La dispu­ta por los ali­men­tos se mili­ta­ri­za

PCPE

La inter­ven­ción mili­tar espa­ño­la –jun­to a la de otros paí­ses de la UE‑, en elO­céano Índi­co, tie­ne la fina­li­dad de dar pro­tec­ción mili­tar al expo­lio de los recur­sos pes­que­ros soma­líes por par­te de las flo­tas pes­que­ras euro­peas. No exis­ten con­ve­nios inter­na­cio­na­les para la rea­li­za­ción de esta acti­vi­dad por la flo­ta pes­que­ra vas­ca, no exis­te com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca para Soma­lia, y, ade­más, no se apli­ca nin­gu­na limi­ta­ción a la ava­ri­cia de las flo­tas pes­que­ras euro­peas que uti­li­zan todo tipo de artes –ile­ga­les en otras zonas- que esquil­man los recur­sos mari­nos de la zona, ponien­do en gra­ve peli­gro su capa­ci­dad de repro­duc­ción y sos­te­ni­mien­to.

Al tiem­po, la UE apro­ve­cha para ins­ta­lar su pre­sen­cia mili­tar en el occi­den­te afri­cano, en una zona de impor­tan­tes recur­sos estra­té­gi­cos ‑y de trán­si­to impres­cin­di­ble del 60% del petró­leo mundial‑, que son dispu­tados por las dis­tin­tas poten­cias impe­ria­lis­tas. En esa mis­ma línea expan­si­va Fran­cia ha ins­ta­la­do recien­te­men­te una nue­va base mili­tar en Abu Dha­bi.

El Gobierno Zapa­te­ro ha sido un entu­sias­ta impul­sor de esta estra­te­gia mili­tar en el Índi­co, y des­de el pri­mer momen­to en que se ini­ció la cam­pa­ña de pro­pa­gan­da sobre esta cues­tión se apres­tó a des­pla­zar varias uni­da­des de la arma­da a la zona. Esta acción está coor­di­na­da con el PNV como repre­sen­tan­te de los arma­do­res vas­cos que saquean estas aguas del Índi­co fren­te a Soma­lia. Y tuvo el apo­yo de todo el Par­la­men­to espa­ñol.

Recien­te­men­te, y superan­do todo lo hecho has­ta aho­ra, el Gobierno Zapa­te­ro ha auto­ri­za­do –y ade­más cofi­nan­cia- la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios pri­va­dos en los bar­cos pes­que­ros uti­li­zan­do arma­men­to de gue­rra, cuya avan­za­di­lla es la empre­sa de segu­ri­dad del fas­cis­ta José Luis Rober­to, due­ño y diri­gen­te del partido/​empresa Espa­ña 2000

Por tan­to el Gobierno espa­ñol ha recu­rri­do a ins­ta­lar cor­sa­rios en la zona, como estra­te­gia de ges­tión de los intere­ses eco­nó­mi­cos que repre­sen­ta.

Ade­más del saqueo pes­que­ro, son nume­ro­sas las denun­cias que acu­san de la rea­li­za­ción de todo tipo de ver­ti­dos tóxi­cos en el Índi­co –inclu­so los de tipo nuclear.

Esta actua­ción de las flo­tas pes­que­ras, que roban los recur­sos del lito­ral afri­cano, se extien­de a todas las cos­tas del con­ti­nen­te; con una par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da de las pes­que­ras espa­ño­las –entre ellas, y en pri­mer lugar, PESCANOVA. Las con­se­cuen­cias inme­dia­tas de este robo son el empo­bre­ci­mien­to de las pobla­cio­nes pes­que­ras ribe­re­ñas y la des­truc­ción de su pre­ca­rio sis­te­ma eco­nó­mi­co de vida. Esos pes­ca­do­res empo­bre­ci­dos son quie­nes pro­ta­go­ni­zan estas accio­nes con­tra quie­nes les roban lo que les per­te­ne­ce.

Tam­bién la UE ha fir­ma­do con Marrue­cos, en varias oca­sio­nes, acuer­dos pes­que­ros caren­tes de toda legi­ti­mi­dad des­de el pun­to de vis­ta inter­na­cio­nal. Así las empre­sas pes­que­ras espa­ño­las par­ti­ci­pan en este ile­gal saqueo del ban­co pes­que­ro en aguas saha­rauis.

La reten­ción del Ala­kra­na es con­se­cuen­cia lógi­ca de toda esta línea de inter­ven­ción. El PCPE expre­sa su soli­da­ri­dad a las fami­lias de los pes­ca­do­res en estos momen­tos tan difí­ci­les para ellas por el ries­go para la vida de la tri­pu­la­ción; mien­tras los arma­do­res sólo arries­gan una reduc­ción de sus ganan­cias.

Cuan­do se inva­de, se roba y se des­tru­yen los recur­sos de un país –en este caso, ade­más, mucho más débil que el agre­sor- es nor­mal que su pobla­ción recu­rra a cual­quier estra­te­gia de defen­sa de su sobe­ra­nía.

En este caso el Gobierno Zapa­te­ro, que­rien­do ganar posi­ción en la cade­na impe­ria­lis­ta mun­dial, secues­tra a dos soma­líes en aguas inter­na­cio­na­les y mon­ta una paro­dia de jui­cio con la que pre­ten­de emu­lar las accio­nes del impe­ria­lis­mo yan­ki en Guan­tá­na­mo. En este caso el mono no es naran­ja sino blan­co, pero se uti­li­zan las mis­mas téc­ni­cas de secues­tro, inmo­vi­li­za­ción, ais­la­mien­to sen­so­rial y nega­ción de la legi­ti­mi­dad de quie­nes se enfren­tan al robo y a la inva­sión mili­tar de las aguas de su sobe­ra­nía.

Estas posi­cio­nes aven­tu­re­ras final­men­te se vuel­ven en su con­tra, y el Gobierno se encuen­tra en un calle­jón sin sali­da en un pro­ce­so de nego­cia­ción en el que ter­mi­na­rá cedien­do en todo lo que dice que no cede­rá como posi­ción de prin­ci­pio, ante la pre­sión social pro­duc­to de la preo­cu­pa­ción por la vida de la tri­pu­la­ción del Ala­kra­na. El cos­te polí­ti­co de la pér­di­da de vidas en esta situa­ción el gobierno, hoy por hoy, no está dis­pues­to a asu­mir­lo.

La solu­ción a esta situa­ción pasa por:

1.- La fina­li­za­ción inme­dia­ta de todas la labo­res pes­que­ras que no estén some­ti­das a la lega­li­dad inter­na­cio­nal y que no res­pe­ten el dere­cho inter­na­cio­nal marí­ti­mo.

2.- El cese del ver­ti­do de todo tipo de basu­ras y resi­duos en las aguas lito­ra­les afri­ca­nas.

3.- El esta­ble­ci­mien­to de con­ve­nios eco­nó­mi­cos volun­ta­rios –basa­dos en el prin­ci­pio del bene­fi­cio mutuo- sobre la base del reco­no­ci­mien­to de la sobe­ra­nía de los paí­ses afri­ca­nos sobre sus recur­sos mate­ria­les.

4.- La renun­cia del Gobierno de Espa­ña a su estra­te­gia impe­ria­lis­ta como recur­so para tra­tar de man­te­ner el deca­den­te pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.

El Comi­té Eje­cu­ti­vo del PCPE lla­ma a la movi­li­za­ción de la cla­se obre­ra y de los sec­to­res popu­la­res para exi­gir que estas medi­das sean apli­ca­das inme­dia­ta­men­te por el Gobierno Zapa­te­ro.

¡Viva Soma­lia libre de inje­ren­cias impe­ria­lis­tas!

Cté. Eje­cu­ti­vo PCPE

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *