas filo­só­fi­cas de Marx acer­ca de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca, social y humana.

En ese momen­to, para Marx exis­tía una cla­ra dis­tin­ción entre la revo­lu­ción bur­gue­sa y la eman­ci­pa­ción humana.

Por supues­to, este tra­ba­jo está lleno de fue­gos juve­ni­les, pero con­tie­ne las semi­llas sanas de aven­tu­rar­se más allá de la revo­lu­ción bur­gués-demo­crá­ti­co-capi­ta­lis­ta. En la épo­ca del impe­ria­lis­mo glo­bal cor­po­ra­ti­vo, de la glo­ba­li­za­ción des­truc­ti­va y mor­tal, jun­to con Marx y Engels, debe­mos tras­cen­der la bar­ba­rie fas­cis­ta inter­na­cio­nal, y tene­mos que tomar el estre­cho camino ser­pen­tean­te hacia la eman­ci­pa­ción huma­na terrenal.

En cuan­to al docu­men­to his­tó­ri­co antes men­cio­na­do, lo que nos intere­sa aquí, … es decir, a todos los revo­lu­cio­na­rios, huma­nis­tas y socia­lis­tas de Vene­zue­la y del res­to del mun­do, … es que esta­mos des­cri­bien­do la meta­mor­fo­sis eman­ci­pa­to­ria de Marx, como la ilus­tré en mi tesis doc­to­ral, que fue pre­sen­ta­da a la Uni­ver­si­dad Johann Wolf­gang von Goethe en Frank­furt del Meno ya hace cua­tro déca­das. En 1973, esta tesis se publi­có en ale­mán, titu­la­da “Sue­da­fri­ka vor der Revo­lu­tion?” (Sudá­fri­ca antes de la revo­lu­ción) y fue inme­dia­ta­men­te prohi­bi­da en mi país natal Sudá­fri­ca; estu­vo bajo la gui­llo­ti­na de la cen­su­ra fas­cis­ta del Apartheid suda­fri­cano. 1)

En el con­tex­to de la lucha de cla­ses en el sur de Áfri­ca, en el espí­ri­tu de Frantz Fanon, se mos­tró que el anta­go­nis­mo ideo­ló­gi­co “vio­len­cia – paz”, en reali­dad sólo expre­sa las dos caras de la mis­ma rela­ción de carác­ter “amo-escla­vo”: la ver­da­de­ra abo­li­ción de la vio­len­cia social es la eman­ci­pa­ción humana.

Vene­zue­la, nues­tra opción es sim­ple­men­te: la defen­sa socia­lis­ta y la eman­ci­pa­ción huma­na fren­te a la mega­lo­ma­nía mili­tar estadounidense.

Aho­ra, en cuan­to a la teo­ría de la eman­ci­pa­ción huma­na socia­lis­ta, par­tien­do de las lec­cio­nes de la teo­ría y prác­ti­ca bur­gués-demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rias, par­tien­do des­de la revo­lu­ción, “Marx desa­rro­lló su teo­ría de la revo­lu­ción en los años 1840 – 1844, y fue des­ti­na­da a ser un pro­gra­ma para la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, enton­ces retra­sa­da en Ale­ma­nia. El retra­so de Ale­ma­nia en com­pa­ra­ción con sus veci­nos occi­den­ta­les bur­gue­ses (Ingla­te­rra y Fran­cia) le ofre­ció a la revo­lu­ción ale­ma­na una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca úni­ca, no sólo para ir por la “eman­ci­pa­ción polí­ti­ca” que se había pro­du­ci­do por la revo­lu­ción jaco­bi­na en Fran­cia, sino inclu­so para sobre­pa­sar­la en una “eman­ci­pa­ción huma­na”, que lle­ga­ría tan lejos como para supe­rar la con­tra­dic­ción entre cito­yen y bur­gués.“ 2)

En la déca­da de 1840, la gran pre­gun­ta era quién, cuál sec­tor social, iba a com­ple­tar la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, y supe­rar­la hacia la eman­ci­pa­ción huma­na. Al igual que hoy toda­vía, ya en enton­ces la gran incóg­ni­ta fue el suje­to que tie­ne un inte­rés de cla­se en la trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Para resol­ver este pro­ble­ma, no era sufi­cien­te sólo resol­ver la cues­tión judía, o de los pue­blos, los ale­ma­nes, los euro­peos, del judaís­mo, o inclu­so úni­ca­men­te de la ‘eman­ci­pa­ción polí­ti­ca’, con la inten­ción de ani­qui­lar la explo­ta­ción capitalista.

Espe­cial­men­te con el “Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta”, Marx acla­ró el asun­to con res­pec­to al suje­to revo­lu­cio­na­rio que iba a mar­car la ruta hacia la eman­ci­pa­ción mun­dial permanente.

Sin embar­go ¿qué fue lo que acla­ró en pri­mer lugar en su ensa­yo en con­tra de Bauer sobre la “eman­ci­pa­ción de los Judíos”, los cua­les fue­ron explo­ta­dos por la socie­dad feu­dal ale­ma­na? Esto no sólo era con los Judíos, sino con todas las mino­rías explo­ta­das, los afro-ame­ri­ca­nos, las muje­res, los indí­ge­nas o pales­ti­nos. Deje­mos que Marx hable por sí mismo:

“El deseo de los Judíos ale­ma­nes es la eman­ci­pa­ción. ¿Qué tipo de eman­ci­pa­ción es que desean? La eman­ci­pa­ción cívi­ca, polí­ti­ca.” 3)

De mane­ra ele­gan­te, Marx demues­tra la dia­léc­ti­ca entre una pre­gun­ta y su res­pues­ta, y vice­ver­sa. Al hacer una pre­gun­ta teó­ri­ca pre­ci­sa ya tene­mos la solu­ción cien­tí­fi­ca ‘prá­xi­ca’. Sólo el sofis­mo ideo­ló­gi­co y refor­mis­ta, como la jer­ga teo­ló­gi­ca en gene­ral, se pre­gun­tan cuán­tos ánge­les pue­den bai­lar un vals sobre la cabe­za de un alfi­ler. No cues­tio­nan el capi­ta­lis­mo, y tam­po­co dan nin­gu­na nue­va res­pues­ta a los pro­ble­mas nue­vos. Sí, la cari­dad social comien­za en casa, en Vene­zue­la, esto es aún más váli­do para la eman­ci­pa­ción huma­na del veni­de­ro van­da­lis­mo mili­tar Yanqui:

“Enton­ces, ¿cómo resuel­ve Bauer la cues­tión judía? ¿Cuál es el resul­ta­do? La for­mu­la­ción de una pre­gun­ta es su solu­ción. La crí­ti­ca de la cues­tión judía es la res­pues­ta a la cues­tión judía. El resu­men, por lo tan­to, es el siguien­te: Noso­tros debe­mos eman­ci­par­nos antes de que poda­mos eman­ci­par a los demás”.

En el nom­bre de la eman­ci­pa­ción huma­na, Marx se alzó en armas con­tra el socia­lis­mo, las liber­ta­des o la eman­ci­pa­ción pri­va­dos, egoís­tas y pri­vi­le­gia­dos. Tam­bién para noso­tros en Vene­zue­la, al igual que en cual­quier par­te de la Huma­nia del Sur, la pana­cea con­tra el impe­ria­lis­mo glo­bal no son ni los ára­bes, ni el socia­lis­mo demo­crá­ti­co o nacio­nal, ni es la eman­ci­pa­ción de las cla­ses indi­vi­dua­les, espe­cia­les, o medias:

“¿Cómo vamos a libe­rar­les a uste­des? Uste­des los Judíos son egoís­tas, si recla­man una eman­ci­pa­ción espe­cial para uste­des como Judíos. Uds. como ale­ma­nes debe­rían tra­ba­jar por la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca de Ale­ma­nia, y como seres huma­nos, por la eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad, y debe­rían sen­tir su opre­sión y su ver­güen­za par­ti­cu­lar no como una excep­ción a la regla, sino por el con­tra­rio, como una con­fir­ma­ción de la regla”.

En cuan­to a los prin­ci­pa­les erro­res de Bauer, no es una cues­tión de sólo cri­ti­car el Esta­do cris­tiano de por sí, tene­mos que “inves­ti­gar la rela­ción de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca con la eman­ci­pa­ción huma­na y, por tan­to, impul­sar con­di­cio­nes que sólo pue­den expli­car­se por la con­fu­sión no crí­ti­ca de la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca con la eman­ci­pa­ción huma­na en general”.

Por lo tan­to, para acla­rar la cues­tión del suje­to de tal revo­lu­ción pro­le­ta­ria tras­cen­den­te, en mi tesis lle­gué a la con­clu­sión de que “Marx no sólo cru­zó la línea del ideó­lo­go bur­gués radi­cal al teó­ri­co de la revo­lu­ción socia­lis­ta, sino tam­bién del socia­lis­mo utó­pi­co al socia­lis­mo cien­tí­fi­co, que es la úni­ca razón sus­cep­ti­ble de dise­ñar el puen­te de la pra­xis pro­le­ta­ria glo­bal que nece­sa­ria­men­te tie­ne que vin­cu­lar la crí­ti­ca del pre­sen­te con la uto­pía con­cre­ta del futu­ro, y de actuar la “alian­za de los hom­bres y las muje­res pen­san­tes y que sufren, que libe­ra­rán la socie­dad huma­na de las cade­nas del modo de pro­duc­ción bur­gués, y por lo tan­to del sis­te­ma de cla­ses a esca­la mundial.

Sólo que­da por decir: ¡La lut­ta continua!
¡Dum spi­ro spe­ro! ¡Mien­tras res­pi­ro, espe­ro! (León Trotski)

Notas:

1) http://​www​.franz​lee​.org​.ve/​s​a​0​1​_​i​n​d​e​x​.​h​tml)
2) http://​www​.mar​xists​.org/​a​r​c​h​i​v​e​/​m​a​r​x​/​w​o​r​k​s​/​1​8​4​4​/​j​e​w​i​s​h​-​q​u​e​s​t​i​o​n​/​i​n​d​e​x​.​htm
http://​www​.franz​lee​.org​.ve/​s​a​0​4​_​c​h​a​p​3​.​h​tml

3) Ibid, et seq.

http://​www​.franz​lee​.org​.ve

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.