Argen­ti­na. Cuan­do se “le baja el pre­cio” a la denun­cia de la mujer

Por Vale­ria Rome­ro*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de sep­tiem­bre de 2021.

Duran­te todo el día del 22 de sep­tiem­bre las redes socia­les, los medios digi­ta­les pro­vin­cia­les y nacio­na­les repro­du­je­ron un video que es par­te de una inves­ti­ga­ción judi­cial. Se pue­de ver como en una calle cén­tri­ca de Resis­ten­cia un varón per­si­gue, derri­ba a una mujer y la patea cuan­do ella está en el sue­lo. En la noti­cia, rela­ta­da por los por­ta­les, se da cuen­ta de que el agre­sor es un reco­no­ci­do ginecólogo.

Muchas per­so­nas de mi entorno comen­ta­ban la noti­cia ponien­do el acen­to en que se tra­ta­ba de tal médi­co, de gran pres­ti­gio y de que ella le había raya­do el auto. Cuan­do deci­dí leer las publi­ca­cio­nes me lle­vé una des­agra­da­ble sor­pre­sa. Eran las decla­ra­cio­nes del fis­cal las que daban cuen­ta del deta­lle del daño al vehículo.

Resal­ta­das en negri­tas, las pala­bras de Jor­ge Cáce­res Oli­ve­ra apun­ta­ban a expli­car que fue la mujer la que se acer­có al varón y que habían dis­cu­ti­do “por un víncu­lo inte­rrum­pi­do, el pro­fe­sio­nal quie­re subir a su auto y ella le rayó el capot con una lla­ve”. Auto­má­ti­ca­men­te, en el ima­gi­na­rio de la per­so­na que lee apa­re­ce la jus­ti­fi­ca­ción para el agre­sor. Son las decla­ra­cio­nes del fun­cio­na­rio las que des­vían la aten­ción hacia la víc­ti­ma y su supues­ta con­duc­ta ante­rior. Es lo que se sue­le deno­mi­nar la cons­truc­ción de la “mala víc­ti­ma”. Este con­cep­to indu­ce a pen­sar que no mere­ce jus­ti­cia ni la empa­tía de la socie­dad. Nos dis­ci­pli­na tam­bién a las muje­res e iden­ti­da­des diver­sas, nos obli­ga a pen­sar que si no nos eno­ja­mos, no reac­cio­na­mos, no va a venir un varón a agredirnos.

Con estas pala­bras el fis­cal ope­ra sobre la com­pren­sión del hecho y allí apa­re­ce el sen­ti­do común, atra­ve­sa­do por la cul­tu­ra machis­ta, que bus­ca cul­par a la mujer. Ella es la loca, la des­pe­cha­da, la irra­cio­nal, la que se lo buscó.

La mira­da se des­pla­za del bru­tal hecho de vio­len­cia come­ti­do por el médi­co a las con­duc­tas ante­rio­res de la víc­ti­ma. Es el mis­mo fun­cio­na­rio, una per­so­na con poder, el que incli­na la balan­za en con­tra de la mujer. Ni siquie­ra ocu­pa el tér­mino impu­tado. Se refie­re al agre­sor como el “pro­fe­sio­nal”.

Lo que resul­ta aún más peli­gro­so en el com­por­ta­mien­to del fun­cio­na­rio es que él está desig­na­do en fis­ca­lías espe­cia­li­za­das en vio­len­cia de géne­ro. Esas fis­ca­lías se crea­ron en 2019 para brin­dar mayor cele­ri­dad y aunar cri­te­rios, por­que “hoy todo tien­de a la espe­cia­li­za­ción en los temas que más gol­pean y la vio­len­cia de géne­ro está en el eje de la esce­na judi­cial en nues­tra pro­vin­cia”, según decla­ra­cio­nes del Pro­cu­ra­dor Gene­ral, Jor­ge Can­te­ros, a un medio radial. Las desig­na­cio­nes, afir­ma­ba el titu­lar del Minis­te­rio Públi­co Fis­cal, se rea­li­za­ron tenien­do en cuen­ta la for­ma­ción en pers­pec­ti­va de géne­ro. La reali­dad es que esto es muy difí­cil de com­pro­bar. Las tres fis­ca­lías ya venían en fun­cio­nes y no se abrió un con­cur­so espe­cí­fi­co en el cuál se pudie­ra eva­luar la capa­ci­ta­ción o for­ma­ción reque­ri­da para esta tarea. Inclu­si­ve, sería bueno agre­gar aho­ra una audien­cia públi­ca para hacer pre­gun­tas sobre qué es lo que entien­den por pers­pec­ti­va de género.

¿Cómo se espe­ra que se com­por­te un fis­cal espe­cia­li­za­do en vio­len­cia de géne­ro? La expec­ta­ti­va es que tra­ba­je para sos­te­ner los tes­ti­mo­nios de las denun­cian­tes. Así dicen todas las reco­men­da­cio­nes rea­li­za­das por los orga­nis­mos que abor­dan la fal­ta de acce­so a la jus­ti­cia de las muje­res e iden­ti­da­des diver­sas. No entien­do cómo pudo haber sido ele­gi­do en el car­go si en una decla­ra­ción perio­dís­ti­ca le “baja el pre­cio” a la denun­cia de la mujer.

*Abo­ga­da, Magis­ter en Gobierno y Eco­no­mía Polí­ti­ca, Diplo­ma­da en Estu­dios Feministas 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.