[Car­tas des­de lejos] El nue­vo gobierno y el pro­le­ta­ria­do

Segun­da car­ta1

El nue­vo gobierno y el pro­le­ta­ria­do

El prin­ci­pal docu­men­to de que dis­pon­go hoy ‑8 (21) de mar­zo- es un núme­ro del 163 del perió­di­coin­glés más con­ser­va­dor y bur­gués, el Times, con una tan­da de noti­cias sobre la revo­lu­ción en Rusia.Está cla­ro que sería difí­cil encon­trar una fuen­te mejor dis­pues­ta ‑para decir­lo con sua­vi­dad- hacia elgo­bierno de Guch­kov y Mili­ukov.

El corres­pon­sal de este dia­rio infor­ma des­de Peters­bur­go el miér­co­les 1 (14) de mar­zo, cuan­do aúne­xis­tía el pri­mer Gobierno Pro­vi­sio­nal, es decir, el Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Duma, com­pues­to por tre­ce­miem­bros, enca­be­za­do por Rod­zian­ko2 y que inclu­ye a dos «socia­lis­tas», como diceel perió­di­co, Kerensky y Chjeíd­ze:

Un gru­po de 22 miem­bros elec­tos de la Cáma­ra Alta (Con­se­jo de Esta­do) ‑inclu­yen­do a Guchkov,Stájovich, el Prín­ci­pe Tru­bets­kói, el pro­fe­sor Vasí­liev, Grimm y Ver­nads­ki- envió ayer unte­le­gra­ma al zar», rogán­do­le que, para sal­var la «dinas­tía», etc., etc., con­vo­ca­se la Duma yde­sig­na­se un jefe de gobierno que goza­ra de la «con­fian­za de la nación». «En el momen­to dedes­pa­char este tele­gra­ma, aún no se sabe ‑dice el corres­pon­sal- qué resol­ve­rá el empe­ra­dor cuan­do­lle­gue hoy; pero una cosa es indu­da­ble. Si su majes­tad no acce­de inme­dia­ta­men­te a los deseos delos ele­men­tos más mode­ra­dos entre sus fie­les súb­di­tos, la influen­cia que hoy ejer­ce el Comi­té­Pro­vi­sio­nal de la Duma Impe­rial pasa­rá ínte­gra­men­te a manos de los socia­lis­tas, que quie­re­nes­ta­ble­cer una repú­bli­ca, pero que son inca­pa­ces de ins­ti­tuir nin­gún tipo de gobierno de orden yque pre­ci­pi­ta­rían inevi­ta­ble­men­te el país en la anar­quía en el inte­rior y el desas­tre en elex­te­rior.

¡Qué saga­ci­dad polí­ti­ca, y qué cla­ri­dad reve­la esto! ¡Qué bien com­pren­de este inglés que pien­sa­co­mo los Guch­kov y los Mili­ukov (si es que no los diri­ge), la ali­nea­ción de fuer­zas e intere­ses decla­se! «Los ele­men­tos más mode­ra­dos entre sus fie­les súb­di­tos», es decir, los terra­te­nien­tes yca­pi­ta­lis­tas monár­qui­cos desean asir el poder, pues com­pren­den per­fec­ta­men­te que, de no ocu­rrir así,la «influen­cia» pasa­rá a manos de los «socia­lis­tas». ¿Por qué los «socia­lis­tas» y no otro cualquiera?Porque el guch­ko­vis­ta inglés com­pren­de per­fec­ta­men­te que en la are­na polí­ti­ca no hay ni pue­de habe­ro­tra fuer­za social. La revo­lu­ción fue obra del pro­le­ta­ria­do. Éste dio mues­tras de heroís­mo; derra­mó susan­gre: arras­tró tras de sí a las más amplias masas de tra­ba­ja­do­res y de pobres; exi­ge pan, paz yli­ber­tad; exi­ge una repú­bli­ca y sim­pa­ti­za con el socia­lis­mo. Pero un puña­do de terra­te­nien­tes yca­pi­ta­lis­tas, enca­be­za­dos por los Guch­kov y los Mili­ukov, quie­ren bur­lar la volun­tad, o los anhelos,de la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción, y pac­tar con la monar­quía tam­ba­lean­te, apun­ta­lar­la, salvarla:designe a Lvov y Guch­kov su majes­tad y noso­tros esta­re­mos con la monar­quía, con­tra el pue­blo. ¡Éste esel sen­ti­do ínte­gro, la esen­cia de la polí­ti­ca del nue­vo gobierno!

Pero, ¿cómo jus­ti­fi­car el frau­de, el enga­ño al pue­blo, la bur­la de la volun­tad de la inmen­sa­ma­yo­ría de la pobla­ción?

Calum­nian­do al pue­blo, el vie­jo y eter­na­men­te nue­vo méto­do de la bur­gue­sía. Y el guch­ko­vis­ta inglés­ca­lum­nia, incre­pa, escu­pe y mas­cu­lla: ¡¡«anar­quía en el inte­rior, desas­tre en el exte­rior», ningún«gobierno de orden»!!

¡Esto es men­ti­ra, hono­ra­ble guch­ko­vis­ta!

Los obre­ros quie­ren una repú­bli­ca, y una repú­bli­ca es un gobierno más «de orden» que la monarquía.¿Qué garan­tía tie­ne el pue­blo de que el segun­do Romá­nov no se pro­cu­ra­rá un segun­do Ras­pu­tín?

El desas­tre lo pro­vo­ca­rá pre­ci­sa­men­te la con­ti­nua­ción de la gue­rra, es decir, el nue­vo gobier­no­pre­ci­sa­men­te. Sólo una repú­bli­ca pro­le­ta­ria, res­pal­da­da por los obre­ros agrí­co­las y el sec­tor más­po­bre de los cam­pe­si­nos y de los habi­tan­tes de la ciu­dad, pue­de ase­gu­rar la paz, brin­dar pan, orden yli­ber­tad.

Todos los gri­tos sobre la anar­quía no son más que una pan­ta­lla para ocul­tar los mez­qui­nos intere­ses­de los capi­ta­lis­tas, que desean bene­fi­ciar­se con la gue­rra, con los emprés­ti­tos de gue­rra, que desean­res­tau­rar la monar­quía con­tra el pue­blo.

Ayer ‑con­ti­núa el corres­pon­sal- el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta lan­zó una pro­cla­ma de un carác­ter enex­tre­mo sedi­cio­so, que se difun­dió por toda la ciu­dad. Ellos (es decir el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta) son­sim­ples doc­tri­na­rios, pero en los tiem­pos que corren pue­den cau­sar un daño inmen­so. Los seño­res­Ke­rensky y Chjeíd­ze, quie­nes com­pren­den que no pue­den espe­rar evi­tar la anar­quía sin el apo­yo de loso­fi­cia­les y los ele­men­tos más mode­ra­dos del pue­blo, deben tener en cuen­ta a sus socios menos­pru­den­tes, e insen­si­ble­men­te son lle­va­dos a asu­mir una acti­tud que com­pli­ca la tarea del Comi­té­pro­vi­sio­nal…

¡Oh, gran diplo­má­ti­co inglés guch­ko­vis­ta! ¡Cuán «impru­den­te­men­te» ha deja­do esca­par usted la ver­dad

«El Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta» y sus «socios menos pru­den­tes», a quie­nes Kerensky y Chjeíd­ze «deben­te­ner en cuen­ta» son, evi­den­te­men­te, el Comi­té Cen­tral, o el Comi­té de Peters­bur­go de nues­tro partido,que fue reno­va­do en la Con­fe­ren­cia de enero de 1912, esos mis­mos «bol­che­vi­ques» a quie­nes la bur­gue­sía­lan­za siem­pre el tér­mino inju­rio­so de «doc­tri­na­rios», debi­do a su fide­li­dad a la «doc­tri­na», es decir,a los fun­da­men­tos, los prin­ci­pios, las ense­ñan­zas, los obje­ti­vos del socia­lis­mo. Está cla­ro que elguch­ko­vis­ta inglés apli­ca los tér­mi­nos inju­rio­sos de sedi­cio­so y doc­tri­na­rio al lla­ma­mien­to3 y al pro­ce­der de nues­tro par­ti­do, queins­ta a luchar por una repú­bli­ca, por la paz, por la total des­truc­ción de la monar­quía zaris­ta, por elpan para el pue­blo.

El pan para el pue­blo y la paz: eso es sedi­ción, pero car­te­ras minis­te­ria­les para Guch­kov yMi­liu­kov, eso es «orden». ¡Vie­jos y cono­ci­dos dis­cur­sos!

¿Cuál es, enton­ces, la tác­ti­ca de Kerensky y de Chjeíd­ze, según el guch­ko­vis­ta inglés?

La vaci­la­ción: por una par­te, el guch­ko­vis­ta los elo­gia: «com­pren­den» (¡exce­len­tes muchachos!¡inteligentes!) que sin el «apo­yo» de los ofi­cia­les del ejér­ci­to y de los ele­men­tos más mode­ra­dos nose pue­de evi­tar la anar­quía (en cam­bio noso­tros siem­pre hemos pen­sa­do, de acuer­do con nues­tra­doc­tri­na, con las ense­ña­zas del socia­lis­mo, que son pre­ci­sa­men­te los capi­ta­lis­tas quie­nes intro­du­cen­la anar­quía y la gue­rra en la socie­dad huma­na, ¡que sólo el paso de todo el poder polí­ti­co alpro­le­ta­ria­do y a los sec­to­res más pobres del pue­blo pue­de librar­nos de la gue­rra, de la anar­quía y delham­bre!) Por otra par­te Kerensky y Chjeíd­ze «deben tener en cuen­ta a sus socios menos pru­den­tes», esde­cir, a los bol­che­vi­ques, al Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia, reno­va­do y uni­do por el Comi­té­Cen­tral.

¿Cuál es la fuer­za que obli­ga a Kerensky y Chjeíd­ze a «tener en cuen­ta» al par­ti­do bol­che­vi­que, alque jamás per­te­ne­cie­ron, al que ellos mis­mos o sus repre­sen­tan­tes lite­ra­tos (socia­lis­tas­re­vo­lu­cio­na­rios, socia­lis­tas popu­la­res, los men­che­vi­ques del CO, etc.) siem­pre han injuriado,condenado, denun­cia­do como un círcu­lo clan­des­tino insig­ni­fi­can­te, como una sec­ta de doctrinarios,etc., etc.? ¿Dón­de y cuán­do ha ocu­rri­do que en tiem­pos de revo­lu­ción, en tiem­pos en que la acción dema­sas es lo pre­do­mi­nan­te, polí­ti­cos cuer­dos deban tener en cuen­ta a «doc­tri­na­rios»?

Nues­tro pobre guch­ko­vis­ta inglés se ha hecho un lío, no ha podi­do dar un argu­men­to lógi­co, no hasa­bi­do decir ni una men­ti­ra com­ple­ta ni la ver­dad com­ple­ta: sim­ple­men­te ha mos­tra­do la ore­ja.

Kerensky y Chjeíd­ze se han vis­to obli­ga­dos a tener en cuen­ta al Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta del Comi­té­Cen­tral debi­do a la influen­cia que éste ejer­ce sobre el pro­le­ta­ria­do, sobre las masas. Nues­tro par­ti­does­tu­vo siem­pre liga­do a las masas, al pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio, a pesar del arres­to y lade­por­ta­ción de nues­tros dipu­tados a Sibe­ria ya en 1914, a pesar de las terri­bles per­se­cu­cio­nes yde­ten­cio­nes de que fue obje­to nues­tro Comi­té de Peters­bur­go por su acti­vi­dad clan­des­ti­na duran­te lague­rra, con­tra la gue­rra y con­tra el zaris­mo.

«Los hechos son obs­ti­na­dos», reza un dicho inglés. ¡Per­mí­ta­me que se lo recuer­de, mi muy esti­ma­do­guch­ko­vis­ta ingles! Que nues­tro par­ti­do diri­gió a los obre­ros de Peters­bur­go, o por lo menos les­pres­tó una ayu­da abne­ga­da en los gran­des días de la revo­lu­ción, es un hecho que se ha vis­to obli­ga­do are­co­no­cer el «pro­pio» guch­ko­vis­ta inglés. E igual­men­te, se ha vis­to obli­ga­do a reco­no­cer el hecho deque Kerensky y Chjeíd­ze vaci­lan entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do. Los par­ti­da­rios de Gvóz­diev, los«defensistas», esto es, los social­cho­vi­nis­tas, es decir, los defen­so­res de la gue­rra impe­ria­lis­ta, dera­pi­ña, hoy siguen com­ple­ta­men­te a la bur­gue­sía; Kerensky, al entrar en el gabi­ne­te, es decir, en else­gun­do Gobierno pro­vi­sio­nal, tam­bién se ha pasa­do total­men­te a la bur­gue­sía; Chjeíd­ze no; Chjeíd­ze­con­ti­núa vaci­lan­do entre el Gobierno pro­vi­sio­nal de la bur­gue­sía, los Guch­kov y los Mili­ukov, y el«gobierno pro­vi­sio­nal» del pro­le­ta­ria­do y de las capas más pobres del pue­blo, el soviet de dipu­tado­so­bre­ros y el Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia uni­do por el Comi­té Cen­tral.

La revo­lu­ción ha con­fir­ma­do, por con­si­guien­te, lo que noso­tros afir­má­ba­mos con par­ti­cu­la­rin­sis­ten­cia cuan­do ins­tá­ba­mos a los obre­ros a esta­ble­cer con cla­ri­dad la dife­ren­cia de cla­se entre los­prin­ci­pa­les par­ti­dos y las prin­ci­pa­les ten­den­cias den­tro del movi­mien­to obre­ro y en la peque­ña­bur­gue­sía; ha con­fir­ma­do lo que diji­mos noso­tros, por ejem­plo, en el núm. 47 del Sotsial-Demo­krat deGi­ne­bra hace casi año y medio, el 13 de octu­bre de 1915:

«Segui­mos cre­yen­do que los social­de­mó­cra­tas pue­den acep­tar par­ti­ci­par en un Gobier­no­pro­vi­sio­nal revo­lu­cio­na­rio, jun­to con la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca, pero no con los­re­vo­lu­cio­na­rios cho­vi­nis­tas. Con­si­de­ra­mos revo­lu­cio­na­rios cho­vi­nis­tas a los que quie­ren ven­cer alza­ris­mo para ven­cer a Ale­ma­nia, para expo­liar a otros paí­ses, para afian­zar la domi­na­ción de los­gran rusos sobre los otros pue­blos de Rusia, etc. La base del cho­vi­nis­mo revo­lu­cio­na­rio es lasi­tua­ción de cla­se de la peque­ña bur­gue­sía. Ésta vaci­la siem­pre entre la bur­gue­sía y elpro­le­ta­ria­do. Aho­ra vaci­la entre el cho­vi­nis­mo (que le impi­de ser con­se­cuen­te­men­te revolucionaria,aun en el sen­ti­do de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca) y el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Los por­ta­vo­ces­po­lí­ti­cos de esta peque­ña bur­gue­sía en Rusia son actual­men­te los tru­do­vi­ques, los socia­lis­tas­re­vo­lu­cio­na­rios, Nasha Zariá4 (aho­ra Die­lo), el gru­po de Chjeíd­ze, el CO, el señor Ple­já­nov y otros­por el esti­lo. Si los revo­lu­cio­na­rios cho­vi­nis­tas triun­fa­ran en Rusia, esta­ría­mos con­tra lade­fen­sa de su «patria» en la gue­rra actual. Nues­tra con­sig­na es: con­tra los cho­vi­nis­tas, aun­que­sean revo­lu­cio­na­rios y repu­bli­ca­nos; con­tra ellos y por la alian­za del pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal­con vis­tas a la revo­lu­ción socia­lis­ta»*5

Pero, vol­va­mos al guch­ko­vis­ta inglés.

Com­pren­dien­do el peli­gro que ame­na­za ‑con­ti­núa el guchkovista‑, el Comi­té pro­vi­sio­nal de la DumaIm­pe­rial se ha abs­te­ni­do inten­cio­na­da­men­te de lle­var a cabo su plan ori­gi­nal de dete­ner a los­mi­nis­tros, aun­que podría haber­lo hecho ayer con muy poca difi­cul­tad. Por lo tan­to, la puer­ta haque­da­do abier­ta para nego­cia­cio­nes, gra­cias a lo cual noso­tros («noso­tros» = capi­tal finan­cie­ro eim­pe­ria­lis­mo ingle­ses) podre­mos obte­ner todos los bene­fi­cios del nue­vo régi­men sin pasar por late­rri­ble prue­ba Comu­na y la anar­quía de una gue­rra civil.…

Los par­ti­da­rios de Guch­kov esta­ban de acuer­do con una gue­rra civil con la cual ellos pudie­ran­be­ne­fi­ciar­se, pero están con­tra la gue­rra civil con la cual el pue­blo, es decir, la real mayo­ría delos tra­ba­ja­do­res, pue­de bene­fi­ciar­se.

… Las rela­cio­nes entre el Comi­té pro­vi­sio­nal de la Duma, que repre­sen­ta a toda la nación ¡decir esto del Comi­té de la IV Duma terra­te­nien­te y capi­ta­lis­ta!) y el Con­se­jo de dipu­tado­so­bre­ros, que repre­sen­ta exclu­si­va­men­te intere­ses de cla­se (éste es el len­gua­je de un diplo­má­ti­co­que ha escu­cha­do pala­bras sabias con un oído y desea ocul­tar el hecho de que el Soviet dedipu­tados obre­ros repre­sen­ta al pro­le­ta­ria­do y a los pobres, es decir los 910 de la población),pero que en una cri­sis como la actual adquie­re enor­me poder, han sus­ci­ta­do no pocos rece­los entre­hom­bres razo­na­bles res­pec­to de la posi­bi­li­dad de un con­flic­to entre unos y otros, cuyos resul­ta­dos­po­drían ser dema­sia­do terri­bles.
Feliz­men­te, este peli­gro ha sido con­ju­ra­do, al menos por el momen­to (¡obsér­ve­se este «alme­nos»!), gra­cias a la influen­cia de señor Kerensky, joven abo­ga­do con gran­des dotes ora­to­rias que­com­pren­de cla­ra­men­te (¿a dife­ren­cia de Chjeíd­ze, que tam­bién «com­pren­dió», aun­que, por lo visto,con menos cla­ri­dad, según nues­tro guch­ko­vis­ta?) la nece­si­dad de cola­bo­rar con el Comi­té en interés­de sus elec­to­res obre­ros (es decir, para ase­gu­rar­se los votos de los obre­ros, para coque­tear cone­llos). Hoy ‑miér­co­les 1º de mar­zo (14)- se ha con­clui­do un acuer­do satis­fac­to­rio6, por elcual se evi­ta­rá toda fric­ción inne­ce­sa­ria.

Qué acuer­do fue ése, si fue rea­li­za­do con todo el Soviet de dipu­tados obre­ros y en qué términos,eso no lo sabe­mos. Esta vez el guch­ko­vis­ta inglés nada dice sobre este pun­to fun­da­men­tal. ¡Es lógico!¡A la bur­gue­sía no le con­vie­ne que esos tér­mi­nos sean cla­ros y pre­ci­sos, que los conoz­ca todo elmun­do, pues enton­ces le sería más difí­cil vio­lar­los!

Ya había escri­to las líneas ante­rio­res, cuan­do leí dos noti­cias muy impor­tan­tes. En pri­mer lugar,el tex­to del mani­fies­to del Soviet de dipu­tados obre­ros lla­man­do a «apo­yar» al nue­vo gobierno,publicado el 203 en Le Temps7, el perió­di­co pari­sien­se más con­ser­va­dor ybur­gués, y, en segun­do lugar, un extrac­to del dis­cur­so pro­nun­cia­do el 1 (14) de mar­zo por Skobelev[not]Skobelev, Mat­vei Iva­no­vich (1885−1939): men­che­vi­que que fue cuar­to vice­pre­si­den­te del soviet dePe­tro­gra­do y miem­bro del comi­té eje­cu­ti­vo. Fue minis­tro de Tra­ba­jo en el Gobierno Pro­vi­sio­nal entre­ma­yo y sep­tiem­bre de 1917. Se unió al Par­ti­do Comu­nis­ta en 1922.[/note] en la Duma del Estado,reproducido en un perió­di­co de Zurich (el Neue Zür­cher Zei­tung, 1 Mit.-bl., 213) que lo tomó de unpe­rió­di­co ber­li­nés (el Natio­nal-Zei­tung).

El Mani­fies­to del Soviet de dipu­tados obre­ros, si el tex­to no ha sido fal­sea­do por losim­pe­ria­lis­tas fran­ce­ses, es un docu­men­to nota­ble. Mues­tra que el pro­le­ta­ria­do de Peters­bur­go seha­lla­ba, por lo menos cuan­do fue lan­za­do el Mani­fies­to, bajo la influen­cia pre­do­mi­nan­te de los­po­lí­ti­cos peque­ño bur­gue­ses. Recuér­de­se que inclu­yo en esta cate­go­ría de polí­ti­cos, como lo hese­ña­la­do ante­rior­men­te, a gen­te del tipo de Kerensky y de Chjeíd­ze.

En el Mani­fies­to vemos dos ideas polí­ti­cas y dos con­sig­nas que corres­pon­den a ellas.

Pri­me­ro. El Mani­fies­to dice que el gobierno (el nue­vo gobierno) está com­pues­to por «ele­men­tos­mo­de­ra­dos». Extra­ña defi­ni­ción y de nin­gu­na mane­ra com­ple­ta, de carác­ter pura­men­te libe­ral, nomar­xis­ta. Tam­bién yo estoy dis­pues­to a admi­tir que en cier­to sen­ti­do ‑en mi pró­xi­ma car­ta espe­ci­fi­ca­réen qué sen­ti­do pre­ci­sa­men­te- aho­ra, una vez com­ple­ta­da la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción, todo­go­bierno debe ser «mode­ra­do». Pero es abso­lu­ta­men­te inad­mi­si­ble ocul­tar a uno mis­mo y al pue­blo quees­te gobierno quie­re con­ti­nuar la gue­rra impe­ria­lis­ta; que es un agen­te del capi­tal inglés; que quie­re­res­tau­rar la monar­quía y for­ta­le­cer la domi­na­ción de los terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas.

El Mani­fies­to decla­ra que todos los demó­cra­tas deben «apo­yar» al nue­vo gobierno y que el Soviet dedipu­tados obre­ros supli­ca a Kerensky que par­ti­ci­pe en el Gobierno pro­vi­sio­nal y lo auto­ri­za a ello.Las con­di­cio­nes: lle­var a la prác­ti­ca las refor­mas pro­me­ti­das ya duran­te la gue­rra, garan­tías para el«libre desa­rro­llo cul­tu­ral» (¿¿sólo??) de las nacio­na­li­da­des (pro­gra­ma pura­men­te kadete,miserablemente libe­ral), y la crea­ción de un comi­té espe­cial com­pues­to por miem­bros del Soviet dedipu­tados obre­ros y por «mili­ta­res» encar­ga­do de super­vi­sar las acti­vi­da­des del Gobierno pro­vi­sio­nal.

De este Comi­té super­vi­sor, que entra den­tro de la segun­da cate­go­ría de ideas y consignas,hablaremos espe­cial­men­te más ade­lan­te.

La desig­na­ción de un Louis Blanc ruso, Kerensky, y el lla­ma­do a apo­yar al nue­vo gobierno son, sepue­de decir, un ejem­plo clá­si­co de trai­ción a la cau­sa de la revo­lu­ción y a la cau­sa del proletariado,traición que con­de­nó a muer­te a muchas revo­lu­cio­nes del siglo XIX, inde­pen­dien­te­men­te de lo sin­ce­ros ylea­les al socia­lis­mo que hayan sido los diri­gen­tes y los par­ti­da­rios de tal polí­ti­ca.

El pro­le­ta­ria­do no pue­de y no debe apo­yar a un gobierno de gue­rra, a un gobierno de restauración.Para com­ba­tir la reac­ción, para recha­zar todas las posi­bles y pro­ba­bles ten­ta­ti­vas de los Romá­nov y desus ami­gos de res­tau­rar la monar­quía y orga­ni­zar un ejér­ci­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, es nece­sa­rio, noa­po­yar a Guch­kov y Cía., sino orga­ni­zar, engran­de­cer y for­ta­le­cer una mili­cia pro­le­ta­ria, armar alpue­blo bajo la direc­ción de los obre­ros. Sin esta medi­da prin­ci­pal, bási­ca, radi­cal, no se pue­de niha­blar de ofre­cer una resis­ten­cia seria a la res­tau­ra­ción de la monar­quía y a los inten­tos de anu­lar ocer­ce­nar las liber­ta­des pro­me­ti­das, o de mar­char fir­me­men­te por el camino que dará al pue­blo pan, pazy liber­tad.

Si es cier­to que Chjeíd­ze, que con Kerensky era miem­bro del pri­mer Gobierno pro­vi­sio­nal (Comi­té dela Duma de los tre­ce), se abs­tu­vo de par­ti­ci­par en el segun­do Gobierno pro­vi­sio­nal por con­si­de­ra­cio­nes­de prin­ci­pio como las men­cio­na­das más arri­ba o de un carác­ter simi­lar, eso le hace honor. Hay que­de­cir­lo fran­ca­men­te. Por des­gra­cia, tal inter­pre­ta­ción está en con­tra­dic­ción con los hechos, sobre­to­do con el dis­cur­so de Sko­be­lev, que siem­pre ha esta­do de acuer­do con Chjeíd­ze.

Sko­be­lev dijo, si se pue­de con­fiar en la fuen­te antes men­cio­na­da, que «el gru­po social (¿?evi­den­te­men­te el social­de­mó­cra­ta) y los obre­ros tie­nen un leve con­tac­to (tie­nen poca afi­ni­dad) con losob­je­ti­vos del Gobierno pro­vi­sio­nal»; que los obre­ros recla­man la paz y que, si la gue­rra con­ti­núa, deto­dos modos se pro­du­ci­rá el desas­tre en la pri­ma­ve­ra, que «los obre­ros han con­cer­ta­do con la socie­dad la socie­dad libe­ral) un acuer­do tem­po­ral (eine vor­läuf­ge Waf­fen­freunds­chaft), aun­que sus obje­ti­vos­po­lí­ti­cos están tan dis­tan­tes de los obje­ti­vos de la socie­dad como la tie­rra del cie­lo»; que «los­li­be­ra­les deben renun­ciar a los insen­sa­tos (unsin­ni­ge) obje­ti­vos de la gue­rra», etc., etc.

Este dis­cur­so es un ejem­plo de lo que más arri­ba lla­ma­mos, en el extrac­to del Sotsial-Demokrat,«oscilar» entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do. Los libe­ra­les, mien­tras sean libe­ra­les, no pueden«renunciar» a los «insen­sa­tos» obje­ti­vos de la gue­rra, que, entre parén­te­sis, no los deter­mi­nan ellos­so­los, sino el capi­tal finan­cie­ro anglo-fran­cés, una poten­cia mun­dial cuya fuer­za se mide encen­te­na­res de miles de millo­nes. La tarea no con­sis­te en «per­sua­dir» a los libe­ra­les, sino expli­car alos obre­ros por qué los libe­ra­les se encuen­tran en un calle­jón sin sali­da, por qué se ven ellos ata­dos­de pies y manos, por qué ocul­tan tan­to los tra­ta­dos con­cer­ta­dos por el zaris­mo con Ingla­te­rra, y otros­paí­ses, como los pac­tos secre­tos entre el capi­tal ruso y el anglo-fran­cés, etc.

Si Sko­be­lev dice que los obre­ros han con­cer­ta­do un acuer­do con la socie­dad libe­ral, no impor­ta dequé tipo, y pues­to que no pro­tes­ta con­tra él, no expli­ca des­de la tri­bu­na de la Duma cuán per­ju­di­cia­les para los obre­ros, quie­re decir, enton­ces, que él aprue­ba ese acuer­do. Y eso es exac­ta­men­te, lo queno debió hacer.

La apro­ba­ción direc­ta o indi­rec­ta de Sko­be­lev, cla­ra­men­te expre­sa­da o táci­ta, del acuer­do del­So­viet de dipu­tados obre­ros con el Gobierno pro­vi­sio­nal, seña­la la osci­la­ción de Sko­be­lev hacia labur­gue­sía. La afir­ma­ción de Sko­be­lev de que los obre­ros recla­man la paz, de que sus obje­ti­vos están­tan dis­tan­tes de los obje­ti­vos de los libe­ra­les como la tie­rra del cie­lo, seña­la la osci­la­ción deS­ko­be­lev hacia el pro­le­ta­ria­do.

Pura­men­te pro­le­ta­ria, autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria y pro­fun­da­men­te acer­ta­da por su con­cep­ción esla segun­da idea polí­ti­ca que con­tie­ne el Mani­fies­to del Soviet de dipu­tados obre­ros que esta­mo­ses­tu­dian­do, es decir, la idea de cons­ti­tuir un «Comi­té super­vi­sor» (no sé si es pre­ci­sa­men­te así como­se lla­ma en ruso, yo tra­duz­co libre­men­te del fran­cés), de super­vi­sión del gobierno pro­vi­sio­nal poro­bre­ros y sol­da­dos.

¡Eso sí que está bien! ¡Eso sí que es digno de los obre­ros, que han derra­ma­do su san­gre por lali­ber­tad, la paz y pan para el pue­blo! ¡Es un paso real hacia garan­tías reales con­tra el zarismo,contra la monar­quía y con­tra los monár­qui­cos Guch­kov, Lvov y Cía! ¡Es indi­cio de que el pro­le­ta­ria­do­ru­so, a pesar de todo, ha ido más allá que el pro­le­ta­ria­do fran­cés en 1848, cuan­do «dio ple­nos­po­de­res» a Louis Blanc! Es prue­ba de que el ins­tin­to y la razón de las masas pro­le­ta­rias no se dan por­sa­tis­fe­chos con decla­ma­cio­nes, excla­ma­cio­nes, pro­me­sas de refor­mas y de liber­ta­des, con el títu­lo de«ministro facul­ta­do por los obre­ros» y oro­pe­les simi­la­res, sino que bus­can un apo­yo sólo allí don­de­de­ben hallar­lo, en las masas popu­la­res arma­das, orga­ni­za­das y diri­gi­das por el pro­le­ta­ria­do, loso­bre­ros con con­cien­cia de cla­se. Éste es un paso por el buen camino, pero sólo el pri­mer paso.

Si este «Comi­té super­vi­sor» se limi­ta a ser una ins­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria de tipo pura­men­te­po­lí­ti­co, un comi­té que «for­mu­la­rá pre­gun­tas» al Gobierno pro­vi­sio­nal y reci­bi­rá res­pues­tas de él,entonces no será más que un jugue­te, no será nada.

Por el con­tra­rio, si se orien­ta inme­dia­ta­men­te y a pesar de todos los obs­tácu­los, a orga­ni­zar una­mi­li­cia obre­ra o una guar­dia obre­ra inter­na, en la que par­ti­ci­pe efec­ti­va­men­te todo el pue­blo, todos­los hom­bres y muje­res, que no sólo rem­pla­ce la poli­cía exter­mi­na­da y dis­per­sa­da, que no sólo hagaim­po­si­ble el res­ta­ble­ci­mien­to de ésta por nin­gún gobierno, monár­qui­co cons­ti­tu­cio­nal o repu­bli­ca­no­de­mo­crá­ti­co, tan­to en Peters­bur­go como en cual­quier otro lugar de Rusia, enton­ces los obre­ro­sa­van­za­dos de Rusia habrán empren­di­do real­men­te el camino hacia nue­vas y gran­des vic­to­rias, el cami­noha­cia la vic­to­ria sobre la gue­rra, hacia la rea­li­za­ción de la con­sig­na que, como infor­man los­pe­rió­di­cos, enga­la­na­ba las ban­de­ras de las tro­pas de caba­lle­ría que des­fi­la­ron en Peters­bur­go, en lapla­za fren­te a la Duma del Esta­do.

¡Vivan las repú­bli­cas socia­lis­tas de todos los paí­ses!

En la car­ta pró­xi­ma expon­dré mis ideas sobre esta mili­cia obre­ra.

Tra­ta­ré de demos­trar en ella, por una par­te, que la crea­ción de una mili­cia que abar­que a todo elpue­blo, y diri­gi­da por los obre­ros es la jus­ta con­sig­na del momen­to, la que res­pon­de a las tareas­tác­ti­cas del ori­gi­nal perío­do de tran­si­ción que atra­vie­sa la revo­lu­ción rusa (y la revo­lu­ción­mun­dial), y por otra par­te, que, para que sea fruc­tí­fe­ra, esta mili­cia obre­ra debe, en pri­mer lugar,abarcar a todo el pue­blo, debe ser una orga­ni­za­ción de masas has­ta lle­gar a ser uni­ver­sal, debea­bar­car real­men­te a toda la pobla­ción físi­ca­men­te apta de ambos sexos, y, en segun­do lugar, debe­com­bi­nar no sólo fun­cio­nes pura­men­te poli­cia­les, sino todas las de inte­rés para el Esta­do con las­fun­cio­nes mili­ta­res y con el con­trol de la pro­duc­ción social y la dis­tri­bu­ción.

Zurich, 22 (9) de mar­zo de 1917.

  1. Publi­ca­da por pri­me­ra vez en 1924, en la revis­ta Bolshe­vik núme­ro 3 – 4.
  2. Rod­zian­ko, M. (1859−1924): fue líder del par­ti­do octubrista,partido monár­qui­co de la gran bur­gue­sía libe­ral.
  3. Lenin deno­mi­na lla­ma­mien­to al «Mani­fies­to del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia a todos los­ciu­da­da­nos de Rusia» del CC del POSDR publi­ca­do en el Suple­men­to del núme­ro 1 de Izves­tia del Soviet­de Petro­gra­do del 28 de febre­ro (13 de mar­zo) de 1917.
  4. Nasha Zariá («Nues­tra auro­ra»): revis­ta men­sual publi­ca­da­le­gal­men­te por los men­che­vi­ques liqui­da­do­res; apa­re­ció en Peters­bur­go des­de enero de 1910 aSep­tiem­bre de 1914. Su direc­tor fue A.N. Potré­sov, cola­bo­ra­ron en ella F. I. Dan, C. O. Tse­der­baumy otros. Con el comien­zo de la Pri­me­ra Gue­rra mun­dial la revis­ta se colo­có en una posi­ción­so­cial­cho­vi­nis­ta.
  5. Véa­se V.I. Lenin, tomo XXII, «Algu­nas tesis».
  6. Se alu­de ala­cuer­do sobre la for­ma­ción del gobierno pro­vi­sio­nal bur­gués con­cer­ta­do en la noche del 1 al 2 demar­zo (14−15) de 1917 por el Comi­té Pro­vi­sio­nal de la Duma del Esta­do y los diri­gen­tes ese­ris­tas ymen­che­vi­ques del Comi­té Eje­cu­ti­vo del Soviet de dipu­tados obre­ros y sol­da­dos de Petro­gra­do. Lose­se­ris­tas y men­che­vi­ques entre­ga­ron volun­ta­ria­men­te, cedien­do al Comi­té Pro­vi­sio­nal de la Duma delEs­ta­do el dere­cho a for­mar el gobierno pro­vi­sio­nal de acuer­do con su cri­te­rio.
  7. Le Temps: dia­rio con­ser­va­dor publi­ca­do en París des­de 1861 hasta1942. Refle­ja­ba los intere­ses de los círcu­los diri­gen­tes de Fran­cia; vir­tual­men­te era el órga­noo­fi­cial del minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *