Colom­bia. Jóve­nes com­ple­tan 25 días de huel­ga de ham­bre ante aban­dono esta­tal en La Guajira

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Con­ta­gio Radio, 13 de octu­bre de 2021.

La Gua­ji­ra. Foto­gra­fía ilus­tra­ti­va DW /​F. Abondano.

Hoy, mar­tes 12 de octu­bre, día en que se cele­bra el Día de Resis­ten­cia Indí­ge­na en todo el con­ti­nen­te, nue­ve jóve­nes del depar­ta­men­to de la Gua­ji­ra com­ple­tan 25 días de huel­ga de ham­bre. Des­de hace días los y las jóve­nes lle­ga­ron a la Pla­za de Bolí­var en Bogo­tá, para exi­gir al Gobierno que deten­ga el «geno­ci­dio étni­co» del que son víc­ti­mas sus comunidades.

Los y las jóve­nes, denun­cia­ron que La Gua­ji­ra es uno de los depar­ta­men­tos más aban­do­na­dos de Colom­bia, y están pade­cien­do de ham­bre y sed como con­se­cuen­cia del aban­dono esta­tal. Los y las huel­guis­tas, tam­bién expre­sa­ron que esta fecha más que cele­brar el día de la raza es de re-existencia.

De acuer­do a Bea­triz Salas, voce­ra de los jóve­nes huel­guis­tas, «en La Gua­ji­ra se pro­du­ci­rá el 90% de la ener­gía no con­ven­cio­nal del país con 60 par­ques eóli­cos, ener­gía solar y ver­de. El anun­cio que hacía el pre­si­den­te Duque en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­dad, mos­tran­do nues­tra tran­si­ción ener­gé­ti­ca como un ejem­plo para el mun­do, pero la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co en prin­ci­pio es la defen­sa de la vida mis­ma. No se pue­de sal­var el cli­ma del pla­ne­ta si no pue­des evi­tar que los niños mue­ran en los mis­mos terri­to­rios don­de se han pues­to y se pon­drá en mar­cha la explo­ta­ción inva­si­va de ener­gías no con­ven­cio­na­les y de ener­gías fósiles».

Foto­gra­fía ONIC.

El futu­ro de La Gua­ji­ra se mue­re de ham­bre y de sed

De acuer­do a los y las jóve­nes que se mani­fies­tan, el Gobierno Nacio­nal no ha sido con­sien­te con los daños que pue­den cau­sar la imple­men­ta­ción de las ener­gías reno­va­bles al inte­rior de la comu­ni­da­des que ten­drán que con­vi­vir con dichas plan­tas. La denun­cia de los jóve­nes, tam­bién expre­sa que exis­te poco cono­ci­mien­to de lo que se rea­li­za en sus terri­to­rios, los impac­tos de dichas accio­nes, un cero acom­pa­ña­mien­to del Minis­te­rio Públi­co, omi­sión del dere­cho a la con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da e inclu­so ries­gos por pre­sen­cia de segu­ri­dad pri­va­da de empre­sas privadas.

"Los que si tendrán acompañamiento serán las multinacionales con la militarización absoluta, que ya comenzó". Beatriz Salas, vocera juvenil. 

La joven Salas, afir­mó que la difí­cil situa­ción de la que fue­ron tes­ti­gos en su depar­ta­men­to, se debe al «olvi­do del Gobierno que con­de­nó des­de el vien­tre a niños y niñas a morir de ham­bre y sed». «Cruel reali­dad es que el geno­ci­dio étni­co aún con­ti­núa, pues has­ta la fecha, según datos ofi­cia­les han muer­to más de 5.320 niños y niñas y exis­ten actual­men­te 16.000 en esta­do de des­nu­tri­ción». pun­tua­li­zó una de las manifestantes.

"Matan sus derechos a educarse con dignidad. En el departamento de La Guajira, en cinco de cada diez colegios,  los niños tiene que hacer sus necesidades fisiológicas al aire libre y en el 29% de ellas, deben consumir aguas de jagüeyes". Beatriz Salas.   

Según los recla­mos de los jóve­nes el acce­so a la uni­ver­si­dad y al agua no «deja de ser un sue­ño inal­can­za­ble» para las comu­ni­da­des indí­ge­nas y afros. Pero el agua no es el úni­co ser­vi­cio insu­fi­cien­te en el Cari­be colom­biano, los y las jóve­nes denun­cia­ron que las pro­me­sas del pre­si­den­te Iván Duque de mejo­rar el acce­so a la ener­gía por medio de Elec­tri­ca­ri­be, solo fue­ron eso, pro­me­sas. Los jóve­nes afir­man que el kilo­va­tio que antes cos­ta­ba 497 pesos paso a tener un valor de 762 pesos.

El Gobierno tie­ne una deu­da his­tó­ri­ca con las comunidades

Los nue­ve jóve­nes mani­fes­ta­ron que su huel­ga esa fun­da­men­ta­da en injus­ti­cias que viven a dia­rio en sus terri­to­rios. Para ellos no es jus­to pagar cifras tan altas, en luga­res pobres por ser­vi­cios bási­cos y públi­cos como los son el agua. Menos de la mitad de las comu­ni­da­des afro e indí­ge­nas tie­ne acce­so a agua pota­ble o a ener­gía eléctrica.

Cami­lo Gon­zá­les Pos­so, direc­tor del Ins­ti­tu­to de Estu­dios para el Desa­rro­llo y la Paz, INDEPAZ, ase­gu­ró que el Gobierno colom­biano tie­ne una «deu­da his­tó­ri­ca» con las comu­ni­da­des de esa región del país. Según Pos­so el Esta­do debe admi­tir lo ante­rior y más cuan­do «les han roba­do las trans­fe­ren­cias de las regalías».

Los y las huel­guis­tas pidie­ron al Gobierno Nacio­nal que se com­pro­me­ta a enta­blar un diá­lo­go con ellos para mejo­rar las polí­ti­cas públi­cas y tam­bién pidie­ron el apo­yo de los y las colom­bia­nas con cobi­jas e hidra­ta­ción (sue­ro) Más jóve­nes en el país tam­bién han envia­do sus men­sa­jes de apo­yo a los y las nue­ve manifestantes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *