Perú. Pre­si­den­te deja abier­ta posi­bi­li­dad de empla­zar al Congreso

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de sep­tiem­bre de 2021

El pre­si­den­te peruano, Pedro Cas­ti­llo, dejó hoy táci­ta y sor­pre­si­va­men­te abier­ta la posi­bi­li­dad de una con­fron­ta­ción con el Par­la­men­to, cuya titu­lar sos­tu­vo que el man­da­ta­rio se com­pro­me­tió a evitarla.

La pre­si­den­ta del Con­gre­so, María del Car­men Alva, ase­gu­ró que el man­da­ta­rio dio ano­che su pala­bra a una dele­ga­ción par­la­men­ta­ria de que no ape­la­rá a hacer cues­tión de con­fian­za del Legis­la­ti­vo en el Gabi­ne­te Minis­te­rial, si el Legis­la­ti­vo cen­su­ra (des­ti­tu­ye) al minis­tro de Tra­ba­jo, Íber Maraví.

‘Coin­ci­di­mos en que la cues­tión de con­fian­za y la cen­su­ra for­man par­te del equi­li­brio de pode­res, y son herra­mien­tas polí­ti­cas para man­te­ner la esta­bi­li­dad demo­crá­ti­ca’, escri­bió Cas­ti­llo en Twit­ter tras el ale­ga­to de defen­sa de Mara­ví ante el pleno congresal.

La cues­tión de con­fian­za impli­ca que, si Mara­ví fue­ra cen­su­ra­do, con él ten­drían que renun­ciar todos los minis­tros y, según la cons­ti­tu­ción, si el mis­mo des­en­la­ce se repi­te, el pre­si­den­te que­da­rá facul­ta­do para disol­ver el Con­gre­so y con­vo­car comi­cios legislativos.

Alva advir­tió que si la cues­tión de con­fian­za fue­ra pre­sen­ta­da, el man­da­ta­rio fal­ta­ría a su pala­bra y el Par­la­men­to ‘ten­dría que asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad’, lo que fuen­tes par­la­men­ta­rias inter­pre­ta­ron como una ame­na­za de vacar (des­ti­tuir) al mandatario.

Mara­ví fue inter­pe­la­do hoy y mos­tró prue­bas con­tra acu­sa­cio­nes de víncu­los con el hoy casi extin­to gru­po arma­do Sen­de­ro Lumi­no­so, invo­ca­das para el interrogatorio.

Mara­ví res­pon­dió duran­te una hora y 20 minu­tos el plie­go inter­pe­la­to­rio de sie­te pre­gun­tas plan­tea­do por el Legis­la­ti­vo y sobre ver­sio­nes perio­dís­ti­cas que reco­gie­ron acu­sa­cio­nes poli­cia­les de hace cua­tro déca­das, expu­so que todas fue­ron inves­ti­ga­das por­la Fis­ca­lía o ven­ti­la­das por el Poder Judi­cial, que las descartaron.

Pre­ci­só que los tes­ti­mo­nios cita­dos en los repor­tes poli­cia­les sobre su supues­ta par­ti­ci­pa­ción en aten­ta­dos sen­de­ris­tas en la ciu­dad andi­na de Aya­cu­cho, fue­ron des­pués des­men­ti­dos por los tes­ti­gos, según los cua­les fue­ron arran­ca­dos con tor­tu­ras y otras presiones.

Sobre el hecho de ser yerno del des­apa­re­ci­do diri­gen­te sen­de­ris­ta Hil­de­bran­do Pérez, acla­ró que se casó con la hija del alza­do muchos años des­pués y que Pérez dejó de ver a sus fami­lia­res cuan­do ella tenía ocho años, por lo que ni Mara­ví ni su fami­lia tuvie­ron ni tie­nen nada que ver con él.

El titu­lar de Tra­ba­jo negó cono­cer a Artu­ro Moro­te, otro diri­gen­te del gru­po arma­do y que a Edith Lagos, muer­ta en com­ba­te en los años 80 del siglo pasa­do, la cono­ció cuan­do ambos estu­dia­ban secun­da­ria en la peque­ña ciu­dad de Aya­cu­cho y nun­ca tuvo rela­ción polí­ti­ca con ella.

Tam­bién pre­sen­tó el dic­ta­men que anu­ló la sen­ten­cia a cua­tro años de pri­sión con­di­cio­nal a la que fue con­de­na­do en 2004, acu­sa­do de pro­mo­ver des­ór­de­nes duran­te una huel­ga de maes­tros, como diri­gen­te del sin­di­ca­to magis­te­rial de Ayacucho.

Mara­ví negó per­te­ne­cer al Movi­mien­to por Amnis­tía y Dere­chos Fun­da­men­ta­les (Mova­def), de segui­do­res sin armas de Sen­de­ro Lumi­no­so, dijo ser víc­ti­ma de una cam­pa­ña de men­ti­ras y seña­ló que las impu­tacio­nes indis­cri­mi­na­das fue­ron par­te de la repre­sión gene­ra­li­za­da de los años 80 del siglo pasado.

FUENTE: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *